Foro de Bleach~
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Digital World

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Sep 04 2016, 20:34

T: A vé zi lo he entendio bien, ¿yo tengo que combatí mientras te queas detrá de mi culo?
K: Cuantas veces voy a tener que explicartelo, no, se supone que yo elaboro una estrategia y tu la sigues para atacar
T: Po a mi no me guta, yo quero atacá cuando yo quera
K: Pero si no tenemos otra elección
T: Aemás, ¡¿qué estratejia ni que ocho cuartos?! Zi tu la única estratejia que conozes e zalir por patas cada vez que ze pone la coza mal

*Kyo pone cara de que le han pillado con las manos en la masa, coge a tentomon y lo aparta un poco del grupo*

K: Oye, tientamon-habla en tono muy bajo- ahora estamos en un grupo bastante numeroso, ¿verdad?
T: Zí, azí e-le responde en voz baja también-
K: Y, todos esos son digimons de los cuales algunos ya hemos visto como entran en acción, ¿verdad?
T: Zí, ¿aonde quieres i a pará?
K: ¿Qué te parece si no destacamos demasiado y dejamos a los demás que ataquen por nosotros? Así no nos meteremos en líos ni saldremos magullados
T: Tu lo que ere e un cabrón, mi arma
K: Oh venga, ¿de verdad quieres arriesgarte tontamente en algo que no has elegido tú mismo? Ah, si ya lo sabía yo, mi vida es una mierda, todo el mundo le da igual si muero o si no
*tentomon se siente un poco mal*
T: N-no, no paza na
Yo te potegeré
K: Pero aun somos unos debiluchos, si ya lo dijo el viejo aquel. Además, tu evolución de babosa no valía un pimiento
T: Pero killo, iremo entrenaos cuando paze un tiempo, ya lo verá mushasho
K: ¿eso crees? Gracias Tientamon, tus palbras me dan ánimo
T: Buahh, ¿como que baboza y que no vale un pimiento? Yo zoy mu fuerte, no zi vera tu
K: Pero hombre, no te deprimas tu ahora
Aun así, de momento dejemos que lo demás vayan defendiendose y luego ya si eso nosotros ya veremos lo que hacemos, ¿vale?
T: Y dale, no y no, azí no amos a ningún lao. Yo tengo mi popio orgullo, y estoy orgullozo de ello, no vaz a convenzerme de no atacá
K: (Vaya-empezó a pensar consigo mismo mentalmente- me ha pillado, no ha colado decirlo ¿ahora? A no ser...)
Si no lo haces -empezó a hablarle a tentomon-te presentaré a mi tía y le contaré lo valiente que has sido
T:...
Penzandolo detenidamente quie quiere arriegarze tontamente cuando tenemo ezte hermozote cuerpo de élite que vijilan nuestas espardas

Y así el plan de este par pasaba por esconderse detrás de los demás como el más sucio jugador de balón prisionero en pleno partido.
Volver arriba Ir abajo
mixmac

avatar

Cantidad de envíos : 2
Fecha de inscripción : 05/09/2016
Localización : In the space

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Sep 05 2016, 00:59

Nombre: Miguel
Apodo: Mix
Sexo: Masculino
Edad: 15 años
Altura: 1'63
Aspecto: Pelo corto y negrizo.Ojos marrones. Ni delgado ni regordete digamos que neutro. Siempre viste un poco lugubre.
Color del Digivice: azul agua marino con un par de bandas morado.
Digimon: Kudamon
Apodo del Digimon: Ninguno

Y me cuelo :3
Volver arriba Ir abajo
Flash Sentry best pony
Iniciado
Iniciado
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 21
Localización : Con mi melocotonero

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Sep 18 2016, 18:30

Faltaba poco para que anocheciera cuando los chicos llegaron a Ciudad File. Los ánimos estaban por los suelos desde que bajaron del Trailmon y entrar en aquel lugar desconocido no ayuda en absoluto. Las calles de la ciudad estaban desiertas, con la excepción de algún que otro Digimon dando un pequeño paseo. Cuando pasaban cerca de alguno, este los miraba un segundo y seguía su camino, como si fuera lo más normal del mundo.

- Kyo: Parece que están acostumbrados a ver humanos.

- Salamon: Más bien parece que os confunden con Digimon.

- Aurelion: O al menos apestáis a tal.

- Franky: ¿Nos acabas de llamar apestados?

- Aurelion: Je, no os imagináis lo que me está costando respirar aquí atrás con el tufo a Digimon que echáis.

Aurelion y los chicos empezaron a discutir mientras seguía caminando por las calles de la ciudad. Aurelion parecía estar más animado que de costumbre. Después de curarle la herida con el dispositivo, había despertado con las energías completamente renovadas y no paraba de dar vueltas por ahí, mirándolo todo, o charlando con todo el mundo. Puede que no fuera mucho, pero verle tan animado ayudaba a levantar la moral. Xalcer, por su parte, seguía al grupo ligeramente rezagado. Le costaba admitirlo, pero estar en un grupo con tanta gente mayor que él le intimidaba un poco. No podía evitar sentirse un poco fuera de lugar.

No habrían andado un par de minutos cuando llegaron a una de las calles principales de la ciudad. Ante ellos, una gran multitud de Digimon diferentes paseaba alegremente bajo la luz de cientos de antorchas. Todas las paredes estaban decoradas con carteles o pequeños tapices que mostraban la silueta de cuatro Digimon: un tigre, una tortuga de dos cabezas, un dragón y una especie de pájaro. Decenas de puestos de dulces y de comida decoraban ambos lados de la calle, inundando el aire con un delicioso olor a caramelo y azúcar que hacía que Aurelion y Alf babearan con solo olerlo. Xalcer y los dos Digimon se acercaron emocionados a uno de los puestos.

- Dogmon: Vaya, vaya, hacía tiempo que no veía a alguien tan entusiasmado. Aquí tenéis, tres manzanas de caramelo del viejo Dogmon.

Le dieron las gracias y Xalcer le entregó los 15 bits que costaban. A simple vista parecían manzanas de caramelo normales y corriente, con la diferencia de que eran azules en vez de rojas. Alf y Aurelion las devoraron de un solo bocado sin pensárselo dos veces.

- Aurelion. ¡Sabe a ternera!

- Alf: ¡La mía sabe a vainilla!

- Dogmon: ¿No habíais probado antes una Zulzana?

- Aurelion: No, en el mundo de los humanos no hay de estas.

- Dogmon: ¿El mundo de los humanos?

El Digimon echó un vistazo a Xalcer y al resto de humanos del grupo, quienes les habían seguido.

- Dogmon: Je, ¿el mundo vuelve a estar tan mal como para que tengan que venir humanos?

- Alex: Pues aquí no parece que no haya ningún problema. Es más, parece bastante animado.

- Dogmon: Ciudad File es así. Pocos Digimon suelen pasar por aquí, por lo que solemos tener pocos problemas. Los turistas solo suelen venir para el Festival de las Cuatro Bestias y no vuelven hasta el siguiente año.

- Katya: ¿Entonces no sabéis nada de lo que puede estar ocurriendo en el Mundo Digital?

- Dogmon: Me temo que no. Es el precio de vivir en tranquilidad.

- Max: Me temo que seguimos como al principio. Gracias de todas formas.

- Dogmon: Que los de la ciudad no sepamos nada no quiere decir que el resto tampoco. Vienen muchos Digimon de fuera durante el Festival y aún quedan varios días hasta que termine. A lo mejor encontráis a alguien que sepa algo útil.

Los chicos se miraron entre ellos.

- Katya: Es una opción.

- Alex: Vamos a tener que pasar aquí la noche igualmente, así que...

- Aurelion: Además el Festival parece bastante animado. No estaría mal descansar y divertirnos un rato para variar.

- Max: Decidido entonces. ¿Por un casual sabrías de algún lugar donde podamos pasar la noche?

- Dogmon: Hmm... Si mal no recuerdo hay una posada en la plaza principal. Si tenéis suerte puede que aún queden habitaciones libres. Simplemente seguid todo recto y llegaréis a la plaza.

- Max: De acuerdo. Gracias por su ayuda.

- Dogmon: No hay de qué. Y buena suerte.

Los chicos siguieron las indicaciones del Digimon y consiguieron llegar a la plaza. La posada era bastante evidente, ya que era el único edificio que no estaba oculto tras varios de los puestos. Un cartel de madera sobre la puerta mostraba el nombre de la posada, "El Unimon Volador".
Volver arriba Ir abajo
mixmac

avatar

Cantidad de envíos : 2
Fecha de inscripción : 05/09/2016
Localización : In the space

MensajeTema: Re: Digital World   Miér Sep 28 2016, 00:07

Suena un estridente sonido de locomotora desapareciendo a la distancia.

Me desperté en mitad de un bosque después de haber estado inconsciente las últimas horas, aun así mi despertar no fue todo lo agradable que uno quisiera ya que ¡Lo primero que vi fue a mi compañero a escasos centímetros de mi cara!

-He pero que haces tan cerca de mi cara dice mix mientras se medió enfada.

-Pues comprobado que sigues vivo cabeza hueca.

Después de discutir una par de minutos por tonterías mix se da cuenta que no reconoce el lugar.

-Olle Kudamon dónde estamos? , no recuerdo nada.

-Mmm, la verdad es que estamos en el bosque de las afueras de  la ciudad File, es una ciudad muy chica pero acogedora.
A por cierto estas en el mundo digital.

-QUEE!!!  Podrías decirme porque hemos tenido que venir aquí! Yo no puedo estar aquí, tengo que volver al mundo real, no puedo dejarla sola.

mix se pone a llorar por la desesperación de la situación.

-Lo sé, pero si nos han traído es por una razón de peso, mira tranquilízate y vamos a la ciudad File a ver si podemos averiguar algo.

-Ok lo que tú digas.

Se ponen a caminar mientras kudamon se sube al hombro de mix y él se termina de quitar las lágrimas de la cara.
Durante el trayecto a la ciudad File kudamon pone al tanto de lo ocurrido con el Trailmon y el supuesto objetivo designado.

Al poco tiempo de llegar a la ciudad File se dan cuenta que hay un festival en pleno auge.
Aun que seguían preocupado por el tema de estar en el mundo digital un poco perdidos el ambiente del festival hizo que se tranquilizaran un poco viendo las luces y la decoración del evento.

-kyaaa esto es el paraíso, podemos dar una vuelta mix, porfa podemos?

-Claro por qué no ya que estamos podemos preguntar a la gente.

Se iban parando en cada puesto para ver las curiosidades del festival, y preguntado si saben algo sobre lo que está pasando en el mundo digital y el modo de volver al mundo real, pero todos siempre le responden con similitudes “No he salido de ciudad File y no sé nada relacionado con el mundo humano, con respecto a lo que está pasando ve al posada a lo mejor los digimon que se hospedan por el festival sepan algo”.

Al final de la ciudad después de haber visitado hasta el último puesto y de comprarle todas las golosinas que quería a kudamon y dejarse 30 bits en dulces, deciden volver al posada, por el camino se ponen a discutir otra vez sobre chorradas.

-Olle no te he dicho mil veces que dejes de esconderte detrás de mí cada vez que hablamos con alguien? Y es más si quieres que te compre algo pídelo tú no me lo susurres al odio para que te lo pida yo.

Al darse cuenta mix que estaban delante del posada dejo de regañar a kudamon por ser tan tímido y decidió entrar a ver que le deparaba.

Al entrar se hizo un silencio sepulcral , todos se giraron al ver a un humano entrar al posada, sabían que en otras épocas habían llegado más humanos al mundo digital pero de los presentes ninguno había visto un humano y menos tenido contacto con alguno.

-heeee hola.

Dijo mix mientras se quedaba en blanco delante de tantos digimon mirándole fijamente, también se dio cuenta de cómo kudamon se escondió otra vez mas detrás de él.

-Suspiro, solo buscaba un lugar donde hospedarme por un par de días.

Le temblaba el ojo mientras esperaba alguna respuesta positiva de parte de los presentes.

De repente sale de la nada Digitamamon.

Spoiler:
 

-Hola yo soy el dueño del posada que quiere un humano de mi humilde posada.

-Solo quería poder hospedarme con mi compañero digimon un par de días, mientras consigo saber qué hacer.

-Espera has dicho compañero digimon?, pero si no veo ningún digimon a tu lado.

-Olle kudamon me vendría bien un poco de ayuda, no estaría mal que asomaras  la cabeza decía mix susurrando mientras ponía cara de buena gente.

-Mmm, ho o o lll aa.

Y así saludo kudamon a Digitamamon. Mientras mix se llevaba las manos a la cara.

-Oh no sabía que de verdad aun siguieran existiendo los digimon con compañeros humanos, vengan pasen por aquí les registrare en el posada y les daré la llave.

Todos se acercan a la consigna de la posada para que Digitamamon les registre, mix suelta un suspiro de alivio mientras se percata que el resto de digimon habían dejado de vigilarlos y volvieron a sus cosas.

-¿Olle Digitamamon no sabrás por casualidad como salir del mundo digital?

-No la verdad es que no tengo la menor idea de cómo habéis llegado ni como podéis salir de él.

-¿Y algo sobre sucesos extraños en el mundo digital?

-Tal vez, ¿pero que gano yo a cambio?

-¿Que tal los bits por hospedarnos?

-Está bien, pero os añadiré un plus por la información.

-Serás grrrrrrr hoaed….

No fue capaz de terminar la frase por que kudamon se enrollo en su cara para evitar que pudiera seguir hablando.
-¿Habéis terminado de hacer tonterías?, bien la habitación con la información serán 70 bits.

Cuando Digitamamon ve que mix le está pagando los 70 bits con cara de pocos amigos empieza a hablar.

-He escuchado de algunos clientes que al norte está siendo controlado por Doumon.

Spoiler:
 

Por otro lado también sé que hay mucho digimon que están desapareciendo pero la verdad me trae sin cuidado ya que los que están desapareciendo son en su mayor medida digimon agresivos.
También he escuchado que hay más humanos por la zona me resulta raro que no te hayas encontrado con ellos.

En eso que se escucha la puerta abrir y un gran alboroto.
Mix se queda con la boca abierta que casi le llega al suelo al ver a todos los chicos que entran en el posada y aún más cuando ve a xalcer entrar con ellos, para variar Kudamon se vuelva  ocultar otra vez más.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 494
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Oct 06 2016, 20:34

Los Niños Elegidos se encontraron con un nuevo Tamer y su compañero Digimon al entrar en una posada para descansar. Estos eran Mix y Kudamon, quienes también habían llegado al Mundo Digital mediante un Trailmon. También resultó que Mix y Xalcer ya se conocían de antes. Una vez que se pusieron al día y pagaron por el alojamiento, descansaron hasta la mañana siguiente, que fue cuando Digitamamon los despertó para que abandonaran el lugar, ya que sólo habían pagado por una noche.

Los Tamers se sentían nuevamente perdidos buscando una amenaza que ni parecía existir ni que realmente deseaban que lo hiciera. Tuvieron que recurrir a preguntar a los habitantes y visitantes, lo que les llevó a recorrer gran parte de la ciudad y así conocer más cosas de aquel extraño mundo. Como, por ejemplo, que la carne que comen los Digimon crece de la tierra en granjas y cultivos como si de hortalizas se trataran. Así como manzanas que tienen el sabor de distintos productos alimenticios, como las Zulzanas que pudieron comer el día anterior. También conocieron a una gran variedad de personalidades entre los Digimon, desde bebés que juguetean por las calles hasta ancianos que simplemente dan su paseo tranquilos, pasando por los típicos macarrillas que uno se podría encontrar. Todo esto los acabó llevando a Jijimon, el Digimon más viejo y el alcalde de Ciudad File.

Jijimon:
 

Para su desgracia, el Digimon anciano también era otro ignorante del peligro que acechaba al mundo. Pero sí les pudo dar información útil. Les contó que al Noreste de la ciudad se halla la Mansión Greylord, donde reside el Conde Vamdemon, un Digimon que investiga acontecimientos paranormales. Esto al menos era mejor que nada. Y con eso en mente, los niños y sus Digimon se hicieron con las provisiones convenientes, de entre ellas mochilas para llevar la comida que habían comprado usando su presupuesto actual, y salieron de Ciudad File por el puente del Este.

Atravesando una jungla tropical y sorteando varios obstáculos como Digimon salvajes, logran acercarse a la inhóspita tierra de Overdell. La noche ya estaba al acecho.

-Alf: Mmh, empiezo a tener hambre- se queja el Digmon-. ¡Franky, dame algo de comer!

-Franky: ¿Quieres champiñones?- pregunta el muchacho a la vez que saca una pequeña bolsa llena del contenido mencionado. Otra de las cosas que habían escuchado en la ciudad era de la existencia de champiñones comestibles que están regados por todas partes. Comida que Franky no quería desperdiciar para ahorrarse Bits.

-Alf: ¡No! Llevamos todo el día comiendo champiñones. ¡No puedes alimentarme a base de champiñones!

-Franky: No tengo otra cosa.

-Alf: ¿No compramos carne de aquella granja?

-Franky: Te la comiste antes de salir, ¿no te acuerdas?

-Alf: Oh... Bueno, pero compraste muy poca, ¡tacaño!

-Franky: El trozo más pequeño de carne vale 50 bits. Teniendo champiñones a mano, prefiero guardar el dinero para una emergencia.

-Alf: Para mí sigues hablando como un tacaño.

-Franky: Di lo que quieras.

-Max: ¡Cuidado!- grita el joven para alertar a sus compañeros de viaje, los cuales estaban distraídos por la discusión.

Dos monstruos con forma de lagartos cuyos cuerpos están envueltos en llamas negras corren hacia los humanos de frente.

DarkLizarmon:
 

Franky a duras penas se libra del golpe de uno, pero el otro logra alcanzar a Alf y lo lanza al suelo. El Dorumon es socorrido por su compañero mientras que los dos reptiles flamígeros dan la vuelta para atacar nuevamente.

-Plotmon: ¡Alex, la carta!- aconseja el perro a su compañero.

-Alex: ¡Sí!

-Max: ¡Lopmon, por favor!

-Lopmon: Como digas- dice tranquilamente mientras se adelanta-.

Alex y Max sacan las cartas que Plogger les había entregado y las pasan por el lector de sus dispositivos. Los Digimon de estos brillan y cambian de forma a Turuiemon y Gatomon. Acto seguido, corren hacia los monstruos de fuego y cada uno golpea al que tienen en frente. Caen al suelo y parecen aturdidos.

-Katya: ¡Vámonos de aquí!- dice señalando a la salida de la jungla.

Aprovechan la oportunidad y corren para alejarse del peligro. Pero aún no estaban a salvo. Otros dos seres similares a los dos de antes se interponen en su camino a un muro de piedra por el cual se puede pasar por una reconocible entrada. El equipo de humanos y Digimon logra esquivarlos, ya que estos no tenían claro a por quién ir. Centrados en escapar, no se dan cuenta de que entran a un siniestro cementerio. Se detienen cuando se percatan de que habían pasado a la parte posterior al muro. Sus perseguidores están a punto de atravesar la entrada del cementerio. De repente, una figura flotante cubierta por una manta andrajosa aparece ante los Digimon de fuego y les chilla. Estos frenan, se dan la vuelta y corren despavoridos.

-Katya: ¡Bakemon!- grita con un ligero tono de temor.

El compañero de la chica elegida se pone delante con firmeza. -¡Le dejaré hecho un témpano como hice con los otros!

El fantasma se da la vuelta y mira a los nuevos intrusos.

-Bakemon: ... Bakke bakke.

Nadie sabe qué decir. Pasan unos cuantos segundos sin que nadie se mueva.

-Bakemon: ¿Bakke?- pronuncia mientras inclina levemente la cabeza.

-Mix: No parece que quiera atacarnos.

El Bakemon flota por encima de un camino de piedra que lleva a una mansión que está al fondo del cementerio. Se detiene, mira a los humanos y pronuncia un par de "Bakkes" más para luego continuar su camino.

-Aurelion: ¿Quiere que le sigamos?

-Franky: ¿No le entendéis?

-Alf: ¿Por qué íbamos a entenderle? ¿No hemos escuchado todos lo mismo?

-Franky: Ah, no sé. Pensaba que era idioma Digimon o algo así.

-Alf: Qué tontería- murmulla el Digimon-.

-Katya: No podemos confiar en los Bakemon- dice con tono serio-, en nuestro mundo estuvieron a punto de matarnos varias veces. Seguramente sea una trampa.

-Tientamon: ¡Vaia con la gachís! Ezo eh mu racita.

-Gatomon: ¿Dices que todos los Digimon que pertenezcan a una misma especie son iguales?- pregunta a la joven.

-Katya: Bueno, eso...

-Max: Echadle un vistazo a donde va.

Todos miran hacia una gran mansión de aspecto un tanto siniestro.

-Max: ¿No era aquí a donde teníamos que llegar? ¿Cómo la llamó Jijimon? ¿"Mansión Greylord"?

-Kyo: ¿Tenemos que entrar ahí?

Hay un silencio que sólo es interrumpido por el viento al pasar.

-Alex: No tenemos otro sitio al que ir.

-Katya: Sigo diciendo que es mala idea.

-Alf: ¡Ah, qué complicados son los humanos!- replica-. Ya voy yo delante.

Los demás se dejan llevar por la iniciativa del Dorumon y avanzan a su destino, a excepción de Katya y Gabumon, quienes se habían quedado quietos en el mismo sitio. Llegan a unos pocos metros de la puerta de la mansión. Bakemon mueve uno de sus brazos mientras repite "Bakke" de manera que quedara claro que deseaba que entraran. Katya y Gabumon se unen de nuevo al grupo.

-Alex: ¿Vienes con nosotros?

La muchacha asiente.

-Kyo: Allá vamos...

Los humanos se acercan a la puerta, pero todos se detienen al oír a los Digimon quejarse.

-Xalcer: ¿Qué pasa?

-Aurelion: No puedo moverme desde aquí- dice mientras trata de mover sus patas hacia delante sin éxito-.

Gatomon da unos pasos hacia atrás. -Parece que hay una fuerza que nos impide entrar.

El fantasma sigue pronunciando su misma y ya característica palabra como si con ella pudiera explicar la situación.

-Franky: ¿Estáis diciendo que vamos a tener que entrar ahí sin ninguno de vosotros? No podéis hablar en serio...

-Kudamon: Pero yo no quiero quedarme aquí afuera- mira con una cara triste a su compañero desde el mismo suelo al que había caído al tratar de traspasar aquella fuerza cuando estaba montado en el hombro de Mix-.

-Turuiemon: No podemos dejarles ir así.

-Gabumon: ¿Pero cómo pasamos?

-Tientamon: ¿Me decíz otra vez cuah eh e'problema?

El resto del grupo observa sorprendido al Digimon escarabajo pasando aquella línea invisible que ninguno de los otros Digimon conseguía superar.

-Kyo: ¡Ti-Tientamon! ¿Por qué eres el único que puede pasar?- dice con un claro tono nervioso.

-Tientamon: Zi ya deía yo que era mu speciah.

Kyo le coge de los hombros y empieza a sacudirle casi de manera histérica.

-¿Me estabas escuchando el otro día? ¡Esto era lo último que quería! ¡Finge o algo rápido!

-Creo que ya eh argo tarde pa ezo, ¿no lo cree tambié?- trata de decir el insecto mientras lo sacuden-.

-Max: ¿Podemos dejar de perder el tiempo? A este paso se hará tan oscuro que ni podremos ver la puerta. Tendremos que entrar nosotros solos de momento. Volveremos a por vosotros en cuanto sepamos algo más de lo que nos dijo ese anciano del tren o cómo dejaros entrar, ¿de acuerdo?

-Alf: Pff, otra no queda- los demás Digimon asienten sin poder evitar lucir preocupados-.

Max golpea la puerta, esperando así a que alguien les abriera. Pero resulta que en la acción anterior averiguan que la puerta ya estaba abierta. Entran a la mansión con Tientamon tomando la delantera para protegerlos de cualquier peligro. O al menos eso es lo que la mayoría del grupo tiene en mente. Nada más entrar, se encuentran el interior de la mansión iluminado por dos candelabros colocados en las barandillas de una gran escalera.

-Tientamon: ¡Eeooo! ¿Arguien en caza?

-Kyo: ¡No grites así! ¿Y si nos escuchan?

-Alex: Bueno, se supone que hemos venido a hablar con el dueño de la casa.

-Kyo: Ya, pero...

Todos los presentes echan una mirada a todas partes, sin poder visualizar ninguna forma de vida.

-Mix: Pues parece que nadie viene a recibirnos.

-Katya: Vamos a tener que explorar.

-Xalcer: Dios mío, estamos a punto de hacer uno de los clichés más antiguos en los juegos RPG; saquear casas ajenas.

-Franky: No me hables de juegos. Con lo bien que estaría yo jugando al Heroes of Duty o al CaveCraft ahora mismo.

-Max: Bueno, pero permanezcamos juntos, por favor. No vayamos a hacer ahora nosotros un antiguo cliché de peli de terror.

Y con todo esto dicho, el grupo comienza a explorar el lugar. Muchas de las puertas de la planta baja que intentan abrir están cerradas, así que tratan de conseguir alguna pista en el piso superior, subiendo las enormes escaleras para ello.

-Franky: ¿Estáis seguros que con este Digimon nos bastará si nos atacan- dice señalando con la mirada a Tientamon-.

-Kyo: Bueno... Algo podrá hacer.

-Franky: No terminas de convencerme. ¿En qué se transforma? ¿En un insecto más grande con cuernos que puede lanzar rayos? Porque también puede evolucionar como los demás, ¿no?

-Tientamon: ¡Po zupueto que sí, home! Peo no vamo a decí na pa no aguá la sorpreza- respondió por su compañero mientras seguían subiendo escaleras-.

Una vez llegado a la planta de arriba, hacen la misma operación de abrir todas las puertas. No encuentran ninguna que se abra hasta que se topan con una que sí cede. Todos entran con cautela, pero al hacerlo, se quedan paralizados por la sorpresa. El cuarto en el que habían entrado tiene el aspecto de una habitación cara de un buen hotel. Salvo que en el lugar donde habría una cómoda cama, hay un ataúd negro, con una marca en la tapa que recuerda a un murciélago.

-Franky: Vamos, no me jodas. El dueño de esta mansión es un...

-Xalcer: No pienso terminar esa frase.

-Alex: Vamos, no nos precipitemos...

-Katya: Existen Digimon fantasmas, ya lo has visto.

-Kyo: Y a lo que nos enfrentamos la primera vez que nos vimos era algo así como un demonio, ¿no?

El miedo comenzaba a invadir las mentes de los muchachos. El único quien estaba explorando la habitación era Tientamon. Éste, toqueteando todo con sus patas, pulsa un botón al lado del ataúd. Unas cadenas que cuelgan atravesando el techo y que están enganchadas al ataúd comienzan a subir y elevan a éste en el aire, mientras que debajo se abre una trampilla. Por ésta se pueden ver unas escaleras descendentes.

-Tientamon: Etáis to mu nerviozo, ¿eh?

Los niños se tranquilizan con el pensamiento de que el ataúd fuera de pega. Con sentimientos vacilantes, bajan por las escaleras al no saber a dónde más ir. Llegan al final, encontrándose ahora en una amplia sala con más ataúdes amontonados a los lados y un ídolo enorme de piedra con la forma de un demonio en el fondo del cuarto. Este escenario luce mucho peor que el cuarto anterior, por lo que da más miedo a los Tamers. En el suelo hay dibujado un círculo que parece servir para un conjuro. Y en encima de este mismo dibujo se halla en reposo el cuerpo de un ser humanoide con una capa negra puesta.

-¿Hay... alguien ahí?- se oye una voz masculina y quebradiza proveniente del cuerpo.

Los humanos se acercan rápidamente.

-Por favor... comida.

Los recién llegados miran entre sus provisiones para hacer el acto altruista. Incluso Franky estaba ya sacando uno de tantos champiñones que llevaba recolectando.

-No- responde el moribundo-, del frigorífico.

Con un notable esfuerzo, el ser oscuro entrega a Kyo, a quien le había pillado más cerca, una llave. Tras esto, el hombre se desmaya. Sin pensarlo mucho, los chicos corren a fuera de la habitación. Mirando entre las demás puertas que todavía no habían investigado, encuentran una que no sólo está abierta, sino que también parecía llevar a una despensa.

-Mix: ¿Creéis que es eso?- pregunta mientras señala una nevera de puertas azules con una cerradura en su centro.

El grupo se acerca.

-Franky: A ver si lo he entendido- examina la llave que le acababa de quitar de las manos a Kyo-. ¿Tiene un frigorífico cerrado con llave mientras que la puerta de su misma casa la deja abierta?

Un ruido que alerta a los muchachos hace pasar por desapercibida aquella pregunta. Miran a la esquina de donde creyeron oír el sonido. Distinguen tres figuras espeluznantes. Franky coge como puede al Tentomon y lo pone delante.

-Tientamon: ¡Oye, eza confianza!

-Katya: ¡Más Bakemons!

-Tientamon: No, no zon Bakemon.

El insecto atrae por un momento la atención de los niños.

-Tientamon: ¡Zon Bakemon con zombrero!

Soulmon:
 

Max señala a los espectros con su D-Arc, del que surge nueva información.

Soulmon:

Nivel: Campeón (Adult)

Un Digimon maldito que vaga sin rumbo desde el abismo más oscuro. Con su ataque especial "Magia Necro", es capaz de lanzar almas de muertos para dañar a sus víctimas.


Los Soulmon se dan cuenta de las miradas de los jóvenes. Estos no responden gritando o atacando, tal y como se esperaban los humanos, sino que se marchan volando a otra habitación contigua pronunciando palabras irreconocibles. Los muchachos, tras tranquilizarse, abren la nevera con la llave y miran su contenido. Está repleto de porciones de una extraña carne coloreada de un rojo intenso. Nuestros protagonistas cogen uno de los trozos, cierran el frigorífico y van directos de nuevo a donde encontraron al pobre muerto de hambre.

Un rato después, los niños y el Tentomon observan cómo el extraño hombre enmascarado come con ansias la comida. Tras dejar únicamente el hueso, se levanta, dejando constancia de su gran altura.

Vamdemon:
 

-Disculpad mis modales. Debo daros las gracias. Como lo diría un mortal, "me habéis salvado la vida"- la voz de este siniestro ser con las fuerzas renovadas parecía provenir de una dimensión completamente desconocida para cualquier ser humano, o simplemente estaba distorsionada para darle un efecto más terrorífico-.

-Max: No-no hay de qué. Parecías estar en problemas.

-Y así era. Permitid que me presente- continúa el pálido individuo-. Soy el Conde Vamdemon, señor de esta la Mansión Greylord. Os pido también disculpas por mi tardanza, pero os doy ahora la bienvenida a mi humilde morada.

El aspecto un tanto terrorífico del ahora reconocido como aquel Digimon al que estaban buscando, produce cierto temor y duda en el corazón de los Tamers.

-Vamdemon: No es que no esté agradecido por vuestro desinteresado gesto, pero a cualquier señor le gustaría saber el motivo que les ha llevado a unos extraños a entrar a su casa sin su consentimiento.

-Max: Sí, es cierto, tenemos un motivo- dice algo nervioso-. Si de verdad es usted Vamdemon, nos gustaría hablar sobre cierto tema... Pero antes me gustaría saber si nuestros Digimon pueden entrar con nosotros.

Vamdemon echa un nuevo vistazo a sus ahora invitados.

-Vamdemon: Por supuesto, ya me estaba extrañando el hecho de ver a tal número de humanos siendo protegidos por un único Digimon. Debe ser por el conjuro que lancé que impide la entrada a Digimon que no sean de atributo Virus.

-Alex: ¿Atributo Virus?

-Vamdemon: Veo que es un tema que escapa de vuestro conocimiento. Cada Digimon posee un atributo que puede definir su forma de ser o su ventaja contra otros Digimon. Los tres atributos más conocidos son Virus, Dato y Vacuna.

-Katya: ¿Y por qué sólo deja pasar a los Digimon Virus?

-Vamdemon: Mis empleados están formados enteramente por ellos, mientras que en el pasado, de vez en cuando, entraban Digimon Vacunas y Datos infantiles que jugaban creyendo estar explorando una mansión encantada.

-Tientamon: Yo no loz culparíah por penzá en ezo.

El Conde levanta su mano izquierda y recita un conjuro. En la palma aparece una pequeña criatura con la silueta de un murciélago. Éste sale volando de la habitación.

-Vamdemon: El conjuro que mencioné antes será deshecho en unos segundos y vuestros compañeros podrán entrar. Sea lo que sea de lo que queráis hablar conmigo, ¿qué tal si lo conversamos mientras cenamos en el comedor?

Minutos más tarde, tanto los humanos como sus compañeros Digimon, junto al propio Vamdemon, estaban en un elegante comedor, disfrutando de una más que generosa cena, aunque no muy trabajada teniendo en cuenta el nivel de lujo del lugar hasta el momento, que había sido traída por más de esos murciélagos que el dueño de la mansión es capaz de crear. Entre esto último y la ambientación, los niños no logran relajarse tanto como el anfitrión esperaría.

-Vamdemon: Os ruego que me disculpéis por la tardanza. No habríamos comenzado a estas horas si mi personal habitual no estuviera tan... indispuesto.

-Katya: ¿Eran esos... Soulmons? ¿Qué les pasa?

-Vamdemon: Perdieron la razón. Me temo que es causa de unos de mis últimos experimentos. Ese es el motivo por el que me encontrasteis en esas condiciones. Normalmente pierdo la noción del tiempo cuando trabajo y necesito que mi personal prepare y me traiga algo que llevarme a la boca. Y éste ha sido el resultado.

-Max: ¿En qué está usted trabajando ahora?

-Vamdemon: En estos momento estoy investigando sobre aquello que llaman "Fuerza Negativa".

El silencio se hubiera hecho con ese momento si no fuera por el constante sonido de los Digimon masticando la comida que tienen en la mesa.

-Vamdemon: Puedo notar por vuestro silencio que os interesa el asunto. Incluso esa podría ser la razón de vuestra visita. ¿O me equivoco acaso?

Alguno de los presentes niega con la cabeza.

-Vamdemon: Supongo que puedo compartiros algo de conocimiento. Es lo mínimo que puedo hacer por sacarme de tal vergonzosa situación. ¿Qué deseáis saber?

-Max: Pues... para empezar, ¿qué es esa Fuerza Negativa? Ya hemos oído algo, pero nada con muchos detalles.

El anfitrión se toma unos momentos de silencio para pensar qué decirle a sus huéspedes.

"La Fuerza Negativa es una esencia en forma de partículas negras que surge de un portal en el espacio conectado a un lugar desconocido. Plaga el lugar y envuelve a sus habitantes. Se alimenta de los sentimientos considerados negativos de todo ser consciente. Se hace más denso y más poderoso, induciendo a sus víctimas a albergar más sentimientos negativos. Para ello, corrompe sus cuerpos con enfermedades y males de estado, y envenena sus mentes con nefastos recuerdos que alberguen en sus corazones. Los síntomas se vuelven cada vez más intensos a medida que la Fuerza Negativa se nutre. No sólo afecta a los seres vivos. También parece ser capaz de transformar el ecosistema en el que es liberado, pudiendo volverlo estéril a base de fenómenos naturales según se va volviendo más fuerte."

-Vamdemon: Eso es todo lo que sé por ahora.

La información que acaban de recibir los niños realmente no era más que una versión mucho más detallada a la que expuso Plogger en el interior del Trailmon la vez pasada. A Franky se le pasa por la cabeza las posibles consecuencias a las que se podrían llegar si tal mal llegara a su mundo. Un ostentoso reloj de pared suena, marcando la hora en punto.

-Vamdemon: Imagino que al ser diurnos estaréis ya muy cansados- va miando a sus huéspedes frente a los platos ya vacíos o con restos de comida, empezando por Max y dejando por último a Plotmon, a quien mira por unos segundos más en comparación con los demás-. Tenéis a vuestra completa disposición por esta noche algunas habitaciones que hay en el piso superior.

Los niños tienen sus dudas debido al aspecto tanto de la propia mansión como de su señor, pero también son conscientes de los peligros que pueden haber en el exterior cuando el sol cae. Además de que la oferta de dormir en una cama cómoda tras un duro día de trabajo es muy tentadora. De todos modos, Plotmon y Kudamon aseguraron que avisarían en el caso de que "algo con malas intenciones" se les acercara, aunque ya hacía bastante tiempo que se sentían incómodos en aquel sitio. En realidad así era con todos los Digimon del grupo en su mayor o menor medida.

Los humanos, al principio escépticos y algo desconfiados, dormían plácidamente en las cómodas camas que Vamdemon les había prometido. Se habían separado en dos grandes habitaciones, con los Digimon siempre estando con sus compañeros, por supuesto. El humano y su Digimon duermen juntos. Alf se levanta y trata de despertar a Franky.

-Alf: Franky, ¿estás despierto?- pregunta mientras da suaves golpecitos a la cabeza de su Tamer.

Franky, algo molesto, abre los ojos- Así cualquiera. ¿Qué quieres?

-Alf: ¿No tienes ganas de ir al baño?

-Franky: ¿Yo?- se levanta y se restriega los ojos con las manos- ... Pues no hasta que lo has dicho.

El muchacho se fija en los movimientos inquietos del Digimon y se le ocurre una idea de cuál puede ser la razón.

-Franky: ¿Ni si quiera para eso puedes ser sincero?

Ambos salen de la habitación y bajan a la planta inferior, donde cree recordar Franky que habían encontrado el servicio horas atrás. Entonces, al momento de bajar el último escalón, los dos oyen algo. Giran sus miradas y ven una luz que sale de las puertas entreabiertas del comedor. La curiosidad de ambos hace que se acerquen con silencio para ver la siguiente escena protagonizada por Vamdemon y un nuevo invitado.

El dueño de la mansión está sentado a uno de los lados de la mesa rectangular y no en el extremo como lo hizo a la hora de la cena con los Tamers. Al otro lado del mueble está sentado lo que parece un oso de peluche con una pinta un tanto macabra. Nada que pudiera desear una niña pequeña de la media.

WaruMonzaemon:
 

Si uno se fijaba lo suficiente, podría ver que el peluche era un poco transparente.

-Vamdemon: Sería muy educado de tu parte que no te durmieras mientras conversamos.

El oso se estremece por un momento y abre los ojos- No es culpa mía. Algunos tenemos un horario normal, ¿sabes?- bosteza- ¿Me repites por qué me has llamado, Conde? ¿Es por el Cristal Negro que te envíe?

-Vamdemon: No es que puedas presumir mucho de tus muestras. Se deshacen demasiado rápido. ¿Tus fondos como gobernante de Toyland son tan limitados, WaruMonzaemon?

-WaruMonzaemon: Eso no es cuestión de dinero. Soy el mejor en alimentar a la Fuerza Negativa gracias a mi poder. Pero comprimirla en cristales para poder llevarlos por ahí es otra historia muy diferente. ¿Algo nuevo que hayas descubierto?

-Vamdemon: Nada destacable si te soy sincero. Aparentemente a la Fuerza Negativa le da igual si se alimenta de ira o tristeza. También parece ser cierto que los Digimon que se componen de datos basados en "conceptos referentes al mal", a falta de un mejor nombre, como tú y como yo, somos más afines que cualquiera de las otras clases.

-WaruMonzaemon: Nos reuniremos al fin con los demás miembros dentro de poco. Eso incluye a nuestro señor. ¿Crees que estará contento solamente con esos "descubrimientos"?

-Vamdemon: Espero que sea comprensivo, ya que parece que lleva mucho más tiempo en contacto con tal poder y, aún así, fue él quien me llamó a mí para este deber.

El oso suelta una pequeña risa juguetona.

-Vamdemon: Pero la verdadera razón por la que te he llamado para hablar es otra. Han llegado a mi mansión siete Niños Elegidos.

Esta revelación despierta el interés en WaruMonzaemon. -¿Y qué has hecho con ellos? Imagino que los habrás destruido. Son nuestros enemigos, ya sabes.

-Vamdemon: No me he visto en posición de hacer tal tarea.

-WaruMonzaemon: ¿Qué quieres decir? Acaban de llegar al Mundo Digital, ¿no? Ninguno de ellos debe de poseer todavía ningún Digimon que pueda darte problemas.

-Vamdemon: Lo diré sin más rodeos; quiero conservarlos como sujetos de pruebas.

-WaruMonzaemon: ¿Para qué? ¿Qué pretendes conseguir?

-Vamdemon: No puedo decirte nada más. Simplemente quiero oír tu opinión sobre lo que podría decir nuestro señor.

-WaruMonzaemon: Si son ciertos los rumores, los Niños Elegidos tienen la misión de eliminar los Portales Oscuros, los mismos que creamos nosotros, los Acólitos Sombríos. ¿Qué te dice eso, "genio"?

-Vamdemon: ¿Crees que no existe ninguna manera de convencerlo?

-WaruMonzaemon: ... Probablemente sólo te dejará si los conviertes, ya sabes. Así serían mucho más obedientes e incluso duraderos, je je.

-Vamdemon: Me arriesgaría a cambiarlos demasiado. Puede que así no me sirvan como quiero.

-WaruMonzaemon: Bueno, dijiste antes que tienes siete niños, ¿verdad? Prueba a convertir a uno a ver qué pasa. A lo mejor te llevas una sorpresa e incluso podrías darle una buena noticia a nuestro señor.

-Vamdemon: Ahí tengo que darte la razón. Aunque si es posible, me gustaría antes convencerlos con mis propias palabras.

-WaruMonzaemon: Haz lo que quieras, pero hazme el favor de dejarme fuera de esto, ¿vale?- bosteza otra vez-. Si ya hemos terminado, me voy ya otra vez a dormir un par de horitas más al menos.

-Vamdemon: Que tengas buenos sueños, alcalde.

La imagen del oso de peluche se desvanece en humo. Otro de esos murciélagos que plagan la mansión pasa al comedor a través de las mismas puertas desde donde están espiando Franky y Alf, haciendo que éste último pegue un pequeño chillido del susto y suelte de golpe las deposiciones que estaba reservando. En cuanto al murciélago de antes, éste se había posado en la mano de Vamdemon. El siniestro Digimon le acaricia.

-Vamdemon: ¿Qué tienes para mí?

La cabeza de la criatura se acerca al oído de su señor y le susurra un mensaje. Franky siente miedo y por instinto trata de coger su dispositivo del bolsillo. Es en ese mismo momento en el que se da cuenta con horror que se lo había dejado en la mesita de noche que había al lado de la cama donde durmió.

_________________________________________________________________________________________________________

[NOTA: A partir de ahora me gustaría seguir el siguiente ritmo de posteo; Yo, el maestro de rol, esperaré entre 7 y 9 días después de la última publicación antes de postear. Quiero decir, una vez pasado ese tiempo, entenderé que nadie más tiene ideas para el siguiente post y yo trataría de postear lo antes posible. Aunque entended también que aún podríais postear en ese tiempo que esté escribiendo, sin importar lo que yo lleve. A ver qué tal va esta manera pasado un tiempo.]
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2787
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Oct 09 2016, 00:32

El joven Tamer abre los ojos en la oscuridad.Lopmon yace dormido plácidamente a su lado.Ha sido un día bastante duro y cargado de emociones,pero la inquietud no deja conciliar del todo el sueño al chaval.Agita al pequeño Digimon conejo.

-Max:Lopmon...Despierta,Lopmon.

El pequeño abre los ojos.Al mirar a su alrededor parece recordar donde está,lo cual hace que le recorra un escalofrío.

-Lopmon:¿Qué te ocurre?

-Max:Quiero ver algo de este sitio,pero no me fío de ir solo.Me da miedo.No sabemos que nos depara el tal Vamdemon en realidad,y es mejor estar preparados.

El Digimon se sube a la cabeza del niño y,tras coger el dispositivo,salen del cuarto.El castillo es sumamente siniestro en la oscuridad.Sin rumbo definido,el temor empieza a invadirles.

-Lopmon:¿Qué opinas de la tal Fuerza Negativa?

-Max:Me da escalofríos,pero...No se,quizás pueda redirigirse para algo productivo.Quizás exista algún método para drenar esos sentimientos negativos y encauzarlos en algo bueno.La tristeza puede ayudarnos a apreciar más la luz de las cosas.

-Lopmon:Pero piensa en lo que dijo Vamdemon...

-Max:Lo se.Supongo que estaré equivocado.El rolmaster sabrá.

Se encuentran con una escalera descendente.El chico aprieta con fuerza el dispositivo de su mano derecha y desciende,encontrándose con una puerta custodiada por un durmiente Digimon.Con precaución la abre,encontrando tras ella una sala totalmente vacía...menos por las inscripciones de extraños caracteres en todas las paredes.Deciden no arriesgarse más y salir disimuladamente de la sala,no sin antes cerrar.

-Max:¿Sabes qué era eso?

-Lopmon:Parecían letras.

-Max:Y parecían seguir un cierto patrón.

No encuentran mucho más en la oscuridad.No sin que se arriesguen demasiado ellos y sus compañeros.Con un último vistazo,deciden volver al cuarto.Pero la noche les deparaba otra sorpresa,pues en la lejanía escuchan un grito de terror de una voz conocida.Con el corazón aun a mil por hora deciden socorrer a sus compañeros.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Oct 13 2016, 14:51

K: ¿Cómo hemos podido meternos en este lio?
T: Deberiaz tené ma cuidao tonses
K: ¡PERO SI HA SIDO EN GRAN PARTE POR TU CULPA!
¿Quién te mandaba explorar la mansión tan abiertamente?
T: Ez que era el elegio, po ezo zolo yo podia pazar
K: Tu no has escuchado lo que dijo antes ese vampiro, ¿verdad?
T: A mi que me cuentaz, io no zoy de akí
K: Pero si tú eres un digimon
T: Ero ip nazí en tu mundo. Zoy tan parte der mundo real como tú
K: Vaya, eso es cierto. Estrictamente hablando tú eres de mi mundo, tienes razón
T: Aemás, no me guzta ete mundo, no tiene mozuelas majas

De repente pasó al lado de la puerta de su cuarto WaruMonzaemon

W: ¿queréis callaros? Me duele la cabeza con vuestros gritos y mañana tengo que madrugar

Habiendo dicho eso se fue con dirección a la salida

Con cara de extrañados, tentomon dijo

T: Eze tio no taba antes akí, no es un bakemon con zombrero
K: Espero que no estes sugiriendo que lo sigamos, eso sería algo demasiado irresponsable y peli...
¡¿PERO DÓNDE SE HA METIDO?!
Tentomón empezó a seguirle y muy por detrás iba Kyo
K: Te digo-replicó en voz baja- que esto no me parece buena idea
T: Ah- le contestó en tono bajo también- y quearnos e el caztillo del conde drácula zi te paece buena idea
K: Hoy te has levantado inteligente, eh, Tientamon
T: Muy gaziozo

Vieron como warumonzaemon salía por la entrada y llegaron al salón

K: ¿Lo ves? Simplemente ha salido del castillo. No querrás salir a estas horas de la noche, ¿verdad?
T: Al balcón de tu tía zíp
K: ¡Serás!

Mientras Kyo intentaba darle una colleja a tentomon
T: Oie, ¿no ez eze Franky y Alf?

Al verlos, se acercaron tímidamente al niño y su digimon, a ver que ocurría.
Volver arriba Ir abajo
LordWilhem
Novato
Novato
avatar

Caballo
Cantidad de envíos : 10
Fecha de inscripción : 03/04/2016
Edad : 26
Localización : En un lugar de cuyo nombre no me acuerdo

MensajeTema: Re: Digital World   Sáb Oct 15 2016, 02:10

Desde la ventana del dormitorio, Katya contempló el oscuro paisaje del bosque que rodeaba la Mansión Greylord. El viento aulló con fuerza e hizo que los árboles se movieran al son de su escandalosa melodía. El frío invadió toda la estancia, incluso con las ventanas cerradas. Todo ese panorama le indicó que podría llover de un momento a otro.

Se recostó de nuevo en la cama junto a Freeze. A pesar del mote que le había puesto, proporcionaba bastante calor gracias a la piel que lo recubría. Se acurrucó junto a el, y el digimon extendió su brazo sobre Katya. Esa fue la sensación más cálida que sintió desde que abandonó el mundo real.

Mientras contemplaba el techo ornamentado de la estancia, no pudo evitar reflexionar sobre todo lo acontecido. Sus padres desaparecidos, su profesora hospitalizada, el enfrentamiento con los bakemons y el viaje al mundo digital. Estaba lejos de casa y con unos completos desconocidos como compañeros de aventura, y algunos no estaban siendo muy agradables con ella. Y ahora estaban en una mansión extraña, con Bakemons dementes sueltos y un digimon bastante parecido al Conde Drácula.
- ¿Qué te preocupa? -preguntó Freeze.

La pregunta cogió a Katya desprevenida.- No es nada -respondió intentando parecer dura-, no te preocupes.

- Llevamos poco tiempo juntos, pero ya conozco esa mirada -dijo el Digimon-. Siempre que estás triste, la acabas poniendo.

- Me conoces mejor de lo que creía -respondió-, pero no es nada. Solo que todo esto me está sobrepasando.

- Entiendo, con los Bakemon y sus primos mayores, los Soulmon sueltos por aquí es normal que se nos ponga el corazón helado... por no hablar de Vandemon, nuestro extraño anfitrión.

- No te olvides de nuestros compañeros. -Sus ojos se pusieron algo más vidriosos-. No les caigo demasiado bien... y el tal Franky es un idiota.

- Yo no me preocuparía. Estoy seguro de que con el tiempo mejorará nuestra relación con ellos -respondió Freeze intentando animarla-. No saben por lo que hemos pasado... por lo que tú estás pasando, pero tarde o temprano te entenderán.

- ¿Tu crees?

- Claro, solo necesitan conocerte, y tu también deberías conocerlos a ellos. -Vio a Katya con una leve sonrisa en su cara, por lo que pensó en hacerla reír-. Y no te preocupes por Franky. Al igual que Tientamon, seguro que suelta cada tontería que te deja helado.

Aunque no consiguió su objetivo, al menos consiguió que la sonrisa fuese más pronunciada e incluso le pareció oír una leve y discreta carcajada. Con ese progreso se sintió conforme. Después de todos los acontecimientos, hacerla sonreír no era tarea fácil.

Cada vez fue oscureciendo más. Ya no se veía ni un atisbo de luz en el bosque, y sin embargo, una luz intensa de color verde agua invadió toda la estancia. Katya se apresuró a recoger el Digivice de la mesilla de noche. Cuando lo tocó, el destello se convirtió en un leve parpadeo. Fue apuntando por toda la habitación, hasta que al llegar a la puerta parpadeó un poco más deprisa.
- ¿Qué crees que significa? -preguntó Freeze.

- Como en el mundo real... -respondió Katya intrigada-. Creo que intenta mostrarnos algo.

- ¿Vas a salir a la mansión en plena noche? -replicó-. No creo que al conde le haga gracia vernos levantados a esta hora.

- Creo que Vandemon no trama nada bueno... tal vez podamos averiguar de qué se trata.

- Bueno, pero vayamos con cuidado.

Abrió la puerta de la estancia. El pasillo estaba casi a oscuras. Las lámparas del pasillo apenas funcionaban, y cuando lo hacían emitían una tenue luz que apenas servía para poder orientarse. Tuvieron que depender de la luz del dispositivo para poder ver por donde iban.

A medida que avanzaban, los parpadeos se hacían más frecuentes y la luz se iba estabilizando. Pasaron por el vestíbulo sin ser visto. Tuvieron la suerte de no ser vistos, y les pareció raro no ver a ningún Bakemon ni Soulmon durante todo su recorrido. Sin embargo, vieron una extraña figura frente a la puerta de entrada. Por la silueta parecía una especie de hombre gigante y gordo, pero no pudieron distinguirlo. Si este les vio, no hizo ni caso y se fue al comedor.

Prosiguieron su camino hacia el pasillo del ala oeste de la mansión. Estaba tan oscuro como el que habían abandonado. Sin embargo, el parpadeo era cada vez más intenso. Se estaban acercando a su objetivo, cuando oyeron pasos acercándose desde el otro lado del pasillo. Al no poder esconderse, Katya le dio el dispositivo a Freeze para que lo ocultase mientras trataban de despistar a quién se acercase a ellos.
- Vaya... no esperaba encontrarles despiertos a esta hora, y tan lejos de sus alcobas. -La imponente silueta y la fuerte voz del conde Vandndemon hicieron que Katya y Freeze se sobresaltaran. Esperaban encontrarse algún sirviente Bakemon, no con el propio señor de la casa - Puedo preguntar, ¿qué hacen levantados?

- Buscábamos... el baño -dijo Katya titubeando-, y... nos perdimos... en la oscuridad.

- Se han alejado mucho de su estancia para solo buscar el baño. - Vandemon no pareció conforme con la mentira. Uno de sus murciélagos se apareció y le susurró algo al oído-. Lo dejaré correr por esta vez. Si seguís dos puertas más adelante encontrareis el de este ala... y ahora si me disculpan, tengo un asunto que atender.

El conde se marchó, pero ni Katya ni Freeze se atrevieron a hacer ningún movimiento hasta que sus pasos se perdieron por donde habían venido. Suspiraron aliviados, pero sabían que Vandemon no había creído su excusa y podía volver para interrogarles de nuevo, por lo que era mejor terminar con aquel asunto cuanto antes.

Tras sacar de nuevo el Digivice, vieron que el parpadeo se intensificó al llegar a la puerta antes que la del cuarto de baño que había indicado el conde. Entraron en una pequeña sala de té, con una ornamentación exquisita y varias estanterías. Los libros eran de materias desconocidas para Katya, y escritos en idiomas extraños, posiblemente no conocidos por humanos.

El parpadeo cesó casi por completo y parecía apuntar a uno de los estantes más altos de la estancia. Freeze trajo una escalera para subir a lo más alto. Cuando Katya llegó vio que la luz se volvió uniforme apuntando a un libro, pero cuando pasó el Digivice por el no se mostró ningún mensaje. Lo apuntó al hueco y entonces comenzaron a aparecer ceros y unos, pero de forma aleatoria. Algunos formaban sonidos, pero no reconoció ninguno hasta que el último le pareció humano.
- ¿Has encontrado algo? -preguntó Freeze cuando Katya bajó.

- Creo que mis padres podrían estar aquí -respondió-. Acabo de oír sonidos humanos a través del Digivice.

- ¿Estas segura de eso? -La miró algo extrañado-. Podría ser cualquier otra cosa.

- Se qué son humanos -dijo con seguridad-. Si no son mis padres, puede que sean otras víctimas traídas aquí por los secuaces de Vandemon, ¡Debemos contárselo a los demás!

- Es mejor que volvamos a nuestro cuarto -observó Freeze-. No queremos que el conde nos pille aquí. Ya hablaremos mañana con los demás... y en un lugar más privado.

Katya asintió. Salieron de allí a toda prisa y deshicieron el camino andado con sumo cuidado, para no atraer la atención de el conde o sus sirvientes. Al llegar al vestíbulo oyeron un grito que provenía cerca del comedor. Se apresuraron a llegar allí al comprender que se trataba de la voz de Franky.
Volver arriba Ir abajo
Deadpoolnew
Novato
Novato
avatar

Cantidad de envíos : 8
Fecha de inscripción : 06/04/2016

MensajeTema: Re: Digital World   Vie Oct 21 2016, 14:19

Derek llegó a su cuarto cansado, intentando evitar a su digimon, su padre no estaba en casa, por lo que sólo podía encontrarse en la comisaría trabajando. Su madre tampoco estaba, por lo que supuso que se encontraba de compras. Así que, Derek se dedicó a andar de un lado a otro del cuarto intentando razonar qué hacer.

Intentando improvisar, sacó una escalera de tela que él mismo había creado para situaciones de emergencia y salió por la ventana de su cuarto, intentando dejar al digimon detrás. Corrió por la calle y llegó hasta el contenedor donde había tirado su ex-movil, se asomó y logró ver una lucecita, cogió el aparato y cuando volvió, el digimon ya no estaba.

Al día siguiente, de camino a la escuela, fue a la tienda de por las mañanas a pedir un bocata, cuando salió de la tienda, le dio por mirar si le habían dado lo que él pidió, todo estaba perfecto, excepto una cosa, no le habían cortado la corteza. Fue a grito a quejarse al de la tienda, pero entonces algo extraño lo agarró por la espalda y se encontró ascendiendo.
Podría haberse matado, haber perdido por completo la opción de que su aventura siguiese, hasta que su digimon apareció, pero ya evolucionado a algo distinto, Caprimon.

Spoiler:
 

Éste aplacó al digimon cuando estaba ascendiendo, esto distrajo al digimon volador que acabó por chocarse con una farola que había justo en frente y soltó a Derek, que cayó al mismo río de la ciudad. Para cuando despertó, se encontraba tirado a unos metros de un grupo de niños que hablaban con un tren digimon, evidentemente Derek confundió todo.

-Genial -dijo Derek-, por si no fuesen raros mis días, resulta ser que en el cielo los trenes hablan y todos son niños con tendencia a hablar con objetos inanimados.
En ese instante se dio cuenta que junto a él permanecía rígido un digimon, era pawn chessmon, versión en negro, parecía estar cansado y dolorido.

Spoiler:
 

-¿Qué se supone que eres tú? -preguntó Derek.

-Soy mierda -dijo el digimon-, tu compañero de lucha.

-¿Me estás diciendo que me has seguido hasta el cielo?

-Negativo, señor, a juzgar por sus constantes vitales dudo mucho que se encuentre en el cielo. Yo mismo me he encargado de su protección mientras estaba en un coma por tragar agua.

-¿Que he estado en qué?

-En coma, señor, dícese del signo de puntuación que se emplea para separar elementos dentro de la oración, para encerrar incisos o aclaraciones, para señalar omisiones, etc.; normalmente indica una pausa breve dentro de la frase.

Ambos permanecieron un rato en silencio.

-Ese -dijo Derek-, ha sido el peor chiste que he escuchado nunca... ¿Cuánto tiempo he estado así?

-Indefinido, señor -dijo el digimon-, aunque creo que le interesaría saber que los chicos acaban de entrar en el tren y pronto cerrarán la puertas, no creo que le beneficie quedarse fuera.

Derek miró el tren de lejos, efectivamente estaban terminando de entrar, así que, seguido de su digimon, salió corriendo hasta llegar a una de las puertas y se escondió bajo un asiento para no ser vistos, pero escucharon toda la charla e incluso Plogger se les acercó y le entregó la carta a Derek como si supiese donde estaba, el resto de niños estaban tan concentrados en sus cartas que no se dieron cuenta de ese suceso. Acto seguido, intentaron hacer el menor ruido hasta que todos llegaron, donde Derek y su digimon se escabulleron e intentaron que los otros se adelantasen para seguirlos de lejos.

Recorrieron la Ciudad File, y los perdieron por un momento, pero el rastro evidente de pisadas les llevó hasta la mansión de Vamdemon. Desde fuera de la mansión espiaban al grupo, pero harto del anonimato, Derek se internó en el edificio a oscuras con su digimon y juntos exploraron en busca de algo que levantara su interés.

Intentando hacer el menor ruido posible encontraron un cuarto vacío y recordaron el agotador viaje que habían tenido, así que ambos descansaron plácidamente, ya al día siguiente se plantearían cómo explicarles a todos quiénes eran.

Lo cierto es que Derek empezaba a cogerle el gusto a su digimon, era como el compañero que nunca había tenido, y que estaba dispuesto a seguirlo hasta la última batalla.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 494
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Sáb Oct 29 2016, 03:34

Franky le tapa la boca a Alf para que no volviera a soltar otro chillido ahogado. Pero lo que no se esperaba el muchacho era que Kyo le tocara la espalda para avisarle de su presencia, provocando que gritara del susto. Max, Lopmon, Katya y el ahora llamado Freeze se acercan alertados en el preciso momento en el que Vamdemon golpea el aire con la mano que tiene libre para así hacer que las puertas que conectan el comedor al vestíbulo se abran de par en par. Las puertas golpean a quienes están cerca y les tira al suelo. El Conde se levanta de su asiento y sale al encuentro de los Tamers y Digimon que acababan de llegar junto a los que ya llevaban un rato espiando. Franky y Alf se alejan nerviosos arrastrándose por el suelo.

-Franky: ¡Es el malo, digo, es uno de los que crea esos portales que nos dijo el viejo!

Los demás presentes miran con seriedad al responsable de los temblores que estaba sufriendo Franky. Se encienden las luces del vestíbulo. Vamdemon se lleva la mano a la garganta y trata de aclarar su voz.

-Vamdemon: Esta situación se vuelve incómoda por momentos.

-Alf: ¡Te hemos oído hablando con ese otro sobre la Fuerza Negativa! ¿Quiénes sois realmente?

-Vamdemon: No me malinterpretéis, ibais a saberlo en su justo momento, pero necesitaba tiempo para elegir las palabras más adecuadas.

-Franky: ¡Con qué palabras puedes hacer sonar bien que nos vas a usar de conejillos de Indias!

-Max: Pues sólo te queda el tiempo en el que tardemos en llamar a los demás para elegir esas palabras.

Lopmon corre a las habitaciones en el que se hospedaban para despertar a los niños restantes. El vampiro sonríe con resignación.

-Vamdemon: Que sea pues.

No pasa mucho antes de que todos estén reunidos al pie de las escaleras del vestíbulo.

-Xalcer: ¿Y estos?- señala a un niño y a otro Digimon que no recordaba haber visto ir con ellos desde el tren.

-Derek: Ah, bueno, nosotros estábamos con vosotros en el mismo vagón del tren, pero estábamos escondidos, y luego os seguimos hasta aquí, estuvimos un buen rato fuera, pero luego nos dio por entrar y nos dormimos en la primera cama que vimos. Ese sería el resumen.

-Max: ¿Qué? ¡Espera, eso es estúpido! ¡No tiene ni pizca de lógica! ¿Por qué no te uniste a nosotros en primer lugar?

-Derek: ¡Yo qué sé tío, déjame en paz, todo es muy confuso!

El señor de la mansión emite un sonoro carraspeo que recorre toda la estancia como si al lugar le hubiera dado por producir eco momentáneamente.

-Vamdemon: Os ruego que me prestéis vuestra atención y así evitar entre todos que esta situación se nos haga todavía más complicada.

Todos dirigen sus miradas al conde.

-Vamdemon: Además de recibir el título de Conde en otro tiempo y ser el señor de la Mansión Greylord, pertenezco a cierto culto que venera a la Oscuridad como origen, estado natural, final de todo y fuerza que rige el mundo. Nos llamamos a nosotros mismos los Acólitos Sombríos. El deber que me han impuesto para con esta organización es la de investigar la Fuerza Negativa, de la que pensamos que es una representación más de esa Oscuridad que alabamos.

-Max: ¿La estás investigando para darle algún uso?

-Vamdemon: Así es.

-Alf: Y abrís Portales Oscuros para eso.

-Lopmon: ¿Pero la gente no sufre por culpa de la Fuerza Negativa que sale de los portales?

-Vamdemon: Otra verdad que no puedo negar.

-Alex: ¿Realmente harías una investigación que haría sufrir a todo el mundo?

-Vamdemon: Sé a dónde quieres llegar. Los jóvenes tendéis a verlo todo como un conjunto de blancos y negros. Para vuestra información, tengo el poderoso presentimiento de que la Fuerza Negativa tiene un mayor potencial y accesibilidad que aquello que llamamos "magia". Podría moldear la realidad al gusto del usuario. Transformar extensiones desérticas en agradables paraísos en los que vivir. Absorber la tristeza y el odio para alejarlos de la población. Traer de vuelta a aquellos que ya no están entre nosotros...  

El Conde dirige su mirada a Max por un largo momento. Éste se ve algo inquieto al notarlo.

-Vamdemon: Pero antes de que algo de eso pase, es necesaria una exhaustiva investigación... junto a sus correspondientes sacrificios.

De pronto, una luz baña el lugar por unos segundos. Para sorpresa de casi todos, un Garurumon se encuentra en frente del dueño de la mansión. Katya tiene en sus manos su dispositivo y la carta de evolución que acababa de pasar por el lector del aparato.

-Katya: ¿Con "sacrificios" no querrás decir "los humanos que tengo encerrado"?

Freeze se prepara para cualquier movimiento que tenga que hacer.

-Katya: No hace falta que te hagas el tonto, ya sabemos que aquí hay más humanos a parte de nosotros. ¡No nos iremos hasta rescatarlos!

-Vamdemon: He de decir que me sorprende vuestra perspicacia. Es cierto, hay más humanos en mi hogar. O al menos parte de ellos.

Todos muestran expresiones de horror.

-Vamdemon: No os alarméis, no es lo que puede sonar. Lo que me trajeron en anteriores ocasiones fueron... "conciencias". Mentes humanas separadas de sus cuerpos que, intuyo, fueron dejados en el Mundo Real.

-Katya: Quiero que me dejes ver esas "conciencias".

-Vamdemon: ¿Está buscando a alguien en especial, señorita?

Los demás miran con curiosidad a Katya, mientras Freeze no le quita el ojo al conde vampiro.

-Vamdemon: Por desgracia, no puedo ceder a tu petición. Son altamente inestables y no quiero que les pase nada. Espero que estemos de acuerdo en eso último- alza su mano y aparece otro de sus murciélagos-.

El Garurumon parece acumular su fuego azul entre sus fauces.

-Vamdemon: No temas, no pretendo haceros daño. He depositado en este pequeño los nombres de quienes tengo aquí sus conciencias.

El murciélago vuela hasta la cabeza de Katya y descarga en ella la información que contiene. La muchacha pone una expresión triste que da a entender que todavía no encuentra lo que busca.

-Vamdemon: Es hilarante si lo pensáis. Si no hubiera subestimado vuestra curiosidad, podríais haberos quedaros bajo mi protección acumulando conocimiento sobre este mundo con tranquilidad. Me imagino que ahora, debido a vuestra joven mentalidad, me encontraréis como una amenaza más y no podréis depositar vuestra confianza en mi persona. Y ahora no tenéis más remedio que vagar por tierras desconocidas bajo la amenaza de los Acólitos. Saben que los Niños Elegidos son sus enemigos y no dudarán en daros caza a la menor oportunidad.

-Alf: ¡Dudo que estuviéramos mucho mejor como tus experimentos de laboratorio!

-Katya: Pero no podemos irnos todavía. Tenemos que salvar a la gente que tienes aquí de alguna manera.

-Vamdemon: Eso es algo que no puedo permitiros.

Todos los Tamers cogen sus dispositivos y sus cartas de evolución, a excepción de Franky y Derek, quien no terminaba de enterarse qué estaba pasando. Franky se palpa la cadera y vuelve a sentir el horror de cuando no pudo sentir su D-Arc. En esto Lopmon se le acerca con dicho aparato y la carta.

-Lopmon: Toma, se te había olvidado en la habitación.

-Franky: ¡Gracias!

Alf los mira con una cara de cierto desprecio. Plotmon llama la atención de Alex.

-Plotmon: No lo dije antes para no preocuparte, pero desde que entramos a la mansión me noto bastante débil. Ni si quiera sé si podría aguantar bien una pelea.

Kudamon le toca el hombro a su compañero y le mira a los ojos.

-Mix: ¿A ti te pasa lo mismo?

-Vamdemon: No es de extrañar. El ambiente sombrío de mi morada debilita a los Digimon sagrados mientras que fortalece a los oscuros. De todas formas descuidad, no permitiré que nadie luche aquí con tal de proteger mi investigación.

Hace un movimiento con el brazo, comenzando así un temblor que sienten todos los presentes. Algo se acerca desde la dirección en la que están las escaleras. Ninguno de los Tamers sabe qué puede estar llegando ni cómo prepararse para enfrentarlo.

-Franky: ¡Pensaba que nos querías como sujetos de prueba!

-Vamdemon: Puedes estar tranquilo. Tengo muchas formas de conseguir lo que necesito de vosotros.

Empiezan a oírse pequeños pero numerosos chillidos. No saben si es el miedo a lo que sea que esté viniendo o la propia espera lo que los estresa. Finalmente se hacen visibles. Centenares o incluso miles de murciélagos que salen de cada rincón de la casa. Juntos parecen un río negro y furioso que golpea a los niños y a los Digimon con toda su rabia. Incluso levantan el gran cuerpo de Garurumon que tiene todavía Freeze. Nada parece poder pararlos, ni si quiera la puerta por la que pasan todos nuevamente. Los que antes eran huéspedes son dejados bruscamente en el suelo, misteriosamente junto a sus mochilas, que hay delante del muro que establece el limite del cementerio. Los murciélagos siguen volando en dirección al cielo aún nocturno para perderse entre el fondo negro y las estrellas. Tras recuperarse del aturdimiento momentáneo, miran en dirección a la mansión.

-Katya: ¡Tenemos que volver!

Pero es detenida por una loca visión. En la piedra del muro se distinguen cuadrados perfectos que comienzan a parpadear. Entonces son cubiertos por ceros y unos luminosos. Y luego desaparece. En un estado similar encuentran el suelo del cementerio junto a las tumbas, las lápidas, los lúgubres árboles... Todo lo que contiene el cementerio es dividido en cuadrados parpadeantes que más tarde son cubiertos por un código binario. Así hasta que queda la misma mansión. La cual no tarda en correr el mismo destino que todo lo demás que la rodeaba. Ya no queda nada, sólo un plano y desierto solar. El silencio producido a causa de que están todos perplejos por lo que acababan de ver es interrumpido por un grito de Derek.

-Derek: ¡Ah, joder! ¡Algo me está mordiendo! ¡Socorro!- se retuerce por el suelo alzando el trasero, haciendo visible a un murciélago que tiene sus dientes destrozando la tela de los pantalones del chaval.

-Yo me encargo, señor- dice el Digimon acorazado alzando su lanza y apuntando a continuación a la detestable criatura-.

-Derek: ¡Espera, atontao! ¡Que me vas a matar!

Mientras el recién llegado al grupo se arrastra por todos lados para quitarse al bicho de encima a la vez que escapaba del arma de su compañero, Katya miraba donde antes estaba la mansión.

-Katya: ¿Y ahora qué?

Freeze se le acerca y frota su hocico en ella para tratar de animarla.

-Max: Eso digo yo. Las pistas nos llevaban aquí. Y ahora no tenemos ni idea de a dónde ir.

-Katya: Tenemos que buscar a más de esos Acólitos y que nos digan dónde más guardan las conciencias de la gente que raptan.

-Max: Seguimos igual. ¿Por dónde empezaríamos?

Una idea revolotea en la cabeza de Franky. Más bien un vago recuerdo.

-Franky: Esperad. Creo recordar... sí, cuando estuvimos espiando al vampiro ese, le vimos hablar con alguien. Creo que era otro Acólito.

-Alf: Cierto, el que era alcalde de un sitio llamado Toyland.

-Alex: Eso ya sería algo.

-Max: Puede, ¿pero alguien sabe dónde está ese Toyland?

No hay respuesta. Incluso parece que los gritos de Derek habían finalmente cesado.

-Tientamon: Po ante noz encontramo con un ozo mu grande zaliendo de la chabola.

Aquello llama la atención de los que están a su alrededor.

-Franky: ¡Ese! ¡Con ese estaba hablando Vamdemon!

-Alf: Pensaba que con lo que estaba hablando era con un holograma mágico o algo así. ¿Estuvo realmente en la mansión?

-Max: Si se fue a patita, no creo que fuera un holograma. ¿Pudisteis ver al menos a dónde se dirigía?

-Kyo: No... Sólo le vimos salir de la mansión.

Un aura de decepción cubre al grupo.

-Alex: ¿Ninguno de los Digimon podríais seguir su rastro por el olor?

-Plotmon: Podríamos intentarlo.

Plotmon, Freeze y Alf se ponen a olisquear el terreno.

-Freeze: Pero sin un olor de referencia, no sé si podremos hacer algo.

-Franky: Oh, vamos, era un oso hecho mierda, ¿de verdad no podéis imaginaros el olor que puede tener?

Nadie hace caso del comentario del chico. Finalmente, logran captar un olor que destaca al del bosque que tienen alrededor.

-Max: Bueno, ¿y tú que piensas hacer?- pregunta al Tamer recién llegado- ¿Vienes con nosotros?

-Derek: Bueno, esto...- tarda un poco en responder para pensar en la mejor respuesta- Siendo esto un sueño, el cielo o lo que mierda sea, me servirá como entrenamiento para ser un buen policía algún día.

-Max: Espera, ¿exactamente cómo piensas hacer eso si estuvieras muerto?

-Derek: Tío, ya me has jodido el discursito. Pero eso, que voy con vosotros.

Tras el ingreso oficial del nuevo Niño Elegido y su compañero Digimon al grupo, el extraño y desagradable olor los lleva al Norte bajo la luz de la luna, alejándolos aún más de la jungla que tuvieron que atravesar el día anterior. Se detienen al frente de un barranco que los separa de una alejada zona desértica más allá.

-Franky: Genial, nuestra "pequeña pista" era un suicida.

-Plotmon: Espera, el rastro sigue más allá del precipicio.

-Alex: ¿Dices que empezó a volar a partir de aquí?

Alf le da con la pata a una pequeña piedra y la tira al barranco. Pero para su sorpresa, la piedra se queda en el aire como si hubiera un suelo invisible.

-Franky: Sin salida. Podríamos aprovechar esto y empezar a buscar un verdadero camino que nos lleve a ca-

El Dorumon empuja a su compañero al precipicio.

-Franky: ¡AAAHHIJODEPUTAMECAGOENTUPUTÍSMAMADRECABRONAZOASQUEROSODEMIERDA...!- derrama lágrimas y da pataletas en medio del aire hasta que se da cuenta de que no caía.

-Alf: Franky, por favor, estás dando mal ejemplo.

El muchacho se levanta claramente enfadado y corre a perseguir a su compañero Digimon, maldiciendo y soltando decenas de groserías.

-Xalcer: ¿Un puente invisible? ¿alguien le ve lo práctico?

-Katya: Si hay un puente, pasemos y ya está.

Una vez calmada y aclarada la situación, el grupo pone sus pies en el puente. Una extraña sensación entre miedo y excitación se alberga en los corazones de los jóvenes. Tocan un suelo sólido, pero al mirar hacia abajo sólo pueden ver una gran caída en la que no es visible el fondo debido a una densa niebla. El sol comienza a salir. Avanzan lentamente y, por
supuesto, cada cierto tiempo se les hacía más sensato volver antes de salirse de aquel puente. Para prevenir el peligro, Alf lanzaba de vez en cuando sus balas de metal procedentes de su boca, los cuales siguen golpeando un suelo invisible.

Finalmente logran llegar al otro lado, a tierra firme. Los Tamers y sus Digimon están ahora en un lugar desértico conformado por gigantescas elevaciones rocosas. Para entonces, Freeze volvía a ser un Gabumon.

-Alex: ¿Aún puedes seguirlo?- dice a su compañero Digimon.

-Plotmon: Es algo más débil, pero sí, aún sigue el olor.

La zona que atraviesan es dura y escasa de vegetación. Se hace más difícil el viaje a medida que el sol se va alzando en el cielo. Todavía tienen comida, pero no agua, lo cual hace más dura la travesía. No sólo andan por un duro terreno, sino que también escalan pequeñas elevaciones rocosas para poder seguir adelante. Y para hacerlo más difícil, se encuentran de vez en cuando con Digimons que claramente estaban habituados al ambiente. Pero finalmente, al andar un poco más, se encuentran con un sitio un tanto insólito para el tono de la zona. A los pies de una de las elevaciones rocosas se encuentra el marco de una entrada, estando encima de éste un improvisado toldo hecho de placas metálicas oxidadas. Y aún más por encima de éste hay un letrero que contiene las palabras "Tienda Monochrome".

-Katya: Espera, ¿está escrito en nuestro idioma?- susurra para sí misma.

-Tientamon: ¿Y ezo?- señala con una de sus patas al aparente establecimiento.

-Mix: ¿Una tienda aquí?

-Aurelion: ¿Y si entramos para comprar agua? Y de paso preguntar cómo ir a Toyland

-Xalcer: Buena idea, iríamos allí directamente en vez de seguir el rastro. Todavía me pregunto si un oso de peluche gigante puede andar todo esto.

-Franky: ¿Y si entráis sólo los Digimons? Ya sabéis, es vuestro mundo y sería más natural.

-Alf: Tú lo que quieres es que no te peguen.

-Franky: Calla, contigo no me hablo hasta que nos ataque el próximo monstruo- a juzgar por su tono y sus palabras, parece estar aún enfadado por la "pequeña broma" en el inicio del puente-.

Los Digimons de los Tamers, llevando algunos de ellos el D-Arc de su compañero para pagar, entran en la susodicha tienda. Ya en el interior, ven que efectivamente es una pequeña tienda con todo lo que conlleva. Detrás de un mostrador se presenta un reptil de gran tamaño de aspecto prehistórico.

Monochromon:
 

-Bienvenidos- saluda el Digimon dinosaurio, quien está de pie sobre sus dos patas traseras y apoya las delanteras en el mostrador-. Nunca os había visto antes. ¿De dónde sois?

-Tientamon: Der mundo de lo humanoz.

-Monochromon: Oh... no me suena ahora mismo ese lugar. En fin, ¿en qué os puedo ayudar?

-Gabumon: Agua con hielo, por favor. También nos interesaría saber cómo ir a Toyland, ¿sabes cómo llegar?

-Monochromon: ¿Toyland? Creo que está bastante lejos de aquí, del Gran Cañón- agita la cabeza una vez en dirección a una nevera para indicarle a un rechoncho Gabumon con delantal que se acercara al electrodoméstico y sacara de él botellas de agua-. A ver, déjame pensar... Podríais ir por el Oeste, pero eso lleva a un sitio muy frío... Freezeland, creo- hace una pausa para pensar en lo siguiente que va a decir- Un momento, Birdramon volvió hace poco de Ciudad File por unas vacaciones. Tiene un negocio de transporte. Podríais preguntarle si os puede llevar allí. Por un buen precio, claro- El Gabumon empleado deja las botellas metidas en bolsas en el mostrador y cobra a los clientes-.

-Aurelion: Parece una buena idea. ¿Sabes dónde vive?

-Monochromon: Vive en la cima mas alta del Gran Cañón. No tiene pérdida. Pero no es tan duro llegar como suena gracias a los ascensores.

-Plotmon: Muchas gracias, es todo lo que necesitábamos saber.

El grupo sale de la tienda, comparten la información con los Tamers y beben el agua que tanto necesitan. Dudando algo más de la fiabilidad de seguir un rastro del que ya no están tan seguros que fuera de su objetivo, deciden darle una oportunidad al plan de ir hasta Birdramon para que les llevara a Toyland. Pero la travesía acaba siendo algo más larga de lo que ninguno esperaría y la noche se hace presente en el cielo nuevamente. No tienen más remedio que dormir en la intemperie. Max propone hacer turnos de guardia para así reposar más tranquilos. Las horas van pasando hasta que les llega el turno a Franky y a Alf. Están sentados alrededor de un fuego que Aurelion tuvo la amabilidad de encender antes.

-Alf: ¿Todavía estás enfadado?

El muchacho no responde.

-Alf: Qué llorica puedes ser.

-Franky: Por un momento creí que moriría, ¿vale? ¿Qué hubiera pasado si no estuviera ese puente invisible, ¿eh?, dime- interroga a su compañero de nuevo con su tono airado-.

-Alf: Claramente hubiera saltado detrás de ti, capullo.

La respuesta pilla por sorpresa al humano despierto.

-Alf: Parece que no te enteras. Tú para mí eres y siempre serás...

Una nueva tensión se hace con el ambiente en esa pausa.

-Alf: El que me da comida, por supuesto- termina de decir-. Habría digievolucionado en Dorugamon, te habría salvado volando y listo.

-Franky: Ajá, ya- toma una pequeña pausa antes de dejar fluir sus pensamientos al exterior-. No sólo estoy así por lo del puente. Bueno, también. Es todo, todo esto. Me atacan monstruos, me arrastran hasta otro mundo, por poco soy devorado por murciélagos, el puente, andar durante horas por un desierto... Esto, ¿hola? Nunca pedí venir para salvar a nadie. ¿No había nadie más mejor para esto? ¿No te jode esto también? Comías gratis, veías todo el anime que querías y jugabas algunas veces juegos conmigo en la consola.

-Alf: Claro que lo estuve pensando. Y eso me llevó a pensar sobre la razón por la que nací.

La última frase capta la atención del joven humano.

-Alf: Se supone que soy un Digimon, pero no nací aquí, en el Mundo Digital, donde viven los demás Digimon. Nací en tu mundo y al poco tuve que pelear, por mi vida y por la tuya. Siempre sentí que tenía que protegerte. Luego ese viejo nos contó todo eso, sobre lo que tenemos que hacer. Entonces lo entendí- salta a una roca que hay cerca y mira a la luna-. Nací para hacer algo importante, algo grandioso. ¡He decidido convertirme en el Digimon más importante de todos! Y tú me acompañarás para conseguirlo.

Franky se queda en shock por esa declaración. No sabe qué contestar más allá de lo obvio- ¿Pero qué puñetas estás diciendo?

-Alf: Para mí es muy evidente. Estoy destinado a ser un gran héroe. ¡De este mundo y del siguiente! ¡Nadie nos parará!

El humano se siente agotado de repente. No quiere creerse con lo que tendrá que lidiar por culpa de su compañero.

Los minutos pasan. Tras la "intensa" plática, le fue mucho más fácil al silencio del ambiente hacer que los dos encargados de la guardia actuales durmieran completamente despreocupados. Pero no dudaría mucho. Un molesto olor llega a la nariz del humano a cargo. Éste abre los ojos poco a poco para encontrarse de frente el trasero de una criatura. Franky se levanta inmediatamente sobresaltado. Ya de pie, reconoce la figura de un Gabumon.

-Franky: ¡Me cago en-! ¡Tanto asco me tienes, cacho mierda!

El niño le propina a su "agresor" un puñetazo. El Gabumon salta para alejarse mientras se frota la parte que había recibido el daño. Entonces Franky echa un rápido vistazo a su alrededor y ve que algo anda mal en cuanto ve a Katya durmiendo junto a Freeze. Mira de nuevo al otro Gabumon y ve también a dos figuras más. Se tratan de una especie de reptil de color amarillo, que puede andar sobre sus patas traseras, y un monstruo con apariencia de ogro o trol de mandíbula grotesca.  

Agumon:
 

Orgemon:
 

-¡Maldita sea, ya tenías que hacer una de tus burradas! ¡Coge el saco y vámonos!- ordena el horroroso ser de piel verde.

El Gabumon secuaz coge una pequeña bolsa que hay en el suelo y corre junto a su jefe para huir. Tanto el ogro, el reptil, como el Gabumon cargan unos sacos.

-Franky: ¡Levantaos, nos están robando!

Los demás integrantes del grupo se despiertan y se levantan con la máxima velocidad que les permite sus aún adormilados cuerpos. Todos corren a por los ladrones que Franky les indica. Pero de pronto el suelo se hunde ante sus pies y caen a un agujero cavado previamente.

-¡Soy un maestro del escapismo, panolis!- se jacta el monstruo de la deformada boca mientras ríe escandalosamente.

Los niños tratan de escalar para salir del embrollo, pero tardan demasiado para conseguirlo. Una vez fuera, comprueban que no hay bandidos a la vista. Vuelven rápidamente a su improvisado campamento para averiguar con horror que no queda nada salvo los restos de la fogata. Los bandidos les habían robado las provisiones y sus D-Arcs. Esto lo asimilan en el tiempo en el que el sol baña la tierra con sus primeros rayos matutinos.
_________________________________________________________________________________________________________

NOTA: Tenéis total libertad para resolver los problemas planteados siempre que tengan su lógica. Y otra cosa, en el caso de que todos los participantes del rol posteen después de haberlo hecho yo, trataría de volver a postear lo antes posible sin tener que esperar a los 7 o 9 días que comenté anteriormente.
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2787
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Oct 30 2016, 16:25

-Kyo:Ya es lo que nos faltaba.

-Tientamon:No vayaenpesá,sikillo.

El ánimo congela de tal manera el ambiente que ni la luz del alba puede calentarlo.En medio de ninguna parte,sin comida ni D-Arcs.

-Derek:¡Mierda,¿por qué no has hecho nada?!

-Pawnchessmon:No fui capaz de hacer nada,señor.Es un error imperdonable,señor.

Xalcer y Franky parecen bastante nerviosos.Katya y Freeze se acercan a los chicos y sus compañeros.Mix y Alex están intentando separar al recién llegado Tamer de su Digimon,pues parece que el ambiente se ha caldeado un poco.Max se aleja de los demás,con Lopmon al hombro.

-Max:Es culpa mía,Lopmon.

-Lopmon:No,Max.Fue culpa de esos Digimon.

-Max:Debimos estar más alerta.Otra vez las cosas se tuercen...

Lopmon acaricia su cabeza contra la de Max.

-Lopmon:Todo saldrá bien.Momantai,Max.

Se acercan al grupo y piden a Alex y Plotmon que les ayuden.

-Alex:¿Para qué?

-Max:Tienen que haber huellas o un rastro oloroso de esos tres.Lo primero es encontrarlo.

-Plotmon:No se si seré capaz de detectarlo sin una muestra.

-Lopmon:Inténtalo,por favor.

-Max:Lopmon,quédate aquí con ellos.Vengo en un instante.

Se reúne con los demás.Entre todos acuerdan que Franky,Xalcer,Kyo y Derek montarían guardia junto a sus acompañantes,mientras que el resto se unirían a la búsqueda de pistas.Lleva bastante tiempo,pero cuando ya los estómagos empiezan a rugir y un sol de justicia empieza a alzarse por el firmamento,consiguen hallar un rastro lo suficientemente claro como para que la esperanza surja en sus corazones.

-Xalcer:¿Y ahora qué?

-Franky:¿No está claro?¡Vamos a su base y los machacamos!

-Freeze:Katya,¿qué opinas?

-Katya:No creo que sea buena idea...

Empiezan a pensar diferentes planes a seguir.Tras deliberar,deciden que el plan será ir juntos hasta las proximidades de la base.Tras ello,el grupo A,compuesto por Katya,Freeze,Max,Lopmon,Xalcer y Aurelion distraerían al Agumon,mientras que el resto menos Mix y Kudamon se encargarían de Gabumon.La superioridad numérica debería darnos ventaja y el alboroto distraerá a su vez a Orgemon,el cual no sabrá inicialmente a cual de los dos frentes dirigirse.

-Mix:¿Y yo qué?

-Max:Tu harás lo siguiente...

Mix y Kudamon,sacando provecho de la ventaja que supone el tamaño de este último,se introducirían en la base de Orgemon para recuperar los D-Arcs y algo de comida para los Digimon.Una vez recuperados,acudiría al grupo en el que Orgemon no está,mientras que el que lo enfrenta lo distrae,con el propósito de tenderle una emboscada.

______________________________________________________________________________________

La base está ya a la vista del grupo:un pequeño campamento entre formaciones rocosas.Será difícil actuar.

-Pawnchessmon:¿Deberíamos entrar ya,señor?

-Derek:No.

Se quedan observando a los tres Digimon hasta que Gabumon se levanta y aleja de la base principal.El grupo de niños se separa,yendo una parte a por el pequeño ladrón.

-Max:Mix,ve acercándote a la base.Nosotros intentaremos dejar a Agumon fuera de combate.

El grupo A va rodeando la base.Ven como los otros han conseguido retener al otro Gabumon y lo arrastran fuera de la vista.

-Katya:Freeze,ahora

-Freeze:¡Mini fuego!

Suelta una llamarada a una zona vacía.

-Orgemon:Ve a ver que pasa.

Los chicos escuchan los pasos de Agumon.Cuando está a la vista,pasan al ataque.

-Lopmon y Gabumon:¡Hielo ardiente!/¡Mini fuego!

Una ráfaga de aire frío golpea a Agumon en la cabeza,lo que hace que nos mire.Viene corriendo hacia nosotros mientras lanza Llama bebé.Es entonces cuando Aurelión salta sobre él y le hace caer.Freeze le ayuda a retenerle.En ese momento,los demás dejan que Gabumon hable.

-Gabumon:¡Jefe,aquí!

Aurelion le da un coletazo a Agumon,haciendo que suelte un quejido.Orgemon hace acto de presencia.

-Orgemon:No sabéis cuando rendiros,¿eh?

Con su porra empieza a golpear las rocas.Entre algunos riscos empiezan a distinguirse ciertas figuras.Más problemas.

-Max:¡CORRED!

Dejan a los enemigos y se reúnen con Mix en la base.Por suerte esa parte del plan sí ha ido bien.Los D-Arcs están en las manos del chico,listos para su inmediato uso.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Deadpoolnew
Novato
Novato
avatar

Cantidad de envíos : 8
Fecha de inscripción : 06/04/2016

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Nov 01 2016, 12:56

Derek observaba desde la distancia mientras Agumon es atraído por un ataque y retenido. En ese momento, sacó una cuerda de su bolsa y se la entregó su digimon.

-Cuando te diga, irás para allá y usarás esta cuerda para coger...

En ese momento el Orgemon se alejó de su "base" y dio un golpe al descubrir a sus compañeros.

-¡Coge todo lo que puedas y vete! -gritó Derek, mientras corría para alejarse de los del grupo mientras su digimon deliberaba que hacer.

Todos estaban corriendo, cuando uno de los chicos le lanzó su D-Arc a Derek y la cogió en el aire. Todos tuvieron la suya en poco tiempo, mientras corrían de un lado a otro, encontraron una extraña zona con megalitos donde pudieron esconderse. Afortunadamente habían dejado atrás a Orgemon y cualquiera que fuese su ataque.

En ese momento apareció Cabo y se puso junto a su amo.

-¿Has logrado zafarte del Orgemon? -preguntó retóricamente Derek- ¡Bien! ¿Lograste coger algo?

-Sí... -afirmó sin poder acabar Cabo, justo cuando Derek le interrumpió.

-Perfecto, hemos dejado atrás a esa cosa y encima tenemos parte de lo que nos robaron, pero no creo que vengan a buscarnos.

-Señor... -dijo Cabo algo perturbado.

-¿Qué ocurre Cabo? -preguntó Derek.

-Es lo que he cogido, puede que nos cause problemas.

En ese momento Derek miró detrás de su digimon y logró ver a Agumon atado de pies y manos de manera que no podía soltarse.

-¡¿Que has hecho qué...?! -gritó Derek- ¡Ahora vendrán a buscarlo! ¡¿Me puedes explicar por qué mierdas cogiste al digimon?! ¡¿No había nada más valioso?!

El Agumon emitió un gruñido.

-Disculpe -dijo amablemente Derek- ¡¿No había algo más útil?!

El Agumon volvió a gruñir.

-¡Cierra esa boca de dinosaurio! ¡Esto no va contigo!

El Agumon se quedó perplejo y al poco rato empezaron a aguarle los ojos hasta que se puso a llorar.

-Mire lo que ha provocado señor, le ha hecho llorar.

Derek se dio la vuelta y se cruzó de brazos.

-¡Me da igual! -exclamó Derek.

Se seguían oyendo los llantos del Agumon, hasta que Derek suspiró.

-Está bien, disculpa -dijo entre dientes Derek mientras miraba al Agumon.

El Agumon pareció contentarse y para demostrarlo se tumbó sonriente sobre Derek.

-¡Tampoco hace falta que me aplastes! -gritó Derek- bien ¿Por dónde iba?

-Por el por qué traje al Agumon -le recordó Cabo.

-Eso -afirmó Derek, volviendo a su cara de enfadado- ¡¿Qué se te pasó por la cabeza para traértelo?! ¡¿No ves que ahora nos seguirán para buscarlo y si lo soltamos volverá para avisar de dónde estamos?!

-¡No lo sé! -gritó Cabo- ¡Se me fue la olla y me hice la picha un lío!

-¡¿Qué maneras de hablar son esas?!

-Perdone señor, pues que pedí el control de la cavidad superior y provocó que la cavidad infer...

-¡No necesito detalles! -gritó Derek- ¡Sólo que me expliques qué hacemos ahora!

-¿Y si lo soltamos y corremos? -preguntó Cabo.

Derek lo pensó.

-Buena idea -concluyó-, a la de tres. Una... Dos... ¡Tres!

Cabo soltó al Agumon al deshacer un nudo y ambos (Derek y Cabo) salieron corriendo entre las rocas, mientras lograba ver al resto de compañeros escondidos. Era definitivo, aquellos chicos debían de verle como un payaso. Sin embargo, llegaron hasta otra roca más lejana y respiraron hondo.

-Aquí no creo que sepa traer a su jefe -dijo entre suspiros Derek.

En ese momento alguien le lamió la nuca, Derek se dio la vuelta lentamente y, allí estaba, el Agumon. El chico gritó y de un salto acabó en los brazos de Cabo.

-¡Nos ha seguido hasta aquí! -gritó Derek.

-¡Amigos! -dijo el Agumon sonriente.

-Señor, parece que el Agumon ha hecho migas con nosotros -dijo Cabo.

Derek bajó de los brazos de Cabo y señaló a Agumon.

-¡Tú no eres mi amigo! ¡Eres un ladrón!

Agumon volvió a soltar una lagrimita y se dedicó a llorar desconsoladamente.

-¡Lo ha hecho llorar otra vez! -gritó Cabo.

-¡Lo sé idiota! -gritó Derek.

Cabo empezó a llorar también.

-¡¿Por qué es tan malo conmigo?! -dijo Cabo- ¡¿No ve que sólo quiero ayudarle?!

Derek cayó de rodillas y... empezó a llorar también.

-¡Tenéis razón! ¡Soy un mala gente!

Los tres se abrazaron mientras lloraban, creando una peculiar y tonta escena de drama absurdo.
Volver arriba Ir abajo
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: Re: Digital World   Miér Nov 09 2016, 21:34

T: Llorái má que Killo
Derek: *se sobresalta y deja de abrazarlos* ¡Qué dices! ¡Yo no estaba llorando!
K: ¿Cómo que yo soy un llorón? ¬¬
T: Es que ienes menos autoeztima que una monja en la mili
Cabo: Oh, veo que también sabes del ejercito
T: Ueno *se sonroja* uno que iene madera de zordado
K: ¿Y tú, *refiendose a agumon* qué haces aquí?
Agumon: PUes, es que me han secuestrado hasta aquñi
K: Brr, eso ya lo se, quiero decir que porque nos robaste
Agumon: Por que me lo mandaropn hacer
Derek: Creo que habría que apodarlo el capitán obvio
K: ¡PERO SERÁS BURRO, TE PREGUNTO EL MOTIVO PARA QUE NOS ROBARAN!
Agumon empieza a llorar
Derek: ¡Eh, no tienes corazón!
Cabo: Debería darte verguenza ser tan autoritario
K: P-pero yo
T: Oye killo
K: Tientamon, menos mal, yo se que tu me comprendes, somo almas gemelas, el zapato y el chicle, como el gusano y el capullo, como-es interrumpido-
T: Tas pasao con el pobre lagartejo
K: .__________."
Kyo se puso a llorar mientras dibujaba en la arena círculos con su dedo índice
Al ver a agumon y kyo llorar, todos se pusieron a llorar a la vez, excepto tentomon
T: Ezto es deprimente
Incluzo espeluznante
K: Oye, tampoco te pases, sosmo victimas de las circunstancias
T: No, zi no me refiero a vozotro, me refiero a ezo
*El digimon insecto señalaba al fondo donde se veía al resto de compañeros huyendo de un ogremon y más digimons*
K: ¡Aaaaah, huyamos de aquí!
*todos empezaron a correr, el primero que encabezaba la fila era, como Kyo*
Derek: Como corre el condenado
Cabo: Y eso que hace un momento estaba todo decaido
T: E que ez un chico mu espesiá
*derek mira horrorizado a tentomon*
Derek: ¿¡Y tú porqué mierdas llevas al agumon en brazos!?
T: Hombre, no iba a dejarlo allí zolico el pobrecico mio
Agumon: Me ha dicho mierda, buaaaah

A esto que les alcanza alcanza Franky
Franky: Tomad, estos son vuestros dispositivos digitales
...
¿Qué demonios estáis haciendo con ese dinodigimon?
T: Es vedá, zí es parte del enemio
Derek: ¿¡Y ahora caes en la cuenta!?
T: Pos na, a la mierda
*Tientamon lanza a agumon contra ogremon y le da este en la cabeza, no sin antes oír a agumon mientras era lanzado decir*
Agumon: ¿¡Por qué?! ¡Yo te queríaaaaaaaa!
Ogremon: ¡Maldito, te alías con el enemigo y te atreves a atacarme, toma esta!
*El agumon fue devuelto con la porra del digimon y fue a parar a la cabeza de Kyo*
K: Auch, p-pero, ¿¡qué hace este aquí!?
Tientamon, quiero una explicación
T: En rezume...
Home run, jugadó fuera
K: Déjate de cachondeo, grrr
Alf: Mejor tomaoslo en serio, aquí vienen
K: Glups*pone una mirada totalmente de terror y de cagarse encima*
T: ¿Ze lo lanzo otra vé?
Todos: ¡NO!

Y ahora tenían que enfrertarse a todos esos digimons, estaban rodeados y no había forma de escapar.
Volver arriba Ir abajo
Flash Sentry best pony
Iniciado
Iniciado
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 21
Localización : Con mi melocotonero

MensajeTema: Re: Digital World   Vie Nov 11 2016, 11:46

Viendo que huir había dejado de ser una opción, los chicos se volvieron contra Orgemon y su banda, cartas en mano. Freeze, Alf, Lopmon y Salamon se adelantaron, lanzándose al combate en sus formas evolucionadas.

- Alf: ¡Poder metálico!

El Digimon lanzó una bola metálica contra Orgemon. Este hizo amago de esquivarla, pero, para sorpresa de todos, la bola cayó a unos metros delante suya y rodó hasta que se detuvo a sus pies.

- Franky: ¿¡Alf, qué estás haciendo?!

- Orgemon: ¿Ni siquiera sabes usar tus propios ataques?

El Digimon cogió la bola del suelo y la lanzó al aire.

- Orgemon: ¡Déjame que te enseñe cómo se lanza una pelota!

Usando su garrote como bate, Orgemon golpeó con fuerza la bola de metal, devolviéndosela a su lanzador. Antes de que pudiera reaccionar, Freeze se colocó frente a Alf y, haciendo uso de su aliento gélido, creó un muro de hielo frente a ellos como escudo. La bola atravesó el muro sin mucho esfuerzo, conviertiéndolo en un montón de cubitos y golpeando a los Digimon que se refugiaban tras él. El impacto hizo que tanto Alf como Freeze salieran volando varios metros, devolviéndoles a sus formas originales.

- Katya: ¡Freeze!

- Franky: ¡Alf!

Toda la banda de Orgemon rió. Para ellos aquello era simplemente un espectáculo por parte de su jefe. Aprovechando la distracción, Tailmon se subió en la cabeza de Turuiemon y pasaron a la ofensiva.

- Turuiemon: ¡Ninjin Ken!

Haciendo uso de su gran agilidad, Turuiemon acortó las distancias con Orgemon e, impulsándose con su piernas, lanzó un puñetazo al estómago de este. El Digimon se movió tan rápido que Orgemon no pudo esquivarlo, recibiendo el golpe de lleno. A pesar de esto, el impacto solo hizo que el Digimon retrocediera unos centímetros. En ese momento, Tailmon saltó de la cabeza de Turuiemon.

- Tailmon: ¡Puño de gato!

Tailmon golpeó con fuerza en la cabeza de Orgemon, pero, como ocurrió antes, no parecía que hubiera hecho mucho efecto. El Digimon se frotó se frotó la zona del impacto como si nada.

- Orgemon: Aww. Sois demasiado monos. Inútiles, pero monos. Casi me da pena daros una paliza.

Con un simple movimiento de brazo, mandó volando a Tailmon y Turuiemon, quienes siguieron el mismo camino que sus compañeros, volviendo a sus formas anteriores. Todos los Tamers corrieron junto a sus compañeros mientras Orgemon como su banda reían ante el patético espectáculo que estaban presenciando.

- Max: ¿Lopmon? ¿Estás bien?

- Lopmon: Momantai...

Un gruñido procedente del estómago de los Digimon les hizo caer en el motivo de su derrota. No había comido nada desde la noche anterior y el cansancio empezaba a hacer mella.

- Orgemon: De haber sabido antes, os habríamos dado la paliza antes que haber tenido que salir corriendo. Ahora, dadnos todo lo que tengáis encima si no queréis volver a cobrar.

La situación era tensa. Cuatro de ellos ya habían caído y el resto no parecían muy deseosos de seguir el mismo destino que sus compañeros. Tientomon estaba siendo utilizado como escudo por Kyo mientras Cabo trataba de separar el Agumon de Derek, a quien parecía que había cogido cariño. Por su parte, un bulto tembloroso bajo la camisa de Mix indicaba que Kudamon no iba a ser muy partícipe en la pelea. Viendo que no tenían muchas opciones, Aurelion se adelantó.

- Aurelion: ¡Xalcer! ¡Usa tu carta y hazme evolucionar!

El chico había tenido el dispositivo y la carta listos para usarlos, pero en ningún momento llegó ha hacer uso de ellos. No paraba de temblar y no podía apartar la vista de Orgemon y sus compañeros caídos. Si ellos que estaban mucho más preparados no habían podido con el Digimon, entonces él no tenía ninguna oportunidad, aunque tuviera a Aurelion de su lado. A Orgemon se le empezaba a agotar la paciencia.

- Orgemon: ¡Empezad a soltar vuestros bits o seré yo el que empiece a hacer puré con vuestros compañeros!

El Orgemon golpeó el suelo con su garrote, haciendo que salieran volando pequeños trozos de piedra mientras se acercaba hacia Franky y Katya, quienes tenía más cerca. Sus compañeros trataron de levantarse para defender a sus Tamers, sin mucho éxito.

- Aurelion: ¡Xalcer, deprisa!

Viendo que este no reaccionaba y la escasa cercanía de Orgemon hacia sus compañeros, Aurelion soltó un gruñido de frustración y salió corriendo hacia ellos.

- Xalcer: ¡Aurelion, no!

Orgemon levantó el garrote para golpear a Franky y a Katya.

- Orgemon: ¡Último aviso!

Usando a Franky como trampolín, Aurelion saltó sobre Orgemon y empezó a morderle el brazo con el que sujetaba el garrote. El Digimon rugió de dolor cuando los afilados dientes de Aurelion se clavaron en su verdosa piel, haciendo que soltara el arma. Furioso, el Digimon agarró a Aurelion con la mano que le quedaba libre, quitándoselo de encima.

- Orgemon: Parece que tenemos un primer voluntario.

El Digimon comenzó a apretar el puño, tratando de aplastar a Aurelion. Este empezó a quejarse y revolverse como pudo, ya que su cabeza era la única parte que sobresalía de su puño. Los vítores del resto de la banda aumentaron aún más.

- Xalcer: ¡AURELION!

Si hacía que Aurelion evolucionara podría zafarse de Orgemon y salvarse, pero por más que lo intentara no conseguía pasar la carta por el lector del dispositivo, presa del pánico. El cielo se nubló durante unos segundos, momentos antes de que algo cayera con brusquedad tras la banda de Orgemon, levantando una nube de polvo. Una vez se disipó, un Digimon gigantesco se hallaba ante ellos.

Spoiler:
 

Nada más verlo, gran parte de la banda huyó despavorida. Solo Orgemon y unos cuantos permanecieron en el lugar. Lo chicos aprovecharon la oportunidad para alejar a sus compañeros del peligro.

- Garudamon: ¿Estás seguro que son ellos?

Sobre el hombro de este se hallaban otros dos Digimon, de mucho menor tamaño.

Spoiler:
 

- Kiwimon: Sin duda. No podría olvidar ese careto.

El león saltó del hombro de Garudamon y aterrizó frente Orgemon sin esfuerzo, pese a la altura. De sus pantalones sacó una hoja de papel bastante deteriorada. Parecía uno de estos carteles de "Se Busca" del viejo oeste con la cara de Orgemon.

- Panjyamon: Asalto de múltiples caminos, extorsión a varios negocio, ataques a más de diez villas... Parece que has estado bastante ocupado.

- Orgemon: ¿Quién dice que sea yo el de la foto? Hay muchos más Digimon que se parezcan.

El Digimon león se cruzó de brazos, mirando a Aurelion, a quien aún tenía agarrado, y al resto de los Digimon, para volver hacia Garudamon.

- Panjyamon: ¿El ataque a humanos se consideraría agresión mayor?

- Garudamon: No sabría decirte. No es algo que se vea todos los días.

- Orgemon: ¿Ataque? Si solo estábamos charlando.

El Digimon lanzó a Aurelion por encima de su cabeza, como tratando de ocultar que había intentado acabar con él hace unos minutos. Xalcer no tardó ni un segundo en correr hacia él.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 494
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Nov 22 2016, 01:09

Los Digimon que habían tratado de resistirse a Orgemon yacían ahora en el suelo sin poderse levantar. La evolución les había arrebatado las energías que les quedaban y no pueden ni moverse. Max aconseja regresarlos a la etapa anterior, la Básica, para que los niños pudieran cargar con ellos y llevarlos con facilidad. Por otro lado, Panjyamon deja inconsciente a Orgemon y deja que lo que queda de la banda se marche corriendo.

-Xalcer: Gra-gracias- agradece el chico a los recién llegados mientras aún tiene en sus brazos al Dracomon-.

-Panjyamon: No es necesario, simplemente estabais en medio.

Spoiler:
 

El enorme hombre pájaro carga el cuerpo inconsciente del criminal que buscaban.

Spoiler:
 

-Kiwimon: Misión cumplida. Volvamos cuanto antes para cobrar la recompensa.

Spoiler:
 

El león bípedo salta de regreso al hombro de su gigantesco compañero alado.

-Max: ¡Esperad!

Todos miran con atención al joven.

-Max: ¿Podríais llevarnos a donde está Birdramon?

Los cazarrecompensas se miran entre ellos.

-Garudamon: Supongo que te refieres al Birdramon que vive aquí en el Gran Cañón. ¿Para qué queréis verle?

-Max: Nos dijeron que puede llevarnos a Toyland.

-Panjyamon: Toyland... Sabéis que ya no es el "lugar feliz" que era antes, ¿verdad?

Los niños se miran entre ellos y se encogen de hombros.

-Max: Tenemos asuntos allí.

Garudamon ve asentir a sus compañeros.

-Garudamon: Sabemos dónde vive. Os llevaremos- se agacha y abre sus manos para que los Tamers y sus Digimon suban-.

Una vez montados, después de haber recogido las mochilas en el campamento de los bandidos con las pocas provisiones que les quedaban, el Digimon ave salta para tomar altura y empieza a batir sus alas para ascender aún más. Una vez algo más estabilizados en el aire, los Tamers y sus Digimon comen algunos champiñones, pero sólo unos pocos, ya que era lo único que les quedaba para llevarse a la boca y necesitaban racionar apropiadamente al menos hasta llegar a Toyland. La sensación de volar de esta manera era algo que jamás esperarían experimentar. Como en el puente invisible, los sentimientos de miedo y excitación se mezclan de una forma u otra dependiendo del humano o Digimon. A excepción quizá de Derek, quien de repente tuvo un ataque de tos que se le acabó pasando. Al rato, aterrizan a la mitad de la altura de una elevación rocosa, enfrente de lo que parece la entrada a un ascensor moderno, algo que no se encontraría en una montaña común. Los niños y sus compañeros Digimon saltan al suelo.

-Max: Gracias por traernos.

-Panjyamon: Como dije antes, no es necesario- pone por delante su mano abierta en señal de que quiere recibir algo-. Sólo pagad por el servicio.

Esto pilla por sorpresa a los Tamers y a los demás Digimon que aún siguen conscientes que están con ellos.

-Katya: No sabía que tuviéramos que pagar.

-Kiwimon: No nos vengáis con esas ahora. Os protegimos antes de esta excusa de criminal y nos dimos la molestia de desviarnos para traeros aquí. Nadie debería trabajar gratis.

-Garudamon: No sólo por ser humanos de mitos y cuentos se os tratará mejor. Aquí todos trabajamos para vivir.

-Panjyamon: Con 50 bits por cabeza estaremos más que contentos. Y sí, os conté antes a todos, incluyendo al canijo que se esconde bajo la ropa de uno de vosotros.

No les queda a otra a los humanos que pagar 100 bits cada uno para poder continuar tranquilos. Una vez hecho el pago, los cazarrecompensas toman nuevamente el vuelo. Sin ver otra cosa que pudieran hacer allí, se dirigen al ascensor. Éste no resulta difícil de manejar ya que era casi idéntico a los que se podrían encontrar en su mundo. No hay ningún tipo de lío a la hora de decidir a qué "planta" subir, parecía que el transporte únicamente tenía dos pisos en los que detenerse. Suben y llegan hasta la cima de la montaña. Salen del ascensor para encontrarse con un nido gigante a unos metros de ellos. Está hecho de alambres y barrotes oxidados. Y detrás de él hay un reloj de cuco hecho de madera y gigante con un aspecto anticuado y deteriorado. No parece que vaya a funcionar otra vez. Parece cierto que allí vivía un gran pájaro, pero definitivamente no se encuentra en el lugar en estos momentos. Cosa que los presentes notan que cambia al ver una sombra volar entre ellos. Alzan sus miradas y ven a una enorme ave que aterriza en el nido. Su plumaje naranja se mueve incluso con la ausencia de viento como si de llamas reales se tratasen.

Birdramon:
 

Spoiler:
 

-No esperaba visitas- comenta el ave de aspecto flamígero mirando con desconfianza a los recién llegados-. Si habéis venido por mis servicios, os diré que encontraréis mi establecimiento en Ciudad File. Aquí descanso en mis vacaciones.

-Mix: ¿Eres Birdramon?

-Birdramon: Sí- se acomoda en el nido-. Ahora me gustaría que os fuerais, voy a echarme una siesta.

-Katya: ¡Espera- se adelanta la niña-, tenemos que ir a Toyland!

-Birdramon: ¿Toyland?- pone su atención en la Tamer- ¿Y a vosotros que se os ha perdido en Toyland? ¿Acaso sabéis que ocurre allí?

-Alex: Nos mencionaron antes que ha cambiado, pero nada más.

-Birdramon: Vaya, tampoco es que yo sepa los detalles. Sólo sé que todo era juegos y diversión hasta que un día simplemente... el lugar se volvió deprimente. Los habitantes están todo el día cabizbajos por alguna razón, los visitantes dejaron de ir y el cielo por allí está siempre nublado. Supongo que tendríais que preguntarles para saber qué ocurre, pero, como ya dije antes, estoy de vacaciones.

-Franky: Nos dijeron que nos llevarías si te pagábamos bien.

El pájaro gigante mueve su cabeza con resignación.

-Birdramon: Maldita sea mi codicia, ya que estáis aquí... Luego pondré un cartel de "prohibida la entrada". 100 bits por cabeza y os llevo.

Los Tamers miran preocupados a sus D-Arcs. Teniendo en cuenta que tendrían que pagar por sus Digimon, cada humano debería pagar 200 bits. Las caras largas se hacen notar todavía más al ver que lo que le queda a cada uno es alrededor de 165 bits.

-Kyo: ¡Es-es muy caro!

-Birdramon: No tengo nada que discutir con vosotros; ¡tenéis el dinero o no hay viaje!- dice esto último abriendo sus alas, que por un momento parecen estar incendiadas.

Los niños se ven algo intimidados.

-Franky: ¡Espera! ... Podemos darte el dinero que nos queda y...- deja caer al suelo todos los champiñones que le quedaban en la mochila- estos champiñones... están bastante ricos.

La cabeza de Birdramon se acerca a Franky. El muchacho da unos pasos hacia atrás con miedo. El pájaro abre su pico y coge con él unos champiñones para luego comerlos.

-Birdramon: Mmmh... Me parece que los he visto antes, pero como suelo volar, no me molesté en probarlos- alza su cabeza-. Tienen un sabor bastante interesante- toma una pausa para deliberar-. ¿Cuánto dinero decís que tenéis?

Los Niños Elegidos le enseñan el número de bits de sus aparatos.

-Birdramon: Muy bien, acepto. Me quedaré con el dinero que os queda y con todos los champiñones.

Tras pagar y vaciar las mochilas de comida en el nido, los humanos junto a sus Digimon se agarran en las patas del Digimon ave gigante y éste comienza su vuelo. Esta vez la sensación de peligro era mucho mayor que cuando estuvieron montados en las manos de Garudamon. Casi ni se atreven a mirar hacia abajo. Dejan atrás las elevaciones rocosas del Gran Cañón. Pronto se adentran a una zona cubierta por el hielo y la nieve, la tierra llamada Freezeland al que muy probablemente se refirió Monochromon como una de las alternativas para llegar al destino que habían elegido los jóvenes. Pasan por encima de un bello templo, que parece estar hecho enteramente de hielo, en medio del páramo helado. El ave asciende para evitar mejor el frío. Luego atraviesan el cielo de un tenebroso bosque cubierto por una niebla muy densa. Uno se preguntaría si los Niños Elegidos hubieran sido capaces de encontrar el camino correcto entre tanta bruma. Birdramon empieza a descender cuando llegaban a donde la niebla ya no alcanzaba. Aterrizan en frente de un portal construido con bloques de juguete (legos, vamos) que hace de entrada para pasar a través de un muro formado por figuras de plástico con formas de árboles.

-Birdramon: Ya hemos llegado- indica para que se bajaran sus pasajeros-. Atravesad el portal y entraréis a Toyland. Aquí termina mi trabajo- levanta el vuelo nuevamente sin esperar respuestas-.

El grupo entra a la ciudad sin hacerse muchas preguntas como si alguien superior a ellos los moviera cual piezas de ajedrez. Observan el estado actual del sitio. Lo que antes era colorido y alegre ahora está teñido de un triste gris. El cielo está nublado, desde hacía tiempo según les habían mencionado, y las calles, al menos las que se pueden ver desde la entrada, están desiertas. Eso sería completamente cierto si no fuera porque cerca se encuentra una silueta recostada contra la pared de uno de los edificios. De inmediato, los Tamers se dan cuenta del parentesco que tiene con el Digimon compañero de Derek.

Pawnchessmon (Blanco):
 

Se acercan con curiosidad. El Digimon peón dirige su mirada a los recién llegados.

-Ah, visitantes- empieza a decir con tono desinteresado el aparente guardián-. Cuesta creer que aún llegue gente que quiera pasar tiempo en este lugar- mira más fijamente a los Tamers-. Un momento, sois... ¿niños humanos?

El grupo no contesta nada más allá de lo que indican al asentir.

-Pawnchessmon: Curioso, sois el segundo grupo de humanos que llega.

-Xalcer: ¿Humanos aquí?

-Pawnchessmon: Sí, llegaron ayer, pero no sé si siguen aquí. Al menos no los vi salir por esta entrada. Que yo recuerde.

-Katya: ¿Sabes dónde podemos encontrarlos?

-Pawnchessmon: Quién sabe... Podríais probar por mirar donde solían ir los turistas. La elección más obvia que se me viene a la cabeza es el parque de atracciones.

El cansado guardia señala a una dirección con su mano. Los Niños Elegidos empiezan a avanzar, con sus estómagos ya rugiendo del hambre. Pero nuevamente son detenidos. Esta vez es porque oyen cerca a un cuerpo caer. Al girarse, ven al Pawnchessmon negro asistiendo a su compañero humano. Todos se acercan para ver qué mal azota a uno de los miembros más recientes del grupo. Su cuerpo tiembla y parece que le cuesta respirar. Los de su alrededor se preguntan preocupados qué le pasa a Derek.

-Pawnchessmon: Quizá sería buena idea si lo lleváis al hospital. Últimamente van muchos allí también.

¿Sería un ataque en forma de enfermedad proveniente de la Fuerza Negativa que les comentó Vamdemon? El guardia hace de nuevo el esfuerzo de señalar una dirección.

-Pawnchessmon: Ah, un consejo más; evitad a los Pawnchessmons y ToyAgumons negros que están por ahí patrullando, pueden atacaros y encerraros por orden del alcalde si os consideran sospechosos. También evitad a los Tankmons si os encontráis con alguno, son algo violentos.

Los niños y los Digimon que aún conservan su forma en etapa Novato cargan a Derek y siguen el camino señalado. El panorama sigue más o menos igual allá por donde van. Calles desiertas, un Digimon que otro quieto cual aparición, juguetes caminando por su cuenta, que en un ambiente más colorido y alegre serían muchísimo menos siniestros, etc. Se encuentran con pequeñas patrullas de Digimons de los que el guardia de armadura blanca ya les había advertido, pero logran darles esquinazo.

ToyAgumon (Black):
 

Spoiler:
 

El grupo se detiene en frente de un edificio con un cartel que pone en grande "Hospital". Como el resto de los edificios, tiene el aspecto de un juguete de niños pequeños salvo por el tamaño. Al entrar, se encuentran con un gran ajetreo. Se ven a seres con apariencia de robot yendo y viniendo llevando camillas, unas vacías y otras ocupadas por otros Digimon.

Blikmon (Sí, es un Digimon de verdad):
 

Llevan a Derek en otra camilla a una habitación donde le examinan dos de esos Digimon mecánicos.

-Blikmon 1: A pesar de la fisiología humana del paciente al que estoy poco acostumbrado, hemos podido determinar la causa de su estado actual- comenta la máquina viviente con una voz característica de robot-. Se trata de un virus extraño que algunas veces pueden contagiar Agumons un tanto... "especiales".

-Blikmon 2: Subnormales, dicho claramente.

-Blikmon 1: Eso ha sido muy insensible por tu parte.

-Blikmon 2: Todos lo somos, sólo que yo lo admito- responde para escurrir el bulto el enfermero de cuya voz computada y monótona no hace justicia a su carácter honesto-.

-Cabo: ¿Y hay alguna cura que pueda ayudar a mi compañero de batalla?

-Blikmon 1: Sí, tenemos a nuestra disposición un tratamiento de un valor de 800 bits. Aunque tendría que ingresar por un par de días en nuestro centro.

Una expresión de "Oh, mierda" se figura en las caras de los jóvenes. Se habían quedado secos en cuanto a dinero y comida. Y ahora tienen a un compañero enfermo.

-Max: ¿Qué es lo que ocurre exactamente si no recibe el tratamiento?

-Blikmon 1: Perdería sus facultades progresivamente hasta quedarse en un estado vegetativo.

-Blikmon 2: Perdonad mi impertinencia de nuevo, ¿pero el hecho de que preguntéis eso no indica vuestra falta de fondos?

Cinco minutos después los niños intentarían sacar a su compañero enfermo de una esquina en la que se encuentran bolsas de basuras abandonadas. Las cosas se ponían cada vez peor. Llegados a este punto, sólo pueden esperar a que los Niños Elegidos que llegaron antes que ellos les pudieran ayudar. Cabo carga a Derek y se ponen en marcha. Siguiendo las señales y las indicaciones vagas de otros residentes taciturnos, llegan a una zona que parece pertenecer al susodicho parque de atracciones. Pueden verse tiovivos, una noria, establecimientos de juegos o comida, una montaña rusa y una versión algo deteriorada de un castillo al fondo que parece estar sacado de un cuento de hadas, además de otras atracciones que los niños desde su posición no son capaces de distinguir.

Al entrar, se encuentran con Digimons arreglando y limpiando establecimientos y atracciones. De entre ellos, distinguen una figura humana. Ésta les ve con sorpresa y corre hacia ellos para acercarse. Es una chica que aparenta 16 años, de cabello corto y teñido de azul, lleva una camiseta blanca con un grafiti escrito de forma ininteligible, una sudadera gris encima y unos pantalones vaqueros.

-¿Sois humanos de verdad?- pregunta esperanzada la muchacha.

Los demás asienten. Pero antes de si quiera presentarse entre ellos, se oyen rugidos provenientes de estómagos. No queda claro de quién o de quiénes sale.

-Alf: Fraaanky- nombra famélico-. Para ser quien tiene que darme de comer, estás haciendo un trabajo horrible.

La joven les ofrece ir a una cafetería donde comer y conversar. Sin duda al lugar le faltaba alegría, pero no por ello escaseaba la comida. Mientras que Cabo trataba de darle de comer al debilitado Derek ahora tumbado en un banco, los demás Tamers y los Digimon recién llegados pudieron saciar su apetito, incluso hasta el punto de que aquellos que habían tomado su forma de etapa Básico pudieran regresar a la de Novato. En cierto momento, Franky se detiene y deja caer los cubiertos en el plato.

-Franky: ¡Mierda, que nosotros no podemos pagar!- expresa con preocupación.

-No temáis, toda ayuda es bienvenida y por supuesto recompensada- dice de pronto una voz masculina que trata de imitar a otra femenina.

Una figura que parece desprender luz, gracias a lo brillante que es su vestido y sus rizos dorados, aparece. Aunque lo anterior sugiriera que había llegado una princesa que pudiera residir en el mismo castillo antes visto, la realidad era mucho más ridícula. Se trata de un Numemon con los labios pintados de rojo que lleva un vestido blanco y rosa y una peluca rubia en la que tiene puesta una tiara plateada.

-Os doy la bienvenida al Parque de Atracciones de Toyland. Dejadme veros más de cerca- pide la babosa verde. Pero se tropieza con su propio vestido y cae para luego dar varias vueltas sobre sí mismo-. ¡JODERMECAGOENLAPUTACOÑO!- grita con una voz que parece ser la suya en estado natural antes de chocar contra la pared.

Todos se quedan algo perplejos.

-Franky: ¿Quién es éste?

-Se llama Namima y dice que es la princesa del castillo y también la encargada del parque- contesta la peliazul-. Por cierto, mi nombre es Jill.

-¡Jill!- llama corriendo un Digimon felino, bípedo y de pelaje rojo.

Coronamon:
 

Spoiler:
 

Éste abraza a la chica y ésta le corresponde el abrazo con una sonrisa.

-Tientamon: Otia, ete zabe- susurra el Digimon insecto-.

-Jill: Es mi Digimon. Se llama Soleer.

-Soleer: Mucho gusto.

-¡Ah, ha venido más gente!- esta vez es la voz de un niño humano.

Éste parece tener 9 años. Tiene pelo castaño y despeinado, lleva una camiseta de un color amarillo pálido y pantalones cortos verdes. Le acompaña un Digimon que consiste en tres engranajes flotantes, uno grande que hace de cabeza mientras que los otros dos actúan de extremidades.

Hagurumon:
 

Spoiler:
 

-Hola, mi nombre es Laurence- saluda el muchacho-. Y éste es Hagurumon.

Éste se limita a asentir. Junto a estos habían llegado también otra chica humana y su supuesto compañero Digimon. La joven parece tener 14 años. Lleva un cabello largo y liso de color oscuro, unos pantalones blancos al que se le notan sus manchas de tierra y una camiseta rosa de cuello alto.

-Hola, me llamo Joanna- saluda poniendo una sonrisa-.

-Y yo soy Shell- se presenta también el Digimon que está a su lado. Éste tiene el aspecto de una tortuga con un casco en la cabeza-.

Kamemon:
 

Spoiler:
 

-Jill: Por un momento creímos que eramos los únicos humanos en la isla, ¿sabéis?

-Max: Bueno, algunos de nosotros nos fuimos uniendo por el camino. ¿Vinisteis en el tren como nosotros?

-Joanna: Sí, nos dejó cerca de un pueblo o una fábrica gigante, todavía no lo tenemos claro.

-Katya: ¿Y qué estáis haciendo aquí? Parece como si estuvierais arreglando este parque.

-Laurence: Sí, se nos ocurrió que así la gente de la ciudad se animaría y así conseguiríamos debilitar la Fuerza Negativa.

-Jill: Alto ahí- le dice el niño para luego dirigirse a los demás-. ¿Vosotros ya sabéis toda esa mierda de la Fuerza Negativa?

-Xalcer: Nos lo contaron en el tren y un Digimon más por ahí.

-Jill: Vale, más fácil. Al principio no creía en nada de eso porque me parecía una gilipollez, pero ya hemos encontrado varios sitios donde sí parece que, bueno... que están tan hechos mierda como aquí.

-Joanna: Encontramos este parque de atracciones y pensamos que si la gente se divertía, a lo mejor la Fuerza Negativa desaparecería.

-Alex: ... Sí, puede tener sentido, se alimenta de los sentimientos malos y eso, ¿pero no sería mucho más sencillo buscar ese "Portal Oscuro" y destruirlo como nos dijo Plogger?

-Jill: Ya, pero no lo encontramos. Ayer nos pasamos todo el santo día buscándolo por la ciudad, pero nada. Y está todavía más difícil con esas tropas de soldados que rondan por ahí. Al menos parece que no se pasan por aquí. Conseguimos animar a algunos trabajadores para ayudarnos a reabrir el parque, pero aún hay muchos por ahí tirados que no nos hacen ni puto caso.

-Namima: Y el alcalde WaruMonzaemon aún no ha vuelto de su viaje- junta dos extremidades gelatinosas y levanta la vista al techo como si fuera a rezar-. No me quiero imaginar qué hará si llega a saber que estamos intentando revivir el parque. Por alguna razón se empeña en cerrar todos los lugares divertidos. A lo mejor las cosas se arreglarían si Monzaemon volviera a ser el de siempre y usara su poder maravilloso para salvarnos de este calvario.

-Katya: ¿Sabéis que es un Acólito Sombrío?

-Laurence: ¿Qué es eso?

Los niños cuentan lo que le habían "sacado" a Vamdemon. Como bien muestran sus rostros tras oírlo, no resulta muy alentador saber que existe un grupo que te quiere muerto. En ese momento, Franky se fija en Laurence, quien estaba jugueteando con un par de cartas. También descubre que el diseño de éstas tienen cierto parecido con la carta de evolución que él mismo tiene.

-Franky: ¿Y esas cartas?

-Laurence: Son cartas mágicas. Bueno, aparecieron de la nada cuando me hice amigo de un par de Digimons.

Esto les hace recordar un detalle que la forma de vida digital con apariencia de anciano les había mencionado anteriormente. "Una carta es creada cuando un Tamer con este tipo de dispositivo consigue la amistad de un Digimon que no sea su propio compañero". El chico muestra las dos cartas a los demás. Una muestra a una criatura con la apariencia de un caballo alado con un casco rojo puesto sobre su cabeza.

Unimon:
 

En su descripción se puede leer que al pasar la carta por el lector del D-Arc, el Digimon ejecutaría la técnica "Relincho Extendido", que consiste en lanzar cuchillas de aire. En la otra se puede ver la imagen de un Agumon, con la que su Hagurumon podría lanzar la técnica "Llama de Bebé".

-Hagurumon: A Laurence se le da bien hacer amigos- presume el engranaje flotante-.

-Jill: Yo conseguí ésta- pone en la mesa otra carta-.

Esta vez no está la imagen de ningún Digimon, sino la de una espada que tiene aspecto de ser antigua.

-Jill: Con ésta puedo hacer que Soleer tenga una espada. Conseguí esta misma espada que aparece en la imagen y al escanearla con el D-Arc, se convirtió en la carta.

-Max: Eso también lo mencionó Plogger. Estaría bien que se pudiera convertir en cartas la comida y ese tipo de cosas.

-Jill: Ya lo probamos, pero no funciona. Creo que sólo pueden convertirse en cartas lo que pueda usar el Digimon para pelear.

-Cabo: Os pediría que no olvidarais a mi compañero- interrumpe y trata de llamar la atención al percatarse de la poca cuenta que le echan al Tamer caído.

-Laurence: ¿Qué le pasa?- señala con la mirada al Derek que ahora está tumbado en un banco cercano-.

-Mix: Está enfermo. Y el tratamiento que necesita cuesta 800 bits. Y estamos secos.

-Joanna: Vaya... pues a nosotros nos queda poco dinero. Como unos 40 o 50 bits entre los tres.

Los muchachos analizan el panorama actual; La posibilidad de que la Fuerza Negativa se debilite al reabrir el parque de atracciones y hacer que los Digimon se diviertan en él, la necesidad de destruir el Portal Oscuro abierto en alguna parte por el que sigue saliendo más de esa detestable esencia, un Tamer enfermo del que no saben ni cuánto tiempo le queda y el latente peligro de que regrese WaruMonzaemon y vea lo que ocurre.
Volver arriba Ir abajo
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Nov 24 2016, 20:39

K: Eh, ¿dónde está tientamon?
Spoiler:
 
En menos de lo que cantaba un kokatorimon, Tientamon estaba al lado de las nuevas chicas
T: Zí lo que nezecitan es dejá de je negatibos, la única manea es con diverzión
¡Hay que montar espectákulos! Bailes, minijuegoz, mucha arsa y musho compadre
Y po zupuesto -decía mientras coge la mano de Jill- zerá un placé bailá con vozotra
K Oh no-pensaba-

De repente el digimon insecto cuando estuvo en un movimiento muy rápido de sus zarpas consiguió tocar la punta de los pezones de las chicas nuevas, los compañeros digimon iban a reaccionar furiosamente mientras Kyo hacía un facepalm interestelar; pero hubo un digimon que se adelantó para sorpresa de todos.

Namima: Oh mi dulce y querido caballero, has venido apra salvarnos a todos- decía la numemon mientras sus labios carnosos se acercaban a Tientamon mientras este se veia amenazado por las babas que le caían- Haremos un baile tu y yo y devolveremos el esplendor que este parque se merece
T: ¡NOOOOOO, ZOCORRO KYO!
K: ¡No te conozco de nada!
Kyo se dio media vuelta mientras le daba la espalda a su digimon y comentaba con el grupo
K: Siento lo que ha hecho-dirigiendose al nuevo grupo- se ha pasado y os pido disculpas por ello
Katia: ¡Sí s eha pasado! Y luego va soltándome piropos y tal, menudo buscafaenas
K: ¡Cuando decía que había hecho mal no lo decía por eso!
Freeze: ¿Y tú porqué te pones celosa?
Katia: N-no estoy celosa- decía con la cara sonrojada-
Freeze: Necesitas enfriarte
Max: La idea de hacer espectáculos no es mala idea, ayudaríamos al parque y tendríamos el dinero, dos pájaros de un tiro
Cabo: ¿Os olvidáis de mi compañero?
Franky: Hasta que no tengamos dinero no podemos hacer otra cosa
K: *Piensa* Por una vez parece que la idea de tientamon le ha salvado de una paliza por el resto
Jill: Así me gusta, entre todos será más fácil
Mix: Eh, Kyo, ¿soy yo o tu digimon se está ahogando?
K: ¿Cómo dices?
Todos se dieron la vuelta y vieron como el amor de Namima eran demasiados mimos teniendo en cuenta que era gelatinosa hay peligro

Spoiler:
 
T: Zocogolllllllll

Y así fue tras una reanimación al pobre bicho empezaron a hacer espectaculos para tratar d econseguir dinero y animar al resto de Toyland
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2787
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Dic 04 2016, 03:04

Evidentemente,la idea,aunque buena,lleva un tiempo.Los chicos empiezan con espectáculos de pequeña índole.Representaciones cortas que han aprendido en los colegios.En más de una ocasión están a punto de meterse en líos.Y ya tienen bastantes...

-Pawnchessmon:Señor...

El joven Derek no deja de empeorar.Niños y Digimon se turnan para velar por su estado.Por fortuna,el mero hecho de tener poco a poco más audiencia parece refrenar los efectos de la enfermedad.Por desgracia,prácticamente todo el dinero que,por fin,están empezando a ganar,es invertido en comida.

-Max:Necesitamos más ingresos.

-Franky:Dejádmelo a mi.

Es entonces cuando los pasacalles empiezan a surgir por las calles.Toyland empieza a cobrar un color más vivo.Parece que por fin empieza a brillar la luz de la esperanza.

________________________________________________________________________________________________

Hace dos días desde que el tratamiento de Derek empezó.Debido al retraso de su inicio debido a la falta de ingresos,sus síntomas empeoraron.No obstante,aún es salvable.

-Joanna:¡Chicos!

La comitiva de Tamers mira a la joven.

-Joana:Tenemos que prepararnos.

-Kamemon:Ya viene.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Deadpoolnew
Novato
Novato
avatar

Cantidad de envíos : 8
Fecha de inscripción : 06/04/2016

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Dic 12 2016, 18:29

-Veo veo, un tamer medio muerto -dijo Derek.

Cabo se cabreó y se dedicó a despotricar.

-¡Eso no vale! -gritó el digimon- ¡No quiero que hable más de la muerte! ¡Usted se va a curar! ¡Ya lo verá!

-Siempre es bueno ponerse en la peor situación y verla con humor, Cabo.

-El resto de sus compañeros hacen los posible por curarle, están recaudando para poder darle el tratamiento adecuado.

-¿Tratamiento adecuado? Ni que tuviese un problema mental, tan solo voy a morir.

-No, se quedará en estado vegetativo.

Derek le dio la razón afirmando con la cabeza.

-Tienes razón -dijo Derek- oye Cabo ¿Si acabo en estado vegetativo me regarás diariamente?

-No creo que se refiriesen a eso jefe.

-Bueno, tú hazlo, así al menos haremos el chiste, no me niegues que vale la pena, liarla hasta después de muerto.

Mientras hablaban, aparecieron dos Blikmon y cogieron a Derek del banco, uno por cada lado.

-¡Ey! ¿A dónde me llevan? -dijo Derek- ¡No he pedido un digibus o como mierda le llaméis a esta porquería de sistema de transporte!

-Un usuario anónimo ha pagado su tratamiento -dijo un Blikmon.

-¿Y quién si se puede saber? ¿Cómo ha sabido de mí? ¿Es que han hecho una digiorganización digicaritativa para tammers enfermos con el lema "Todos somos Derek"?

Cabo se giró y, pese a querer acompañar a su amo, fue a avisar al resto de tammers.

-¡Cabo! ¡Diles que les demanden por usar mi nombre en un lema tan cutre! ¡Que se quejen por violación de digicopyright! -gritaba Derek mientras lo llevaban al interior del hospital.
Volver arriba Ir abajo
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Dic 20 2016, 14:53

T: Con tantos "digi" podría componer una canzión de rap y tó
...
¿Dónde tá Killo?
Freeze: Se fue por allí andando

Tientamon fue hacia donde le habían indicado, vio la figura de Kyo detrás de unos matorrales que se ocultaban en la parte posterior de una noria. Iba habalrle, pero se paró antes de que le viese. Kyo estaba de pie apoyado en el hierro de la noria, con mirada triste, pero sin llorar, y mirando hacia abajo en el suelo. Tientamon sabía que cuando se ponía así era mejor dejarlo solo, no parecía tener remedio; pero entonces apareció una extraña figura que se posaba en un arbol.

K: ¡¿Quién eres?!

Tientamon se preparaba para combatir, pero entonces...

???: Calma chico, calma. Venga, has ya el paripé, señálame con el digivice y terminemos vuestro absurdo protocolo.

Spoiler:
 

Vobomon: No hay más información sobre este digimon

V: Así es, me llamo Vobomon y.. ¡eh?
K: ¡Jaaaaajajajajajajajaja, vaya mierda de nombre!
Tientamon trataba de contenerse la risa para no advertir de su presencia.
V: ¡Maldito, no he venido hasta aquí para que te burles de mí, no soy ningún bobo, hay una letra de diferencia!
K: Eso sólo lo podría advertir si todo lo que dijeramos estuviese escrito, pero estamos hablando, ¿recuerdas?

Tientamon mira a los lectores y hace gesto de disculpas por romper la cuarta pared.

K: Ahora que lo pienso, ¿cómo sabías que iba a usar el digivice contigo?
V: Es muy fácil, digamos que ya tengo cierto bagaje con los niños elegidos.
K: ¿Quieres decir que hay más? ¿Dónde están?
V: ¿Y para que los quieres? ¿Para protegerte?
K: N-no, yo tan solo...
V: Estoy en lo cierto, ¿verdad? Digamos que hay algunos digimons espías, y por eso se algunas cosillas de tí, por ejemplo, que te preocupa la supervivencia, y por eso sueles andar al margen
K: ¬¬
Sí, pero no se lo digas a los demás
V: Déjame adivinar, tu pequeño plan d esupervivencia ha fracasado, o al menos ya no lo ves tan claro, al fín y al cabo ese chico podrías haber sido tú
K: Sí, es cierto, todo lo que dices es verdad-dice con lágrimas en los ojos y cara de rabia- ahora que veo que esta ren grupo es problematico para conseguir recursos para sobrevivir, y ser varios no asegura la supervivencia como ya has dicho, por si fuera poco en el mundo real tampoco estoy a salvo. Ya nos e que hacer, ¿contento, has venido solo para atormentarme y reirte de mí?

V: En absoluto, ¿qué me diría si te dijera que puedo darte otra opción?
K: Que intentas quedarte conmigo, no te creas que soy  tan fácil de convencer
V: ¿Y si te digo que lo que necesitas es un gran poder que solo tu puedas tener para que nadie pueda traicionarte?
K: DÁMELO DÁMELO-gritaba agaarrado al arbol donde estaba el vobo-
V: ._." Menos mal que eras difícil de convencer, en fin, eso significa, que aceptas mi oferta.
No te preocupes no le diré a nadie lo que sabes, pero igualmente no hables sobre esto, hay un niño elegido que quiere hacer tratos contigo, pareces el único con autentico espiritu de supervivencia de tu grupo.

Se va volando, a esto que Kyo se va, mientras tientamon se va volando intentado aparaentar normalidad cerca de la carpa.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
Ya si eso tendré rango...
Ya si eso tendré rango...
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 494
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 22
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Dic 29 2016, 03:53

Todo parecía ir perfectamente. Había costado, pero los Tamers y los Digimon habían logrado poner todo lo necesario en marcha para que el parque de atracciones cobrara vida. Tal y como sospecharon, hacer que los habitantes tristes se divirtieran en el recinto hizo que la Fuerza Negativa se debilitara o al menos se alejara de la zona. Incluso muchos de los soldados que patrullaban se habían unido a la floreciente alegría. Pero no todo estaba resuelto. El taimado alcalde de Toyland, WaruMonzaemon, finalmente había regresado de su viaje. Había sido alertado de todo por los Tankmons que guardaban el ayuntamiento y que respondieron que no habían recibido orden, ni pago, para detener a los humanos tras la pregunta de por qué no habían hecho nada al respecto. Furioso, el tenebroso oso de peluche se acercó al ahora luminoso parque junto a un par de Tankmons cuando la noche ya había caído.

El alcalde entra al recinto pasando de largo las taquillas y a través de la multitud. La gente se aparta asustada para alejarse tanto del peluche como de los tanques vivientes.

-WaruMonzaemon: ¡Qué demonios pasa aquí! ¡Creía que había cerrado este sitio!

-Sea usted bienvenido, eminencia- La voz de Namima sale por los altavoces del parque-.

De pronto, unos focos encendidos apuntan a WaruMonzaemon y empieza a oírse una música que parece marcar el principio de un espectáculo.

-Namima: ¡Damas y caballeros, ha llegado el momento de que comience la atracción principal de hoy, en el cual participará el mismísimo alcalde!

-WaruMonzaemon: ¿Eh? ¡¿De qué estás hablando?!

-Namima: Pero la estrella de este espectáculo no será él, sino otro. ¡Vuelve para deleitarnos con su presencia el antiguo héroe y rostro del Parque de Atracciones de Toyland!

Se oye un redoble de tambor para dar más emoción.

-Namima: ¡¡MONZAEMON!!

Surgen fuegos artificiales a la par que trompetas triunfales y aparece de un salto y riendo un oso de peluche amarillo del que cualquiera diría que es la versión benigna de WaruMonzaemon.

Monzaemon:
 

Monzaemon:

Nivel: Perfecto (Perfect)

Un Digimon con forma de oso de peluche que está envuelto en misterio. Puede arrebatarle la voluntad de luchar a su oponente haciéndole feliz con su técnica especial "Ataque de Corazones".


-WaruMonzaemon: ¿Y tú qué haces aquí? Recuerdo que te destrocé y te dejé por ahí con ganas de morir.

El oso amarillo mira con seriedad una parte en la zona de su pecho que parecía haber sido desgarrada tiempo atrás, pero que ahora está cocida correctamente.

-Monzaemon: Las cosas han cambiado. ¡Los humanos nos han devuelto todo lo que nos quitaste!

El público, que había formado un gran círculo por el que ambos osos pudieran moverse libremente, vitorea con fuerza ante esas palabras.

-WaruMonzaemon: Así que es cierto que han venido humanos aquí. Y son mucho más problemáticos de lo que me esperaba. ¿Donde están? No te sacaré ninguno de tus ojos si me lo dices y terminas toda esta tontería. Tengo planes en mente para esta birria.

-Monzaemon: Ahora que sabemos que eres tú quien ha traído toda esta oscuridad a nuestra amada ciudad, no volveremos a caer en tus tretas. ¡WaruMonzaemon, hoy dejarás de ser alcalde y serás juzgado por tus crímenes!

Más vítores y aplausos de los clientes animan el ambiente.

-WaruMonzaemon: ¡Ja! ¿Desde cuándo eres tú el que elige quién es el alcalde y quién no? Es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcal- una de las patas delanteras de Monzaemon se estrella en el hocico del alcalde, lo que le interrumpe y le echa hacia atrás con brusquedad-. ¡SERÁS-!

-Monzaemon: El espectáculo ha comenzado y estamos hablando demasiado. Así que te pediría que te callaras. A menos que lo hagas cantando. Eso estaría bien.

-WaruMonzaemon: ¡CÁLLATE, ESTA VEZ ME ASEGURARÉ DE DESPEDAZARTE Y SACAR TODO EL ALGODÓN DE TU CUERPO MUGROSO!

No sólo está airado por el golpe sorpresa, si no porque está siendo humillado delante de los ciudadanos a los que tanto quería mantener bajo su control. WaruMonzaemon se lanza y ataca con agresividad, pero Monzaemon logra esquivar la peligrosa garra de oso auténtico y se defiende de los golpes de la otra pata cual boxeador profesional. Consigue responder con unos pocos puñetazos en el morro y pecho de su rival. Esto hace enfadar aún más al oso negro y embiste con furia. Monzaemon encaja bien el ataque e intenta retener a su contrincante, pero éste logra superar al héroe del parque en fuerza bruta y lo empuja rápidamente hasta al extremo del círculo. Los ciudadanos tratan de apartarse para no correr peligro. De repente, Monzaemon consigue detener el avance cuando estaban a punto de chocar con unos civiles rezagados junto a unos puestos donde ofrecen comida rápida y dulces.

Los clientes están absortos en el combate, de manera que casi nadie nota la presencia de los humanos que están entre ellos, junto a sus Digimon, expectantes para lo que podría pasar. Laurence se acerca a primera fila para ver mejor. Monzaemon está siendo presionado y el público comienza a temer.

-Laurence: ¡NO TE RINDAS, MONZAEMON!- grita a pleno pulmón el muchacho.

La gente le mira a él y entre ellos mismos. Entonces unos gritan "¡Ánimo, Monzaemon!", otros "¡No te rindas!", terminando con un coro al unísono que grita el nombre de su salvador. Y así, como si de los ánimos sacara una nueva fuerza, Monzaemon lleva a WaruMonzaemon hasta el centro del círculo original y lo derriba. El público no espera a expresas su júbilo. De pronto, se oye un disparo entre la multitud. Una gran parte de los presentes mira a los Tankmons que habían sido olvidados por unos minutos. Uno de ellos tiene su arma derecha, del que sale humo de su cañón, apuntando al cielo.

-Tankmon 1: ¡EH! ¡Silencio ahora mismo, desagradecidos! ¡Me lío a tiros como no dejéis de dar esos berrinches!

-WaruMonzaemon: ¡TANKMONS- grita tratando de levantarse para continuar la pelea-, ACRIBILLAD A TODO AQUEL QUE NO SE VAYA DEL PARQUE INMEDIATAMENTE Y OS DARÉ EL DOBLE!

-Tankmon 2: ¡Dicho y hecho, jefe!

Justo cuando los que están a su alrededor se alejan con miedo, unas luces aparecen entre la multitud, de las que salen unas figuras que avanzan rápidamente hasta llegar a los Tankmons. Alf, en su forma de Dorugamon, vuela bajo a gran velocidad y pasa por el lado izquierdo del Tankmon que había hecho el disparo de advertencia, cercenándole con sus afiladas garras el brazo por la parte que no está cubierta por la armadura. El esbirro grita de dolor mientras su extremidad armada cae lejos de él. La bestia-dragón aterriza y se gira devuelta hacia los guardaespaldas del alcalde.

-Alf: ¡NI SE OS OCURRA INTERFERIR EN UNA PELEA DE HOMBRES!

-Namima: ¡No temáis, amigos! ¡Los Digimon amigos de los mismos humanos que nos han ayudado defenderán el parque junto a nuestro héroe!

Alf recibe la intención de Franky sobre alejar a los Tankmons del público antes de volverse violento y así no asustarlos más. Dispara una de sus esferas de metal a las ruedas del otro para captar su atención.

-Tankmon 2: No nos va a dejar hacer nuestro trabajo hasta que le liquidemos. ¡A por él!

-Tankmon 1: ¡Joder que sí! ¡El muy cabrón se acaba de llevar mi brazo!

Los dos Digimon máquina siguen al Dorugamon que se aleja del parque. Xalcer y Katya salen detrás de ellos junto a Aurelion y a Freeze en sus formas Campeón. La elocuencia de Namima logra hacer que el público vuelva a centrarse en el combate que ambos osos de peluche llevaban a cabo.

Una vez fuera del parque, Alf asciende al cielo nocturno. Los Tankmons disparan con la esperanza de acertarle, no importándoles si dañaban alguna casa. Freeze y Aurelion alcanzan a los mercenarios y les envuelven en llamas desde su retaguardia. El Dorugamon desciende y hace uso de sus bolas de cañón para golpear la cabeza del que no era manco. Éste, aun ardiendo, dispara un misil del cañón en su nariz. Alf lanza otra bola de metal para interceptar el proyectil enemigo. Éste produce una explosión por el impacto que alcanza al Digimon de Franky y le derriba. Los Tankmons gritan y corren lejos mienstras aún les consume el fuego. Los Tamers de los tres Digimon entran en escena. Franky se acerca para intentar curar a Alf, pero éste se levanta y se lo impide. El adolescente mira su dispositivo. En éste aparece un "¡Nueva técnica aprendida!". Al pulsar el botón para avanzar, descubre el nombre de dicha técnica, "Híper Cañón". Entonces aparece un nuevo mensaje que se muestra sin consultar.

"Los Digimon pueden aprender técnicas de otros dependiendo de la etapa evolutiva y el atributo elemental que pueda manejar, aunque existe otro factor restrictivo que se mencionará más adelante. Por ejemplo, un Digimon de nivel Novato que pueda usar técnicas de fuego, tendrá la posibilidad de aprender del combate con otro Digimon, que sea también Novato, una nueva habilidad o ataque basado en el fuego que tenga éste y haya usado en la lucha. Por lo general, la capacidad de aprender técnicas depende del intelecto del Digimon y lo bien que se adapten al cuerpo. Luego están los casos como los ataques hechos por armas, que sólo serían posibles si el usuario posee éstas o similares."

-Katya: Con esto basta, ¡volvamos dentro!

Franky guarda su dispositivo y sigue a los demás junto a Alf.

Al llegar todos a donde aún se llevaba a cabo el combate, se encuentran a WaruMonzaemon lanzando corazones azules, siendo contrarrestados por corazones rosas provenientes de Monzaemon.

-Laurence: ¡Intenta darle en el estómago, Monzaemon, donde brilla!- avisa de pronto el niño.

Por desgracia, la sugerencia distrae más de la cuenta al peluche amarillo y le hace merced de la peligrosa garra de oso del alcalde. Éste arranca de un zarpazo una de las patas de Monzaemon. El algodón empieza a caer de la herida. Pero lo que bien podría haber sido un fatídico final, el héroe del parque trata de usarlo a su favor. Aguantando el dolor, levanta con rapidez su brazo cortado, pudiendo así bloquear la visión de su rival con el algodón que brota ahora de su extremidad. Y en el momento que WaruMonzaemon intenta quitarse de su cara el algodón, recibe un poderoso golpe por el agujero que tiene abierto en su vientre. El alcalde se arrodilla y ahora es él quien vomita algodón. Luego todo su cuerpo cae al suelo. Monzaemon trata de mantenerse en pie y tapar la herida.

-Namima: ¡¡WA-WARUMONZAEMON HA SIDO DERROTADO!!

La ovación no se hace esperar por parte del público, siendo acompañado por una música triunfal. Los Tamers respiran con alivio mientras que algunos trabajadores del parque van a ayudar a Monzaemon.

-¡Lo hemos conseguido, podemos recuperar la antigua Toyland!- esta vez la voz no se oía de los altavoces, sino de la misma autoproclamada princesa que se acerca corriendo a los humanos que se acababan de reunir. Se lanza para abrazarlos con lágrimas brotando de sus ojos. Es obvio que a ninguno les hace mucha gracia. Todo parecía haber acabado. Por ahora.

________________________________________________________________________________________________________

Derek recibió el alta días después y ya estaba en condiciones de ir con el grupo como antes, y Katya había registrado de arriba a abajo el ayuntamiento para encontrar alguna pista sobre el paradero de sus padres, pero fue en vano. Con esto, los Tamers llegaron a pensar que nada les ataba ya a la ciudad, pero deducieron rápidamente que a lo mejor no era así. La Fuerza Negativa era poco efectiva dentro del parque de atracciones, pero el resto de Toyland no corría la misma suerte. Los pasacalles aliviaron un poco la pesada tristeza por las avenidas, pero no era suficiente. Y los habitantes no podían simplemente quedarse dentro del recinto del parque para siempre. No se tardó en llegar a la conclusión de cerrar el Portal Oscuro que traía toda la desgracia.

Los Niños Elegidos van a la cárcel de la ciudad para interrogar al ex-alcalde. Allí encuentran a WaruMonzaemon fuertemente encadenado, con el estómago tapado por un cepo de metal y entre rejas.  

-WaruMonzaemon: Je, vaya, mira quiénes tardaban en aparecer.

-Alf: ¿Querías vernos?

-WaruMonzaemon: Sólo para burlarme de vosotros, ¡ja!

El Dorumon enseña sus dientes como amenaza. -Eres tú quien ha sido vapuleado.

-WaruMonzaemon: Todavía no os dais cuenta del terrible error que habéis cometido.

-Max: ¿Y si nos ilustras?

-WaruMonzaemon: Encantado. Me muero de ganas por ver la cara de desesperación que se os quedará- deja pasar una pausa antes de continuar-. Se trata de los Acólitos Sombríos, de los que formo parte. Soy muy importante para ellos porque poseo una habilidad con la que alimento a la Fuerza Negativa. ¡Vendrán aquí en cuanto noten que hago falta, y podréis comprobar lo terribles que pueden llegar a ser! ¡Algunos son verdaderos demonios y fanáticos de la Oscuridad que no dudarán en haceros sufrir hasta morir!

Se echa a reír tras esa última declaración.

-Alf: ¡Cállate, nosotros no hemos venido a que nos cuentes premoniciones! ¡¿Dónde está el Portal Oscuro?! ¡Suéltalo!

-Katya: ¡Yo quiero saber dónde pueden estar las conciencias de los humanos que habéis traído de nuestro mundo!

-WaruMonzaemon: De eso no sé nada, así que ya puedes dejar de molestarme con esa tontería- la ira de la chica crece ante la respuesta dicha con ese tono impertinente-. Y la ubicación del Portal Oscuro me la guardo. ¡Disfrutad de la corta existencia que os queda, ja ja ja!

No pareciendo sonsacar nada, los visitantes abandonan el lugar. Al salir del centro penitenciario, los humanos se encuentran con el Pawnchessmon blanco que se encontraron descansando en la entrada a Toyland tiempo atrás. Está acompañado por otro de color negro.

-Pawnchessmon: Por vuestras caras, diría que no ha dado ninguna información útil.

-Franky: ¿Y tú a qué vienes?

-Pawnchessmon: A ayudar en lo que pueda- le hace indicaciones a su copia oscurecida de acercarse más-. Este colega parece arrepentirse de lo que ha hecho y quiere llevaros a algún sitio muy importante.

Todos siguen al antiguo patrullero hasta un lugar que queda fuera de Toyland. Como ya se vio anteriormente, la ciudad está rodeada por una densa niebla. Pero lo que no sabían ninguno de los extranjeros es que la niebla protegía otro lugar a parte de Toyland. Avanzan por un camino formado por árboles colocados de manera que sus troncos estuvieran tan juntos que parecieran muros. Al llegar, ven una amplia pradera de hierba gris. Hay bloques de peluche colocados unos encimas de otros, simulando edificios, y árboles secos o muertos. En el suelo, hay huevos, pero no como los que uno se podría encontrar en el frigorífico, sino como de los que salieron una vez los compañeros Digimon de los humanos aquí presentes. Hay decenas de huevos por el suelo, con grietas, rotos o completamente abiertos, pero todos cubiertos por un deprimente gris a pesar de los dibujos que los adornan.

-Kyo: ¿Qué es este sitio?

-Pawnchessmon: La Pradera del Comienzo. Es aquí donde nace la mayor parte de los Digimon de la Isla File. Viven su infancia aquí y en Toyland y luego se marchan. También están los huevos que son transportados por Trailmon a otros lugares de la isla. O al menos eso era así antes de todo esto.

Tardan poco más en llegar a su objetivo. Al fin veían un auténtico Portal Oscuro, la supuesta razón por la que habían hecho venir humanos desde otro mundo. Se trata de un remolino de una sustancia negra que flota en el aire y colocado verticalmente, pareciendo que engulle el espacio que hay a su alrededor.

-Xalcer: ¿Qué hacemos ahora?

-Max: Plogger dijo que con el dispositivo...

Agarra su D-Arc y lo apunta hacia la grieta dimensional. Un rayo de luz surge del aparato e impacta en el torbellino negro, lo que libera un vapor que cubre a todos los presentes entre gritos y sustos.
________________________________________________________________________________________________________

Franky abre los ojos. Trata de tocarse la cara, pero se asusta en cuanto ve que las "manos" que tiene ahora no son las que recuerda. Se levanta y se mira con dificultad, ya que ahora no es capaz de mover la cabeza como de costumbre. A su lado hay una atracción con partes metálicas lo suficientemente limpias como para que pudiera ver su nuevo aspecto.

Omekamon:
 

-Franky: ¡AAH! ¡¿Por qué soy un muñeco de plástico?! ¡¿Qué me ha pasado?!

Mira asustado a todos lados, esperando ver a los demás, pero no es así. En su lugar, se encuentra con más atracciones y puestos. Parece haber vuelto al parque de Toyland.

-Franky: ¿Qué está pasando?

Agudizando un poco más su vista, ve dos figuras.

Un hombre que lleva una gabardina oscura que le cubre casi todo el cuerpo y un sombrero que hace lo mismo en la cabeza mira el parque. A su lado aparece WaruMonzaemon.

-WaruMonzaemon: ¿Ha inspeccionado la propiedad y ha comprobado si es lo que está buscando?

-Hombre de la gabardina (H.G.): Bueno, es chillón, feo y vagos lo han usado como baño. Los juegos están dilapidados al punto de ser letales y podrían fácilmente mutilar o matar pequeños niños inocentes.

-WaruMonzaemon: Oh, ¿así que no le gusta?

-H.G: ¿No gustarme? ¡Estoy loco por ello!

-WaruMonzaemon: En-entonces no se hable más, firme aquí y todo esto será suyo para lo que quiera- le muestra un papel con escritos-.

El hombreo coge la hoja y se gira, como si quisiera verlo más de cerca a escondidas del alcalde.

-H.G: Excelente. ¿Tiene un bolígrafo?

-WaruMonzaemon: Oh, eh, vaya- comprueba que no lleva nada más encima-, qué torpe soy. Acompáñeme a mi despacho y allí podremos zanjar esto de una vez.

Ambos individuos se marchan. Franky sale de un arbusto cercano, aliviado de que no le percibieran.

-Franky: Joder, en los líos que me meto- mira en la dirección por donde se habían desvanecido los otros dos-. ¿Y yo cómo vuelvo a la normalidad?

-Para esa duda y otras más he venido- el ser digital con forma de anciano aparece ante el Tamer-.

-Franky: ¡Ah, el viejo- se levanta apresuradamente-!

-Plogger: El nombre es Plogger. Y ahora déjame contarte lo que debes saber. Gracias la investigación que se ha llevado acabo a través de otros Tamers que ya se han encontrado con Portales Oscuros, hemos descubierto que los Acólitos lanzan algunos hechizos o programas para atrapar a los intrusos. Los atrapa en mundos creados a partir de la memoria de los servidores. Por lo general es una versión atrasada en el tiempo de la zona por la que andas. Pero esto no es del todo así debido a la Fuerza Negativa. Para ponértelo más simple; Estás en una Toyland tiempo antes de donde eres, en donde verás acontecimientos y personajes que realmente estuvieron allí, pero también verás situaciones o seres que no encajan debido a la alta influencia de la Fuerza Negativa. El cambio de tu aspecto no es más que un efecto secundario de todo lo dicho anteriormente. Ahora llevas el cuerpo de un Digimon que pudo o no estar aquí en su día.

-Franky: Vaaale. ¿Y qué tengo que hacer para volver a mi mundo, digo, al Mundo Digital, ya sabes, a la pradera donde estaba antes, y de vuelta a la normalidad?

-Plogger: Tenéis que descubrirlo, resolver un asunto que os ate a todos a este mundo y así cerrar el Portal Oscuro.

-Franky: ¿No sabes cuál es? ¿O al menos dónde están los demás?

-Plogger: De qué trata la prueba lo tendréis que averiguar por vuestra cuenta. En cuanto al paradero de tus compañeros, sólo sé con seguridad que están en el mismo mundo que tú y puedes encontrarte con ellos, pero como te ocurre a ti, también tendrán otro aspecto. Y aquí termino, mi forma en este lugar no aguanta más. Hasta la vista- desaparece en pequeñas esferas de luz que se desperdigan-.
________________________________________________________________________________________________________

[NOTA: En esta parte del rol, nuestros personajes, sólo los humanos, están en un mundo que se basa en el lugar donde estaban antes, pero que puede pasar cualquier cosa. Para salir de él, hay que completar una prueba a vuestra completa y libre elección. Por lo dicho antes, en teoría vuestros personajes humanos pueden ser cualquier Digimon, aunque por estar en Toyland, lo suyo sería hacerlo bajo la temática del sitio (juguetes, peluches, etc.).]


Última edición por En verdad me llamo Franky el Vie Feb 24 2017, 09:58, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Maximillian Prower
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2787
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23
Localización : Corriendo por verdes colinas

MensajeTema: Re: Digital World   Vie Dic 30 2016, 18:30

Tras la oscuridad,Max abre los ojos.Está en una pradera,rodeado por huevos aún por eclosionar.Al levantarse,todo le da vueltas,no dejándole enfocar con precisión.Lo que le parecía que era causa del mismo,resulta ser realidad:todo es mucho más grande.El joven revisa su alrededor,desorientado.

-Max:¿Dónde estoy?

Cierra la boca al notar el cambio en su voz.

Terriermon:
 

El shock le deja paralizado durante unos minutos.

-Max:¿Lopmon?¡¿LOPMON?!¡Soy Max!¡Lopmon,¿dónde estás?!

Tras un buen rato,llega a la conclusión de que está solo.Se sienta en el suelo,cansado y aterrorizado.¿Tal poder tiene la Fuerza Negativa?

-???:Tendrás que salir tu solo de esta.

El anciano ente digital,Plogger,aparece frente a él.

-Max:¿Qué me ha pasado,Plogger?¿Dónde están los demás?¿Qué le ha pasado a Lopmon?

Plogger explica la situación.

-Max:¿Algo que nos ate y no encaje?

-Plogger:Eso es.

Su figura sufre una interferencia.

-Plogger:He de irme.Sue-

Se desvanece totalmente.El ahora Digimon se levanta y comienza a caminar en dirección a la ciudad.A diferencia de la vez anterior,no llama especialmente la atención de los poco Digimon que hay por la zona.A su vez,las atracciones tienen un toque extrañamente siniestro,dando escalofríos al joven.

-???:...de una vez.

Las grandes orejas que Max posee ahora le permiten advertir una voz conocida.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Flash Sentry best pony
Iniciado
Iniciado
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 21
Localización : Con mi melocotonero

MensajeTema: Re: Digital World   Sáb Dic 31 2016, 19:11

Xalcer abrió los ojos con esfuerzo. Debía de seguir medio dormido, ya que le costaba ver. Trató de restregarse los ojos y despejarse, pero sus manos chocaron con algo metálico. Extrañado, se levantó de la cama en la que estaba tumbado y se llevó las manos a la cabeza. Parecía que llevara una especie de casco. Trasteándolo un poco más, consiguió levantar la visera, mejorando notablemente su visión. Se encontraba en una de las habitaciones de la guardia del castilllo, llena de camas con varios Pawnchessmon durmiendo a pierna suelta en varias de ellas. El chico los miró extrañado. Por algún motivo, los recordaba más pequeños. Fue nada más bajarse de la cama cuando se dio cuenta de por qué. ¡Era él el que había encogido! ¿Un efecto secundario de los Portales Oscuros tal vez? Y para colmo, alguien le había puesto una de las armaduras de los Pawnchessmon, escudo y lanza incluidos. Todo era demasiado extraño. Necesitaba encontrar a los demás, y rápido. Intentando no despertar a nadie, salió del cuarto.

La habitación contigua era mucho más pequeña, con solo unas pocas mesas y sillas, un sofá y una pequeña cocina. Un Pawnchessmon blanco estaba tirado en uno de los sofás rascándose sus partes, mientras uno negro estaba sentado en una de las mesas, haciendo girar una de las tazas con la punta de su lanza.

- Pawnchessmon blanco: Vaya, mira quién se ha levantado.

- Pawnchessmon negro: No sé cómo eres capaz de mantenerte en pie después de lo de anoche.

- Xalcer: ¿C-Cómo? ¿Anoche? ¿Qué ha pasado?

Ambos Digimon se miraron y empezaron a reír.

- P.B.: ¿Pero cuánto bebiste anoche, chico?

- P.N.: Dejarías algo para los demás, ¿no?

- Xalcer: Creo que no os sigo. Derrotamos a WaruMonzaemon y fuimos a la pradera de los DigiHuevos a cerrar el Portal Oscuro. ¿Qué pasó después? ¿Dónde están Aurelion y los demás?

Los dos Pawnchessmon se desternillaban de la risa, lo que no hizo sino mosquearle.

- P.N.: Ay, no había escuchado una historia tan buena. Derrotar a WaruMonzaemon dice.

- P.B.: Cerrar un "Portal Oscuro" - dijo haciendo el símbolo de las comillas con las manos - Espero que no hubiera niños delante.

Viendo que aquello no iba a llegar a ninguna parte, Xalcer se marchó de allí, bastante molesto. La ciudad parecía bastante cambiada a como la recordaba. Todo parecía mucho más lúgubre y deprimente, peor incluso que cuando llegaron. No podía evitar ponerse nervioso.

- Xalcer: Si al menos estuviera Aurelion...

Reuniendo unas pocas de fuerzas, se aventuró por las calles de la ciudad. Recordaba la ciudad llena de júbilo y alegría, y sin embargo, ahora era lo opuesto. Muchos de los puestos o tiendas estaban cerrados e incluso algunos parecían abandonados. Las calles estaban desiertas, con la excepción de algún que otro Digimon cabizbajo que vagueaba por ahí. No paraban de surgirle más y más dudas de lo que había pasado. Al cruzar al lado de uno de los callejones pudo vislumbrar parte del parque.

- Xalcer: El parque siempre fue nuestro punto de reunión. A lo mejor están allí.

Con esperanzas de encontrar a los demás, se dirigió hacia las atracciones. Para su desgracia, el parque parecía estar incluso en peores condiciones que la ciudad. El lugar estaba completamente abandonado, con la mayoría de las atracciones rotas u oxidadas. Parecía un parque de atracciones sacado de una película de terror. Anduvo un rato entre las atracciones buscando alguna pista, cuando vio dos figuras acercándose. No podía discernir muy bien quienes eran, ya que se había vuelto a poner el visor para no llamar demasiado la atención, aunque sí podía distinguir que uno era bastante más grande que el otro, lo que le hacía pensar que podrían ser Max y Lopmon o Jill y Soleer. En cualquier caso, se acercó corriendo a ellos. Cuando estuvo lo suficientemente cerca para distinguir quienes eran, se quedó helado.

- WaruMonzaemon: Buenos días.

El humano que le acompañaba simplemente inclinó su sombrero a modo de saludo. Ambos pasaron de largo mientras Xalcer seguía paralizado en el sitio. Se giró lentamente para ver cómo se alejaban en la distancia y asegurarse que sus ojos no le engañaban. ¡WaruMonzaemon se había escapado y paseaba tranquilamente por el parque, junto con un humano ni más ni menos! Al menos eso explicaba el estado actual de la ciudad. Posiblemente por esa razón le pusieron la armadura, para que WaruMonzaemon no les reconociera. Al ser el más pequeño no tendría demasiados problemas en entrar en una, pero el resto no corría tanta suerte. ¿Y si por esa razón WaruMonzaemon había capturado al resto y era el único que quedaba? Las manos empezaron a temblarle a medida que el miedo se apoderaba de él. El sonido de unos arbustos moverse hizo que diera un brinco del susto. Se giró a tiempo de ver cómo dos formas pequeñas se movíanentre dos matorrales, una de ellas con unas orejas bastante conocidas.

- Xalcer: ¡¿Lopmon?!

Nada más oír ese nombre, una cabeza apareció sobre el arbusto, mirándole fijamente. Se parecía mucho a Lopmon, pero este era de color verde y tenía un solo cuerno, mientras que Lopmon era marrón y tenía tres cuernos. Por lo demás eran prácticamente idénticos.

- Xalcer: Perdón, le he confundido con otro Digimon.

- ???: ¡Espera!

El Digimon salió corriendo a toda prisa del arbusto y se acercó a él. Otro Digimon blanco y con muchos garabatos por el cuerpo salió, pero se limitó a observar desde la distancia.

- ???: ¿Conoces a Lopmon? ¿Sabes dónde está? ¿Está bien?

El chico retrocedió un poco, intimidado ante aquella repentina retahila de preguntas.

- Xalcer: N-no lo sé. No tengo ni idea de dónde está todo el mundo. Nos separamos después de cerrar el Portal oscuro.

- ???: Oh, de acuerdo. Siento haberte molestado.

El Digimon se marchó cabizbajo hacia dónde su compañero le esperaba. Parecía bastante desanimado con su respuesta. Se había alejado unos pocos pasos cuando sus orejas se irguieron un segundo y se volvió hacia Xalcer.

- ???: ¿Has dicho Portal Oscuro?

- Xalcer: Ehm, ¿si...?

Al Digimon se le iluminaron los ojos y se volvió a acercar corriendo, junto con su compañero.

- ???: ¡Soy yo, Max, el compañero de Lopmon! ¡Y este Franky!

Aquello pilló completamente por sorpresa a Xalcer. Este se le quedó mirando un rato, los engranajes de su cabeza tratando de procesar esa información.

- Xalcer: ¡¿Max?! ¡¿Franky?!

- Franky: Sí, nosotros tampoco nos lo creíamos. ¿Tu eres...?

- Xalcer: Ah, sí...

El chico se levantó la visera del casco, mostrando su cara. Ambos Digimon dieron un brinco.

- Max: ¿Vaaale..? ¿Y tu eres...?

- Xalcer: ¿Qué pasa? ¿No me reconocéis? Me quitaría el casco, pero está como atascado o algo.

Franky y Max se miraron el uno al otro.

- Franky: Será mejor que te eches un vistazo.

El grupo se acercó a una de las ventanas de los puestos lo suficientemente limpia para ver el reflejo. Franky le hizo gestos de que se acercara. Xalcer obedeció confundido. Cuando se vio reflejado, tropezó y cayó de espaldas, soltando un grito. Donde debía estar su cara, no había nada.

Spoiler:
 

- Xalcer: ¡P-p-pero...!

- Max: ¿No te lo ha contado Plogger?
Volver arriba Ir abajo
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Ene 02 2017, 17:47

Kyo vio como una oscuridad lo absorvió, y de repente se despertó.

K: ¿Qué ha ocurrido? Estabamos allí y de repente... ¡Un momento!

Kyo probó a ponerse de pie, se dio cuenta de que la vista llegaba más alto que antes. Se miró las manos y se dio cuenta de que llevaba giuantes blancos y de seda. Sentí algo extraño en la espalda, en un santiamén extendió unas largas y enormes alas, se asustó e iba a pegar un sonoro grito hasta que se dio cuenta de que el pectoral le tiraba hacia adelante con cierto peso.

K: ¿Qué esto que me cuelga, en que me he conver....? Son... TETAS
*Kyo se quitó el sujetador para comprobar que lo que tenía no era mero relleno*
ENORMES Y MUY BLANDITAS-se decía a sí mismo mientras las tocaba, estrujaba y retorcía totalmente ensimismado hasta que paró en seco-
Eh... espera un momento. Me estoy comportando como tientamon, si me pillara así luego me lo echaría en cara, a ver como le explicaba yo la diferencia.
No lo entiendo, ¿soy una especie de chica-ángel?
*Kyo se volvió a poner el sujetador*
Un momento, si tengo tetas... también tiene que haber algún chichi por aquí..
Tendré que, ejem, comprobarlo, es una mera comprobación rutinaria para saber del todo seguro que es lo que soy
...
Que raro- dijo mientras intentaba meterse la mano - no consigo encontrar ningún orificio por donde meter el dedo, a no ser...
¡UN MOMENTO, NO ME DIGAS QUE NO TENGO PARTES NOBLES!

???: Eso es porque los digimons carecen de género
K: ¿Quién ha dicho eso?
Kyo se giró y vio un televisor antiguo detrás suya, en cuya pantalla aparecía Plogger, el viejo que se encontraron al principio.
No estaba seguro de si lo que Plogger le dijo era cierto o solo se lo dijo para que parase un espectáculo tan dantesco, al fín y al cabo no había llegado lo suficiente abajo con el dedo.

K: ¡TÚ! ¡Tú eres el culpable de todo esto!
¡Haz que todo sea como antes!
P: ¡Cállate de una vez! Yo no puedo hacer nada, soy tan habitante y víctima de este mundo como tú del tuyo, no te creas que por ser humano tienes preferencia en tu existencia, es un camino muy peligroso si sigues por ahí.
K: Al menos dime porque me he transformado, ¡nada tiene sentido en este puto mundo!
P: Era lo que trataba de decirte, llorica. Ahora eres Angewomon.
Plogger le explica lo mismo que al resto
P: Debes superar una prueba que- la imagen desapareció-
K: ¡NO! ¡VUELVE!

Decía Kyo mientras sollozaba en lágrimas, se dio cuenta de que al fondo había varios televisores más que crecían de plantas, en el que él estaba se miró en el reflejo y vio cual era su apariencia actual

Spoiler:
 

K: (¿Esa soy yo? No lo comprendo, puedo verme perfectamente, pero mis ojos están ocultos tras este casco)
*Kyo se quita el casco, pero no logra ver con claridad si tenía ojos o no, era como una especie de luz que tenía en los ojo*
K: (Los digimons son criaturas muy extrañas, este mundo me deja vulnerable ante tantas cosas desconocidas)

Al fondo, vio como un par de Numemons cargaban uno de los televisores que crecían.
N1: Esto servirá para dar publicidad a la entrada
N2: No veas como pesa
K: ¿Tientamon, eres tú? ¿Has digievolucionado otra vez?
N2: ¿Cómo dices? Hombre, a mi no me importaría "tientarte" un rato
N1: Venga ya, déjala que tenemos trabajo
N2: Siempre tienes que ser un aguafiestas, en fin que remedio
K: Oh, perdonad entonces, me he equivocado- decia mientras tenía la cabeza cabizbaja-
N1: Oye, ¿te has perdido?
K: Eh, b-bueno, algo así, ¿sabéis qué sitio es este?
N2: ¡Eh! ¿por qué me echas la bronca a mí y luego intentas ligártela tú?
N1: No seas burro, se ha perdido, debemos ayudarla
N2: Ah, tu siempre con los buenos modales, supongo que por eso te aguanto
N1: No le eches cuenta, le pierde la boca, pero en el fondo
N2: La boca la pierdo por poderle comer la...
¡CLONC!
N1: Ejem, ahora que he "arreglado" el problema con mi amigo, dime, ¿qué haces aquí?
K: P-pues estooo...
...
¡Estaba aprendiendo a volar y me pegué el ostión padre!
N1: Oh ya veo, pues te acompañame y te enseñaré el lugar

Cuando Kyo acompañó a los 2 numemons, uno de ellos con chichón y el otro empezó a hablar

N1: Toma, te has debido dar muy fuerte en la cara, estás sangrando mucho por la nariz
*Numemon le dio un pañuelo mientra Kyo se sonrojaba avergonzado porque él sabía porque estaba así*
N1: Bienvenida a Toyland, la ciudad de los juguetes
N2: Dí más bien futura Toyland, que aún no hemos terminado
N1: Tiene razón mi amigo, es un trabajo arduo que nos llevará años por lograr, pero trabajamos juntos codo con codo para hacerlo.
N2: Pero cuesta bastante, tenemos que defendernosde los digimons más grandes que tratan de robarnos
N1: Así es, los dos nos haremos más fuertes y poderosos, de ea forma lograremos llevar adelante el proyecto
N2: Pero recuerda que yo seré el alcalde
N1: Lo seremos los dos turnándonos, ¿recuerdas?
N2: Pero yo lo seré primero
N1: *suspiro* Está bien
K: (¿Han dicho... Toyland? Así que es verdad que estoy en el pasado, si lo que estoy viendo es cierto, estos numemons deben de ser el futuro Monzaemon y Warumonzaemon)
¿Desde cuando os conocéis?
N1: Desde la infancia
N2: ¡Desde antes, hombre!
N1: Ya estamos, venga cuénta la historia de siempre
N2: ¡Yo te oía desde dentro del huevo antes ya de nacer y todo!
¡Estabamos predestinados a ser amigos!
N1: Predestinados o no, el es mi mejor amigo, siempre hemos estado juntos
N2: ¡A las duras y a las maduras! Por cierto, vaya par de peras más maduras...
¡CLONC!
N2: A ezte pazo vaz a cazcar el marticho, ggllll...- decía con otro chichón en la cabeza que parecía cierto ratón occidental-
K: (¿Amigos de la infancia? Eso quiere decir que su amistad, sus sueños, sus esperanzas, aquello por lo que lucharon desde un principio... es para nada. Se traicionaron, apostaron el uno por el otro, conviviendo, y cuando llegan a conseguirlo, todo se derrumbó delante de sus ojos. Sí, conseguimos vencer a warumonzaemon, pero a que precio. Eso puede pasarnos a nosotros, cualquier niño puede coger mientras dormimos la comida para robarla, o usar una piedra y acabar con la vida de uno de nosotros, que coño, mi propia vida incluso. ¿Y por qué tengo que confíar en los digimons de los demás? Yo sólo he conocido a tientamon desde que nació, es el único que puedo tener a mi lado... para protegerme, de los demás, y no sólo de ellos, sino del resto de mundos. Tiene que existir más mundos aprte del mío  del digital, no hay ninguna garantía de que esté seguro en ninguno de ellos... a no ser; que tenga el mío propio...)

Mientras Kyo caía más y más bajo en sus pensamientos, por fuera estaba de rodillas, llorando amargamente, mientras que el numemon 1 se acercaba

N1: ¿Qué te ocurre, por qué lloras?
Volver arriba Ir abajo
Deadpoolnew
Novato
Novato
avatar

Cantidad de envíos : 8
Fecha de inscripción : 06/04/2016

MensajeTema: Re: Digital World   Miér Ene 04 2017, 13:52

Despertó con un terrible dolor de cabeza, pero que cuando aquella caja de montaje de armario de aquel supermercado le cayó encima y le hizo retumbar la cabeza contra el suelo. Cuando abrió los ojos solo pudo ver un montón de colores blancos y negros al principio. Poco a poco los colores se unieron en un patrón hasta que por fin logró ver a la horda de pandas que lo observaban fijamente.

-¿Alguien me dice cuando compré la última expansión del World of Warcraft? -preguntó Derek.

Derek no tardó en verse las manos y comprobar un hecho que lo dejó atónito.

-No me jodas que he elegido esta raza.

-¡El Elegido ha llegado para salvarnos! -gritó un panda con sombrero y bastón, al instante todos los pandas levantaron a Derek vitoreándole.

-¡Esperad! ¡Aún no he elegido si seré Horda o Alianza!

Todos parecían ignorar el hecho de que él no parecía tener idea alguna de por qué estaba allí. Lo estaban subiendo por unas escaleras una horda inmensa de pandamons. En lo alto, un pandamon anciano los esperaba.

-¡El Elegido nos ha sido enviado! -exclamó el pandamon anciano.

-¡Yo no soy el guerrero del dragón!

-¡Celebremos su llegada!

Los pandamons soltaron a Derek dejándolo frente al templo con el anciano, y todos empezaron a dispersarse montando tiendas y un escenario para lo que parecía una fiesta.

-¿De qué se alegran todos estos? -preguntó Derek al anciano.

-Al fin has llegado para salvarnos.

-¿Pero de quién? ¿Qué os pasa?

-Ghrall, un oscuro digimon enviado por la mayor de las sombras para atormentarnos. Llevamos años bajo su yugo trabajando para él. Pero se nos fue anunciado un elegido, un héroe que vendría a salvarnos. Tiene sometido a muchos de los nuestros por una fuerza oscura, cada vez que alguien ha intentado enfrentarle sus controlados pandamons lo han protegido. Aunque él no lo necesita... Es fuerte de por sí.

-¿Quién diantres es Ghrall? ¿Algo así como un orcomon?

-Peor... Es un Monzaemon...

Derek miró a la muchedumbre de fiesta con una ceja enarcada. Después de los sucesos acaecidos en los últimos días, estaba empezando a considerar la idea de visitar a un psiquiatra en cuanto saliese de allí... Si es que no estaba ya encerrado en un manicomio.
Volver arriba Ir abajo
Alexstrasza
Novato
Novato
avatar

Cantidad de envíos : 7
Fecha de inscripción : 04/04/2016

MensajeTema: Re: Digital World   Miér Ene 11 2017, 05:41

Cuando abrió los ojos, Alex se encontraba tirado en el suelo. Se incorporó con dificultad, mareado y desorientado, mientras con una mano se frotaba la cabeza. Entonces notó algo raro.
- Un momento, ¿llevo una gorra?

Aquello extrañó a Alex. No recordaba haberse puesto una gorra en ningún momento. Sin embargo, su sorpresa se convirtió en confusión total cuando bajó la vista y se miró los pies. O al menos, lo que antes habían sido sus pies.
-¡¿Pero que diablos...?!

En vez de sus zapatos, lo que vio fueron una zarpas, similares a las de un oso. Lo primero que se le paso por la cabeza fue que debía ser alguna clase de disfraz, pero descartó la idea al ver que era capaz de moverlas e incluso sentirlas. No cabía duda, aquellas zarpas formaban parte de su cuerpo. Alarmado, se fijó rápidamente en sus manos, solo para comprobar que habían corrido la misma suerte que sus pies. Pero sus extremidades no eran lo único que había cambiado: todo su cuerpo estaba recubierto de un pelaje gris.
-No puede ser...

Sin perder un momento, Alex miró a su alrededor, buscando algo que pudiera servirle de espejo. Se encontraba en medio de una calle, así que se acercó a una ventana de una de las casas para ver su reflejo. Fue entonces cuando descubrió su nueva apariencia.

Bearmon:
 

Alex no salia de su asombro. Sin dejar de mirar el cristal, se llevó las "manos" a la cara, mientras palpaba aquel hocico. Lo mismo hizo con las orejas que salían de los agujeros de la gorra. Si, sin duda lo que se reflejaba en la ventana era él. Se había convertido en un oso.
-¿Qué me ha pasado?

Lo que siguió al shock inicial fue un ataque de ansiedad. Las piernas le fallaron y calló hacía atrás. Durante varios minutos estuvo sentado en el suelo, con la mirada perdida mientras hiperventilaba, tratando de asimilar lo que había pasado. No le resultó fácil dominar el pánico, pero al final consiguió recuperar la compostura.
- A ver, piensa, Alex. - se decía a si mismo - Tiene que haber alguna explicación racional para esto.

Hizo un poco de memoria y recordó el Portal Oscuro.
-Tiene que haber sido eso. Algo ha debido salir mal cuando intentamos cerrar esa cosa.

A medida que hilaba pensamientos, Alex iba recuperando la calma y por primera vez se fijó en donde se encontraba.
- No solo me ha transformado en oso, sino que además me ha enviado a otro lugar. Por lo menos parece que sigo estando en Toyland...

Se levantó y de nuevo se vio reflejado en la ventana.
-Joder, esto es super raro - decía mientras examinaba con mas detenimiento su aspecto.- ¡Incluso tengo cola! Aunque seguramente no soy un oso normal, sino un digimon. Eso tiene mas sentido. Bueno, será mejor que me ponga en marcha. Si encuentro a los demás estoy seguro de que podré averiguar que ha pasado.

No caminó mucho cuando una idea se le pasó por la cabeza.
-Espera... ¿Y si a ellos les a ocurrido lo mismo que a mi? Si ahora son digimons, no podré reconocerlos. ¿Y que les habrá pasado a nuestros compañeros? ¿Seguirán siendo el mismo digimon? ¡Maldita sea, esto es un lío!

La frustración se apoderó de Alex. Por primera vez desde que estaban en el mundo digital, se encontraba solo y si sus suposiciones eran correctas, no seria nada fácil reunirse con sus amigos.
- Mierda... A ver, tengo que calmarme o no conseguiré nada. - pensaba mientras trataba de tranquilizarse - Ahora que me fijo, parece que estoy cerca del parque de atracciones. Es la zona mas característica de la ciudad, creo que lo mas lógico es ir hacia allí. Con un poco de suerte, los demás habrán tenido la misma idea.

Si bien no era una apuesta segura, al menos ahora tenia un lugar por el que empezar a buscar. No tardó demasiado en llegar al parque, aunque no era como lo recordaba. Las atracciones que tanto trabajo les había costado arreglar se encontraban de nuevo en ruinas y la habitual multitud que solía disfrutar de los juegos había desaparecido sin dejar rastro. Todo estaba en absoluto silencio. Aquel ambiente ponía de los nervios a Alex, por lo que no pudo evitar dar un respingo cuando escuchó una voz no muy lejos de donde estaba:
- ¡Espera!¿Conoces a Lopmon? ¿Sabes dónde está? ¿Está bien?

A pesar del susto, aquella frase le llenó de esperanza. Alguien había mencionado a Lopmon, y si se trataba del Lopmon que él estaba pensando, seguramente estaba cerca de alguno de sus amigos. Corrió al lugar de donde venía aquella voz, llegando justo a tiempo de presenciar una curiosa escena.
Tres digimons, un Pawnchessmon, uno muy parecido a Lopmon y un tercero que no lograba reconocer estaban frente a uno de los puestos. El Pawnchessmon había dado un grito y ahora se encontraba en el suelo, claramente confuso mientras balbuceaba.
- ¿No te lo ha contado Plogger? - le preguntaba el digimon que se parecía a Lopmon.

¡Esos digimons conocían a Plogger! Rápidamente se dirigió hacia ellos, dispuesto a comprobar su corazonada.
- Ejem... hola - les dijo mientras se acercaba.

Los tres se giraron sobresaltados.
- ¿Hola? - le contestó uno de ellos.

- Perdonadme, pero no he podido evitar escuchar vuestra conversación. - hizo una pausa mientras pensaba en como plantear la cuestión - Veréis... no se si nos conocemos, pero soy Alex.

Los tres le miraron sorprendidos.
- ¿Alex? ¿De verdad eres tú? - preguntó el que parecía un muñeco de papel - ¡Yo soy Franky, y estos son Max y Xalcer!

- ¡Genial! - exclamó Alex - No sabéis la alegría que me da haberos encontrado. Pero... ¿qué le pasa a Xalcer?

- Parece que acaba de descubrir que es un Pawnchessmon.
Alex tuvo la tentación de reírse, pero se le pasó al recordar lo mal que el lo había pasado antes.

- Bueno, iré al grano. ¿Alguno de vosotros sabe que demonios ha pasado?

- Pues precisamente se lo íbamos a explicar a Xalcer...
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Digital World   

Volver arriba Ir abajo
 
Digital World
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» Creepypasta: Call of duty: World at War
» Nuevo camiño hacia el Nirvana digital?...
» Sky Captain and the World of Tomorrow
» [MMORPG] The World Of Gatheryn
» sonido de blu ray en ampli dolby digital y dts

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
~Welcome To Las Noches~ :: Hueco Mundo, "Las Noches" :: Rol-
Cambiar a: