Foro de Bleach~
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Digital World

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8
AutorMensaje
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 515
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Sep 24 2017, 19:16

Crimson se marchó con sus hombres para preparar su parte en esta guerra para salvar el mundo, pero dejó atrás a Piedmon, encargado de informarle y ser su representante táctico en los futuros planes de batalla. El ambiente se tranquilizó un poco desde entonces. Franky se encuentra sentado en una roca, con Alf como Dorimon durmiendo en su regazo. El chico todavía está procesando todo lo ocurrido. Es cuando ve a Max, Lopmon, Dave, Strabimon y una nueva pareja, formada por una chica humana y un Kotemon, acercarse. El primero se le queda mirando, como si en los primeros segundos no tuviera mucha idea de qué decir.

-Max: ¿Nos hemos perdido algo?

-Franky: Joder, ¿por dónde empiezo?- su mirada se cruza con la de Dave, dándole una noción de por dónde podría comenzar la conversación- ¡Sí! Ha venido Crimson, ese del que hemos oído hablar algunas veces y parece tan jodido. Ha dicho que se aliará con nosotros si le damos los Emblemas después de que todo esto acabe. Y a Dave.

Los presentes miran con ojos como platos.

-Max: ¿Qué has dicho? ¿Qué quieren a Dave?

-Franky: … Sí.

-Chica: ¿Para qué?- se adelanta a preguntar la nueva Tamer.

-Franky: N-no lo sé. Pasaron otras cosas justo antes de que dijera nada más- ante esto, el rostro del muchacho se torna deprimente-.

-Max: Emi también le buscaba. Supongo que trabaja para Crimson y éste le dio esa misión- mira a su espalda para comprobar el estado del que estaba siendo el centro de la conversación, pero le ve correr de ellos-.

Los demás humanos y Digimons, incluyendo a Strabimon, le persiguen y le piden que se detenga. El chaval se ve muy asustado, aunque no sería hasta poco después cuando por poco le da un paro cardíaco. Piedmon había aparecido de repente delante de Dave. Quienes le seguían no sabrían decir en qué momento se presentó. Es como si simplemente hubiera estado allí desde antes. El payaso sonríe.

-Piedmon: ¿Qué pasa, chico? ¿Por qué estás tan triste?- Dave está paralizado del miedo- La risa alarga la vida, ¿lo sabías? Vamos, ríete. Ríete de todas tus desgracias y déjate asombrar por cada giro o ironía en el que te veas envuelto. Después de todo, la vida es el mejor espectáculo, ¿no crees?

Max y la chica llamada Alana sostienen sus D-Arcs entre sus manos y Strabimon está por saltar al cuello del General del Caos.

-Piedmon: Por favor, sería muy aburrido terminar esta trama aquí- dice mirando a quienes están dispuestos a defender a Dave-. Quiero veros improvisar un poco más- reanuda su marcha, dejando atrás a quien busca el Imperio de Metal-. Espero sorpresas y “plot twist” en esta obra.

-Franky: Je je… ¿Qué?

-Piedmon: Giro argumental, chico.

-Franky: Aah… je- ríe nerviosamente el humano-.

El payaso se va sin provocar incidentes.

___________________________________________________________________________________________________________________________

La noche cae y muestra un cielo lleno de estrellas. Para entonces, Alf ya se había despertado y comido algo, pudiendo evolucionar a Dorumon. Éste y su compañero humano no se habían dirigido muchas palabras desde entonces. Franky es consciente de que Vamdemon, en el estado en el que se encontraba, podría haberlos matado, pero no veía justo cómo había terminado. Y esa frialdad con la que Alf le atacó… le asusta. En lo más profundo de sus pensamientos, sospecha que le oculta algo.

Mira al cielo y advierte una estrella fugaz. Por un momento piensa en pedir un deseo, pero al debatirse lo infantil que hubiera sido esa acción, la estrella ya había desaparecido. Vuelve a mirar y ve caer otra estrella, lo que le daba una nueva oportunidad. Pero entonces ve otra pasar. Y otra. Y otra. El muchacho estaba siendo testigo de una lluvia de estrellas. La vista es preciosa, pero vuelven las preocupaciones cuando ve una de esas luces caer y golpear a una colina lejana, reduciéndola a polvo. Otra estrella cae sobre la tierra que estaba a muchos metros del Tamer. Franky, lleno de dudas, se acerca al cráter recién hecho. En el fondo de éste, ve algo que jamás se hubiera imaginado encontrar en un lugar como este. Una mujer. O, al menos, eso aparenta, ya que está rodeada por plumas que parecen estar unidas unas a otras y se conectan a ella como si fueran alas. ¿Un ángel? Lleva un casco que tapa desde su cabeza hasta la nariz y una rasgada vestimenta ceñida a su cuerpo esbelto que también deja al descubierto partes de su piel con heridas superficiales.

Spoiler:
 

El humano se queda mirándola. A pesar de estar cubierta de polvo y no poder ver su cara, para él ya se había convertido en la mujer más hermosa que jamás había visto alguna vez. Su ensimismamiento termina cuando el ángel tose y toca con las manos su vientre, del que surge sangre. Franky corre a por ayuda.

_________________________________________________________________________________________________________________________________

La Digimon ángel había sido salvada. Permanece dormida bajo la atención médica que puede recibir por parte de la alianza de Digimons. Pero no sería hasta el día siguiente cuando al fin entienden lo ocurrido por parte de HolyAngemon. El arcángel finalmente había regresado, aunque luce heridas de batalla y tiene una mala noticia por contar.

-HolyAngemon: Lánube, el país del cielo, ha caído- espera a la reacción de los demás antes de continuar-. Al poco de llegar para pedir ayuda a los mayores poderes celestiales que podía contar, fuimos atacados por Apocalymon. Pusimos nuestro mayor esfuerzo… pero no fue suficiente. Las estrellas fugaces que visteis anoche no eran nada menos que escombros del país y valientes Digimons que cayeron a la tierra, provocado por el ataque final de Apocalymon. Han sido muchos los que no han tenido mi suerte o la de Angewomon- refiriéndose con tristeza a la ángel rescatada-. Debemos ponerle un fin cuanto antes a esta masacre.

_________________________________________________________________________________________________________________________________

Tras horas de discusión, los planes a llevar a cabo para derrotar a las fuerzas que van a asolar el mundo estaban siendo formados. Para abatir a Apocalymon, HolyAngemon recurrió a una vieja leyenda sobre Niños Elegidos del pasado que pudieron lidiar con este ser usando los Emblemas. Ellos poseen los que los Tamers consiguieron en Berm, pero todavía les faltan los de los humanos que no han logrado salir de los Portales Oscuros. Un paso se trata de volver a intentar lo que Franky intentó días atrás junto a un equipo de Digimons; rescatar a los niños atrapados y recuperar los Emblemas y dispositivos en Berm.

Paildramon recuerda a los presentes que probablemente Magnamon seguiría allí, como el guardián del lugar. Es un obstáculo que no pueden ignorar ya que, a pesar de estar sometido a una locura de la que parece no poder librarse, albergaba un poder inmenso gracias a la armadura de los Milagros. Su estado actual es debido a un programa malicioso que Vamdemon ayudó en su día a crear, pero el Conde ya no estaba para ayudarles. Ante esto, Makuramon mostró el último regalo que las Cuatro Bestias Sagradas pudieron dar en su encierro; un pañuelo morado. Pero no era cualquier pañuelo. Makuramon aseguró que era el mismo pañuelo que llevaba el difunto Deva Andiramon, y que ahora estaba dotado de darle el poder, a quien fuera compatible, de quitarle el Digimental de los Milagros a Magnamon y convertirlo de nuevo en el Emblema de la Amabilidad. Ese sería un gran alivio si llegara a ocurrir.

A continuación, por la localización, saltaron a otro punto; el de cerrar el Portal Oscuro del que vienen los Profundos. Estos eran enemigos que encontraban su fuerza en su número y ferocidad. No habían dejado de salir de ese inmenso portal desde que fue abierto. Por tanto, se hacía evidente el cerrar dicha entrada para tener más cerca la victoria. Para ello, confían en que posea una naturaleza similar a la de otros Portales Oscuros. Lo ideal sería que, tras rescatar a los demás Tamers, todos los humanos que poseyeran un D-Arc intentaran cerrarlo.

En cuanto a Leviamon y Dagomon, a menos que encontraran otra forma, tendrían que lidiar con ellos en combate y vencerlos. Dagomon, a pesar de estar catalogado como un nivel Perfecto, el que salió del Mar de las Tinieblas era tan gigantesco y había demostrado tal fuerza los días siguientes a su liberación que muchos pensaron que tenía el poder de un Mega. Aun así, el derribarle seguía siendo un objetivo asequible. El mayor problema venía con Leviamon, cuya inmensa presencia llena de temor a cualquier corazón. Ya era enorme cuando salió del Portal, pero oyeron del mismo Crimson que el Señor Demonio crecía consumiendo datos de los Digimons que ha ido devorando. ¿Cuánto podía medir a estas alturas? ¿Una isla? ¿Un país? Las posibilidades asustaban a los estrategas.  

___________________________________________________________________________________________________________________________

Franky se encuentra solo, alejado de la base de la alianza. Phantomon le había pedido reunirse con él para hablar de algo importante. El cielo que una vez fue azul por el día ahora está siendo cubierto por un negro espeluznante, prueba de que la influencia de la Fuerza Negativa está llegando a esas tierras. Cuando la parca aparece delante del chico, éste se sobresalta. Todavía no se acostumbra al tétrico aspecto de ese ser y de la manera que tiene de moverse.

-Franky: ¿Para qué querías verme?

-Phantomon: Crees que has engañado a todos, pero yo me di cuenta, ¿sabes?

-Franky: ¿Qué? ¿Me he perdido algo?

-Phantomon: Sí, te olvidaste que soy un encargado de vigilar que los datos de los Digimons que perecen vayan a donde tienen que ir. Pero no sentí tal cosa cuando mataron a Vamdemon. Ni si quiera murió, ¿verdad?- el chaval pone una clara expresión de no saber a dónde quería llegar con esa conclusión- Es tontería seguir ocultándomelo.

-Franky: ¿El qué? ¿Y cómo que Vamdemon sigue vivo? ¡Le cortaron la cabeza!

El espectro saca del manto su guadaña y tumba con ésta al humano. Le mantiene en el suelo usando su arma.

-Phantomon: ¿Dónde has ocultado a Vamdemon?

-Franky: ¡No lo sé! ¿Por qué iba a saberlo?- pregunta mientras lucha para liberarse.

-Phantomon: ¡Fue tu Digimon quien ejecutó el plan! ¿Quién si no iba a planearlo todo?

-Franky: ¡No sé nada!

-Phantomon: En el momento que decapitó a Vamdemon, éste fue transportado. Contasteis con ayuda exterior. ¿De quién? ¿Quién más sabe de esto?

-Franky: ¡¡No lo sé!!- grita ya casi llorando.

Una bola de metal impacta en la cabeza de Phantomon, lo que hace que éste deje en paz a Franky y se ponga en guardia. Alf mira con ojos feroces.

-Alf: ¡Déjale en paz! Es verdad que no sabe nada. Lo planeé en secreto para que esto no pasara.

-Phantomon: ¿Por qué? ¿Por qué arriesgarse tanto por un peligro latente tan evidente? ¿Qué os ha prometido a cambio por ayudarle?

-Alf: No nos pidió nada, lo hice por mi cuenta. No me pareció justo lo que le estabais haciendo. Vamdemon es alguien quien quiere enmendar sus errores y quitarse de encima esa etiqueta de monstruo con la que ha cargado toda su vida. ¡Y vosotros, gilipollas, os empeñáis en no dejarle!

Franky observa a su compañero con lágrimas en los ojos. Algo pesado en su alma acababa de desaparecer al saber que los sentimientos del Dorumon eran similares a los suyos.


Última edición por En verdad me llamo Franky el Lun Sep 25 2017, 11:00, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: La oscuridad de Vamdemon   Dom Sep 24 2017, 22:52

Phamtomon  miró un momento a una caja de cartón vieja y sucia que se encontraba al fondo de Franky, clavó su enorme guadaña en el suelo y abrió un boquete hasta donde se encontraba.

Franky pegó un sobresalto para evitar caer por el agujero que se acababa de abrir en el suelo, a lo que replicó:

F: ¿¡Estás loco!?
P: No era a tí al que apuntaba

La caja cayó por el abismo, de donde salió Kyo volando llevado en volandas por Tientamon.

K: ¡Ya te dije que era un escondite ridículo!
T: ¡Ojú que quere miarma!
¿Que te constuyera el tercé reich ese o qué?
Tu quería seguí ar notas este y ezo fue lo que pude hazé

F: Me llamo Franky.
A: ¿Cómo pudiste no darte cuenta de que te seguían?
F: Tampoco me pude dar cuenta de que tu y Phantomon estabáis cerca, si hubiese algún vídeo de  ElMorenus que hablara de estas cosas seguro que sabría haber actuado como debería.
P: Ya basta. Tú, ¿porque estabas ahí?

Cuando Kyo recupera la compostura, se apoya tranquilamente en una pared mientras se encendía un cigarrillo.

K: Verás-decía mientras suelta una calada de humo- resulta que yo tampoco estoy de acuerdo con la ejecución de Vamdemon, mucho menos en su forma Venom.
P: ¿Qué razón podría tener alguien como tú para comparecerse de ese monstruo?
A: Esa es una buena pregunta.
T: La vedá ez que zí.
F: ¿Tú de qué lado estás?-preguntaba al digimon insecto con cara de extrañado-
K: ¿Qué es lo que oigo? ¿Acaso no puedo yo también apiadarme de alguien?

Phamtomon estaba algo extrañado, ese no parecía el mismo chico que había conocido tiempo atrás, aquel muchacho cobarde parecía haber quedado muy atrás. Ahora Kyo exaltaba una cara tranquila y sosegada acompañada de una leve sonrisa y una mirada terriblemente sobria. Su tono de voz incomodaba al fantasma.

K: La realidad es la siguiente, y es que sin Vandemon nos falta uno de los elementos de esta partida que son los acólitos sombríos, por no hablar del enorme poder que contiene en su interior.

P: No me lo trago, ¿tú quieres salvar el mundo digital con Vamdemon?
F: La verdad es que yo tampoco me lo trago.
K: Que difíciles sois ¿eh?
Es fácil, estamos en medio de un apocalipsis, si no hacemos nada tanto el mundo digital como el real se extinguirán.

F: Sigo sin tragármelo
A: ¿Tragarte qué?
F: No seas mal pensado
A: ¿Eh?
T: Bazicamente que zi ze cargan los mundo a er también ze lo cargan.
F: Ah, eso si es más creíble viniendo de Kyo

Kyo mira al suelo apesumbrado mientras pisa el pitillo desmoralizado.

P: No puedo permitirlo, él era una amenaza, y mi misión era eliminarlo para evitar una catástrofe mayor. Estaba descontrolado.

K: ¿Y si yo lo controlara?
P: ¿Cómo has dicho?
¡Jajajajaja!
No me hagas réir, no eres más que un humano pusílanime.
Además, ¿cómo sabías que Vamdemon seguía vivo en algún lado?

K: Un mago nunca revela sus trucos.
P: Chaval, ¡estás colmando mi paciencia!-fue a lanzar su guadaña en dirección a Kyo-

Tientamon rápidamente fue a por la guadaña pero Kyo le hizo una señal con la mano para que se estuviese quieto.
La hoja pasó justo a su lado, le hizo sangrar en la cara y del mismo roce cayó al suelo, mientras destruyó el edificio que había detrás. Después, volvió como un boomerang por encima del muchacho a la mano de su portador.
Kyo se levantó con voz temblorosa pero al mismo tiempo conservaba la mirada y sonrisa de antes.

K: Justo lo que pensaba, no puedes matarme. Te mueres por saber que es lo que se, ¿eh? No vas a asustarme de este modo, dejemos algo claro, ahora mismo solo tienes dos opciones, o nos matas y te quedas con menos aliados y además sin saber donde está Vandemon; o por el contrario me dejas a mí el control de Vamdemon para tener a alguien fuerte y con conocimientos de nuestro lado  para salvar el mundo digital.

P: Supongamos que accedo a lo que dices, ¿por que debería dejarte a tí al mando en lugar de, ya que está aquí, a Franky?

F: Podríais pedir mi opinión para variar.
T: Ezperate a tu post pa zer la estrella, por agora te aguantas hermozo.

K: Muy sencillo, porque ni el ni ningín otro niño elegido tendría la sangr fría suficiente para acabar con su vida excepto yo.

F: ¿Pero no habías dicho que querías salvarlo?
K: Si escapase de mi control, si que habría que eliminarlo, debo darle esa seguridad a Phamtomon.

P: Interesante, debo admitir que hay pocos niños elegidos tan fríos como tú, no me extraña que el resto del grupo te tema.

T: Aquí farta la famosa fraze de er Friz eze.
P: Está bien, estaré vigilandoos, acepto tu propuesta.

K: Con una condición.

P: ¿Cómo dices, te atreves a ponerme condiciones a MÍ?

K: Quiero una garantía de que vas a dejar a Vamdemon a mi cargo.
P: ¡¿Qué garantía?!

K: Tu guadaña, quiero que me la des como señal de que no le harás nada.

P: Jum, no va ser como quieres, de hecho has cometido un error grandísimo, toma Franky, cuídala tú.

Phamtomon le lanzó la guadaña directamente a la cara, Alf fue a protegerlo, pero la guadaña iba cargada con extraños rayos que, al contacto con el dispositivo digital de Franky  mientras la guadaña se acercaba, convirtieron en una carta que Franky cogió con la mano temblando.

F: ¿P-para qué es esta carta?

P: Para que, en caso de que Kyo y su nueva mascota se sobrepasen, tú los matarás.

A: ¡De eso nada!
F: Alf...
A: ¡No puedo estar de acuerdo con este plan, jamás os llevaré a dónde están!

K: Jamás formaste parte de mi plan.
A: ¿Qué dices?

K: No te necesito para mostrarle el camino a Phamtomon.

Kyo enseña el brazo donde tenía acoplado el dispositivo, el cuál tenía una flecha brillante.

K: Sólo tengo que ver hacia donde me lleve para encontrarlo, no te necesito en absoluto.

P: Tú... Tu has reaccionado de alguna forma que desconozco con Vamdemon antes del encontronazo, así has podido rastrearle.

K: Ya te dije que un mago nunca revela sus trucos.

Phamtomon se sacó de la nada otra guadaña.

P: Tienes toda la razón-le mira con tono amenazante-
¿Algún problema, Kyo?
Pensé que ibas a guiarme.

Kyo tragó saliva de miedo.

K: C-claro que no.

Se oyó una voz de fondo.

??: ¿Poder salir ya de caja?

Kyo hizo un facepalm.

K: Si, Leomon, debiste haber salido ya hace un buen rato.

L: Tu haber debido avisado antes.

Llegaron a un extraño valle lleno de hierba. Allí había un grupo de dorimons alrededor de Vamdemon, el cual ya no tenía aspecto Venom, estaba a cuatro patas mientras vomitaba sangre.

V: Venís a--buaaaargh-- acabar ¿conmigo?

P: No, el chico va a estar a tu cargo, pero recuerda que su compañero es ese insecto, limitate a ayudar al grupo. No quiero ninguna objeción, ya he tenido suficiente por hoy.

Después de haber señalado a Kyo mientras hablaba, Vamdemon se limitó a asentir mientras trataba de ponerse en pie, pero fue en vano, acabó desmayándose.

Pasaron la noche ahí, al día siguiente se reunieron con el resto y les explicaron el panorama.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 515
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Sep 26 2017, 17:34

Kyo, Tientamon, Franky, Alf, Vamdemon y Phantomon se encontraban juntos explicando la nueva situación a Makuramon y a HolyAngemon.

-Alf: ¿Es en serio? ¿Nadie va a preguntarme cómo lo hice para sacar de ahí a Vamdemon?

-Kyo: No, pensaba dejar eso como un hueco argumental que restregarle a Franky de aquí al futuro.

-Phantomon: A mí me interesa saberlo.

-Alf: ¡Gracias!- exclama como si le dieran la razón a una conclusión muy obvia- Tuve que leer en otros sitios a parte del perfil de VenomVamdemon en Wikimon, pero descubrí que aquí, nuestro vampiro favorito, posee dos cuerpos en esa forma. Uno es inmortal, el que estaba siendo atacado por todo el mundo. Da igual cuánto daño se lleve, siempre se regenerará o al menos seguirá con vida, ni aunque le cortes la cabeza. Es en el interior de este cuerpo donde está protegido el Vamdemon real, el que sí puede morir. Fue entonces cuando tuve la idea de hacer como si le hiciera una herida fatal, para que al momento siguiente fuera teletransportado, pareciendo que había muerto cuando desapareció. Usé la Espada de las Bestias, patente en trámites, que terminó Zudomon para que diera más el pego, aunque tengo que admitir que jamás pensé que llegara a decapitarle. Supongo que no soy totalmente consciente de mi grandeza después de todo.

-Phantomon: ¡Alto ahí! ¿Cómo hiciste para teletransportarlo fuera de nuestra vista? Alguien tuvo que ayudarte. ¿Quién fue?

-Alf: Pues… - se queda callado, rebuscando entre sus recuerdos con esfuerzo- No me acuerdo.

-Phantomon: ¡Deja de decir sandeces y dínoslo!

-Alf: ¡Es verdad! Recuerdo que acudí a alguien para que me ayudara a transportar a Vamdemon, pero ahora que intento recordar quién era… sencillamente no lo consigo.

-Phantomon: ¡Pequeño mentiroso! ¡Tengo métodos para sonsacarte toda tu vida si es necesario!

-HolyAngemon: ¡Basta, Phantomon!- quienes discuten le miran con atención- No detecto mentiras en las palabras de Alf. Es posible que diga la verdad y, si así es, significa que hay alguien más conspirando a nuestras espaldas…

En ese momento, Angewomon sale de la tienda de campaña que hace de enfermería y se encuentra con la reunión, a la que no duda en intervenir.

-Angewomon: Muchas gracias por salvar mi vida, HolyAngemon- como lo hacía el otro ángel, ésta también radia un aura de tranquilidad y seguridad-.

-HolyAngemon: Logré curar tu cuerpo con mis poderes sagrados, pero no debo tomar todo el crédito- señala con la mirada al compañero humano del Dorumon-. Fue Franky quien te encontró y pidió ayuda en seguida para que te trataran.

-Angewomon: En ese caso, también debo agradecértelo, Franky- dice con una delicada sonrisa-.

Al muchacho le cuesta mirarla directamente sin avergonzarse. Alf le observa con sospecha, como si no le costara ver a través de su silencio y rostro ahora rojo. Por su parte, Kyo pone caras extrañas, como si se sintiera incómodo ante la presencia de la nueva ángel.

-Tientamon: Oie, zí, a mí tabié me guzta lo que veo…

Trata de acercarse por la espalda para palpar el trasero de Angewomon, pero una de las alas de ésta le abofetea y le derriba.

-Angewomon: Cuidado con los modales, no pienso tolerar tal falta de virtud- se dirige de nuevo al arcángel tras dar la reprimenda-. He oído todo lo que estáis haciendo de las Sistermons que me cuidaban. Yo también quiero ayudar, no sólo en batalla, sino también trayendo aliados a la lucha.

-HolyAngemon: ¿A quién tienes en mente?

-Angewomon: Tengo contacto con la reina Bastemon de Jakarta, una zona oriental del continente del Sur. Nos ayudará si le cuento sobre lo que se acerca.

-HolyAngemon: Toda ayuda será bienvenida.

-Makuramon: ¿Y cómo es que conocéis a la reina de tal lejano lugar?

-Angewomon: Durante un tiempo en el pasado, ambas formamos parte de un selecto grupo que se empeñaba en esparcir alegría allá a donde fuera. Una misión noble, para una época de paz, en la que nos dedicamos en cuerpo y alma al canto y a la danza.

-Alf: Ah, algo así como las Idols en el Mundo Humano- comenta con confianza-.

-Franky: Paso de preguntar.

-Tientamon: Ohi, ¿un gupo de tía mazizo…? Quieo dezí, ¿para zeñorita tan bonita como uzté?

-Angewomon: Bueno, no debería decir eso de mí, pero sí puedo asegurar que todas las demás miembros gozaban de una belleza sin igual. La reina Bastemon, las hermanas Lilimon y Lilamon, y las Guerreras Legendarias Fairimon y Ranamon.

-Tientamon: … Lilimon no zería la que vivía en Led, ¿vedá?

-Angewomon: Sí, fue su hogar natal. ¿Por qué preguntas?

El Tentomon se acerca lentamente y en silencio a una roca. Se arrodilla ante ésta y, de pronto, comienza a golpear su cabeza contra la piedra innumerables veces.

Tal como pasa en el minuto 1.59 o 2.38:
 

Los demás le ignoran y siguen con lo suyo.

-Phantomon: Nombraste a Fairimon y a Ranamon, herederas de Espíritus Digitales, ¿cierto?

-Angewomon: Las conocí y entablé amistad con ambas. Albergan un gran poder que nos sería muy útil si llegara a encontrarlas…

-Makuramon: De nada sirve perder el tiempo dando vueltas si no conoces su paradero.

-Angewomon: Pues me pondré en camino a Jakarta en seguida.

-HolyAngemon: Sólo si estás totalmente recuperada- le responde como despedida antes de que Angewomon se fuera-.


_____________________________________________________________________________________________

Witchmon se tomaba su tiempo para enseñar a Franky los secretos de la magia desde el día que se lo propuso. Sería luego cuando el chico aprendería que aquello que llaman “magia” es en realidad una manera de utilizar un lenguaje de programación de alto nivel para modificar la realidad, lo cual tenía sentido si recordamos que siguen en un mundo hecho de datos. La intención de Witchmon es enseñarle lo necesario para protegerse de ataques enemigos mientras que su compañero Digimon se enfoca en el combate, como un escudo decente o incluso fundirse con el entorno. Este tipo de arte también consume su ración de energía del usuario, lo que le llevó a Franky a hacer entrenamientos con tal de mejorar en ese aspecto, aunque terminara agotado y perdiendo peso.

Es de noche y el compañero del Dorumon se sienta cansado junto a una hoguera, donde reparten la cena. Chackmon se acerca con un par de lo que parece ser comida que Franky reconoce.

-Franky: ¿Hamburguesas?

-Chackmon: Sí, de lo mejor que puede cocinar la familia de Burgamons que se nos unió ayer- le da una de las hamburguesas y se sienta a su lado-.

-Franky: No recuerdo haberlos visto venir.

-Chackmon: No todos los reclutas destacan como los humanos Tamers o los generales del Imperio de Metal. Muchos no tienen nombres importantes y aun así van a dar todo lo que tienen para defender su derecho de elegir la vida- le da un mordisco a su comida, la degusta y la traga-. Antes de partir para seguir los designios de la Dama Ophanimon, trabajaba en un restaurante. Ahora que caigo, tendré que acostumbrarme por completo a este nuevo cuerpo si quiero volver a cocinar. ¿Qué hacías tú antes de todo esto, en tu mundo?

-Franky: Yo… Iba al colegio, jugaba juegos, me ponía al día con YourTV y le decía a gente de Internet lo equivocados que están en muchas cosas.

-Alf: Una vida plena- comenta sarcásticamente el Dorumon que está al lado del chaval, masticando con placer su hamburguesa-.

-Franky: ¿De ti qué podrías decir? Viendo series desde el primer día que saliste del huevo.

-Alf: Con “ver series” te refieres a culturizarme, ¿verdad?

-Franky: No mucha gente lo llamaría así.

Se aproxima a ellos Vajramon, el Deva con el que una vez pelearon en Lecxe.

-Franky: ¡Si-si buscas tus espadas, he oído que fue Max quien se las llevó, no me mates!- dice rápidamente y nervioso.

-Vajramon: Acompañadme, es importante- les da la espalda y empieza a dirigirse a otro lugar-.

-Alf: Y aquí tenemos la esperanza del Mundo Digital.

-Franky: Cállate, vamos con él- se mete el último trozo de comida en la boca y se levanta-.

Estos dos siguen a Vajramon hasta la fragua improvisada de Zudomon, quien les espera junto a otros miembros de la alianza, de entre ellos estando HolyAngemon. En una mesa se encuentran unas cuantas armas que poseen filos similares al de la espada que manejó Alf para lidiar con VenomVamdemon.

-Zudomon: Estoy entusiasmado de deciros que he terminado de crear estas armas a partir del digicore de las Bestias Sagradas. Sólo he podido hacer unas pocas, así que es evidente que deben llevarlas los que mejor uso les den.

-Alf: Por supuesto, uno de ellos sería yo. ¿Habéis leído el perfil de mi nivel Perfecto en Wikimon? Puedo, literalmente, vencer a uno de esos Caballeros Reales por los que tantos babean.

-HolyAngemon: Vigila esa arrogancia, joven Alf. Es cierto que impresionaste a todos cuando cortaste a través de Vamdemon cuando perdió la cordura, pero lo lograste por eso mismo, estaba loco y se enfrentaba a muchos enemigos al mismo tiempo. Y aunque no lo estuviera, estaría confiado por poseer un cuerpo inmortal, dejando así aberturas que aprovechar. Otro detalle a destacar es que parece que estas armas responden mejor a Digimons afines a lo sagrado. Pueden arrebatar mucha energía con cada tajo a aquellos que no posean esa condición.

-Alf: Y por eso mismo tuve una mala caída, no porque calculara mal uno de mis pasos, lo juro.

-Vajramon: Lo mejor que podrías hacer en tu caso es guardarla para momentos cruciales.

-Franky: Podría guardarla yo como una carta- comenta para sí mismo-.

-HolyAngemon: Caballeros, si no os importa…- coge una espada de entre las armas.

Los demás van cogiendo otras. Alf le indica a Franky que le haga evolucionar a Grademon y así lo hace. Esta vez, el espadachín dorado coge una espada mucho más acorde a lo que suele manejar. Todos aquellos que portan un arma de las Bestias Sagradas se colocan en un círculo y chocan sus filos como un juramento. Las armas reaccionan y de éstas sale una columna de luz que alterna entre distintos colores, chocando con el cielo negro que presagia que el momento está cerca.

-Zudomon: ¿Soy el único que piensa que deberíamos tener un nombre? Ya iría siendo hora.

-Alf: He escuchado mucho que somos una “alianza”, debería formar parte del nombre.

-HolyAngemon: ¿Qué tal… “Alianza Ikaruga”?

-Zudomon: ¿Por qué “Ikaruga”?

-HolyAngemon: Es el nombre del servidor en el que vivimos.

-Zudomon: ¿”Servidor”?

-HolyAngemon: Te lo contaré un poco más tarde.


Última edición por En verdad me llamo Franky el Vie Sep 29 2017, 00:58, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: El entrenamiento   Miér Sep 27 2017, 22:00

Mientras Franky y Alf se iban con Vajramon, Kyo y Tientamon se fueron a dormir en unos sacos de dormir. Al lado, sentado de brazos cruzados, se encontraba Leomon sin mediar palabra, mirando a la nada.



De repente, el muchacho se dio cuenta de que estaba en un sitio distinto. Un espacio oscuro, una pequeña luz que parecía venir de arriba de Kyo, pero cuando este miraba arriba no había nada iluminando, solamente la luz, como si fuera el foco de un teatro que seguía sus pasos. Solamente había oscuridad y losetas azules, Kyo estaba caminando asustado.

¿?: ¿Quién eres?-preguntó una voz de la nada.

K: ¿Quién ha dicho eso?
¿Tientamon, eres tú?

¿?: Aquí no encontrarás ningún amigo, la oscuridad es absoluta.

K: Eso es malo, quiero estar con Tientamon.

¿?: No es malo, tampoco hay enemigos.

K: Estoy sólo, ¿cómo puede ser bueno?

¿?: Por que si no estás con nadie, nadie podrá hacerte daño.

K: Pero tampoco podré... ser amado

¿?: Las dos cosas van juntas, no puedes separarlas. Si alguien te ama, también habrá quién te odie, o a quien le resultes indiferente. Así funciona el corazón de las personas.
¿Quieres arriesgarte a que te hagan daño?

K: No...

¿?: Por eso estás aquí, has sido tu el que ha venido por propia voluntad.

K: ¡Eso no es cierto, tu me has obligado!

¿?: Eso es cierto.

K: Entonces no he sido yo.

¿?: ¿Ah, no? Ven entonces adonde estoy yo.

K: No se donde estás.

¿?: Si lo sabes, estoy aquí mismo

Kyo de repente vio a Digimon Emperador sentado en su trono, encapuchado como d ecostumbre, empezó a correr hacia él, pero jamás llegaba.

K: ¡Ven aquí, no huyas cobarde!

DE: No soy yo el que huye, eres tú. Huyes de aceptar la verdad.

K: Ya decía que tu voz me sonaba, eres Digimon Emperador.
¡Ven aquí!

Kyo pegó un salto enorme y llegó a donde esaba el trono, pero al quitar la capucha vio que el rostro de Digimon Monarca Emperador era... el suyo propio.

DE: ¿Sorprendido? Ya te dije que eras tú, tu elegiste este camino.

K: Pero, no puede ser...

DE: Deja de echarle la culpa a los demás de tus propios errores. Tu y yo somos la cara de la misma moneda. Tu eres la luz, enterrada en esta oscuridad. Has escogido este camino porque estás asustado, por eso te escondes de todos. ¿Acaso te has arrepentido?

K: Basta...

DE: ¿Te arrepientes de estar aquí, deseas volver a como estabas antes?

K: ¡He dicho que basta!-su cara se pone roja de furia-.

DE: ¿A que viene ese rostro, deseas una vida feliz y familiar con tu digimon sin ninguna preocupación...?

K: He...

DE: ¿...Ignorando todos los problemas...?

K: ...Dicho...

DE: ¿...Cómo si se fueran a solucionar mágicamente?
K: ...¡¡BASTA!!-la mano de Kyo se transformó en una pistola con el mismo diseño que rize greymon, incluyendo su descomunal tamaño, y pegó tal disparo que destruyó toda la estancia-.

K: Ahora, ya si estoy solo, completamente solo. Ahora solo soy luz, apartado del resto de mi ser.

Ahora no había literalmente nada, todo estaba blanco, ni siquiera había suelo, Kyo no sabía si estaba sobre algo o es que estaba cayendo sobre un abismo infinito. Cuando dijo aquellas palabras, se quedó sentado, apoyando su cara sobre sus rodillas, y empezó a llorar sangre a borbotones.

K: ¡Tientamooooon!- se despertó de inmediato el joven de su pesadilla-.

Tientamon estaba enfrente suya haciendo el amago de ir de puntillas.

T: Mierda, ma vuerto a pillá.
Verá tu, Killo, que yo zolo iba  a hacé una zerie de vizita nocturna que verá tú, a vé como te explico.

Kyo, sin decir nada más, se abrazó con su amigo fuertemente.

T: Tonse, ¿no tas enfadao conmigo?

Kyo solo lloraba.

T: Ayy, pero no apriete mi arma. Ojú, ¿tas llorando?

Al ver sus lágrimas, Tientamon dejó de parlotear y se abrazó con su amigo, sin embargo una voz les habló.

L: Tú depender demasiado de tu digimon, tu no fuerte.

K: ¿A qué viene eso ahora?-se seca las lagrimas con una manga-. Esto no va contigo.

L: Si, depender de mi misión. Leomon no solo informar, también proceder para que todo el proceso vaya de acuerdo con lo que el señor Emperador esperar de ti, joven sucesor.

T: ¿De que pozeso hablas tú, leoncio?

L: La habilidad que dejarte mi amo no ser solo poder, ser también una parte de él mismo. Tal y como el señor Emperador decir, Emperador Digimon debe seguir existiendo.

K: ¿Quieres decir que... me estoy transformando en Digimon Monarca?

T: Querrá desí Digimon Emperadó.

K: Lo que sea.

L: Así es, pero el proceso no completarse si tu no fortalecer corazón.

K: Pero el también depende de sus digimons, ¿cuál es la diferencia?

L: Tu equivocarte de nuevo, el no depender, el comandar, que ser distinto. Para eso hacer falta primero gran fortaleza y voluntad, de tal forma que oscuridad ser infranqueable y no dejar luz salir jamás. así tu poder ser poderoso.

K: Poder... Quizás así podría tener a los emblemas bajo mi control, y se ryo el que salve el mundo digital. De acuerdo, enséñame lo que tengo que hacer.

L: Tu pelear contra mí y así yo entrenar.

Leomon se quedaba de pie con los ojos cerrados, mientras Kyo intentaba darle un puñetazo, y Leomon, sin sacar sus garras de los bolsillos, le arreaba tal patada que lo dejaba sangrando la cara con leves heridas, pero Kyo volvía a levantarse y a volverlo a intentar mientras lloraba.

Tientamon no era capaz de ver la misma escena.

T: Po favó, Kyo... ¡para, que te vá a hasé daño, miarma!

K: ¡Cállate, debo seguir!
Por mí puedes irte a hacer lo que se que ibas a hacer, tienes mi real permiso para hacerlo.

Por un momento eso puso muy contento a Tientamon.

T: ¡Yupi, esa angelita debe esperá a ete demonio, juju!

Pero la alegría se le iría pronto, al volver la cabeza atrás, Tientamon miraba con tristeza lo que estaba pasando con Kyo. Jamás le había dado vía libre para tocar a las chicas por las noches, era más permisivo pero menos cercano que antes, mucho más distante ahora. Perturbado y preocupado, Tientamon pasó la noche mirando desde la rama de un árbol como su amigo era golpeado una y otra vez, por primera vez en su vida, olvidó los líos de faldas y estuvo la noche intentando velar por su amigo aunque este no le dejaba acercarse. Si alguna vez os habéis preguntado si un insecto puede llorar, os puedo asegurar que este lo estaba haciendo mientra su corazón se fragmentaba.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2800
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Sep 28 2017, 01:18

Max y Lopmon muestran el campamento a los recién llegados.Alana pone mil ojos en todo.Después de lo ocurrido,y a pesar de los intentos de Max,no se fía de nadie en el campamento.Tras buscar un lugar apartado,el grupo compuesto por los Tamers,sus acompañantes,Impmons y Datamons,empiezan a entrenar...a excepción de Dave.El chico sigue demasiado aterrado como para hacer nada.

-Alana:Max.

La chica parece tener algo importante que decirles a él y Lopmon.

-Alana:Dave no puede quedarse aquí.No con "Eso" rondando por ahí.

-Lopmon:Pero no podemos abandonar la base y ya está.Podrían...ya sabes.

La chica mira hacia un lado.Sabe algo.

-Max:Hay más como nosotros,¿verdad?

-Alana:...¿Conoces a los Diez Guerreros Legendarios?Diez Digimon tan poderosos que salvaron el mundo en la antigüedad.Tan poderosos que dejaron Espíritus Digitales,listos para ser usados en un momento crítico,cada uno por un Digimon.

Max recuerda a Chackmon,al que conoció de pasadas recientemente.

-Max:¿Sabes donde está uno?

-Alana:Sé donde está el Digimon que lo porta.Ahora se llama Agnimon del Fuego.Ha sido capaz de proteger a Firewall del gélido asalto de muchos Digimon...y a muchos Tamers dentro de sus muros.Debo llevar a Dave allí.

-Max:Con ese pretexto,quizás nos dejen salir de la ciudad...

El joven saca su D-Arc del bolsillo y,tras toquetear los botones,un mapa aparece.Un punto brillante señala Firewall.

-Max:No llegaremos lo suficientemente rápido a pie.Necesitaremos transporte.Y no se si nos dejarán ir tal cual.

-Alana:¡Pero es una oportunidad!

-Max:...Intentémoslo.

-Lopmon:En el peor de los casos...-mira a la chica.-podríamos traer a los Tamers,y nos podrían ayudar a proteger a Dave.

-Alana:¡Decidido entonces!

Con la determinación de tener una clara posibilidad,la joven inicia la búsqueda de autorización y transporte.Los pies de Max mueven al chico y su compañero Digimon tras los pasos de la joven.Ellos tienen clara otra cosa:ese no es el peor de los casos.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 515
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Sep 28 2017, 16:17

Franky oye sonidos de lucha. Él y Alf se acercan a un lugar alejado del campamento. Allí, encuentran al MetalGreymon azul, llamado Dientes, golpear con su brazo robótico a Vamdemon. El Conde se encontraba demasiado débil después de su incidente como para defenderse, está en tal mal estado que si se sabe que sigue con vida es porque no se ha desvanecido en datos aún. Alejado a pocos metros, está Leon animando a su Digimon.

-Franky: ¡¿Qué cojones hacéis?!

-Leon: ¡Merece morir después de todo lo que ha hecho!

Franky se concentra. En su mente, abre una especie de ventana en la que empieza a introducir código. Siendo consciente de lo lento e ignorante que es sobre la materia todavía, trata de crear algo sencillo, pero que sea efectivo. Proyecta una cúpula de cristal que cubre a Vamdemon, pero es partido en pedazos en cuanto es golpeado, cayendo al mismo tiempo aquel quien estaba destinado a proteger. Esto le acaba produciendo dolor de cabeza al aprendiz de Witchmon.

-¡Eh, dejadle en paz!- quien grita desde la distancia es Kyo, corriendo hacia la acción y haciendo evolucionar a Tientamon. El RizeGreymon golpea con su brazo-arma y estampa la boca del MetalGreymon contra el suelo-¡Todavía me sirve!

-Leon: ¡Dejad de meteros en medio! ¡Voy a matarle y pasaré por encima de cualquiera!

-Alf: ¿Estás seguro de eso?

Leon mira al Grademon recién evolucionado. Luego vuelve a mirar a Tientamon en su nivel Perfecto. Están rodeados y les superan en número, además de que HolyAngemon, Phantomon y unos pocos Digimons más se presentan para detener la pelea.

-HolyAngemon: ¿Qué está pasando aquí?- la luz que viene de sus alas desplegadas ciega tanto a niños como a Digimons, dándole así un aire intimidante.

El compañero de Dientes parece entender que no tiene nada que hacer y decide retirarse.

-Leon: Me da igual cuánto me lleve. ¡Ese demonio nos las pagará por lo que nos ha hecho!

Corre junto a su BlackAgumon lejos de allí. El arcángel suspira con lástima.

-HolyAngemon: El odio de uno envenena al otro, como si se realimentaran entre ellos. Rezaré porque la luz les llegue algún día y les cure- dirige su cabeza hacia los niños-. Volvamos al campamento y no os alejéis más de la cuenta a menos que se os haya dado algún cometido, no sabemos cuándo podría atacar el enemigo.

Mientras regresan, Franky mira por un momento el cielo. Está completamente cubierto de negro y no porque fuera de noche. Apenas el sol era capaz de traspasar por toda esa negrura con sus rayos de luz. El muchacho baja la mirada y se encuentra delante a Kyo.

-Kyo: No hace falta que me lo agradezcas.

-Franky: No iba a hacerlo. Ves a Vamdemon como un arma, ¿verdad?

-Kyo: Mientras haga lo que quiero, vivirá, es todo lo que importa.

-Phantomon: Deberíamos permanecer juntos para controlarle mejor. En el momento que se recupere del todo y se agite un poco, seguramente volverá a su forma Mega.

-Kyo: Para entonces ya tendré algo para controlarle.

-Alf: Pensaba que querías llevártelo cuanto antes- apunta el ahora Dorumon-. ¿Qué te ha hecho cambiar de idea? Pensaba que era tu deber o algo así.

-Phantomon: El deber puede esperar a que terminemos con nuestra labor.

-Franky: Lo que no sé todavía es por qué me has dado otra guadaña. ¿No valía con la que ya tenía?

-Phantomon: … No- responde tras abrir los ojos más de lo normal, como si se hubiera percatado de algo que se le había escapado, para volver a su anterior semblante-, esa es especial.

-Franky: Ajá…

Al acercarse al campamento, oyen un alboroto. Corren o vuelan hasta donde se originan el ruido y los gritos. Allí, encuentran a un lobo cubierto por una armadura blanca que lleva equipado sobre la espalda dos espadas como alas.

Spoiler:
 

La bestia tiene entre sus dientes a DemiDevimon por una de sus alas, sacudiéndole cual perro jugando con su juguete.

-HolyAngemon: ¿Qué está ocurriendo?

-DeathMeramon: Finalmente el Espíritu Digital de la Luz ha elegido a su portador, Garummon- responde el que fue aliado de Vamdemon mientras observa la escena-, pero parece que todavía no lo controla del todo. Ha empezado a atacar a Digimons de los que podrías decir que… “no son muy afines a la luz”, aunque no ha producido ninguna herida grave, todavía.

El heredero del Espíritu suelta al pequeño mensajero. Parece que ha captado el olor de su nueva presa. Corre a una velocidad de las que pocos se podrían comparar, en dirección a un debilitado Vamdemon. Pero justo cuando está por atropellarle, salta por encima de él y cae sobre Phantomon. En seguida estos dos se ponen a pelear, aunque lo que trata de hacer el fantasma es escapar. De pronto, Garummon mantiene a Phantomon en el suelo con una de sus patas. Olisquea el aire y vuelve a saltar a otro lado, pero esta vez no ataca a nadie. Se pone a excavar con sus patas y, cuando llega a donde quiere, mete su hocico en el hoyo. Saca su boca con algo inesperado para quienes le rodean. Había sacado de debajo de la tierra a un Profundo. Éste se mueve salvajemente para zafarse, pero su vida termina en cuanto el lobo le destroza con sus dientes y garras.

-DeathMeramon: ¿No es una de esas cosas que queremos echar de nuestro mundo?

Todos estaban igual de sorprendidos y demasiado ocupados tratando de entender lo que aquello significaba que se quedaron sin habla. HolyAngemon se acerca a Phantomon para ver si está herido. Pero cuando le levanta para examinarle mejor, encuentra que la capucha del espectro ha caído, dejando al descubierto un cráneo plateado. El ángel se levanta y aleja de un salto sin quitarle el ojo de encima. Los demás no tardan en dirigir sus miradas al extraño Phantomon.

-Franky: ¿Ese no es…?

-Vamdemon: ¡MetalPhantomon!- exclama por un momento como si hubiera despertado del semi-coma al que estaba sometido.

El Acólito asciende rápidamente al mismo tiempo que terminaba de cambiar de aspecto, volviendo a como fue una vez cuando le vieron en Berm.

-MetalPhantomon: Qué lástima, no esperaba este giro.

-HolyAngemon: ¿Desde cuándo estabas entre nosotros? ¿Dónde está el auténtico Phantomon?

-MetalPhantomon: Él ya no importa. He vivido entre vosotros lo suficiente como para llevaros a vuestra perdición.

-Leon: ¿Tú?- pregunta preocupado el Tamer que había vuelto a tiempo- Pero si Phantomon me dijo que Derek pudo… ¿Qué has hecho con él?

-MetalPhantomon: Le he enviado a un lugar donde no podrá molestarnos más. Os utilicé para acercarme a Phantomon lo suficiente y con la guardia tan baja que pude… “sustituirle”. Dudo mucho que os quejéis, habéis salido ganando con el cambio.

-Leon: ¡Me ocuparé de ti antes de ir a por Vamdemon!- envía a su Digimon evolucionado en MetalGreymon.

-HolyAngemon: ¡No te precipites!

Viene corriendo un Digimon con aspecto de peluche gigante y asesta un puñetazo contra el dinosaurio cíborg, derribándole en el acto. Leon se le queda mirando, como si ya lo hubiera visto antes en otro lugar.

-Leon: … ¿Cabo? ¿Por qué tú…?

-MetalPhantomon: Me lo dejasteis a mi merced junto a Phantomon. Le manipulé para que se convirtiera en mi esclavo mientras me mezclaba entre vosotros- mira al suelo-. No son todos los que hubiera deseado, pero creo que serán suficientes para manteneros ocupados.

-DeathMeramon: ¿De quiénes estás hablando?

-MetalPhantomon: ¡Salid!- alza su guadaña al mismo tiempo que la tierra se desquebraja y se levanta. Más Profundos salen del suelo, atacando a los Digimons que tienen más cerca- Os relajasteis pensando que el peligro estaba lejos y que los Acólitos Sombríos habían desaparecido tras cumplir con su cometido. Pues os habéis equivocado, ya que nuestra misión no terminará hasta que todo se disuelva en la nada.

HolyAngemon invoca entre sus manos una espada y corta en dos a una de esas odiosas criaturas que se habían abalanzado a por él.

-HolyAngemon: ¡Dispersaos! ¡Ha llegado el momento! ¡Nos dirigiremos a Berm! ¡DemiDevimon, busca a nuestros aliados y diles que nos reuniremos allí!

-DemiDevimon: ¡Sí, ahora mismo, se-!- no termina de responder pues ha sido destruido por un movimiento de guadaña de MetalPhantomon.

-MetalPhantomon: Es inútil, no queda esperanza.

Kyo, Tientamon, Franky y Alf están por correr, pero entonces ven al Vamdemon que sólo puede permanecer de pie. El compañero del Dorumon nota cómo algo vibra en su bolsillo. Mete la mano y saca la carta que le dio MetalPhantomon cuando aún los engañaba.

-Kyo: Espera, entonces las condiciones…

-MetalPhantomon: ¡Lo hicisteis con el Digimon equivocado! Y acabáis de activar mi carta trampa.

Chasquea los dedos. La carta empieza a vibrar con más intensidad y parpadea con una luz rosácea. Entonces Vamdemon le arrebata el peligroso objeto a Franky y lo lanza lejos de ellos utilizando un impulso de aire que viene de sus manos. La carta explota. El Conde se pone delante de los humanos y, por ende, de sus compañeros Digimons, aguantando el estallido que les alcanza. Cuando se termina, cae al suelo con su cuerpo humeando.

-Franky y Alf: ¡Vamdemon!

-Kyo: Ese no era el uso que tenía en mente…- pasa la carta azul por su dispositivo y hace aparecer a RizeGreymon.

Tientamon agarra a Vamdemon al tiempo que Franky hacía evolucionar a Alf en Dorugamon y se montaba en él. Esquivan la marea de Profundos volando hacia un lugar seguro. Aunque ninguno de ellos tiene claro si sigue existiendo tal sitio en ese mundo.


Última edición por En verdad me llamo Franky el Vie Sep 29 2017, 01:04, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: El regreso pirata   Jue Sep 28 2017, 21:05

Lograron escapar de aquellas tierras, pero al ir sin rumbo fijo acabaron sobrevolando el océano, y mientras estaban volando, Alf y Franky se dieron cuenta de que aquel extraño Rize Greymon, estaba balbuceando algo.

Rize: Nuevo cuida, ¡Nuevo no abandona!

Franky: ¿Lleva mucho tiempo diciendo eso?

Alf: Desde que volvieron y Kyo desaparece con Tientamon, se pone a hablar así.

De repente, una figura estaba detrás de Franky.

¿?: Tu no meterte donde no llamarte.

F: ¡Aaah!
Vale, joder, que eres tú, Leomon.

A: ¿Cuándo y quién te ha dado permiso para subirte aquí?

L: ¿No iréis a dejar a un pobre y desvalido digimon por aquí, verdad?

F: Em, yo te veo perfectamente, macho.

Leomon hace gesto de sorprendido, y se puso a girar sobre el cuerpo de Alf.

L: ¡Ayayayayay! ¡Doler mucho barriga!

F: Menudo cuento tienes, colega.

L: Bueno, ejem, que eso, vosotros dejar a Nuevo.

Alf: ¿A quién has dicho que dejemos de nuevo?

F: No me suena que abandonáramos a alguien.

L: No, no, yo querer decir que cuando Kyo y Tientamon fusionarse*, llamarse Nuevo, Nuevo asecas.

F: Espera, has dicho, ¿fusionarse?

L: Ejem, bueno, Leomon tener que irse a por un recado, enseguida volver.

Leomon pegó un gran salto hacía Nuevo.

A: ¿Es consciente de que estamos en pleno vuelo cuando ha hecho ese salto?

F: No lo se, pero ahora mismo me perturba que alguien que esconde tanto y se hace tan odioso sea el único compañero que tenemos ahora mismo.

N: Grrrr, tu no quitar joya a Nuevo-dijo nada más que Leomon llegó a su cabeza-.

L: Yo no quitarte a Vamdemon, ser tesoro tuyo. ¡Cuidado! ¿Qué ser eso de ahí abajo?

Un barco pirata que Kyo debería reconocer, pero en el modo Nuevo le cuesta más recordar debido a que sus sentimientos están mezclados y confusos, al fin y al cabo algo debe afectar al cerebro si te metes dentro de tu digimon.

¿?: ¡Adelante, mis bribones, quitémosle esa presa a ese farruco!

F: Oh no, ¿y ahora qué?

A: Bajemos a ver de que se trata, no me fio de que "Nuevo" actúe antes que nosotros.

F: Pero podría ser peli-Alf bajó a toda velocidad-¡¡¡grosooooooooo!!!

Cuando Alf llegó abajo, vio como otro digimon iba hacia arriba con un garfio con
el que se agarró a Nuevo, era el que había gritado antes.

Spoiler:
 


CaptainHookmon es un capitán de la nave heroica Digimon que se confía para ejercer su liderazgo de un barco pirata que cruza el mundo digital. Se destaca en el arte de la supervivencia, pero el deber de apoyar a sus subordinados pesa sobre él, y sabe de primera mano lo difícil que es.


A: No es tiempo de usar el D-arc, mira, hay varios digimons hay encerrados.

Había todo tipo de digimons encerrados en la galera del barco, encadenados de todas las extremidades, pidiendo y clamando ayuda a través de las ventanillas de los remos.

F: Debemos acercarnos más.

Fue decir eso y empezaron a sonar los cañones. Unos pequeños digimons eran los encargados de ello.

Spoiler:
 

H: Somos los Hookmon de este barco, y no vais a interrumpir a nuestro capitán Captainhookmon. Debéis ser lacayos del sucesor, ¡no conseguiréis quitarle el puesto al amo Boltboutamon!

A: ¡No somos lacayos de nadie!

F: Eso sería discutible teniendo en cuenta la de recaditos que hemos hecho desde que llegamos aquí.
Espera un momento, ¿a quién llamáis sucesor?

H: ¡No os hagáis los tontos con nosotros, sabemos que el sucesor está escondido dentro del digimon volador de arriba.

F: Estáis hablando... ¿de Kyo?

De repente, el capitán del barco cayo al barco destrozando elmastil principal, con una velocidad inusitada. Una voz alertó a Franky y a Alf.

L: ¡Quitar de ahí! ¡Ya!

Nuevo: ¡¡Waaaaaaargh!!
¡Nuevo enfadado!
¡Joya de Nuevo no se roba!

Comenzó a cargar su revolver, el aura de Nuevo se volvía cada vez más oscura y sus ojos se tornaron de color blanco. Franky apreció como la sonrisa que aparecía en Nuevo era similar a al que tenía Kyo cuando hizo el trato con el falso Phantomon.

F: ¡Alf, hazle caso!

A: ¡Pero..! Grrr-se giró hacia el otro lado, mientras escuchaba las voces de los digimons encadenados clamando piedad-.

CaptainHookmon: Lo siento, amo Boltboutamon. Haré un ultimo esfuerzo, un capitán no puede abandonar el buque ni en sus últimos días.
¡Castigador Pirata!-una serie de disparos salían de su pierna revolver y pistola personalizada-.

Pero fue en vano, el gran disparo que Nuevo estaba cargando desde su megapistola era tan atronador que salían pequeños rayos de él.

*seg 15*



No quedó ni rastro del barco, ni de ninguno de los digimons que iban a bordo.

Alf: ¿¡¡Por qué lo has hecho!!? ¿¡POR QUÉ!?

Nuevo ni le miró a la cara, siguió hacia arriba volando, parecía que ignoraba todo lo que estuviera alrededor mientras tuviera a Vandemon.

L: No saber que estar tu hablando-dijo Leomon mientras Nuevo se iba con el a sus espaldas- auquellos ser enemigos que atacarnos. Solo habernos defendido, ¿tu no querer salvar a Vandemon?

A: Si, pero...
¡Franky, dí algo!

F: ¿¡Y qué quieres que te diga!?
Lo que ha dicho es cierto.

A: ¿Es que no...?-le interrumpe Franky-.

F: ¡Claro que me dan pena!
Y me importaban.
Y también quería salvarlos...
Pero si no nos acostumbramos a lidiar con Kyo y sus ocurrencias, no sobreviviremos. El es el único que hayamos visto que es capaz de ser uno más con su digimon, el tal "Nuevo", y a estas alturas es mejor tenerlo al lado que en nuestra contra. Aún así, si llegamos a estar en un momento seguro, hay cosas que quiero investigar de él, pero por el momento solo podemos... ¿confiar?
Sí, supongo que sí...

Alf no dijo nada más y siguieron volando. Nadie dijo nada durante el trayecto. Pronto, comenzaron a divisar tierra.

*nota: aunque Leomon hable de fusión, técnicamente no lo es, ya que Kyo solo es usado como fuente de energía adiccional para el diginucleo de Rize Greymon, para que no consuma toda su energía de un disparo.


Última edición por DrPingas el Vie Oct 13 2017, 20:54, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2800
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Oct 01 2017, 21:05

Nadie parece querer concederle tiempo a los chicos,y menos a la recién llegada.Entonces,sin previo aviso,el suelo tiembla.

-Max:¡Lopmon!

El chico hace evolucionar a su amigo en Antylamon,mientras que el Kotemon de Alana lo hace en Triceramon.

Triceramon:
 

Los Digimon no dudan en acabar con la amenaza que se cierne sobre ellos.Por su parte,Max coge lo primero que tiene a mano e intenta hacerse paso hasta donde el par de Digimon se hallan,con Alana a su espalda apartando a esos seres conocidos como Profundos lo más alejados posible.

-Antylamon:¡Tenemos que irnos ya!

Max se sube a la cabeza de su compañero,siguiendo la estampida de Triceramon,el cual porta ya a la chica a su lomo.Frente a ellos se abre un sinsentido de llamas,explosiones y cuerpos devorados por los Profundos.Entre la multitud ven a una figura acercarse a ellos.La silueta simiesca de uno de los Devas que aún siguen con vida,Makuramon,abre un camino en la marea de monstruos.Con Dave a la espalda y un Cerberumon a su lado,Makuramon llega hasta ellos.

Cerberumon:
 

-Makuramon:¡¿Estáis bien?!

-Max:¡¿Y los demás?!

-Makuramon:¡Estarán bien!

Alana ayuda a Dave a montar sobre Triceramon.Por su parte,Makuramon entrega a Max algo que le resulta familiar.

-Max:El pañuelo de Andiramon...¿Cómo lo has...?

-Makuramon:¡No hay tiempo!¡Tenéis que poneros a salvo!¡Buscad ayuda!

Antylamon se ata el pañuelo alrededor del cuello.Max nota,como si fuera propio,el cosquilleo del poder que ahora Antylamon tiene.

-Makuramon:Con él podrás liberar a Magnamon del Digimental de los Milagros.

-Antylamon:Necesitaré ayuda para eso.

Los Profundos cada vez se acercan más.Parece que ya no sienten el recelo de hace unos segundos hacia el Deva.

-Makuramon:¡¡CORRED!!

No tiene que repetirlo dos veces.Las ruinas del campamento pronto quedan atrás,rodeando el futuro incierto del simiesco Deva.

_____________________________________________________________________________________________

-Alana:¡Tenemos que llegar a Firewall antes de que nos alcancen!

El Mundo Digital es extraño.Puedes estar en un cenagal y este,en pocos segundos,convertirse en un paisaje nevado.O,como ahora ocurre con nuestro grupo de Tamers y Digimons,un desierto.Max mira su dispositivo.La ciudad está a cientos de kilómetros todavía.

-Antylamon:Tiene que haber un camino más corto...-Mira a Dave,el cual parece bastante cansado.-Tenemos que encontrarlo.

-Max:Quizás el D-Arc nos d-

-Dave:Ahí.

Los chicos miran hacia donde apunta.Aparentemente no hay nada más que dunas interminables.Es entonces cuando Antylamon da un respingo.

-Antylamon:¡Moveos,rápido!

Por suerte,los tres Digimon se mueven con la celeridad suficiente como para evitar caer presa de las fauces de una gigantesca serpiente.

Sandiramon:
 

La sierpe fija su vista en Max y Antylamon.

-Sandiramon:Andiramon...¡Ya eres mío!

Tras esquivar la nueva acometida,el grupo corre en la dirección que el pequeño Dave señalaba unos instantes atrás.Una nube de datos les envuelve mientras un doloroso siseo llega a sus oídos.Ante sus ojos,un cúmulo de calles sinuosas recorridas por Digimons de aspecto relajado se alza.Firewall.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 515
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Oct 03 2017, 00:32

El pequeño grupo aterriza en una playa. Lo que tienen delante, dejando atrás el mar, tiene el aspecto de una selva tropical. Los Digimons compañeros regresan al nivel Novato y Kyo vuelve a aparecer con su cuerpo físico.

-Alf: Ya sabéis, nos dijeron que fuéramos a Berm… pero yo no me he fijado en ningún momento a dónde íbamos.

-Franky: Al menos deberíamos ir a comer algo, que me muero de hambre.

-Tientamon: ¡Pa’qué tanta priza, miarma! Tamo en una playa, relaja un poco y vayamo a ve chavala en bikini meneando zuz dominga.

-Kyo: Pues me parece bien esto. No por las domingas, si no por lo de relajarnos un poco después de todo lo que hemos pasado. Aunque tampoco voy a impedirle a nadie ir en bikini- Franky se le queda mirando con sospecha-. ¿Otra vez mirándome raro?

-Franky: ¿Cómo no voy a hacerlo después de lo que habéis hecho allí atrás? ¿Y qué es eso de fusionarte con Tientamon? ¿Desde cuándo puedes hacerlo?

-Kyo: No voy a decirte nada porque, 1, Leomon seguramente te mataría y 2, no me da la puñetera gana decírtelo.

-Franky: ¿Te has visto cuando te fusionas? Tientamon parece que se va a descontrolar en cualquier momento.

-Kyo: Mantente alejado cuando estemos así y seguramente no te pasará nada- dice las últimas palabras mientras le da la espalda y se dirige a la selva-.

Se adentran en la espesura. Para ese momento, Vamdemon es capaz de andar por su cuenta, aunque sigue en ese estado en el que se le ve hundido en la tristeza y sin soltar palabra, hecho que hace que Alf y Franky le vigilen para que el Conde no caiga en un tropiezo. El león antropomorfo se detiene por un momento y mueve sus orejas.

-Leomon: Leomon oír algo.

El resto del grupo para y se ponen a captar lo que puedan con sus oídos. Oyen una canción. Pero más que la canción en sí, son las voces que la cantan lo que más llama la atención. Son voces de niños. Niños cantando con alegría. Los humanos y Digimons aceleran el paso, con la esperanza de toparse con los cantantes. Pero para cuando tienen un gran trecho avanzado, la canción ya había terminado y no hay rastros de los niños. Siguen andando esperando a encontrarlos, pero en su camino Kyo pisa una cuerda tensada, lo que hace que unas redes surjan del suelo y atrapen a los viajeros, manteniéndolos suspendidos en el aire.

-¡Los cogimos, los cogimos!- suenan entusiasmadas unas voces infantiles. Los prisioneros miran hacia abajo para ver a unos niños bailando ante ellos. Niños de entre 8 y 10 años. Otra cosa que nota Franky es que a los pies de estos bailan con ellos unos pequeños Digimons de aspecto inofensivo, como lo serían Alf, Lopmon o Tientamon en su nivel Básico.

-Leomon: Leomon poder cortar las cuerdas y caer sobre esos desgraciados.

-Alf: ¡Quieto ahí, son niños! ¿Tienes idea de cómo de manchado quedaría mi historial si dejara eso pasar?

-Franky: Yo tampoco me sentiría muy cómodo, gracias por preguntar.

-Leomon: ¿Qué proponer nuestro “intrépido líder”?

-Kyo: Yo también pienso que podemos salir de ésta sin violencia. Al menos no ahora. Dejemos que nos lleven ante su líder, que imagino que será el niño más grande del grupo, le damos una paliza y nos volvemos sus líderes nosotros.

-Tientamon: Meno má que to ze pue rezolvé a hoztia limpia en ezta zerie.

Tal y como predijo Kyo, los niños les bajan, les atan las manos o patas delanteras y les llevan a través de la jungla. Andan y andan hasta llegar a un claro en cuyo centro está plantado un árbol alto y ancho con distintas entradas y decorado de manera que dejaba claro que alguien lo usa para vivir. Al pie de éste, les mira un personaje humanoide. Viste de verde y lleva una máscara mal coloreada que le llega hasta la cintura. Los niños que escoltan al grupo les hacen reverencias al mismo tiempo que soltaban un “hau”.

-Niño 1: Hemos atrapado a estos intrusos, jefe.

-Jefe: Hacer bien, pero Ala de Halcón necesitar practicar hablar cuando nosotros hacer de indios.

-Leomon: Hablar como yo. Quizá yo poder comunicar con él- susurra para el grupo-.

-Kyo: ¿Para qué? Tenemos al jefe en frente, suéltanos y le damos la de su vida- sugiere en el mismo tono al señalar que esas cuerdas no serían obstáculo para la fuerza del león bípedo-.

Entonces el que lleva la máscara se acerca a ellos sin ninguna prisa. Los examina con la mirada, hasta que se detiene en Franky por unos segundos adicionales.

-Jefe: Anda, tú eres ese niño llorica al que salvé en el mundo de los humanos.

-Franky: ¿Qué? Yo no lloro. ¿Y quién eres tú? ¿Nos conocemos de algo?

El enigmático ser se quita la máscara, dejando al descubierto un aspecto que sí pudo reconocer el chico; el aspecto de Petermon.

-Petermon: Por supuesto que me conoces, es difícil olvidar a alguien como yo.

-Alf: Ah, sí, el Digimon que se metió en medio cuando le estaba dando la paliza a esa gallina gigante.

-Petermon: ¿Disculpa? Os habría convertido en estatuas si no fuera por mí, ¿cierto, Tinkermon?- le dice al pequeño destello volador que se acerca y se posa en su hombro, haciéndose más clara de ver desde ahí-.

-Franky: Vale, muy bien, lo que digáis, ¿pero nos podéis desatar y contarme qué es este sitio?

-Petermon: Amigos míos, os encontráis en el País de Nunca Jamás- indica a los otros niños que desaten a los prisioneros-. Un lugar donde estamos a salvo de Digimons y humanos aburridos que sólo piensan en pelear. Acompañadme.

Nadie replica a la proposición. Todos juntos andan hasta alcanzar la cima de una elevación en la que tienen una excelente vista de toda la isla llamada “País de Nunca Jamás”.

-Petermon: Es genial, ¿verdad? Podemos hacer todo lo que queramos aquí; jugar en los grandes y coloridos bosques, visitar a las simpáticas criaturas acuáticas en el Lago de la Sirena, integrarnos en el poblado indio en su campamento, explorar la misteriosa Roca Calavera… Es un paraíso para aquellos que rehúyan el conflicto.

-Kyo: Hm, sí, el sitio es muy bonito, razón de más para preguntarme cómo es que nadie ha venido a conquistarlo o a destruirlo todavía. ¿Estás al tanto de lo que pasa afuera de esta isla? Se nos viene encima el fin del mundo.

-Petermon: Deja tus preocupaciones fuera de la isla, es invisible al exterior y muy pocos Digimons ajenos conocen su localización exacta. Pero si llegara a entrar un intruso por casualidad, como lo habéis hecho vosotros, y resultara ser una amenaza, tened por seguro que yo, Petermon, le echaré pues soy el guardián del País de Nunca Jamás.

-Kyo: Ya me siento más tranquilo- responde con un discreto tono sarcástico-.

-Petermon: Dejadme enseñároslo todo, será divertido- propone entusiasmado a la vez que se eleva en el aire-.

-Alf: Lo que quieras, pero dame algo de comer, anda.

Empiezan el tour por la isla, comenzando en un pequeño huerto de carne, parecido a los que Franky ya había visto antes pero aún no se acostumbra a ver como algo normal. Es de allí donde consiguen sustento para vivir un día más. Uno de los niños que les acompañan se le acerca a Franky.

-Niño: Hola, soy James, ¿cómo te llamas?

-Franky: Franky.

-James: ¿Qué es eso del "fin del mundo" que decía tu amigo?

-Franky: ¿De verdad no sabes nada?

-James: ¿Qué quieres que le haga? No he salido del País de Nunca Jamás desde que Petermon nos trajo.

-Franky: ¿Y eso cuándo fue?

-James: No sé… Fue al poco de que llegáramos a este mundo montados en ese tren que hablaba. Petermon nos llevó hasta aquí desde el sitio que bajamos.

-Franky: Espera, ¿habéis estado viviendo en esta isla desde que llegasteis al Mundo Digital?

-James: Bueno, estuvimos un tiempo viajando para llegar primero, pero más o menos.

-Franky: Ay, la madre que… ¿sabéis al menos lo que son los Portales Oscuros?

-James: ¿Portales Oscuros? Mh… creo que el fantasma de un anciano nos dijo algo de eso cuando viajábamos en el tren, pero creo que nunca he visto uno.

Franky queda impactado al pensar que, mientras que ellos corrían todo tipo de peligros, estos niños habían vivido días tranquilos en un paraíso. Algo se mueve entre los arbustos, pero para cuando el muchacho lo oye, salta de entre la hierba una mancha amarilla que pasa por encima de Franky y cae a los brazos de James. Una vez quieto ahí, se puede ver su verdadero aspecto.

Pokomon:
 

-James: Je, querías sorprenderme otra vez, ¿no, Mild?

El adorable Digimon le responde con una sonrisa. James sigue andando y embobado con su compañero, no reparando en que había dejado atrás a un Franky pensativo que le observaba desde las espaldas.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2800
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Vie Oct 06 2017, 01:14

Todos los Digimons les observan.Contrariamente a lo que Max y Antylamon pensaban,no parecen sorprendidos.De hecho,no dudan en asistir a los chicos y a los ahora deevolucionados Chocomon,Wanyamon y Caprimon,bastante cansados por el calor desértico.Les conducen a un edificio que,aparentemente,hace las veces de albergue.Antes de sentarse a descansar,Max se acerca a un Coronamon.

-Max:Perdona,pero necesitamos-

-Coronamon:Hablar con Agnimon,lo sé.Todos venís a lo mismo.Hablaréis con él,no lo pongas en duda.Pero no ahora.No me hace falta preguntaros qué os ha pasado para ver que no estáis demasiado bien.Bebed un poco.Dormid todo lo que necesitéis.Entonces hablaréis.

Lo cierto es que Max no tiene energías para replicar.Tras beber un poco y refrescar a Chocomon,se tumba en la cama.A pesar de todo lo ocurrido,Morfeo no tarda demasiado en visitarle.

___________________________________________________________________

El ahora evolucionado Lopmon despierta a Max.

-Max:¿Cómo te encuentras?

-Lopmon:Mejor que los otros cuatro al parecer.¿Y tu?

-Max:Igual.-Se incorpora.-¿Ha entrado alguien en la habitación?

Lopmon señala una bandeja con comida.Junto a la misma hay una nota."Ve al campo de entrenamientos no.1".En la base,hay un símbolo de color rojo.

Spoiler:
 

Sin atreverse a perturbar el sueño de los demás,Max y Lopmon salen en busca de lugar acordado.No se creen lo que ven sus ojos.Decenas de niños y Digimon entrenan bajo la tutela de un imponente Digimon.

Vritramon:
 

Max y Lopmon se acercan al Digimon.Todos los chicos les observan con curiosidad,soltando algún que otro cuchicheo.

-Lopmon:B-buscamos a Agnimon.

El pájaro draconiano les mira.Segundos después,un remolino de llamas le cubre,apareciendo en su lugar otro monstruo digital.

Agnimon:
 

-Agnimon:Disculpa si te he intimidado con mi otro aspecto.Soy Agnimon del Fuego,encargado de Firewall.Y,como puedes ver,con bastante éxito.

Mira a la pareja de arriba abajo.Tras ordenar a sus alumnos que sigan entrenando,lleva a Max y Lopmon a un lugar apartado.Le piden ponerle al día.La alianza con Crimsom le pilla por sorpresa.El ataque de los Profundos le disgusta profundamente.Al menos le alegra saber que hay Tamers todavía fuera.

-Agnimon:Y acudís a mi con la esperanza de que te ayude,¿cierto?

-Max:¿No lo harás?

-Agnimon:No he dicho tal cosa.No estoy entrenando a esos humanos por capricho.Soy perfectamente consciente de la situación fuera de los muros de Firewall.Os ayudaré.Pero antes hay un par de asuntos que me gustaría saber.El primero es-señala el pañuelo que ahora hace las veces de capa para Lopmon-de donde has sacado ese pañuelo.

-Lopmon:...Era del Deva Andiramon.La mayoría de Devas han caído.Algunos presa de los desastres del mundo.Otros,como Andiramon,a manos de otros Devas.Ahora solo queda esto de él.Y es de gran importancia para este mundo...y para nosotros.

Agnimon parece apenado por la noticia de los Devas,pero también curioso por las palabras del Digimon conejo.

-Max:Andiramon fue el maestro de nuestro grupo.Sin él,posiblemente no estaríamos hoy aquí.Como comprenderás,para Lopmon y para mi fue alguien importante.Aun tras su muerte,sigue siendo alguien importante,pues con su pañuelo podremos librarnos de la amenaza que,como te dije antes,ahora es Magnamon.

La mirada de Agnimon delata su ansia por poseer el pañuelo,pero parece que la mirada de la pareja consigue refrenar su impulso.

-Agnimon:Mi otra pregunta concierte al otro humano con el que veníais.

-Max:¿Dave?¿Qué ocurre con él?

-Agnimon:No sabéis quien es,¿verdad?

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: La oscuridad infundida   Vie Oct 06 2017, 23:04

Kyo se quedó mirando como los niños jugaban un partido de fútbol con un balón improvisado con partes sacadas de la propia naturaleza.

T: ¿Po que no juega con ello, Killo?
K: No me apetece, simple y llanamente me entretienen el mero hecho de verles.

De repente, uno de los niños comentó.

James: Uff, yo ya estoy un poco aburrido; ¿y vosotros?

K: ¿Qué, acaso van a dejar de jugar ahora que me estaba entreteniendo?
Eso no puede ser, no les he dado permiso para que dejen de hacerlo.

-¡Eh-replicó otro niño- ¿no se está poniendo el cielo oscuro?

Tientamon se alarmó al ver lo que estaba sucediendo, y temiéndose lo peor fue directo al niño que exclamó eso.

T: Hola chaval, ¿qué os pareze si juego un poquillo con vosotro?
Soy Tentomon.

-Oh, encantado, me llamo Ichida, encantado.

James: Será más interesante jugar con el nuevo bicho que contigo Ichi, mejor ponte de suplente.

I: ¿Quéee? ¡Para eso no hubieras venido, tientamon!
T: (Que me llamen azí de cazualidá incluso cuando digo tentomon me baja la morá. Pero ar menos evitaré que Killo se enfade, lo ziento chaval, en verdá os he zarvado la vía.)

Ichida se sentó al lado de Kyo, y este le miró con cara molesta.

I: Tu digimon me ha quitado el sitio-Kyo se sorprende-
Oh, ¿se ha despejado el cielo?
K: Dime, eh, ¿Ichida era?
I: Si, así me llamo.
K: ¿Siempre te tratan así el resto de niños?
I: Sí, y todo porque soy el más pequeño.
K: Lo que debes hacer es enfrentarte contra ellos.
I: Pero no tengo la misma fuerza, soy más peque.
K: Te voy a enseñar a fortalecerte.

Kyo e Ichida se fueron a una zona boscosa más apartada.

K: Ahora, pégame.
I: ¿Q-qué?
K: Pégame lo más fuere que sepas.
I: Pero, no me has hecho nada, de hecho, acabo de conocerte.
K: ¡Ichida, imagina que soy uno de los niños que se meten contigo, vamos!
I: E-está bien.

Ichida fue a pegar a Kyo, y este empezó a bloquear todos los golpes con el brazo donde tenía anclado el d-arc, jamás había tenido ninguna precisión en toda su vida.

Kyo le pegó un puñetazo.

I: ¡aaaah! ¡Eso no vale! ¿Por qué me ha spegado?
K: ¿Piensas que tus rivales se vana a quedar de brazos cruzados mientras tú les golpeas? Usa los trucos que mejor tengas a mano, siempre hay una manera de vencer.

Alf vió a lo lejos lo que estaba pasando mientras Franky se daba un baño en una terma natural que Petermon le indicó.

A: ¡Qué hace ese! ¿Por qué le pega?
¡Ahora se va a enterar!

Sin embargo, un enorme coco fue lanzado a toda velocidad que dejó insconciente a Alf, no lo vio venir ya que fue lanzado desde atrás.

Leomon: Hoy tu no hacer nada, sucesor está haciendo bien para completar registro.

Un rato después, Ichida tiró de repente arena a Kyo a los ojos.

K: ¡Agh, sucio traidor!
I: Iaaaah-le pegó un puñetazo en la cara, pero antes de tocarle con el puño Kyo lo agarró del cuello.
K: Muy astuto, pero no suficiente. A partir de ahora soy capáz de pillar mejor los ataques por sorpresa, te agradezco que me hayas servido de entrenamiento.
I: GGGgggggh-Kyo le suetas la garganta-

El niño apenas puede respirar, a lo que Kyo prosiguió hablando.

K: ¿Cómo te has sentido en ese momento, has visto la muerte?-el niño le mira con cara de miedo pero también de curiosidad-
Siempre debes tener eso en cuenta, cualquier momento puede ser el último- Ichida comenzó a ver el cielo oscurecerse, aunque solo parecía darse cuenta él-

K: Nunca has salido de este mundo. Dime, ¿qué crees que pasaría si esta isla se derrumbara? Que todos los que te rodean, dejaran de existir, ¿quién te protegería? La muerte es una fase natural. ¿Para qué nacemos?-Ichida quería interrumpir ante lo que estaba diciendo, pero algo extraño se lo impedía, algo raro hacía que se interesara en lo que Kyo estaba hablando- NAcemos para morir, y mientras estamos en ese periodo, nunca podemos fiarnos d enadie del todo, y si lo hacemos, corremos el riesgo de que aquellos que queremos ya no se encuentren entre nosotros. El universo es finito, la vida también lo es, nadie nos ha pedido existir, nadie nos ha pedido que nos incluyamos en sus vidas, el mundo sigue girando incluso si ya no estamos entre nosotros.

Kyo siguió hablando y hablando, aquellos extraños rayos negros que salieron de Vamdemon estaban empezando asalir del pequeño Ichida y transfiriéndose al digivice.

I: Sí, tienes razón. Te seguiré, no hay otro camino. Los demás deben saberlo.

El pequeño salió corriendo a donde estaban los demás. Una niña que estaba de portera, mas mayor incluso que james y con más anchura que altura, se dirigió a él.

-¡Eh, qué haces aquí! Te dijimos que te fueras.
James: Espera, ya íbamos a terminar de todos modos.
-De eso nada, aprovecharé que Petermon no está delante y le daré una buena lección.

I: La muerte se avecina a todos-acto seguido, le pegó un puntapié en la boca a la niña-
-Aaaag, mif dieftef.

Rápidamente, otro niño fue a protegerla, a lo que Ichida le dió un puntapié en la espinilla.

I: La muerte es inevitable, está bien así-esbozó una siniestra sonrisa-

James: ¡Oh no, tientamon, ayú... ¿Eh, donde está?

El dispositivo de Kyo brillaba de forma oscura, y Leomon al verlo empezó a sonreir cínicamente.

L: Aun quedar bastante, pero pronto Digimon Emperador será de nuevo el dueño de este mundo a través de sucesor.

Mientras Franky estaba en el baño termal, vio una hojas moverse, a lo que apareció Tientamon.

F: ¡Aaaah!
T: ¡Aaaaaah!
F: ¡Pervertido, fuera de aquí!-le lanzó una cubeta de madera-
T: ¡Que io no venía po tí, desgraciao, que me creía que había arguna moza por aquí al ver ropa por er zuelo me creía que ze estaba despelotando!

Cuando Alf despertó, ya no había nadie allí. Se dirigió apresuradamente hacia donde estaban los niños temiéndose lo peor. Pero al llegar vio a Petermon en medio del conflicto.

P: ¡¿Pero qué os pasa, a qué vienen esas caras, porque os estáis haciendo daño?! ¡No, Ichida, VUELVE!

Ichida estaba caminado por un precipicio de la isla que daba a las rocas. Al ver esto, Alf digievolucionó Dorugamon mientras el niño caía por el precipicio, el niño estuvo a punto de darse con una roca, pero Dorugamon consiguiió cogerlo antes de que se estampara contra ella.

Sin embargo, al traerlo volando, Petermon corrió a verle, pero ya era demasiado tarde. Cuando Alf cogió a Ichida, este se le rompió el cuello, muriendo en el acto justo cuando el creyó que le salvaba.

P: Tú...
A: No ha sido culpa mía, yo... ¡Fue él, ese maldito Kyo!
P: ¿De verdad crees que ahora me voy a tragar eso?

Sin embargo, la conversación se cortó cuando un enorme ser se aproximaba mientras el cielo se ponía oscuro.

A: ¡Oh, no, Franky está solo! Pon los...
P: Sí, lo se, pondré los niños a salvo mientras vosotros lucháis. Los pondré a salvo de eso, y de vosotros, la próxima vez que nos veamos, seremos enemigos.

Mientras, en otra parte.

K: ¿Qué es eso?
L: Es uno de los profundos, ¿cómo creer que ha llegado hasta aquí?
K: Es obvio, nos ha seguido hasta aquí. La próxima vez hazme una pregunta más difícil.
L: Estar bien, pero no tener que esperar, alla ir pregunta más difícil. ¿Qué hacer tu ahora, oh gran sucesor?
K: ...


Última edición por DrPingas el Vie Oct 13 2017, 20:52, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 515
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Sáb Oct 07 2017, 23:42

Franky logró olvidarse de sus preocupaciones por el tiempo en el que Petermon les enseñaba las maravillas del País de Nunca Jamás. Conoció a Gomamon, un Digimon foca de buen corazón que guardaba el tesoro de su capitana pirata, Mermaimon, en el Lago de la Sirena mientras ella navegaba por el Océano Net. También lo pasó bien haciéndose pasar por un indio entre los miembros de la tribu de Garudamon. Incluso Vamdemon había logrado tranquilizarse en la Roca Calavera, un lugar sombrío, pero que parecía estar hecho para él debido a su particular ambiente. Sin embargo, aquella noche el Tamer volvió a tener esas pesadillas recurrentes en las que ve a niños y Digimons morir en agonía. Cuando vio al Profundo gigante acercarse a ellos, por un instante pensó que todavía seguía metido en una de esas terribles visiones, a pesar de que Alf, Kyo y Tientamon están viendo lo mismo que él.

-Kyo: Esta isla fue condenada en el mismo momento en el que pusimos el pie en ella.

-Tientamon: Aish, peo qué bieh habla el niño.

-Alf: Más te vale no tener nada que ver con esto, chaval- mira enfadado al Tamer maldito-.

-Kyo: Piensa lo que quieras.

El Profundo se detiene. Los demás le miran con atención. La horripilante criatura abre la boca lentamente, enseñando hilillos de saliva que se van rompiendo a la vez que va abriendo la mandíbula. Es cuando tiene la boca completamente abierta cuando se ve saliendo de ésta un rostro conocido, la cara de un hombre, destrozada por la zona del ojo derecho. O al menos eso parece en un primer instante.

-Hombre: Me quitaste todo lo que tenía en un suspiro- se retuerce-. Mi barco, mi hogar, destruido en un parpadeo. Mi tripulación, mi familia, asesinada como si no valiera nada. Todo lo que me quedaba fue devorado por esta repugnante abominación- coge una bocanada de aire y entonces un cañón va surgiendo de uno de los brazos del Profundo, como si algo o alguien empujara desde el interior-. Pero yo siempre he sido un maestro de la supervivencia, siempre con un objetivo. Y el que tengo ahora es ahogarte en el terror.

El grupo había quedado paralizado por la inesperada aparición del capitán de barco. Recobran el sentido justo antes de que el monstruo que se halla delante de ellos les apunta con el arma.

-Alf: ¡¡MOVEOS!!

Kyo y Tientamon se van corriendo y Alf aparta con su cuerpo a Franky de la explosión provocada por el cañón.

-Tientamon: Zon momento como esto que debería penzar en hazé meno enemigo.

-Kyo: ¡Ellos se lo buscan!

La combinación del Profundo y CaptainHookmon salta a donde están estos dos y les sujeta usando lo que supuestamente es un pie y el brazo que le queda libre.

-CaptainHookmon: No pienso darte un descanso final hasta verte llorar sangre y suplicar por su patética existencia.

-Kyo: ¡Pues vas a tener que esperar a otro día!

Pasa la carta azul por el lector de su dispositivo. Hecho esto, la entidad llamada “Nuevo” entra en acción, derribando a la aberración que le aprisionaba.

-Nuevo: ¡Nuevo no tiene miedo de nada!- estrella su brazo-pistola en la cara del capitán pirata para luego volver a alzar su arma- ¡Nuevo aplastará todo aquel que intente asustarlo!- vuelve a hundir el revolver en la boca del Profundo como si estuviera manejando una maza. Sigue golpeándolo salvajemente hasta desfigurar la cabeza de la criatura- ¡Nuevo se vengará de todo el que se atreva a herirlo y os hará estallar en mil pedazos!

Apunta su cañón hacia el despojo que queda ahora de su enemigo y dispara. La explosión hace volar por los aires al dinosaurio cíborg. Cuando cae, Kyo y Tientamon vuelven a ser dos criaturas independientes. El niño se arrastra por el suelo y escupe.

-Kyo: Soy… imparable.

Se levanta con mucho esfuerzo. Habría caído otra vez de no ser por una mano que se aferra a la que tiene el dispositivo incrustado. Kyo mira sorprendido. Quien había evitado que volviera a besar el suelo es el Conde Vamdemon.

-Kyo: E-eso es, muy bien, tú debes servirme... porque soy tu dueño.

Entonces una descarga de dolor recorre todo su cuerpo, obligándole a arrodillarse. Franky y Alf miran paralizados cómo la capa ondeando al viento y el porte firme del vampiro le hacen parecer imponente.

-Vamdemon: Tú no eres mi dueño. Ni si quiera lo eres de mi “oscuridad”- entre los gritos de Kyo, unos extraños rayos negros salen de su D-Arc y se introduce en el cuerpo del no-muerto-. Tengo demasiadas cosas que hacer como para estar ligado a ti. Yo destruiré los planes de los Acólitos Sombríos. Tú… puedes seguir pudriéndote en tu lamentable estado- se inclina hacia el rostro retorcido por el dolor del Tamer-, pero hazlo alejado de mí- finalmente le suelta, dejándole caer aliviado al suelo-.

Un terremoto sacude la tierra que pisan los que siguen en esa zona. La sombra de un cuerpo inmenso se aproxima a la isla. Alf logra verlo desde allí.

-Alf: Ese idiota de Kyo… ¿le ha traído hasta nosotros?

-Franky: Te-tenemos que irnos.

-Alf: ¡No nos podremos ir a ningún lado estando ya tan cerca! Ya sé, déjame herirle. ¡En el ojo! Da igual lo grande que sea, si le corto el ojo, tendrá que detenerse por el dolor y será nuestra oportunidad- el Dorugamon empieza a volar hacia el peligro-. ¡Vamos, Franky!

El muchacho no vuelve a tener más remedio que confiar en su compañero y hacer lo que dice. Utilizando la carta azul, hace que Grademon aparezca desenvainando sus espadas. Pero en el momento que cubre algo más de distancia, se topa de frente con un enorme ojo amarillo.

-Adelante, corta por donde quieras- desafía una voz que se mete en la cabeza del caballero-.

Alf levanta una de sus armas para preparar su ataque, pero se detiene. Se da cuenta que el brazo con el que alza la espada está temblando. De hecho, así lo está haciendo todo su cuerpo. El miedo le había dejado paralizado. El Grademon desciende hasta arrodillarse en el suelo, contemplando desde ahí el descomunal tamaño de la Bestia Demoníaca, Leviamon.

-Leviamon: Pobre criatura- se burla el Señor Demonio-, te sorprendería saber a qué velocidad puede llegar alguien con el ego digno de un Dios rendirse al miedo- Alf no logra reaccionar mientras que Franky sólo puede llorar y pedirle a su amigo que regresara antes de que fuera demasiado tarde-. Simplemente desaparece de mi vista. Desapareced TODOS de mi vista.

El colosal reptil comienza a moverse para asestar el golpe final contra la isla. Lo hace lentamente, pero es a propósito, ya que desea ver a todos sus habitantes desesperarse al enfrentar lo inevitable. El Grademon vuelve a ser un Dorumon.

-Vamdemon: No estamos preparados todavía- empieza a mover las manos, lo que hace que muchos murciélagos que estaban colgados en las ramas de árboles cercanos se dirijan allá a donde marque la voluntad del Conde-. Lo mejor será que no nos volvamos a ver… hasta que llegue el momento adecuado.

Tal y como pasó una vez en la mansión Greylord, un río de murciélagos surca el aire y atrapa a Alf, a Franky, a Tientamon y a Kyo. Son arrastrados y llevados lejos del lugar. La bandada abandona a los niños cerca de una costa, donde se pueden ver a muchos Digimons, entre ellos Petermon junto a los jóvenes Tamers que había cuidado, subiendo a unos barcos próximos a ellos. Estos no eran barcos corrientes, son los barcos piratas pertenecientes a la capitana Mermaimon. Sería luego cuando el pequeño grupo se entera que fue ella la primera en ver a Leviamon dirigirse al País de Nunca Jamás cuando estaba volviendo de su jornada, regresando lo antes posible para evacuar la isla. Los niños y Digimons de Berdres se mezclan entre la asustada multitud y se montan en uno de los barcos. Ya cuando están desembarcando, ven a Leviamon abrir la boca todo lo que puede. El tamaño de esas fauces roba el aliento de los pasajeros. La parte superior de la boca baja cual hacha de verdugo que cae sobre el cuello del condenado a muerte. Lo siguiente es un completo caos. El viento sopla raudo, la tierra que componía la isla sale esparcida hasta alcanzar el cielo y el agua forma olas que harán que muy pocos barcos sobrevivan hasta el mañana. Lo siguiente en venir sería una escalofriante tranquilidad. El País de Nunca Jamás... no lo será más. Es tiempo de crecer.
Volver arriba Ir abajo
Flash Sentry best pony
Iniciado
Iniciado
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 27
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22
Localización : Con mi melocotonero

MensajeTema: Re: Digital World   Ayer a las 02:08

- Xalcer: Los Caballeros Reales... - repitió, rememorando la charla que tuvo con el caballero Kan, hacía ya varios meses. Ahora que los veía en carne y hueso, no dudaba de por qué Omekamon los idolatraba tanto, hasta el punto autoproclamarse uno de ellos. Los caballeros cercaron a los ángeles, tanto por tierra como por aire, impidiéndoles escapar. Nadie parecía haberse dado cuenta de la presencia de ambos todavía.

- Cherubimon: Este mundo debe ser purgado.

Cherubimon alzó las manos y el cielo, antes limpio y deslumbrante, oscureció completamente. Los rayos de sol casi no conseguían perforar las densas nubes negras que cubrían hasta el mismo horizonte. De vez en cuando algún rayo sacudía la pradera en la que se encontraban, quemando la hierba cercana y levantando trozos de tierra allá donde golpeaba.

- Ophanimon: Aquellos que porten la marca traerán una nueva era al Mundo Digital.

Agarrando su gran guadaña, la colocó frente a sí con las dos manos y comenzó a girarla cada vez más y más rápido. Con un último giro, cogió la guadaña con su mano derecha y, haciendo un arco horizontal, cortó el aire con ella. Con un chirrido estridente, unas llamas azules y carmesíes surgieron de la hoja del arma, iluminando con fuerza el cuerpo de su portadora. Al chico le daba escalofríos esa arma. Entre el crepitar de las llamas le parecía escuchar gritos lastimeros, pero pensó que sería su imaginación.

- BlackSeraphimon: Así es la voluntad de Dios. - Juntó las palmas de las manos y, recitando algo en un idioma desconocido, siete orbes de oscuridad aparecieron a su alrededor, formando un semicírculo sobre su cabeza. - No dejaremos que interfiráis con los designios de nuestro señor.

Los ángeles fueron los primeros en atacar. El chico se habría quedado observando como se desarrollaba ese choque de titanes, pero la enguantada mano de Shademon tirándole del brazo le forzó a apartarse del lugar a una zona más segura. Lo que menos querían era que un ataque perdido les alcanzara.

- Shademon: Los Tres Grandes Ángeles y los Caballeros Reales... ¿Pero cuánto hemos retrocedido?

- Xalcer: ¿No se supone que eso hacen los Portales Oscuros? ¿Te llevan a un punto del pasado?

- Shademon: A un par de décadas, sí, ¡pero no siglos atrás!

- Xalcer: Sigue siendo el pasado, ¿no? ¿Qué diferencia hay?

- Shademon: No tienes ni idea de las cosas que el Mundo Digital ha llegado a presenciar, chico. - Apartó la mirada y se puso a observar la batalla.

Ver a los los Caballeros Reales combatir era un auténtico espectáculo. Estaba claro que eran muy superiores a la gran mayoría de Digimons. El intercambio de golpes, las técnicas, el entrechocar de armas y armaduras, y lo que más asombró al chico, el trabajo en equipo. Por desgracia, los Tres Grandes Ángeles no se quedaban cortos de poder. La constante lluvia de rayos de Cherubimon les forzaba a moverse continuamente mientras trataban de evitar las esferas de BlackSeraphimon. Si alguien conseguía acercase demasiado, la ardiente hoja de Ophanimon se encargaba de convencerles de que retrocedieran.

Perdieron la cuenta de cuánto tiempo llevaban esperando a que algo ocurriera y alguno de los bandos fuera proclamado ganador, pero parecía que la batalla no tenía fin. El ruido de los rayos y el sonido del metal de las armaduras se había convertido en un simple sonido de fondo que sus oídos habían decidido ignorar. Por esa razón tanto el chico como Shademon no pudieron evitar dar un salto cuando la punta de una espada carmesí apareció de la nada frente a ellos, rajando el aire con un amplio corte horizontal. Este aumentó de tamaño, haciéndose cada vez más amplio, mostrando un nuevo portal. Un pequeño grupo de Tamers hizo acto de presencia a través de este junto con sus Digimons, seguidos por el portador de la susodicha espada, cerrando el portal tras de sí.

Spoiler:
 

Uno de los espíritus que volaban alrededor del este agarró a una chica que había en su hombro y la ayudó a bajar con cuidado.

- Chica: Qué caballeroso te has vuelto, Hax. - dijo con una ligera risa mientras se volvía y le propinaba un cachete cariñoso al espadachín. Los tres espíritus se rieron por lo bajo, haciendo que el Digimon se sonrojara incómodo antes de dirigirse a la batalla, la cual no parecía importarle la aparición de los recién llegados. Al verle acercarse, uno de los Caballeros se separó de la batalla para reunirse con él.

- Hax: Siento la tardanza.

- Gankoomon: ¿Cómo van las cosas en el otro lado, chico? ¿Les has encontrado?

- Hax: A... todos no, señor. - Apartó la mirada del Caballero, agarrando la espada con fuerza. - Jason... Los Oscuros fueron más rápidos que yo. Fui incapaz de hacer nada para evitarlo...

- Gankoomon: No te culpes por ello, chico. No había nada que pudieras hacer para evitarlo.

- Hax: Si hubiera llegado un segundo antes...

- Gankoomon: Pensar en lo que podrías haber hecho no cambiaría nada. - Le puso la mano en el hombro. - Es duro luchar en una guerra, pero es aún peor sabiendo que sin importar cuánto lo intentes... no puedes salvar a todo el mundo.

- Hax: Pero...

- Gankoomon: Ahora eres un Caballero Real, chico. - Puso ambas manos en los hombros del novato, forzándole a mirarle. - Los ojos del Mundo Digital están puestos sobre ti, sobre todos nosotros. Eres la esperanza que alienta los corazones de todos aquellos que habitan este mundo. Cientos de Digimons y Tamers están arriesgando sus vidas en este mismo instante para darnos esta oportunidad. Flaquear ahora sería un insulto a todos ellos. Debes mantenerte firme y seguir adelante, por aquellos que siguen luchando... y por aquellos que hicieron el mayor de los sacrificios.

Aquellas palabras parecieron surtir efecto en el espadachín. Aunque aún no muy convencido, el Digimon agarró su espada con firmeza, henchido de orgullo, mientras sus espíritus chispeaban de la emoción.

- Hax: De acuerdo. - dijo tras inspirar hondo y asentir a su maestro.

- Gankoomon: Así me gusta, chico. - Una amplia sonrisa se formó en su rostro. - Venga, no hagamos esperar más al resto.

Mientras tanto, el grupo de humanos y sus Digimons recién llegados charlaba tranquilamente, aunque solo fuera para calmar los nervios que les invadían. Eran cuatro humanos, dos chicas y dos chicos, bastante más mayores que Xalcer y, a excepción de la chica de antes, todos iban acompañados de sus Digimons. El portal les había colocado frente a Shademon y Xalcer, por lo que nadie se había percatado de estos dos. Shademon trató de alejarse sin llamar la atención, intentando no involucrarse en los eventos del pasado, pero se detuvo al ver que el chico no reaccionaba.

- Shademon: ¿Qué estás haciendo? Larguémonos antes de que nos vean.

Susurró lo más bajo que pudo y trató de llamar su atención tirándole del brazo varias veces, sin mucho éxito. El chico observaba atónito al grupo de Tamers, específicamente a uno de los Digimons que les acompañaban. Reconocería ese porte aunque se encontrara de espaldas a ellos.

- Xalcer: ¿Paladín Púrpura?

El aludido se sorprendió al oír su nombre y se giró hacia el chico. Los ojos le brillaban esbozando una amplia sonrisa mientras le daba tirones de la camiseta a su compañero, presa de la emoción.

- Paladín: ¡¿Ves, ves, ves?! ¡Te dije que la gente sabría quién soy!

- Chico: ¡Vale, vale, pero estate quieto de una vez!

El chico junto con el resto del grupo se volvieron, aunque no tan alegres como el paladín. Los Digimons se adelantaron mostrando garras y dientes, listos para la pelea, mientras que los humanos ya tenían dispositivos en mano. El chico se fijó que algunos de ellos no portaban un D-Arc, igual que él. Shademon soltó un gruñido de frustración al sentir todas aquellas miradas de desconfianza puestas sobre ellos.

- Shademon: Tremenda idea, genio.

Xalcer no le escuchó. La sangre se le había congelado, como si hubiera visto un fantasma. Dos, para ser exactos. Junto al paladín se encontraba Mark, el Tamer cuyo final presenció en el Portal Oscuro de Megat. Al igual que a veces solía hacer Xalcer, su característico dispositivo azul colgaba de su cinturón, ya que entre sus brazos llevaba a un magullado Cutemon, hecho un ovillo y portando varios moratones y heridas por el cuerpo. La mente del chico era un completo caos en aquellos momentos. Lo único que consiguió devolverlo al mundo real fue un codazo en las costillas por parte de Shademon.

- Shademon: ¿Estás tonto o qué? Enséñaselo de una vez.

- Xalcer: ¿Eh? ¿Qué? - dijo aún confundido. Todos le observaban, como si esperasen algo de él.

- Shademon: Tu dispositivo, idiota. - le gruñó entre dientes, sin apartar la mirada del resto.

Sin saber muy bien qué pasaba, el chico sacó su dispositivo y se lo mostró a los demás. Por algún motivo, esto hizo que la mayoría se relajara.

- Chica: Menos mal. - dijo soltando un suspiro y acercando la mano a la cabeza de su compañero, un pequeño Bakumon. - No me apetecería volver a pelear, precisamente.

- Bakumon: No se os habrá ocurrido seguirnos por el portal, ¿verdad? - Se cruzó de patas mientras flotaba levemente con su cola, observándoles aún receloso.

- Xalcer: ¡N-no!. Nosotros...

- Chica: Tranquilo, Baku, es solo un crío. - Le acarició suavemente la cabeza a su compañero. - ¿No esperarás en serio que alguien tan pequeño esté en medio de ese infierno?

- Bakumon: Si empezamos a hacer excepciones, solo le hacemos el trabajo más fácil a los Oscuros.

Oscuros. Humanos que, por un motivo u otro, habían cedido ante la corrupción del Mundo Digital, tornando sus dispositivos negros y convirtiéndose en pesadillas vivientes para este mundo y todos sus habitantes, o al menos así era como les había descrito el Paladín Purpura en Lecxe. La simple idea de que el paladín del pasado y el paladín del presente fueran el mismo Digimon seguía pareciéndole una locura. Por desgracia, aunque fuera difícil de creer, todo tenía sentido si se trataba de Claw desde un principio. La misteriosa fuerza de la que hacía gala el paladín, su continuo interés en ayudarles... El chico se sintió un poco estúpido por no haberse dado cuenta de esa similitud tan obvia entre Claw y el Paladín.

- Chica: No le hagas caso. - Agarró a Bakumon entre los brazos y alegremente se agachó frente a Xalcer para estar ambos al mismo nivel. - ¿Cómo te llamas? Yo soy Danira y el cascarrabias es Baku. - Alzó a su compañero justo frente a ella, poniendo ambos cara a cara.

- Baku: No me caes bien. - le dijo aún cruzado de brazos y con el ceño fruncido.

- Xalcer: ¡Xa-xalcer! - escupió nervioso, intimidado por el Digimon. - Me llamo Xalcer, y este es... - Se detuvo al volverse hacia Shademon, percatándose de que desconocía su nombre o siquiera la raza de Digimon que era.

- Shademon: ...Shademon.

- Chico: ¿No es un Wizardmon? - preguntó confundido.

- Xalcer: Es... una larga historia.

- Chica: Encantada, Xalcer y Shademon. - La compañera de Hax se acercó y siguió el ejemplo de Danira. - Yo soy Maya, y puede que ya hayas visto a mi compañero, Hax.

- Xalcer: E-encantado. - Tanta amabilidad le estaba resultando extraña. Habían pasado por tantas cosas en el Mundo Digital que casi había olvidado que aún existía.

- Chico: Dean. - se presentó asintiendo la cabeza. - Este es Gazimon.

- Gazimon: ¡Hey! - Alzó un brazo esbozando una amplia sonrisa.

- Mark: Mark, y parece que ya conoces a mi compañero, Claw.

- Claw: ¡Paladín Púrpura para ti!

Ahora que se fijaba más atentamente, el "atuendo" del paladín era ligeramente distinto al que había visto. La diferencia más notable era claramente la ausencia de su descomunal espada. Aparte de eso, no portaba ninguna capa, por lo que la hombrera con la que la sujetaba también había desaparecido.

- Mark: Ya, ya. Y el pequeñajo este es Cutemon. - dijo levantando ligeramente al Digimon. Este parecía estar demasiado dolorido para enterarse de lo que ocurría a su alrededor.

Una vez terminadas las presentaciones volvió Hax, seguido por Gankoomon y Examon, mientras el resto mantenían ocupados a los Tres Grandes Ángeles. Al igual que los Tamers al principio, no parecían muy contentos de ver a Xalcer y a Shademon. Tras una rápida explicación por parte de Danira, y debido a que andaban cortos de tiempo, decidieron hacer la vista gorda.

- Gankoomon: ¿Está todo el mundo preparado?

- Maya: ¿Funcionará siendo solo nosotros cuatro?

- Examon: Me temo que no tenemos forma de comprobarlo.

Los humanos intercambiaron miradas de amargura. El primero en moverse fue Dean.

- Dean: Hagámoslo de una vez.

Examon y Gankoomon se situaron a ambos lados del grupo de Tamers mientras estos se alineaban. El gigantesco dragón carmesí ordenó a Shademon y al chico que se colocaran bajo su ala, donde pudieran mantenerlos vigilados, dejando bastante claro que aún no se fiaban de ellos. Ambos obedecieron sin rechistar, no queriendo incitar la ira de los proclamados "defensores del Mundo Digital".

- Maya: ¿Listo? - le preguntó a su compañero, tocándole el brazo.

- Hax: Eeeeeh... No. - Estaba claro que el espadachín se encontraba bastante nervioso. Los espíritus que volaban a su alrededor temblaban y soltaban chispazos de vez en cuando. - Es demasiada responsabilidad. ¿Y si la fastidio?

- Maya: No vas a fastidiarla. Y si lo hicieras, simplemente volveríamos a intentarlo.

- Hax: Después de todo esto, de todo lo que ha pasado, ¿de verdad crees que va a haber una segunda oportunidad?

- Maya: Es verdad, no lo creo. Pero sí creo en que puedes hacerlo. - Le cogió la mano a su compañero. -  Si cuando solo eras un bebé recién salido del huevo te hubiera dicho que acabarías siendo en el salvador del Mundo Digital, jamás me habrías creído. Ni siquiera yo lo habría hecho. Y ahora solo mírate, convertido en un autentico Caballero Real. En ese momento pensaste que eso sería imposible, ¿verdad?

El caballero le devolvió una cálida sonrisa a su compañera, calmando un poco sus nervios. Inspirando con fuerza, alzó el vuelo como solían hacer todos los Caballeros Reales para situarse flotando frente al grupo. Sujetó su espada en alto, momento en el que los humanos, tras intercambiar miradas por última vez, alzaron sus dispositivos. Las pantallas comenzaron a iluminarse con fuerza, lanzando un haz de luz hacia la espada del caballero, haciendo que un aura brotara de ella. La luz que surgía de la espada brillaba cada vez con más intensidad a cada segundo que pasaba, al menos hasta que uno de los haces se detuvo. El chico sintió cómo su corazón se saltaba un latido al oír un disparo tan cerca. El resto de haces de luz se detuvieron, mientras que Hax, con un destello, caían con fuerza contra el suelo convertido en otro Digimon.

Spoiler:
 

Todo el mundo estaba paralizado. Maya yacía en el suelo, disolviéndose en pequeños puntos de luz, y, por desgracia, no era la única. El compañero de Dean, Gazimon, se encontraba en su misma condición tras Danira, con una herida de bala similar a la que portaba Maya. Gankoomon y Examon no tardaron en cubrir al grupo de humanos frente a nuevos posibles ataques. A varios metros tras el grupo se encontraba el culpable, a plena vista, no muy preocupado de que le descubrieran.

- ???: Tsk, esa rata se ha puesto en medio.

Spoiler:
 

- Hax: ¿M-Maya...?

Aturdido por la caída, Hax se acercó lentamente hacia su compañera, aún sin creer lo que sus ojos veían. Con una garra temblorosa cogió el dispositivo que había caído frente a ella, observando horrorizado cómo la intensa luz de la que antes hacía gala se iba apagando poco a poco a medida que su cuerpo desaparecía, hasta que su propio reflejo le observaba aterrado en la oscura pantalla. Dean abrazaba con fuerza a su compañero herido. Había tratado de curarle con la luz de su dispositivo, pero la herida era demasiado grande. Las partículas de luz que se desprendían de su cuerpo hacían que las lágrimas que corrían por la cara del chico brillaran con un resplandor amargo, mientras la luz de su dispositivo se convertía lentamente en estática.

Xalcer sentía una enorme presión en el pecho ante tan horrible escena, percatándose de que llevaba todo ese tiempo sin respirar. Sabía que todo aquello era solo una simulación del pasado creada por el Portal Oscuro, imposible de cambiar. No, lo que realmente aterraba al chico no era aquello. ¿Y si... hubieran sido ellos? ¿Y si hubiera sido Max el que se encontraba arrodillado en el suelo llorando por Lopmon? ¿Y si hubiera sido Alf el que aullaba de dolor ante la pérdida de Franky? Aquellos pensamientos taladraron la mente del chico, haciéndole caer de rodillas revolviéndole el estómago.

Beelzebumon alzó de nuevo su escopeta, esta vez apuntando a Mark y a Danira. Con una sonora explosión, las balas salieron despedidas de sus escopetas, solo para acabar rebotando en las alas de Examon. Gankoomon saltó a la acción, cargando su puño a la vez que un espíritu similar a los que acompañaban antes a Hackmon emergía de su espalda, pero una pequeña figura roja se le adelantó. Hax, con los ojos llorosos y lleno de ira, salió corriendo de debajo de la protección que les concedían las alas de Examon y se abalanzó sin pensar a por el asesino de Maya. Se lanzó tratando de morderle el brazo, pero Beelzebumon era más rápido. Usando la culata de una de sus pistolas golpeó en la cabeza a Hax, tirándolo al suelo junto a él. Trató de levantarse para volver a atacar, pero con un pisotón en la espalda, Beelzebumon se aseguró de que no se volviera a mover.

- Beelzebumon: Patético. ¿Y se supone que eras nuestra mayor amenaza?

El terror se reflejó en los ojos de Gankoomon cuando el demonio apuntó con una de sus pistolas a Hax. El sonido del disparo resonó en los oídos de los presentes cuando tiró del gatillo. Hax aulló del dolor. Su garra izquierda ahora yacía junto a él, disolviéndose en una nube de datos mientras la sangre no paraba de emanar de su brazo herido.

- Gankoomon: ¡¡¡Hackmon!!!

El caballero volvió a la carga con mayor fuerza aún tras ver a su pupilo retorciéndose del dolor. Beelzebumon le observó acercarse con total tranquilidad, incluso llegó a esbozar una pequeña sonrisa. Segundos antes de que Gankoomon llegara a golpearle, un látigo surgió de un cúmulo oscuro tras él, agarrándole del brazo. El cúmulo oscuro terminó de abrirse, dejando paso a una figura femenina que haría que Tientamon se desangrara de una hemorragia nasal.

Spoiler:
 

- Lilithmon: No seas aguafiestas, ¿quieres?.

Tiró del látigo mientras se relamía, forzando a Gankoomon a retroceder. Examon hizo un amago de ayudarle, pero el sonido de una bala rebotando en el metal de sus alas le hizo reconsiderarlo. Si se movía dejaría demasiado expuestos al grupo de Tamers, convirtiéndolos en un blanco fácil para Beelzebumon. Iba a realizar otro disparo de aviso, pero algo le distrajo. Con la cara inundada de lágrimas por el dolor, Hax le mordía la pierna, clavando los dientes en el cuero de sus botas. Más molesto que otra cosa, se soltó de Hax de una patada. Este salió volando varios metros, no volviéndose a levantar.

- Beelzebumon: Creo que ya es suficiente. - dijo dirigiéndose hacia Lilithmon, ignorando por completo a Hax.

- Lilithmon: Jo, nunca me dejas divertirme. - Dio otro tirón del látigo. El caballero sentía cómo este le succionaba la energía, haciéndole hincar una rodilla en el suelo.

- Beelzebumon: ¿Me ves con cara de que me importe? - dijo dándose la vuelta al tiempo que un portal oscuro surgía tras él. Se disponía a atravesarlo cuando un haz de luz golpeó frente a él, destruyendo el portal, a la vez que el látigo de Lilithmon chasqueaba al ser cortado por la mitad. Gankoomon estuvo a punto de caer al suelo, pero alguien le agarró del brazo.

- Ulforce V-Dramon: ¿Estás bien?

- Gankoomon: Os habéis tomado vuestro tiempo... - Se agarró de la mano que le ofrecía su compañero para ayudarle a levantarse.

- Magnamon: ¡¿Qué hacen ellos aquí?! ¡Se suponía que los humanos les estarían distrayendo! - dijo mientras lanzaba más haces de luz contra Beelzebumon, evitando que volviera a crear otro portal para escapar.

- Lilithmon: ¿De verdad no pensarás que nos íbamos a perder una fiesta como esta, verdad, cariño? - Lanzó un beso hacia el caballero dorado. Esto pareció enfadarlo aún más. - Además, si no hubiéramos venido, os habríais perdido la gran sorpresa. - Gritos desgarradores llenaron la pradera. Lilithmon dio un par de saltitos dando pequeñas palmas.- ¡Anda, parece que va a empezar!

La batalla que llevaba rato desarrollándose se había detenido. El resto de caballeros observaban incrédulos cómo una esfera blanca y negra cubría a Ophanimon y a Cherubimon. Ambos gritaban de dolor a medida que sus cuerpos ardían convertiéndose en datos dentro de aquellas esferas. Tras Seraphimon había aparecido un portal oscuro, del cual surgió una mano que se clavó en la espalda del ángel. Una vez los datos de ambos ángeles se quemaron, las esferas desaparecieron, mostrando lo único que quedaba de ellos, sus DigiNúcleos. Estos salieron despedidos hacia Seraphimon, quien los absorbió. Su cuerpo comenzó a brillar intensamente, cegando a todos los presentes. La luz se disipó poco a poco, mostrando la nueva forma de Seraphimon.

Spoiler:
 

La mano que se encontraba clavada en su espalda se soltó y desapareció tras el portal, el cual se agrandó para dejar paso a su dueño.

Spoiler:
 

Alphamon y el resto de Caballeros Reales retrocedieron. A pesar de que ahora se trataba de dos en vez de tres, por la cara de estos estaba claro que esto no eran buenas noticias.

- Examon: Demon...

- Magnamon: ¿Otro Gran Demonio? ¡Nos dijistes que solo eran seis!

- Lilithmon: ¿Por qué crees que nos llaman los Siete Grandes Señores Demonio, encanto?

Magnamon se disponía a atacarla, pero se detuvo sorprendido al igual que todos los presente al ver cómo una esfera blanca y negra se creaba alrededor de Lilithmon, Beelzebumon, e incluso Demon.

- Beelzebumon: ¡¿Pero qué?!

Al igual que ocurrió con los dos ángeles, los datos de los demonios comenzaron a arder, llenando el aire con sus gritos de dolor. En cuestión de segundos no quedó rastro de ellos, a excepción de sus DigiNucleos, desapareciendo dentro de portales oscuros, para aparecer en las manos de Lucemon.

- Lucemon: Tener que compartir el título de Gran Demonio con vosotros es un insulto. - Otro portal surgió junto a él, expulsando otros dos DigiNúcleos. - Que la bestia de Leviamon fuera el único con dos dedos de frente para esconderse en su propio mundo demuestra lo inútiles que fuisteis el resto. Y ahora, patanes miembros de los Caballeros Reales, ¡espero que estéis listos para la purificación!

Con los cinco DigiNúcleos de los Grandes Demonios, comenzó a absorber su poder. Ante los ojos de todos, su tamaño comenzó a crecer desmesuradamente, perdiendo por completo su forma humana y adoptando una más salvaje. El cielo volvió a oscurecerse, pero a diferencia de como lo hizo Querubimon, no se trataba de nubes de tormenta. La luz estaba siendo consumida, dejando tras de sí nada más que un cielo negro y vacío. Continuó creciendo hasta adoptar un tamaño descomunal, incluso llegando a superar al propio Examon.

Spoiler:
 

El nuevo Lucemon rugió con tal fuerza que les obligó a taparse los oídos. Toda la vegetación que se encontraba cerca de él comenzó a marchitarse y a morir, convirtiéndose en simples datos. Y no solo las plantas. La tierra, las piedras, incluso el aire a sus alrededor parecía desintegrarse ante su mera presencia. Las seis runas a su espalda comenzaron brillar, disparando rayos de energía por todo el lugar de manera indiscriminada. Los Caballeros Reales restantes se acercaron en un intento de reagruparse.

- Dukemon: ¿Qué demonios es esa cosa?

- LordKnightmon: Lucemon Modo Satán. Las viejas leyendas lo etiquetan como el Dragón de la Purificación, portador de la Corona de los Siete Pecados Mortales y aquel que traería consigo el fin del Mundo Digital.

- Ulforce V-dramon: Ya he perdido la cuenta de cuántos "traedores del fin" hay.

- LordKnightmon: Más te vale tomártelos en serio, Ulforce. Subestimarlos sería tu último error.

Uno de los rayos de Lucemon impactó cerca del lugar, desintegrando la tierra que había alcanzado y haciendo que llovieran pequeños trozos de roca.

- Dukemon: Está completamente descontrolado. Ni siquiera nos apunta a nosotros.

- Examon: Le falta uno de los Sellos. - El dragón carmesí no había apartado la mirada de Lucemon en ningún momento. Efectivamente, solos seis marcas brillaban en su espalda. - Está incompleto, por lo que es incapaz de controlar todo su poder.

- Gankoomon: Más motivo para hacer algo cuanto antes. A este ritmo habrá destruido todo el servidor en menos de una hora.

- LordKnighmon: Puedes intentar todo lo que quieras, pero nada de lo que hagas tendrá efecto.

- Gankoomon: ¿Qué quieres decir con eso?

- LordKnightmon: ¿Ves la esfera que porta entre sus manos? - Señaló al gigantesco orbe que sostenía Lucemon. La niebla de su interior se retorcía como si tuviera vida propia. - Cualquier ataque contra Lucemon será absorbida por ella, haciendo cualquier esfuerzo completamente inútil.

- Gankoomon: Para tratarse de un Digimon que solo aparece en fábulas sabes mucho sobre él, LordKnightmon.

- LordKnightmon: Mientras tu te obsesionabas con ese Digimon, otros nos dedicamos a investigar a nuestros enemigos.

- Omegamon: ¡Basta! - grito viendo cómo se iban caldeando los ánimos entre el grupo de caballeros. - No es el momento ni el lugar para discutir entre nosotros.

- Magnamon: Pero si lo que dice LordKnightmon es cierto, nuestros ataques no le harán nada.

- Dukemon: ¿Y si destruimos su esfera?

- Ulforce V-dramon: Lo absorbería todo antes de que consiguiéramos hacerle el más mínimo rasguño.

Alphamon giró la cabeza ligeramente para mirar a Examon. Este simplemente negó levemente con la cabeza.

- Examon: Se la entregué hace siglos a los Cuatro Grandes Dragones para su custodia. - Alphamon asintió y volvió su atención hacia el resto, un poco decepcionado.

- Magnamon: ¿Y si lo expulsamos?

- Dukemon: ¿Expulsarlo?

- Magnamon: Si creamos un portal lo suficientemente grande podríamos desterrarlo a una dimensión vacía. Así dejaría de ser una amenaza.

Alphamon y Omegamon intercambiaron miradas ante la propuesta. Ambos asintieron.

- Omegamon: Todo en posición. Con un portal de esas dimensiones no dispondremos de mucho tiempo antes de que cierre.

Ambos Digimon se alinearon mientras el resto se preparaba para lanzar al Dragón de la Purificación a través del portal que estos comenzaron a abrir. Un agujero espacio temporal surgió tras Lucemon y aumentó de tamaño a gran velocidad. A través de este solo se podía ver una oscuridad y un vacío infinitos capaces de rivalizar con el la oscuridad del propio cielo. Una vez hubo alcanzado el tamaño necesario se detuvo, comenzando a cerrarse lentamente.

- Omegamon: ¡Ahora, rápido! - ordenó al resto de caballeros, tenso ante el esfuerzo que estaban realizando Alphamon y él para mantener el portal abierto todo lo posible. Sin necesidad de que se lo dijeran dos veces, todos saltaron inmediatamente al asalto. Ya que sus ataques no resultaban efectivos contra él, se limitaron a simplemente a empujarlo evitando sus llamaradas. Todos aportaron su granito de arena, pero casi que el único conseguía hacer que se moviera era Examon gracias a la similitud de sus tamaños. El resto parecían hormigas tratando de mover una piedra. Poco a poco consiguieron desplazar al colérico dragón hacia un aún más reducido portal. En un arranque de ira y como en un momento de claridad, los sellos de Lucemon se encendieron, lanzando sus rayos en dirección de Omegamon y Alphamon.

- Magnamon: ¡Cuidado!

El caballero dorado voló hacia ellos, sabiendo que si les alcanzaban el portal se cerraría. Segundos antes de que les golpeara, Magnamon se colocó delante y su armadura comenzó a emitir un aura luminosa a modo de escudo. Este aura bloqueó los rayos, al menos en gran medida. Magnamon cayó al suelo con partes de su cuerpo y su armadura ardiendo con llamas negras, las cuales parecían estar consumiendo sus datos. El caballero trató de apagarlas, pero lo único que conseguía es que sus manos también ardieran. En un último intento antes de ser consumido por las llamas, un destello cubrió el cuerpo de Magnamon, convirtiéndose en un V-mon. El pequeño Digimon azul observó cómo el DigiMental de los Milagros se desintegraba a su lado, pasto del fuego. Los sellos comenzaron a iluminarse de nuevo.

- Dukemon: ¡Examon, encárgate tu de empujarlo!

Dicho esto, el resto de caballeros se dirigieron a proteger a Alphamon y a Omegamon de más ataque, dejando solo al dragón carmesí. Xalcer, Shademon, Mark y Claw eran los únicos del grupo que observaban expectantes como el dragón negro se iba acercando más y más al portal. Lo que ninguno de ellos esperaba era ver cómo los seis sellos se volvían a iluminar, esta vez disparando varios rayos en dirección a ellos.

- Omegamon: ¡No!

Inconscientemente, y llevado por su instinto de caballero, corrió a socorrer a los humanos, desconcentrándose y haciendo que el portal se cerrara más rápidamente. Se encontraba demasiado lejos como para llegar a socorrerlos, pero por fortuna Ulforce V-dramon sí. Como una centella azul, el caballero
se situó frente a ellos, con su escudo de energía alzado.

- Omegamon: ¡Ulforce V-dramon!

El escudo del caballero había desaparecido, al igual que su brazo. Xalcer y los demás observaron horrorizados cómo ante sus ojos las llamas devoraban el resto de su cuerpo en solo cuestión de segundos, dejando tras de sí una pequeña estela de datos que se disolvían en el aire.

- Omegamon: Ulforce...

- Alphamon: ¡Omegamon, no es el momento de llorar a los caídos!

El portal seguía cerrándose, a una velocidad alarmante. A ese ritmo, el portal se cerraría en cuestión de segundos. Omegamon trató de contenerlo de nuevo, pero ya no había vuelta atrás. El portal se cerraba y no disponían del tiempo ni de las energías para abrir otro. Examon rugió y, para sorpresa de todos se apartó del dragón. Su cuerpo comenzó a iluminarse, separándose en dos cuerpos distintos. Uno de ellos cayó al suelo.

Spoiler:
 

El otro Digimon trajo un recuerdo amargo a la mente de Xalcer. Un gran Wingdramon flotaba frente a Lucemon, mirando al otro Digimon. No dijeron nada, simplemente se miraron el uno al otro hasta que el dragón verde asintió. Con una fuerte explosión, el Wingdramon desapareció, solo para placar a Lucemon segundos después a una velocidad inimaginable. Gracias al impacto, Wingdramon consiguió empujar al dragón oscuro dentro del portal. Segundos después este terminó de cerrarse, confinando ambos dragones Dios sabe dónde. El silencio inundó el lugar. El sol volvió a brillar a la vez que la oscuridad comenzaba a disiparse.

- Dukemon: ¿Se... acabó?

- LordKnightmon: Esperemos que este victoria no sea solo temporal.

- Omegamon: Una victoria, pero a qué precio... - dijo como para sí mismo observando a todos a sus alrededor.

El grupo de Tamers estaba completamente destrozado, Ulforce V-dramon había muerto, V-mon no volvería ser un Caballero Real sin su DigiMental y Examon había sacrificado su mitad para encerrar a Lucemon. Era difícil considerar aquello una victoria. Gankoomon voló hacia donde se encontraba Hax inconsciente. Agarró al pequeño Digimon con cuidado y comenzó a caminar, alejándose del resto.

- Dukemon: ¿Qué estás haciendo?

Gankoomon no contestó. Siguió caminando, tratando de hacer el menor daño posible a la herida de Hax.

- Groundramon: Nuestro tiempo ha llegado a su fin.

Todos se volvieron hacia el dragón esmeralda que antes era Examon. Este agarró a V-mon y lo montó en su espalda.

- Dukemon: ¿Qué quieres decir?

- Groundramon: Los Caballeros Reales siempre han sido un ejemplo para todos los Digimon. Los defensores del Mundo Digital, aquellos que traen luz y esperanza en momentos oscuros. Después de lo ocurrido hoy, temo decir que no lo somos.

- Dukemon: Pero hemos ganado, ¿no?

- Groundramon: ¿Eso crees? Mira detrás tuya.

Dukemon se volvió. Tras él, un destrozado grupo de humanos, heridos tanto física como mentalmente.

- Groundramon: ¿De verdad crees que eso es lo que hubiera permitido un Caballero Real? ¿Un Caballero Real hubiera permitido que miles de humanos lucharan entre ellos en una estúpida guerra? No, no somos Caballeros Reales. Nuestro momento de gloria acabó. Es hora de bajar de nuestro pedestal, aún cuando la imagen de los Caballeros siga trayendo esperanza a los Digimon. Tenemos que dejar nuestro legado en manos de las nuevas generaciones. - dijo mirando a Hax en los brazos de Gankoomon, ahora un punto en la distancia.

Nadie dijo nada, procesando las palabras del dragón. Miró hacia el grupo de Tamers.

- Groundramon: Será mejor que llevéis a los chicos a un sitio seguro. Necesitan descansar, y tiempo... Mucho tiempo.

- Alphamon: ¿Qué harás tú?

- Groundramon: V-mon y yo iremos al templo de los Cuatro Dragones a buscar consejo. Después, solo el tiempo lo sabe.

- Alphamon: Buena suerte, viejo amigo.

Groundramon y V-mon se despidieron del resto de caballeros e iniciaron su marcha. Alphamon abrió otro portal. LordKnightmon y Dukemon cruzaron primero mientras Omegamon ayuda a Danira y a Dean, los más afectados. Xalcer observaba entristecido cómo ambos cruzaban el portal, completamente destrozados por la pérdida de sus compañeros y aamigos.Mark se disponía a seguirles, pero Claw le agarró de la camiseta, deteniéndole. Miraba deprimido al suelo.

- Mark: ¿Qué ocurre?

- Claw: Prométeme... Prométeme que tu... no me dejarás...

- Mark: ¿Dejarte? ¿A qué te refieres?

Claw le miró a los ojos. Las lágrimas caían por sus mejillas escamadas.

- Claw: Prométeme que no me dejarás como Maya.

Mark le miró durante unos segundos, sorprendido. Se agachó frente a él y le abrazó.

- Mark: Eres mi lagartija, ¿recuerdas? Sería incapaz de abandonarte. Tenlo por seguro

Aquel acto de bondad habría conmovido a Xalcer si no fuera porque ya sabía de antemano como iba a acabar todo al final. Un golpe en su espalda le hizo volverse.

- Shademon: Por mucho que me guste historia, tenemos que irnos. YA. ¿O es que ya has olvidado a tu querido dragoncito azul? Mas te vale encontrar ese dispositivo si quieres volver a verle.

- Mark: ¿Dispositivo? ¿No te referirás a este? - dijo sacando un extraño dispositivo de su bolsillo.

- Shademon: ¡¿Lo tenías tu todo este tiempo?! - saltó de repente. Xalcer puso el brazo frente a él para que no lo cogiera.

- Xalcer: ¿Dónde lo has encontrado?

- Mark: Apareció de repente antes de que entráramos por el portal. Cutemon fue a cogerlo pero recibió unos cuantos golpes por el camino. Ah, sí. También apareció esta cosa. - Metió su mano en el bolsillo otra vez y le entregó el Emblema del Conocimiento.

- Xalcer: Muchísimas gracias, Mark. - dijo aceptando ambos objetos.

Al cogerlos, estos reaccionaron en la mano del chico, comenzando a brillar intensamente, inundando todo el mundo a su alrededor. La realidad comenzó a distorsionarse y a desaparecer, enviándoles de vuelta a su mundo.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Digital World   

Volver arriba Ir abajo
 
Digital World
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 8 de 8.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8
 Temas similares
-
» Creepypasta: Call of duty: World at War
» Nuevo camiño hacia el Nirvana digital?...
» Sky Captain and the World of Tomorrow
» [MMORPG] The World Of Gatheryn
» sonido de blu ray en ampli dolby digital y dts

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
~Welcome To Las Noches~ :: Hueco Mundo, "Las Noches" :: Rol-
Cambiar a: