Foro de Bleach~
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Dos Bandos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis


Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 21

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Vie Mar 20 2015, 18:24

- Yo: ¿Y ahora qué hacemos?

- Venilia: Tendremos que reunirnos con el resto del equipo, pero el problema es que no sabemos en qué puntos de la Tierra se encuentran. Podrían estar sólo a decenas de kilómetros… o a miles.

- Yo: ¿Por qué os habéis separado de esa manera?

- Venilia: Pues…

- Pixel: ¿Qué más da? Si nosotros dos…

Mira a Zeopos.

- Pixel: …O tres, hemos llegado a salvo, no veo por qué a los demás les tiene que haber pasado algo, ¿no?

- Venilia: ¿Por qué nunca me dejas terminar?

- Pixel: ¿Te ibas a poner a explicarlo todo ahora?

- Venilia: P-

- Yo: B-bueno, vale, vale. Dejadlo.

- Venilia: Zeopos, ¿dónde está tu nave?

- Zeopos: Puesss… En un callejón. Al menos, lo que queda de ella.

- Venilia: ¿Y las demás cápsulas?

- Zeopos: Las tiene todas Neptune.

- Yo: S-sí, las tengo todas en la mochila.

Me la voy a descolgar, pero Venilia me interrumpe.

- Venilia: Vale, vale. No hacen falta ahora.

De repente, se oye un estruendo que hace temblar el suelo.

- Pixel: Pues me parece a mí que sí las vamos a necesitar.

---------------------------------------------

Nos dirigimos todos al lugar del que viene el ruido. Se oyen incontables alarmas de coches, seguidas de un ensordecedor rugido. Al doblar la esquina, vemos en el otro extremo de la calle a una robusta criatura de unos seis metros de alto.

Spoiler:
 

- Pixel: Je, este es mío.

- Venilia: ¿Qué vas a hacer?

- Pixel: ¿Que qué voy a hacer? ¡Pues cargármelo! No iba a darle los buenos días.

- Venilia: ¿Y vas a ir tú solo?

- Pixel: Puedo con él yo solito. Neptune, déjame el tanque.

Hago lo que me dice. Saco la cápsula con el Metal Slug, pero cuando estoy a punto de dársela, Venilia interviene.

- Venilia: ¿Pero a ti qué te pasa? ¿No te acuerdas de lo que le pasó a Flicker por intentar cargarse a uno de esos él solo?

- Pixel: ¡Que no me va a pasar nada! No voy a cometer el mismo error que él. Si la cosa se pone fea, salto del tanque. Dame eso.

Me quita la cápsula de la mano y sale corriendo en dirección al monstruo.

- Venilia: ¡ESPERA!

Pero Pixel no se da la vuelta.

- Venilia: Pero será…

Venilia mira a sus alrededores, y acto seguido se dirige a Zeopos y a mí.

- Venilia: Vosotros dos os quedáis aquí, ¡¿vale?!

- Yo: V-V-Vale.

Sale corriendo en otra dirección, dejándonos a los dos solos. ¿Qué vamos a hacer si aparece otro monstruo? No sé si seré capaz de hacerle frente yo solo. Tuve suerte la otra vez, pero ¿qué va a ser de mí si aparece un monstruo como el del otro lado de la calle al lado nuestra?

Un sonido metálico interrumpe mis pensamientos. Miro al lugar de donde ha venido, y diviso al enorme vehículo acorazado haciendo sonar sus motores en mitad de la calle. Pixel debe de estar dentro. El monstruo lo divisa, y tras un rugido, se dirige hacia él. Justo cuando está a punto de alcanzar el vehículo, una bola de fuego sale del cañón del tanque e impacta contra el ser. Éste suelta un grito de dolor, pero no es suficiente para derribarlo. Furioso, se acerca más al tanque a mayor velocidad. Éste último retrocede rápidamente, disparando ahora con la ametralladora delantera, pero no sirve de mucho. Parece que el único punto débil de la criatura es su cabeza, la cual está emanando una sangre de color azul eléctrico.

De repente, Pixel sale por la escotilla superior del tanque, e intenta alejarse cuanto puede del monstruo. Éste propina un brutal golpe al tanque, que hace que se eleve en el aire y aterrice encima de un coche, aplastándolo por completo. La criatura se dirige ahora hacia el chaval. Pixel corre cuanto puede, pero el ser se le acerca cada vez más y más, está perdido…

¡¡BLAM!!

Un enorme proyectil seguido de una estela morada impacta contra la cabeza del monstruo, desintegrándola por completo. El ser queda inmóvil unos segundos, antes de caer al suelo, causando un gran temblor.

Miro detrás de mí. En una posición elevada, veo una figura de color morado: Venilia le ha salvado la vida a Pixel, y si no llega a ser por ella, el monstruo nos habría encontrado a nosotros también.

Baja corriendo de donde está, y se dirige velozmente hacia Pixel. Lleva a la espalda lo que parece ser un rifle de francotirador.

Spoiler:
 

- Venilia: ¡TE DIJE QUE NO FUESES SOLO! ¿HAS VISTO LO QUE TE PODRÍA HABER PASADO?

- Pixel: ¿Y QUÉ IBA A HACER SI NO? ¿ESPERAR A QUE NOS ENCONTRASE?

- Venilia: ¡Podríamos haber acabado con él desde lejos perfectamente! ¡Pero como siempre tienes que ser como eres, te has puesto en peligro tú solo! ¡NO VUELVAS A HACERLO!

Pixel parece estar a punto de llorar. No mira a Venilia a los ojos, ni tampoco vuelve a decir nada. Venilia se sienta en un escalón cercano a nosotros. Suspira y se lleva una mano a la frente.

- Venilia: No me imaginaba que tener que echar un ojo a mi hermano pequeño fuera a ser tan complicado.
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos


Gallo
Cantidad de envíos : 2771
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 22
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Sáb Mar 21 2015, 19:58

Al llegar a la casa de Franky,sus padres me dicen que no está.

-Yo(mientras doy un paseo):<<¿Dónde demonios se habrá metido este ahora?>>

Paso por la zona por la que estuve peleando ayer.La policía está acordonando la zona.Los curiosos están observando cada trozo de cemento que hay en el suelo.

-Yo:<<Capaz de que este...>>

Un policía se acerca.

-Policía:Cuidado,chaval.

Me aparto para que pueda poner la cinta por donde estoy.Es entonces cuando escucho un silbido.Alzo la vista y veo como un objeto volador sobrevuela nuestra zona.A mi alrededor,la gente empieza a cuchichear.

-Megáfono desde la nave:¿Listos para la acción?

Una trampilla se abre en la nave.De ella empiezan a surgir criaturas cuadrúpedas de aspecto reptiliano.Empiezan a pasar entre la multitud,lanzando dentelladas a algunos.Algunos empiezan a olisquear el aire.

-Megáfono:Ooooh...Parece que hay algo interesante ahí abajo.Ya sabéis,pequeñines.¡A buscar!

Las criaturas abren sus fauces.De ellas salen unos pequeños insectos que vuelan entre la multitud.Algunos de los presentes empiezan a gritar.Veo como los insectos se introducen en sus orificios.

-Yo:<<¡Mierda!>>

Me transformo ahí mismo.[cambio la ropa también vía Caos]

-Yo:¡¡TODOS FUERA!!

Chasqueo los dedos y el tiempo se paraliza alrededor de las criaturas.Con solo desearlo,la llave espada aparece en mi mano derecha.La lanzo y atravieso a una de ellas con la misma.Calcino a las demás y alzo el vuelo para alcanzar la nave.Esta se bate en retirada.

-Yo:Maldita sea...

Vuelvo a la zona donde está la gente.Busco a los damnificados y palio sus heridas.

-????:Ejem.

Me doy la vuelta.Una mujer bastante arreglada acompañada de un cámara me observan.

-Yo:Hola...¿Qué es esto?

-Mujer:Hemos creado un equipo especializado en buscaros a vosotros,los Protectores del Planeta.

Por como lo dice,me da la sensación de que lo va a emplear como título de la sección.

-Yo:...¿Y qué quiere?

-Mujer:Saber como debemos llamarte.Por ahora.

Me quedo en silencio.

-Yo:Llamadme "Chaos.Por ahora.

Alzo el vuelo y me largo a gran velocidad.

[Un poquito post de relleno,pero también sirve de medio introductorio a la relación luchadores-publicidad][Los monstruos que estoy sacando ahora,a pesar de que puedan ser de gran tamaño o de aspecto amenazador,son de bajo nivel.]

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...


Perro
Cantidad de envíos : 476
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Dom Mar 22 2015, 22:51

Han pasado los dos días que nuestros superiores habían impuesto. Se ve la ciudad tomada y modificada por los demonios al mando del llamado Azazel. En su centro está una enorme torre que por su diseño ya decía que no era de este mundo. La base del enemigo. Del cielo, cubierto de nubes en aquel momento, surgen bolas de fuego. Éstas se estrellan a una buena distancia de la entrada de la torre. Y de los cráteres surgimos nosotros. Allí estamos, armados y cada uno de nosotros montados en caballos de aspectos tenebrosos. Ahora somos auténticos jinetes, jinetes del Apocalipsis. Yo llevo equipadas mi armadura y la naginata. Estoy montado en una yegua de piel oscura y con una crin azul claro con tono verdoso. Sus ojos brillantes son del mismo color, al igual que unos símbolos pertenecientes a la cultura nephilim que tiene grabados por el cuello. De sus patas emanan unas extrañas llamas de ese color azul. No producen calor. El nombre con el que había sido bautizada era Tristeza.

A pocos metros de mí se había estrellado el segundo nephilim que había conocido y con el que me había costado entablar una relación, Vanidad. Fue a él a quien se le concedió el título de líder para esta contienda. Ya ha salido del cráter montado en su robusto caballo y levantando un hacha.

-Vanidad: ¡¡ADELANTE!!

Todos nos ponemos en marcha con ese grito. Nuestras monturas corren todo lo que pueden. Los demonios comienzan a aparecer a nuestro alrededor, pero no nos detenemos. Rebano a cualquier monstruo que se atreve a acercarse a mí. Cerca de la entrada de la torre se acumulan un montón de demonios de muchas clases. Los hay que intentan acorralarnos. Es ahí cuando los jinetes aminoran la marcha, todos menos dos. Mi compañera de misión y yo seguimos, esquivando a aquellos repugnantes seres. Finalmente llegamos a la torre. Nuestros caballos saltan y atravesamos una ventana a la vez que ellos desaparecen. Corremos por el pasillo.

-Compañera: Uff, acabamos de hacer algo que sólo se me ocurriría hacer en sueños.

Cambio mi armadura por la vestimenta que uso para moverme mejor, la que llevaba la gabardina y la máscara.

-Yo: Creo que me siento igual.

Miro a la que me acompaña. No era otra que la chica junto con la que había sobrevivido en mi prueba de iniciación. Lleva la misma ropa que usó entonces, al igual que yo. Sigo sin poder ver claramente su cara debido a la misteriosa sombra, provocada por su capucha, que oculta la mitad de su cara para arriba. Hasta ese momento habíamos hablado unas pocas de veces entre nosotros, cuando coincidíamos, siempre ocultando nuestros rostros. Aunque lo único que sabía de ella con certeza era el nombre de jinete que le habían dado; Locura.

Sabemos dónde tenemos que ir gracias a la información que habíamos recibido de un espía. Llegamos a las mazmorras. Revisamos las celdas una a una hasta encontrar a nuestro objetivo, esquivando y matando a los guardias con sigilo. Al abrir la celda correcta, nos encontramos al demonio.

Vulgrim:
 

-Vulgrim: Qué sutiles sois los nephilim. Casi ni me entero de vuestra llegada.

-Locura: Vulgrim, supongo.

-Vulgrim: Correcto señorita. Entiendo que, con todo el jaleo que estáis montando afuera, queréis bajarle los humos a nuestro querido amo Azazel, ¿pero qué buscáis del viejo Vulgrim, si se me permite la pregunta?

Nos quedamos sin palabras. Confirmamos una vez más que no eramos todavía de confianza para nuestros superiores, como esperaban ellos ser para nosotros al menos, ya que no se nos había brindado esa información.

-Vulgrim: No... ¿estáis tratando de decirme con vuestro silencio que el Sello del Equilibrio os ha mandado a una misión casi suicida sin saber la razón o el objetivo que esconde detrás?

Se ve claramente que no intenta ocultar el sarcasmo con la que escupía esas palabras. El Vigilante aparece entre nosotros.

-Vigilante: ¡No necesitamos una razón para capturarte, sólo hacerlo!

-Vulgrim: Vaya, qué modales tan poco cuidados.

Sopla un extraño polvo que tiene en su mano en dirección al espectro. Después de esto, el Vigilante se ve... atontado, inconsciente mientras flota en el aire.

-Locura: ¡¿Qué coño has hecho?!, ¡¿cómo has...?!

-Vulgrim: Oh, ¿es posible que a la señorita le interese el artículo? Fue uno de los pocos materiales que me dejó el amo Azazel conservar. Podríamos hablar de negocios si confiara en que no venís con las manos vacías... o si no, daremos por terminadas las presentaciones.

-Locura: Y no podríamos quitarte eso de tus manos muertas porque...

-Vulgrim: No te aceleres, jinete, tengo tres razones. Primero, tengo entendido que me quieren con vida y supongo que no querréis defraudar a nadie... o levantar sospechas. Segundo, poseo un sistema de seguridad muy sofisticado que consiste en hacer desaparecer toda mi mercancía en el momento exacto que mi "generoso" corazón deje de latir. Y por último, pero no menos importante, mis desgarradores gritos de dolor llamarían la atención a media guardia. ¿Y bien?, ¿qué haréis?

La joven gira su cabeza para mirarme.

-Yo: A ver si esto te vale.

Saco una piedra preciosa. La cara de Vulgrim desprende alegría. De la piedra comienzan a salir fuegos fatuos que toman la forma de calaveras. Esta misteriosa energía entra dentro de la boca del demonio. Locura tapa la piedra con su mano para hacer que dejaran de salir más "almas".

-Locura: Creo que es suficiente.

-Vulgrim: Mmmm... había... algunas jóvenes... espectacular. Muy bien, me iré con mucho gusto con vosotros.

-Locura: La cosa es que vas a tener que irte solo, nos necesitarán ahora.

-Vulgrim: Oh, y yo que esperaba poder charlar con vosotros por el camino.

Mi compañera saca el dispositivo de transporte que nos habían dado.

-Locura: Quiero que nos veamos más tarde. Encuéntrame luego en la Ciudadela, ¿entendido?

-Vulgrim: Siempre que el pago sea más que justo...

El demonio recibe el objeto y desaparece de nuestra vista al instante.

-Locura: ¿Sabes lo que podemos hacer con ese polvo?

-Yo: A parte de quitarnos de encima al pesado...

-Locura: El tiempo suficiente para descubrir qué nos esconden, porque te habrás dado cuenta tú también que esto hue-

Se da cuenta que el Vigilante empieza a despertar.

-Vigilante: Aaah... ¿qué ha ocurrido?

-Locura: ¿Estás bien?, parece que te dormiste cuando viste a Vulgrim.

-Vigilante: ¿Qué?, ¡no!, ¡no es posible!

-Locura: Tranquilo, ya le hemos enviado a "casa". Ahora a por Azazel, ¿no?, ¡pues vamos!

Empieza a correr para escurrir el bulto. Yo hago lo mismo y el Vigilante nos sigue, aún confuso.

A medida que ascendemos por la torre, se oye cada vez más cerca una melodía tocada por un violín. Paramos en frente de una gran puerta que da a una sala del que intuimos que proviene el sonido. Resulta que la sala, según nuestra información, coincide con los aposentos de nuestro nuevo objetivo.

-Yo: ¿Esperamos a que vengan los demás o-?

Interrumpo la frase al verme sorprendido por la puerta que se abre de par en par de repente. En el fondo de la sala, vemos a un hombre trajeado tocando un violín dorado y rodeado de mujeres semidesnudas de distintas razas. El hombre mueve la cabeza para hacer que las mujeres se vayan. Con una nota final, termina la canción que estaba interpretando. Nos mira y sonríe. Es un hombre de mediana edad, delgado, de piel roja, de cuidada barba y pelo oscuro. Sus ojos son amarillos, tiene un par de pequeños cuernos en la cabeza y luce la típica cola de demonio acabada en una flecha. No nos deja dudas de quién es.

-Azazel: Bueno, ¿qué tenemos aquí?, ¿ahora resulta que los nephilim tienen gusto musical y habéis venido a mi concierto privado para deleitaros?... ¿o acaso habéis venido a quejaros sobre mi "allanamiento" en este planeta?

No decimos nada. Intentamos pensar en una forma de ganar tiempo hasta que nuestros compañeros llegasen.

-Azazel: Oh, ¿pero dónde están mis modales?, pasad, por favor, y tomad asiento. ¿Os gustaría un poco de vino?, "Chateau Lafite" de 1787, buenísimo, me sorprendió cuando me lo encontré en este mundo. ¿Llamo a algunas cortesanas para que nos entretengan?. Tranquila, señorita, también tengo jóvenes apuestos a mi servicio que seguro que te complacerán. ¿O quizá preferís que os toque algo... en vuestro honor? Dejadme probar esta pieza a ver si os place.

Comienza a tocar de nuevo ese violín de oro, pero esta vez suena un sonido que hace que nos duela la cabeza hasta el punto de hacernos arrodillar.


Última edición por KagiFutatsu el Mar Mar 31 2015, 01:05, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos


Gallo
Cantidad de envíos : 2771
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 22
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Lun Mar 30 2015, 11:17

Aterrizo cuando me alejo lo suficiente de la zona.Allí cambio de forma y ropa.

-Yo:<<¿Están buscando luchadores?¿No ven que es peligroso acercarse a las zonas de pelea?>>

Con mi frugal pensamiento,inicio mi paseo.

________________________________________________

30 minutos después

Estoy bastante lejos de casa ya.No se han producido incidentes en este trayecto.Pero parece que ha llegado el fin de la normalidad.Frente a mi está ahora Koen.Antes de que diga nada,lo cojo y lo llevo a una zona apartada.

-Koen:¿Por qué has hecho eso?

-Yo:Si alguien me ve,me identificará directamente como luchador.

-Koen:Posiblemente eso sucederá tarde o temprano,Max.

-Yo:Pues mejor muy tarde que ahora.

Sonríe.

-Yo:Sea como sea,¿para qué has venido?

-Koen:Ah,sí.Tengo dos noticias.La primera es que los bandos están empezando a asentarse y a establecer alianzas,teniendo como resultado la creación de dos grandes facciones:los que quieren arrasar con todo y nosotros,los que queremos preservar.Por lo tanto,dentro de poco se os convocará a algunos de vosotros para que conozcáis esto.Tu ya vas sobre aviso,así que ya sabes.Ese día,elegantito y a buscar aliados potenciales.

-Yo:No te preocupes.Se de sobra lo que tengo que hacer.

-Koen:Eso espero.

-Yo:¿Solo eso o hay algo más?

-Koen:Nada seguro por ahora.

-Yo:Me valen también los rumores,Koen.

-Koen:Está bien.Dicen que,tras la alianza,van a hacer que el sistema de defensa sea globalizado.

-Yo:¿Todos tendremos que defender en todas partes?

-Koen:Así es.

-Yo:Por muy rápido que pueda volar y correr,no puedo llegar instantáneamente a cualquier sitio.¿Cómo lo hago?

Koen toca el suelo.La impronta de su mano se queda en el suelo,emitiendo a su vez una luz blanquecina.Empieza a expandirse.

-Koen:Si abriese esto,podría viajar a un lugar necesitado.Lo mismo harás tu.

La marca desaparece.

-Koen:Y eso es todo.Estaremos en contacto.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis


Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 21

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Lun Mar 30 2015, 22:07

Pixel ha estado a punto de ser hecho papilla por lo que parecía ser una Gargantua, y no hace más que dar la lata a su hermana mayor. Yo sigo aquí, plantado en medio de la calle, sin saber qué hacer o decir. Venilia se levanta del escalón sobre el que estaba sentada.

- Venilia: Vamos al refugio. Necesitaremos algo más que una camiseta para protegernos de lo que pueda venirnos.

Saca una especie de dispositivo circular de su bolsillo, y lo deja caer al suelo. Al instante, un portal similar al que utilizaron para venir se abre entre nosotros.

- Venilia: Adentro.

Hacemos lo que nos dice. Pixel entra cabizbajo. Cuando hemos entrado los cuatro, el portal se cierra tras nosotros.

La sala en la que hemos entrado parece la bodega de carga de un avión. Hay varios ordenadores portátiles desplegados sobre mesas improvisadas hechas con baúles de munición. Colgados de la pared, hay tres chalecos de kevlar. Sobre la pared, veo que están numerados del 1 al 4, pero el cuarto no está.

- Venilia: Es lo que tenemos por ahora. Como protección básica nos servirán.

- Yo: …Pero, ¿y si nos encontramos con bichos enormes como el de antes?

- Venilia: Tendremos que procurar que no se nos acerquen. Vamos, ponte uno.

Cojo el chaleco de la pared y meto la cabeza dentro como puedo. Para mi sorpresa, es más ligero de lo que me esperaba, lo cual también me preocupa en cierta medida. Al ponérmelo entero, comienza a vibrar, como si se estuviese adaptando a la forma de mi torso. Pixel y Venilia se ponen sus respectivos chalecos, y Zeopos se queda mirando.

- Zeopos: ¿Y a mí que me den, no?

- Venilia: ¿Qué quieres que hagamos? Sólo tenemos tres chalecos, y dudo que se adapten a la forma que tienes. Procura quedarte en la retaguardia y no debería pasarte nada.

Detrás de nosotros, uno de los ordenadores comienza a emitir una especie de pitido intermitente. Pixel va corriendo a ver qué es.

- Pixel: ¡Por fin! Están intentando contactar con nosotros. Aquí pone que… no deberían estar muy lejos de aquí.

Venilia se acerca al ordenador.

- Venilia: Vale… están aquí al lado. Vamos para allá. Preparaos bien, puede que estén en peligro.

Va corriendo a otro ordenador, y teclea algo en él.

- Venilia: Ve pasándome las coordenadas.

Pixel comienza a deletrear una serie de números, y Venilia los teclea a medida que los oye.

- Venilia: Listo. Vámonos.

Presiona la tecla Enter, y un nuevo portal se abre tras nosotros. Nos metemos todos dentro.

Aparecemos encima del tejado de una casa, en un lugar que me resulta algo familiar.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...


Perro
Cantidad de envíos : 476
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Dom Abr 05 2015, 03:38

Azazel para de tocar cuando ya llevamos un rato tumbados por el dolor de cabeza. Le oigo acercarse.

-Azazel: Ya me estaba temiendo que vuestros oídos fueran poco refinados.

Me echa para atrás la capucha y me levanta del suelo agarrándome del pelo.

-Azazel: ¿Y cuál era el plan?, ¿atacarme todos juntos cuando mis mejores soldados estuvieran fuera?, ¿eso quiere decir que habéis fallado la misión ahora que vosotros dos estáis K.O.?

No respondo. Me golpea con su instrumento musical en la máscara, desprendiéndome de ella y tirándome nuevamente al suelo. Ahora hace aparecer en su mano un cuchillo y se dirige a Locura.

-Azazel: Es una verdadera lástima que no podamos pasar más tiempo para conocernos mejor, pero otra ocasión será.

Cuando ya tiene en alto el cuchillo para rematar a su siguiente víctima, un hacha vuela y le quita de las manos su arma de un golpe. El hacha se queda clavada en la pared del fondo de la sala.

-Vanidad: ¡¡AZAZEL!!

El jinete entra a la sala seguido de los demás nephilims. No hay pausa para ninguna conversación civilizada, Vanidad se había echado encima del demonio, pero éste desaparece, dejando un rastro de humo y cenizas.

-Azazel: ¿Y ese odio, amigo?

Aparece de nuevo, alejado de todos nosotros.

-Azazel: Ah, así que habéis aguantado todos, enhorabuena, eso dice mucho.

-Vanidad: ¡Locura, inmovilízalo ahora mismo!

La joven trata de levantarse costosamente.

-Locura: No puedo... aún me pitan los oídos.

-Vanidad: ¡Joder!

El enemigo nos mira con una sonrisa en la cara.

-Azazel: Veo que no me equivoco al pensar que ya habéis perdido.

La cara de Vanidad refleja lo furioso que está. Grita a la vez que empieza a cambiar. Su altura es doblada, su cabello rubio cambia a uno mucho más largo y de color rojo sangre. Tiene una armadura dorada que cubre su ahora delgado cuerpo y una capa dorada por la parte que da a su espalda y negra por el otro lado. La mitad izquierda de su cara está coloreada de negro y el ojo que queda a ese lado es completamente dorado.

-Vanidad: ¡Veamos si sigues tan chulo después de que te abra en canal!

El enojado guerrero no es el único que se transforma. Un montón de bestias de todo tipo van sustituyendo a los jinetes que habían entrado a la torre. Yo comenzaba a recuperarme por mi parte, pero no puedo evitar alejarme al imaginarme la sangrienta batalla que estaba a punto de acontecer.

-Azazel: Creo que no hace falta ser un genio de la estrategia para saber cómo va a acabar esto.

El demonio expulsa una onda de fuego y luz que nos ciega a todos por unos segundos. Había dejado un enorme agujero en la pared del fondo de la sala que daba al exterior.

-Azazel: Es bastante popular este refrán en vuestro mundo, ¿no? "Una retirada a tiempo..."

Salta hacia el exterior y se queda flotando.

-Vanidad: ¡No vas a ir a ninguna parte!

Su mano empieza a brillar, dando la señal de un ataque. Pero Azazel es más rápido y hace aparecer en sus manos un pequeño agujero negro que se va agrandando y ocultando la imagen del demonio. Todos nos vemos empujados por su fuerza de gravedad. Consigo ponerme en pie para ponerme a salvo, pero veo que Locura no está teniendo la misma suerte. Al distraerme me tropiezo y me dirijo precipitadamente hacia el vórtice. Locura y yo conseguimos aguantar en el sitio cuando ya apenas queda suelo. De pronto, uno de los nephilims aliados cae y golpea a mi compañera. Ésta se destabiliza, pero la agarro por el brazo.

-Locura: ¡Dolor!

-Yo: ¡Aguanta!

-Locura: ¡Eso intento!

Otro que no se rinde es nuestro líder de misión.

-Vanidad: ¡No escaparás!, ¡¡AZAZEL!!

Lanza contra el agujero en el aire bolas, ondas y lanzas de luz. Finalmente logra hacer desparecer el agujero que nos iba a engullir, o sencillamente se había cerrado solo, a saber. Debido a la repentina falta de fuerza que nos arrastraba, caigo al suelo y Locura me cae encima. Es en ese momento cuando al fin consigo ver su rostro; pelo algo largo, ahora un poco despeinada, rubia y de ojos rosas.

-Yo: ¿Estás... bien?

-Locura: Sí... gracias. Eso ha sido... me has...

Sin dejarme tiempo a recuperar el aliento, me besa.

-Yo: Eh... sí, supongo que estás bien... o mal, según se mire.

Me mira y sonríe. Yo sonrío también. Me doy cuenta que eso es algo que no hacía desde hace mucho. Pero las risas terminan en cuanto nos levantamos y vemos a Vanidad en su estado normal, arrodillado y golpeando el suelo con frustración. Es cuando vemos que no hay rastro de nuestro objetivo.

-Vanidad: ¡¡JODER!!

Permanece su expresión furiosa cuando nos mira. Se levanta y avanza hacia nosotros.

-Vanidad: ¡¿QUÉ COJONES ESTABAIS HACIENDO?!, ¡¿TENÍAMOS UN PLAN?!

-Locura: ¡Cálmate!, ya sabía de nosotros cuando llegamos, ¿cómo íbamos a-?

El enfadado jinete la agarra del cuello de la túnica.

-Yo: ¡Para de una vez!, o...

-Vanidad: ¿O qué?

-????: O atente a las consecuencias.

Vemos cómo Isuin había aparecido y le coge del mismo brazo con el que agarraba a Locura.

-Locura: Joder, tercera vez que me salvan hoy.

-Isuin: ¡Ni se te ocurra volver a amenazar o lastimar a alguno de tus hermanos!, ¡¿me has entendido, jinete?!

Vanidad se libera del instructor, se aparta del grupo y da un puñetazo a una de las paredes para descargar frustración.

Isuin va acompañado de Merba, quien nos indica que habíamos llegado hasta el final de nuestra misión, aunque sólo habíamos cumplido la mitad de los objetivos. Después de contemplar las bajas, ya estamos dispuesto a irnos todos juntos por un mismo portal.

-Locura: ¿Qué le pasará al "señor mal genio"?

-Yo: ... Creo que tengo entendido que el monstruo que mató a su novia fue enviado por Azazel. Supongo que vio esto como una venganza.

-Locura: Au, vaya... Cambiando de tema, ¿estás libre esta noche?, ya sabes, si no tenemos que ir por ahí acabando con más monstruos.

Esa fue la segunda vez que me pilló completamente por sorpresa.


Última edición por KagiFutatsu el Jue Abr 09 2015, 23:49, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos


Gallo
Cantidad de envíos : 2771
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 22
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Miér Abr 08 2015, 02:14

Decido volver a la casa de Franky...pero no como humano.Así que me transformo en un lugar alejado de miradas curiosas y alzo el vuelo.Veo como un pequeño grupillo de personas está sobre el tejado.Analizo sus almas.No parecen tener malas intenciones.Lanzo un pulso de energía a modo de tanteo,para ver si además son capaces de ver más allá de sus narices.

-???:Vamos.

Cuando voy a darme la vuelta,una sombra me cubre.Solo me da tiempo a reconocer la voz.

____________________________________________________________________________

Solo han sido unos segundos,pero la verdad es que se me han puesto los pelos de punta.

-Yo:¡¿Por qué ha hecho eso,maestro?!

Efectivamente.Blake-sama,el que en teoría me iba a dejar a mi suerte,está ahora ante mi.

-Blake-sama:Tenemos prisa.

Miro a mi alrededor.Estoy en una sala de paredes oscuras y mobiliario blanco.

-Yo:...¿Qué es esto?

-Blake-sama:Hace un rato Koen te habló de las facciones.Como único representante de la Brecha del Caos,es tu deber estar aquí para informarte de la situación actual.

-Yo:¿No deberíais ser vos?Aunque no os impliquéis en la guerra,no soy yo quien ha creado este estilo de lucha ni el maestro del zorro de dos colas.

Sonríe.

-Blake-sama:¿Sabes,Max?Me recuerdas un poco a mi hijo Zhou.No se exactamente en que,pero es así.

-Yo:No escurráis el bulto.Eso no responde a mi pregunta.

Se acerca a la puerta.

-Blake-sama:Ya te dije que te espera una vida muy larga.Verás caer civilizaciones,perecer especies y desaparecer mundos.Debes curtirte.

Se gira.

-Blake-sama:Esta guerra es una buena ocasión.Es posible que falles,pero aprenderás.

-Yo:Hay mucho en juego.Mi propia familia,sin ir más lejos.

-Blake-sama:Lo se.Y es posible que no consigas salvarlos.Pero creeme,joven Prower.Hay veces en las que es mejor así a que ocurra de otra manera.

Su mirada de dolor aplaca mi creciente ira.

-Blake-sama:Claro que podría resolver la guerra ahora.Pero necesito que aprendas,te temples y crezcas.Tu el primero.

-Yo:¿No hay otra forma?

-Blake-sama:Ninguna que te sirva para adaptarte a lo que tendrás que afrontar en más de una ocasión.Lo siento,Max.

Tras esto,desaparece.

-Yo:<<En mis roles lo imaginaba más como un maestro cercano...>>

Pienso en la posibilidad de perder a mis padres en esta guerra.No es la primera vez que lo hago.Y me da mucho miedo.

-Yo:Pensar eso no soluciona nada,Prower...

Miro la puerta que hay ante mi.

-Yo:Vamos a ver adonde lleva esto.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis


Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 21

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Lun Abr 13 2015, 23:16

- Venilia: ¿…Se puede saber por qué estamos en el tejado de una casa?

- Pixel: Con las prisas, ¿qué querías que hiciera?

- Venilia: ¿No puedes tener siquiera más cuidado de llevarnos a un sitio donde no estemos tan expuestos?

- Pixel: ¡Pues la próxima vez te encargas tú de escoger las coordenadas!

Paran de discutir bruscamente, lo que llama mi atención.

- Venilia: ¿Has notado eso?

- Pixel: Sí.

Ambos sacan sus armas y se ponen en guardia. Me quedo atónito. Venilia pone un ojo en la mirilla de su rifle y mira hacia el cielo.

- Venilia: No veo nada extraño.

- Yo: ¿Pero qué pasa? Yo no he notado nada.

- Venilia: Parece que la transformación te otorga habilidades limitadas. Supongo que ya las irás desarrollando. Y ahora, movámonos.

Bajamos los cuatro del tejado. Al nivel de la calle, la conversación continúa.

- Venilia: Y bien, ¿de quién era la transmisión que recibimos?

- Pixel: Del General Apolo.

- Venilia: Pues ya estamos tardando.

Saca una especie de PDA de uno de sus bolsillos.

- Venilia: Pásame el mensaje y las coordenadas.

Pixel saca otra PDA de su bolsillo.

- Pixel: Ahí las llevas.

- Venilia: Andando.

----------------------------------------------

- Yo: ¿Quién es el General Apolo?

- Venilia: Es nuestro líder en la Tierra. Si algo va mal, él sabe solucionarlo.

El General Apolo. El nombre me resulta algo inquietante. Trato de imaginarme cómo puede ser: ¿Será alto, forzudo, intimidante? Pixel se percata de mi cara de preocupación.

- Pixel: ¿Y ese careto? No te asustes, ¡Apolo es muy enrollado, ya lo verás!

- Venilia: General Apolo.

- Pixel: ¿Qué más da? Si eso es solo un nombre.

Se dirige a mí.

- Pixel: Verás, ese nombre es solo para dejar claro que es nuestro líder. Aquí estamos todos en la misma situación, ¿no es verdad?

Por primera vez, parece decir algo razonable.

----------------------------------------------------------

Llegamos a un lugar apartado. Nos recibe el General, un poco más alto que los demás inklings, algo más mayor, pero no muy diferente al resto en otros aspectos. Esto logra aliviarme un poco, pero sigo bastante inquieto. Zeopos, Venilia y Pixel hacen una especie de saludo militar, e imito sus movimientos. El General devuelve el saludo, y clava sus ojos en mí. Siento que se me congela el alma.

- General Apolo: ¡Bueno, bueno, bueno! ¿Y éste quién es?

Empieza a darme manotazos en la espalda. No muevo ni un músculo, por si acaso.

- General Apolo: ¡Pero bueno…! ¿Qué te pasa, hombre? Di algo, ¿cómo te llamas?

- Yo: An… N… N-Neptune.

- General Apolo: Neptune, ¿eh?

- Venilia: Es un recluta local. Utiliza una cápsula de transformación.

- General Apolo: Ah, bien, muy bien.

Sonríe, enseñando sus puntiagudos dientes. Empiezo a calmarme un poco.

- General Apolo: Bueno, sabrás usar nuestras habilidades, ¿no?

- Yo: M-Más o menos.

- Zeopos: Se cargó un Octrooper él solo, con tan sólo un rato de práctica.

- General Apolo: Pues con un poco más de entrenamiento estarás listo. ¡A practicar todos!
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...


Perro
Cantidad de envíos : 476
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Jue Abr 16 2015, 01:50

Empiezo a despertarme debido a unos golpecitos que notaba en la espalda. Me espabilo más rápido al darme cuenta que estaba acostado en el frío y duro suelo de un apartamento.

-Locura: Buenos días, "bello durmiente".

Me acuesto de lado a su dirección y la veo encima de la cama.

-Yo: Buenos días... ¿al final-? (Carraspeo) ¿Al final me tiraste?

-Locura: Lo siento, mi cama es pequeña, yo me muevo mucho y tú eres bastante grande.

Me levanto y me estiro. Ella hace lo mismo. Coge y se pone una camiseta que hay por allí cerca.

-Locura: Voy a ducharme, ¿quieres esperarme y entras luego?

-Yo: Ah, vale.

Me siento en la cama a esperarla y a despejarme. Estoy un buen rato sumido en mis pensamientos, entre ellos lo que ocurrió anoche a la vez que tenía en la cabeza metida la canción "I just had sex". De entre ese batiburrillo se me ocurre preguntar algo en concreto.

-Yo: ¿Vives aquí sola?

-Locura: Ahora sí.

Nuestra condición de nephilims nos había dado el suficiente oído como para poder escucharnos aún estando el ruido que producía la ducha sin levantar mucho la voz.

-Locura: Tenía una compañera de piso que se fue a visitar a su familia... antes de todo esto. No he sabido de ella desde entonces.

-Yo: Mmh, entiendo.

En el momento en el que había mencionado "familia", me acordé de la pelea que tuve con la mía. Al rato, la joven sale de la ducha con una toalla cubriéndole las vergüenzas.

-Locura: ¿En qué estás pensando?

-Yo: ¿Eh?, ¿a qué te refieres?

-Locura: A que te he visto mirando las musarañas. ¿Quieres hablar de ello?

-Yo: ... Estaba... estaba pensando en la última vez que vi a mi familia. Descubrieron que soy un nephilim y tuvimos una pelea.

-Locura: ¿Y así lo has dejado?

-Yo: Sí.

Tenemos una pausa en silencio de varios segundos mientras pensamos qué decir a continuación.

-Locura: Mira, ¿sabes por qué acabamos haciéndolo anoche, en nuestra primera cita?

-Yo: Aaahh... ¿tengo un "sex-appeal" irresistible pero oculto que has descubierto?

Suelta una pequeña risa a la vez que me da una colleja "cariñosa".

-Locura: Puede ser... pero la principal razón es porque estamos en guerra.

Arqueo una ceja.

-Locura: Piénsalo. ¿Qué pasó ayer?, habríamos muerto si no hubieran llegado los demás a tiempo. Y ni tú ni yo estaríamos aquí ahora. Así que quise hacerlo cuando quise para no arrepentirme por si pasaba "algo" y no podía hacerlo después. ¿Sabes a dónde quiero llegar con todo esto?

-Yo: ...

-Locura: ¿De verdad quieres que tu familia te recuerde como los dejaste?, ¿de verdad quieres que piensen que realmente los odias cuando... en el caso de que te vayas?

La miro con los ojos ya humedecidos.

-Yo: Mmmhh... No. Supongo que tienes razón. Pero... no veo el momento para ir y disculparme...

-Locura: Ve ahora. Levántate, vístete y ve a decirles lo que sientes. Recuerda, sigue mi ejemplo. "Ahora o nunca".

-Yo: Bien, gracias... joder.

Aparto la mirada y me seco las lágrimas a la vez que sonrío.

-Yo: No me puedo creer que esté así aquí y contigo. Quiero que la tierra me trague.

-Locura: Eh, no es tan malo. Ya te tocará a ti hacer de mi psicólogo algún día.

Nos miramos. Sonrío de nuevo. Ella también. Nos cogemos de la mano. Acercamos nuestros rostros. El ambiente se está tornando romántico... y así hubiera quedado por un buen rato más si cierto invitado indeseable no hubiera hecho acto de presencia.

-Vigilante: ¡Vamos, dejad de fornicar como conejos y poneos en marcha! ¡Os han convocado!
_______________________________________________________________________________________________________

Tras apuntar otra cosa a mi lista de razones por las que mataría al Vigilante, me siento en frente de la mesa, en la misma sala donde nos convocaron la vez que nos informaron sobre el ataque a Azazel. Una vez más, nuestros instructores y superiores están de pie frente a nosotros. Y otra vez, es Merba la portavoz del reducido grupo.

-Merba: Os hemos reunido para daros buenas noticias. No lucharemos más tiempo solos en esta guerra. El tiempo ha pasado y con ello se han formado dos facciones distinguibles; Aquellos que quieren defender esta planeta y los que quieren conquistarlo o incluso destruirlo. Nosotros, como espero que ya ha quedado claro, somos de los primeros. Va a celebrarse una reunión entre representantes de los distintos bandos y organizaciones que protegen vuestro mundo. En un principio se tenía supuesto que fuera yo, pero el Sello del Equilibrio ha considerado que esto también pertenece a vuestro entrenamiento como Jinetes del Apocalípsis, así que iréis uno de vosotros a representarnos.

Acto seguido, nos miramos entre nosotros, intentando adivinar quién sería el "afortunado". Yo por mi parte tenía un mal presentimiento.

-Merba: Siento deciros que ya se ha escogido al representante, así que absteneros los voluntarios.

Me voy poniendo cada vez más nervioso.

-Merba: Vanidad, serás tú quien vaya a dicha reunión.

Nos quedamos en silencio, sorprendidos y mirando al mencionado.

-Vanidad: Muy bien, como quieran los señores.

Dice el jinete de brazos cruzados con tono desafiante. Locura me susurra con disimulo "Estamos muertos".
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos


Gallo
Cantidad de envíos : 2771
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 22
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Vie Abr 17 2015, 02:52

La reunión resulta ser un tanto curiosa.Criaturas de diversos aspectos,con diferentes culturas y tradiciones.La verdad es que resulta una visión curiosa.Entre los presentes,distingo a un ser parecido a los tres que vi antes de venir aquí,así como a alguien parecido al chaval al que me enfrenté,pero su alma,a diferencia de la del chico,está enturbiada.

Tras las presentaciones,en la cual hay alguna que otra risilla por el hecho de estar solo en mi bando,los organizadores nos informan de la situación.Estos,por cierto,son 7 espíritus de luz resplandeciente.

-Yo:<<Ahora es cuando empieza la cosa de verdad.>>

_______________________________________________________________________________

Dos días después.15:00

Termino de comer y me preparo.Ya hace varios días que no veo a mis padres.¿Qué he hecho estos días?Bueno,meditar mucho y entrenar,así como obtener información.Precisamente para evitar que les pase algo.

-Yo:Ya tendré tiempo para verlos.

Cojo mi nuevo arma:un simple bô.La llave espada es mejor,sí,pero si no la toco yo y la dejo levitando a mi alrededor para que me defienda seguro que es mejor.Alguien llama a la puerta.

-Yo:Adelante.

Un pequeño ser con aspecto de rana aparece en el umbral de la puerta.

-Rana:La reunión va a empezar.Se le ha asignado el grupo C.

Los grupos.Ug.Resulta que,aun con representantes,cada bando ha sido agrupado en un grupo compuesto por varios bandos.Lo cual no implica que tengamos que actuar juntos siempre.Solo en casos de emergencia.Al llegar al me encuentro con el panorama.Aparte de mi,el Sello del Equilibro,los Inklings y un par de grupos más son los presentes.Entre los primeros veo al chaval al que me enfrenté.Entre todos ellos,sin que se percanten siquiera,una sombra pulula.El Vigilante.

-Vanidad:Por fin llegas,¿eh?

-Yo:Una buena comida debe tomarse con calma.Y si es con compañía,mejor.

Vanidad suelta un bufido.

-Apolo:Parece que ya estamos todos.Hm...24 en total.No está mal.

Una chica embutida en un traje metálico da un paso al frente.

-Chica:¿Para qué es esta reunión?Ya sabemos lo que debemos hacer.

-Heaven(líder del bando Mecatormenta):Para conocernos mejor.

-Inkling:...¿Vamos a tener que revelar quienes somos?

-Apolo:Tranquilo,Neptune.Nuestra identidad estará a salvo a menos que queramos revelarla.

-Travall(líder del bando Martillo Ígneo):Ese tipo de preguntas no os pone en buen lugar,inklings.

-Yo:Tranquilidad.No hay razón para sospechar los unos de los otros.

-Vanidad:Por ahora...

-Yo:Y por el final.

Me acerco a una de las sillas.Concretamente,la que hay junto al aprendiz de Jinete al que me enfrenté.

-Yo:/<Tranquilo,chaval.Se que no ibas con mala intención>\

El chico me mira.

-Yo:¿Alguno de vosotros tiene directrices?

-Apolo:Nada por ahora.

Tras oír esto,los Martillo Ígneo y los Mecatormenta se van.Vanidad los mira con odio.

-Vanidad:Nada que sospechar,¿eh?

-Yo:Así es.Si se quieren ir,son libres de hacerlo.Pero ya que nosotros estamos aquí,¿por qué no nos presentamos y aprendemos algo de los demás?Así...

-Vanidad:No,gracias.

Sale de la sala con un portazo.

-Yo:...podremos optimizar más el combate y evitar sufrir pérdidas...Como odio que me interrumpan.

[A partir de aquí poned lo que veáis conveniente]

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis


Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 21

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Vie Abr 17 2015, 16:39

- Apolo: Pero bueno, ¿a ti que te ha pasado?

- Zeopos: No puedo volver a mi forma humanoide… Pero lo raro es que no estoy cansado en absoluto.

- Apolo: Eso es muy raro. No sé cómo hacer que cambies de forma ahora mismo, pero por el momento te encargarás de ser nuestra unidad de reconocimiento. Puedes elevarte en el aire, eso te da una buena ventaja. Mientras te quedes cerca de nosotros, no debería pasarte nada. Recuerda que tal y como estás, no puedes defenderte.

- Zeopos: Ya, ya.

- Apolo: Bien, pues ahora vamos a entren-

Un pitido interrumpe a Apolo. De su bolsillo saca una PDA como las de Pixel y Venilia. Se pone a mirar fijamente la pantalla, y tras unos momentos de silencio, nos dirige la mirada.

- Apolo: Vale. Ya es la hora. ¡REUNIÓN!

-----------------------------------------------------------------------------

Nos disponemos todos los inklings del campamento alrededor de Apolo, sentados de nuevo en sillas improvisadas hechas con cajas de munición.

- Apolo: A ver, escuchad. Como algunos ya sabréis, están comenzando a consolidarse dos bandos. Uno de ellos quiere salvar el planeta, y el otro quiere hacerlo añicos. Creo que es bastante evidente en qué lado estamos. Se ha convocado una especie de reunión a la que debo acudir. En mi ausencia, quiero que no perdáis ni un minuto de tiempo. Entrenad, practicad en equipo, pues no sabemos con exactitud qué va a ocurrir de ahora en adelante. ¿Puedo quedarme tranquilo?

Todos asentimos.

- Apolo: De acuerdo. Volveré en cuanto la reunión haya acabado.

-------------------------------------------------------------------------------------

Han pasado dos días desde la reunión. Al volver, Apolo nos explicó los temas que se trataron. Nos habló de los seres que lucharían junto a nosotros, así como de diversas estrategias a seguir y la manera en la que nos estructuraremos.

He estado practicando un poco más mis habilidades. Cambio más fácilmente de forma, las manos no me tiemblan tanto al sujetar un arma, y por lo general me siento un poco más preparado que antes. Sin embargo, me pregunto si reaccionaré correctamente a la hora de encontrarme con un peligro real.

Apolo recibe un nuevo mensaje.

- Apolo: Grupo C… Vale. ¡Escuchad todos! Hoy vamos a conocer a nuestros compañeros. Nos dirigiremos ahora al lugar asignado. Llevad vuestras armas encapsuladas.

-------------------------------------------------------------------------------------

Llegamos al lugar de la nueva reunión, con Apolo caminando en la vanguardia. Tomamos todos asiento. Hay seres de todo tipo, todos con pinta mucho más intimidante que nosotros. Por su expresión, Apolo parece ser el único que no está inquieto.

Entra en la sala un ser más. Parece un… ¿zorro amarillo con dos colas? Siento un golpe en el pecho. Me resulta muy familiar, pero teniendo en cuenta las circunstancias, parece que cualquier cosa es posible. Cuando posa la mirada sobre mí, dirijo la vista a otro lado. Un hombre forzudo y de pelo largo alza la voz.


- Hombre: Por fin llegas, ¿eh?

- Zorro: Una buena comida debe tomarse con calma. Y si es con compañía, mejor.

Apolo mira a sus alrededores y toma la palabra.

- Apolo: Parece que ya estamos todos. Hmm… 24 en total. No está mal.

Se oye la voz de una chica.

- Chica: ¿Para qué es esta reunión? Ya sabemos lo que debemos hacer.

Otra voz dice:

- Voz: - Para conocernos mejor.

Estoy empezando a ponerme algo nervioso. No me gustaría revelar quién soy realmente a ninguna de estas personas. No puedo evitar interrumpir.

- Yo: ¿…Vamos a tener que revelar quienes somos?

- Apolo: Tranquilo, Neptune. Nuestra identidad estará a salvo a menos que queramos revelarla.

Quien parece ser el líder de otro grupo levanta la voz.

- ????: Ese tipo de preguntas no os pone en buen lugar, Inklings.

Decidido. Última vez que abro la boca.

El zorro pone orden.


- Zorro: Tranquilidad. No hay razón para sospechar los unos de los otros.

El hombre forzudo de antes le reprocha.

- Hombre: Por ahora.

- Zorro: Y por el final. ¿Alguno de vosotros tiene directrices?

Miro a mi alrededor. Todos están en silencio, y Apolo entra en la conversación.

- Apolo: Nada por ahora.

En cuanto lo dice, varias personas se levantan y se marchan. El hombre forzudo hace un comentario.

- Hombre: Nada que sospechar, ¿eh?

- Zorro: Así es. Si se quieren ir, son libres de hacerlo. Pero ya que nosotros estamos aquí, ¿por qué no nos presentamos y aprendemos algo de los demás? Así…

- Hombre: No, gracias.

El hombre se levanta, sale por la puerta y cierra de golpe. El zorro continúa lo que está diciendo.

- Zorro: …Podremos optimizar más el combate y evitar sufrir pérdidas… Como odio que me interrumpan.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...


Perro
Cantidad de envíos : 476
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Lun Abr 20 2015, 03:08

-Locura: Uff, cómo me revienta.

-Yo: Y yo todavía sin saber cómo tratarlo...

-Locura: No me digas que te da pena.

El Vigilante se acerca al zorro humanoide.

-Vigilante: ¿De qué me sonará éste?

-Yo: ... Es con quien luchamos la otra vez.

-Vigilante: Ah, sí, el cachorro que empalaste.

-Zorro: Puedes ahorrártelo, sé que fuiste tú.

-Vigilante: Vaya, qué perspicaz.

Dirige su mirada hacia mí.

-Vigilante: Lo siento mucho, muchacho, vas a tener que dejarme llevar el crédito esta vez.

-Yo: No me importa...

El espectro va dando vueltas alrededor del zorro.

-Vigilante: Bueno, eran otros tiempos, y todos estábamos terriblemente confundidos, pero ahora estamos juntos en esto. No debería haber rencor entre nosotros, ¿no te parece, chico zorro?

Se pone en frente suya y le brinda una mano para estrecharla.

El otro no había parado de dirigirle una mirada muy seria, casi de enfado. O no le había perdonado por lo que le había hecho o sabía lo mezquino que podía llegar a ser. O quizás eran ambas. Relaja su rostro, intenta dibujar una suave sonrisa y corresponde el gesto.

-Zorro: Podéis llamarme Chaos.

-Vigilante: El Vigilante, a tu servicio.

El Vigilante mira a nuestro grupo.

-Vigilante: Vamos, no seáis maleducados. Nombre de nephilim y vuestras especialidades, tal y como lo habéis ensayado. Será un buen comienzo si al menos empezamos por ahí.

Locura y yo somos los que estamos más cerca, así que empezamos nosotros. Mi compañera se levanta de la silla.

-Locura: Hola, soy Locura y me especializo en habilidades de asesino y mago.

Se vuelve a sentar al no oír a nadie decir nada. Ahora soy yo quien se levanta.

-Yo: Soy... Dolor, y me especializo en habilidades de guerrero y asesino.

De algunos de los presentes se oye susurrar "El tanque, ya sé de quién me voy a poner detrás cuando repartan las ostias" o cosas por el estilo. Un poco desconcertado, me vuelvo a sentar, dándole la palabra a los demás.

Cada uno dice el nombre por el que se hace llamar, aunque ignoro si alguno sea su verdadero nombre, y el campo que cree que mejor cubre para esta guerra. Oigo comentar a Locura "Parece una reunión de alcohólicos anónimos de las películas".

No teníamos ningún plan para ejecutarlo juntos todavía, habían monstruos por ahí afuera que seguramente requerían nuestra atención y no nos veíamos muy apegados aún a nuestros nuevos compañeros de facción, así que nos vamos marchando del lugar.

Locura y yo invocamos a nuestras monturas para marcharnos a la vez que hacíamos una patrulla improvisada.

-Locura: ¿Has ido ya a hablar con tus padres?

-Yo: Pues...

-Locura: Me lo tomaré como un "no". Hemos estado algo ocupados, vale, pero también has tenido tiempo para ir a verlos. Sé que te gusta tenerme encima tuya, en más de un sentido.

Esto último lo dice enseñando una pícara sonrisa, para luego volver a su expresión seria.

-Locura: Pero deberías haber ido ya si tanto te importan sin tener a un... "Pepito Grillo" dándote la lata.

-Yo: ¡Muy bien, muy bien! Voy ahora mismo si no se me necesita.

-Vigilante: ¡Hablando del diablo!

Reaparece el espectro volando a nuestro alrededor.

-Vigilante: ¡Se os necesita, ha habido un ataque!

Éste hace aparecer un portal por el que podemos meternos montados en nuestros caballos. Voy a meterme en él, pero la otra jinete se pone delante y me bloquea el paso.

-Locura: Yo me encargo. Tú ve a hablar con ellos, ¿vale?, y, cuando nos veamos después, quiero que me cuentes qué tal ha ido, ¿entendido?

-Yo: Sí, "mamá".

-Vigilante: Genial, vais a poner a la familia por delante del mundo.

-Locura: ¿Nos vamos ya?, pensaba que era urgente.

Veo a los dos desparecer en el interior del portal, el cual se cierra al segundo después. Suspiro y miro al cielo. Tras estar con la mente en blanco durante casi un minuto, tomo de verdad la decisión de dirigirme a casa.
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos


Gallo
Cantidad de envíos : 2771
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 22
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Miér Abr 22 2015, 14:04

Veo como todos los del Sello se van.Me giro hacia los Inklings.

-Yo:Si me disculpáis,yo también me voy.

Chasqueo los dedos para abrir un portal.Tras crearlo,lo atravieso,apareciendo así en Mairena de nuevo,exactamente donde desaparecí.Para mi sorpresa,veo como Dolor está entrando por una ventana a la casa de Franky.Suelto una sonrisita.

-Yo:<<Hijo de puta...>>

Le dejo que haga sus cosas tranquilo.Por mi parte,me voy a investigar.Aunque me gustaría a mi también ir a mi casa a apaciguar las cosas,me temo que mi labor como líder del bando sin componentes es recopilar información.

___________________________________________________________________________________

Nada.Todo el día para nada.Hasta ahora.Porque creo que el cielo se vuelva oscuro en una sola zona no es normal,¿no?

-Yo:Vamos a ello.

Alzo el vuelo y me dirijo rápidamente a la zona de la perturbación.En la misma,un pequeño grupo de soldados esqueleto forman un corrillo a la vez que recitan unos cánticos.

-Esqueleto 1:Intruso...

-Esqueleto 2:¡No evitarás la llegada del Señor de la Muerte!

Convoco a mi bô y tiro al suelo al esqueleto antes de que pueda alcanzarme.

-Yo:¿En serio,macho?¿"Señor de la Muerte"?Se habían quedado sin nombres originales en la tienda y tuvisteis que tirar de los cliché,¿verdad?

Al ver que he derribado a uno de los suyos sin problemas,deciden ignorarme y acelerar sus cánticos.

-Yo:¡Sacra!

Un haz de luz aparece bajo los pies de los esqueléticos acólitos y los fulmina.Me acerco a la zona en la que estaban.En el centro del corrillo hay un símbolo.Bordeándolo se encuentran las cabezas de 4 bebés,cada una apuntando a un signo cardinal.No puedo evitar vomitar al ver la grotesca escena.

-Yo:Debí llegar antes...

De la marca empieza a salir un poco de humo.Hago lo primero que se me ocurre:tirar un poco de agua sobre la misma.El humo se reduce un poco.Pero hay algo a mi alrededor.Algo que siento en el alma.Por desgracia,no soy capaz de discernir el que.

-????:¡Eh,tu!

Alzo la mirada.Un policía,pistola en mano,se está acercando a mi.

-Yo(cuando llega a mi posición):Hay que desalojar la zona.

Mira la marca del suelo.Se queda blanco como el papel.

-Policía:H...¿Has hecho tu esto?

-Yo:No.Acabo de llegar.Un grupo de...esqueletos estaban haciendo eso.

Llega otro policía.Tras echar un ojo a la escena,me mira.

-Policía 2:Chaos,¿no?

Asiento.

-Policía 1:¿Lo conoce?

-Poli 2:Salió en la tele hace poco.

¿He salido en la tele?

-Poli 2:¿Tienes idea de quien ha podido hacer esto?

-Yo:No.Pero hay que desalojar la zona.Algo en el alma me dice que no es seguro estar aquí.Y no son...los niños.

Nos quedamos en silencio.

-Poli 2:Ya lo has oído,Manolo.¡A moverse!

Los policías se alejan.Por mi parte,alzo el vuelo y me alejo de la zona.La presencia está desapareciendo poco a poco,pero no puedo bajar la guardia.

-Yo:<<Se que estás en alguna parte...>>

Sin previo aviso,escucho como algo corta el aire.

-Yo:¡¡TODOS FUERA!!

Una guadaña pasa volando ante mis ojos en dirección al coche de policía.Antes de que lo alcance,paro el arma en el aire.

-???:Muy bien.Muy...bien.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis


Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 21

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Sáb Abr 25 2015, 20:10

(Post de relleno para introducir el personaje que me faltaba)

Tras marcharse el zorro, solo quedamos los Inklings en la reunión. No ha dado tiempo de presentarnos correctamente. Un silencio incómodo llena la sala, hasta que Apolo interviene.

- Apolo: Creo que ahora es buen momento.

Saca dos cápsulas, que al lanzarlas se convierten en un proyector y una pantalla. Se pone delante de nosotros. Su rostro y tono de voz reflejan cierta preocupación.

- Apolo: Bien, atentos. Según nuestra inteligencia más reciente, parece ser que el Capitán General Octagon ha llegado a la Tierra.

El suave murmullo que se podía escuchar detrás de mí se detiene en seco. Apolo se mantiene en silencio durante unos segundos antes de continuar.

- Apolo: Era cuestión de tiempo. No sabemos con exactitud dónde está en estos momentos, pero no tardará en buscarnos. Está bastante claro de qué lado estará, así que no podemos permitirnos bajar la guardia.

Apolo pasa a la siguiente diapositiva. Aparece la imagen borrosa de un hombre alto con gabardina… y con tentáculos en vez de barba. Se puede distinguir un reluciente revolver en su pistolera. (Imaginad una mezcla entre Davy Jones y Revolver Ocelot)

Miro a mi alrededor. Aunque la mayoría de rostros muestran miedo, otros reflejan ira al ver la imagen. Ver que Apolo, quien parecía el más valiente de todos nosotros, está prácticamente temblando no tranquiliza nada en absoluto. Hay algo que no me gusta nada en todo esto. Los Inklings no son más que… niños. ¿Por qué se tienen que ver involucrados en todo esto? ¿Y por qué hay una persona que enturbia sus mentes de esa manera? Apolo da un largo suspiro, se ajusta su boina y se recompone.

- Apolo: Si queremos hacerle frente, la única opción que tenemos es entrenar más. No debemos dejar que él ni ninguno de sus súbditos nos pillen desprevenidos. Vámonos.

----------------------------------------------------------

Entre todo esto, ha ocurrido algo positivo. Zeopos ha podido volver a su forma humanoide, aunque necesitando ayuda de otros Inklings para poder caminar. Por otro lado, el ambiente que se respira ahora en el campamento es muy distinto. La tensión es prácticamente palpable, y siempre hay dos personas turnándose para vigilar.

Los entrenamientos parecen tornarse cada vez más duros. Al menos he logrado mejorar mi puntería con varias armas, pero algo hace que sienta como si no fuese suficiente. La imagen del Capitán sigue grabada en mi cabeza, prácticamente notando su mirada clavada en mí. Empiezo a comprender por qué los otros Inklings se sienten así.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...


Perro
Cantidad de envíos : 476
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Lun Abr 27 2015, 00:33

Entro a la primera planta de mi casa. Me quito la máscara. Al momento de hacerlo, empiezo a oler algo extraño.

-Yo: ¿Mamá?

No recibo respuesta.

-Yo: ¿Papá?

Nada.

Tal vez fue el miedo lo que no me había dejado hasta el momento reconocer el olor como el que desprende la sangre. El olor viene de la planta baja. Dejo caer la máscara. Desciendo las escaleras rápidamente. Me detengo en shock al verlos ahí, a los dos. En el suelo. Cerca de la puerta de la entrada de la casa. Hay sangre a su alrededor. Sangre saliendo de ellos. Mi respiración acelera. Oigo los agitados latidos de mi corazón. Mi visión se nubla. De pronto, aparto la vista para ver a dos hombres asustados que no había visto en mi vida. Están desaliñados y sucios. Uno de ellos lleva un cuchillo empapado de sangre. Intentan retroceder, pero yo ya había saltado encima del que llevaba el cuchillo antes de asimilar cualquier cosa.

El color de la sangre mancha mis manos mientras aplasto su cráneo. Hace tiempo que dejó de moverse, de gritar, de pedir piedad. A cada nuevo golpe siento más ganas de golpear. Veo su rostro deshacerse bajo mis puños. Su compañero está en la cocina, inmovilizado por el shock. Pero eso no le libra de su castigo. Pinto las paredes blancas y los muebles de salpicaduras rojas entre gritos.

La ira al fin me abandona, dejándome la tristeza. Oigo unos llantos que acompañan a los míos. Proceden del cuarto de baño del piso de arriba. Subo hasta allí. Abro la puerta lentamente, aterrado de lo que me pudiera encontrar. Veo a mis hermanos abrazados, arrodillados en una esquina y llorando. Los abrazo a los dos.

-Yo: Lo siento... lo siento...
______________________________________________________________________________________________________

Estamos delante de la puerta del piso de unos familiares míos. Abrazo una vez más a mis hermanos, diciéndoles que todo estará bien. Todavía tienen lágrimas en sus caras, al igual que yo. Pulso el timbre y me voy andando rápidamente. El hermano mediano avanza hacia mí a la vez que me pregunta a dónde iba. Me doy de nuevo la vuelta y doy un fuerte pisotón para detenerlo. Le miro fijamente y serio a la vez que me pongo nuevamente la máscara. Me giro y desaparezco de sus vistas. Aunque ellos no lo saben, no abandono el lugar hasta que veo a mi tío abrir la puerta y recibirlos.

Ya estoy en la calle para cuando veo reaparecer al Vigilante.

-Vigilante: Menos mal. La Ciudadela no tiene ninguna guardería.

-Yo: Por supuesto... ahora entiendo que no pueden estar cerca de mí ni de ninguno de vosotros.

-Vigilante: Mmh. ¿Tienes algo que decir, Dolor? Te noto molesto por mí.

Le miro a los ojos.

-Yo: Pensé que ibais a protegerlos, ¡vigilarlos al menos! ¡¿POR QUÉ NO ME AVISASTE?!

El Vigilante aplica su castigo sobre mí.

-Vigilante: ¿Qué te he dicho sobre levantarme la voz?

Se acerca a mi cara.

-Vigilante: ¡Nunca prometimos proteger a vuestras familias, ese es asunto vuestro! ¡Y si te quejas de la falta de vigilancia por mi parte, déjame recordarte que los que asesinaron a tus padres no fueron los demonios, no fueron ningún ser de otra dimensión! ¡Vivían aquí, en tu mundo! ¡Pertenecían a tu especie, sí! ¡Los mismos humanos que no pueden hacer nada a la hora de la verdad! ¡Y esta no es más que una de muchas pruebas de su fracaso como raza!

Detiene el dolor impuesto en mí.

-Vigilante: Sólo regocíjate de no tener que pertenecer a esos apestosos nunca más.
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos


Gallo
Cantidad de envíos : 2771
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 22
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Mar Abr 28 2015, 03:14

Nadie.No hay nadie.Es como si la guadaña se hubiera materializado de repente.Eso me pone más en alerta.Creo un portal y vuelvo a la base.Nada más aparecer voy a buscar a los representantes de mi equipo.Solo encuentro a la líder de Mecatormenta.

-Heaven:¿Qué ocurre?

-Yo:Ha ocurrido algo muy extraño por mi zona de custodia.

Le cuento todo lo acaecido.

-Heaven:Está bien.Enviaré a una patrulla a investigar la zona.

Creo otro portal.

-Yo:Gracias.

Dejo la base y aparezco en mi dormitorio.Con algo de esfuerzo,consigo volver a mi forma humana,pero noto como me voy cansando rápidamente.

-Yo:<<Me tienen que quedar como mucho dos días más como humano.>>

Bajo rápidamente las escaleras.Mis padres están en el salón.

-Mi madre:Antonio José...

-Yo:Hola.

Mi padre va a decir algo.Por su cara,parece que una reprensión.

-Yo:No.Dejadme hablar.

Les explico todo lo que ha ocurrido durante estos días,así como la situación actual.

-Mi padre:¿Y aun así estás diciéndonos que estás bien?

-Yo:¿Y qué quieres que os diga?No puedo dejar de lado esta responsabilidad.

Le miro.

-Yo:"El hospital de la sangre está antes que el de la caridad",¿no?

Frunce el ceño.Sin poder aguantarlo más,vuelvo a mi forma anterior.Mi forma originaria del alma.

-Yo:Pondré barreras alrededor de la casa.No servirá para detenerlo todo...pero algo hará.No soy lo suficientemente fuerte.

Proyecto barreras alrededor de casa.

-Yo:Por cierto.¿Y Celia?

-Mi madre:En el instituto está ahora.

-Yo:Mm...Echo en falta ir a la facultad.Pero en fin.Ya tendré tiempo de ir.Con la de siglos que ahora me quedan por delante...

Tras poner las barreras,me voy de casa y voy a la zona en la que se estaba haciendo la invocación.Los Mecatormenta lo tienen todo bajo control,así que voy a chequear la casa de Franky.Pero algo no va bien.De la misma sale un olor a sangre que puedo percibir desde la mitad de la calle.Acelero.El panorama es horrendo.

-Yo:Dioses...Franky...

Voy al baño y vomito por segunda vez en el día.Tras limpiarme,busco cualquier rastro espiritual.Parece que algo turbio hay por los alrededores,pero no consigo identificarlo.

-Yo:<<Franky necesita mi apoyo ahora.>>

Abro un portal y parto en su busca.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...


Perro
Cantidad de envíos : 476
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Miér Mayo 06 2015, 00:57

-Vigilante: Bueno, a lo que venía a decirte. Sabes muy bien que te dejaría recoger los cuerpos de tus queridos padres y darles el entierro que tanto se merecen, pero...

A veces me pregunto si su sarcasmo barato viene de él y lo ve como un pasatiempo o es por órdenes de más arriba para mantenernos furiosos y así acabar con nuestros enemigos con la mayor brutalidad posible. Yo apenas lograba no echarme encima suya entre aquello y los dolorosos castigos porque tenía en mi mente que ya nos llegaría la hora de vengarnos. No sé si ver aterrador el saber que disfrutaría aplastando su cráneo entre mis manos.

-Vigilante: Pero están vapuleando a tu novia.

Eso consigue quitarme de encima mis pensamientos maliciosos.

-Vigilante: Ella y unos cuantos jinetes más se enfrentaron a... un "grupito especial" perteneciente al ejercito de Azazel. Han conseguido repelerlos, pero los han dejado bastante tocados, a parte de dejarles un "regalito". Y se quiere que seas tú quien lo desenvuelva.

Otra vez no. Invoco a Tristeza y atravesamos juntos el portal que el Vigilante crea.

Aparecemos en una ancha carretera con altos edificios deteriorados a los lados. Miro a mi alrededor para tratar de localizar a Locura, pero sólo hay vehículos destrozados. También hay algunos cadáveres. Los hay recientes. Verlos me hace tener la imagen de mis padres en la cabeza de nuevo.

-Vigilante: ¡Deja de mirar a las musarañas y mira hacia delante!

Al hacerlo, veo a un ser antropomórfico de cuerpo exageradamente corpulento. Parece estar cubierto por una sustancia negra, de la que salen tentáculos. Su rostro no tiene ojos ni nariz, pero muestra una gran boca llena de grandes dientes puntiagudos. Me recuerda a al clásico villano de Spider-man, Venom.

Cuando ya tengo decidido cargar contra él, hago aparecer en mi mano un rifle.

Spoiler:
 

Apunto al monstruo y comienzo a disparar proyectiles de energía. Nota mi presencia cuando logro alcanzarle. Ruge y corre en mi dirección. Sigo disparando. Parece que le causo daños, pero no detiene su marcha. Hago que mi montura avance también mientras sido disparando. Cuando estamos ya más o menos cerca, salto, de la yegua y cambio el arma de fuego por la naginata. Tristeza desaparece. Le clavo el arma en el pecho según aterrizo sobre él. La criatura suelta otro grito y es derribado. Yo por mi parte no suelto el arma que aún sigue clavada. Se levanta. Se zarandea para quitarme de encima, pero no lo logra. Ahora intenta atacarme con sus tentáculos. Esta vez suelto la naginata y salto al suelo. Invoco dos espadas en mis manos.

Una tiene la hoja negra con el filo rojo y una calavera a los lados de la empuñadura. Ésta tiene la propiedad de ser más afilada y resistente a medida que va cortando y golpeando. La otra está cubierta en llamas antes de enseñar su aspecto.

La bestia continúa su ataque de tentáculos, los cuales voy cortando. Algunos se me escapan y logran provocarme heridas superficiales. No me importa. Sigo cortando. Ahora empieza a atacar con sus grandes brazos. Los esquivo. Corto, corto y corto cada vez más deprisa hasta al fin alcanzar algo más de su cuerpo que no sean los tentáculos. No me detengo. No quiero o no puedo detenerme. Me estoy cubriendo tanto de sangre como de esa sustancia negra que parece poseerlo. Éste me da una patada en el estomago que me impulsa y me aleja de él. Caigo al suelo, pero no tardo en levantarme. Voy corriendo hacia él.

Se me ocurren maneras de combatirlo desde aquella distancia, formas mucho más prudentes que lanzarme como un simple bárbaro. Pero no quiero. No estoy pensando en ganar de la manera más eficiente posible. Sólo quiero cortar, golpear y destrozar algo. Y había encontrado ese "algo".

De repente, la sustancia que me cubre ata mis pies y me hace caer. El "Venom" salta y cae frente a mí. Comienza a darme puñetazos y arañazos con sus dedos acabados en garras. Me levanta en el aire, cogiéndome por los brazos. Sigo luchando. Le doy patadas a su cabeza sin rostro. Me aleja con sus tentáculos y ruge. Entonces los tentáculos son cortados. Me caigo de espaldas. Veo a Locura, herida y con parte de su atuendo roto como señal de la lucha anterior, correr y detenerse a mi lado. Alza su mano, de la que sale un brazo "fantasma" que acaba en garras. Ésta atraviesa el pecho del monstruo, soltando éste un grito de dolor. Saca el brazo, se retrae y desaparece. Ahora ella tiene su corazón en la mano. Lo tira soltando una expresión de asco. La criatura no tarda mucho en caer.

-Locura: ¡Dios!

Se arrodilla para socorrerme.

-Locura: ¿Estás bien?

-Yo: Sí, tranquila. Creo que puedo hasta levantarme.

-Locura: Me alegra oír eso.

Acto seguido, me quita la máscara cariñosamente, me da una bofetada de las que se oyen y me la vuelve a poner.

-Locura: ¡¿Eres gilipollas o qué te pasa?!, ¡te he visto ir a lo bruto como un puto subnormal!, ¡¿en qué cojones estabas pensando?!

No contesto. Sólo bajo la mirada.

-????: ¡Eh!, ¡déjale en paz!

Aterriza cerca de nosotros el zorro antropomorfo que se hace llamar Chaos. Entre aquel apodo, la vez que me había llamado la atención y su aspecto familiar, ya sospechaba quién podría ser, pero espero a que sea él quien lo revele. Desde donde estoy, puedo ver cómo de la bestia muerta se escurre la sustancia negra antes dicha. Ésta se mueve y se mete en una boca de cloaca abierta. El cuerpo que deja lo reconozco; es uno de mis compañeros nephilims. Los otros dos están demasiado pendiente en mí como para darse cuenta, o al menos eso es lo que creo.
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos


Gallo
Cantidad de envíos : 2771
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 22
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Miér Mayo 06 2015, 21:00

Me acerco y abrazo al nephilim.Tras esto,me alejo de él y le miro seriamente.

-Yo:He visto lo de tu casa.

-Dolor:...

-Yo:Lo siento,Franky.

-Locura:¿"Franky"?

Franky la mira y asiente.

-Yo:Si lo hubiera sabido,yo...

Franky agacha la cabeza.

-Franky:Por lo menos mis hermanos están a salvo.

-Yo:...¿Hay algo que pueda hacer por vosotros?

Franky niega.

-???:Vaya.Así que ya os conocíais,¿eh?

Una sombra aparece tras Franky.

-Yo:Vigilante.

Franky le mira con asco.

-Yo:¿Qué le has hecho?

-Vigilante:Nada que te incumba,perro.

-Yo:Te lo advierto,Vigilante.Puedes tratar de matarme de nuevo,pero antes de que eso ocurra despellejaré tu alma.Y lo que es más...

Me acerco a él y me pongo a la altura de donde debería estar su canal auditivo.Parece que mi habilidad de intimidación ha funcionado,pues está totalmente paralizado y algo encogido.

-Yo:Si intentas hacerle algo a alguno de estos dos,me enteraré antes de que siquiera tengas el pensamiento.Y te lo advierto.A mi me gusta más quemar el alma que aplastar el cuerpo.[hay veces en las que la amenaza es la mejor manera para lidiar con cierto tipo de personas]

Me mira directamente.Le doy un par de toquecitos en la cara,con los cuales le dejo un rastro espiritual.

-Yo(extendiéndole la mano):¿En paz?

Golpea mi mano y se va.

-Locura:¡¿Te has vuelto loco?!¡¿Sabes lo que nos hará por tu culpa?!

-Yo:Oah,oah.Baja los decibelios.No os hará nada.Y si es así,estoy seguro de que será lo último que haga.De eso e-

Plaga de Nito

Nos quedamos todos en silencio unos minutos.

-Franky:...¿Qué ha sido eso?

-Yo:No lo se.

Miro a los dos nephilim.

-Yo:Proteged vuestras zonas.

Chasqueo los dedos y creo un portal.

-Yo:Esto no me gusta nada.

Al atravesarlo,aparezco frente a mi casa.Lo que veo por las calles me horroriza.Muerte.Montones y montones de personas muertas.Muchísimos árboles malditos.Los pájaros e insectos están cayendo al suelo.Entro rápidamente en casa.La barrera no ha aguantado,pero gracias a ella mis padres han sobrevivido.Por desgracia,mi hermana no estaba en casa.

-Yo:Celia...

No obstante,a pesar de que han sobrevivido,no han salido de rosas.Están en el suelo,inconscientes.Y no parece que vayan a despertar.Cierro los ojos.A su alrededor hay un aura oscura,muy similar a la que había en el círculo de los esqueletos.El aura está intentando consumirlos por dentro.Ya están afectándoles.

-Yo:Lo siento...pero es mejor que no os deje así.

Lanzo un haz purificador sobre ambos,liberando sus espíritus y fulminando.Tras desaparecer el haz,solo queda una marca ígnea donde estaban antes sus cuerpos.Tengo el impulso de llorar,pero hago de tripas corazón y aguanto las lágrimas.Aunque solo me vale a medias.

-Yo:...Ya tendré tiempo de llorarles y de venirme abajo.

Chasqueo los dedos.Es un portal a un lugar muy lejano.Quizás el mundo corra peligro mientras esté fuera.Al menos,la gente que quede viva ahora mismo.Pero necesito ayuda.Y solo una persona puede hacerlo.

-???:¿Qué puedo ofrecerte,mi joven Max?

El maestro del Caos me mira con pesar.Ya sabe lo que quiero y lo que ha ocurrido.Me inclino ante él.

-Yo:Información,por favor.

[Queda viva el 47% de la población mundial.1/6 de los mismos son personas implicadas en la guerra]

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...


Perro
Cantidad de envíos : 476
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Dom Mayo 10 2015, 03:51

-Yo: ¿Qué es esa sensación de...?

-Locura: ¡Vigilante!, ¡dinos qué pasa!

El espectro responde a la llamada reapareciendo. Se le nota molesto.

-Vigilante: Vaya, qué confianzas has tomado conmigo en un momento, niña.

-Locura: Sólo te pregunto que qué ha sido eso de hace unos segundos.

-Vigilante: No tratéis de ocultarlo, sé lo que estáis pensando. "Ahora estamos a salvo, seguros de este bastardo amargado". Me río de vosotros y me lleno de frustración también. Desde que nací, no he hecho otra cosa que obedecer órdenes de otros. Aún así, esos nephilims se atreven a despreciarme, y gritarme cuando les ha venido en gana o cuando les parecía que estaba siendo "demasiado duro" con vosotros. ¡Y ahora viene un puto perro con aires de dios que ladra que estáis bajo su protección!

Su cuerpo se carga de un aura oscura y rayos azules.

-Vigilante: ¡¡MIRAD POR DÓNDE ME PASO SU "PROTECCIÓN"!!

Paraliza a Locura con esos mismos rayos. La hace retorcerse de dolor, cosa que la pobre joven manifiesta con sus gritos.

-Vigilante: ¡Todos se creen mejores que yo porque no puedo hacerles daño así! ¡Pero a vosotros sí!, ¡¡y no permitiré que me quiten ese placer!!

-Yo: ¡¡PARA!!

Corro a la vez que grito eso. Descubro que ha sido un grave error al ser el nuevo objetivo de su descarga de ira. Pero al menos hago que se concentre en mí y deje a mi compañera.

-Vigilante: ¡Y tú! ¡Vamos, llámalo si tienes cojones! ¡Da igual lo que me haga, que parta mi "alma" en mil pedazos y los desperdigue por el cosmos! ¡No me conoce, no sabe nada de mí! ¡Pero vosotros sí, sabéis cómo funciono, cómo soy! ¡Sabéis que siempre volveré para haceros sufrir desde vuestras más retorcidas pesadillas! ¡¡SOY VUESTRO INFIERNO PERSONIFICADO!!

Su discurso y yo le distraemos lo suficiente como para que Locura salte a su espalda. Con sus guantes que terminan en garras puestos, le clava los puntiagudos dedos en los ojos. Así consigue librarme. El espectro grita de dolor, pero eso no hace que no vuelva a cargarse de esa energía maligna, ataque a la jinete y la lance despedida. Entonces, el caballo de Locura, llamado Perdición, surge y amortigua su caída con su cuerpo. Desde mi lado, siento a Tristeza tratando de levantarme.

-Yo: Buena chica. ¿Puedes ayudarme?

La yegua me muerde la espalda de la gabardina y me lanza en dirección al Vigilante, desorientado por sus destrozados ojos. Cuando le alcanzo, invoco en mis manos la espada de fuego y se la clavo con saña. Grita por sus entrañas cortadas y lo que le debe de quemar ahora el interior. Deja al fin de moverse. Ingenuo de mí, suspiro.

-Vigilante: Pobres almas en pena.

Miro a mi alrededor. Estamos rodeados de decenas de Vigilantes. Quizás alcanzaran el centenar.

-Vigilante: Se os dice las cosas una y otra vez, pero no aprendéis. Es evidente que necesitáis algo más de... ¡"disciplina"!

Somos nuevamente atacados, pero esta vez por todas direcciones. Nuestras monturas no tienen la maldición que los une al Vigilante de la misma forma que nosotros, pero también reciben un desmesurado castigo al ser atacados físicamente por centenares de garras que les clavan y desgarran. Caemos finalmente inconscientes.
______________________________________________________________________________________________________

La siguiente vez que nos despertamos, nos encontramos en un centro médico de la Ciudadela que tienen los nephilims en la Tierra. Al Vigilante no le interesa matarnos, eso está claro. Pero nosotros no tenemos esa misma idea sobre él.


Última edición por KagiFutatsu el Lun Mayo 11 2015, 20:12, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis


Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 21

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Lun Mayo 11 2015, 17:33

Plaga de Nito

Un escalofrío recorre mi cuerpo entero. He escuchado como si alguien me susurrase esas palabras al oído. Miro a mi alrededor para averiguar si soy el único que lo he oído, y por lo que logro apreciar, parece que no. Prácticamente todos los inklings que me rodean están apuntando sus armas en todas direcciones, como si de un reflejo se tratase. Parece que no todos lo oímos al mismo tiempo, pues algunos tardan un poco más en reaccionar.

Unos minutos después, un inkling de tentáculos rojos entra corriendo y jadeando por la entrada del campamento, vigilada siempre por dos personas. Se dirige rápidamente hacia Apolo.


- Inkling: La... La gente se está muriendo... ¡Lo he visto! ¡La gente se está desplomando! ¡Así sin más! ¡Mis compañeros de grupo se han debilitado, y nuestras máscaras de gas no sirven para nada! ¡He tenido que venir corriendo porque no podía transportarme rápidamente! ¿¡QUÉ VAMOS A HACER!? ¡AHORA VAN A VENIR A POR NOSOTROS! ¡NOS VAN A MATAR A TODOS!

- Apolo: ¡Cálmate!

El chaval no parece hacerle caso.

- Apolo: ¡HE DICHO QUE TE CALMES!

Le da una bofetada que hace que se calle de inmediato. A juzgar por la expresión de su cara, Apolo se arrepiente de lo que acaba de hacer.

- Apolo: ...Cuéntame qué ha pasado.

El inkling le cuenta todo lo ocurrido. Lo que dice me deja de piedra: Cadáveres y vehículos amontonados en la calle sin razón aparente, tras haber escuchado un susurro que decía “Plaga de Nito”, sin ningún tipo de aviso previo.

Rápidamente nos agrupamos para atender a los inklings que han sido afectados por la “plaga”. Nos dirigimos fuera del campamento, en dirección al lugar donde estaban patrullando, y lo que veo a mis alrededores hace que me entren ganas de vomitar: Decenas de cuerpos tirados en el suelo, amontonados, que parece que se hayan desplomado sin más; coches destrozados en medio de la calzada, pájaros y otros animales yacen en el suelo también.

En medio del incómodo silencio que nos rodea, mientras avanzamos, armas en mano, comenzamos a oír un sonido distante, que se hace cada vez más intenso. Antes de que nos demos cuenta, se vuelve ensordecedor, y finalmente escuchamos como si algo enorme hubiese impactado contra la superficie.

El sonido:


Spoiler:
 

El ruido me da una idea de lo que puede haber sido, y al llegar al lugar del hecho, veo ante mí lo que me temía. Son los restos en llamas de la cabina de un avión de pasajeros, con sus turbinas a los lados aún girando. Al caer, el aparato se ha llevado varios edificios por delante, dejando un gran rastro de escombros detrás de él.

Los inklings debilitados se encuentran en el otro extremo de la calle, que no han sido alcanzados por el avión ni los escombros de milagro. Nos dirigimos rápidamente hacia ellos.

La plaga ha hecho que muchos de nuestros vehículos y sistemas electrónicos dejen de funcionar, de manera que no nos queda otra que llevar a los afectados a cuestas. Afortunadamente a mí me han encargado escoltar a los que llevan los heridos, pero ahora que lo pienso no sé si la idea me agrada del todo.

El silencio llena de nuevo el ambiente, escuchándose solamente el fuego que recubre al avión; ni gritos de auxilio, ni nada. Lo más probable es que todos sus ocupantes ya estuviesen muertos cuando se estrelló.

De vuelta en el campamento, nadie sabe cómo ayudar a los afectados, parece que se hayan debilitado sin más. Lo extraño es que no parece habernos afectado a todos por igual: Mientras a algunos los ha llevado prácticamente al borde de la muerte, algunos no se han inmutado siquiera. Hay muchas preguntas al respecto, la más repetida es: ¿quién ha sido el responsable?
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos


Gallo
Cantidad de envíos : 2771
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 22
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Mar Mayo 12 2015, 03:23

Blake-sama se acerca a mi y me abraza.

-Blake-sama:Lo siento.

-Yo:Podríais haberlos protegido.

-Blake-sama:Yo...

-Yo:¿Por qué no acudisteis en su ayuda,maestro?

-Blake-sama:No fui lo suficientemente rápido.Lo siento,Max.

No puedo aguantarlo más.Empiezo a llorar.

-Yo:...¿Sufrieron?

-Blake-sama:No.Es como si estuvieran dormidos.Y,gracias a ti,podrán descansar en paz.Además,has evitado que sus almas se consuman.Podría haber sido mucho peor.

No digo nada.Noto como sus manos se crispan en mi espalda.

-Yo:...¿Qué le pasó a vuestros padres,Blake-sama?

-Blake-sama:No pude salvarles.Ni siquiera como tu lo has hecho.Era más joven que tu.Más inocente...Cuando quise darme cuenta,no quedaban ni sus almas.

-Yo:¿Fue lo mismo que está arrasando la Tierra?¿Esa plaga?

-Blake-sama:No.Fue otra cosa.

Me separo de él.

-Yo:¿Pudisteis vengarlos?

Asiente.

-Yo:¿Cómo hago para vengarlos?

-Blake-sama:Con justicia,Max.Ven conmigo.

Lo sigo hasta un edificio con forma de cúpula,el cual resulta ser una biblioteca.

-Blake-sama:El ser en cuestión se llama Nito,"el Rey del Cementerio".Es un demonio venido a más que lleva atormentando a diversas poblaciones tribales desde hace siglos.Como esas tribus están dispuestas a hacer sacrificios,no podíamos eliminarlo.Pero al implicar inocentes ha cruzado la línea.Vas a matarlo y a eliminar su alma.

-Yo:Pero...¿cómo?Es un jefe tocho de Dark Souls.Seguro que en la realidad es súper fuerte.

-Blake-sama:No se lo que es "Dark Souls",pero estás capacitado para matarlo.Es sumamente para humanos,sí.Pero tu ya no lo eres.

-Yo:...¿Cómo lo hago?

-Blake-sama:A eso vamos ahora.

___________________________________________________________________________________

1 día después

En este día,Blake-sama me ha dado claves para vencer a Nito.También he podido notar como el Vigilante agredía a Franky y Locura,pero mi maestro ha evitado que vaya.Me ha asegurado que recibirá su merecido dentro de poco.Hay veces en las que me pregunto si este hombre puede ver el futuro o se despreocupa mucho.

-Blake-sama:¿Estás listo,Max?

-Yo:Sí.

-Blake-sama:Ten en cuenta una cosa,Max.Cuando hagas eso,dejarás atrás tu último atisbo de humanidad.Quedarás definido como daiyôkai para siempre.Algunos te odiarán y repudiarán.¿Estás dispuesto?

-Yo:Sí.Tampoco es que eche en falta ser humano.Y lo único que cambiará será que no podré volver a esa forma,¿no?

-Blake-sama:Así es.

-Yo:Estoy dispuesto a ello.

Me quedo en silencio.

-Blake-sama:¿Qué ocurre?

-Yo:Aunque gane a Nito...¿Cambiará eso el destino de la Tierra?

-Blake-sama:Cambiará el destino de la Guerra,Max.Todos los actos que hacemos lo hacen.

-Yo:Eso significa que me olvide ya de la Tierra,¿verdad?

No hace falta que conteste.

-Yo:¿Y los humanos que quedan vivos?

-Blake-sama:Ahora mismo se está ejecutando un plan de evacuación.Esta va a ser la última vez que veas el planeta Tierra,Max.Despídete de él con una victoria.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...


Perro
Cantidad de envíos : 476
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Lun Mayo 18 2015, 01:36

Me encuentro andando con Locura por la Ciudadela. Poco a poco, de manera disimulada al principio, nos van acompañando más y más jinetes. Lo habíamos preparado todo para ese momento. Tenemos la información y el material que nos había ido proporcionando Vulgrim. La última etapa de nuestro plan había comenzado en el mismo momento en el que habíamos dejado "fuera" al Vigilante con el polvo que ya habíamos obtenido del demonio comerciante.

Entramos a un panteón. Nos adentramos a una gran sala blanca con estatuas de personajes que no reconozco pegadas a las paredes. Al dar unos pasos más, el odiado espectro aparece ante nosotros.

-Vigilante: ¡Por los Nueve Círculos del Infierno!, ¡¿qué demonios hacéis aquí?!

Vanidad se adelanta a nosotros.

-Vanidad: ¿Tan cortito eres que no lo adivinas?

-Vigilante: ¿Yo el "cortito"? ¡Es evidente que os he destrozado tanto las neuronas que ya habéis perdido el juicio! ¡Largaos de aquí antes de que-!

El jinete le agarra del cuello.

-Vanidad: ¡¿O qué?!

Ahora también coge su delgado brazo y tira de él hasta arrancarlo. A continuación, atraviesa su pecho con sus mismas garras. Y para terminar, introduce sus dedos en la reciente herida y la abre más y más hasta partir el cuerpo en dos. Todo esto adornado con gritos de agonía.

-Vigilante: ¡Hijo de ramera barata! ¡Acabas de hacer la cosa más estúpida posible!

Vemos a un montón de Vigilantes delante.

-Vigilante: Soy consciente de que habéis conseguido algo con lo que silenciarme. También sabéis lo que hay en este lugar, ¿si no por qué estaríais aquí?

-Vanidad: Entonces ya deberías saber que podemos matarte.

Tenemos un momento prolongado de silencio. Varios de los espectros levantan sus manos en nuestra dirección. No pasa nada.

-Vigilante: ¡No es posible!

Uno de los Vigilantes se separa del grupo e intenta atravesar una de las paredes, pero se choca con ella. También intenta arañarla, pero de nuevo no consigue nada. Entonces, alterado, se vuelve hacia nosotros.

-Vigilante: ¡¿QUÉ HABÉIS HECHO?!

Es en ese momento cuando Locura muestra una piedra azul brillante.

-Locura: Vulgrim se ha ganado sus almas.

-Vigilante: ¡Ese demonio...!

Vemos a más Vigilantes aparecer.

-Vigilante: ¡Sigo superándoos en número! ¡SOY INFINITO!

-Vanidad: Mejor, así todos podremos matarte muchas veces, que tenemos ganas.

Los Vigilantes gritan de ira y se lanzan a por nosotros. Cambio mi gabardina y máscara por mi armadura completa de batalla. Invoco la espada que se hace más fuerte mientras lucho, a la que llamaba cariñosamente "Meriendalborotos", y la katana que aún conservaba de mi predecesora, que ahora provoca dolores aún más intensos con cada corte.

Un espectro se me acerca, le corto los dos brazos antes de que me alcance, le doy una patada que lo lanza lejos y se choca con unos cuantos más y clavo una de las dos armas en el suelo. De donde está el Vigilante que he derribado, surgen filos de espadas que empalan a aquellos que estén a su alcance. Locura ha materializado cuervos que picotean y destrozan los ojos de sus adversarios. Vanidad tumba a uno y aplasta su cráneo a puñetazos al mismo tiempo que se le dibuja una macabra sonrisa. Otro jinete agarra a otro enemigo por la cabeza y grita con tal fuerza que la hace estallar. No estamos luchando por nuestras vidas o a contra de nuestra voluntad, estamos disfrutando de la masacre. Despedazamos y aplastamos a la vez que pensamos formas más creativas de matarlos.

Nos vamos abriendo paso hasta llegar a otra sala más pequeña, en la que hay un corazón negro latiendo que mide más que cualquiera de nosotros, colgando del techo. Vanidad le quita de la mano a Locura la piedra azul y, de un puñetazo, la introduce dentro del órgano.

-Vigilante: ¡¡NOOOOOOOOOOOO!!

De poco le sirve gritar o suplicar, ya está hecho. El corazón despide sangre por todos lados. Mancha las paredes, nos mancha a nosotros. Los Vigilantes se pudren y reducen a cenizas con alaridos de sufrimiento. Sólo queda un espectro oscuro, decrépito y con algunas de las heridas que les habíamos infligido a los otros. Se arrastra temblando por el suelo, dejando un rastro de sangre. Intenta escapar, pero enseguida le alcanzamos con apenas unos pasos. Me adelanto, con katana en mano, le detengo y pongo su cabeza mirándome.

-Vigilante: Nooo... habéis destrozado mi cuerpo mil veces... algunos de vosotros ha llevado mi mente a distintos niveles del infierno... no más, ya he pagado... perdonadme...

-Yo: ¿Qué sientes ahora?

Agarro con fuerza el arma y apunto a su cara.

-Vigilante: Miedo... y mucho dolor.

-Yo: Qué apropiado.

Introduzco el filo de mi espada en la parte inferior de su cara y empiezo a cortar para abrirle una "boca".

-Vigilante: ¡Basta, fui creado así por ellos, no tenía otra forma de actuar! ¡DETENTE, ME NECESITÁIS VIVO! ¡¡SÉ COSAS!!

-Yo: Lo sabemos.

Retiro la espada. Uso ambas manos para coger la cabeza del Vigilante y empiezo a tirar para abrir el nuevo orificio. Los gritos del espectro negro se van haciendo más intensos a medida que progreso. De pronto, un fuego fatuo sale del agujero. Ya ha terminado. No más gritos, no más movimientos de resistencia. El silencio ahora gobierna el panteón. Alzo mi mano y aparece en ella una piedra preciosa en la que se aloja el fuego. Dejo el cuerpo inerte y me levanto.

-Vanidad: Ya hemos terminado aquí, andando.
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos


Gallo
Cantidad de envíos : 2771
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 22
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Lun Mayo 18 2015, 17:37

Aparezco frente a mi casa.

-Yo(poniendo la palma de la mano boca arriba):Sasu

Una flecha energética aparece sobre la palma.

-Yo:Dime donde está Nito.

La flecha empieza a girar.Termina formando una palabra:Kyoto.Creo un portal que me comunica con la ciudad.Lo primero que veo al atravesar el portal es destrucción por doquier.

-Yo:Se ve que en sector estado japonés no han tenido tanto éxito los equipos.

Miro a mi alrededor.

-Yo:Vamos,vamos...¿Dónde est-?

De repente,veo como mi mano derecha sale volando frente a mi,cercenada de mi brazo.

-Yo:¡¡AAAAAAAAAAAGH!!

Me giro y allí veo a Nito.

Spoiler:
 

-Yo:Ahí estabas,Nito...

Mi mano empieza a regenerarse.

-Nito:Un adepto del Caos...Serás una buena pieza para mi colección.

-Yo:Eso ya lo veremos.

Nito grita.Noto como el suelo tiembla a mis pies.Me aparto con el momento justo para esquivar una lanzada que de otro modo me habría empalado.Unas llamas me envuelven.Las extingo y salgo corriendo a por Nito.

-Yo:Casillo de las Ilusiones Rotas.

Una cúpula nos envuelve.Todo es oscuridad...para él.Empiezo a generar una habitación totalmente blanca.Tras esto,aparezco frente a Nito.Acomete de nuevo con su espada,solo que esta vez choca con un muro invisible.

-Yo:Vaya.Comprendo que para los humanos seas una amenaza.Además,tu aspecto da canguelillo...pero que decepción.

Arranco una de sus calaveras y aparezco sobre su espalda.

-Yo(haciendo que el cráneo mueva la mandíbula):"Serás una buena pieza para mi colección".

Río secamente.Veo como uno de los esqueletos se desprende e intenta huír.

-Yo:¡¿ADONDE CREES QUE VAS?!

Una mano energética lo atrapa y tritura.

-Yo:¿Te lo pasas bien matando a humanos,Nito?¿Crees que eso te hace "El Guardián del Cementerio"?

Derrito la calavera que tengo el la mano.

-Yo:Vas a pagar por cada vida que has segado.Sobre todo por la de mis padres.

Se gira e intenta atraparme.

-Yo:¡¡Al suelo,perro!!

Unas cadenas lo atrapan y tiran al suelo.Me acerco al demonio.

-Yo:Vamos a ver que opinan ahora esas pobres almas de su oh,poderoso Dios.

Proyecto una ilusión que hace creer a Nito que de cada esqueleto surge un alma.

-Yo:Supongo que tras la muerte algo habrán aprendido.

-Nito:¡YO SOY VUESTRO DIOS!¡SOY VUESTRO DIOS!

Chasqueo los dedos y las ilusiones desaparecen.Me pongo a la altura de la cabeza de Nito.

-Yo:Ahora yo soy tu Dios.Ladra a las estrellas,porque nunca podrás liberarte de mi yugo.

Materializo mi bô y le golpeo con rabia hasta que el arma se rompe entre mis manos.Tras esto,voy arrancando esqueletos hasta que solo queda el que está unido a la cabeza central de mi presa.

-Nito:¡¿C-?!

-Yo:¡¡CIERRA LA PUTA BOCA!!

Hago que su cuerpo vaya tomando un aspecto...más vivo.Los nervios,vasos sanguíneos,músculos y demás van cubriendo poco a poco sus viejos huesos.

-Yo:Me has dejado solo.Y no solo a mi.A miles de personas.

Cae al suelo y se arrastra a mis pies.

-Nito:¡Haré lo que quieras,pero no me mates!

-Yo:No.No voy a matarte...

Le doy una patada en la boca.Literalmente.

-Yo:¡¡Voy a hacerte desaparecer de la existencia!!

Le hago levitar a la altura de mis ojos.Cubro mi mano derecha con energía y le atravieso a la vez que hago que su percepción del tiempo se ralentice.

-Yo:No vas a entender esto.Pero cada segundo que sufras en el tiempo real será 1000 veces más largo para tu percepción.

Hago que su cuerpo arda,sea atravesado por esquirlas heladas y desmembrado.Tras esto puedo ver su alma.El olor a carne quemada inunda el aire.La sangre me empieza a arder.Empiezo a reír sin parar.[No olvidéis que,a fin de cuenta,soy un demonio.En estos momentos se notaría.]

-Nito:No más...No más...Todo este tiempo...

-Yo:¡¡DESAPARECE,ESCORIA!!

Literalmente,empiezo a despellejar el alma.Capas y capas de su ser empiezan a desaparecer entre gritos de agonía.

-Yo:¡¡NADIE MÁS SUFRIRÁ POR TU CULPA,ENGENDRO HIJO DE PUTA!!

Para terminar,un fogonazo hace desaparecer su existencia.Deshago el Castillo y me siento en el suelo.

-Yo:Ahora podéis descansar en paz.

Me tumbo en el suelo.Necesito descansar la vista unos segundos.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis


Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 21

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Lun Mayo 18 2015, 19:31

- Apolo: ¡Escuchad todos! Ha llegado la hora de la verdad. Se va a evacuar la Tierra. Aún no sabemos exactamente cómo ni a donde, porque en el mensaje que he recibido no venía descrito nada más.

- Apolo: Por otro lado... Nuestra inteligencia indica que es posible que hayan descubierto nuestra posición. Las otras unidades de inklings estacionadas en la Tierra están de camino, así que puede que contemos con ese as en la manga. Sin embargo, en caso de ataque, no podremos contener a nuestros enemigos aquí. Nos superan en número.

- Apolo: La única opción que tenemos es salir pitando de aquí y cruzar los dedos por que no nos pillen por el camino. Con un poco de suerte, llegaremos todos a la base de nuestro bando, y allí podrán ayudarnos e informarnos.

Los únicos vehículos que parecen seguir en funcionamiento son los Jeep encapsulados que llevaban los chicos a los que rescatamos recientemente. Deberían ser suficientes para poder sacarnos a todos de donde estamos.

- Apolo: Una cosa más.

Apolo saca unos cuantos auriculares con micrófono, junto a unos Walkie Talkie.

- Apolo: Vamos a necesitar esto. Poneos uno cada uno. De ésta manera podremos mantenernos en contacto si nos separamos. Es crucial que estemos bien comunicados, ¿de acuerdo?

Todos asentimos y nos ponemos los auriculares. Paso seguido, comenzamos a subirnos a los Jeep. Zeopos, Apolo, Pixel y yo vamos subidos en el mismo vehículo. Apolo va al volante. Detrás de nosotros, vemos varios Jeep más, que llevan a los demás Inklings del campamento.

Apolo pisa a fondo. Rápidamente dejamos atrás nuestra pequeña base, el único lugar en el que nos podíamos sentir más o menos a salvo. Comenzamos a conducir por una carretera totalmente vacía, sintiendo una fuerte brisa que nos da en la cara por la velocidad a la que vamos. Conducimos durante unos minutos en aparente tranquilidad, formando una especie de convoy junto a los otros vehículos. Sin embargo, al llegar a un cruce, nos topamos con una especie de camión, que lleva en la parte trasera unas criaturas con apariencia humanoide.


- Apolo: ¡Lo sabía!

Apolo da un volantazo, lo que nos permite ponernos en un lugar que nos permite apuntar mejor, pero a la vez hace que el convoy se separe en distintas direcciones. Los seres del camión abren fuego sobre nosotros, y en retorno hacemos lo mismo. O al menos yo lo intento. Hasta ahora, me había topado con varios bichos, pero nadie había intentado matarme a disparos. Siento como varias balas pasan cerca de nosotros. Intento recordar mi entrenamiento, concentrándome lo mejor que puedo en lo que hago, y apunto mi Enlazadora a las ruedas del camión. Disparo unos cuantos proyectiles, y a los pocos segundos el camión vuelca, lanzando por los aires a los seres que tenía en su parte trasera.

- Pixel: ¡Buen tiro!

Pero esto no ha hecho más que empezar. Rápidamente se acercan por detrás de nosotros dos camiones más, y a lo lejos divisamos lo que queda de un puente, que parece haber sido destruido recientemente. Entre los tres que podemos disparar, logramos deshacernos de los dos camiones restantes, pero al llegar al puente, vemos que al final de éste hay varios vehículos tapando la salida. Coches y camiones están agolpados a lo largo de todo el puente, que parece que se vaya a derrumbar en cualquier momento. Salimos los cuatro del Jeep, sintiendo como el puente vibra cada vez más.

- Apolo: ¡El puente no va aguantar, moveos!

- Pixel: ¡Está a punto de caerse, salid de ahí!

La parte del puente por la que hemos venido se derrumba completamente, llevándose nuestro Jeep consigo. Estamos atrapados. La única salida es a través del otro lado del puente, pero tenemos fuego enemigo viniendo de todas direcciones. Zeopos pide ayuda a través de su dispositivo.

- Zeopos: ¡Base Inkling, aquí la unidad Z-3-0-P-0-5! ¡Estamos recibiendo fuego intenso en la posición 244352! ¡Necesitamos ayuda YA!

- Base inkling: Recibido. Helicópteros de combate y transporte en camino. Tiempo estimado para la llegada: 3 minutos.

- Apolo: ¡ZEOPOS! ¿Qué han dicho?

- Zeopos: ¡TRES MINUTOS!

Zeopos hace un tres con los dedos de su mano para que quede más claro, pues apenas se puede oír nada con tantos disparos. Nos escondemos detrás de los restos de vehículos, sin poder asomarnos. Estamos completamente inmovilizados. Tenemos cerca de nosotros un camión cisterna, que está siendo alcanzado repetidamente por proyectiles enemigos.

- Pixel: ¡El camión va a reventar, mov-...!

Antes de que pueda terminar, el camión explota, lanzándome al suelo. Estoy confuso, los oídos me pitan. Puedo distinguir a Pixel acercándose a mí.

- Pixel: ¿Est... bien... eptune?

Estoy expuesto, así que me coge y me arrastra hasta una zona algo más segura, dentro de lo que cabe. Acto seguido saca su rifle y veo que abre fuego hacia lo que tiene delante de él. Dispara durante unos segundos, pero cuando va a cambiar de dirección, su rostro refleja un profundo terror, y es alcanzado por una bala en la cabeza. Apenas tengo fuerzas para gritar. Pixel cae al suelo, inerte.

Miro a mi izquierda. Apolo está tirado en el suelo a unos 4 metros de mí, ensangrentado, pero aún vivo. Ha sido alcanzado por fragmentos provenientes de la explosión, e intenta cubrirse detrás de un coche. Dirijo la vista de nuevo al frente, y lo que veo hace que sienta como si se me hubiese detenido el corazón. Es él, Octagon. La persona a la que más hemos temido, está aquí para acabar personalmente con nosotros. Se acerca caminando, acompañado de dos guardaespaldas. Llega hasta Zeopos, que también está tirado en el suelo, mirando hacia donde estoy yo. No sabe quién está detrás suya. Pero antes de que pueda averiguarlo, Octagon apunta su revólver y ejecuta a Zeopos. No puede estar pasando, esto no es real... no es real...


Mis pensamientos son interrumpidos por una serie de explosiones. Un helicóptero está abriendo fuego sobre los camiones que hay al final del puente. Octagon y sus guardaespaldas se dan la vuelta, y les ordena que abran fuego sobre el helicóptero. Están distraídos.

Me giro una vez más hacia Apolo. El dolor se refleja en su rostro. Veo que saca de su pistolera su Enforcer, y con un último esfuerzo, la desliza por el suelo hasta mí. Inmediatamente después, Apolo se derrumba por completo.


Spoiler:
 

Sólo tengo una oportunidad. Tengo que hacerlo. Las manos me tiemblan, pero logro apuntar a Octagon. Tras tres rápidos disparos consecutivos, Octagon y sus hombres caen al suelo. Dejo caer la pistola. Se acabó.

Unos segundos después, puedo oír las aspas de un helicóptero. Veo que delante de mí empiezan a caer unas cuerdas, de las que bajan una serie de inklings: La ayuda ha llegado. Un inkling con una cruz roja en su casco se acerca hacia mí.


- Inkling: ¡Te vas a poner bien, amigo mío!

- Inkling: ¡Bajad la camilla, necesita atención médica de inmediato!

Siento que me agarran de los brazos y las piernas y me ponen encima de una camilla. Miro hacia Apolo una última vez. Un inkling se acerca a él, se pone de rodillas y trata de reanimarlo mediante un masaje cardiopulmonar reiteradas veces, pero no sirve de nada. Frustrado, el inkling empieza a darle golpes en el pecho, pero de nuevo sin ningún efecto.

Mi camilla empieza a subir hacia el helicóptero, hasta que sucumbo a mis heridas y quedo inconsciente.


..............................................................
..............................................................
..............................................................
..............................................................

- Voz 1: Confiar en un humano… ¿En qué estábamos pensando?

- Voz 2: No son más que basura.

- Voz 3: Tendría que haberme deshecho de él cuando aún podía.

Alzo la cabeza, y veo delante de mí a Apolo, Pixel y Zeopos. Tienen la mirada clavada en mí. No puedo moverme.

- Apolo: ¿Qué clase de nombre es Neptune, eh? A estas alturas todos saben quién eres.

- Pixel: Y lo que nos hiciste.

- Zeopos: Nos dejaste morir.

- Yo: No… Eso no es verdad.

- Apolo: Claro que lo es. ¿Por qué me molesté en entrenarte si al final íbamos a acabar todos así? Tú nos mataste. No habría pasado nada de esto si tú no hubieses estado de por medio.

- Yo: ¡No!

- Pixel: Y ahora, je je je… Tienes que cargar con nuestras muertes el resto de tu vida. ¿Qué te parece, eh? Tú nos mataste.

- Yo: ¡Dejadme! ¡No es verdad! ¡No podía hacer nada!

Zeopos se acerca a mí y se pone en cuclillas.

- Zeopos: Esa bala en la cabeza te la tendrían que haber metido a ti, no a mí.

Pone un dedo en mi sien, y hace con la boca un sonido imitando un disparo. Seguidamente me da una patada.

- Zeopos: Tú nos dejaste morir, Neptune. ¿O debería decir… Ángel?

- Yo: ¡Tú no sabes mi nombre real! ¡Ninguno lo sabéis!

Los tres me señalan con el dedo índice.

- Los tres: ¡Tú nos mataste! ¡TÚ NOS MATASTE! ¡ES CULPA TUYA!

- Yo: ¡NO! ¡DEJADME EN PAZ!

- Los tres: ¡TÚ NOS MATASTE! ¡TÚ NOS MATASTE! ¡TÚ NOS MATASTE!

- Yo: ¡NO OS MATÉ! ¡DEJADME EN PAZ DE UNA VEZ!

Las voces se hacen cada vez más abrumadoras y ensordecedoras.

- Yo: ¡YO NO PODÍA HACER NADA! ¡DEJADME EN PAZ! ¡DEJADME EN PAZ!

---------------------------------------------

Me despierto con un grito, intentando incorporarme, pero inmediatamente siento que me vuelven a tumbar.

- ????:
¡Cálmate!

Poco a poco vuelvo a la realidad. Me duele todo el cuerpo, como si me hubiesen pisoteado. Estoy en una camilla, cubierto de vendas. Al parecer fui alcanzado por la metralla de la explosión. Alzo la vista, y a mi izquierda está el inkling que me rescató.


- Inkling: No esperaba que fueses a despertar de esta manera.

- Yo: ¿Qué…? ¿Cuánto… cuánto tiempo he estado inconsciente?

- Inkling: Unas horas. Pero por ahora ya estás a salvo. Estás en la base Inkling de la Tierra, pero estamos haciendo los últimos preparativos para largarnos de aquí cuanto antes.

- Yo: ¿Q-Qué vamos a hacer?

- Inkling: No lo sé. Tenemos que ir a la base de nuestro bando. Esperemos que allí tengan una solución.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...


Perro
Cantidad de envíos : 476
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Dos Bandos   Dom Mayo 24 2015, 00:37

Estoy con Locura en una gran sala redonda, repleta de paneles e imágenes holográficos flotando, que a su vez están llenos de información. En el centro del cuarto está la piedra en la que había encerrado el alma del Vigilante, desde donde provenían las proyecciones.

-Yo: ¿Es todo?

-Locura: Sí.

Se acerca a mí tras terminar de revisar. Nos miramos. No tengo la máscara puesta y la capucha de la gabardina está echada para atrás. Mi cabeza está al descubierto. Ahora mi piel es naranja, pelo rojo y ojos enteramente verdes. Ella también muestra su rostro. Piel blanca pálida, labios rojos, cabello rubio y ojos completamente rosas. Me coge de la mano.

-Locura: A ver si terminamos ya de una buena vez... y pasamos algo de tiempo juntos, Franky.

-Yo: Jum, ¿no me vas a llamar por mi nombre?

-Locura: Me gusta más ese.

Acercamos nuestras caras.

-Yo: ¿Tengo que buscarte un mote, Lidia?

Nos besamos. El Vigilante se empeñaba en que asimiláramos nuestros nombres de jinete hasta tal punto que olvidáramos los nuestros propios. Pero ya no había nada que temer de él.

-Lidia: Eso podemos "discutirlo" ahora... si quieres.

????: ¡EJEM!

Los dos nos sobresaltamos y miramos a la puerta. Hago que desaparezcan los hologramas para ver mejor a Vanidad, que acababa de entrar. Había sido un tonto al pensar que con el final del Vigilante se habrían acabado aquella clase de interrupciones.

-Vanidad: Imagino que ya habréis terminado.

Suspiro.

-Yo: Sí.

-Vanidad: Bueno, ¿qué tenemos?

-Lidia: El Vigilante tenía razón, fue creado tal y como era por el Sello. También sabemos que guardan un enorme ejército y recursos en el mundo de los nephilims que podrían habernos enviado para la causa.

-Vanidad: ¿Y por qué no lo han hecho?

-Yo: Eso ya no lo hemos encontrado. Le borrarían esa parte o ni estaba de antes.

-Vanidad: Muy bien. Iremos iremos a su planeta a preguntárselo personalmente.

Nos sorprendemos con esa propuesta.

-Vanidad: Habiéndonos hecho esto, no creo que nos digan sus intenciones a través de esas esferitas a las buenas. Y con toda esta mierda de la magia, no me puedo creer que no haya alguna manera de llegar hasta allí, ¿no pensáis lo mismo?

-Lidia: Bueno... a mí desde luego ya me cuesta diferenciar entre lo descabellado y lo que no. Pero paremos de momento. ¿No acabamos de quitarnos de encima al Vigilante?, deberíamos descansar un poco, sobretodo nosotros dos, que nos has tenido aquí metidos hurgando en la cabeza de este fantasma desde que llegamos.

-Vanidad: ¿Cuánto creéis que va a pasar antes que los instructores empiecen a notar que no está su querido Vigilante para susurrarles cosas al oído? A saber lo que pueden tener para nosotros si ven que nos rebelamos.

-Yo: No creo que ellos-.

-Vanidad: ¡Pues yo sí lo creo, ¿vale?! Y no sólo yo, si no también los que no viven en vuestro mundo de fantasía de enamorados. Además, si actuamos rápido, a lo mejor traemos cosas que nos ayuden a terminar esta puta guerra lo antes posible. ¿Le veis sentido ahora?

-Lidia: No sé... lo veo muy precipitado. Nunca planeamos lo que vendría después de lo del Vigilante.

-Yo: ... Estoy con él.

La joven me mira sorprendida.

-Yo: Quiero terminar esta guerra ya. Aunque no todo vuelva a ser como antes...

Nada volvería a ser como antes. Nadie dice nada por unos largos segundos.

-Lidia: Muy bien, aunque ya esté decidido, ¿cómo vamos al mundo de los nephilims?

-Vulgrim: Quizás el viejo Vulgrim pueda arrojar algo de luz sobre este asunto.

Entra por la puerta el demonio comerciante tras, aparentemente, tener mucho rato pegada la oreja.

-Vanidad: ¡Demonio de los co-!.

-Vulgrim: ¡Tranquilizaos, por favor! Estoy de vuestro lado. Al oír vuestra charla al pasar por aquí, mi alma caritativa me empujó a entrar para ofreceros mi ayuda.

-Vanidad: A cambio de algo.

-Vulgrim: Muy perspicaz como siempre, jinete. Supongo que estaréis familiarizados con los Agujeros de Serpiente, ya que es lo que usaba el Vigilante para transportaros a donde le venía en gana. Es un arte que podríais manejar vosotros mismos con algo de práctica, pero tengo entendido que no tenéis mucho tiempo.

-Yo ¿Nos llevarás?

-Vulgrim: Oh, esperaba impaciente a que me lo pidierais, amo Dolor.

-Lidia: Di un precio.

-Vulgrim: Directo al grano como siempre, je je. Como es de costumbre, quiero una buena cantidad de almas, pero hay otra condición; protección.

-Yo: ¿Protección?, ¿de qué exactamente?

-Vulgrim: Veréis, los nephilims de Nede, su mundo capital y al que supongo que queréis ir, le tienen bastante rencor a los demonios. El suficiente como para yo correr peligro allí.

-Vanidad: Por algo será.

-Vulgrim: Bueno, son detalles irrelevantes... eh... miles de años de esclavitud y minucias semejantes que dejaron de tener importancia hace eones. El Sello os lo contaría mejor, y, si así llega a ser, os ruego que no olvidéis nuestra tan valorada amistad.

-Yo: Muy bien, hagámoslo.

-Vulgrim: Como deseéis. Preparad lo que necesitéis, os llevaré en cuanto terminéis.

No tardamos en reunir a los demás jinetes y en transportarnos al espacio oscuro compuesto por vacío y caminos de piedra que aparecen y desaparecen a nuestro paso acelerado. El siguiente lugar al que vamos a parar tras salir de la dimensión es el mundo nephilim Nede. Siendo más concreto, en frente del palacio donde suponemos que reside el Sello del Equilibrio.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Dos Bandos   Hoy a las 14:21

Volver arriba Ir abajo
 
Dos Bandos
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Fernando Berlín. Héroes de los dos bandos
» ¿Cuál es la estética que más te gusta de los dos bandos del rey león?
» Entre dos bandos -Laura Nuño

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
~Welcome To Las Noches~ :: Hueco Mundo, "Las Noches" :: Rol-
Cambiar a: