Foro de Bleach~
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Digital World

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 11, 12, 13
AutorMensaje
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 559
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Jun 05 2018, 21:08

El Señor Demonio se acerca flotando lentamente hacia el Caballero Santo. Su mirada es fría, al contrario que las llamas que acaba de extinguir a su alrededor. Un extraño humo negro empieza a salir de su cuerpo.

-Murmukusmon: Dime, sirviente de Dios, ¿realmente quiero que acabe? ¿Realmente quiero volver a las ataduras de la virtud?

A medida que la cantidad de ese humo aumenta y le cubre más y más, la forma del demonio va retornando a lo que a muchos les podría recordar al HolyAngemon que conocían. Va descendiendo poco a poco hasta arrodillarse en el suelo. Aquellos que estaban volando bajan también al nivel del suelo y se aproximan. El humo termina de abandonar al ángel, mostrando su lamentable aspecto. Su cuerpo está extremadamente delgado y cubierto de cicatrices, huellas de una larga y dolorosa tortura. El ángel demacrado comienza a derramar lágrimas.

-HolyAngemon: Porque nunca antes había sido tan feliz– coloca sus manos en la cara, en las cuales descarga su llanto–.

Tras unos minutos, la atención se desvía hacia Serena, quien, a pesar del gran dolor que soportaba su cuerpo, se mantiene en pie.

-Serena: Criaturas patéticas que no hacen más que llorar por la presa huida– coge una nueva flecha de hielo de su espalda–. ¡Me quedará poco tiempo, pero juro por mi orgullo de cazadora que me llevaré a algunos de vosotros conmigo!

Está demasiado débil como para que pueda hacer algo contra los presentes, así que es derribada rápidamente.

-Omegamon: Dinos ahora mismo qué pretende Duftmon.

-Serena: ¡Ni aunque me salvarais ahora! ¿De verdad piensas que voy a rebajarme tanto?

Entonces el cazador de dragones da un paso al frente.

-Slayerdramon: Creo que podría ayudar.

Con el consentimiento del Caballero Real, Slayerdramon hace que su espada extensible rodee el cuello de la aspirante a Diosa. El arma brilla como nunca antes lo había hecho.

-Slayerdramon: Fragarach– así llama a su espada– no te permitirá mentir. ¿Cuál es al plan de Duftmon?

-Serena: … Duftmon quiere forzar un Digital Hazard. Y para ello hará que Dukemon enfrente a Craniummon.

-Slayerdramon: ¿Por qué? ¿Qué consigue con eso?

-Serena: Es su último paso para acercar ambos mundos, el Digital y el Humano… para que así Susanoomon los tenga a tiro.

Una exclamación ahogada surge de los presentes.

-Omegamon: Dukemon jamás estaría de acuerdo con ese plan o ese propósito.

-Serena: No lo hace, está bajo el control directo de Duftmon.

-Omegamon: … Entiendo. ¿Y Sleipmon?

-Serena: Su nombre es Vinden. No es el Caballero Real que conoces. El que huyó junto a Duftmon pertenece al mismo proyecto de crianza del que procedo. Acabaron con el Sleipmon Caballero Real para darle sus datos a otro Digimon que criaron.

-Omegamon: Malditos asesinos sin escrúpulos– lamenta con pesar–.

-Serena: No conseguiréis nada. Duftmon reunirá a sus aliados más poderosos de los que disponga para acabar con cualquiera que se entrometa. Ten por seguro que los Generales del Caos y más Digimons como yo y Vinden estarán allí. Como mucho, seréis reconocidos como los que cayeron… por nada– logra decir antes de perder el conocimiento y que su cuerpo termine de ser consumido por el fuego maldito de Murmukusmon–.

-Alphamon: … ¿Cuál es el siguiente paso?

-Omegamon: ¿Quién ha dicho que vayáis a ir?

-Alphamon: No puedes pararnos. Ya te lo hemos demostrado.

-Omegamon: Niños imprudentes.

-LadyDevimon: Quizá puedas detenerlos, pero no te dejaré ir solo– dice la extraña mezcla entre el demonio y el ángel–.

-Omegamon: … ¿Witchm…?– le cuesta pronunciar debido al asombro–.

-LadyDevimon: No por mucho– cae rendida al suelo–. Quería que fueras lo último que viera antes de irme para siempre.

El caballero blanco llega a ella rápidamente.

-Omegamon: No… no puedo dejar que pase de nuevo. Esta vez estoy aquí.

-LadyDevimon: Entonces tenemos un problema. Sabes bien lo inestable que puede llegar a ser un cuerpo con dos Digicores dentro, cuando no se fusionan apropiadamente.

-Omegamon: … Pues te enseñaré a hacerlo como es debido.

-LadyDevimon: No con palabras… y tan poco tiempo. Necesitaría conectar nuestras mentes… pero no estoy en condiciones para trucos de magia.

-Alphamon: Maestra– se acerca ahora–. Déjame intentarlo. Sabes que puedo hacerlo.

-LadyDevimon: Supongo… que tengo que concederte algún capricho de vez en cuando. Adelante, hazme sentir… orgullosa– trata de decir ya con poco aliento–.

Omegamon acerca su rostro al de la deformada ángel mientras Alphamon comienza el hechizo. Un pequeño rayo cruza la distancia entre las frentes de los amantes. Pasan unos minutos de tensión, justo antes de que la extraña combinación entre LadyDevimon y Angewomon empiece a sufrir convulsiones. El Caballero Real se aleja mientras la mira y ésta asciende flotando lentamente. Dos energías se hacen presentes, una luminosa y otra oscura. Éstas tratan de entremezclarse. En un primer momento parecen rechazarse la una a la otra, hasta que al fin parecen aceptarse. La forma infectada de la ángel cambia a una versión de sí misma mucho más fuerte. Angewomon y LadyDevimon se habían convertido en la representación de lo imposible. La Luz y la Oscuridad se han vuelto una.

Spoiler:
 

-Omegamon: Eres… hermosa– dice maravillado–.

-Mastemon: Ahora… somos más parecidos– dice colocando su mano en el pecho del caballero. Luego aparta su mirada un momento para dirigirla hacia Alphamon–. Eres el estudiante más prometedor que haya tenido jamás. Aunque también debo decir que eres el único alumno que he tenido.

-Alphamon: Gra… cias– consigue decir antes de volver a separarse en dos seres independientes–.

Quizá porque han notado que el peligro ha pasado o siguiendo el ejemplo de Franky y Alf, los demás también vuelven a ser humanos y Digimons.

-Franky: Joder… sí hemos aguantado esta vez– dos nuevas cartas aparecen en sus manos–. ¿Eh?– las mira y en una puede ver la imagen de Mastemon alzando su mano izquierda envuelta en oscuridad, mientras que en la otra se ve a Omegamon disparando con su cañón. Luego mira a quienes tiene enfrente– ¡Éstas son...!

-Omegamon: Tenéis nuestra gratitud– dice mirando al muchacho y a su compañero Dorimon–.

-Mastemon: Ahora que sabemos que tanto el Mundo Digital como el Mundo Humano están en peligro, debemos colaborar juntos. Digimons y Humanos– mira a Omegamon–.

-Omegamon: … Puedo verlo.

-Xalcer: ¿Cuál es nuestra siguiente parada?

-Rasielmon: Duftmon y el Sleipmon llamado Vinden se dirigen al lugar donde descansa el tocón que una vez fue la rama que conectaba al Sistema Mundial. A pesar de que ya no debería de haber nada que proteger, Craniummon sigue siendo su guardián. Allí es a donde se dirigirán si quieren completar su plan.

-Kyo: Un momento, ¿no había dos más con vosotros?

-Rasielmon: Nos separamos de Kan y BanchoLilimon en una emboscada nada más llegar al servidor. Si me dejáis un momento, quizá pueda visualizarlos– la Digimon sagrada parece caer en una especie de trance–. Los encontré. Están juntos con… increíble.

-Dianne: ¿Qué ves?

-Rasielmon: Están junto a los Caballeros Reales Gankoomon y Jesmon, además de muchos otros Tamers que los acompañan. Deben de haber llegado a Kernel hace poco, pues antes no los vi, ni a los caballeros santos ni a los humanos. Y a donde se dirigen es… precisamente a nuestra meta, el territorio de Craniummon.

-Max: Por fin una buena noticia.

-Kaz: Tenemos que ponernos en marcha.

-Cécile: ¿Ahora? Debemos descansar para recuperar fuerzas.

-Amanda: Hm, estaría genial tener un vehículo a mano.

Los Tamers y sus compañeros Digimon planean sobre cómo proceder hasta que son interrumpidos por el Caballero Real.

-Omegamon: Aún estáis a tiempo de quedaros fuera de esto. Tal y como veo la situación actual, no exageraría al decir que nos dirigimos a la batalla final. Y si aceptáis venir con nosotros, os pediré que os empleéis a fondo para manteneros con vida, pues… tengo mis dudas de que pueda protegeros.
Volver arriba Ir abajo
DrPingas
Adepto
Adepto
avatar

Cantidad de envíos : 59
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: Re: Digital World   Sáb Jun 09 2018, 23:32

Post en proceso
Volver arriba Ir abajo
Xalcer
Iniciado
Iniciado
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 46
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22
Localización : Con mi melocotonero

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Jun 10 2018, 00:26

- Aurelion: Voy a tener que empezar a cobrar por esto...

El sol mañanero hacía rato que había comenzado a despuntar en el horizonte. El ahora amplio grupo de Tamers descansaba plácidamente en las espaldas del dragón, recuperando fuerzas tras aquella caótica noche. No podían permitirse el lujo de perder el tiempo en descansar mientras Duftmon y compañía se dirigían a su objetivo. A pesar de la insistencia de Aurelion de que no era necesario, el chico se mantuvo despierto para hacerle compañía. Rasielmon no es que fuera un Digimon muy hablador, mientras que Omegamon y Mastemon digamos que se alegraban de estar juntos de nuevo.

- Aurelion: ¿De verdad crees que funcionará? - preguntó mirando al chico, quien sostenía la carta que le entregó Claw en Berm. Según les había dicho Omegamon, se trataba de una carta de Batería, una carta de un solo para recargar energías.

- Xalcer: Las otras seguían funcionando incluso fusionados. ¿Por qué iba a ser esta diferente?

Sacó el resto de sus cartas para compararlas. A diferencia del resto, solo había conseguido poco más de un par de ellas. Se quedó mirándolas un segundo, sin ver nada que las diferenciara de la otra. Durante unos segundos, sus ojos se quedaron fijos en la primera carta que recibió, la de Claw.

- Xalcer: Omegamon, ¿puedo hacerte un pregunta?

Aurelion se giró para observarle mientras el Caballero y su compañera se acercaban, sabiendo ya de antemano lo que iba a decir.

- Omegamon: ¿Ocurre algo?

- Xalcer: Omegamon, ¿cuánto... conoces a Duftmon?

La pregunta pareció pillar por sorpresa al caballero blanco. Su expresión se volvió un poco más seria durante un segundo y suspiró.

- Omegamon: Sabía que esto acabaría pasando. Siempre fuisteis los más inocentes del grupo, siempre apostando por el lado bueno de las personas. Aunque un acto noble, de esta forma solo conseguís que se aprovechen de vosotros.

- Xalcer: Lo sé... - dijo mirando la carta de Claw.

- Omegamon: Por mucho que nos duela, debemos aceptar la realidad. Sean cual sean los motivos de Duftmon, miles de humanos y Digimon han sufrido por ello, y más que lo harán si no les detenemos. No podemos permitirnos el lujo de dudar.

- Xalcer: Yo solo quiero respuestas... Planea el fin del mundo, y aún así nos da las herramientas para evitarlo. ¿...Por qué?

- Mastemon: Para ello solo él tiene respuesta. No tiene sentido darle vueltas al asunto, así que duerme un poco hasta que lleguemos. Un buen descanso te hará verlo todo con más claridad.

- Rasielmon: Me temo que no tenemos tiempo para eso.

Una nube de fuego empezaba a asomar en el horizonte, como si el cielo ardiera en llamas. Bajo este, un gigantesco y deteriorado tocón se alzaba imponente sobre el terreno.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2834
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 24

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Jun 10 2018, 03:51

La sierpe que es Dufmon se abre paso entre el mar de humanos y Digimon que tapizan el suelo. La cruenta batalla hace temblar la tierra mientras nubes de datos de todo lo que las poderosas técnicas de los allí presentes fulminan a diestra y siniestra. Entre los allí presentes se destaca la ya archiconocida Emi, así como los Generales. Al otro lado del frente de batalla, de espaldas al tocón, Craniummon espera.

-Omegamon: Es la hora.

Una mezcolanza de pena y dolor se refleja en sus ojos. Mastemon pone su mano divina en el brazo del Caballero Real.

-Omegamon: Luchad juntos. Luchad por este mundo, el vuestro. Luchad por la vida.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 559
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Jun 14 2018, 01:12

Uno podía tener una ligera idea de lo hermoso que era el lugar. Bosques llenos de vida se extendían por el terreno, montañas se alzaban altas con toda su majestuosidad y hermosos lagos de agua cristalina descansaban para el disfrute de aquel que supiera apreciarlo. Pero ya no más. Ahora es el campo de batalla entre los activos más poderosos del Imperio de Metal y los valientes Tamers convencidos de que peleaban por algo que merecía la pena.

El trío de Megas formados por Duftmon, Vinden el Sleipmon y el Caballero Real poseído por una fuerza siniestra, Dukemon, atraviesan raudos la distancia que les separan de Craniummon, quien permanece impasible ante la matanza que se lleva a cabo.

-¡DUFTMOOOON!– resuena una voz cual trueno mientras un individuo con apariencia humana aterriza de pie ante el estratega y sus acompañantes. El suelo bajo sus pies se quiebra debido al impacto de la caída–.

Spoiler:
 

-Gankoomon: ¡Maldito traidor, sabemos por Homeostasis de tus fechorías! ¡Puedes ahorrarte cualquier mentira que tuvieras preparada!

-Duftmon: Si hubiera querido ocultarme por más tiempo, no estaríamos aquí hoy.

-Ese precisamente será tu mayor y último error– dice sobrevolando a los presentes una criatura humanoide con rasgos dragónicos–. ¡Traicionaste nuestra confianza y traicionaste al mundo!

Spoiler:
 

La diferencia más notable con la imagen que ofrece un D-Arc es que al Hackmon aparecido le falta gran parte del brazo izquierdo. Gankoomon entierra sus manos en el suelo. Luego las levanta, agarrando una porción de la tierra que acaba resultando ser el terreno que pisan los enemigos que tiene en frente. Con una increíble fuerza, había alzado el suelo que tenía delante para intentar enterrar a las amenazas, al mismo tiempo que desequilibraba a éstas debido a que les acababan de retirar el mismo suelo. La gran porción de tierra es destruida inmediatamente con una combinación de golpes por parte de Duftmon, Dukemon y Vinden. Pero estos descubren que lo anterior no fue más que una distracción para que el dragón blanco hiciera aparecer tres extraños espíritus redondos y que estos acumularan energía. Así, juntos forman un triángulo y disparan un rayo de energía que probablemente devastaría todo aquello que tocara. Todo menos el magnífico escudo de Dukemon, el cual se había puesto delante para proteger a sus acompañantes.

-Duftmon: Te necesito fresco para Craniummon.

-Emi: Quizá yo pueda ayudar con eso.

La Cazadora de Niños había aparecido en las proximidades a este enfrenamiento entre Dioses sobre la tierra, volando sobre una criatura que ya ha sido la pesadilla de muchos en el campo de batalla.

Spoiler:
 

La humana alza su Xros Loader.

-Emi: ¡Chaosmon!

Una luz se proyecta de su dispositivo, la cual toma forma.

Spoiler:
 

-Emi: ¡Ve a erradicarlos! ¡Y tú, Arkadimon, devora cuanto quieras!– le ordena a su montura mientras levanta nuevamente su dispositivo digital–. ¡Espíritus Digitales de la Luz, Metal, Oscuridad, Agua y Trueno, conmigo! ¡DIGIXROS!

La joven se transforma ante los ojos cansados y curiosos de quienes la rodeaban. El resultado es un nuevo Digimon que surca los cielos con total libertad.

Spoiler:
 

-Emi: Si luchabais en el nombre de la Luz, ¡entonces me acabo de convertir en vuestro Dios!

El Digimon con la apariencia extrañamente similar a Omegamon dispara el cañón que tiene como mano izquierda, al mismo tiempo que la nueva Guerrera Legendaria de la Luz lanza múltiples proyectiles. El resultado es una cadena de explosiones de grandes magnitudes, pero de las que todos habían escapado a tiempo. Arkadimon persigue a Gankoomon para intentar perforarle con sus peligrosos tentáculos.

Los Tamers y los Digimons que acompañan a Omegamon, a Rasielmon y a Mastemon observan con asombro la destrucción que son capaces de provocar con facilidad aquellos que ya están luchando.

-Omegamon: ¡No os durmáis en los laureles, tenemos que ayudarles a detener a Duftmon! Necesitaremos que cada uno de vosotros haga su mayor esfuerzo.

-Alf: Que posteéis todos es lo que trata de decir. Pero posts con sustancia, coño.

-Rasielmon: Esa lengua.

Un horrible grito llega a los oídos de quienes estaban a punto de entrar a la contienda. Cae delante de ellos un Etemon malherido. Éste les mira con una expresión dominada por el horror.

-Etemon: A… ayud-

BlackWarGreymon se deja caer y clava su pie en el estómago del desdichado, quien lanza otro grito desgarrador. El General del Caos levanta su mirada y ve al grupo de humanos y Digimons.

-BlackWarGreymon: Mira a quién tenemos aquí. El Caballero Real Omegamon y su séquito, imagino que también habéis venido a…– interrumpe por un momento. Sus ojos ya no estaban en el caballero blanco, sino en los demás niños y Digimons que le rodean–. Vosotros… sois los de Core– de repente, mira a quienes tiene delante con una mirada feroz. Luego mira a sus manos desnudas–. ¡Dónde! ¡Están! ¡Mis guanteletes!

Ya fuera por un movimiento voluntario o no, los Tamers y Digimons venidos de Izumo señalan a Franky y a Alf.

-Franky: Muchas gracias, ¿eh?

-BlackWarGreymon: He estado esperando esto por mucho tiempo– se eleva en el aire al mismo tiempo que hace aparecer entre sus manos una bola de fuego. Ésta va creciendo a una velocidad alarmante–. ¡Voy a cobrarme la humillación de ese día!

El enfadado hombre dragón lanza en dirección a los Tamers la bola de fuego cuando ésta es como diez veces el tamaño de su usuario.

-Omegamon: ¡Esquivadlo!

-Tientamon: ¡Musha grazia po avisá, majo!

La esfera ardiente colisiona contra el suelo, desencadenando una enorme explosión llena de rabia. Afortunadamente, todos los objetivos habían escapado ilesos a tiempo. Alf, en su forma de Grademon, tenía cogido a su compañero humano para sacarle de la zona del impacto. El caballero dorado se detiene cuando cree estar seguro y se gira. Franky está un poco mareado por tanto movimiento brusco. Para su desgracia, el Grademon comprende de mala manera que no se había alejado del peligro ni un metro. Saliendo de entre el polvo levantado, BlackWarGreymon toma al humano por el cuello de la camiseta y patea con gran fuerza a Alf, haciéndole rodar por el suelo con violencia. Los demás empiezan a observar con miedo cuando el polvo se disipa y deja ver al General con su rehén. Muchos de ellos, ya en su forma de nivel Perfecto, se lanzan al rescate, pero se detienen en seco al ver la vida de Franky amenazada por la mano del hombre dragón.

-BlackWarGreymon: Tal como me esperaba, en el momento en el que os tomo un poco en serio os volvéis débiles. Estoy convencido de que es un efecto secundario de tener humanos amaestrándoos.

Pasan unos segundos eternos sin que nadie mueva un dedo. Quizá cada uno de ellos piensa en una estrategia para salir airoso en esta situación, pero ninguno consigue hacer nada antes que el Grademon.

-Alf: ¿Qué estáis haciendo? ¿No avanza Duftmon cada segundo que pasa? ¡Marchaos de una vez!

-Mastemon: ¿De qué hablas? ¡No podemos abandonaros!

-Alf: ¡He dicho que os marchéis! ¡Franky y yo tenemos esto controlado! ¿No es cierto, compañero?

El humano preso por el General respiraba agitadamente y no podía evitar que se le salieran las lágrimas. Su corazón le late a mil por hora. Está aterrado, como cabría de esperar.

-BlackWarGreymon: Vamos, chaval, ¿qué respondes a eso?

El muchacho mira al General del Caos. Hace hasta lo imposible para calmarse, intentando concentrarse en las palabras de su compañero.

-Franky: Maaa…

-BlackWarGreymon: ¿Qué dices? Si no lo dices más alto, no podrán oírte.

-Franky: … ¡MARCHAOOOS!

Su voz hace eco y llega a todos los presentes.

-BlackWarGreymon: Admito que no me esperaba tal… no, valentía no. “Estupidez” sería la palabra más apropiada. Quiero ser yo quien los liquide a todos, así que terminaré contigo ya mismo.

Pero entonces, una herida se abre en el brazo libre de BlackWarGreymon. Éste mira desconcertado a Alf, quien está en posición de haber ejecutado un tajo, a pesar de estar a una buena distancia de él. La luz del D-Arc de Franky baña a éste al tiempo que el cuerpo de Alf brilla. Esto sobresalta a BlackWarGreymon, quizá porque le vino el recuerdo de cuando fue cegado por el Digimental de los Milagros. Pero no se puede permitir estar perdido en momentos pasados, pues Alphamon acababa de aparecer ante él con el puño en alto, acumulando energía.

-Alphamon: ¡MOVEOOOS!

Golpea el suelo con todas sus fuerzas, produciendo una explosión que remueve la tierra y el viento. Los demás finalmente hacen caso al deseo de sus compañeros y se ponen en marcha para detener el fin del mundo.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2834
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 24

MensajeTema: Re: Digital World   Sáb Jun 16 2018, 03:09

Max y Lopmon intentan que sus piernas no tiemblen más de lo necesario. Tienen que darlo todo en esta última batalla. La vida de dos mundos depende de como se porten. Y de que Susanoomon no llegue a fusilar todo lo que se le cruce. La sombra del MagnaGarurumon les sirve como mecha que enciende su determinación. Un destello cubre sus cuerpos, tras el cual Cherubimon se alza en el aire y, lanza en mano, descarga un rayo sagrado sobre Emi. El Guerrero Legendario que ahora es Emi le mira con mofa.

-Emi:No quieres pelear contra mi. Lárgate y todavía tendrás unos instantes más de vida, mocoso.

Cherubimon se alza más en el aire mientras hace brillar sus Anillos Sagrados. Emi entrecierra sus ojos.

-Cherubimon:Has matado a niños. A Digimon. Has permitido que Crimsom consiga un poder con el que ni sospechábamos que podría tener. Y estás dispuesta a destruir dos mundos.-Con una palmada genera una lanza energética.-¡No permitiré que sigas con tu ciclo de destrucción!

Una andanada de misiles salen desde la armadura de Emi en dirección a Cherubimon. Con un planeo rápido u andanadas de rayos, Cherubimon destruye la gran mayoría. Otros, por desgracia, acaban destruyendo aún más el paisaje. A una velocidad apabullante, Emi embiste a Cherubimon, estrellándolo contra el suelo. Una sonrisa que roza lo sardónico brilla en los ojos de Emi.

-Emi:Tu lo has querido.

De repente, un misil con una animada cara impacta contra Emi, lo que permite a Cherubimon alzar de nuevo el vuelo. A cierta distancia, el BlackSaintGargomon que conforman Dianne y Harry levanta el pulgar a Cherubimon. Todavía queda esperanza.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 559
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Jun 17 2018, 11:37

Spoiler:
 

-BlackWarGreymon: Conozco esa táctica– arremete con una patada a un desprevenido Alphamon–. La fusión. No os creáis especiales, los Digimons la llevan usando desde hace milenios– da un puñetazo que acierta en el rostro del Caballero Santo–. Una táctica barata usada por los débiles– se aleja del aturdido Mega–. Eso incluye a la abominación que sois ahora– comienza a lanzar bolas de fuego que crea en sus manos. Alphamon recibe daño por parte de éstas, aunque las hay que consigue desviar o parar con círculos mágicos–. Un Digimon poderoso debe serlo por sí mismo. Un humano sólo lo retrasaría, lo contendría– se detiene por un momento para formar una bola de fuego más grande, como la que lanzó contra el grupo antes–. No podría desarrollar todo su potencial. ¡Yo soy la mejor prueba de ello!– con esto último dicho, lanza la bola de fuego sobre Alphamon–.

Una barrera mágica cubre la esfera ardiente. Ambas encogen hasta que Alphamon puede sostenerlas entre sus manos. Entonces, con un movimiento de éstas, le devuelve el ataque al General del Caos. A éste no le cuesta esquivarlo y dejar que estalle detrás e él cuando queda lejos, pareciendo por unos instantes que el servidor tiene un segundo sol.

-Alphamon: Suenas resentido. ¿Quizá te rechazaron en el pasado?

BlackWarGreymon se le queda mirando por unos segundos, echándole una mirada llena de ira. El viento a su alrededor comienza a flotar con mucha fuerza, como si se estuviera produciendo un tornado.

-Alphamon: Acerté.

-BlackWarGreymon: ¡Fui salvado por el Emperador Crimson! ¡Y os despedazaré en su nombre!

-Alphamon: ¿Despedazar? ¿Con qué, con éstas?

Invoca en sus brazos los guanteletes que tiempo atrás le robaron al General del Imperio. Los ojos de éste estallan en rabia y no se hace esperar para embestir con toda la fuerza que ha acumulado. Alphamon avanza volando con osadía, dispuesto a usar las armas que porta en contra del antiguo dueño de éstas. La armadura negra del caballero es cubierta por una extraña aura verde. En un parpadeo, Alphamon se había colocado a la espalda de BlackWarGreymon y éste pudo ver por el rabillo del ojo cómo su mano derecha cercenada se alejaba de él. Tampoco puede evitar notar la corriente que golpea de repente en su pecho desnudo, pues su peto de armadura había quedado completamente destrozado. Con una furia desbordante, el General se gira sólo para encontrar la palma de la mano de Alphamon aplastarle. Pero hay algo más, pues la mano del caballero está envuelta en una misteriosa oscuridad, la cual parece deteriorar todo lo que toca en el hombre dragón.

-Alphamon: Vas a comprobar lo terriblemente equivocado que estás.

El efecto del ataque prestado de Mastemon desaparece. Alphamon vuela más rápido y vuelve a colocarse tras el BlackWarGreymon en caída. Invoca en sus manos el látigo de energía roja de Vamdemon, ata con él al dragón negro, le hace dar un par de vueltas y le estampa contra una montaña cercana. Sin apenas dejar respirar al enemigo, se le acerca y usa la técnica de Chackmon para congelarle ahí mismo. Pero el hielo tarda poco en derretirse, como si la ira elevara la temperatura del cuerpo del General del Caos.

-Alphamon: Quizá por nuestra cuenta seamos fuertes, pero si nos unimos, si aprendemos los unos de los otros…– su mano derecha es sustituida por la cabeza de MetalGarurumon. Ésta abre la boca, asomando un cañón, cuyo interior empieza a brillar–. ¡Es cuando somos realmente poderosos!

Dispara. Una gigantesca explosión arrasa la montaña, echándola abajo. Alphamon se queda flotando en el aire, respirando aliviado. Poco le dura la tranquilidad cuando oye un grito de guerra de entre las rocas que tiene debajo. BlackWarGreymon todavía vive, aunque cualquiera diría que no por mucho tiempo al juzgar su lamentable aspecto. La combinación entre Alf y Franky invoca en sus manos una espada de luz, con la que se dispone a terminar el enfrentamiento de una vez. Unos proyectiles aparecen de pronto, dirigiéndose hacia Alphamon. Éste los ve y esquiva a tiempo. Desconcertado, mira en todas direcciones para averiguar de dónde habían venido y quién era el responsable. Es tarde para cuando se da cuenta del individuo que se acerca al debilitado hombre dragón.

-Te ha dado una paliza el mocoso, ¿eh? Puede que el General del Caos mimado de Crimson no sea mucho sin sus “garritas” después de todo– dice de manera provocadora una versión negra de MetalGarurumon–.

-BlackWarGreymon: Estaba a punto de destrozarle en mil pedazos. ¡Quédate donde estás y observa cómo-!

-MetalGarurumon: ¡No, escúchame! Lo has intentado a tu manera. Ahora prueba con la mía, para la que fui diseñado específicamente. ¿No tienes curiosidad por saber cómo de poderosos nos volveríamos?

-BlackWarGreymon: Es la manera de los débiles.

-MetalGarurumon: ¡Es la ÚNICA manera que te queda para complacer a Crimson, cabeza hueca!

Alphamon se había quedado paralizado del choque por un momento al reconocer la voz del que acababa de llegar. La voz del WereGarurumon de pelaje oscuro que fue capaz de mantenerlo a raya cuando pelearon contra Apocalymon. El caballero de la armadura negra no puede dejar que estos dos completen su plan, sea cual sea, y lo sabe. Dirige su mano hacia ellos y dispara rayos de energía al mismo tiempo que se va acercando, pues su ataque no es tan preciso como le gustaría. Pero el esfuerzo es en vano. Una luz que augura algo malo se hace presente. De ésta surge una figura, una muy similar a otra que ya reconoce Alphamon.

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Xalcer
Iniciado
Iniciado
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 46
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22
Localización : Con mi melocotonero

MensajeTema: Re: Digital World   Ayer a las 00:29

- Omegamon: ¡No os detengáis!

El cada vez más reducido grupo avanzó como pudo a través de aquella matanza. Los gritos y explosiones componían una terrorífica sinfonía que los jóvenes humanos solo habrían soñado con oír en una película. Pero todo aquello era real, muy real.

- Kyo: ¿Ese es...?

- Omegamon: El Árbol de la Información. O lo que queda de él...

El gran tocón se alzaba ante ellos como una gigantesca montaña a superar. Sus raíces, tan gruesas como un edificio, se hundían en la tierra hasta profundidades inimaginables para luego emerger nuevamente, dotando de vida a todo lo que le rodeaba. O al menos así había sido antaño. Todo el terreno a su alrededor y gran parte del tocón estaban chamuscados, las cenizas aún ardientes de una batalla ocurrida allá cientos de años atrás. Duftmon y compañía debían encontrarse ya en la cima debido al gran número de explosiones y destellos en lo alto del tocón.

- Mastemon: No perdamos más tiempo.

Todos los Tamers capaces de hacerlo evolucionaron al nivel Mega, despegando junto Omegamon, Rasielmon y Mastemon en dirección al árbol.

- Cécile: ¡Esperad! - Todos los Digimon se detuvieron en pleno vuelo. - ¿Y nosotros qué?

- Paz: ¿No iréis a dejarnos aquí tirados?

- Omegamon: No sabemos lo que ocurrirá ahí arriba. No podremos asegurar vuestra protección... ni la nuestra.

- Cécile: ¿Y de verdad crees que estar en medio de todo este caos va a ser mejor? ¡Al menos allí podemos ser útiles!

Omegamon les observó unos segundos.

- Omegamon: ¿Es esa vuestra decisión? - El grupo de humanos y Digimon asintieron. - De acuerdo, pero con una condición.

- Paz: ¿Cuál?

- Omegamon: Que no interfiráis hasta que sea necesario. ¿Entendido?

Los humanos volvieron a asentir. Una vez todo aclarado, estos se subieron a la espalda del Caballero.

- Kaz: ¿Ocurre algo, Sol?

El Dracomon compañero del chico era el último por subir. Miraba fijamente el suelo, como si estuviera concentrado.

- Sol: Algo se acerca. Algo muy grande, ¡y rápido!

Omegamon no tardó en agarrar al Digimon segundos antes de que una gigantesca masa metálica alargada atravesara el suelo bajo ellos, levantando una nube de tierra descomunal. Sin saber muy bien qué ocurría, Slayerdramon sintió cómo algo le aprisionaba el brazo con fuerza. De no ser por su armadura, posiblemente se lo hubieran arrancado. La gran sierpe que era GigaSeadramon sobrevoló el campo de batalla, alejándose del Árbol con él aún entre sus mandíbulas.

- Slayerdramon: ¡Su-él-ta-me! - dijo empuñando a Fragarach con su otra mano y atizándole con ella en la cara a la serpiente hasta que le soltó, bien por dolor o por pesado.

- GigaSeadramon: ¿Solo uno? Tengo que afinar mejor la puntería.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Digital World   

Volver arriba Ir abajo
 
Digital World
Volver arriba 
Página 13 de 13.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 11, 12, 13
 Temas similares
-
» Creepypasta: Call of duty: World at War
» Nuevo camiño hacia el Nirvana digital?...
» Sky Captain and the World of Tomorrow
» [MMORPG] The World Of Gatheryn
» sonido de blu ray en ampli dolby digital y dts

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
~Welcome To Las Noches~ :: Hueco Mundo, "Las Noches" :: Rol-
Cambiar a: