Foro de Bleach~
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Digital World

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7
AutorMensaje
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2797
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Ago 17 2017, 13:31

Max y Lopmon acompañan a la Cazadora y a su compañero a una zona algo apartada.Nuestra pareja de Tamers,tensa como el pellejo de un tambor,se prepara para defenderse ante cualquier amenaza.La Cazadora,al ver como el chico acerca su mano al D-Arc,sonríe.

-Cazadora:Vamos a hablar solo,chico.

No tardan mucho en llegar al lugar que la Cazadora quería llevarlos:otro trozo de césped como cualquiera de alrededor.Se quita la banda que lleva alrededor de la cintura,cargada hasta los topes de D-Arcs,aunque no todos lo son.Lopmon y Max se dan cuenta de que es ella la que lleva lo que entraron a buscar.La Cazadora no tarda en cogerlos.Aquí es ella quien manda.

-Cazadora:¿Cómo has conseguido llegar hasta este Portal?

-Max:Después de que unos de los nuestros entraran en uno de los Portales,la batalla no cesó.Contamos con cierta ayuda para escapar,pero aun así tuvimos que abrirnos paso hasta aquí.

-Lopmon:Tuvimos que usar hasta la última gota de energía,pero ahora estoy listo de nuevo...por lo que salga.

-Gargomon:Hold'ja horses!Creo que no ves en la situación en la que estáis,pazguato.

La Cazadora le hace una señal al Digimon para que se relaje.

-Cazadora:Había un chico entre vosotros,¿verdad?Piel lechosa,ojos oscuros.Le acompañaba un Strabimon.Dave se llama.

-Max:¿Q-

-Cazadora:No intentes vacilar ahora.

-Lopmon:Cazadora...¿Eres la hermana de la que hablaba,?

-Emi:Me llamo Emi.Y sí,soy su hermana.Vamos a hacer una cosa.Y,por vuestro bien,será mejor que aceptéis.-Tiende el dispositivo a Max.-Eso y el Emblema por llevarme a vuestro cuartel para que pueda verlo.

El chico se queda dubitativo.Ha sido demasiado fácil.

-Max:...Tengo un par de preguntas antes.

-Emi:Bueno,si eso significa que me llevaréis,¿por qué no?

-Max:Estáis relacionados con Digimon Monarca,¿verdad?.Y...¿Por qué te alías contra los humanos?

Emi la Cazadora se levanta e inicia la marcha,escoltada por un recién de-evolucionado Terriermon.Max y Lopmon les siguen.

-Terriermon:Da.Ella esta rrrrrelasionada con el Monarrrca.

-Emi:Es un antepasado muy lejano.Lo averigüé de casualidad al poco de llegar al mundo Digital.No es algo que me moleste o agrade.Simplemente está ahí.En cuanto a tu segunda pregunta.No me alío en contra de los humanos.Me alío con mi propio beneficio.Como acabo de decirte,ni me molesta o agrada ser descendiente de Digimon Monarca,aunque no era mala su idea de tener subalternos bajo su mandato.No obstante,no era esa la manera.Necesitaba mezclarme entre los Digimon,ganarme su confianza para ir ascendiendo en el estatus social.Ahí fue cuando conocía Crimsom.Terriermon aprendió muy rápido ahí.Pero claro,algunas veces había que mancharse las manos...-Mira a Max.-No quiero ser una tirana como mi antepasado lo fue.¿Has oído hablar de los Chimairamon?Fue ese desquiciado el que empezó a diseñar el código para producirlos.Dios,hasta tenía una fortaleza que parecía un wc de roca.Es cierto,sí.

-Terriermon:Fue entonses kuando Emi ssse ganó el apodo de la "Cassadorra".

-Emi:...

-Lopmon:...¿Cazaste niños?

-Emi:Sí...No aquellos que iban contra Crimsom,sino los que abusaban de sus Digimon o los abandonaban.Crimsom empezó a confiar en mi.Vieron que me preocupaba de los Digimon,y exterminaba a esos invasores humanos que tanto odiaban.

Max es consciente de lo próximo que había llegado a estar de ser una posible víctima de la Cazadora.

-Max:¿Por qué queréis los Emblemas y los Dispositivos?

-Emi:Son los Acólitos los que los quieren.Verás,no todos en Crimsom están de acuerdo con ellos,aunque no te negaré que una buena parte los apoya.Es por ello que entré en el Portal.Si conseguía hacerme con ellos antes que vosotros,podría volver a mi base.

-Max:Pero parecía como si tu los custodiaras...

-Emi:Una buena líder tiene que saber actuar de cara al público.Que entraras tu en ese momento fue mera casualidad pero,como se suele decir,no hay mal que por bien no venga.

Emi les lleva a lo que parece ser una brecha en el aire.

-Emi:Estos Portales son especiales.Pueden interconectarse entre ellos,en caso de que un Acólito o afiliados entren y quieran moverse entre ellos.-Saca el Dispositivo Sagrado y,con un haz de luz,la brecha se amplía.-Vamos a buscar a tus compañeros y a mi hermano.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.


Última edición por Maximirusu Pauaa el Sáb Ago 19 2017, 23:50, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 510
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Sáb Ago 19 2017, 02:37

Vamdemon, Alf, Patamon y Franky se habían alejado a toda prisa. Cualquier movimiento que efectuara el dragón dorado desencadena una catástrofe. Cada pisada crea temblores que bien se podrían confundir con terremotos y, al barrer la cola, levanta vientos que arrastran todo aquello que no esté clavado al suelo. El grupo se refugia en una cueva que está a salvo gracias a la distancia que hay entre ella y las calamidades naturales provocadas.

-Patamon: ¿Por-por qué está aquí el Dragón Amarillo?- pregunta impaciente- ¡Fue derrotado por los ángeles hace milenios!

-Vamdemon: Como ya dije antes, al lado del Portal Oscuro en el que estamos hay un mundo que simula el tiempo en el que Huanglongmon aún existía sobre el Mundo Digital. Esperaremos aquí a que se calme y empezaremos a buscar el dispositivo y el Emblema. Son las únicas pistas que tenemos para encontrar una salida a nuestro mundo.

-Patamon: ¿Cómo es que un Digimon oscuro como tú sabe el nombre del dragón que lo dominó todo una vez por encima de las Bestias Sagradas? ¿No sale eso un poco de tus conocimientos sobre demonios y rituales diabólicos?- pregunta sospechoso. Parece que el miedo ya no domina su lengua.

-Vamdemon: Mh… - suspira resignado y continúa- Solía investigar y resolver casos paranormales en la Isla File. Me llevó a aprender sobre muchos mitos y leyendas, como las Escrituras Sagradas, que recoge hazañas y hechos sobre Digimon del tipo Ángel. Imagino que estás bien familiarizado con esos registros.

El pequeño que tiene alas por orejas parece perplejo por lo que oye.

-Patamon: Leíste las Escrituras y aun así… ¿tomaste esta forma?

-Vamdemon: La evolución tiene más que ver con el entorno del Digimon que sus creencias religiosas, pequeño- replica con un tono con el que parece querer terminar el asunto-.

El humano que está con ellos le pone más atención a la carta que tiene manoseando en su bolsillo desde hace un rato. Hay una pregunta que le corroe la cabeza y que no se termina de decidir a lanzar hasta minutos después de la conversación anterior.

-Franky: Perdona… ¿sabes por qué tengo esto?- muestra la carta en la que se ve un dibujo de Vamdemon atacando con “Corriente Sangrienta”, el látigo de energía roja tan característico del Conde.

El ex-Acólito se queda mirando el objeto que el muchacho tiene en su mano sin decir palabra por unos instantes.

-Vamdemon: ¿Por qué crees que yo tengo la respuesta? ¿De dónde has sacado este extraño objeto con mi imagen?

-Franky: Pues… -no se esperaba eso. ¿Sería posible que el Digimon tenebroso no conociera acerca de las cartas que portan los Tamers?- Se supone que conseguimos estas cartas cuando nos hacemos amigos de Digimons. Y esta carta me la encontré en mi bolsillo cuando dejamos el pueblo en el que nos vimos por última vez.

-Vamdemon: No sé qué decir… - el semblante del Conde le muestra pensativo- Es cierto que, quizás, me cayerais en gracia vosotros dos- refiriéndose a Alf y a Franky- tras defenderme de Phantomon y ver que no me tratabais más como a un monstruo. ¿Con eso bastaría?

-Puede que eso ayudara, pero hay otra razón de mayor peso- la nueva voz procede del exterior de la cueva. Para la sorpresa del imprevisto grupo que sale a saciar su curiosidad, aquel quien se encuentra delante de ellos es un Angemon. Vamdemon mira con fiereza al recién llegado, mientras que la mirada de asombro de Patamon se torna a otra con alegría-. No os preocupéis. No os atacaré si no me provocáis- avisa el humanoide alado-. Te veo alterado, demonio. ¿Quizás es porque te recuerdo a alguien?- El Conde no contesta a la provocación, pero su expresión sí que parece reaccionar levemente- Lo sabemos todo sobre ti, Conde de la Mansión Greylord. Eso incluye tu vida anterior de convertirte en un Acólito Sombrío. Déjame adivinar, ni si quiera aquellos a quienes consideras tus amigos saben de lo que hablo, ¿me equivoco? Eso no está bien. La base de la amistad es la confianza.

-Patamon: ¡Un momento!- observa asustado una vez más al dueño de la mansión antes mencionada- ¿Eres un Acólito Sombrío?

-Angemon: Lo FUE, no mentiré. Y la razón de por qué fue uno es, bueno, digna de un cuento de hadas. Pretendías utilizar la Fuerza Negativa para traer a alguien de vuelta a la vida- dice dirigiéndose directamente al vampiro-. Alguien que te fue arrebatado por un Angemon. Pero no hubo malas intenciones, ¿cierto? Tu pequeña amiga, aunque formaba parte de los Digimons del tipo Sagrado, llegó a tu hogar. Su constitución era débil debido al entorno maldito que le rodeaba. Pero entonces llegó a tu puerta un Angemon, alguien que deseaba poner a salvo a la desdichada criatura. Te importaba mucho y por eso confiaste en él. Se la llevó. Fue la última vez que la viste. No fue lo mismo para el ángel. Tiempo después regresó y te transmitió la funesta noticia. Se había ido. Para siempre. Y tú, como el caballero que recurre al diálogo antes que a la violencia que eres, le partiste en mil pedazos al instante de oír el destino de a quien querías- el Conde es víctima de ojos acusadores mientras escuchan la historia-. Así comenzó todo, ¿no es así?

-Vamdemon: Muestra quién eres en realidad. Has dejado más que claro que eres alguien muy cercano a los Acólitos Sombríos… si no eres uno tú mismo.

-Angemon: Antes de irnos por las ramas, me gustaría ofrecerte algo. Sé mucho de ti, así que sería apropiado que te diera información igual de valiosa, que te interesa.

-Vamdemon: ¿De qué podría tratarse?- su voz siniestra se endurece, dando a entender que la situación le irrita más y más.

-Angemon: Toda materia que se encuentre en el Mundo Digital está hecha de datos, ¿cierto? Para los humanos que vienen aquí no es ninguna excepción. Se les da cuerpos hechos de datos donde puedan albergar sus mentes. Sin embargo, no se crean nuevos datos para eso. Se utilizan datos consumibles de Digimons caídos- a pesar de la notoria impaciencia que le produce el monólogo que está teniendo el ángel, Vamdemon no dice nada, pero prepara un nuevo plan en silencio-. Al entrar a los nuevos Portales, hemos sido capaces de analizar los cuerpos de los humanos. En éste, en particular- señala a Franky-, encontramos datos de una Gatomon.

-Vamdemon: ¿Y? ¿Cómo esperas que reaccione? Debe de haber cientos de Gatomons en el Mundo Digital, y eso sin contar con el número de los que habrán muerto a lo largo de su historia. De todas las que hay, ¿cómo estáis tan seguros de que se usaron sus datos para recrear el cuerpo de este humano?

-Angemon: A través del análisis, también descubrimos la fecha y lugar de la defunción en los datos que contiene el chico. La coincidencia te dejaría patidifuso- nadie levanta la voz hasta que Angemon lo hace tras unos instantes-. Examina tus sentimientos, ¡sabes que es verdad!

-Franky: Espera, a ver si lo he entendido- susurra a su compañero con cuidado-. ¿Dicen que mi cuerpo está hecho de la novia muerta de Vamdemon y por eso soy su amigo?

-Alf: Ni yo mismo hubiera dicho un resumen mejor- trata de responder con la misma intensidad en la voz-. Es como uno de mis cómics japoneses- expresa con toda la seriedad del mundo-.

-Angemon: Te propongo que mates a su Digimon y te lleves al humano. Quieres resucitarla y ya tienes una parte del trabajo hecho, ¿no?

-Patamon: Pero eso está mal. Resucitar a los muertos atenta a… a todo lo que he aprendido hasta ahora. A-a menos que sea por voluntad divina- se puede sentir el temor en sus palabras-.

-Angemon: Debe hacerse. Como dicen; “los caminos del Señor son inescrutables”- contesta con una sonrisa en la cara, como si pensara que ha convencido a alguien-.

El Conde permanece callado. Le cubre un aura tenebrosa que enseguida se ve que son murciélagos a su alrededor. Mira a Franky con ojos fríos. Alf teme lo peor y se interpone entre los dos, gritando al humano de que le haga evolucionar una vez más. Pero entonces, Vamdemon se gira hacia Angemon y manda hacia él a sus pequeños súbditos voladores. Cubren al ángel, le atosigan y le mordisquean. Vamdemon avanza rápidamente, agarra por el cuello al Digimon de alas blancas y le levanta por encima del suelo.

-Vamdemon: ¿Algo más que quieras decir antes de “ascender”?- sus ojos se vuelven rojos sangre.

-Patamon: ¡Espera, no deberías hacer eso!- grita a lo que acontece delante de él como una blasfemia.

-Angemon: Sí… - le cuesta hablar por razones obvias. Forcejea para tener la garganta despejada- ¡En el nombre de Lucemon, aquel que traerá la civilización al Mundo Digital una vez más y en nombre de todos los Digimon Ángeles, seréis detenidos por interferir en el ataque a Huanglongmon!

-Patamon: ¡¿Qué?!

Cuatro Digimons con una apariencia similar a la de Angemon, sólo que estos tienen únicamente un par de alas y el ropaje tiene colores distintos, surgen de detrás de rocas próximas a la cueva y vuelan hasta el ángel agredido.

Pidmon:
 

Alf se une a Vamdemon para enfrentar a los nuevos enemigos. Patamon sale  de la caverna corriendo, se aleja de la pelea y mira fascinado cómo un montón de otros ángeles descienden de las nubes que cubren el cielo en dirección al Dragón Amarillo. Es un gran ejército formado por muchos Digimons de apariencia sagrada, muchos con aspecto de ángeles, pero entre ellos los hay que portan armaduras que dejan claro que sus rangos son elevados. En medio de aquellos que aparentan ser poderosos e importantes hay un ser con forma de niño de pelo rubio y múltiples alas quien parece dar un discurso y órdenes. Las entidades angelicales comienzan a lanzar luces y rayos que impactan en Huanglongmon. Éste, a pesar de no mostrar sufrimiento, no duda en defenderse. Acumula en su enorme boca dentada energías que se concentran en una esfera y la lanza hacia la vanguardia de los voladores. Ésta se separa, pero los más rezagados son alcanzados y sufren con agonía por unos segundos antes de desaparecer ardiendo. Los que se han salvado rodean al gigantesco reptil, esperando a tener ventaja si atacan desde todas direcciones, aunque para ello tendrán antes que evitar los tornados que provoca el dragón al barrer su cola y los levantamientos repentinos de tierra que impulsa al dar golpes con sus pesadas patas. Es como ver un intento de Dios de doblegar a la misma naturaleza por la fuerza. Los temblores hacen que aquellos que están peleando cerca de la cueva encuentren difícil moverse en el suelo.

-Vamdemon: ¡Grito de Muerte!

Una onda sombría con la forma de una cara demoníaca acierta en tres de esos ángeles de bajo rango y les paraliza, haciendo que caigan al suelo. El último Pidmon trata de golpear al vampiro con su arma, pero es interrumpido por Alf, quien muerde la mano armada del ángel hasta casi triturarla entre sus dientes. El Digimon alado da desesperado dos puñetazos al hocico del dragón peludo para zafarse. Alf termina por darle una patada y lo manda a volar contra una roca cercana, con la que choca y cae sin conocimiento. Vamdemon pone los pies en el suelo y trata de recuperar el aliento a pesar de las bruscas vibraciones. De pronto, Angemon surge de detrás del Conde y le clava en la espalda con saña un tridente rojo que repentinamente tiene en sus manos. Al tiempo que aprieta el arma contra la carne del vampiro y le obliga a arrodillarse, su auténtico aspecto es revelado. Como cuando tenía la apariencia de Angemon, su forma es la de un humanoide, aunque ahora viste ropas oscuras y tiene una cara roja con un par de cuernos en la frente.

Phelesmon:
 
Descripción:
 

-Phelesmon: Deberías haber sido más honesto contigo mismo y tomar aquello que querías. Pero decidiste portarte como algo que ningún miembro de tu familia debería haber aspirado a ser jamás; un héroe. ¡¿Y todo POR QUÉ?!- Aplica más fuerza al empalamiento al hacer la interrogativa.

En ese momento, Franky pasa la carta de evolución por el lector de su dispositivo, haciendo que Alf pase de ser Dorugamon a Grademon. Con la única espada que le queda, ejecuta un arco horizontal con el filo de su arma. Hubiera cercenado la cabeza del demonio si éste no hubiera soltado su tridente y se hubiera alejado a tiempo. El terremoto aún persiste, lo que hace que Phelesmon pierda el equilibrio y caiga de espaldas. Cuando Alf está por atravesar el corazón de su enemigo, una inmensa bola de fuego cruza el cielo y se estrella a lo que parecen kilómetros de allí. Al impactar, provoca una onda expansiva que, aun debilitada al llegar a donde están, barre a Phelesmon, Alf, Vamdemon y a Franky, junto a los Pidmons noqueados. Al terminar de correr tal poderoso viento, el humano levanta la cabeza y ve un aparato igual al de la imagen que Vamdemon les mostró y el Emblema con el símbolo de la Sinceridad. Ambos objetos están junto a un Phelesmon tumbado boca abajo en el suelo.

-Alf: ¡Cógelos, rápido!- insta a su compañero mientras se levanta a pesar del tambaleo que sufre la superficie debajo de él.

-Franky: ¿Y Vamdemon?- señala con la mirada al Conde caído a metros de él con el tridente todavía clavado en su espalda.

-Alf: Yo le ayudo, ¡apresúrate!

El caballero dorado se acerca al ex-Acólito y saca con poco esfuerzo el arma que le hiere. Alf acerca su cabeza a la cara del vampiro para comprobar si sigue consciente.

-Vamdemon: Tenemos que marcharnos… el combate se agrava.

Es tal como dice. La batalla entre los ángeles y el inmenso dragón se acercaba cada vez más a su posición. Algunos de los ataques de los Digimons sagrados impactan en la tierra, explotan en luces cegadoras y borran todo a lo que alcanzan. El espadachín carga al Conde en su espalda y está dispuesto a ir donde está el chico, pero se detiene al ver a Patamon ensimismado con el acontecimiento histórico.

-Alf: ¡Patamon! ¿Qué haces? ¡Tenemos que irnos!

-Patamon: ¡Qui-quiero verlo con mis propios ojos! ¡Nunca más tendré la oportunidad de ser testigo de cómo los ángeles enterraron a Huanglongmon en lo más profundo del Mundo Digital y establecieron un nuevo orden!

-Alf: ¡Te matarán antes! ¡Y todavía tienes algo que hacer! ¿No es así?

Esas palabras parecen calar muy hondo en el mamífero naranja. Sabe que tiene razón y por nada del mundo decepcionaría a la Gran Ángel que le dio tal tarea divina. Finalmente le da la espalda al espectáculo y acompaña al Grademon a donde va. Franky en ese momento avanza hacia el dispositivo y Emblema perdidos. No sólo los temblores le hacen ir más lento, sino también el miedo a que Phelesmon despierte y le despedace en el mismo lugar que yace. Pero no corre esa suerte, ya que logra tener en sus manos ambos artefactos. Estos brillan, como una forma de manifestar la enhorabuena por completar una misión. En ese instante Alf se hallaba al lado del humano junto a Patamon y cargando al malherido Vamdemon. La luz se hace más intensa y cubre todo a la vista. Les engulle a ellos mismos, a la cueva, a la guerra entre los ángeles y el dragón dorado, Phelesmon sonriendo mientras se levanta triunfante…

La realidad se deshace a su alrededor hasta quedar la que había anteriormente, aquella a la que pertenece la iglesia que abandonaron. Una onda de luz, que surge desde donde están, golpea todo. A los que estaban enloquecidos por estar ahogados en la oscuridad los tranquiliza hasta el punto de dejarlos dormidos, mientras que los que combatían contra ellos y forman parte del bando del ex-Acólito simplemente son cegados por unos segundos. Cuando recobran la visión, contemplan asombrados a Franky, a Alf y a Vamdemon siendo cargado por el segundo. A Patamon ni le miran, pero el pequeño tiembla de miedo al estar frente a Digimons que no se podrían catalogar de bien vistos.

-Phantomon: Gracias a Anubismon que habéis vuelto. No sé lo que habéis hecho, pero estas bestias han dejado de luchar en cuanto regresasteis.

El guerrero que venció una vez al mismo Phantomon acomoda en uno de los asientos del lugar a quien había hecho un trato con el mismo fantasma para conservar la cordura. Alf vuelve a ser un Dorumon para ahorrar energías.

-Phantomon: Está herido- observa el espectro- Pero sobrevivirá. No es fácil matar a un no-muerto con violencia física.

-Franky: ¿Y los demás?- pregunta tras echar un vistazo al lugar y comprobar que sólo están algunos Digimon del bando ganador de esa batalla y los que habían caído dormidos recientemente.

-Phantomon: Se adelantaron para hacer su trabajo. Cosa que veo que tú ya has conseguido.

El chico ve lo que dice. Sostiene en sus manos el Emblema y el dispositivo que fueron usados una vez para enfrentar a una gran amenaza en el pasado. Un no todavía recuperado Vamdemon abre los ojos y da la siguiente orden.

-Vamdemon: Tenemos que reunirnos con los demás cuanto antes.

-Phantomon: No voy a dejar que mueras de una manera noble, pecador- replica con un renovado desprecio en su voz-. Bebe algo de sangre o lo que sea que consumáis los de vuestra especie y levántate de una maldita vez para que podamos continuar.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2797
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Ago 20 2017, 00:40

La brecha les conduce de vuelta a la las cercanías de la Iglesia.Max y Lopmon intentan no mirar a los restos de la masacre.

-Max:Tenemos que buscar a mi g-

Emi le lanza el dispositivo.El chico lo coge con la misma avidez que un perro hambriento devora un hueso.

-Emi:Primero,mi hermano.Luego buscas a tu grupo todo lo que quieras.

-Lopmon:Si recuerdas,Dave vino con nosotros.Si encontramos al equipo,posiblemente lo encontremos a él.

-Terriermon:Tiene rrrrasón,Emi.Es la manerrra más sensilla.

Con resignación,la Cazadora es guiada hasta la zona de la Iglesia...o lo que queda de ella.Los datos de Digimon todavía moribundos colman el aire.Intentando evitar malos pensamientos,empiezan a buscar por los alrededores,con la esperanza de encontrar al joven y a Strabimon.

-???:¿Emi?

El grupo se gira hacia la voz.Dave,acompañado de un Strabimon ahora evolucionado en Dobermon,está en medio de los escombros.Presenta algunos moratones y parece desorientado,pero nada más allá de eso.Emi corre hacia él y lo abraza para,justo después,abofetearle.

-Emi:¡¿Sabes lo peligroso que es esto?!¡¿Qué estás haciendo en el Mundo Digital?

-Dave:Tenía que encontrarte...

-Emi:¿Qué van a pensar mamá y papá?

-Dave:Mamá y papá no piensan más allá de sus viajes.Pero yo pienso en ti cada día,hermana.

La chica se separa de él para mirarle de arriba abajo.Dobermon,ahora como Strabimon,la mira.

-Strabimon:Mientras yo esté junto a él,nada le pasará.

Lopmon y Max se acercan.

-Lopmon:Creo que este no es el mejor lugar para ponerse a hablar.

-Max:Tenemos que encontrar a los demás,rápido.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 510
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Ago 22 2017, 22:33

Lo que queda de las tropas de Vamdemon que acompañaron a los niños salen por las puertas destrozadas de la iglesia. El Conde se había recuperado lo suficiente como para poder andar gracias a que envió a algunos de sus murciélagos a recolectar datos de Digimons fallecidos con los que luego se alimentó. Exploran la zona y se debate hacia dónde ir a continuación. Pero antes de tomar la decisión, se encuentran con otros aliados junto a un par de invitados extras.

-Max: ¡Por fin! ¿Los has encontrado?- pregunta a Franky con cierta impaciencia.

-Franky: Yo también me alegro de verte- responde con sarcasmo a la vez que muestra tanto el dispositivo sagrado recuperado como el Emblema de la Sinceridad. Por su parte, Max le enseña el nuevo aparato que tiene-. ¿Y el Emblema?- Max se gira y mira a aquella quien había visitado a Franky en sus pesadillas por un tiempo después de su primer encuentro-. ¡Joder! ¿Por qué está aquí?- antes de toda esa locura, Franky pensaba que las chicas solamente tenían arcoíris y unicornios en la cabeza, cosa que cambió al ver de cerca cómo esa asesina masacraba a tres de los que pudieron ser sus amigos en todo este caos. Hasta entonces, la única mujer que le daba miedo a Franky era su propia madre cuando se enfadaba, pero con la Cazadora llegó un nuevo tipo de terror. De ese que te dice que te mantengas alejado si quieres conservar la vida-. ¡¿Qué está haciendo aquí?!

-Max: Tranquilízate. Solamente quiere reunirse con su hermano, Dave. Y sólo ataca a los Tamers que tratan mal a sus Digimons.

-Franky: Ah…- balbucea un poco antes de recuperar la capacidad de expresarse con palabras- ¡¿Estás agilipollao o qué te pasa?!

-Lopmon: Cálmate, ¿no crees que estás sobreactuando?- se había acercado para seguir la conversación.

Entonces, el muchacho coge de los hombros al chaval que tiene delante y le agita de manera histérica.

-Franky: ¡Jill, Soleer, Laurence, Hagurumon, Joana, Kamemon! ¡Los mató a todos y por poco nos hizo lo mismo! ¡¿De verdad no te acuerdas?!

Por un instante, Max parece experimentar un trance. Una extraña sombra oculta en sus ojos se separa de estos y se desvanece. Lo mismo ocurre con su compañero Digimon.

-Max: … Oh, mierda. ¿Qué he-?

-Estaba siendo demasiado fácil- la Cazadora se encuentra detrás de Max, apuntándole a la cabeza con un revolver-.

-Dave: ¿Emi? ¿Qué estás haciendo?- pregunta desconcertado.

-Emi: Esta gente no te conviene, hermanito. Pero conozco a quienes serán más apropiados para ti.

-Dave: ¿Pero de qué estás hablando? ¿No son nuestros aliados? Por favor, baja el arma antes de que alguien salga herido- se acerca a su hermana y pone su mano en la pistola para bajarla-.

-Emi: ¡NO ME TOQUES!- golpea con la culata del revolver a la cara del chaval, lo que le hace caer de espaldas-. Encima que estoy teniendo la misericordia de mantenerte con vida hasta entregarte, ¿te atreves a desobedecerme?- mira con desdén a quien acaba de derribar y luego se mira la mano que tiene vacía. De ésta fluye una energía oscura que no escapa de la atención de nadie- Está claro que necesito más práctica.

-Vamdemon: ¿Fuerza Negativa usada por un humano?- se adelanta para tener una mejor visión de lo que ocurre- ¿Quién eres y quién te ha enseñado a usarla?

-Emi: El mejor maestro posible. O al menos más le vale serlo después de tantos siglos bañándose en ella. Ups, ¿habré dicho demasiado?

-Vamdemon: ¿Siglos? No conozco a ningún Acólito Sombrío tan longevo.

-Emi: Será porque no tiene nada que ver con estos fanáticos. Simplemente están usando su trabajo sin su permiso.

-Vamdemon: ¿De quién estás hablando?- la inquietud le invade.

-Emi: Nah, quiere permanecer misterioso por algo más de tiempo. Yo tengo mi propio trabajo aquí- se dirige a un Dave aterrado-. ¿Cuánto tiempo piensas quedarte ahí y mirarme así? ¡Levántate de una vez!

-Dave: Emi… no te reconozco.

-Emi: Oh, ¿querrá eso decir que está perdiendo efecto?

-Dobermon: ¡Suficiente!- un perro similar a un doberman salta y se pone en medio de los dos hermanos. Arrebata la pistola de las manos de la humana y la destroza con la fuerza de su mandíbula- ¡Aunque seas su hermana, no voy a permitir que te comportes así con él!

-Emi: De ti no recuerdo que me dijeran nada- admite sin expresar ni un atisbo de miedo-. ¿Me harías el favor?- eso no iba para Dobermon, sino para su acompañante quien ya era un Rapidmon de colores oscuros-.

BlackRapidmon:
 

Golpea al canino con su cuerpo moviéndose rápidamente y le lanza hacia los escombros.

-BlackRapidmon: ¡Busca, chico!- Dispara un par de proyectiles que estallan al impactar. No golpean a Dobermon directamente, pero si es alcanzado por la explosión, lo que le produce un gran daño y le vuela por los aires. Al caer inconsciente, pierde su forma y se convierte en Strabimon.

Strabimon:
 

-Dave: ¡Strabimon!- se levanta con su propio dispositivo ya en mano con la intención de ayudar a su preciado compañero.

-Emi: ¿Todavía no entiendes que no quiero que interfieras?- le hace una zancadilla al muchacho para que vuelva al suelo. Luego coge su D-Arc para asegurarse de que no lo pueda utilizar-. Esto me lo quedo yo, que me sirve, “hermanito”.

-Max: ¡Para ya con esa farsa! ¿Hay algo de cierto en todo lo que nos contaste antes?

-Lopmon: Desde luego lo único que me creo de ella ahora es que sea descendiente de ese terrible Digimon Monarca.

-Emi: Ah, eso. Si pensáis que éste- refiriéndose a Dave- o yo somos descendientes de ese niño de la época de la Guerra en el Árbol, entonces imagino que pensáis que este mundo únicamente se ha conectado con el vuestro. Sois muy arrogantes, ¿eh?

-Alf: ¿Qué dices?

-Emi: Ignorantes de la vida. El Mundo Digital, desde sus comienzos, ha estado conectándose a muchos mundos humanos como el vuestro. Esencialmente a aquellos que poseen sistemas de información global o “red”.

Algo retumba en la cabeza de Franky al escuchar esa explicación. Un eco que transmite una frase que logra discernir al cabo de unos segundos. “Otros mundos”. “Datos de otros mundos”… “Somos seres hechos de datos que provienen de la red de otros mundos”. El humano recuerda entonces a Petermon y la conversación que tuvieron cuando aún no abandonó su mundo natal.

-Franky: Hooostias- suelta únicamente el desdichado chico, como si hubiera sido testigo de una revelación-.

-Phantomon: ¿”Vuestro”? No he podido evitar fijarme en ese detalle en tu forma de hablar refiriéndote al mundo de estos humanos y me llena de curiosidad. ¿De dónde eres, pequeña?

-Emi: ¿Yo?... De Izumo, por supuesto- responde como si fuera algo obvio-.

-Phantomon: ¿Izumo? Vaya, tu hogar comparte nombre con uno de los 9 servidores que componen el Mundo Digital. ¿O acaso de verdad quieres hacerme creer que naciste en…? Imposible.

-Emi: Ah, no te alarmes. Ya no quedan humanos allí. Me aseguré de ello hace muuucho tiempo, como pienso hacer en los demás servidores- se queda mirando al fantasma, quien no replica nada y parece estar mirando al vacío-. ¿Qué pasa? ¿Te frustra no saberlo todo o nada de mí a pesar de ser un “sirviente de la muerte”?- un aura maligna surge de su alrededor. Sus ojos amarillos brillan de manera siniestra al tiempo que se le oscurece el rostro-. ¿Si quiera estás seguro de poder encerrarme en el Área Oscura si así lo desearas?

La provocación de la joven no pasa por oídos sordos. La parca digital se lanza dispuesta con su guadaña a por quien siente una gran amenaza.

-Phantomon: ¡Hija del Demonio! ¡No deberías existir!

Antes de que llegue a su objetivo, la Cazadora coloca algunos de sus dedos en los labios y silba. El BlackRapidmon la recoge y permanece a cierta altura en el aire. Pero la señal no era para él, sino para otro quien está cayendo a gran velocidad a donde están. Aquellos que presienten lo que va a acontecer buscan refugio y se llevan a los humanos con ellos. Pero nadie saldrá ileso. Una criatura enorme termina de caer del cielo y levanta todo a su alrededor con el impacto, desde Digimons y humanos hasta edificios cercanos, incluyendo la iglesia que es reducida a montones de ladrillos. Franky sale de entre la arena que le había cubierto. Escupe tierra de la boca y ve que tiene varias heridas superficiales repartidas por todo el cuerpo. Mira hacia adelante y ve lo que ha causado tal conmoción. Se trata del mismo Chimairamon que atacó Lecxe y raptó a Aurelion. Se encuentra quieto y con las cuatro manos de sus distintos brazos juntas, como si estuviera protegiendo algo con ellas. BlackRapidmon deja ir a la Cazadora y ésta se acerca a la quimera. El monstruo baja sus manos y las abre, enseñando el vehículo parecido a un tanque que Emi utilizó en la primera ocasión que Franky la vio.

-Vamdemon: Chimairamon. Pensaba que obedecía a los Acólitos- había esperado a decir eso después de volver a levantarse y quitarse todo el polvo de encima-.

-Emi: Eso era antes. Soy muy buena domando a Digimons salvajes. De otra manera ya habría muerto hace mucho- ante la vista de los presentes, se monta en el vehículo y se coloca en su interior, dispuesta para el siguiente combate. Como la vez anterior, dos rayos surgen del tanque y toman la forma de dos Digimons distintos. Uno  de ellos es un dragón azul y el otro recuerda a un dinosaurio bastante familiar entre los humanos-.

Aero-V-dramon:
 

Triceramon:
 

-Emi: ¡Matadlos a todos menos a Dave!- dice por la megafonía del tanque.

-BlackRapidmon: Soy el Comandante Borzaya, niña. Que no se te olvide que sólo recibo órdenes de los Generales del Caos o del mismísimo Crimson.

-Emi: Lo sé, tienes tu propia misión. Lárgate y deja de molestar entonces.

-Borzaya: En mi país se aprende a ser más agradecida- el Comandante se marcha volando del escenario-.

El Dorumon se sacude el polvo de encima cual perro y se acerca corriendo a su compañero.

-Alf: ¡Franky!- no le hace falta decir más, el chico ya sabe qué tiene que hacer. El Niño Elegido pasa la carta azul por su D-Arc y provoca la evolución que lleva al Digimon a convertirse en Grademon, quien por un momento se queda sorprendido mirando el cuerpo que ya había usado en veces anteriores- Espera, ¿no debería haber evolucionado antes en Dorugamon?

-Franky: ¿Importa eso ahora?

El combate que había empezado entre los demás supervivientes y el equipo recién formado de la Cazadora ignora esos comentarios despreocupados. El guerrero dorado mira frustrado la pelea y la última espada que le queda. Sabe que no puede desbloquear todo su potencial con una sola arma.

-Alf: ¡Maldita sea, tan difícil es conseguir una segunda espada con todo el tiempo que ha pasado!

-¡Aquí hay una!- grita respondiendo a los lamentos desde lo que queda de la iglesia el fornido DeathMeramon. Coge de entre los escombros la espada que había encontrado por casualidad y se la lanza a su nuevo dueño, quien con gusto la recibe. Sin esperar a agradecimientos, el Digimon envuelto en llamas azules salta inmediatamente hacia el Triceramon y arremete contra su cabeza un puñetazo de alta temperatura.

-Alf: Esto servirá.

Contempla la nueva adquisición. Es una espada larga y de filo estrecho. Se nota que no está en sus mejores condiciones. Probablemente fuera una reliquia u objeto de culto perteneciente a la iglesia. El espadachín de la capa azul se siente completo una vez más y recupera un ardiente deseo de probarse así mismo en batalla. Oportunidad que seguro le da la aberración que parece que fue creada a partir de otros Digimons. La criatura dispara peligrosos rayos de calor por su boca que derrite todo lo que acierta. Alf esquiva los rayos y se aproxima al que una vez fue aliado de los Acólitos. Chimairamon ataca a quien se le acerca con sus brazos inferiores. Al cargar un golpe con su brazo de insecto dirigido al Grademon, Andiramon aparece saltando en escena. Aterriza donde el monstruo tiene colocado su brazo rojo y, haciendo acopio de su endurecimiento, le sujeta para que no pueda efectuar el ataque. Alf ve una oportunidad y contraataca. Con una velocidad en sus brazos que va aumentando por cada estocada, choca sus espadas contra el punto en el que el brazo que mantiene quieto el Digimon conejil se une con su actual dueño. Concentrando tal tormenta de acero, la extremidad termina por ceder para ser cercenada por completo. Andiramon deja caer el brazo inerte mientras Alf le “agradece” con un sencillo movimiento de cabeza afirmativo. Chimairamon ruge de dolor y barre sus alrededores con su cola de reptil. Ambos Digimons con Tamers saltan de la zona para no recibir el golpe. La aberración no les persigue para vengarse por su extremidad porque llevaba desde hace un rato ocupado con miembros de la tropa de Vamdemon que le atacan desde todos lados. Andiramon y el Grademon se ponen a salvo por unos instantes para decidir qué hacer. Un momento de distracción menor que aprovecha el Aero-V-dramon de la Cazadora para golpearles rápidamente con su poderoso cuerpo. Cuando el dragón está por seguir con un rayo proveniente de su boca, una luz vuela por el cielo del campo de batalla y cae estrepitosamente sobre Aero-V-dramon. Encima del cuerpo de éste se encuentra de pie e imponente otro Digimon que lleva una armadura dorada además de Alf. Es Magnamon. Mira a quienes tiene delante de él y a los otros que combaten por sus vidas. Se baja del dragón y le levanta cogiéndole del cuello, dando una imagen de superioridad sobre todos.

-Magnamon: ¿Se puede saber qué estáis haciendo aquí?

-Alf: … ¿Salvar el mundo?

-Magnamon: Ese es mi trabajo. Ninguno de vosotros sois bienvenidos aquí- arroja a Aero-V-dramon en frente del vehículo donde está su dueña- Menos tú, Cazadora. Sé muy bien lo que haces; esclavizar Digimons y asesinar humanos- Emi no responde y se limita a disparar con el cañón de su tanque a Magnamon. Éste no se deja impresionar y se acerca a gran velocidad a por ella a la par que esquiva los proyectiles-. Aún tengo algo de tiempo para encargarme de ti antes del evento principal.

Levanta el vehículo con su fuerza bruta y lo estampa contra el suelo, dejándolo tumbado de lado y con severos daños. Se abre su escotilla y por ésta sale la humana, con sangre cubriéndole la frente y miedo en la cara. Mira con frustración su destrozado transporte, como si le hubieran arrebatado algo muy querido o vital para ella. Magnamon anda hacia ella.

-Emi: ¡Aléjate de mí!

De su mano se proyecta una especie de ola de aguas negras que golpea al caballero y le mantiene a raya.

-Magnamon: ¡Bruja…!

Con la otra mano, la Cazadora apunta al Triceramon que estaba combatiendo contra las fuerzas de Vamdemon. Otra vez esa aura maligna la cubre.

-Emi: ¡Ven aquí!

El dinosaurio no la hace esperar y salta a donde le llaman. Atrapa entre sus brazos a Magnamon y le aplasta contra la tierra. Emi termina de salir del tanque y sube a la mano huesuda de Chimairamon.

-Emi: Que viváis un día más no importa- mira con desprecio a todos aquellos que la rodean, en especial a los humanos-. Ya sea por mi mano o porque la oscuridad os engulla, todos moriréis.

La aberración cierra la mano de manera que no inflige daño a su maestra y la protege. Lanza un último aliento de rayos hacia quienes se les acercan más de la cuenta y levanta el vuelo. Pronto desaparece entre la densa niebla. Triceramon cae achicharrado tras recibir la explosión de luz de Magnamon. Éste se levanta y mira a los presentes.

-Magnamon: ¿Y vosotros cuándo pensáis marcharos?

Nadie contesta por unos momentos, como si pensaran en las mejores palabras para no acabar fulminados. El único sonido que se oye, a parte del tétrico viento que recorren sus cuerpos, es el llanto de Dave. Max ve el dispositivo del muchacho y el Emblema de la Inocencia cerca del tanque de la Cazadora. Los recoge y va a donde Dave, quien está junto al inconsciente Strabimon. Andiramon le sigue, así como hace Alf respecto a su compañero humano.

-Dave: Mi hermana…- acierta a decir entre sollozos. Max le ofrece el D-Arc encontrado y el otro lo recibe con aprecio- Gracias- apunta el aparato a su compañero Digimon. La luz surge y empieza a curar-. Ella… ¿sigue en mi cabeza? Ya no sé qué es verdad o mentira. ¿Si quiera he perdido a alguien en este mundo?- Max le mira con lástima, pero no sabe qué decir para consolarle-.

-Magnamon: No lo repetiré otra vez. U os vais por vuestro propio pie o tendré que echaros- sigue insistiendo-.

-Vamdemon: ¿Por qué alguien que ha recibido tal armadura milagrosa está de lado de los Acólitos?

-Magnamon: Les estáis malinterpretando. Mephismon me está ayudando a salvar el Mundo Digital de una futura amenaza.

-Phantomon: Explícate, aspirante a Caballero- exige con su desagradable tono de voz habitual-.

-Magnamon: Ellos- suspira con resignación- quieren abrir un portal a otro mundo. Un mundo en el que están encerrados horrores indescriptibles. Sé que hasta aquí suena mal, pero Mephismon tuvo una visión en la que veía a estos… seres dominar nuestro mundo. Pretendemos abrir un portal y atacarles por sorpresa. Y yo soy su mayor arma.

-Vamdemon: ¡Dioses!- exclama con desagrado el vampiro al juzgar la voz de quien excusa las acciones de los Acólitos- Realmente piensa que es cierto.
Volver arriba Ir abajo
Deadpoolnew
Novato
Novato
avatar

Cantidad de envíos : 14
Fecha de inscripción : 06/04/2016

MensajeTema: Re: Digital World   Sáb Sep 02 2017, 13:48

Los dos jóvenes encapuchados cayeron exhaustos. Llevaban media hora entrenando, pero estaban a tan parecido nivel que era complicado adivinar quién acabaría ganando el combate. Pawnchessmon luchaba con fuerza contra BlackAgumon. Mientras que el primero tenía una perseverancia imposible de ignorar, el segundo era más bien ágil e inteligente.

BlackAgumon:
 

Llevaban entrenando desde hacía bastante tiempo, con la idea de que sus digimon estuviesen preparados para el combate. Y el entrenamiento hizo su efecto. Digievolucionaron poco después durante el descanso. Frente a ellos estaban KnightChessmon y BlackGreymon.

BlackGreymon:
 

KnightChessmon (Black):
 

Ambos veían los frutos de sus esfuerzos en las grandes formas de sus digimons. Fue uno de los dos jóvenes el que habló.

-Ya estamos listos para ir a por MetalPhantomon, creo que con esto podremos hacer algo.

El otro se limitó a asentir y subieron a sus nuevas evoluciones. Éstas no dijeron nada, tan sólo comenzaron a correr en la dirección que llevaban tiempo queriendo ir.

***

Berm era más pequeño de lo que los dos Tammers creían. Al bajar de sus digimons observaron en silencio el pueblo, el cual parecía estar sumido en el caos. Había explosiones en varias calles y parecía que el lugar hubiese estado siempre en guerra.

-¿Quieres reunirte antes con tus amigos? -preguntó un encapuchado al otro.

-No, tenemos que cumplir nuestra misión cuanto antes. No me preocupan, están más locos que yo, así que sabrán actuar solos.

Bajaron la cuesta que les llevaba hasta una de las calles del lugar y se internaron. Una casa parecía estar echando humo a un lado, ninguno de ellos echó la más mínima cuenta. Sabían a por lo que habían venido y no se iban a detener hasta conseguirlo.

Los cuatros viajeros se pusieron en guardia justo cuando aparecieron tres Soulmon al final de la calle, iban directo hacia ellos y no parecían tener intenciones amistosas. Los dos digimons se pusieron en guardia, preparados para combatir.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 510
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Sáb Sep 02 2017, 19:18

El encuentro es interrumpido por una breve sacudida de tierra. Si uno mira al cielo, puede contemplar puntos negros siendo aspirados a un mismo lugar en Berm.

-Magnamon: ¡Está empezando!- mira a los presentes tras echar un breve vistazo a los sucesos- Os lo advierto una última vez, iros de aquí antes de que se ponga peligroso- sale disparado del suelo y surca las alturas siguiendo esas partículas oscuras-.

-Vamdemon: No podemos hacer eso- replica hacia nadie en especial. Se gira y se dirige a sus compañeros en esta guerra-. ¡Tenemos que impedir que ejecuten cualquier plan! ¡Nada nos detendrá a partir de aquí!- al adelantarse antes que cualquiera, comienza una marcha que es seguida por sus hombres. Phantomon se le acerca flotando-.

-Phantomon: El mocoso que se cree caballero no miente.

-Vamdemon: CREE que no miente. Confía en mí, yo he estado en ese culto podrido por mucho tiempo. Todo lo que aprendí de él no fue para detener una invasión. No llegué a saber del plan final para terminar con el mundo, quizá parte sea como dice su heraldo dorado. Sólo hay algo de lo que estoy seguro; ¡hoy todos los Acólitos Sombríos morirán- dice con determinación e ira en su voz-!

Todos llegan a una plaza azotada por el deterioro del tiempo. No sólo aquellos que acompañan a los Tamers como Vamdemon, sino también distintos grupos que formaban parte de las tropas que había reunido el Conde llegan al lugar para rodearlo. Saben dónde está el centro de la acción. Una inmensa nube formada por esos puntos negros antes vistos, Fuerza Negativa sin ninguna duda, flota por encima de todos. Justo debajo de ésta, como si se colocara en su centro a propósito, se posiciona Mephismon.

-Mephismon: La noche más oscura ya ha llegado y anuncia el final- masculla mirando a quien hace tiempo le enseñó su forma de ver las cosas-.

El ex-Acólito da un paso al frente y envía sus murciélagos a acabar con Mephismon, pero un rayo de luz fulmina a las pequeñas criaturas en pleno vuelo y les hace abandonar la existencia. Magnamon observa a los intrusos desde las alturas con una mirada que avisa que repelerá a todo aquel que ose acercarse.

-Mephismon: Es inútil- responde a la afrenta poniendo la mano donde uno podría sospechar que tiene el corazón. Introduce sus garras en el pecho y aprieta hasta que entra toda la mano. Tras hacer unos desagradables movimientos indicando que está rebuscando entre sus propias entrañas, vuelve a sacar la mano con un objeto en ella-. Ofrezco mi Digicore para volver a ser uno con el sufrimiento y ser vuestro guía.

La escena es tan impactante que roba la atención de todos los presentes. Franky no entiende la conmoción como lo haría cualquiera de ellos, ya que para él simplemente se ha arrancado algo del interior de su cuerpo. El acto le parece asqueroso hasta el punto de sufrir nauseas, sí, pero no sabe de su significado. Mephismon levanta el objeto redondo y la nube de Fuerza Negativa se extiende hasta tocarlo. A la vez que el llamado Digicore es absorbido, el cuerpo del Digimon con cabeza de cabra se desvanece. Magnamon contempla el macabro ritual tan expectante como cualquiera.

-Magnamon: ¿Qué-qué es esto? No me dijiste nada sobre…

La nube termina de devorar la ofrenda y se concentra para tornar a un estado sólido. La Fuerza Negativa toma la forma de un dodecaedro de color azul oscuro. Surge un cuerpo más en la cara superior del poliedro. Un ser demacrado que oculta gran parte de su rostro con una máscara negra y luce una lúgubre capa. Sus fieros ojos amarillos contemplan la creación que sobrevuela.

Apocalymon:
 

-Como Apocalymon, podría terminar la vida ahora mismo- la voz resuena por todas partes-, pero tal como están las cosas, fallaría en haceros ver el poco significado que tiene vivir- dice estas últimas palabras desgarrando su propio pecho con garras afiladas, que es curado a una velocidad que muchos creen imposible-.

Mueve su colosal cuerpo en dirección al mar. Entonces abre la boca hasta límites insospechados y comienza a gritar. El grito se oye por todas partes, despertando recuerdos y sentimientos crueles que perturban a todo aquel que lo oye. Franky rememora todos los momentos en los que sintió miedo y dolor desde que llegó al Mundo Digital. La batalla contra Chimairamon, los enfrentamientos en Lexce, BlackWarGreymon persiguiéndoles, Led desmoronándose a su alrededor, la locura de Tentamon cuando evolucionó a RizeGreymon, el bombardeo en Grasp, la Cazadora matando cruelmente a niños y Digimon por igual… No se queda ahí, se extiende a cuando aún estaba en su propio mundo. El miedo que pasó cuando se convirtió en el Tamer temporal de IceDevimon, la vez que vio a su madre convertida en una estatua de piedra…

Más Fuerza Negativa es reunida a donde está aquel que profetiza el fin del mundo. Esta esencia proviene de todas partes del servidor, de todos los Portales Oscuros que siguen abiertos. La concentración se desplaza poco a poco hasta quedar por encima del océano, alejada del pueblo. Cuando al fin Apocalymon deja de gritar, mira los puntos negros que forman una línea completamente en vertical.

-Apocalymon: Primero sufriréis hasta tal grado que me pidáis la muerte.

Avanza flotando hasta donde se coloca la recién formada línea e introduce sus garras en ella. Luego la abre, haciendo lo mismo con el aire, con la misma realidad. La línea es ahora un nuevo portal, un inmenso Portal Oscuro que hace de entrada a un mundo teñido de gris. Agua negra sale y se vierte en el mar, además de grandes cantidades de esa esencia maldita que es la Fuerza Negativa.

-Magnamon: No es como pensaba que iba a ocurrir, pero igualmente debo…

Phelesmon reaparece de entre las sombras y se acerca sigilosa a la vez que velozmente a la espalda del caballero santo. Tiene una extraña esfera negra en su mano. En este extraño objeto se pueden ver 0s y 1s brillando y recorriendo la esfera. Es introducida bruscamente en el cuerpo de Magnamon, quien grita por el dolor repentino.

-Vamdemon: ¿Eso no es…?

-Phelesmon: ¿Reconoces el mismo programa Tempest que estuviste desarrollando para nosotros- responde a la pregunta incompleta del vampiro-? Evidentemente éste es un prototipo, pero espero que surta un efecto similar.

Los ojos de Magnamon se colorean de rojo y sale volando. Vuela a gran velocidad y se detiene en puntos en el aire al azar, como si hubiera perdido la cordura. Otra muestra de ello es el momento en el que ataca con sus luces y proyectiles brillantes indiscriminadamente.

-Apocalymon: Dad la apropiada bienvenida al Mar de las Tinieblas.

Junto al agua negra, unos seres humanoides, oscuros y con rasgos acuáticos salen del portal para caer al mar. Estos grimosos seres nadan en dirección a la orilla. Aunque todavía siguen saliendo cientos de estas criaturas del portal flotante, una gigantesca figura se alza dentro de ese mundo triste y se acerca a la salida. Asoma sus tentáculos y los pone en el agua para luego introducirse en ésta y llegar a un fondo en el que apoyarse. Con su tamaño de montaña, agranda la apertura entre mundos al pasar por éste. Sólo al terminar de traspasar es cuando se ve todo su aspecto, similar a un pulpo que tiene extremidades encadenadas para aparentar una figura humana.

Dagomon:
 

-Apocalymon: Y aquel quien lo gobierna, el Dios de los Profundos, Dagomon. Aunque hay otro. Se ha ocultado como la Bestia Demonio por mucho tiempo. A pesar de haber tenido la oportunidad, jamás tuvo la intención de dominar. Durmió y me hizo reunir a aquellos que compartían nuestro odio por el mundo. Por toda la existencia. Es quien con su voz me llevó como Mephismon para volver a ser quien soy realmente. El auténtico líder de los Acólitos Sombríos…

A medida que va pronunciando estas palabras, un temblor sobrecoge a los que presencian este horror. Una vez más, algo, una criatura colosal se mueve con violencia tras el Portal Oscuro, a diferencia de la tranquilidad con la que lo hacía el susodicho Dagomon. El agua oscura de ese mundo salpica con fuerza hacia el exterior. Más sale a borbotones como si fuera empujada por algo enorme y fuerte.

-Digimons, humanos, vosotros mismos habéis traído vuestra perdición. Todos serán erradicados- Una nueva voz, llena de regocijo, se mete en las cabezas de los que siguen en Berm-.

Un humo de muchos colores sale del Portal. Entonces un hocico largo y enorme surge siguiéndolo. Enseña centenares de dientes que aterrarían a cualquiera. Finalmente unos ojos naranjas asoman. Por la comisura de su boca, se puede apreciar una sonrisa grotesca.

Leviamon:
 

-Apocalymon: ¡Leviamon!

El gran monstruo que se asemeja a un cocodrilo observa el puerto del pueblo. No los miraba directamente, pero todos aquellos que están en la plaza se sienten amenazados por esos ojos. Los ojos de una bestia que está a punto de devorar un festín. Primero Leviamon aspira de tal manera que pareciera que tiene un agujero negro en cada fosa nasal. Más de uno está a punto de salir volando. Entonces el viento se detiene. Cuando los desdichados que aún siguen con vida tienen sus corazones todavía latiendo a mil por hora, el reptil demonio exhala el mismo humo multicolorido de antes con la fuerza de un tornado. La parte alta del pueblo es barrida por completo. Los pobres que se mantenían volando por encima de Berm son hechos desaparecer en un cerrar de ojos, siendo imposible saber de su suerte en ese momento.

-Leviamon: Aah, el aire de mi mundo. Como todo lo demás, desaparecerá dando lugar a la nada absoluta.

Ayudándose de la parte trasera que aún tiene en el mundo del Mar de las Tinieblas, empuja su cuerpo hacia delante. Al hacerlo, enseña que, si Dagomon tiene el tamaño de una montaña, las dimensiones de Leviamon se corresponderían al de una cordillera. Termina por sacar todo su cuerpo del Portal y cae al mar como ya hicieron esas repulsivas criaturas que todavía siguen saliendo de su entorno. La caída del gigantesco monstruo no se reduce a un chapuzón, sino causa que una ola kilométrica se levante y se dirija al pueblo costero. Los humanos y Digimons que aún siguen en la plaza del pueblo contemplan con horror la muerte que les espera. Lo cual encuentra muy irónico la parca que les acompaña.

-Phantomon: ¡No permitiré que termine aquí!

A quien tiene más cerca es a Franky. El muchacho corre por su vida y no piensa en otra cosa que en salvarse, aunque en el fondo de su ser veía más que obvio su final. El espectro se acerca todavía más a él y le cubre con su manto, llevándole así a un lugar sin luz.

_____________________________________________________________________________________________________________

El chico del D-Arc rojo cae al suelo. Se levanta rápidamente temiéndose lo peor. Pero para su sorpresa, se encuentra en una cueva, cerca de su salida. Puede ver por él mismo que algunos de los que les acompañaban en el momento que el tsunami les amenazaba están allí con vida. Los Tamers y sus compañeros Digimons que se encontraban en la plaza, algunos de los hombres de Vamdemon, el propio Conde y Phantomon están allí. Y, por supuesto, Alf se encuentra a su lado, con su forma de Dorumon.

-Franky: ¿Qué ha pasado- pregunta todavía desconcertado-?

-Alf: Parece que Phantomon nos salvó enviándonos a otra dimensión o algo así.

-Franky: Ah. Qué conveniente- dirige su mirada a la salida de la cueva, cruzando miradas con Vamdemon. Al muchacho le entra una repentina inquietud y el recuerdo de Phelesmon sacando a la luz su pequeño secreto- ¡De-deja de mirarme así! ¡No soy ella, ¿vale?!

El Señor no-muerto se limita a mirar hacia otro lado, haciendo como que no ha oído nada.

-Alf: Buena esa- elogia con tono sarcástico-, acabas de hundir más en la mierda al pobre hombre.

-Franky: ¡No es culpa mía!

-Alf: ¿Y es la suya que seas una especie de “remake” del cuerpo de alguien muy preciado para él? Decir eso te hace muy maduro- termina de decir con el mismo tono-.

-Franky: No pongas palabras en mi en mi boca- responde desanimado-...

-Oh, Señor glorioso y todo lo bueno que representa… ¡¿Qué se supone que vamos a hacer?!- Franky y Alf miran al histérico que lanza sus ruegos a la nada, averiguando que no es otro que Patamon-.

-Alf: Ahí va, me había olvidado de él.

-Patamon: ¡Leviamon, el Gran Señor Demonio de la Envidia, aquel quien está profetizado para devorar el mundo cuando despierte, nada más y nada menos! ¡Estamos finalmente condenados!

-Franky: ¿Pero qué hace éste aquí?

-Phantomon: Es culpa mía- se introduce él mismo a la conversación-. Me enfoqué en salvar a todos los que pude que estuvieran cerca.

-Alf: Oh, eso fue muy… encantador de tu parte.

-Phantomon: Vamos a ver, ayudo a completar una parte muy importante del ciclo de la vida, lo que no quiere decir que desee veros a todos muertos para mi diversión. Además, acepté a colaborar con vosotros para salvar el mundo y llevarme a dos criminales que cargan pesados pecados sobre sus hombros. No pienso retractarme ahora. En cuanto al pequeño… admito que me hubiera gustado haber traído a alguien más capaz en su lugar.

-Ninguna vida debería pesar más que otra- a esa gentil y tranquilizadora voz le acompaña una luz cálida que por un momento a Franky le hace olvidar todo lo malo por lo que ha pasado hoy-.

-Phantomon: ¿HolyAngemon?- el ángel entra en la cueva y baña su interior con su propia luz ante el asombro de Franky, Alf y sobre todo Patamon-.

-Vamdemon: ¿Qué te ha traído a este lugar abandonado en ninguna parte, Arcángel?- se acerca con prudencia para no quedar ciego por el resplandor que emite el recién llegado.

-HolyAngemon: Hemos venido siendo guiados por un siervo de las Cuatro Bestias Sagradas.

-Phantomon: ¿”Hemos”?

Makuramon, el mismo Deva mono que ya se encontró con los Tamers con anterioridad en Led, se adelanta para presentarse.

-HolyAngemons: Somos conscientes del gran peligro que corre el servidor.

-Vamdemon: ¿Ya sabéis de los invasores del Mar de las Tinieblas?- a pesar de no enseñarlo con su expresión facial, su voz demuestra algo de sorpresa.

El sacerdote mira a Makuramon y asiente, como si le diera permiso para proceder.

-Makuramon: Los Dioses me han hablado. Saben de lo que ha llegado a nuestro mundo. Todo por el resultado de un enrevesado plan de los Acólitos Sombríos… y uno de los nuestros.

-Alf: ¿Un Deva que ha intentado matar a uno de vosotros? Menuda novedad nos traes.

-Makuramon: Es una traición que estuvo detrás de eso- replica ante el cinismo del Dorumon- Escuchad, cuando los Devas confirmamos la desaparición de nuestros Dioses, nos reunimos en este continente, Server. Fue en un templo en el que nuestros amos nos dejaron un mensaje claro; unir fuerzas con los Guardianes de los Emblemas para acabar con los Acólitos Sombríos, los mismos que provocaron su sellado. Los Emblemas siempre han estado fuertemente relacionados con nuestros Señores, sobre todo en tiempos antiguos, por eso convirtieron uno de los Emblemas, el de la Amabilidad, en el Digimental de los Milagros, como símbolo de nuestra alianza.

-Max: Ah, ¿eso explicaría por qué lo encontramos donde debería de haber estado un Emblema? Pero está claro que algo os salió muy mal- habla al fin el muchacho-.

-Makuramon: Desafortunadamente, así fue. Ha sido recientemente cuando me enteré que Kumbhiramon, uno de los nuestros, utilizó sus poderes psíquicos para eliminar el recuerdo de la reunión y el mensaje. Incluso hizo que algunos recobraran la personalidad “rebelde” que tuvieron hace años para que tuvieran pensamientos violentos.

-Phantomon: ¿Con qué objetivo os traicionaría uno de los vuestros?

-Makuramon: Es evidente que se convirtió en un Acólito Sombrío en algún momento- responde con pesar-. Querría que con nuestras peleas alimentáramos la Fuerza Negativa. Fue hace un tiempo que yo conseguí recuperar mis recuerdos y que la voz de los Dioses me llegara otra vez. Ojalá sea así también para los demás…  

-Vamdemon: Y ahora estás aquí, ante nosotros. ¿Por qué? ¿Qué quieres sacar de unos marginados que buscan venganza contra las atrocidades de los Acólitos?

-Makuramon: No eres ningún “marginado”, Vamdemon. Pretendo formar una alianza contra los invasores. No entre las fuerzas de este continente, sino de todo el servidor. El lazo entre los Devas y los Guardianes ha quedado demasiado dañado y su símbolo se nos ha sido arrebatado. Por eso mis Señores me dieron un nuevo símbolo para una nueva alianza- invoca entre sus brazos una esfera que cambia entre los colores azul, rojo, blanco y negro-. Una entre lo oculto, lo sagrado y los Devas. Aunque necesitaremos más, éste será el comienzo.

-Franky: ¿Qué es eso?- señala al orbe.

-Makuramon: La combinación en uno de Digicores de las Bestias Sagradas. Quieren que forjemos juntos un arma con la que luchar nuestra guerra, usando este regalo como material. Pero ante todo será un símbolo de nuestra confianza. Puede que nuestras ideologías no coincidan del todo, pero… ¿seríais capaces de dejar vuestras diferencias y combatir bajo una misma causa?- pregunta tanto a no-muerto como a ángel.

Ambos se miran por un momento.

-Vamdemon: No sé si soy el más indicado para contribuir a este movimiento como uno de sus líderes, pero haré lo que haga falta para frustrar aquello que han empezado los Acólitos.

-HolyAngemon: El sentimiento es mutuo. Protegeremos nuestro hogar.

Se dan un apretón de manos. Alf se acerca silenciosamente al oído de Franky.

-Alf: Míralos, otra vez ignorándonos- susurra-. Pensaba que éramos importantes.

-Makuramon: Por supuesto, vosotros también tenéis vuestro papel- se gira hacia los humanos-. En muchas historias, los Tamers reunían a todos los aliados y amigos que fueron conociendo a lo largo de sus aventuras para enfrentar a un mal común. Quiero que hagáis lo mismo por nosotros.

-Max: Ah… sí, podríamos pedirle ayuda a… ese… bueno, ¿y qué me dices de ese otro…? Eh…

-Alf: Y no olvides ah… ya sabes, a cualquiera que no le hayamos amargado la existencia alguna vez.

-Makuramon: …- suspira y continúa- Limitaros a ayudarnos a buscar a los demás Devas que… queden con vida, a los Guardianes de los Emblemas y a todo aliado potencial. Sólo cuando logremos reunir a un gran ejército debatiremos qué hacer. El tiempo apremia, por cada segundo que pasa, más de esas criaturas del Mundo de las Tinieblas entran al nuestro. Y ya ni hablemos de tener a Leviamon, a Apocalymon y a Dagomon sueltos.

-Lopmon: Un momento- manifiesta su presencia, que había sido ignorada hasta ese momento-. ¿Qué pasa con los Tamers y Digimons que se quedaron dentro de los Portales en Berm?

-Vamdemon: … Los Portales sólo pueden ser cerrados por la luz de los dispositivos sagrados. Si no han salido de ellos todavía, deberían de estar a salvo del exterior. Es como si estuvieran en otro plano de la existencia, ni si quiera el ataque de Leviamon podría haberles afectado.

-HolyAngemon: Debemos poner su rescate en nuestra lista de tareas más prioritarias entonces.

-Phantomon: ¿Te acercarías voluntariamente a donde se concentran nuestros enemigos? Tendrías a un Gran Señor Demonio y a saber qué más monstruosidades acechándote.

-HolyAngemon: Iríamos a recatarlos sin llamar su atención- contesta confiado-. Afortunadamente, las sombras están de nuestro lado, ¿no es así?

-Phantomon: Hm.

-Vamdemon: Así podríamos recuperar también los Emblemas y los dispositivos. Quizá todavía podamos darles algún uso.

-HolyAngemon: Estupendo. Queda asignar las misiones para llevar a cabo estos planes cuanto antes; Reunir fuerzas de donde sea, empezando por los Devas y los Guardianes de los Emblemas, y rescatar a aquellos que hayan quedado rezagados en los Portales Oscuros en Berm.
Volver arriba Ir abajo
Deadpoolnew
Novato
Novato
avatar

Cantidad de envíos : 14
Fecha de inscripción : 06/04/2016

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Sep 04 2017, 15:10

Black KnightChessmon respondió al instante lanzando sus dardos hacia los fantasmas, pero los Soulmon usaron su magia y los detuvieron. BlackGreymon aprovechó para lanzar un "Cabezazo metálico". El Soulmon que lo vio venir usó su magia oscura y ralentizó al increíble velocidad que llevaba, lo que otro Soulmon aprovechó para lanzarle una Garra del mal.

BlackGreymon cayó contra la pared de una casa que se rompió y se hundió con él. Las marcas del zarpazo le recorrían el rostro.

-¡Dientes! -gritó uno de los niños encapuchados. Así se debía llamar BlackGreymon.

El digimon pegó un aullido de dolor. Un Soulmon intentó lanzarse sobre el herido para asestarle otro garrotazo, cuando KnightChessmon avanzó temerariamente y saltó todo lo alto que pudo, cayendo justo encima del digimon fantasma. Éste se retorció todo lo que pudo, pero no logró evadir la lanzada que le clavaron a continuación. Entre el aplastamiento y la lanza, el Soulmon se desvaneció.

Dientes se puso en pie y miró a los dos oponentes que quedaban. KnightChessmon echó el galope con la lanza en frente, intentando ensartar a los dos, pero ambos fantasmas rieron ante la ofensiva del caballero. Se disponían a usar su magia, cuando el digimon cambió su trayectoria y empezó a alejarse todo lo que pudo.

Los dos Soulmon quedaron extrañados, y entonces oyeron a Dientes hablar:

-Ey, preciosidades, pongan sus ojos aquí.

Los dos miraron al digimon, que tenía la garganta hinchada. En ningún momento vieron venir la Gran Bola de Fuego, sólo cuando ya los iba a calcinar. El fuego los consumió y no tardó en hacerse el silencio en aquella calle.

Los dos Tammers se acercaron a sus digimons.

-No tenemos tiempo que perder -dijo uno de los dos.

El grupo avanzó y recorrió las calles. Intentaron evitar lo máximo posible a las pequeñas patrullas de Bakemons o Soulmons. No tardaron en encontrar una plaza custodiada por varios Bakemons, donde el temido MetalPhantomon se encontraba en el centro, quieto y mirando al vacío.

-Ahí está -dijo uno de los encapuchados.

-Ya, pero hay como ocho Bakemons, no creo que podamos con todos.

-Dientes puede que digievolucione pronto, no tenemos otra oportunidad.

Los dos se miraron, finalmente el otro cedió. Iban a darle órdenes a los digimons cuando una fuerte honda los lanzó al otro lado del almacén desde el que estaban escondidos. La pared había caído y MetalPhantomon los observaba.

-¡Nos ha descubierto! -dijo uno de los jóvenes encapuchados.

-¡Atacaquemos! -dijo KnightChessmon.

Dientes usó cabezazo metálico y aplastó a un Bakemon contra una pared. KnightChessmon hundió a dos de un salto. Mientras, MetalPhantomon, sin decir una palabra, avanzaba hacia el almacén con la guadaña en mano.

KnightChessmon recibió un zarpazo de un Bakemon y voló fuera del almacén rompiendo otra pared.

Dientes lanzó una bola contra un grupo de Bakemons que iban a por él, pero tan sólo desvaneció a dos. Los otros dos le lanzaron un zarpazo conjunto y lo tiraron al suelo. Mientras intentaba levantarse, logró ver que MetalPhantomon había llegado al lugar donde estaban los Tammers, y que tenía cogido a uno de los encapuchados por el cuello. El diabólico ser se disponía a atraversarle con su guadaña, cuando el aullido de Dientes llenó la estancia.

El poderoso esqueleto apenas logró esquivar de milagro la garra que casi lo parte en dos. Luego ésta volvió a su dueño. Allí estaba, BlackGreymon había digievolucionado a BlackMetalGreymon.

BlackMetalGreymon:
 

El encapuchado que casi muere gritó de alegría al verlo. Dientes fue a por los tammers, ellos pensaron que iba atacar a MetalPhantomon, pero no fue eso lo que pasó. El enorme digimon cogió a los dos chicos con un brazo, atravesó una pared rota y agarró a KnightChessmon con la otra y echó a volar a duras penas.

-¿Qué haces? ¡Lo teníamos casi capturado! -preguntó uno de los tammers.

-Leon, mira detrás tuya -le dijo el otro.

Los dos miraron a sus espaldas. Al parecer, un digimon de tamaño sobrenatural había caído sobre la zona costera, y ahora se había levantado un tsunami inmenso que no tardaría en engullir el pueblucho.

-¡Mirad! -exclamó uno.

Dientes y el otro encapuchado miraron en la dirección que les señalaba. MetalPhantomon había creado un portal oscuro y se había introducido en él levitando. El portal se cerró.

La ola comenzó a acechar la zona en su caída, y Dientes apretó el vuelo hasta alejarse todo lo que pudo del lugar.

***

El digimon apenas logró aguantar un rato más su forma. Soltó a KnightChessmon y a los tammers en lo alto de una cordillera y volvió a su forma de BlackAgumon, cayendo exhausto.

-¿Esa es la tarjeta que nos dio Plogger en el tiempo que entrenábamos? -preguntó el otro encapuchado.

Leon afirmó y miró en dirección al lejano pueblo, ahora consumido por las aguas.

-Vamdemon estaba allí, estoy seguro -dijo Leon, quitándose la capucha y dejando ver su rostro.

Leon:
 

-No te preocupes -contestó Dientes- lo encontraremos, estará cerca de los Acólitos, y cuando lo hagamos, ten por seguro que pagará todo lo que nos hizo, con su vida.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 510
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Miér Sep 06 2017, 12:14

Pasan unas pocas horas que los Tamers y Digimons aprovechan para descansar. Vamdemon y HolyAngemon se habían ido para reunir tropas. El Conde no dijo a dónde iba a buscarlas, pero el arcángel mencionó que intentaría traer ayuda de un país del que se dice que se sitúa en el cielo de Ikaruga.

Es de noche y desde hacía un rato se oyen truenos en la lejanía. Alf y Franky se asoman al exterior de la cueva empujados por la curiosidad. Se esperaban una tormenta, pero no ven nubes cubriendo el cielo nocturno. Salen de la cavidad y se topan con varios Digimons vigilando el horizonte. Entre ellos se encuentra un MetalGreymon con el brazo mecánico echado en falta y el cuerno central de su casco partido por la mitad.

-Alf: ¡Cuidado!- se sobresalta el Dorumon- ¡Que alguien detenga a este maníaco asesino! ¡Seguro que sigue cargado!

-MetalGreymon: No te alarmes, Digimon elegido- responde con melancolía en su voz-. Ahora soy inofensivo para vosotros.

-Alf: Eso dices tú, pero me apuesto lo que quieras a que todavía puedes disparar cabezas nucleares al ritmo de decir “Pechos fuera”. Así es, leo vuestros perfiles en Wikimon.

Quien sufre una verdadera inquietud es Franky. Recuerda el combate que libraron el MetalGreymon azul que era Graw contra éste naranja.

-Franky: ¿Qué haces aquí? ¿No estabas del lado de ese mono de oro que quería matarnos?

-MetalGreymon: Huí de allí esperando que me dieran por muerto junto a KingEtemon. De todas formas no creo que le importe o si quiera me recuerden en el Imperio de Metal. Sólo fui un Digimon extranjero al que le dieron mejoras para utilizarlo luego en su beneficio. Estaba perdido, no encontraba ningún lugar para mí. No podía regresar a Led después de dejarlos de lado. Pero entonces fui encontrado por HolyAngemon y me contó que podía redimirme.

-Franky: ¿De qué os conocéis?

-MetalGreymon: Fue ministro del distrito de los Cazadores de Virus antes que Shakkoumon. Acudió en nuestra ayuda en cuanto supo de la caída de nuestra ciudad. Fue después cuando nos llevó aquí para ayudar a la causa contra los invasores de los que hemos oído. Los ministros son Digimons poderosos en Led y muchos lograron salvarse. Unos están aquí mientras otros buscan más ayuda por el continente.

-Alf: Un momento, ¿no eres tú el ministro de los dragones o algo así? ¿Sigues siéndolo después de la chapuza que hiciste como líder al traicionarlos?

-Franky: Después tengo que ser yo el delicado.

-Alf: Tenía que preguntar. Me preocupa la integridad gubernamental de Led, ¿sabes? Cuando todavía había ciudad, digo.

-Franky: ¿De verdad?

-Alf: Nope.

-MetalGreymon: Eh- su semblante muestra que comienza a molestarse por la impertinencia del dragón peludo-, responderé a tu pregunta. Tal como supones, no. Le darán ese cargo a Paildramon, en cuanto haya un nuevo distrito para los Rugidos del Dragón que representar, por supuesto. Desde hace tiempo le tratan como a un héroe- señala con su único brazo a un dragón humanoide con partes de armadura apoyado en un árbol acorde a su estatura-.

Paildramon:
 

La conversación había pasado por alto los estruendos que se siguen oyendo en el paisaje.

-Alf: Ah, esa es otra cosa que quería preguntar. ¿Qué son esos truenos que se oyen y por qué no veo a nadie correr por su vida?

-MetalGreymon: Debes de referirte a Zudomon, el ministro de los Salvadores de las Profundidades. Está trabajando para crear un arma a partir de ese Digicore que trajo el Deva. Ha montado una fragua improvisada cerca de aquí y usa el fuego que le proporciona DeathMeramon. Cada martillazo de su arma suena como un trueno, como habréis podido apreciar.

-Alf: ¿Un Digimon supuestamente acuático que no le molesta estar al lado de un fuego tan caliente que es azul? Os ha salido un poco rarito el amigo. Aunque tengo que admitir que es bastante épico hacer sonar truenos a golpe de martillo sobre un arma legendaria hecha a partir de lo que viene siendo corazones de cuatro Dioses sellados. Es como en mis RPGs japoneses.

-Franky: Espera, ¿cuándo…?

____________________________________________________________________________________________________________________

Unos cuantos Digimons aliados y los Tamers están cenando alrededor de una hoguera. Makuramon tiene delante un mapa del mundo que está contenido en el servidor Ikaruga.

-Makuramon: Mañana empezaremos el plan. Nos repartiremos para buscar a los Devas, a los Guardianes y a todo aquel que esté dispuesto a ayudarnos. Lo he estado pensando y creo que sería lo mejor pedir ayuda de otros continentes. En el norte hay varios reinos, siendo el que más destaca el que gobierna LordKnightmon, uno de los Caballeros Reales. Una leyenda viva, nada más y nada menos. Nos vendría muy bien su ayuda. Luego tenemos la Región Oriental…

-MetalGreymon: Olvídalo, ya deberías saber que la Región Oriental es territorio del Imperio de Metal. No nos ayudarán, respetan el poder por encima de todo. Ni nos abrirían las puertas de la capital.

-Makuramon: Pero poseen el ejército más poderoso de todo el servidor, ¿no? Tienen que ayudarnos, ellos también corren peligro.

-MetalGreymon: Veo muy difícil que se nos unan. Puede que incluso ya tengan un plan para acabar con los invasores o escapar si les hiciera falta.

-Makuramon: ¿Escapar a dónde? ¡Leviamon amenaza con destruir el Mundo Digital entero!

El dinosaurio cíborg no responde a la pregunta.

-Makuramon: …- suspira- He estado pensando… Según me contasteis sobre lo que pasó en Berm- mira a los humanos-, Borzaya, uno de los comandantes de Crimson, estaba allí, ¿cierto?- los niños asienten- Mandaremos un equipo a Berm para rescatar a los Tamers que se han quedado allí, pero, aparte de eso, si siguiera Borzaya por ahí y es capturado, podríamos usarlo de rehén para poder hablar directamente con Crimson.

-MetalGreymon: ¡Se te ha buggeado el cerebro!- comenta alterado- ¿Cómo piensas tumbar a esa fortaleza andante?

-Makuramon: No tenemos por qué pelear contra él con todo su poder. Según sé, es tan confiado que pasa la mayor parte del tiempo en su forma de nivel Novato. Podríamos pillarlo por sorpresa. Es nuestra única posibilidad de llamar la atención del Imperio de Metal.

-MetalGreymon: … De acuerdo- dice finalmente tras mirar los ojos que irradian determinación en el Deva mono-. Permaneceré aquí haciendo guardia o me iré a buscar aliados, pero ni se te ocurra pedirme morir hecho pedazos por nada.

Se levanta y se aleja de los demás, indicando claramente que quiere apartar el tema.

-Paildramon: Es un cobarde, perdió hace tiempo el derecho a liderar nada. Yo estoy dispuesto a ir con el equipo que vaya a Berm.

-Makuramon: Estupendo, organicemos los equipos para mañana.

__________________________________________________________________________________________________________________________

Ya al día siguiente, varios Digimons sobrevuelan las tierras inundadas que rodean Berm. Franky es el único humano que sigue a estos, montado en el Dorugamon.

-Franky: Tengo que preguntar. ¿Por qué soy el único que va con vosotros?

-Alf: Bueno, Dave está hecho mierda desde que fue manipulado por la Cazadora y parece que Max no tiene las cosas muy claras, así que se ha quedado ayudándole con lo que pueda.

-Franky: Eso no responde a mí pregunta. ¿Por qué YO tengo que ir con vosotros?

-Alf: Porque yo también quiero participar en esto. Pero resulta que no puedo digievolucionar si no te tengo al lado.

-Franky: ¿Es lo que soy ahora, un dispositivo andante?

-Alf: Lo has dicho tú, no yo.

-Franky: Pero lo pensabas.

-Phantomon: También es cierto que, si lidiamos con Portales Oscuros, necesitamos mínimo a un Tamer en este equipo- responde en cuanto está cerca de la pareja “Tamer-Digimon”-.

-Franky: ¿Y tú cómo es que no estás pegado a Vamdemon para asegurarte que cumple con lo suyo?

-Phantomon: Estamos conectados.

-Franky: Vaaale. ¿Podrías aclararlo un poco mejor? Y quiero una explicación no gay.

-Phantomon: Soy capaz de sentir la fuerza vital de aquellos con quien hago pactos o me deben un… servicio. Podría seguirle a allá a donde vaya si así lo quisiera.

Se detienen en el aire. Silphymon, el que fue ministro representante de los Guardianes del Viento en Led, observa con atención el pueblo hecho ruinas.

Silphymon:
 

-Silphymon: Es tal y como me dijeron. Dagomon continúa su marcha por Server junto a su séquito, pero no se sabe nada de Apocalymon o de Leviamon. Simplemente han… desaparecido.

-Paildramon: ¿A dónde se marcharían dos Digimons de tal poder que han logrado la libertad de andar a sus anchas? Se nos escapa algo.

-El portal sigue ahí- avisa el Digimon con apariencia de ídolo de plata, Shakkoumon, último ministro de los Cazadores de Virus-.

Shakkoumon:
 

Tiene razón. El Portal Oscuro que abrió Apocalymon, tras recuperar su forma, sigue dando paso a más de esas criaturas que muchos ya llaman “profundos”. Hay casi una población entera infestando los restos de Berm, los cuales están inundados en aguas negras, probablemente consecuencia de la ola que provocó Leviamon al llegar a este mundo. Otro "detalle", del que todos se percatan, es una capa de oscuridad que cubre poco a poco el cielo. No es otra que una manifestación más de la Fuerza Negativa que amenaza con traer una noche eterna en la que no hay cabida para las estrellas.
Volver arriba Ir abajo
Deadpoolnew
Novato
Novato
avatar

Cantidad de envíos : 14
Fecha de inscripción : 06/04/2016

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Sep 07 2017, 12:19

Leon y su compañero habían estado buscando un lugar donde dormir mientras planeaban lo que iban a hacer al día siguiente. Llegaron hasta una pequeña casa que parecía abandonada y durmieron en distintas partes de la casa. Una pequeña luz deslumbró un poco al joven encapuchado y le hizo despertar. Era Phantomon.

-Bueno, bueno, bueno -dijo el fantasma- parece que te has decidido a pagar tu deuda.

El chico se echó a un lado y volvió a dormirse. Como Leon estaba en otra habitación no se enteraba de nada. Phantomon profirió un grito aterrador en la cabeza del joven que acababa de ignorarlo. Éste tuvo que levantarse.

-¡Serás cabrón! -dijo el tammer.

-Déjate de idioteces, vengo a echarte una mano.

-¿Eres consciente de que no tienes manos?

-¡No empecemos!

El joven sonrió.

-Vamos, no te irrites, encima que te estoy haciendo el favor.

-Condenando enano, si supieras de lo que te salvé al pagar tu tratamiento. Escúchame, MetalPhantomon parece que se ha preocupado por vuestro encuentro con él, y se ha atrincherado en una mansión a mucha, mucha distancia de aquí. Si vais andando, el mundo digital habrá llegado a su fin para cuando lleguéis, así que he venido a ayudaros. Mañana, abriré un portal que durará 24 horas abierto. Si para cuando finalice el día no habéis vuelto, se cerrará y os daré por muertos. No puedo hacer más.

-Espera que entienda ¿Tenemos que pasar por una máquina de tortura y tu ayuda es abrirnos la puerta para llegar antes? Muy amable por tu parte.

-Cállate imbécil, mañana cuando salga el sol volveré. Espero que esteis listos, sino...

-¿Qué? ¿Nos darás un puñetazo fantasma? ¡No! ¡Por favor! ¡No me atravieses el intestino con tu asqueroso brazo fantasmagórico!

Phantomon gruñó y se fue. El joven volvió a dormirse.

Al día siguiente, le explicó todo a Leon, que pareció convencido de la idea. Así que desayunaron rápido y esperaron en la puerta de la pequeña casa. Pasaron unos minutos hasta que el sol terminó de salir. Entonces apareció el digimon que los llevaría a la misión más importante que les tocaría hacer.

-¿Listos? -preguntó Phantomon.

Leon afirmó y se abrió el portal. Hay que destacar que BlackAgumon había vuelto a su forma de BlackGreymon, para estar preparado para el combate. Entraron en el portal y aparecieron en lo que parecía un cementerio. Pese a que era de día, el cementerio estaba a oscuras, seguramente por algún tipo de magia negra.

Ya allí, consiguieron ver la mansión al final del cementerio, pero éste estaba plagado de Bakemons, así que corrieron a una Iglesia que había a un lado del camino para esconderse y preparar un plan.
Volver arriba Ir abajo
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 32
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: La chica   Vie Sep 08 2017, 18:17

Kyo y Tientamon se separaron del resto del grupo y procedieron a entrar en el portal, sin percatarse que un pequeño patamon enviado por hollyangemon les estaba vigilando. Al estar frente a la zona negativa, Kyo alzó el dispositivo, pero en lugar de un haz de luz, apareció un haz de oscuridad, con lo cual el patamon quedó asustado por un momento, pero por culpa de eso cuando se dispuso a seguirles ya habían desaparecido. Ante el fracaso en su misión de seguimiento, el digimon se quedó vigilando a esperar a que volvieran y así por lo menos ver que harían una vez que salieran.

Cuando Kyo y su fiel compi digital aparecieron en la zona negativa nueva, se dieron cuenta de que ambos estaban juntos, y Kyo ya no era un digimon de nuevo.
T: Que extraño, killo, azín que tas zon una nueva zonas negativa.
Pos meno má que yo he podio acompañarte, qu zi no a zabé que haría zin mí.
K: …
T: ¿Qué te paza, killo?
K: No estoy seguro, pero creo que debía venir hacia aquí.
T: ¿Quiere ezí que no habías elejido esta al azá?
K: No.
No se como, pero algo me decía que debía venir hacía aquí.
T: Tío, ere mu raro.
Pero te quiero iguá.
K: Creí que sólo te iban las mujeres.
T: No iba en eze zentío, aunque lo que má me gusta es tu tía desde luego.
K: A este paso dudo que volvamos a verla.
Pero te prometo que si consigo el poder que necesito para controlar el mundo digital, conquistar el mundo real será un paseo.
T: Pero, ¿no tá mal hazer ezo?
K: Si eso ocurriese, te dejaría hacerle todas las cosas pervertidas que quisieras a mi tía, como si hay que atarla para tal menester.
T:…
Empieza a guztarme tu tiránico plan, killo.

Empezaron a avanzar hacia adelante, se encontraban ante una gran meseta, rodeados de montañas de color negruzco, posiblemente porque era de noche. Había pasto y algún árbol suelto por allí, no había nubes y la luna resplandecía con gran fulgor. De repente, vieron una figura humana, o que en un principio parecía humana, en este mundo nada era lo que parecía.
Al acercarse más, vieron que la chica aparentaba unos 14 años, color castaño de pelo, ojos azules y mirada perdida y sobria.
K: ¿Y tú eres?
¿?: ¡Espera, eso lo debería decir yo!
No debería haber niños elegidos por aquí.
K: No veo que haya alguna señal por aquí que me prohíba la entrada, ¿y tú, tientamon?
T: No, yo zolo veo unas nalguitas bien wapas por aquí-le toca el culo a la chica-

La chica no parece inmutarse, pero aparta las manos de tientamon, y replica a Kyo.

¿?: ¿Vas a dejarle hacer eso así como así con alguien que acabas de conocer?
K:  ¿Hacer qué?
Yo no he visto nada.
¿Has hecho algo que pueda perturbar a esta señorita, tientamon?
T: Io no, que va, jiji.
K: Ahora, puesto que no quieres decirnos quién eres, no nos hagas perder el tiempo, quítate de nuestro camino o lo lamentarás.
¿?: ¡Ahora lo entiendo, vosotros trabajáis para digimon monarca!
K: Querrás decir digimon emperador.
¿?: Eso confirma mis sospechas, ahora os váis a enterar de lo que soy capaz.
K: Espera, ¿vas a enfrentarte tú sola, no tienes digimon acompañante?
¿?: No necesito ningún digimon, sólo me estorbarían.
K: Como quieras, tientamon, ¡acaba con ella!
T: ¡Como uzté mande, patrón!
¡Rayo de energía!-dijo apuntando a su objetivo-



La chica invocó una especie de escudo mágico alrededor, y empezó a flotar.

K: ¿Puede volar?
Interesante.
T: Po io también puedo, ze va a enterá la moza.

Tientamon fue a toda velocidad contra ella, pero la chica comenzó a cargar rayos de energía desde su mano, tientamon esquivaba los rayos que cuando caían al suelo causaban explosiones.

K: (¡Mi madre, si no esquivo con cuidado esos rayos van a darme!)-pensaba Kyo mientras veía los rayos caer-
¿?: Eres demasiado débil, no te han entrenado bien.
T: ¡Rayo de ener-la chica le dio un puñetazo en el estómago-
Quizá no debía de dezí el nombre y zolo atacá directamente

La desconocida le agarró del cuello y empezó a golpearle la cara a puñetazo limpio, pero entonces tientamon dio un giro hacia abajo y se libró de su contricante quién acabo golpeando su caparazón. Tientamon volvió a lanzar un rayo de energía, pero la chica apartó el rayo con su propia mano como quien aparta una mosca.
K: ¡No es posible!
¿?: Te voy a enseñar lo que es un rayo de energía de verdad

La chica empezó a cargar una enorme esfera de energía.

K: ¡NO, tientamon!

Tientamon digievolucionó en rizegreymon, y disparó a la vez que ella lanzaba la bola de energía. Una enorme explosión recorría los cielos, las hojas salieron despedidas y los árboles se tamboleaban.

K: ¿Quién es esta chica?

¿?: Vaya, esto ya es más interesante.

La chica comenzó a a cargar energía en las manos y de repente tenía unos guantes de energía enormes, con los cuales empezó a atacar con muchísimos golpes a la vez a rizegreymon, era como si tuviese muchos brazos y manos a la vez. Rize puso el revolver como escudo, pero así no podía contraatacar, era demasiado rápida para él.
T: ¡Aaaagh, no puedo má, killo!
¿?: ¿Eso es todo?
Y yo que quería jugar más.
Tantos golpes le dio que le rompió el revolver en trocitos, y luego los guantes se convirtieron en una corriente de energía explosiva que reventó justo delante de rize, que cayó en forma de motimon al vacío.

K: ¡No, tientamon!

Una pequeña burbuja rebajó la caída del que ahora era un motimon.

K: ¿Eh?
¿Por qué lo has salvado?
¿?: Porque no me interesaba matarlo.
Si hubiese querido matarlo, lo habría hecho antes.
Tengo que agradeceros que me hayáis permitido entrenarme, hace tiempo que estaba oxidada.
K: Pero… ¿quién eres tú?
¿?: ¿Acaso tengo que matarte para que aprendas la lección?
Al menos estás asustado, está bien, te lo diré.
Me llaman…
Plogger.

Continuará…


Última edición por DrPingas el Dom Sep 10 2017, 17:47, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 510
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Sáb Sep 09 2017, 12:51

El equipo de rescate se acerca al Portal Oscuro gigante, el que está conectado al Mar de las Tinieblas. Estar cerca le da escalofríos a Franky, así como seguramente a los demás.

-Shakkoumon: ¿No puedes cerrarlo desde aquí?- pregunta al Tamer.

-Franky: … Puedo intentarlo- se anima a decir tras vacilar un poco-.

Apunta su dispositivo a la entrada a otro mundo y proyecta un rayo de luz. Pero no ocurre tal y como se esperaba. Se ve cómo un aura negra cubre el haz de luz y llega hasta el muchacho, dándole una fuerte sacudida que le tira de su compañero. Rápidamente, Alf y Silphymon bajan y llegan a tiempo antes de que Franky pudiera terminar su vida tan abruptamente. El humano es vuelto a colocar en el lomo del dragón peludo y es ahí cuando recobra el sentido.

-Alf: ¿Qué ha pasado? ¡Por poco te matas!

-Franky: No lo sé… supongo que es demasiado fuerte para mí solo o… yo qué sé.

-Silphymon: Cerrar el Portal ahora nos daría una gran victoria, pero parece que no va  a ser posible por el momento.

-Paildramon: Centrémonos en lo que hemos venido a hacer.

Todos se alejan del Portal Oscuro, aunque Shakkoumon tarda unos segundos más que el resto al quedarse contemplando tal aberración que perturba su vista. Descienden sobre el pueblo, con todo arrasado tal y como se esperaría del tsunami. El Tamer baja de la montura y pone sus pies en el suelo encharcado.

-Franky: A ver si, con un poco de suerte, no está el conejo ese de los huevos.

-Alf: No seas gafe.

-Franky: ¿Sabes que ahora le tengo miedo a todo lo que parezca un peluche con orejas grandes? Algunas veces pego hasta botes cuando veo a Lopmon.

-Silphymon: Anímate, chaval. Ya verás que, en menos de lo que te des cuenta, estaremos regresando junto a tu amigo Jill y los demás.

El Niño Elegido queda impactado al oír ese nombre de la nada.

-Franky: ¿Jill? ¿Qué…? ¿Dónde has oído ese nombre?

-Silphymon: Eh… Lo gritaste anoche, junto a otros más.

-Franky: ¿Cuándo? Yo no recuerdo…

-Silphymon: Como te he dicho, anoche, mientras dormías. ¿No es uno de tus amigos humanos que quieres rescatar de los Portales? Pensé que estabas soñando con ellos… ¿A caso me equivoco?

El chico mira desconcertado a su compañero. Éste aparta la mirada. Sabe algo y el muchacho lo sabe.

-Franky: ¿Alf? ¿Por qué…? ¿Tú…? ¿Desde cuándo me pasa?

-Alf: … Hay un momento y lugar para cada cosa- contesta fríamente-. Y está claro que ahora mismo no es el mejor momento para hablar de tus problemas de sueño. Concéntrate en la misión y cuando terminemos… te cuento lo que quieras saber.

El Dorugamon camina junto a quienes ya se habían adelantado. Silphymon es otro que se había quedado rezagado con el muchacho.

-Silphymon: Lo siento, no pretendía…

-Franky: Déjalo. Vamos- dice para aparcar el tema de momento-.

Sonidos de disparos roban la atención del grupo recién reunido. Avanzan a toda prisa hasta donde transcurre la acción. En un gran espacio que se había formado entre escombros y ruinas, se halla una especie de dirigible siendo defendido por Galgomons. Todos llevan armaduras verdes que les cubren pecho, cabeza y hombros, donde se puede ver claramente una “C” roja. Se están defendiendo de un gran grupo de Profundos que les atacan desde todas direcciones. Franky ve cómo uno de esos seres con rasgos de pez se abalanza sobre un Galgomon, le quita la armadura a zarpazos y empieza a desgarrar la carne hasta que es abatido a tiros, aunque ya es demasiado tarde para el soldado caído. De repente, una serie de explosiones hacen sufrir bajas en el bando proveniente del Mar de las Tinieblas.

-¿Es que no podéis hacer nada en condiciones cuando no estoy mirando?- se queja una malhumorada voz que ya había oído Franky con anterioridad. El BlackRapidmon deja un rastro de estallidos por donde vuela, llevándose por delante a un gran número de esas criaturas acuáticas.

El equipo de rescate no está a salvo donde está. Más Profundos aparecen y les rodean. Paildramon apuñala con púas extensibles a quienes se les acerca con malas intenciones, mientras que Silphymon se defiende con sus garras felinas. Al Dorugamon le cuesta trabajo quitárselos de encima, son más resistentes de lo que parecen.

-Alf: ¡Franky!

Su compañero sabe lo que debe y le hace evolucionar mediante la carta azul. Ya como Grademon, Alf no tiene problemas en cortar a sus enemigos en pedazos. Phantomon hace lo propio utilizando su temible guadaña. Shakkoumon se queda inmóvil, observando cómo les van superando en número. Debido a su inexpresivo rostro, ninguno podría adivinar qué está pensando.

-Shakkoumon: ¡Agachaos!

-Franky: ¿Qué?

-Paildramon: ¡Haced lo que dice!

Al hacerlo así todos, la figura de plata dispara de sus ojos rayos de calor que desintegran a toda amenaza que les acorralaba. Su cabeza es capaz de girar los 360º, lo que le ayuda a poder exterminar a los enemigos, dando igual dónde se situaran, con una precisión escalofriante. Había logrado acabar con aquellos que les rodeaban, pero seguían apareciendo esos seres grimosos que se dirigían con ferocidad a por su anterior presa.

-Borzaya: ¡Llévate el cargamento ahora mismo, Blimpmon!- ordena al dirigible, que resultó ser un Digimon que imita a ese transporte-.

Blimpmon:
 

La máquina voladora empieza a ascender mientras que el comandante y sus hombres la defienden. Cuando el último Galgomon cae y el dirigible ha tomado una altura segura, Borzaya se dispone a acompañarle. Pero en eso es interceptado por Paildramon, quien se había lanzado a por su objetivo. Ambos caen al suelo mojado y tratan de someter al otro. Justo cuando Shakkoumon observa al Blimpmon alejarse y sus ojos brillan de nuevo como señal de un ataque por su parte, el dirigible sufre daño desde otro lado. Lejos del transporte volador, se encuentra flotando en el cielo ennegrecido a Magnamon. Sus ojos aún rojos contemplan el caos en el que está envuelto el pueblo. El caballero santo se dirige al vehículo para rematarlo, pero Borzaya se zafa de Paildramon en el último segundo y contraataca con su cuerpo al que lleva la armadura milagrosa.

-Phantomon: ¿Magnamon? ¡Nadie nos dijo que Magnamon seguía aquí!

El BlackRapidmon y Magnamon vuelan y esquivan mientras se mandan proyectiles el uno al otro. Paildramon ve la espalda desprotegida del comandante del Escuadrón Verde y asciende rápidamente a donde está para un ataque sorpresa. Lo que no cuenta es que eso mismo quiere Borzaya. Éste esquiva ágilmente el intento de Paildramon de apuñalarle y le golpea para que choque contra el caballero santo, lo que empezaría una pelea entre estos dos. Magnamon acierta un puñetazo en su nuevo contrincante y le derriba, echando una casa abajo por la caída. En vez de ir de nuevo a por Borzaya, el enfurecido guerrero cae en picado sobre Paildramon. Ambos protagonizan un combate brutal, con golpes alimentados por una ira creciente, lanzándose el uno al otro hacia lo que eran los antiguos hogares de los habitantes de Berm y poniendo en práctica técnicas especiales que arrasan todo cuanto tienen por delante.

Alf: No sé qué le hizo Phelesmon, pero parece estar enfadado con todo bicho que se cruce en su camino.

Shakkoumon aprovecha que Borzaya está  distraído con la batalla y dispara sus rayos al dirigible que todavía luchaba por escapar, lo que produce una sonora explosión y finalmente le hace estrellarse entre los restos de un vecindario.

-Borzaya: ¡¿Quién se atreve a interponerse en el camino del Imperio?!- grita airado tras ver la caída de Blimpmon.

Está por lanzar sus proyectiles al Digimon angelical, pero Silphymon aparece por detrás y le sujeta aún en el aire para impedirle disparar. Alf y Phantomon se dirigen a ellos para atacar al comandante con esperanza de noquearle. El ataque a Blimpmon no había sido más que una estratagema para pillar desprevenido al BlackRapidmon. Con todo en su contra, el jefe del Escuadrón Verde no tiene más remedio que acceder a su forma más poderosa. Silphymon no es capaz de aprisionarle más debido a su aumento de tamaño. Se rinde y se aleja para ver la forma final del comandante. Phantomon y el Grademon paran en seco al deslumbrarse por la brillante figura que no para de crecer.

-Borzaya: No sé quiénes sois ni exactamente por qué estáis empeñados en acabar conmigo- termina de evolucionar a BlackSaintGalgomon-, ¡pero la pena correspondiente por cabrearme es la muerte!
Volver arriba Ir abajo
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 32
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: Los descendientes   Dom Sep 10 2017, 20:27

Cuando Kyo escuchó aquello, dio un paso atrás y sus ojos reflejaban una mezcla de miedo e incredulidad.

K: ¿A quién pretendes engañar?
E-eso no es posible.
¡No puede ser, es imposible!
P: ¿Acaso me conocías de otra manera?
K: Tú… tú eras un viejo.
¡Tú eras el que empezó todo esto, todo esto es tu culpa!

Por primera vez, sin la seguridad de un digimon que le protegiera, Kyo se mojó, y fue corriendo con lágrimas en los ojos alzando el puño intentando dirigirlo a la cara de la chica, con una cara que reflejaba amargura y odio, aderezada con un poco de rabia; pero fue inútil, Kyo empezó a pegar varios puñetazos a donde él creía que estaba Plogger, pero la figura donde pegaba se desvaneció como si de un espejismo se tratara, ella apareció por detrás y le pegó por detrás del cuello, le causó un calambrazo desde ahí por el resto del cuerpo.

Empezó a dolerle la barriga y notó la cabeza como empezaba a arderle, comenzó a vomitar mientras Plogger se le quedaba mirando.

P: Dime, ¿de dónde vienes?
No te tengo registrado en mis datos, así que es imposible que hayamos hablado antes.
Y no tengo indicios de haber sido reiniciado, así que…
La única explicación es que seas uno de los hijos de Digimon Monarca.

De repente una voz se oyó.

¿?: Por enésima vez, me llamo Digimon Emperador.
De verdad, Plogger,-dijo un encapuchado de ojos claros y achinados, pelo blanco corto y con la capucha al descubierto; además de venir sentando en una especie de trono flotante- me molesta mucho que nunca te acuerdes.
Por tu culpa hay mucha gente que me llama así, ¿acaso yo alguna vez te he cambiado el nombre?
Y tendría razones para hacerlo, viendo que cambias de forma constantemente
P: Para de una vez.
DE: A mí nadie me manda callar.
P: Te estaba buscando, este es otro de tus hijos, ¿verdad?
DE: ¿Qué? Sólo soy un niño, no puedo tener hijos.
P: Déjate de rollos, hace tiempo que se descubrió el pastel.
No se cómo has conseguido evitar que la oscuridad te engullera, pero te las has apañado para introducir tus datos en otros servidores y crear niños con poderes destructivos como el tuyo y capacidad de dominar a digimons.
DE: Ya, ya, ahórrate el sermón, ¿quieres?
Si he venido es para demostrarte que no te tengo miedo.
P: ¿Por eso ya no te escondes?
DE: ¡Meeec!
Respuesta incorrecta
Asúmelo, la realidad es que tengo la habilidad de que no puedas rastrearme, lo hago para que no interfieras en mis asuntos, cosa que es bien distinta de esconderme, ¿capiche?
P: Lo que sea, ahora mismo me vas a decir dónde están los servidores, ¿donde los escondes?.
DE: Bueno, hoy no tenía nada más que hacer.
¡Ah! ¿No tenía que destruir la pradera del comienzo que estaba cerca de aquí?
P: ¡¿Qué?!
¡No te dejaré!

Un momento,-los ojos de Plogger cambiaron y se tornaron en enfado- ¡maldito mentiroso!
DE: Es verdad, lo había olvidado, resulta que ya la había destruido, supongo que has recibido una notificación en tu sistema, un poco lento, ¿no te parece?
P: ¡Ahora vas a ver que es lentitud!



Plogger empezó a volar acercándose al trono, alrededor del cielo y en los bosques se veía una masa de digimons muy distintos acercándose entre las sombras.
DE: No, esta vez me voy a manchar las manos, aguardad ahí-al instante, las sombras de tantos digimon comenzaron a desaparecer nada más dijo esto-.

Plogger empezó a formar de nuevo los guantes de energía y a pegar a Digimon Emperador, pero cuando dio el primer golpe se abrió un agujero rojinegro delante de Digimon Emperador en el que el guante se metió, al instante, se abrió otro justo detrás de Plogger de donde salió su propio guante que le dio en la cabeza a ella. Del impacto, Plogger cayó hacia adelante y Digimon Emperador la besó en la boca. Plogger se apartó rápidamente.

P: ¿A qué crees que juegas?
Sabes que no puedes absorber mis datos, no soy un digimon.
DE: ¿Acaso no puedo recordar que era besar a una chica?
Aunque seas falsa, a veces está bien recordar el pasado.
P: No me insultes de esa manera, no soy ni humana ni humano.

Plogger sacó un filo hecho de luz similar a una espada de la parte de arriba de su muñeca derecha y empezó a atacar a Digimon Emperador, este, a su vez, hizo aparecer un agujero similar al de antes de donde salió una mano negra con una espada negra que parecía hecha de polvo, con unos movimientos de su mano sin moverse de donde estaba sentado parecía dirigir los movimientos de la espada.

Kyo, tirado en el suelo mientras tenía rastros de vómito mezclado con sangre en su cara de cuando vomitó antes, miraba sorprendido la escena mientras abrazaba a motimon.

K: ¿Q…qué coño pasa?
¿?: Es una lucha del pasado, no ocurrió exactamente así, pero ya sabemos  del problema de la exactitud de las zonas negativas, ¿no?-una carta negra como la que usó falsamente Kyo para obtener a Rizegreymon apareció reconstruyéndose de la nada y tenía una cara simple de ojos blancos y una boca blanca que le hablaba-
K: ¿Q-quién ha dicho eso?
Me suena tu voz…
¡N-no puede ser!
¡Pero si… estás arriba!
¿?: Sí, soy Digimon Emperador, pero el del presente, no esa visión que ves arriba.
K: Pero, ¿cómo puedes hablarme desde el exterior?
DE: Puedo hacer muchas cosas, he decidido que esta vez, ya que soy la estrella de esta zona negativa, he visto conveniente explicarte algunas cosas, necesito que confíes en mí al fin y al cabo.

Primero, Plogger puede tomar varias formas, no creas que siempre ha sido un viejecito. Es otro programa, no corresponde ni a la humanidad ni a los digimons. Sigamos, me di cuenta de que mi poder era muy basto y me permitía vivir durante mucho, mucho tiempo, pero ser muy poderoso no significa ser omnipotente. Me di cuenta de que estaba envejeciendo, muy lentamente, pero lo estaba haciendo.
Si yo caía, todos los digimons que estaban a mi cargo se pelearían por el poder que acumulé, y vendría el caos. Admito que quizás mis métodos no son muy ortodoxos, conseguí las cosas a la fuerza y varios tuvieron que ser sacrificados para ese fin, pero pude unificar reinos que estaban en guerra, enriquecí digimons que estaban en la pobreza. Conseguí cosas que ninguno de los caballeros reales ni otros niños elegidos había conseguido nunca.

K: ¿Por qué Plogger pensó que era tu hijo?

DE: Porque fue un plan mío para buscar un sustituto. El único programa que pudiera asimilar mi poder para recibirlo debía coincidir con el de un humano en el mundo digital. Tengo cierto control sobre los datos para darles formas que se me antojen, pero no puedo hacer cualquier cosa, hay limitaciones. Para obtener un humano que me fuera leal, cree niños elegidos a partir de mi digicore, sin embargo, no eran exactamente igual.
Para obtener el don de crear vida humana dentro del mundo digital, necesitaba dos cosas, la primera, absorber los datos de la pradera del comienzo, y la segunda, los datos de los niños elegidos que vinieron al mundo digital y les ofrecí trabajar para mí y la oscuridad los engulló.

K: ¿Me engullirá la oscuridad a mi también?

DE: Es difícil, pocos joputas hay como tú, normalmente son los más blandengues los que no los soportan, aunque tampoco es buena idea dejar que ella te manipule. Como iba diciendo, generé niños nuevos, pero al final acabaron teniendo su propia ideología o no eran capaces de desarrollar tanto su poder como yo creía, así que al acabárseme el tiempo debía encontrar rápido un sustituto, y ahí entrabas tú.

K: ¿Vas a morir?

DE: Todos morimos alguna vez, lo importante es que la leyenda de Digimon Emperador jamás muera.

De mientras, el Digimon Emperador de arriba y la Plogger del pasado peleaban.

P: ¡Dime donde están los servidores y quizás podamos llegar a un acuerdo!-dijo mientras hacía un extraño gesto con las manos como si fuera una ninja, y así empezaron a aparecer un montón de chicas como ella alrededor de Digimon Emperador, eran como unas 500-
DE: Yo no hago tratos, hago lo que quiero.-dijo mientras se abrieron agujeros alrededor de Digimon Emperador que lanzaron bolas oscuras contra todas las Plogger, al hacerlo explotaron y solo había una que se protegió con una esfera luminosa a su alrededor-.
P: ¡No me importaría que existiese tu odioso imperio sino fuera porque te has metido demasiado en asuntos que no te concernían ni tenían nada que ver contigo!

Plogger empezó a descomponer en datos los árboles y montañas que había alrededor y los absorbía por las manos, mientras acumulaba una gran bola de energía por la boca, y de Digimon Emperador aparecieron unas manos gigantescas de color negro de un gran agujero roji-negro, cuando la chica disparó la gran bola, las manos la aguantaron mientras se descomponían y el agujero se cerraba.

DE: ¿Eso es todo lo que puedes hacer?
Me temo que la edad está haciendo mella en ti, un día vas a tener que dejarlo todo el tema en manos de los niños elegidos.
P: Los niños elegidos jamás deben saber de lo que soy capáz.
DE: Los llamados acólitos sombríos están desarrollando una cosa que dejará el espacio-tiempo como un mero almacenaje del pasado. De esa forma se podrían enterar lo que está ocurriendo ahora mismo, ¿no crees?
P: ¿Qué, es que acaso te has aliado con ellos?
DE: No, por favor, ellos son un estorbo para mí, y hacen mal al mundo digital.
P: Tú también lo haces.
DE: Bueno, es que el mundo digital me pertenece a mí, y como su dueño puedo hacer lo que me plazca con él.
P: Ni en tus sueños, tú eres el único que se autoproclama así.
Y por cierto, tú también estás mayor, hasta ahora no me has atacado ni una vez, te has limitado a defenderte, ni siquiera eres capaz de levantarte de la silla.-al decir esto Digimon Emperador frunce el ceño-
DE: No te permito hacerme ese tipo de análisis hacia mi persona.
Por cierto, ese chaval de ahí no me pertenece, por mí puedes hacer lo que te plazca con él.
P: Entonces si era un niño elegido, aunque a saber que ha hecho para evitarme.
En ese caso, acabaré con los dos ahora mismo, aunque eso me incapacite aún más.
DE: ¿Vas a acabar con él solo porque te ha visto combatir contra mí?
¡Vaya, luego yo soy el oscuro!
P: No soy exactamente de la luz o la oscuridad, y ya sabes que ningún niño elegido debe saber que soy capaz de hacer estas cosas.

Plogger comenzó a crear una barrera enorme alrededor del sitio donde estaban, montones de rayos empezaban a salir de todas partes. Las piedras del suelo se estaban rompiendo y empezaban a flotar, el propio Kyo y Motimon también estaban flotando.

DE: Entiendo, con esta barrera evitas que escape a través de mi agujero dimensional, ¿no es así?
P: En efecto, ahora, ¡morirás!
DE: ¡Jajajajajajaja!
Veremos si tú sales de esta, imbécil.

De mientras, en la parte de abajo, mientras nuestros amigos flotaban, la carta negra seguía hablando.

DE: El agujero dimensional del que habla es una dimensión que yo mismo creé.
Me sirve para escapar en situaciones comprometidas, excepto si hay un nivel de energía similar al mío que pueda contenerme, claro que si hoy día estoy vivo te habrás dado cuenta de que el truco de Plogger no le sirvió nada más que para perder casi toda su vitalidad. Ni se te ocurra preguntarle por esto, al fin y al cabo es demasiado orgulloso como para reconocer que el hecho de que esté así es culpa suya.



Además, el agujero me permite tanto contener oscuridad para usarla como poder y además para contener digimons que me interese contener en mi dimensión oscura para algún beneficio.

K: Ya no hay suelo, ¿vamos a morir?

DE: Nah, todo esto está a punto de terminar, no hay de qué preocuparse.

Todo se tornó blanco, lo último que Kyo vio fue como un gran explosión de luz lo iba quemando todo a su paso hasta llegar a él y a motimon, al cual seguía abrazado.
Pero de repente, aparece con motimon, y enfrente tienen a un angemon que estaba sujetado por unos brazos naranjas que salían de agujeros. Efectivamente, allí estaba Digimon Emperador, pero esta vez estaba encapuchado. Además, la zona negativa en lugar de desaparecer con luz como hacía antes Kyo, fue absorbida por su oscuridad, dejando solo el suelo donde antes estaba la zona negativa.

DE: ¿Ves?
Te lo dije, ¿no?
K: Sí, mi señor.
DE: Esa carta solo aparecerá en algunas zonas negativas.

Kyo buscó entre sus bolsillos y no la encontraba por ninguna parte.

DE: Cuando tenga algo que comunicarte en la zona negativa, te lo diré por medio de ella.
K: Ahora sé que puedo confiar en usted con total devoción.
¿Quién es este angemon?
DE: Es un pusilánime que os estaba siguiendo, y pensó que tenía algo que hacer contra mí.
Ahora que lo pienso, es el momento perfecto para demostrarme tu lealtad.
Kyo, acaba con él.
K: Pero señor, ¿cómo iba a hacerlo?
Solo soy un humano, y mi digimon está sin fuerzas.
DE: Ay sí, ¿ves?
Estas cosas siempre se me olvidan, lo de la frase iba luego después de esto.

Uno de los dedos de Digimon Emperador empezó a tener una pequeña bolita negra que brillaba, y salió del bolsillo de Kyo su dispositivo digital flotando.

K: ¿Para qué quiere mi dispo...?
¡¡¡¡AAAAAAAAAH!!!!-un rayo negro salió de la bola negra en forma de haz de luz negra y se fue directo al dispositivo y al brazo de Kyo, la luz estaba soldando el dispositivo digital de Kyo encima de su muñeca derecha, Kyo estaba gritando con un intenso dolor, lo más doloroso que haya notado nunca-

Cuando dejó de haber luces negras, salía humo del brazo de Kyo, miró lo que le había hecho a su brazo, el dispositivo aún tenía hueco para poder deslizar cartas por él, pero estaba completamente pegado a la carne.

DE: Nadie podrá quitarte ese dispositivo jamás de ahí, ahora podrás…
K: ¡¿QUÉ…. QUÉ ME HAS HECHO?!
¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!!

Motimon empezó a brillar de forma oscura y Kyo también, de repente, de un haz de luz negro salió rizegreymon, pero no había ni rastro de Kyo por ninguna parte.

R: ¡Rizegreymon, modo Kyo activado!
¡WAAAAAAARGH!-rugía el nuevo rize, esta vez con un aspecto similar al de la primera vez que evolucionó-.

DE: Perfecto, ¿lo entiendes ahora?
R: Yo no soy tientamon ni Kyo, soy Nuevo, ¿qué me has hecho?
DE: Es muy sencillo.
No es exactamente un power-up, puesto que tienes el mismo poder que antes.
Sin embargo puedes conservar tu forma tras unos cuantos disparos más, gracias a que Kyo está ahora en tu digicore, te estás alimentando de su energía para que tu forma actual dure más tiempo. Eso sí, no te pases no vaya a ser que lo mates.
Para que pudiera entrar en el digicore, era necesario que la conexión fuese más fuerte, por eso he soldado el dispositivo a su cuerpo, aunque sigue funcionado igual que antes. Puedes entrar en modo core a partir de esta forma evolutiva, las anteriores no son tan poderosas para admitir a un ser humano. A partir de aquí te será más fácil ir asimilando poco a poco mi poder.

Listo, ahora sí, ¡acaba con Angemon!

Angemon: ¡No, por favor, apiádate de mí!
¡Sólo seguía órdenes, yo no podía pensar que un niño elegido fuera malo!
Nuevo: Hay sacrificios que son necesarios.
Nuevo se encargará, que el infierno se apiade de tu alma.

Un enorme disparo desintegró al ángel en pedacitos. Las manos naranjas que lo sujetaban desaparecieron dentro de los agujeros, y un nuevo agujero apareció, del que salió un Leomon.

Kyo y Tientamon volvieron a la normalidad, tientamon en su forma tentomon estaba mareado.

T: ¿Qué ha pazao?
K: Ya te lo explicaré, tientamon.
¿Quién eres tú?-refiriéndose a Leomon-
DE: El será quién te observe durante tu aventura.
K: ¿Vais a mantenerme vigilado?
DE: Mide tus palabras (Me encanta este chico, es tan respondón como yo)
Observará tu evolución y me informará de ello cuando el resto duerma.
K: ¿El resto?
¿Queréis decir que después de lo que he visto debo seguir con el grupo?
DE: Bingo, verás, chaval, ahora mismo lo prioritario es que te hagas poderoso a la vez que luchas para salvar el mundo digital.
Al fin y al cabo, si acaba destruido, me quedo sin reino, y si yo me quedo sin él, tú también al ser mi digno sucesor.
Nos vemos, debo luchar al lado de hollyangemon sin que él lo sepa, odio que piense que lo hago por su causa bondadosa o algo así.
Adios, y portate bien. Y recuerda, ¡tú también debes comer, el modo kyo consume de ti; no solo de tu digimon!

Kyo estaba muy delgado, y el estómago le hacía mucho ruido.

K: ¿Y qué les digo yo al resto si me ven con un Leomon guardaespaldas?
L: Leomon no ser guardaespaldas, Leomon solo observar que hace Kyo
K: O sea, que solo vas  estar en modo espectador.
¿Y cómo te presento a los demás?
Por no mencionar lo de mi brazo.
L: Ser fácil, tu decir que extraño ejercito de digimons te hizo eso, y que tu salvar vida de Leomon. De tal forma que Leomon jurarte lealtad eterna y por eso seguirte a todas partes.
K: Ya, ¿Y si luchamos que excusa le vas a decir al resto cuando vean que no peleas?
L: Yo decir que tener resfriado.
K: ¿De verdad crees que eso va a colar?
L: Entonces yo decir que doler tripa. Leomon haber practicado, tu mirar.
Ay, ay mi barriguita, ¡doler mucho!-decía mientras rodaba por el suelo con las manos en la panza-.
¿Y bien, qué opinar tú?
¿A qué ser convicente?

K: ¿Por qué demonios me tienen que pasar esta scosas raras a mí?-decía mientras lloraba y tientamon le daba en la espalda palmaditas tratando de consolarle-.
T: ¡Eh, mira killo!
Allí hay un gan combate y un mechaconejo volando-refiriéndose a BlackSaintGalgomon-
K: ¡Vayamos a ayudar!
L: Yo observar desde aquí, luego reunirme con vosotros cuando batalla terminar.

Kyo y tientamon entraron en Rizegreymon modo Kyo después de comer de lo que les quedaba en la mochila para reponer energías, dispuesto a ayudar en el combate.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2797
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Sep 11 2017, 16:57

Empezadas ahora las operaciones para intentar recuperar el control del Mundo Digital,Max se siente más inútil que nunca.Ha quedado como un imbécil delante de todos.Ni se dio cuenta del control de la Cazadora en su momento.Tampoco Lopmon.Y lo peor de todo se lo ha llevado Dave.Decir que se ha quedado hecho un trapo sería quedarse corto.Y tanto Max como Lopmon se sienten responsables por ello.

-Lopmon:Tenemos que hablar con él,Max.A saber l-

-Max:Ya lo sé,Lopmon.No puede estar solo ahora.

La pareja se acerca a Dave y Strabimon.El chico,deshecho en lágrimas,está siendo consolado por el Digimon.

-Strabimon:Dejadnos tranquilos.

Ignorando al Digimon,Max se sienta junto al chico.

-Max:...Sé como te sientes ahora,Dave.Esa decepción y pensar que lo que pensabas que era real no...no lo es.Y sé cuanto duele.Mira,no soy demasiado bueno con las palabras...ni con otras cosas.Pero aun así debo advertirte:no caigas en la desesperación.Yo lo hice...Y me convertí en un cabrón amargado.En serio.Hacía daño a todos,incluido a mi mismo.Pero,como todos los cabrones en esta vida,tuve suerte.-Pone una mano en la cabeza de Lopmon.-Lopmon me hizo ver en lo que me estaba convirtiendo.Él fue mi salvación.Deja que Strabimon y nosotros seamos la tuya.

Algo avergonzado por su propio discurso,se pone en pie.

-Max:Saldremos a buscar más niños en un par de horas.Eres bienvenido si quieres acompañarme.

________________________________________________________________________________________________________

-Dave:...Gracias.

La cuadrilla formada por Dave,Strabimon,Max y Lopmon,guiados por un rumor,han llegado al asentamiento de Impmons y Datamon,ahora como pequeña compañía errante.Tras ser informados de los recientes hechos,y movidos por la pérdida de uno de los suyos,no dudan en unirse a la causa.

-Impmon:Con respecto a los humanos...Realmente es una solo.No debería tardar en volver.¿Os suena una chica llamada Alana?

Los ojos de todos se posan en Dave y Strabimon.Una pequeña chispa cruza la mirada del joven.

-Dave:Alana...¿Alana?

-Strabimon:¡Alana y Kotemon!¿No los recuerdas,Dave?

El chico parece algo confuso.

-Dave:En...Eclipse...

-Stabimon:¡Eso es!¡Cuando llegamos al Mundo Digital!

Ambos parecen recordar algo.

-Dave:Fue entonces cuando nos cruzamos con Emi...Durante todo este tiempo,yo...yo...

-Max:Todo fue una ilusión,Dave.Cuando nos reunamos con tu compañera,todo empezará a quedar claro.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Deadpoolnew
Novato
Novato
avatar

Cantidad de envíos : 14
Fecha de inscripción : 06/04/2016

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Sep 11 2017, 18:20

Estuvieron hablando sobre el plan que iban a llevar a cabo durante lago rato antes de desarrollar uno que tuviese un mínimo de sentido. Entonces se decidieron por uno de los más simples.

KnightChessmon corrió hasta el final de una larga calle de tumbas y dio un relinche que llamó la atención de un gran grupo de Bakemons. El gran grupo se giró y, tras observarlo un rato, se lanzó a una velocidad frenéticas. Estaba claro que los habían preparado por si sucedía algún tipo de ataque. Así que fueron en fila preparando un garrotazo cada uno. Cuando ya estaban a poca distancia de él, de detrás de una lápida salió BlackGreymon, que, sin avisar previamente, preparó una gran bola de fuego y la lanzó contra la fila de enemigos, haciendo que ardiesen todos.

Evidentemente KnightChessmon se echó a un lado y la llama no le dio. Los niños salieron de su escondite con una sonrisa en la cara.

-¡Ha funcionado! -gritó León.

-Será mejor que no perdamos el tiempo -dijo el otro-, o el portal se cerrará y nos quedaremos fuera.

León afirmó y los cuatro avanzaron en dirección a la mansión que había al final del camino. Apenas estaban llegando cuando vieron a varios Bakemons y a un par de Soulsmon venir de lejos. El ruido les había llamado la atención.

-Esta vez no nos quedan artimañas -dijo el chico aún encapuchado.

KnightChessmon realizó directamente una carga con Dientes a su lado. Los dos avanzaron a una velocidad frenética y lograron derrumbar de un golpe a varios Bakemons, pero aún más motivado, KnightChessmon dio un salto y aplastó a otros más bajo sus pies. Mientras Dientes lanzaba bolas de fuego y KnightChessmon movía su lanza, los dos niños observaban el combate desde detrás de una lápida.

-¿Crees que lograremos llegar a tiempo? -preguntó León- Como comprenderás, quiero poder encontrarme con Vandemon y hacerle paga, pero si nos quedamos aquí, pasarán años antes de que lo vuelva a ver.

-Te prometí que una vez que acabáramos con MetalPhantomon iríamos a por Vandemon. Además, a ti no fue al único al que engañó. A mi grupo también lo tuvo confundido bastante tiempo.

-Espero que terminemos a tiempo.

Cuando volvieron a mirar, los dos digimons habían terminado con los Bakemons que les rodeaban, y sólo quedaban los dos Soulsmons, que parecían haber estado preparando algún tipo de truco...
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 510
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Sep 11 2017, 23:37

El robot gigante comienza a lanzar misiles y demás proyectiles teledirigidos. Shakkoumon y Silphymon los hacen detonar usando técnicas a distancia antes de que lleguen a ellos, pero no lo tienen fácil debido a la cantidad de objetivos a abatir.  

-Phantomon: ¡Hemos fallado al dejarle evolucionar, debemos marcharnos!

-Alf: ¡Quieto ahí!- le grita al espectro para que detuviera su retirada- ¡No pienso abandonar a nadie!

-Phantomon: ¡Entonces deja de parlotear y sácales de ahí!

El espadachín ya tuvo esa idea antes, pero los Profundos no dejaban de salir de todas partes y ya habían marcado al Tamer como presa. Apenas puede dar unos pasos lejos del humano sin que otra de esas horripilantes criaturas se abalance para catar su carne. Por supuesto, ninguno lo conseguiría antes de ser cortado por la mitad o empalado. Aun así, la situación no deja de mostrar una verdad bastante incómoda pero evidente; los Tamers no pueden protegerse solos.

De pronto, se produce una explosión cerca del lado izquierdo de la cabeza de Borzaya, partiendo el ala que hace de oreja de ese lado y dañando parte de la cara. Mira al cielo, como los demás hacen a continuación para ver al responsable de ese ataque sorpresa. No es otro que el dinosaurio cíborg y compañero de Kyo, RizeGreymon.

-Franky: ¿Tientamon?

-Alf: Entonces él y Kyo deben de haber salido del Portal.

-Franky: Sí, ¿pero dónde está Kyo? Estará en peligro si le encuentran estos monstruos.

El que parece Tientamon en su nivel Perfecto vuela en picado contra el BlackSaintGalgomon, levantando su brazo-revolver con la aparente intención de golpear con éste. Borzaya recibe el arma en una de sus manos que colocó con firmeza momentos antes, luego le agarra el brazo y por último ejecuta una llave con la que tira con fuerza a Tientamon al suelo. A pesar de su tamaño y robustez, parece que el comandante es completamente apto para el combate cuerpo a cuerpo. El RizeGreymon se levanta con esfuerzo, con una de sus alas inutilizadas. El enemigo no le da la oportunidad de contraatacar, sino desata una patada que hace volar muchos metros al dinosaurio cíborg antes de morder el polvo otra vez.

-Franky: Es demasiado grande… y mira cómo se mueve.

El chico observa cómo una nueva oleada de Profundos trata de escalar por la pierna del jefe supremo del Escuadrón Verde. Se ve a simple vista que estos odiosos seres también le han tomado como a un enemigo más. Mientras que Borzaya se libra de ellos a base de pisotones, Shakkoumon reanuda sus ataques con la mayor intensidad que le es posible. Lanza discos de cerámica que estallan al impactar y dispara rayos rojos de cuyo calor se puede sentir aun estando a una distancia segura. El BlackSaintGalgomon está por responder con una potencia de fuego del que está totalmente seguro que reducirá a cenizas a ese incordio. Pero al momento de fijar su objetivo, sus ojos detectan el rápido vuelo de Silphymon. Éste pretende distraerle para evitar que pueda apuntar a su compañero.

Paildramon vuela hacia el combate, pero no por sus propios medios, sino porque había sido lanzado. Choca contra el costado del coloso negro, lo que llama la atención de éste. Antes de si quiera sospechar qué estaba pasando, Magnamon atraviesa el campo aéreo del pueblo cual cometa y arremete contra el que desea ser ministro. El mayor daño se lo lleva éste último, aunque Borzaya también recibe su parte. No dispuesto a sufrir más en silencio, coge a ambos con sus enormes manos y los lanza con ímpetu hacia una zona que parece ser el cementerio de Berm, estrellándolos allí, el escenario de la siguiente batalla entre Paildramon y Magnamon. Todo esto da como fruto que Silphymon se distraiga por un momento, el que necesita la fortaleza andante para aplastarlo entre sus mano como si de un mosquito se tratara. Deja caer al hombre alado para poder pisotearle con uno de sus gigantescos pies. Entonces Shakkoumon se desplaza a donde está su compañero y aguanta el peso que amenaza con aplastarlos. La acción es valiente y él es fuerte, pero  sus brazos comienzan a agrietarse.

-Phantomon: ¡Alto!

La voz hace eco con el entorno y se lleva la atención de Borzaya. Aún así, ve por el rabillo del ojo un proyectil que se dirige a él y lo bloquea con un brazo, lo que daña a éste. Con esto hecho, no ve a tiempo al RizeGreymon aproximarse nuevamente, saltar y arremeter su arma contra la cabeza del BlackSaintGalgomon. Entre el anterior ataque, lo de ahora y que había una fuerza que empujaba hacia arriba el pie de Borzaya, no puede evitar perder el equilibrio y caer, provocando un temblor debido a su masivo peso. La ira le domina. Cuando apenas vuelve a estar levantado, coge a Tientamon y empieza a tirar de su brazo biónico. Los desgarradores gritos del Digimon dinosaurio sugieren que se lo está arrancando de su lugar.

-Phantomon: ¡He dicho alto!

Se oye el sonido de un golpe a un objeto de madera. Borzaya se detiene, aunque todavía no suelta a Tientamon, y dirige su vista al lugar donde cayó Blimpmon. Allí encuentra al Grademon defendiendo la zona que rodea el transporte, a Phantomon flotando por encima y devolviendo la mirada y al humano que los acompaña alzando en alto una piedra. Por la posición, parece que amenaza con golpear, otra vez, un sarcófago que tiene en frente. Franky se pone muy nervioso al notar la mirada del gigante.

-Borzaya: … Hijos de…- tira al suelo al RizeGreymon y apunta con sus brazos-.

-Phantomon: ¿Estás seguro de querer hacer eso? Te molestó mucho que derribaran a tu subordinado porque llevaba esta carga, ¿me equivoco?, dudo que fuera porque le aprecias de verdad. El chico tuvo una buena vista e identificó este ataúd como un posible punto débil del que aprovecharnos. Ahora dime, ¿qué piensas hacer?

El comandante se llena de rabia, rabia que tendrá que contener si no quiere echar abajo la operación que tiene entre manos.

-Borzaya: ¿Qué queréis?, ¿cuáles son vuestras condiciones?

-Phantomon: Deseamos reunirnos con tu líder.

Pasan unos segundos de silencio. Si uno pone atención, podría oír una disimulada carcajada proveniente de la fortaleza móvil. Esta risa cesa en seco.

-Borzaya: Es por lo que ha pasado aquí, ¿no? Crimson ya es más que consciente de la situación. ¿Qué le podría interesar a él de vosotros para que se mezcle con-?

-Phantomon: ¡He dicho que queremos ver a tu líder más importante en el Imperio de Metal! ¡No tenemos nada que discutir con uno de sus secuaces que no sabe hacer su trabajo!

-Franky: Te estás colando un poco- comenta con susurros-.

-Borzaya: Muy bien, digamos que estoy de acuerdo en llevaros ante él. ¿Qué quieres hacer ahora mismo?

-Phantomon: Primero vuelve a tu forma de nivel Novato.

-Borzaya: No lo haré si eso supone no poder llevar el sarcófago a mis superiores.

-Phantomon: Entiendo. Prometo que os entregaremos a ti y a tu preciado cargamento tal y como está si nos llevas por el camino correcto hasta Crimson- la esfera que lleva de colgante parpadea brevemente-.

-Borzaya: ¿Por qué iba a confiar en ti?

-Phantomon: … Tienes mi palabra como aquellos de los que se encargan de llevar los datos de los fallecidos a su juicio justo. Créeme, los de mi clase nos tomamos muy en serio nuestras promesas y deudas.

-Borzaya: De acuerdo, más vale que no mintáis. Soy todo vuestro.

Al decir estas palabras, el enorme misil que carga su hombro izquierdo sale disparado. El pánico cunde entre los presentes. Al borde de la histeria, Franky está por dar un golpe más al ataúd, pero es detenido por el mismo Phantomon. El proyectil no se dirige hacia ellos, sino al Magnamon que vuela a gran velocidad directo a su próximo objetivo. El misil le golpea y estalla. La onda expansiva es tal que se lleva por los aires a muchos Profundos que seguían atosigando a los visitantes. Por supuesto, estos también son golpeados por la sacudida, aunque Franky logra estar a salvo gracias a que el fantasma había vuelto a ocultarle en su dimensión privada.

Al pasar todo, el humano vuelve al plano físico al que está acostumbrado. Ve cómo todos tratan de levantarse y quitarse de encima los escombros.

-Franky: ¿Es-está muerto?

-Phantomon: No, lo sabría. Cojamos lo que podamos antes de que vuelva ese desquiciado.

-Franky: ¿Y los demás y los Emblemas y-?

-Phantomon: Estamos demasiado cansados como para continuar- mira a un Dorimon que lucha por mantenerse en pie. Franky le coge y le cura con su dispositivo, lo que hace dormir al pequeño Digimon- y tenemos un rehén, una carga y una promesa que debe ser cumplida. Enviaremos otro equipo a que se encargue de lo que queda aquí.

-Franky: ¿Y… nosotros?- vacila al preguntar porque le da miedo la posible respuesta.

-Phantomon: Es evidente que iremos a ver al jefe de este psicópata.

Borzaya, ya en su forma de Terriermon y con una sonrisa malévola en el rostro, camina en dirección al dirigible. A su espalda aparece Shakkoumon, con unos ojos brillantes que contienen su furia.

-Borzaya: Lo siento mucho por tu amigo- expresa con tono burlón-.

Phantomon aparece delante de él y le apunta con su guadaña.

-Phantomon: No provoques- le da un golpe con su arma y le deja inconsciente-.

Tras pasar un corto periodo de tiempo, el equipo está reunido. Recapitulando, Shakkoumon y Paildramon habían terminado con heridas serias y Silphymon... había muerto. No pudo aguantar la fuerza titánica de ese monstruo. Tientamon volvió a su forma de Motimon y Kyo apareció después de todo el jaleo anterior. Ahora poseen la custodia de Borzaya y un misterioso sarcófago que fue clave en la rendición del temido Terriermon. De entre las ruinas, aparece un extraño Leomon que se acerca al grupo.

-Leomon: Kyo hacer buen trabajo. Leomon tener miedo de que tú no lograr.

-Kyo: Ah, gracias, qué considerado.

-Franky: ¿Y éste quién es?- señala al recién llegado.

-Leomon: Leomon ser Leomon. Leomon ser leal a Kyo porque él salvar vida de Leomon.

-Franky: Vaaale. ¿Y por qué hablas así?

-Leomon: Porque Leomon sufrir un infarto.

-Franky: Ah, tiene mucho sentido.

La parca observa al extraño por un rato con ojos desconfiados.

-Phantomon: Volvamos al campamento. Mantendremos cautivo al Terriermon y nos prepararemos para lo que tenga que venir.
Volver arriba Ir abajo
LordWilhem
Novato
Novato
avatar

Caballo
Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 03/04/2016
Edad : 26
Localización : En un lugar de cuyo nombre no me acuerdo

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Sep 12 2017, 16:09

Katya entró junto a Freeze en el portal de la zona negativa. Sintió un escalofrío al poner un pié en aquella dimensión y temió volver a verse en una extraña situación bajo la forma de aquel demonio femenino. En otras circunstancias se habría alejado de aquel sitio, pero todos los Tamers estaban afrontando una situación peligrosa, y no era el momento más idóneo para tener miedo. Se agarró a la pezuña de Freeze con fuerza y continuaron avanzando a través de la oscuridad.


Al emerger tuvieron la sensación de ser observados. En un instante les pareció que algo se movía entre las tinieblas del lugar, y fuera lo que fuese, se acercó a ellos. Pudieron oír un leve aleteo y una leve risa.


- ¡Maestra! -dijo una voz desde la oscuridad- por fin has regresado, llevo aguardando tú regreso mucho tiempo.


- ¿Quién eres? - preguntó Katya.


- ¡Muéstrate o te dejo como un témpano! -le ordenó Freeze. A pesar de la situación seria, no era capaz de evitar hacer su chiste sobre hielo. Aún así, la expresión del digimon no era de broma.


Cuando la figura salió a la luz resultó ser más pequeña de lo que habían imaginado. Una bola negra con dos zarpas y alas de murciélago, y una calavera dibujada en la frente. Katya sacó su dispositivo digital, y lo apuntó a la criatura.




Demidevimon



Un pequeño familiar digimon con la apariencia de un murciélago. Existe para...



El dispositivo actuó de forma errática, y Katya no pudo leer la información. Era como si algo interrumpiese su funcionamiento, como si no quisiesen que leyeran lo que ponía sobre Demidevimon. El digimon se acercó a Katya y se arrodilló como si de su esclavo se tratase.


- Llevo esperando tanto tiempo este momento -dijo Demidevimon- Empecé a pensar que tras tantos años no encontraría la forma de volver.


- ¿Qué quieres decir? -preguntó Katya asustada.


- ¿De qué diablos helados estás hablando? -preguntó Freeze bastante molesto- ¡Ella es mi entrenadora y mi amiga!


- No estoy hablando contigo, peluche -respondió Demidevimon- ni tampoco con este colgajo de carne al que llamas "entrenadora".


- ¡Pero aquí no hay nadie...! -Katya se detuvo antes de terminar la frase. En su corazón sabía que sí había alguien más allí presente.


Se fijó en su sombra, que había abandonado su cuerpo y se había situado a su lado. Observó a los dos digimons y comprendió que su mente se la estaba volviendo a jugar, pues nadie más se percató de ese hecho. La sombra giró la cabeza hacia su antigua propietaria, y en ese momento, Katya sintió como la cabeza le iba a estallar. Freeze apartó la vista de Demidevimon y vio a su compañera retorcerse en el suelo por el dolor.

- ¿Qué te ocurre, Katya? -preguntó asustado, pero no obtuvo respuesta. Se fijó en que Demidevimon los miraba con una sonrisa- ¡Maldito seas! -gritó Freeze- ¿Qué diablos le has hecho?


- ¿Yo? -dijo Demidevimon con tono irónico- Absolutamente nada, pero el ama se acerca y ya queda poco para culminar su plan.


- ¡Habla claro de una vez! -le ordenó Freeze y escupió un chorro de su característico fuego helado. Devimon lo esquivo a tiempo, pero no devolvió el golpe, simplemente se limitó a esperar.


Antes de que nadie pudiese hacer nada, la zona comenzó a encogerse y a moldearse. De pronto, los tres se vieron en una estancia completamente nueva. Se asemejaba la sala de un teatro. Demidevimon se encontraba frente al telón y Katya y Freeze sentados en la primera fila.


- Pronto mi ama llegará, pero de mientras recibamos al resto de los invitados -Tiró de la cortina y se abrió el telón. En ese momento, Katya dejó de lado el dolor de cabeza y contempló a quienes estaban en el escenario. Eran sus padres, atados en inconscientes- Todos habéis sido piezas muy útiles para mi ama. Cuando se fue nos dejó instrucciones a mí y a Bakemon, de atraerte a la zona digital... y que mejor forma de hacerlo que encerrando en ella a tus padres.


- ¡Maldito! -gritó Katya intentando sobreponerse unos instantes más a su dolor de cabeza- ¡Freeze, tenemos que salvarlos!

- Estoy listo, Katya -Freeze avanzó corriendo hacia el escenario- ¡GABUMON DIGIEVOLUCIONA EN GARURUMON! -Cuando llegó adoptó su forma adulta y se abalanzó hacia los padres de Katya. Los soltó de sus ataduras, pero permanecieron inconsciente.


- Impresionante -reconoció Demidevimon- pero yo también tengo mis propios trucos.





Una nube de sombras cubrió a Demidevimon. De ella surgió un pájaro de fuego oscuro gigante, que se abalanzó graznando sobre los padres de Katya. Garurumon se interpuso entre ellos y el golpe lo lanzó por los aires. Se recuperó y, apoyándose en una de las paredes del teatro saltó de vuelta hacia su oponente y lo obligó a retroceder. Con una serie de placajes consiguió alejarlo de los humanos. Su oponente voló tan alto que el techo de la estancia se rompió y los dos salieron al exterior.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------





Saberdramon


Un digimon cubierto por llamas oscuras. Cuando lucha contra sus enemigos, su temperamento agresivo y sus salvajes contraataques, hacen difícil acercarse. Su movimiento especial, Black Saber, consiste en atacar desde el aire con las garras de sus pies.


Katya se acercó al escenario mientras Freeze peleaba contra su oponente en el exterior. La cabeza le dolía mucho, y no sabía cuanto más podría aguantar consciente. Se acercó a sus padres y los libró de sus ataduras. Luego intentó despertarlos, pero no lo consiguió.


- Es inutil... -La voz hizo acto de presencia, y habló a través de la sombra de Katya- me he asegurado de que no despierten en este mundo.


- ¡Dejame en paz! -gritó Katya llevándose las manos a la cabeza- ¡No eres real, solo estás en mi cabeza!


- Sí, estoy allí... -respondió la voz- pero soy muy real, y llevo contigo mucho tiempo.


Varios recuerdos vinieron a la mente de Katya. Se vio a sí misma más pequeña, en un colegio, peleándose con unos niños, y una figura sombría observando desde un rincón. Una figura con forma de diablesa. Más tarde una clase, y la figura sentada a su lado susurrándole cosas al oído. Luego observándola con una sonrisa cuando fue con sus padres al despacho del director por mal comportamiento.


- Esto solo quiere decir que he estado loca desde que era una niña, pero sigues siendo un producto de mi mente.


- ¿Cómo explicas que pudieses ver un digimon donde nadie más lo veías y sin haber estado antes en el mundo digital?


Katya intentó responder. Pensaba que la mente era tan caótica que no hacía falta conocer algo para imaginarlo, pero entonces otra imagen se le aparició. Esta vez, ella estaba en su cuna y la figura apareció y se la llevó.


- ¿Qué me has hecho? -preguntó Katya cada vez más débil.


- Un experimento para asegurar mi existencia -respondió Ladydevimon- y que abrirá una nueva era en el mundo digital...


"Tú fuiste mi uno de mis sujetos, una rata de laboratorio a la que llenar de datos... pero me atacaron inesperadamente y mi forma se disolvió. Hasta que el destino quiso que fueses una niña elegida y mis secuaces te trajeran de vuelta al mundo digital. Lo habría hecho de todos modos, aunque no fueras una elegida... entonces fue solo cuestión de tiempo que la zona negativa me revelase a mí, una forma oscura de datos dentro de tu ser... y ya solo hacen falta dos piezas del puzle para regresar."


La zarpa de Ladydevimon señaló a uno de los bolsillos de Katya. Sacó la carta negra que había encontrado al salir de la zona oscura, pero ahora estaba rara. Cuando la tocó le pareció que emitía una vibración.


- ¡Si piensas que haré como Kyo y usaré esta carta para hacer digievolucionar a Freeze estás muy equivocada! -respondió Katya.


- Usaras esa carta, pero no como crees... -le advirtió Ladydevimon- y aún queda una segunda pieza del puzle... -La mirada de Ladydevimon se clavó en el combate que Freeze mantenía, observando a Saberdramon.


Katya pensó que trataba de calcular si su secuaz sería capaz de destruir a Freeze. Entonces se acordó del combate contra Bakemon. Los datos se dispersaron cuando del digimon fantasma cayó derrotado. Entonces comprendió lo que necesitaba.


- ¡Datos! -exclamo Katya y empalideció- Necesitas más datos... y luego la carta... -dió la espalda a sus padres y salió de allí corriendo.


Su cabeza estaba a punto de estallar y se tambaleaba a cada paso que daba. La vista se le iba nublando. Sabía que Ladydevimon no quería que interfiriese en la parte final de su plan, que consistía en que Freeze matase a su último secuaz.


- ¡Freeze, detente! -le gritó Katya- ¡Es una trampa!


No pudo resistir más y cayó al suelo. Perdió la consciencia mientras veía a Freeze hundir sus colmillos en la garganta de Saberdramon.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 510
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Sep 14 2017, 11:37

El equipo regresa al campamento que había formado la nueva alianza, localizado en la zona donde Phantomon dejó a los aliados que pudo tras rescatarlos de la inminente ola gigante en Berm. La noche ya había caído para cuando aseguraron a un todavía inconsciente Borzaya en una camilla, atado y amordazado, dejándolo apoyado en la pared de la cueva que les sirvió de refugio. A la hora de la cena, Franky y Alf, como Dorimon, se encuentran apartados de los demás, tal y como quiere en ese momento el humano.

-Franky: Bueno, desembucha. ¿O me vas a decir que no puedes hablar durante la cena porque tienes la boca llena?

-Alf: Pues…- masculla al esforzarse en tragar un gran trozo de carne que mastica.

-Franky: En serio, Alf. ¿Desde cuándo hablo en sueños?

El pequeño Digimon termina de devorar la comida y trata de ponerse a tono con la situación.

-Alf: No sabría decir cuándo empezó exactamente, pero… Sí, hay noches que te mueves y hablas en sueños. No sólo pronuncias los nombres de los chicos que encontramos en Toyland, sino también hablas como si… como si revivieras momentos pasados. En los que pasamos peligro, si tuviera que ser más específico. Hay noches que sólo murmuras y no llamas la atención. Otras veces parece que sufres ataques…

-Franky: Y tú lo escuchaste todo… Supongo que los demás también lo saben.

-Alf: Como te levantas como si no hubiera pasado nada, no lo comentamos mucho. Pero en realidad sí pasa algo, ¿verdad? Yo al menos lo noto- el muchacho no responde, dejando pasar un silencio que solamente es perturbado por el ruido que hacen los demás Digimons al comer-. Ya sé que te extrañará que muestre algo de interés, pero… ¿Quieres hablarlo?

Tras otros segundos más de silencio, Franky se levanta de la roca que usaba como asiento y le da la espalda a su compañero.

-Franky: ¿Para qué? ¿Qué arreglaríamos hablando?- se aleja junto a sus sentimientos sin echar la vista atrás.

____________________________________________________________________________________________________________

Al día siguiente, tras desayunar algo, Alf evoluciona a Dorumon para tener algo más de libertad de movimientos y se acerca a Phantomon.

-Alf: ¿Cuándo vamos a ir al Imperio de Metal?

-Phantomon: En cuanto sea posible. Paildramon recibió una paliza y Shakkoumon estuvo a punto de romperse, literalmente. O esperamos a que se recuperen o seleccionamos nuevos miembros para el equipo. Difícil esta opción porque casi todos tienen sus propias tareas. Y porque dudo mucho de que quieran acercarse a alguien con la reputación de Crimson.

-Franky: ¿Qué se sabe de él?- se une el chico de forma casi natural-. No paro de oír que es peligroso y tal, ¿pero por qué? ¿Quién es Crimson?

-Phantomon: … Según tengo entendido, se le vio luchando del lado de los demonios en la Guerra en el Árbol. Siendo más concreto, estaba bajo las órdenes directas de Barbamon, el Gran Señor Demonio de la Avaricia, como uno de sus mayores comandantes. Desde antes de esa época, ya se le conocía como “la máquina definitiva de matar”. Cuando los demonios fueron vencidos, Crimson quedó como el único comandante con vida y se adueñó de lo que quedaba del ejército de su antiguo amo. Tiempo después, se estableció en la Región Oriental, donde formó y fue expandiendo su propio reino, dándole el nombre de la familia al que muchos Digimons mecánicos pertenecen, “Imperio de Metal”. Obviamente hubo quejas por la apropiación del nombre, pero hoy en día no oiréis a nadie yendo a por Crimson por esa razón.

-Alf: Suena a alguien que los tiene bien puestos.

-Ni te lo imaginas- los tres se giran. Estos estaban hablando cerca de donde habían situado al comandante Terriermon. De hecho, Phantomon le estaba vigilando. Fue Borzaya quien se metió en la conversación al despertarse por primera vez desde que lo noquearan el día anterior. También había logrado quitarse la mordaza de alguna manera-. Tengo algo de hambre. ¿Por qué no sois buenos camaradas y me traéis algo?

-Phantomon: No probarás bocado hasta que yo lo diga.

-Borzaya: Quieres dejarme débil para que no pueda evolucionar. Astuto- elogia con tono burlón-.

-Phantomon: Simplemente no nací ayer. Pienso hacerte lo suficientemente manejable como para que lo único que puedas hacer es guiarnos hasta Crimson y que no nos maten por el camino.

-Borzaya: No será necesario. Él vendrá aquí.

Por primera vez en mucho tiempo, habían dejado sin palabras al ahora desconcertado fantasma.

-Phantomon: … ¿Perdón?

-Borzaya: Envié un informe mientras os recuperabais de mi último ataque. Saben lo que me ha pasado, también de vuestro deseo por ver a nuestro líder y me tienen localizado en todo momento. Parece que habéis captado su interés.

-Phantomon: … ¿Cuánto tiempo tenemos?

-Borzaya: 5 días.

Nadie dice nada por los siguientes segundos.

-Alf: Estamos muertos, ¿verdad?

-Phantomon: … Recemos a Dios que no sea así. Trataré de avisar a todos de esto y… prepararnos con lo que tengamos.

_________________________________________________________________________________________________________

Pasan un par de horas. En ese tiempo llegan unos visitantes acompañando a Makuramon. Franky los conoce. Más bien los ha visto alguna vez, aunque la presencia de uno de ellos le alarma. Son los Devas Caturamon y Vajramon. Zudomon, una bestia mamífera que carga un caparazón en su espalda, se les acerca.

Zudomon:
 

Todos tienen miradas serias en sus rostros. El humano puede ver que existe una gran tensión en el ambiente.

-Caturamon: Somos muy conscientes de los atroces hechos de los que han sido protagonistas nuestros hermanos. Gracias a que los Dioses nos han devuelto nuestra fuerza, hemos podido venir y, en nombre de todos los Devas, pediros perdón.

-Zudomon: Sabemos muy bien que fuisteis manipulados por los Acólitos Sombríos. Y aun así, yo…- mira desanimado al suelo.

-Caturamon: Lo entendemos. No compensa para nada por lo que habéis pasado, pero queremos que lo tengáis y, si lo veis oportuno, usarlo para enfrentar al enemigo.

Mira a Vajramon, quien carga una bolsa, y asiente. El Deva toro mete la mano y saca de ella un cofre. Lo pone en frente del ministro de los Salvadores  de las Profundidades y lo abre. Lo que ve Zudomon es un objeto que desprende luz propia. Una reliquia usada por héroes en el pasado.

-Zudomon: ¿Un Espíritu Digital?

-Makuramon: El de la Luz. Pensamos que alguien de entre tu gente podría usarlo.

Franky y Alf andan hacia allí para saciar su curiosidad, pero entonces Patamon les adelanta corriendo y se pone en frente del cofre.

-Patamon: ¡Es-es un Espíritu Digital, no hay duda!

-Zudomon: … ¿Quieres probar suerte?

Los Devas y el propio Patamon le observan con rostros sorprendidos.

-Caturamon: ¿Estás seguro de cederlo tan fácilmente? ¿Ni si quiera vas a hablar con los demás ministros?

-Zudomon: Me pareció oír una vez que es el mismo Espíritu u otra fuerza superior quien elige a su dueño. No es algo que se pueda decidir en una asamblea.

-Patamon: ¿Puedo intentarlo entonces?

-Zudomon: He oído de ti por HolyAngemon y por eso sé que buscas un Espíritu Digital para luchar contra el mal. Así que aquí lo tienes, no desaproveches la oportunidad.

-Patamon: ¡Gra-gracias!

El devoto Digimon se acerca un poco más y levanta una de sus pequeñas patas para tocar la reliquia. Roza el metal, pero no ocurre nada. Impaciente, trata incluso de darle un par de leves golpecitos, como el que llama a una puerta esperando a que alguien responda. Pero da igual cuanto intente, no reacciona.

-Patamon: ¿Por- por qué no…?

-Zudomon: Mala suerte, pequeño.

-Patamon: No…- sus ojos se llenan de lágrimas que enseguida derrama- ¡No puede ser!- corre lejos de los presentes mientras solloza- ¡¿Por qué no puedo digievolucionar?!.

-Alf: Puff, ha tenido que ser un golpe duro para él.

-Franky: Sí… Oye, ¿no se está yendo un poco lejos? Esperaba que se metiera en la cueva y se asustara de Borzaya, pero…

-Alf: Se está dirigiendo a esa montaña helada… ¿por qué hay ahí una montaña helada?

-Zudomon: Vosotros,- llama la atención del humano y el dragón peludo- ¿podéis echarle un ojo para que no haga ninguna tontería?

Los dos se miran entre ellos.

-Franky: Ve tú, anda. Le podrás alcanzar, ¿no?

-Alf: ¿Cuál es la diferencia ahora de entre todas las veces que te he visto correr?

-Franky: Que ahora mismo no lo tengo que hacer para que no me maten. Hazme el favor.

-Alf: Vale, vale, ten preparado algo rico para cuando vuelva- se marcha corriendo en la misma dirección que Patamon-.

-Franky: No sé qué espera de mí, pero bueno…

Contempla a su alrededor. Ve a los Devas hablar con Zudomon, otros Digimons yendo de aquí para allá y la cueva en la que Phantomon está mirando el sarcófago que recuperaron. En ese momento Franky se encuentra un tanto incómodo, como si sintiera que no encaja en ese panorama. Finalmente, decide ir a ver lo que está haciendo el espectro para matar un poco el tiempo.

-Franky: ¿Sabes ya lo que es?- le lanza la pregunta a la parca.

-Phantomon: … No me he atrevido a abrirlo. Desprende una energía que me resulta muy desagradable. He podido analizarlo con mis poderes y he descubierto que guarda un cuerpo en su interior, un Devimon, pero no sé todavía qué es lo que le hace tan especial. ¿Sabes tú algo?- pregunta dirigiéndose a Borzaya, a quien no le habían vuelto a amordazar, aunque todavía sigue atado de pies y manos.

-Borzaya: No tengo la autorización para revelar ese tipo de información.

-Phantomon: No creas que con eso te libras del interrogatorio- dirige sus brillantes ojos nuevamente al ataúd-. ¿Por qué lo tenían encerrado los Acólitos Sombríos y para qué lo quiere el Imperio de Metal?

___________________________________________________________________________________________________________

El Dorumon alcanza una parte que está cubierta por la nieve. A su alrededor hay árboles decrépitos y un viento helado que sacude las ramas de estos. Alf mira a su alrededor, pero no logra divisar aún al Digimon perdido.

-Alf: Le he dado demasiada ventaja. ¡Patamon! ¿Dónde estás?

Nadie responde. El Digimon Bestia sigue andando a la vez que echa un segundo vistazo al paisaje. Por un momento, cree ver una silueta. Pero ésta no corresponde con la de Patamon, sino pertenece a alguien alto y delgado, en quien se destacan un par de cuernos y grandes alas destrozadas…
Volver arriba Ir abajo
Deadpoolnew
Novato
Novato
avatar

Cantidad de envíos : 14
Fecha de inscripción : 06/04/2016

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Sep 14 2017, 15:06

El enfrentamiento con los dos Soulmon se suponía que debía ser corto, pero ambos habían aprovechado alargando el combate para que fuesen llegando más Soulmons y Bakemons. Lo que iba a ser un pequeño combate de unos minutos, se alargó como una lucha de dos horas que acabó por obligar a los cuatro viajeros a esconderse dentro de otra Iglesia más cercana a la mansión. Por alguna razón aquellos digimons espíritus no podían entrar en el lugar.

Los tammers discutían qué hacer mientras los digimons descansaban.

-Podemos hacer el mismo truco de antes -propuso el encapuchado.

-Podría funcionar, pero no estoy seguro de que con tantos vaya a ser tan efectivo -decía Leon.

-Necesitamos otra estrategia, algo que nos ayude a distraerlos a todos.

-No se me ocurre nada.

-¡Ey, Dientes! ¡Cuidado con eso! -exclamó KnightChessmon.

Los dos tammers se giraron con el grito para ver unos botes de pintura con los que el anterior dueño de aquel lugar estaría pintando las paredes. Los dos se miraron sonrientes en el mismo momento.

Las puertas de la Iglesia se abrieron, y todos los Bakemons y Soulmons esperaban a la salida para iniciar su ataque, pero en vez de a los dos tammers y los dos digimons. Se encontraron a cuatro fantasmas... O a los mismos de antes pintados de blanco.

La cuestión es que aquellos digimons no parecían muy inteligentes, pues se tragaron la treta y se fueron alejando el busca de los cuatro viajeros perdidos.

Cuando llegaron a las puertas de la mansión, el tammer encapuchado respiró hondo y las abrió. Entraron en el salón principal del edificio y se quedaron perplejos. Los cuatro esperaban un ejército de Bakemons, un laberíntico pasillo o enemigos de cualquier estilo por doquier. Pero allí estaba, impasible, observándoles. Metalphantomon.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 510
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Vie Sep 15 2017, 16:57

El compañero de Franky se encuentra herido bajo la nieve. Alguien le ha atacado, el mismo que se acerca a él y le coge por el cuello con sus frías garras. El agresor ríe discretamente mientras mira con arrogancia a su presa.

-He estado esperando esto por mucho tiempo. Unos insectos como vosotros jamás tendrían la más mínima posibilidad contra mí. Pero lograsteis dejarme a la merced de esos humanos y me humillaron. Viendo que estáis en el Mundo Digital, os perseguiré y os asesinaré uno a uno, penetrando el terror en vuestros huesos como haría el frío. Empezando por ti.

Alf abre los ojos y ve la sonrisa malévola de IceDevimon. Distraído con su propio monólogo, el ángel caído afloja su mano, dando lugar a la oportunidad para que el dragón peludo muerda con saña el brazo del demonio. Gritando de dolor, IceDevimon zarandea salvajemente la extremidad mordida, pero sin éxito de libarse de Alf. Sólo cuando le golpea contra el suelo, consigue que le suelte. El cuerpo del Dorumon cae a un par de metros en la nieve.

-IceDevimon: ¿Es que no has aprendido nada de la última vez? ¡Eres infinitamente más débil que yo! Le hubiera hecho un gran favor a tu compañero si te llegara a remplazar. ¡Pero ahora su falta de criterio le costará la vida!

El Dorumon salta encima de IceDevimon cual resorte. Trata de dar dentelladas y dispara sus ya características bolas de metal. No pasa mucho tiempo antes de que el demonio blanco congelara todo el cuerpo del pequeño dragón, a excepción de la cabeza, contra un árbol para mantenerlo prisionero.

-IceDevimon: Te has vuelto un poco más fuerte, eso te lo concedo. Pero mírate. Solo y abandonado a tu suerte. Ya sabía que algún día te darían la patada. No le sirves a nadie.

-Alf: ¡No he sido abandonado, he venido por mi cuenta! ¿Y me estás diciendo de verdad que soy YO quien tiene problemas? ¿Me lo está diciendo el mismo capullo que pierde su tiempo en buscar a unos niños que, según él, son inferiores a él? ¡Háztelo mirar, frigorífico!

La provocación surte su efecto. IceDevimon pone sus garras en el cuello del dragón peludo y empieza a estrangularle al mismo tiempo que a congelarle con sus poderes.

-IceDevimon: ¿Oyes eso- le susurra al oído-? El hielo te llama.

Una bola de nieve impacta en la cara del demonio y le aleja de Alf. IceDevimon mira en la dirección desde la que vino el proyectil y ve a un extraño oso blanco con equipamiento militar.

Spoiler:
 

-IceDevimon: Me atacas… ¿con nieve?- primero sonríe. Luego empieza a reír. La risa se hace más escandalosa a cada segundo que pasa hasta que finalmente se detiene-. No sé quién eres ni qué relación puedas tener con esta broma de Digimon, pero acabas de cometer el error de tu vida- se gira en dirección al oso y despliega sus alas como símbolo de su grandeza-. ¡Soy IceDevimon, Maestro del Hielo!- bate sus alas, produciendo así una corriente de aire que congelará todo a lo que rodee- ¿Quién se atreve a desafiarme en mi elemento?

Lleva un rato batiendo las alas en silencio. El demonio se extraña de no ver ningún efecto visible todavía.

-Yo soy Chackmon del Hielo- comienza a hablar el que acababa de llegar- y el único que está cometiendo el error de su vida eres tú- sopla una nueva corriente de viento helado que acierta en el pecho del demonio blanco-.

-IceDevimon: ¿Intentas congelarme? ¡Yo soy el amo del hielo y la nieve! ¡Es como si intentarás atacar con fuego a un Meramon! ¡Simplemente me estás dando más fuerza! ¡Es-!

Sus ojos orgullosos cambian a otros que expresan miedo. Nota cómo todo su cuerpo se va entumeciendo, paralizando. Es un frío que jamás soñó con sentir alguna vez. Pero termina mucho antes de lo que espera, ya que ahora sólo es una estatua de hielo que permanece de pie y adorna el resto del paisaje. Chackmon se acerca a Alf y remueve el hielo que le atrapa.

-Alf: ¿Quién… quién eres?

-Chackmon: Ya lo he dicho, soy Chackmon del Hielo. Soy descendiente de los Guerreros Legendarios que luchará por el bien de la Dama Ophanimon- dice orgulloso-.

-Alf: … ¿Patamon?

_________________________________________________________________________________________________________________________

El Dorumon está acostado al lado de una fogata para calentarse, en el interior de la cueva. Franky mira al oso blanco.

-Franky: Así que… ¿Eres Patamon?

-Chackmon: Antes, sí. Me he convertido en uno de los guerreros elegidos por la Dama Ophanimon.

-Franky: Gracias a ese… “Espíritu” que has encontrado, ¿no? ¿Y lo encontraste en el sitio a donde fuiste a llorar? Qué potra.

-Chackmon: … Me gustaría que se omitiera esa parte para la posteridad- admite avergonzado-. Ya sea por la casualidad o porque fui movido por fuerzas superiores a mí, llegué al lugar que vi en la visión que me mostró mi señora.

-Franky: Bien por ti, supongo. ¿Pero ahora qué? ¿Qué ibas a hacer después de conseguir convertirte en el guerrero del hielo?

-Chackmon: Ah… No lo sé.

-Franky: No jodas, ¿cómo que no lo sabes?

-Chackmon: Sólo recibí la visión en la que encontraba el Espíritu Digital, nada más, ¿de acuerdo?- responde algo agobiado- Estoy seguro que lo acabaré sabiendo, tarde o temprano.

-Franky: ¿No se te ha ocurrido que pueda ser por esto? Por todo lo que está pasando, digo.

-Chackmon: ¿Qué…? Oh, pues tendría mucho sentido. Es cierto, el Mundo Digital corre un gran peligro y ya sabemos quiénes son los culpables. Aunque estando yo solo… En las leyendas se mencionan a más usuarios de Espíritus Digitales. Deberían de haber más por ahí, a parte de mí. Quizá… Quizás tenga que encontrarlos. ¿No sería eso lo más lógico? ¿Qué crees?

-Franky: ¿A mí que me cuentas? Ni que viviera aquí.

_______________________________________________________________________________________________________________________

El día siguiente llega y Franky se encuentra la sorpresa de que Vamdemon ha regresado, pero no solo. Según cuenta, fue a cierto lugar para convocar a los hechiceros con más conocimiento, para ayudarle a enfrentar  la amenaza que representa el Gran Señor Demonio. Pero el asombro es mayor cuando el chico ve a Graw y a Galem entre esos a quienes llaman hechiceros, ambos en sus formas Mega. El WarGreymon mira al muchacho, reconociéndole.

-Graw: Te recuerdo. Tú eres… Franky, ¿cierto? Tu compañero era ese Dorumon algo… inquieto.

-Franky: S-sí. Ese mismo- el Tamer experimenta una mezcla entre admiración y temor, siendo éste segundo sentimiento por la semejanza que comparte el veterano con el General del Caos que enfrentó en Core-. ¿Cómo es que llegáis ahora? ¿Sois magos?

-Graw: No como lo considerarían muchos. Sentimos que un gran peligro se cernía sobre Ikaruga, pero no supimos de qué se trataba hasta que Vamdemon contactó con la esposa de Galem- ve un poco de confusión en los ojos del humano. Señala con la mirada a la Digimon con apariencia de bruja que vuela alrededor del MetalGarurumon-. Witchmon. Supe de ella en el momento que volví a fusionarme con Galem. Se conocieron en el coliseo de KingEtemon y no perdieron mucho el tiempo, como verás. ¿Cómo va tu relación con tu compañero Digimon, por cierto?

-Franky: Eeeh… Bien, ¿no? Quiero decir, él pelea mientras que yo estoy detrás, intentando que no me maten.

-Graw: No me refiero a eso- se agacha para acercarse a la altura del humano todo lo posible-. No sé cómo funciona exactamente allá en tu mundo, pero aquí los sentimientos juegan un papel muy importante a la hora de desarrollarse. Cuanto más estrecho sea el vínculo entre humano y Digimon, más poderosos se volverán. Esa ha sido la clave de muchas victorias contra el mal, ¿sabes? Galem y yo somos claros ejemplos.

-Franky: Ese amigo del que nos hablaste… ¿era tu Tamer?- asiente el WarGreymon- ¿Y también el de Galem? ¿Cómo es que consiguió dos Digimons?

-Graw: Fue un caso especial. Si te digo la verdad, aun no sé si nuestra Tamer era quien tenía ese poder desde el principio o fuimos los tres juntos quienes lo hicimos así.

-Franky: … ¿Qué le pasó? Dijiste que se fue. ¿A caso quisiste decir que…?

-Graw: Oh, no, volvió a su mundo. Claro, perdón, como lo cuento algunas veces, puede que di a entender que murió aquí en el Mundo Digital, disculpa. Volvió a salvo cuando completó la misión para la que fue llamada. Si me pongo así es simplemente porque hace mucho, pero que mucho tiempo que no la veo.

El chico respira aliviado. Esta nueva información le da esperanzas de volver algún día a su antigua vida.

-Graw: Han pasado siglos… Y soy consciente de la longevidad de la mayoría de los humanos, así que por supuesto no espero que siga… Fue por eso que me sorprendí tanto de volver a escuchar su voz en Led. A pesar del tiempo y el espacio que nos separa, nos ayudó una vez más. Esa es una prueba del poder del que te estaba hablando, Franky.

El Tamer recuerda el evento del que habla. Imagina a Graw y a Galem en una época lejana en la que acompañarían a una chica en su viaje por el Mundo Digital, tal y como él y los demás hacían ahora. En ese momento se le cruza esa idea con el recuerdo de cuando estuvieron hace poco en Berm, luchando por sobrevivir en esa marea de Profundos. Esto da paso a otra pregunta.

-Franky: Una cosa, ¿cómo lo hacíais para… básicamente, no dejar morir a vuestro Tamer cuando peleabais contra muchos enemigos al mismo tiempo?

-Graw: Eso… Habían más de nosotros. Viajábamos junto a otros Tamers y sus compañeros Digimons. Simplemente nos cubríamos las espaldas. Aunque ahora que lo mencionas, sí hubo un par de ocasiones en las que lo tuvimos difícil, pero salimos airosos.

-Franky: Vaya…

-Graw: ¿A qué viene la pregunta? ¿No confías en que tus compañeros te defiendan?

-Franky: Es más que... no sé nunca cuándo estarán para eso.

-Graw: También es importante la amistad entre los Tamers.

-Es verdad, pero creo que sé de lo que habla el chico- se acerca Galem, acompañado de su mujer-. La realidad es mucho más impredecible de lo que podemos imaginar, así que no estaría mal tener un… “seguro”.

-Graw: ¿Qué tienes en mente?

Su amigo se aparta un poco para darle protagonismo a la Digimon hechicera.

-Witchmon: No he podido evitar escuchar un poco de vuestra conversación y he llegado a la conclusión de que lo que el chico desea es algo de protección mientras que su compañero se concentra en atacar en vez  de defenderle. ¿No es así?- mira con una sonrisa amable al humano y éste asiente-. Te propongo que aprendas magia. No para ser un mago como tal, sino lo suficiente como para aprender trucos que te salvarán la vida.

-Franky: Oh, eso sería… muy bueno. ¿Pero cómo aprendo?

-Wicthmon: Yo misma puedo enseñarte lo básico para que tengas algo con lo que empezar. Tenemos un poco de tiempo antes de que comience esta gran guerra que se nos echa encima, ¿no?

-Galem: Cierto. Aunque antes viene la reunión con Crimson. No puedo esperar a “pedirle explicaciones” por ciertos asuntos.

-Graw: En cuanto a eso, lo mejor será que tengamos cuidado cuando llegue.

-Galem: ¿De qué estás hablando? Es nuestra oportunidad de sacarle cómo consiguió los dispositivos sagrados y dónde tiene a Dukemon.

-Graw: Precisamente. Piensa que puede tenerle como rehén. Y si es cierto que nos enfrentamos a peligros de la talla de Apocalymon y Leviamon, ten por seguro que necesitaremos al Imperio de Metal en nuestro lado.

-Galem: … Al menos estarás de acuerdo conmigo en ir a ver a LordKnightmon. No pienso quedarme aquí sin hacer nada hasta que llegue ese usurpador.

-Graw: Sería lo mejor, me quedaría más tranquilo.

-Witchmon: Muy bien, haz lo que tengas que hacer, cariño- dice con tono cariñoso mientras rasca el cuello de Galem y éste responde con sonidos de placer-.

-Franky: … No pienso preguntar cómo funciona esa relación- comenta para sí mismo mirando preocupado a la pareja-.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2797
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Sep 17 2017, 16:23

Uno de los Datamon llama a Max.

-Lopmon:¿Quieres que te acompañe?

-Max:Tranquilo.Será solo un momento.

El chico sabe perfectamente quien es.Tras apartarse algo,ambos se sientan.

-Datamon:Él....¿sufrió?

-Max:No.Todo fue muy rápido.Aun así,ayudó a muchos con sus acciones.No solo a Lopmon y a mi.El Deva Caturamon,mis compañeros y centenares de otros Digimon...gracias a él,siguen hoy entre nosotros.

-Datamon:Siempre fue alguien muy curioso...Siempre pendiente de sus antigüedades...

Entrecierra su ojo,ahora perdido en la niebla de los recuerdos.

-Datamon:Lo daría todo por verlo...una vez más.

El joven decide dejarle espacio.Él también necesita un poco,sentándose no demasiado cerca del grupo.Al observar al grupo errante,ve lo mismo en todas las caras:miedo.Preocupación.Les da igual su propia vida,pues la darían voluntariamente antes que ver como la de sus seres queridos y su mundo se desvanece ante sus ojos.Una mirada que,de pequeño,había visto en innumerables ocasiones en los ojos de su madre.Y ahora,presente en aquellos por todos aclamados infames Digimon virus.Su compañero lo ve y se le acerca.

-Lopmon:Max,¿qué te p-?

Antes de que termine,le abraza.Lágrimas corren por las mejillas del Tamer.

-Max:Lopmon,prométeme que nunca me abandonarás.Prométemelo.

El Digimon corresponde su gesto,algo desconcertado.

-Lopmon:C-Claro Max...¿A qué viene esto?

-Max:Míralos,Lopmon.Solo se tienen a ellos.Nosotros también.Y a Franky,Alf y todos los demás.Tenemos que permanecer juntos,sin que importe la situación.

El Digimon no dice nada.No es necesario.

-Lopmon:No importa el atributo...

-Max:Al final,todo son grises.Plogger tenía razón.

Antes de que se den cuenta,el compañero de Dave se les acerca.

-Strabimon:Alana ha vuelto.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Deadpoolnew
Novato
Novato
avatar

Cantidad de envíos : 14
Fecha de inscripción : 06/04/2016

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Sep 18 2017, 14:03

Derek, que era el otro encapuchado, ordenó a Cabo que atacase inmediatamente. Cosa que obedeció el digimon con una carga. MetalPhantomon lo esquivó por segundos. Mientras, Leon usó su carta azul y BlackGreymon se convirtió en BlackMetalGreymon. La batalla fue casi desnivelada, pues el gran digimon mitad dragón usaba sus bolas de fuego para carbonizar al digimon oscuro.

Por su parte, Cabo casi recibe dos cortes de guadaña del peligroso digimon, sin embargo, sí que le golpeó con el palo haciéndolo retroceder. La rabia del digimon fue en crecimiento, por fin estaban delante de su objetivo y era el único que no estaba haciendo nada. Todas esas ganas por ser útil le hicieron digievolucionar y, aunque parezca raro, lo hizo a un digimon que ya conocemos:

Pandamon:
 

En ese momento, MetalPhantomon se quedó quieto.

-¿Qué hace? -preguntó Leon, pues le miraba a él.

Una especie de risa diabólica emanó del digimon oscuro y alzó su brazo. Un portal se abrió a pocos metros de BlackMetalGreymon, a través de él se podía observar a Vandemon. El malvado ser había leído la mente de Leon para descubrir los deseos de éste. Derek se quedó quieto hasta adivinar lo que sucedía.

-Márchate -dijo él-, no te preocupes, podemos con él. Has digievolucionado a Dientes ahora, aprovecha ahora y ataca...

Leon afirmó con la cabeza y ambos atravesaron el portal, luego se cerró. MetalPhantomon había aprovechado aquello para disminuir el número de contrincantes. Sin embargo, se había equivocado, Pandamon había estado recargando poder y lo usó para atacar con sus garras al fantasma. Ni siquiera la guadaña retuvo los múltiples golpes que le dejaron inconsciente...

***

Llegaron al otro lado del portal, Phantomon apareció repentinamente y el portal se cerró. Cabo lanzó al digimon esqueleto frente a Phatomon.

-Con esto finaliza nuestro trato -dijo Derek-, cumple con tu parte.

-¿Estás seguro de esto? No volverás a ver a tu digimon.

Cabo le miró, cerró los ojos y afirmó.

-Jefe, le deseo una larga vida.

Derek intentó aguantar las lágrimas mientras afirmaba.

-Es lo que quiero.

Phantomon abrió un portal nuevo, frente a él estaba su cuarto. Lo miró detenidamente, luego a Cabo, y luego lo atravesó.

***

Cuando llegó al otro lado, la puerta se cerró, y ya no tenía nada relacionado al mundo digimon. Volvía a su casa y su hogar, con su familia. Para cumplir su sueño.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 510
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Sep 19 2017, 14:10

Más fuerzas aliadas siguen llegando. La más importante del día, quitando a la que representan Graw y Galem, es traída por el ministro de las Tropas de la Selva, AtlurKabuterimon.

AtlurKabuterimon:
 

En frente de muchos guerreros supervivientes de Led, sale de detrás del enorme insecto un Digimon con forma humana, quien lleva una camisa de colegiala, una falda de cuero y por encima a modo de capa una chaqueta roja.

Spoiler:
 

-AtlurKabuterimon: Es posible que muchos la conocierais como Lilimon, pero evolucionó y se ha convertido en alguien que me puede sobrepasar, lo cual es bueno para lo que queremos. Su nombre ahora es BanchoLilimon.

La Digimon hada mira con seriedad y mantiene los brazos cruzados. Franky, que está entre los asistentes a la reunión, se fija un poco mejor y encuentra rasgos similares a la Lilimon que les detuvo una vez el paso con sus raíces. Hay un para nada disimulado murmullo entre el público. Se pueden oír cosas como “¿la alegre Lilimon?”, “¿La misma hada que mantenía bello el distrito?”, “¿Qué les han pasado a sus bonitos y vivos colores?”.

-Tientamon: ¡Uojo, moozaaa!- vitorea descontrolado con Kyo tratando de taparle la boca y alejarle de la atención.

BanchoLilimon, utilizando un yo-yo como arma, golpea desde donde está al descarado Digimon insecto y le manda a volar. Kyo le sigue allá a donde haya caído. Con esto se había hecho callar a la muchedumbre. Parece que el escarabajo rojo no ha terminado todavía de hablar.

-AtlurKabuterimon: Ella no es la única a quien he traído hoy conmigo.

Otra figura surge de la espalda del insecto. Esta vez es, aparentemente, alguien que Franky pudo conocer en Led, el BanchoLeomon al que fueron a pedir ayuda. En seguida vuelven a dispararse los susurros y cotilleos.

-Alf: ¿Pero de qué instituto de mala muerte han salido estos dos?- susurra el Digimon Elegido que está entre la multitud.

-AtlurKabuterimon: ¡Silencio!-exige a quienes les rodean- No se trata del ministro de los Espíritus de la Naturaleza. Siento recordaros que quien llevaba ese título fue destruido junto a Led. A quien estáis mirando no es otro que quien fue en su día GrappuLeomon.

-BanchoLeomon: ¿Puedo hablar ahora?- mira a quien le había traído.

-AtlurKabuterimon: Adelante- da un par de pasos hacia atrás para dar la palabra-.

-BanchoLeomon: Puedo entender que me veáis con este aspecto y extrañaros- mira ahora al público-, pero es cierto, fui el mismo GrappuLeomon que conocisteis. Nuestro querido ministro tomó como aprendices de su filosofía a aquellos que pudieron seguirles. Dos de ellos somos BanchoLilimon y yo. Tras la caída de Led y de enterarnos de la muerte de nuestro maestro, decidimos someternos a un riguroso entrenamiento que nos llevó a tomar estas nuevas formas. Todo lo que hicimos desde entonces fue para vengarnos y llevarle la justicia a aquellos que han dañado nuestra ciudad. Empezando por quienes comenzaron todo esto. Sabéis muy bien que Led comenzó a decaer desde el día que KingEtemon tomó más poder del que le correspondía. Y gran culpa de ello lo tienen los Caballeros Reales. Fueron ellos quienes, al atacar el distrito de los Soldados de Pesadilla, se dejaron derrotar por ese simio asqueroso.

A Franky no le da buen presentimiento a dónde va la situación.

-BanchoLeomon: Sé que uno de ellos está aquí. Yo pido que se muestre. ¡Que asuma su responsabilidad! ¡Que no se esconda de la justicia!

Hay un silencio tras la petición. Se oyen unos pasos. El público se abre para dejar un camino a quienes se dirigen a BanchoLeomon. Estos no son otros que Graw y Galem, yendo éste el primero. Hay un momento en el que el WarGreymon se detiene y extiende su brazo para alcanzar a su compañero, pero éste le mira. Graw capta el mensaje y se queda donde está. Galem sigue hasta ponerse en frente de BanchoLeomon.

-Galem: Soy Galem y, junto a Graw, formo parte de uno de esos Caballeros Reales al que estás buscando. Si lo que quieres es pelear, estaré encantado de hacerlo en cualquier momento. Pero antes escucharás nuestra versión de la historia- espera a que el león antropomorfo le dé su consentimiento para continuar-. Tiempo atrás, nosotros y el Caballero Real Dukemon notamos una extraña manifestación allá en el lugar de los hechos, en Led. Por un momento pensamos que el mismo Área Oscura se estaba abriendo en ese sitio, cosa que no permitiríamos jamás por el bien de este mundo. Llegamos y, sí, aunque provocamos una gran conmoción debido a nuestra llegada, jamás atacamos a ninguno de los vuestros. A los pocos minutos de buscar la emanación de la energía que buscábamos, apareció Etemon junto a otros Digimons. Estos eran irrelevantes. Lo que importaba realmente era un aparato que sostenía Etemon.

Graw baja la mirada con un semblante triste. Es como si todo lo referente a su antigua Tamer le tocara la fibra sensible.

-Galem: Con él, nos redujo a nosotros, a Omegamon, a nuestras formas más débiles. Estuvimos tal y como nos quería Etemon. Le exigió a Dukemon que se rindiera por nuestro bien. Y así lo hizo. Luego vinieron otros Digimons con transportes. Estos tomaron a Graw y a Dukemon. A mí me dejaron atrás. Fue entonces cuando apareció Piedmon y le entregó a Etemon una corona como recompensa por su trabajo. Un objeto con el que pudo evolucionar artificialmente al oportunista que conocéis. Luego tomó el coliseo y me mantuvo preso allí a luchar todos los días. Por si alguno no lo ha captado todavía, fue una maldita trampa para capturar a Dukemon. Pero no sería hasta que Graw escapara y volviera a por mí que supe quién orquestó el plan; Crimson, el emperador del Imperio de Metal.

Se calla. Espera unos segundos en silencio mientras mira a BanchoLeomon para que éste comprenda que ya había terminado.

-BanchoLeomon: Buena historia. Le faltó Caballeros Reales… Oh, espera, es una buena después de todo- dice con un ligero tono de sarcasmo-. ¿Qué opinas, Lili?

BanchoLilimon mira fijamente al MetalGarurumon con sus ojos negros. Esto lo hace por varios segundos, dando incluso la impresión de que no había escuchado la pregunta. Cuando finalmente reacciona, mueve ligeramente la cabeza de manera afirmativa.

-BanchoLeomon: De acuerdo- se recoloca la gorra-. Parece que te ha dado el visto bueno. Concuerda con lo que hemos investigado por nuestra cuenta. Pero justamente por eso no podemos luchar junto a vosotros.

-AtlurKabuterimon: ¿Qué? ¿Por qué?- pregunta contrariado.

-BanchoLeomon: ¿Y tú me lo preguntas, "ministro"? Es cierto que los Acólitos tuvieron mucho que ver con la destrucción de Led, pero fueron los Devas quienes hicieron el trabajo, fallándonos. ¿Ni si quiera has pensado en la posibilidad de que lo vuelvan a hacer y ya les pides ayuda? Y, por si no fuera poco, también he oído que queréis aliaros con el Imperio de Metal, como si no hubierais escuchado nada de lo que acaba de decir aquí vuestro “caballero”. Tú y todos los ministros me dais vergüenza. Casi agradezco que nuestro maestro haya muerto para no tener que ver este insulto a todo lo que representaba y protegía- empieza a andar en la dirección que está su compañera- lucharemos por nuestra cuenta contra aquello que quiera destruir nuestro mundo y luego iremos a por Crimson.

Los dos recién llegados se marchan sin ser detenidos por nadie. Antes de alejarse lo suficiente como para perderles de vista, algunos Digimons, probablemente procedentes de la ya inexistente Led, se les unen. No le faltaban razón, pero también deberían saber que no podrían parar lo que se avecina solos. ¿Acaso tienen algún plan?

____________________________________________________________________________________________________________________

El día pasa sin mayores incidentes, salvo la marcha de Graw y Galem al reino de LordKnightmon. A la mañana siguiente, muchos Digimons de nivel Armor llegan a la base establecida de la alianza. Algunos de ellos son conocidos para Franky, al menos de vista, como, Flybeemon, Pucchiemon e incluso le pareció ver al Fladramon que vio pelear contra Baromon en Faith. Por supuesto, también ve a otros muchos Digimons que jamás había visto antes. Supone que procedían de ciudades a los que nunca fueron a buscar sus Emblemas.

Horas más tarde, una gran parte de los Digimons aliados son alertados. Sus sentidos les avisan de que algo se acerca. De pronto, alguien grita lo que ve. Una serpiente cubierta de blindaje dorado se acerca flotando a pocos metros por encima del suelo.

Spoiler:
 

Los aliados se preparan para un ataque frontal, pero nadie logra detener a lo que se parece a una serpiente de rodear todo el campamento con su gigantesco cuerpo. Luego se detiene y se termina de colocar en el suelo, teniendo encerrada a la base. Una puerta del costado que da al interior del campamento se abre. De ella salen dos Digimons que los Tamers temieron y conocieron como “Generales del Caos”; BlackWarGreymon y Piedmon. El primero no lleva sus guanteletes negros tan característicos, sino otros de un color oxidado. El payaso observa con una sonrisa a los valientes que se han presentado para enfrentarles.

-Makuramon: ¿No son esos los Generales del Caos del Imperio de Metal? ¿Qué hacen aquí? Pensé que llegarían mañana- su voz delata el miedo que tiene-.

-Phantomon: ¡Maldito…! -mira con ojos acusadores al Terriermon que aún tienen atado. Éste no responde con otra cosa que una sonrisa de satisfacción.

Todos aquellos con armas de fuego o que simplemente pueden lanzar ataques desde la distancia apuntan al par de intrusos.

-BlackWarGreymon: ¡Mataré a todo aquel que se atreva a atacarnos!- avisa a la mayoría.

-Piedmon: Relájate, “Blacky”- le detiene sin perder nunca la sonrisa-. Entiende que están asustados. ¿Crees que alguno ya habrá hecho sus necesidades al vernos o están aguantando para ver al “Gran Rojo”?

De repente, otro Digimon aparece en el cielo. Hace un par de círculos al volar y luego aterriza con brusquedad en frente de los generales, mirando a estos. Parece ser un cíborg o una forma de vida mecánica, humanoide pero con rasgos de dragón, como la cabeza, las piernas y la cola.

Spoiler:
 

-BlackWarGreymon: ¡Informe, Darkdramon!

-Darkdramon: No hay peligro ni en el cielo ni en los alrededores del exterior de GigaSeadramon, señor.

-Piedmon: Descansa, comandante- se refiere al que vino volando-. Os preocupáis demasiado. Es del jefe de quien estamos hablando después de todo.

-Piedmon tiene su parte de razón- nuevos pasos retumban desde el interior del gigantesco Digimon transporte y se van dirigiendo hacia donde salieron los dos generales-. No es necesario reforzar tanto la seguridad porque no estamos en territorio enemigo. ¿No es cierto?- esta pregunta la hace con un tono intimidatorio, mirando a aquellos quienes les apuntan. El que termina de salir y robar la atención de los presentes parece ser un tanque bípedo, con garras en lugar de manos y un par de cañones colocados hacia atrás en la espalda. Su cabeza parece basarse en algún reptil, pero en lo que más destaca es el color rojo que cubre todo su blindaje.

Chaosdramon:
 

-Soy Crimson- comunica a los valientes y asustados-. Habéis tomado algo que nos pertenece solamente para llamar mi atención. Pues enhorabuena, lo habéis conseguido. ¿A quién tengo que dirigirme para comenzar las negociaciones?

_________________________________________________________________________________________________________________________

Pasa un rato. Crimson ordena a Darkdramon que recoja a Borzaya y el ataúd con el extraño Devimon dentro.

-Darkdramon: Un golpe muy duro para el Escuadrón Verde- se pavonea mientras corta la cuerda que mantiene sujeto al Terriermon-.

-Borzaya: Ahorra tu saliva para las sesiones con el psicólogo, perturbado.

Así son llevados al interior de GigaSeadramon. Mientras tanto, Vamdemon, Makuramon y Crimson, con Piedmon y BlackWarGreymon cubriéndole la retaguardia, están reunidos alrededor de un círculo formado por los Digimons aliados contra Apocalymon y los desastres que había desatado.

-Piedmon: Vaya, se me ha pasado…

-BlackWarGreymon: ¿Qué te pasa ahora?

-Piedmon: Estaba pensando que el jefe podría haber hecho una entrada mucho más dramática si primero hubiera salido Mugendramon, dando la impresión de que era el líder, y luego es destruido por la espalda por él.

-BlackWarGreymon: Eso suena estúpido y un desperdicio de recursos. Céntrate.

Así hacen los dos. Crimson toma la palabra.

-Crimson: Parece que tenemos enemigos en común. Y nosotros hemos sido los primeros en sufrir por ello. He recibido reportes sobre la destrucción de ciudades que se localizaban en el fondo del Océano Net, muchas de ellas que pertenecen al Imperio, y todos coinciden en un único responsable; Leviamon. También sé que ha estado consumiendo los datos de aquello que devora y así aumenta su tamaño.

-Vamdemon: Para así hacerse lo suficientemente grande como para devorar todo el Mundo Digital, tal y como cuenta una profecía que existe sobre él. Nadie se salvaría.

-Crimson: Por eso tengo la intención de colaborar con vuestra… “alianza”. Pero nuestra ayuda no será gratis.

-Makuramon: ¿Pides un precio? ¿Qué sería más importante que la supervivencia del mundo en el que vives?

-Crimson: ¿No se te ha ocurrido que nosotros ya poseamos los recursos para detener estas catástrofes por nuestra cuenta? ¿O que, en el caso de que no sea así, podamos escapar?

-Makuramon: MetalGreymon lo mencionó antes… ¿A dónde podríais huir? Estamos hablando de la destrucción total del Mundo Digital. No tendrías otro lugar al que ir.

-Crimson: … Hemos estado investigando sobre los viajes entre nuestro mundo y el de los humanos. Ya hemos logrado enviar y hacer que regresen varios sujetos de prueba, aunque no con los resultados esperados. Prueba de ello son los “incidentes” en ese mundo que te pueden corroborar los humanos que tenéis de vuestro lado. Nos falta poco, un último elemento para lograrlo. El Imperio de Metal ya no estará atado a un único mundo.

Estas palabras provocan un silencio entre todos los oyentes. Muchos se dan cuenta de que están contra la pared.

-Makuramon: ¿Qué es lo que quieres que te podamos conseguir para que te nos unas?

-Crimson: Después de que venzamos a estas amenazas- sonríe al mismo tiempo que pronuncia la frase-, quiero que me entreguéis todos los Emblemas.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2797
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Miér Sep 20 2017, 14:33

En el campamento,hablando con Dave,se encuentran una chica de unos 16 años,de pelo castaño ceniza y constitución corpulenta,acompañada del susodicho Kotemon.

Spoiler:
 

-Strabimon:Dave.

El chico mira a Max y Lopmon.

-Alana:¿Son ellos?

Dave asiente.La chica se les acerca y estrecha las manos del joven y el Digimon.

-Alana:Gracias por cuidar de Dave.Soy Alana,y este es Kotemon.

-Kotemon:'nas.

-Alana:Estaba poniéndome al día con Dave.Según me ha dicho,estáis formando una especie de ejército para salvar el mundo,¿no?Pues dejadme deciros algo:es inútil.Míranos a Dave y a mi,por ejemplo.Antes éramos 16,si contamos a nuestros compañeros Digimon.Ahora,solo quedamos nosotros.Por mucho que nos esforcemos,no podem-

-Lopmon:Momantai,chica.Sí,queremos ayudar al mundo.Sentimos que es nuestra responsabilidad.

-Kotemon:Pero'spaná,chaval.¿No t'anpartío la cara bahtante?

-Max:Sí.Y también hemos hecho daño cuando no queríamos.Pero no por ello vamos a quedarnos cruzados de brazos.Ahora mismo,este es nuestro mundo,y tenemos que darlo todo por defenderlo.Si nos quedamos cruzados de brazos,todas esas veces que nos han hecho morder el polvo habrán sido para nada.Y solo nos quedará polvo para comer durante lo que nos quede de vida.

La chica lo mira con soslayo.

-Alana:No vas a convencerme.Vamos a ir con vosotros,pero solo por Dave.Alguien tiene que encargarse de él.

El comentario llama la atención del pequeño Digimon conejo.

-Lopmon:¿Cómo es eso?

-Impmon:¿Os importa hablar mientras nos vamos?

____________________________________________________________________________

[center]Llegué al Mundo Digital hace ya unas cuantas semanas.No se si a vosotros os pasó,pero me encontré con Digimons en mi ciudad antes de venir.Fue algo horrible.Calles llenas de personas heridas.Edificios destruidos.Calles llenas de arañazos.Parecía una peli de miedo.Creía que Kotemon y yo íbamos a morir ahí...Pero entonces me encontré con seis chicos más,cada uno acompañado por un Digimon.Conseguimos llegar al mundo Digital sanos y salvos.Fue allí donde conocimos a Dave y Strabimon,pero había algo...Dave no recordaba todo lo que había pasado antes de llegar a este mundo.Nos dio detalles,sí,pero parecía algo confuso.Había llegado a un mundo nuevo lleno de monstruos digitales y era joven,así que pensamos que era normal que pudiera entrar en shock.Dave era el más joven de nosotros,por cierto.Poco después de eso nos encontramos con Emi.Parecía amable,pero había algo en ella que me ponía los pelos de punta.Y tenía mis motivos.Una noche,tras cruzarnos con un grupo de Digimons equipados con uniformes con una gran C grabada en ellos,fue...fue...Solo quedamos Dave y yo.Y algo le hizo a Dave y Strabimon.Fue como si los hipnotizara.Yo fui una cobarde.Me hice pasar por cadáver mientras Dave y Strabimon,como si fueran zombies,andaban sin rumbo,alejándose de todo...

El relato de Alana finaliza al ver a lo lejos la base,ahora rodeada por enormes figuras.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 510
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Ayer a las 17:05

-Makuramon: ¿Los Emblemas? ¿Para qué los querrías?

-Crimson: Forman parte de un proyecto que estamos preparando. No se necesitarán más si vencemos, ¿cierto?

-Makuramon: Pero…

-Vamdemon: Aceptamos.

-Makuramon: ¡Vamdemon!- mira contrariado al Conde.

-Vamdemon: La prioridad es salvar el mundo, ¿recuerdas? Ningún precio debería ser demasiado alto.

-Crimson: Esa es la visión que me gusta. También queremos que nos entreguéis al humano “Dave”.

-Vamdemon: ¿Dave? ¿No exigís uno o varios niños humanos, sino uno en particular?

-Crimson: Él también forma parte del proyecto. Como veréis, tengo planes para el futuro y no pienso dejar que nada los detenga, ya sean los Señores Demonios o vuestro intento de alianza. Cazaremos al humano pasando por encima de vosotros si os interponéis- ninguno de los dos líderes presentes responde-. ¿Tenemos un trato?

Franky escucha la conversación horrorizado. ¿A esto habían llegado? ¿Traficar con niños como si fueran una moneda de cambio? ¿Le tocaría a él algún día? De pronto, se nota un agitado movimiento entre el público. Saliendo de éste y dirigiéndose a los que estaban en medio de la reunión, un niño encapuchado empuña su D-Arc y pasa por su lector una carta azul.

-Encapuchado: ¡A por él, Dientes!

Una luz brilla entre la multitud y salta de ésta un MetalGreymon de escamas azules, tal y como es Graw en su nivel Perfecto. Su brazo-tridente choca contra el suelo donde estaba Vamdemon antes de saltar y evitar el ataque. Los que estaban próximos a él también habían esquivado el atentado muy bien. BlackWarGreymon habría cortado en pedazos al intruso de no ser porque Crimson le detuvo.

-Crimson: Parece que no soy yo su objetivo. Mantengámonos al margen para ver cómo manejan esto- le susurra a su general. Crimson y sus subordinados se alejan del conflicto hasta donde pueden ser meros espectadores-.

-Encapuchado: ¡Hemos estado esperando por mucho tiempo para esto!

-Vamdemon: ¡Tú otra vez! Me atacaste cuando todavía invocaba a hechiceros en mi ayuda. ¿Quién eres y qué tienes en mi contra?- pregunta mientras aterriza lejos del dinosaurio azul.

-Encapuchado: ¿No me recuerdas?- remueve la capucha de su cabeza para mostrar su rostro al completo- ¡Soy Leon! ¡Confié en ti cuando estaba perdido en este mundo, pero te aprovechaste de mí para manipular a Dientes y convertirlo en un monstruo asesino para los Acólitos!- el MetalGreymon oscuro ruge como si confirmara a ese hecho.

-Vamdemon: … Sí, lo recuerdo, experimenté con él para llevar a cabo mis planes para con los Acólitos Sombríos, pero eso fue antes de-

-Leon: ¡Tú mismo has confesado! ¡Adelante, Dientes!

El llamado Dientes lanza bolas de fuego de su boca que tratan de acertar en el vampiro.

-Makuramon: ¡Parad, por favor! ¡Habladlo después de que terminen las negociaciones!

-No, Deva, tenemos que zanjar este asunto cuanto antes- a Makuramon no le resulta difícil reconocer la voz de Phantomon y le mira con preocupación-. Vamdemon es un peligro latente del que debemos librarnos cuanto antes, ahora que la alianza está casi completa.

-Makuramon: ¿Por qué ahora? Pensé que ya habíais superado-

-Phantomon: ¡No ha cambiado nada!- interrumpe al Digimon mono.

Vamdemon rodea y atrapa al MetalGreymon usando su látigo de energía. Se toma un momento para dirigir la mirada a su acreedor.

-Vamdemon: ¿A qué viene esto? ¿Es que has olvidado nuestro trato?

-Phantomon: Siempre lo he tenido presente. El trato era ayudarme a capturar a MetalPhantomon, pero esa tarea ha sido completada recientemente por el humano al que se lo encargué en primer lugar. No te confundas, aunque hubieras ayudado a detener la amenaza que se cierne sobre este mundo, seguirías siendo un criminal ante los ojos de la Creación por los pecados de tu pasado. Este humano me lo confirma- corta el látigo con su guadaña y libera a Dientes-.

-Vamdemon: ¿De verdad no puedes esperar a llevarme? ¡Todavía puedo ayudar a la causa!

-Phantomon: No lo creo. Dados tus antecedentes, volverías a caer en la tentación de unirte a los Acólitos o a cualquiera que te ofrezca devolverle la vida a por quien te introdujiste a la nigromancia- ataca a Vamdemon con la guadaña mientras que Dientes hace lo mismo con sus garras de metal-.

El Conde utiliza sus murciélagos para cegar a sus enemigos por un momento y así golpearles con sus puños y derribarles. Pero algo no marcha bien. Vamdemon inca una rodilla en el suelo y coloca una mano en su rostro de dolor.

-Phantomon: Como te estás resistiendo a cumplir con el trato, se ha levantado el poder que te recuperaba la cordura. Otra consecuencia por tus actos pecaminosos- responde a la pregunta dejada en el aire al reincorporarse-.

-Vamdemon: Jamás… confiaste en… mí...

-Phantomon: Por supuesto, ¿qué esperabas? Pero te puedo asegurar que no soy el único.

Rayos de calor impactan en Vamdemon y le tiran al suelo, donde se retuerce por el daño. Los ojos rojos de Shakkoumon brillan al mismo tiempo que la figura angelical avanza para asistir al fantasma, al muchacho y su compañero Digimon que buscan venganza.

-Shakkoumon: Ríndete.

Franky mira con angustia. Sabe que nada de esto está bien, que el Conde no se merece tal paliza, ¿o sí? No expresará lo que piensa por temor a que le señalen como a un traidor. Vamdemon se levanta con mucho esfuerzo. Tiene la mirada perdida y comienza a golpear al aire, como si tratara de defenderse de un enemigo invisible.

-Leon: ¿Pero qué…?

-Phantomon: Experimentar con la Fuerza Negativa destrozó su mente una vez. Sin mi poder para que le respalde, volverá a quebrarse.

El vampiro mira desesperado al cielo. De sus ojos comienzan a brotar un aura oscura. Luego sale lo mismo de su boca. Esta esencia se mezcla entre sí y cubre el cuerpo del que salió, de manera que nadie pueda verlo. El área que cubre el aura aumenta hasta límites insospechados. Todos contemplan con horror en sus ojos, ya que no se esperaban este desenlace. La esencia se desvanece y deja salir a la luz un demonio de gigantescas dimensiones.

Spoiler:
 

-Leon: Jood… ¡der!

-Phantomon: Esto se nos está yendo de las manos.

-Makuramon: ¡¿Tú crees?!- exclama con tono histérico.

El demonio que es ahora Vamdemon escupe un fuego que alcanza a algunos espectadores. Son quemados hasta no dejar nada. Esto vuelve a disparar las alarmas entre la multitud.

-Phantomon: Ahora está más que claro quién es el enemigo aquí. ¡ATACAD!

Todo el ejército aliado que se había reunido hasta ahora se lanza a la ofensiva. El demonio se defiende golpeando con sus enormes brazos y disparando fuego y rayos rojos de su cuerpo.

-Franky: Nada de esto está bien… ¿Por qué ha acabado así?

-Alf: ¡No ha terminado nada! ¡Espabila y hazme evolucionar! Al menos para que no nos maten.

Con dudas en su corazón, el chico pasa la carta azul y trae al terreno a Grademon. Desde ahí, ven cómo lo que es Vamdemon ahora recibe todo tipo de ataques, pero siempre se cura de ellos o simplemente ignora el daño.

-Alf: No vamos a conseguir nada yendo a lo loco. ¡Tu dispositivo!- se dirige al muchacho- ¿Qué dice de él?

Su compañero apunta con su D-Arc y sale la siguiente información.

Descripción:
 

-Alf: No es suficiente. Busca más, debe de haber un punto débil.

Franky empieza a pasar páginas de información. El estrés le distrae de leer, aunque no es lo mismo para Alf. Tras un rato leyendo y pensando, levanta la mirada.

-Alf: Sólo veo una forma- le da la espalda a todo lo que ocurre y empieza a correr-. ¡Más vale que esto funcione!

-Franky: ¿A dónde vas? ¡Alf, no me hagas esto otra vez! ¡¡Alf!!

La destrucción que causa la batalla va en aumento. Paildramon sobrevuela al enemigo y empieza a dispararle con las metralletas que tiene acopladas en su cintura. VenomVamdemon escupe una vez más ese peligroso fuego, pero Shakkoumon lo absorbe para proteger a quienes habrían sido las víctimas. AtlurKabuterimon placa contra el pecho del demonio gigante, pero éste se lo quita de en medio con un simple movimiento de brazo. Los dos MetalGreymon, el que fue una vez ministro en Led y el compañero de Leon, disparan sus misiles provenientes del pecho. La explosión resultante hace que todos se alejen y esperen buenos resultados. Pero no ven tal cosa al ver de nuevo al enemigo intacto. Los ojos de su abdomen disparan rayos que aciertan en los dinosaurios cíborgs y los derriba. Caturamon se transforma en un mazo y golpea con esa forma a una de las piernas del gigante con la esperanza de desequilibrarlo, pero es inútil. Los Guardianes de los Emblemas reunidos lanzan lluvias de ataques a distancia que parece importar poco. Desde luego la batalla no parece tener buena pinta para la alianza.

-Franky: Joder, todo estaba yendo… bueno, no bien “bien”, pero no…

-Leon: ¡Deja de lloriquear y haz que tu Digimon pelee!- le grita el chico que vigila la situación de su compañero desde la distancia.

-Franky: ¡Cállate, es culpa tuya! Apareces de la nada y con tu rabieta haces, haces… ¡Todo esto!- señala airado al combate en curso.

-Leon: Tenía que detenerlo. No tienes ni idea de lo que Vamdemon ha hecho-

-Franky: ¡No! ¡Tú no sabes nada de él! ¡Ni sus motivos, ni lo que le llevó a hacer todo eso, ni lo que podríamos haber conseguido gracias a él! Se podría haber redimido. Podría…

-¿Sabes? Creo que deberías hacer caso al chaval y dejar de lamentarte- Leon y Franky miran a sus espaldas para ver a Alf. Éste es acompañado por DeathMeramon y Zudomon. Pero lo que más llama la atención es el arma que porta el caballero. Una espada. Un mandoble cuya hoja, similar al cristal, cambia de color en un intervalo que dura segundos entre el azul, el rojo, el blanco y el negro-.

-Zudomon: Ten cuidado, es una primera versión.

-DeathMeramon: No me puedo creer que haya acabado en esto- dice mirando a la cruenta batalla-.

-Alf: ¿Tú también vas a empezar a lamentar?

-DeathMeramon: Creí en la causa de Vamdemon… Sigo creyendo en ella. Pero también es cierto que nos matará a todos si no hacemos algo. Aunque él no sea consciente de ello.

-Alf: Ayudadme entonces.

-Franky: ¿Alf? ¿Qué… qué vas a hacer?

El espadachín avanza sin mirar a su compañero humano. Los tres Digimons de nivel Perfecto corren hacia el combate. Una vez que están a los pies de VenomVamdemon, Alf salta a los brazos de DeathMeramon y Zudomon para que estos le impulsen con su extraordinaria fuerza. Así, el compañero de Franky gana altura hasta llegar al cuello del demonio. Una vez estando justo donde quería, con el mismo impulso con el que había llegado hasta ahí, continúa y pasa por el cuello de VenomVamdemon al mismo tiempo que corta éste con la espada forjada a partir de los digicores de las Bestias Sagradas. La longitud del arma sugiere que no llegará a decapitar al monstruo, pero una misteriosa fuerza, quizá sagrada, extiende el corte y hace que esto sea posible. Alf cae sin control por la espalda de VenomVamdemon, siendo seguido por la cabeza cercenada de éste. El resto del cuerpo del demonio se va desvaneciendo hasta no quedar nada ante los atónitos ojos de los presentes. El espadachín se estrella contra el suelo. En su estado actual, no es capaz de esquivar la cabeza gigante que está por aplastarle. Es cuando Crimson interviene y aparta la cabeza de su trayectoria con tal fuerza que la envía lejos del lugar. Se queda mirando al caballero.

-Crimson: Impresionante. ¿Quién eres, guerrero?

El Grademon hace el esfuerzo de ponerse boca arriba para mirar a los ojos del emperador rojo.

-Alf: Mi nombre es Alf. Y pienso ir a por ti como nos des más problemas- su voz trata de ser intimidante, pero no logra el efecto deseado debido al dolor que le aqueja-.

-Crimson: Je. Esa determinación… y esta espada- coge con sus propias garras el arma de la hoja multicolor que había terminado clavada cerca del caballero caído-. ¿Sabes? Me gustan mucho las armas, y ésta en particular…

-¡No la toques!- grita Makuramon, quien, junto a muchos otros, ha llegado a donde ha caído el Grademon- Es uno de los últimos regalos que nos han hecho los Dioses.

-Crimson: Sí, es lo que suelen hacer, ¿no es cierto?- contempla una vez más la espada con una sonrisa tenebrosa- Lucharemos juntos contra la “oscuridad”. Definitivamente tenéis vuestras sorpresas. Y estaré encantado de aprender sobre todas ellas mientras trabajamos juntos. Por un futuro mejor- arroja la espada a los pies del Deva-.

Franky se había acercado a Alf cuando el gobernante del Imperio de Metal no estaba mirando y empieza a curar con su D-Arc. Entonces el emperador mira al humano, aún con esa sonrisa inquietante.

-Crimson: ¿Quién hubiera imaginado que nuestro primer contacto sería como aliados?
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Digital World   

Volver arriba Ir abajo
 
Digital World
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 7 de 7.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7
 Temas similares
-
» Creepypasta: Call of duty: World at War
» Nuevo camiño hacia el Nirvana digital?...
» Sky Captain and the World of Tomorrow
» [MMORPG] The World Of Gatheryn
» sonido de blu ray en ampli dolby digital y dts

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
~Welcome To Las Noches~ :: Hueco Mundo, "Las Noches" :: Rol-
Cambiar a: