Foro de Bleach~
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Digital World

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
AutorMensaje
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 38
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: Caprichos de monarca (flashback)   Vie Jun 09 2017, 21:59

Kyo y tientamon volvían de hablar con aquella extraña figura, pero antes de salir del bosque vieron una especie de bruja joven salir volando en una escoba, a lo que tientamon reaccionó raudo.

Spoiler:
 

T: ¡VEN PA CÁ MOZA QUE TE VIÁ’PONÉ MIRANDO PA CUENCA!
K: ¡¡PERO A DONDE VAS!!

Tientamon se fue volando detrás de ella y acabaron metidos en el bosque al fondo. Tientamon alargó la pinza hasta donde se suponía que se encontraba raja del recto de Witchmon y …

W: ¡Pero qué haces!
T: Huy, es que ze me va la pinza, jiji
K: Otra vez no-hace un facepalm de manual-

De repente, aparece un extraño digimon con forma de armadura

Spoiler:
 

¿?: ¿¡Qué le hacéis a mi mujer!?
K: ¿Cómo qué hacéis? Yo no he hecho nada, ha sido e- de repente en la mente de Kyo aparece un flashback de cuando tientamon cojió aquella gorra militar, entonces cogió de la pinza a tientamon y- ¡¡CORRE, POR TU MADRE CORRE!!
T: Ternicamente tú ere mi omá
K: ¡¡QUÉ TE CALLES Y CORRAS, COÑO!!

Empezaron a correr y cayeron por un agujero, que fue donde el perseguidor les perdió de vista.

K: Ay, ¿donde estamos?
Tientamon, ¿estás bien?

T: Ayayayay-farfullaba mientras estaba boca arriba cual cucaracha después de haberle pasado el insecticida- io quería aver apretujao esos pechitos Mctetis

K: *suspira* Anda, vamos a ponernos en marcha.
En serio, deberías aprender a no ser tan impulsivo, podríamos meternos en un problema si actuamos sin pensar, en la vida hay que pensárselo dos veces antes de…

A esto que empiezan a oír una estridente y horrible voz cantando:

¿?: ¡Yo soy KingEtemon, el príncipe del barrio!
¡Yo soy Kingetemon, un chico elegante!

Spoiler:
 

La cara de Kyo se puso con una furia horrible, mientras le rechinaban los dientes.

T: Em… Killo, ¿te paza argo?
K: Eso… eso que está exterminándome los oídos, vas a digievolucionar a rizegreymon, y te lo vas a cargar de un solo disparo.
T: Pero Killo, ¿azín delante de él tan arriesgao como tamos?
K: No, esperaremos a que salga del bosque para que nos sirva de guía para salir, y cuando esté desprevenido, entonces lo haremos.
T: ¿Y qué pazó con aquello de penzarnos las cosas antes actuá y ezo?
K: Que te calles, coño.

Le siguen, pero cuando lo hacen Kingetemon y un MetalGreymon que lo acompañaba lograron dar esquinazo a nuestros compañeros.

K: ¡Mierda! Se nos han escapado, tenías que haber estado más atento, Tientamon.
T: No zi verá, enzima va a zé curpa mía.

De repente apareció delante suya el digimon armadura de antes.

¿?: ¡Vamos, rápido, vuestros compañeros están en peligro!
K: ¡Otra vez este tio no!
T: Ezpera, ¿ha disho nuestro compadres?
K: ¿A quién le importa nuetros “compañeros”?
¿?: No sé qué os habrá pasado, pero si no venís conmigo os quedaréis perdidos en este bosque para siempre, así que seguidme. Por cierto, ya ajustaremos cuentas con lo de antes, soy Galem, ahora venid conmigo y no dilucidéis más.

K: D-de acuerdo

T: Que igo yo, que io podía haber zalío volando por enzima de los árbole para encotá una zalia por donde irnos, ¿no?

K: Que te calles, coño.

Cuando están a punto de salir del bosque, Kyo vuelve a oir la voz de Kingetemon cantar, a lo que reacciona de manera violenta.

K: ¡¡YO TE MATOOOOO!!-decía mientras pasaba la carta sin pensárselo dos veces.
G: ¡¡E-esperád!!

Tientamon digievolucionó en Rizegreymon de golpe y porrazo y atacó justo a lo que tenía delante, pero el ataque se lo llevó el MetalGreymon que acompañaba a Kingetemon. Ante la confusión, Tientamon perdió la concentración y volvió a ser Motimon, pero Galem los salvó justo a tiempo.

G: La próxima vez no actuéis tan imprudente, el ataque que efectuacteis podría haber matado a vuestros compañeros.
(Ese chico-comenzó a pensar Galem- me pregunto si será verdad, había rumores sobre un niño elegido que ayudaba a Digimon Monarca, pero no estoy todavía seguro de que sea él).

Y a partir de aquí ya llegaríamos al fin del flashback y a los acontecimientos actuales.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 523
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Jun 13 2017, 00:19

Los niños, incluyendo a los Digimons, han pasado por mucho hasta ahora. Han sido testigos de civilizaciones siendo destruidas, perseguidos o reverenciados por lo que representan y han visto brutales asesinatos que no tienen sentido para ellos. Si su destino realmente es el de salvar ese mundo, el mismo universo debe de estar riéndose a carcajadas de los pobres desdichados. Hay veces en las que Franky no sabe la razón por la que continúan con este viaje que a muchos ya les hubiera llevado a la locura, hasta que recuerda que no pueden volver a casa. Y si lo hicieran, muy probablemente encontrarían su hogar siendo infectado por huestes de horribles monstruos sedientos de sangre. Es cuando el recuerdo del Kuwagamon le viene a la mente. Tratando de alimentarse con carne humana y manchándose con la sangre de estas frágiles criaturas con cada bocado. El joven se marea y siente la necesidad de devolver la comida que tan generosamente Graw les había dado. Alf detiene la marcha al darse cuenta del estado de su compañero, que ahora tiene la mitad superior del cuerpo inclinado hacia delante.

-Alf: ¡Eh, chaval! ¿Qué te pasa?

El chico no dice nada. Se recupera poco a poco y logra reincorporarse nuevamente. Su cara está pálida.

-Franky: Ya estoy mejor.

-Alf: ¿Seguro?- se acerca para echar un mejor vistazo- Porque te veo fatal. No es que me preocupes o algo parecido- aparta la mirada-. Sólo lo digo.

Antes de que nadie más pudiera unirse a la conversación, los dispositivos digitales de todos los humanos del grupo reaccionan. Una pantalla holográfica sale de los aparatos. Esta vez es algo diferente a los mapas que habían visto hasta ahora. Es un vídeo. Una transmisión. El Digimon que muestra está muy nervioso. La sorpresa de Max parece la más elevada, casi como si hubiera visto a este ser en alguna parte.

Pucchiemon:
 

-Pucchiemon: ¡A todos aquellos que reciban este mensaje, les pido disculpas! No es algo que haríamos si no estuviéramos totalmente desesperados. ¡PERO ES QUE ESTAMOS MUY DESESPERADOS! ¡El Imperio de Metal nos ha amenazado! ¡Si no le damos el Emblema de la Amabilidad cuando lleguen aquí, destruirán nuestro pueblo, Core!- toma una pausa. Parece haberse calmado un poco- Y no podemos hacer tal cosa. Sólo los que de verdad valoren una promesa a alguien querido, entenderán nuestra situación. Aquellos que aún conserven algo de amabilidad en sus corazones, por favor… ayudadnos. Venid cuanto antes y os contaremos los detalles. Y si salimos vivos de ésta, prometo que seréis recompensados… Gracias por vuestra atención. Envío las coordenadas de Core junto a este mensaje. Corto y cierro.

Termina la transmisión y los D-Arcs vuelven a como estaban. Los miembros del grupo se miran los unos a los otros, esperando que alguien sugiriera la próxima acción.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2807
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Jun 15 2017, 16:41

-Max:...Tenía razón.BantyoLeomon,digo.Allá por donde pasamos,todo se destruye.

-Katya:¿Y qué hacemos?¿Vemos como todo se destruye?

El chico no puede dejar de pensar en Pucchiemon.

-Lopmon:Creo que lo que quiere decir es que debemos ir a ayudarles.

-Franky:Pero no tenemos el Emblema.

-Aurelion:¿Y si es una trampa?

-Max:...No creo que podamos ir a peor,¿no?

-Xalcer:En Led conseguimos salvar a algunos,¿verdad?

Max le mira.Tras esto,coge a Lopmon y,tras ponerlo sobre su hombro,inicia la marcha hacia Core.

___________________________________________________________________________________________________

Como Grasp,Core es una ciudad encerrada en una cupula.A diferencia de la ciudad del Conocimiento,Core presenta un interior mas simple,como si solo lo esencial estuviera.Denotorio de una vida tranquila,los habitantes,aunque inquietos ante la presencia foranea,parecen bastante apacibles. El Tamer de Lopmon se acerca a un Turuiemon.

-Max:¿Donde podemos encontrar a Pucchiemon?

[Perdonad la falta de tildes,pero el teclado se me ha desconfigurado][Si en dos dias no postea nadie,edito y amplio]

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 523
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Jun 19 2017, 12:26

El amable Turuiemon les indica una dirección que les lleva a un modesto templo.

-Max: No sé si ni si quiera nos deberíamos molestar…

-Alf: Míralo por el lado bueno; el pueblo ya estaba condenado antes de que llegáramos, así que no es culpa nuestra.

Todos miran al pequeño dragón-bestia con los ojos como platos. Una expresión que indicaba que el comentario no había sido muy apropiado.

-Alf: ¿Qué? ¿Me vais a decir que no es cierto?

A pesar de la corta edad del Digimon, no tenía ni un pelo de tonto. Realmente ninguno de ellos tenía la culpa de las desgracias que le persiguieron e hicieron a las ciudades víctimas. A excepción del incidente de Grasp, eso sí fue totalmente culpa de Tientamon y su falta del sentido de la responsabilidad.

-Tientamon: Bu-bueno, poemo pedé er tiempo buzcando cupable o buca eze eblema.

Antes de acercarse a un Pucchiemon  que anda nervioso dando círculo delante de la entrada del templo, se empiezan a oír golpes. La cúpula parece temblar, hecho del que se dan cuenta los niños.

-Max: … No otra vez.

-Kyo: ¿Tientamon?- mira con ojos acusadores al insecto.

-Tientamon: ¡Te juro po la bragas de tu tía que eta vez no he hecho na de na!

El temblor termina, así como los golpes. Hay un silencio provocado por todos los presentes, quienes están expectantes por el suceso extraño. Un gato negro y rechoncho baja del espacio aéreo que contiene la cúpula mediante unos cuantos globos hasta donde está Pucchiemon.

Opossummon:
 

-Opossumon: ¡Ya está aquí! ¡Es del Imperio de Metal!

-Pucchiemon: ¿”Es”? ¿Cuántos son?

-Opossumon: Sólo uno, pero-

Es interrumpido por pasos que retumban hasta donde están. Ambos Digimon corren, volar en el caso del gato que tiene globos que le llevan a su disposición, hacia el origen de estas “anomalías”. Los Tamers y sus compañeros les siguen hasta un punto cercano de la entrada del pueblo. Tienen delante de ellos a un ser que les resulta familiar. Un reptil de escamas oscuras con forma humanoide que lleva una armadura negra.

BlackWarGreymon:
 
Descripción:
 

-Xalcer: ¿Ese no es… Graw?

-Alf: Pero en negro, no lo olvides.

-Lopmon: ¿Qué tiene que ver eso?

-Alf: La versión en negro de alguien suele ser malvada.

-Katya: ¿Eso no es racista?

-Alf: Yo no hago las reglas. Quizás algún día, pero no hoy.

Max los manda a callar para poner atención en el trío que acababa de reunirse.

-Pucchiemon: Eh… tus pasos se oyen a kilómetros, ¿eh?

-Lo hacía a propósito para llamar vuestra atención- responde la versión oscura de Graw con una voz imponente a la par de siniestra-. Soy BlackWarGreymon, General del Caos del Imperio de Metal y estoy bajo las órdenes directas de Crimson. He venido a por el Emblema como se acordó.

El pequeño Digimon rojo tiembla del miedo y le cuesta hablar.

-Pucchiemon: No puedo- dice finalmente-. Los Guardianes le juramos a Magnamon proteger los Emblemas. Sólo se los podríamos dar a aquellos que vayan a usarlos para proteger el mundo- mira con los ojos llorosos al intimidante general-. ¿Acaso vosotros vais a usarlo para salvarlo?

Hay una pausa incómoda entre los dos.

-BlackWarGreymon: Sólo los fuertes se salvan.

-Pucchiemon: … Entiendo. ¡Hacedlo!

Tentáculos rosas aparecen por todas las direcciones y atrapan los brazos y piernas del dragón antropomorfo. Pucchiemon se aleja de un salto y se descubren a unos extraños camaleones de gran tamaño que están a unos metros de distancia a los lados de BlackWarGreymon, dueños de los tentáculos, que resultan ser sus propias lenguas, que ahora tienen aprisionado al general.

Chamelemon:
 

O al menos eso creen. Pucchiemon apunta con sus manos al guerrero y genera una bola de luz que habría lanzado si BlackWarGreymon no hubiera usado la fuerza de su brazo izquierdo para golpearle con los Digimons que se camuflaron rato atrás. Mientras se zafa de las demás pegajosas lenguas, un grupo de Pucchiemons, de entre los que hay de color rojo y verde, rodea al enemigo. Apuntan como lo hizo el primer Pucchiemon hacia su objetivo y disparan luces que aciertan en el dragón negro. Todos permanecen quietos y en silencio por unos segundos.

-BlackWarGreymon: Entiendo, así habríais conseguido repeler cualquier batallón que hubiéramos enviado. Así que el enviarme aquí no fue un simple capricho de Piedmon.

Lanza muy lejos a los camaleones que sujetaban su brazo derecho tirando de sus lenguas y así se libra de ellos. Luego corta con las garras de su armadura aquellas que atrapaban sus piernas, lo que hace retorcer de dolor a los dueños de éstas. BlackWarGreymon avanza sin darle atención a lo que tiene alrededor. El Pucchiemon que fue golpeado se levanta horrorizado.

-Pucchiemon: Pero… con ese ataque deberíamos haber podido remover tus malos sentimientos y voluntad de luchar. ¿Cómo es que sigues resistiéndote?

El General del Caos se detiene y dirige su mirada al Pucchiemon que había lanzado la pregunta.

-BlackWarGreymon: ¿De verdad creíais que con algo tan conveniente podríais borrar dos siglos de odio y abandono?- vuelve a mirar hacia delante y continúa andando- Además, ¿quién ha dicho que haya venido a luchar con vosotros? Para empezar, ni siquiera merecéis la pena. Y mi misión es otra.

Los Digimons que hay a su alrededor se quedan embobados por la muestra de poder de su enemigo. Pero una vez salen del trance, se lanzan a sujetarle como pueden. Llegan a ser falta decenas de ellos para si quiera empezar a frenar a este general del Imperio de Metal. Es cuando, simplemente zarandeando un poco, logra quitarse de encima estas molestias. Algunos tienen la mala suerte de ser lanzados a centenares de metros de allí. Otros tienen una suerte peor al encontrarse con las garras de BlackWarGreymon en algunos de sus movimientos y terminar así sus vidas, justo antes de manchar de fluido vital el suelo y la armadura de aquel a quien pretendían detener. El Pucchiemon que fue el primero en enfrentar al hombre dragón sigue en el suelo y maldiciéndose así mismo por la situación actual. Pero sus pensamientos negativos cesan al ver casualmente a los humanos. Sus ojos se abren de manera que adopta una expresión de estupefacción y se levanta a duras penas. Aun cojeando, trata de llegar a los jóvenes lo antes posible.

-Pucchiemon: ¡Sois…!- recupera un momento el aliento- ¡Sois los Niños Elegidos! ¿Cierto?- no deja que ninguno asiente para confirmarlo antes de continuar- ¡Por favor, llevaros de aquí el Emblema!

-Franky: … ¿Dónde está?

-Pucchiemon: ¡En el templo! ¡Dejadme guiaros hasta allí!

Se tropieza y cae al suelo. No está en condiciones de hacer tales esfuerzos. Entendiendo que cuantos menos Emblemas tuvieran, menos probabilidades tendrían de volver a su hogar, los niños usan las cartas de evolución para que sus compañeros tomen la forma Campeón. Alf, ahora como Dorugamon, tiene subido a su lomo a Franky y al Pucchiemon malherido. Estos tres toman la delantera a través del aire, donde encuentran para su sorpresa a BlackWarGreymon, flotando y mirando los edificios que tienen debajo. Éste mira en la dirección del dragón peludo, viendo también al habitante de Core montado.

-BlackWarGreymon: Pensé que encontraría el Emblema en algún edificio que se destacara de los demás, pero ninguno me llama la atención. Voy a tener que utilizarte después de todo.

Se desplaza a donde está volando el Dorugamon en un parpadeo. Coge por una de sus peculiares orejas a Pucchiemon y golpea a Alf. Éste cae junto a Franky, quien se agarra desesperadamente al pelaje de su compañero para no morir. El Turuiemon de Max salta y consigue alcanzar a ambos. Coge y mantiene a salvo a Franky después de reducir la velocidad de la caída para Alf, lo único que puede hacer debido a la diferencia de tamaños. Así consiguen sobrevivir, aunque el Dorugamon se lleva un golpe que hubiera sido fatal de no ser por la intervención del conejo artista marcial. Una vez que todos vuelven a reagruparse, ponen su vista en BlackWarGreymon, quien sigue en el aire. El General está amenazando a Pucchiemon para que le cuente lo que le interesa, pero el otro no cede, a pesar de que no para de temblar.

-Alf: ¡Hijo de puta! ¡Le voy a arrancar la cabeza de un mordisco!

-Franky: ¡Espera! ¿Qué crees que vas a conseguir cuando te ha quitado de en medio de un guantazo?

-Max: Déjame ver una cosa- mira en su D-Arc la información que pudo escanear antes de BlackWarGreymon-. Aquí dice que es un Mega y los Digimons que tenemos sólo pueden llegar al Perfecto. Aunque le superemos en número, nada nos garantiza que le podamos ganar. Y a este paso seguro que encuentra el templo donde está el Emblema…- dice mientras parece pensar en alternativas-.

-Xalcer: Sólo podríamos distraerle un rato…

-Aurelion: Y que otro coja el Emblema, ¿no?

-Alf: Haced lo que queráis. Yo iré a por él con todo lo que tengo.

-Franky: Ya estamos otra vez.

-Alf: Y tú apóyame de vez en cuando, ¿no? Que se supone que eres mi compañero. ¡Usa un poco el coco y ese par de cartas que tienes para variar!

-Katya: ¡Chicos, mirad!

La joven se refería a BlackWarGreymon, que comienza a descender.

-Max: ¡No tenemos otra! ¡Que uno de nosotros vaya a por el Emblema y que los demás vayan a por ese monstruo!

Todos corren o vuelan allá donde aterriza el hombre dragón, que es, como muchos ya se temían, delante del templo donde el grupo vio en persona por primera vez a Pucchiemon. Hablando de éste, es dejado caer inconsciente al suelo. Alf es el primero en lanzarse, pillando desprevenido a Franky y casi sin tiempo para pasar la carta azul por el lector de su dispositivo. El ahora Grademon se pone en el camino de BlackWarGreymon. Ambos están quietos, mirándose el uno al otro, probablemente por la repentina y desconcertante aparición de Alf.

-BlackWarGreymon: ¿Otro Guardián del Emblema?

-Alf: No va a ser tanta tu suerte. Mi nombre es Alf, Digimon elegido para salvar tanto el Mundo Humano como el Digital. También soy el que cierra los Portales Oscuros, el protector de Toyland, el mejor aprendiz del Deva Andiramon, salvador de Faith, buscador de los Emblemas y el reciente responsable del regreso de Omegamon. Y a partir de ahora, también…- señala con el dedo al oponente que tiene delante- el mayor enemigo de tu Imperio de Metal.

Un silencio cruza el futuro campo de batalla. A Franky se le cae la cara de la vergüenza, sobre todo al pensar en todos esos hechos muy cuestionables que acababa de escupir su compañero.

-BlackWarGreymon: Grandes títulos, pero si de verdad quieres que te recuerde, tendrá que ser por la fuerza.

-Alf: No iba a ser de otra manera.

Desenvaina sus espadas. Turuiemon había evolucionado a Andiramon y se posiciona a varios metros de la espalda de BlackWarGreymon, mientras que Tientamon, con la forma de RizeGreymon, está volando una gran distancia y apuntando sus armas al general enemigo. Freeze, ahora como Garurumon, cubre a los niños. Katya está indecisa mirando dos cartas que tiene en las manos. Una azul y otra negra. Los demás rápidamente se inquietan ante este nuevo hecho. Kyo es el que está más sobresaltado.

-Kyo: ¡¿De dónde has sacado esa carta oscura?!

-Katya: ¿Ésta?- mira al muchacho desconcertada. No tiene ni idea de lo que significa para el grupo, y mucho menos para el compañero del Digimon que custodia sobre el espacio aéreo del pueblo.

-Max: Escúchame, ni se te ocurra usar esa carta, ¿entendido?

-Katya: ¿A qué viene esto? Estáis muy raros desde que volví con vosotros. Más de lo habitual.

-Aurelion: Xalcer, hazme evolucionar para que pueda unirme a la pelea.

-Xalcer: Está bien.

-Max: ¡No!- le baja la mano donde tiene su carta azul- Espera, niño, el dragón azul en el que se convierte es rápido y podría llevarnos a todos, así que seguramente sea lo mejor que tengamos para escapar.

-Xalcer: Vale, entiendo… y no me llames “niño”.

-Franky: Si es así, podríais ir a por el Emblema.

-Xalcer: Eso también puedo hacerlo.

El chaval corre hacia el templo, seguido de Aurelion.

-BlackWarGreymon: ¿A qué van esos dos?

Parece que la presencia de Alf le importa más bien poco y continúa andando hacia su objetivo.

-Alf: Ignorarme será el mayor error de tu vida.

Corre directo hacia el dragón negro. Cuando le tiene de frente, efectúa un tajo vertical con la espada derecha al pecho cubierto de su oponente, pero éste ni se inmuta y responde con una patada que envía lejos al espadachín dorado. Choca contra la pared de una casa que echa abajo por el impacto. Afortunadamente no hay nadie dentro. De hecho, hacía ya un rato que no se veía a ningún habitante. Quizá habían evacuado por el miedo junto a los Guardianes de la Amabilidad que aun quedaran con vida. Andiramon sabe que no deben dejar ir a BlackWarGreymon hasta que Xalcer y Aurelion salgan con el Emblema, y con Alf fuera de combate temporalmente, le llega el turno de atacar. Aprovechando que parece no haber notado su presencia, convierte sus manos en hachas y ataca desde atrás con la esperanza de herir sus piernas y así detener sus pasos. El Digimon Hombre Dragón ya los había visto y se sabía las posiciones de todos los combatientes, así que no le resulta difícil girarse y atacar con sus garras-guanteletes. El que parece uno de los Devas reacciona a tiempo para poner sus brazos delante de su cuerpo y hacer que estos adopten la dureza del metal. Hay un destello que surge del choque y, a continuación, Andiramon sale disparado en sentido contrario al templo. Max ya estaba corriendo a por su compañero desde antes de que éste se raspara con el asfalto. Esto para Tientamon no es más que una buena oportunidad para reducir a BlackWarGreymon a cenizas. Dispara su brazo revolver con precisión al objetivo, provocando una gran explosión que tiraría hacia atrás a los que estuvieran cerca. Pero se disipa el humo y se ve al general con un par de objetos extras cubriéndole, unas placas negras, que es a donde había acertado la bala. Coloca éstas en su espalda, mostrando que no eran más que las “alas” de su armadura. Entonces salta y vuela hasta el RizeGreymon, a quien despedaza el hombro y separa una de sus alas mecanizadas. Tientamon cae emitiendo humo del hombro y estrepitosamente sobre unas casas y las destroza con su cuerpo para luego volver a ser un Motimon. Como si ya no quisiera perder más el tiempo, BlackWarGreymon vuela directamente al interior del templo. Los niños se acercan a la entrada. Kyo había recogido a Tientamon, mientras que Andiramon y Alf se habían repuesto del golpe y dirigido a donde están ahora.

-Alf: Es más fuerte de lo que parece- cubre con su mano la zona donde le había golpeado y mira una de sus espadas, partida por la mitad debido al ataque-.

-Katya: ¡Rápido, Xalcer sigue dentro!

Todos corren al interior inmediatamente. Al poco tiempo encuentran al niño y al dragón tirados en el suelo. Xalcer se levanta alarmado.

-Xalcer: ¡Está aquí, nos ha tirado con sólo pasar entre nosotros!

Éste y su compañero se reincorporan y recorren todos juntos el amplio pasillo. No tardan mucho en encontrar a BlackWarGreymon en frente de un pedestal. Encima tiene un cofre con el grabado del símbolo del Emblema de la Amabilidad.

-BlackWarGreymon: Son simples.

Ante la atenta mirada de los demás, abre el cofre, dando paso a un suceso que nadie se esperaría. De su interior sale una luz intensa que ciega al general. Éste grita por el dolor que le produce y trata de frotarse los ojos, pero le estorban los guanteletes. Los Tamers y sus compañeros ven el momento de contraatacar. El dragón negro había dejado un momento las garras en el suelo. Viendo esto, a Franky se le pasa una idea por la cabeza. Se acerca con cuidado y, desde una distancia prudente, apunta su D-Arc a las armas del guerrero de la armadura negra. Los guanteletes brillan y se convierten en una única carta que se posa en la mano del muchacho.

-BlackWarGreymon: ¿Qué ha sido eso?

Sigue cegado y muy desorientado. Franky coge otra de sus cartas, la de Vamdemon, y la pasa por el lector de su dispositivo. Esto hace que en la mano del Grademon aparezca una especie de látigo hecho de energía roja. Alf entiende lo que debe hacer. Usa su nueva arma para atrapar al enemigo por el cuello y tirar, empezando así a alejarlo del cofre.

-BlackWarGreymon: ¡Sólo estáis aprovechando un golpe de suerte!

Logra coger el látigo que trata de ahorcarlo y lo destruye usando su fuerza bruta. Pero para cuando es libre ya es tarde. Xalcer tiene en sus manos el cofre de cuya luz ya no tenía la intensidad de antes. Con esto hecho, sólo queda un parte del plan a ejecutar; escapar del General del Caos. Todos corren para alejarse del peligro que les asecha.

-BlackWarGreymon: ¡Oigo vuestros pasos!

Éste comienza a correr con una mano por delante para perseguir a su presa.

-Alf: ¡Franky!

El caballero de la capa azul transmite una corriente de pensamientos a su compañero. El muchacho coge su carta recién obtenida y la pasa por el lector del D-Arc. Con esto, los guanteletes de BlackWarGreymon pasan a propiedad de Alf. Éste tiene la intención de atacar con estas mismas armas, pero tiene un inconveniente con el que no había contado. Las garras pesan demasiado para él. Deja una en el suelo, y trata de usar el brazo libre para levantar el que le queda, pero sigue costándole. Andiramon va hacia él y le ayuda a levantar el brazo armado, justo cuando BlackWarGreymon les alcanzan. Las garras atraviesan la armadura y carne de su dueño. Todos los presentes miran petrificados el momento. La sangre recorre el guantelete y cae al suelo.

-BlackWarGreymon: Este filo…- sigue sin recuperar la vista, por lo que recurre al tacto de sus manos para identificar el objeto que le hiere-. ¡Ratas ladronas! ¡Os he subestimado por última vez!

Retira el arma de su herida con brusquedad, rugiendo del dolor y consiguiendo así que se alejen Andiramon y Alf de él. Es cuando ambos guanteletes vuelven a ser una carta que regresa a Franky. Se forman un par de bolas de fuego en las manos del hombre dragón y los lanza hacia delante. Los Digimon que todavía quedan en pie, menos el Coredramon porque éste estaba más pendiente de Xalcer, ponen sus cuerpos para bloquear el ataque y así proteger a los humanos. Una explosión expulsa al grupo del templo y los deja caer el suelo. Los compañeros de los Tamers han sido derrotados, cosa que demuestran al regresar a la forma de nivel Básico, a excepción de Freeze, quien vuelve a ser un Gabumon, y Aurelion, que sigue estando en su forma Campeón, aunque ha acabado con la espalda quemada. El imponente Digimon se asoma al exterior. A pesar de que pone su esfuerzo en abrir los ojos, sigue sin visión.

-BlackWarGreymon: Esto no sería tan complicado si pudiera ver- empieza a flotar y tomar altura-. Escuchad, sé que tenéis en vuestro poder el Emblema. Habéis sido demasiado tenaces como para haberlo dejado ahí dentro. Y no se me ocurre otra razón por la que hayáis decidido enfrentaros a mí, aunque sois tan inferiores. Haré esto sencillo. Destruiré toda esta zona de una sola vez y sólo me detendré si gritáis que me dais el Emblema. Lo haré tan rápido que no tendréis tiempo para otra cosa- una esfera de fuego rojo carmesí aparece entre sus manos y empieza a crecer a un ritmo alarmante-.

-Max: ¡Ahora, Xalcer!

-Xalcer: ¡Pero si lo que hay en el cofre no-!

-Kyo: ¡Que lo hagas, coño, que nos matan!

El chaval pasa la carta azul por el lector de su dispositivo y Aurelion evoluciona a Wingdramon. Todos tratan de montarse como pueden, metiéndose en las esferas amarillas, aunque faltara el espacio. Tras asegurarse que nadie se queda fuera, no pierde el tiempo para tomar el vuelo. Detrás de ellos se produce una enorme explosión producto del ataque desesperado del General del Caos. El dragón azul había sido lo suficientemente rápido como para evitar la onda expansiva y atravesar la cúpula que guardaba al pueblo. Pero no puede relajarse todavía, ya que descubre que BlackWarGreymon les sigue a través del cielo.

-BlackWarGreymon: ¡Sois gusanos con recursos, ¿verdad?!

En el momento que Aurelion oye su voz, acelera el vuelo.

-BlackWarGreymon: ¡Podéis correr, pero no esconderos de mí para siempre! ¡PIENSO ENCONTRAROS Y REGAR LA TIERRA CON VUESTRA SANGRE!- grita mientras acorta distancia.

Ante la amenaza, el Wingdramon hace lo que muchos hubieran hecho en su lugar; volar todavía más rápido para dejar atrás a la creciente ira del Digimon ennegrecido. Tras unos minutos a plena potencia, Aurelion desciende cansadamente hasta el nivel del suelo, donde tiene un aterrizaje forzoso. Vuelve a su forma de Babydmon, lo que libera a los demás. Miran con miedo al cielo, por si ven a BlackWarGreymon, de quien están seguros que le encantaría ponerles la mano encima.

-Franky: Ha estado cerca- suspira del alivio-. Y un Emblema menos.

-Xalcer: Bueno, intenté decíroslo antes, pero esto que tenemos aquí…- Todos miran al cofre abierto que sostiene Xalcer, que a pesar de llevar el símbolo de la Amabilidad en su tapa, su interior tiene un objeto muy diferente a lo que se espera de un Emblema-.

Digimental de los Milagros:
 

-Kyo: ¡Oye, déjate de bromas!

-Franky: ¡No me jodas que hemos estado a punto de morir por otra cosa!

-Max: No puede ser…- mira en la dirección que cree que está Core-… No es posible que nos lo hayamos…

-Alf: ¡Pero si éste es el símbolo, ¿no?! – se une el Dorimon alterado a la conversación y señala el grabado en el cofre- ¿Qué demonios hacía esta cosa dentro?

Ninguno alcanza a comprender todavía ni lo que es este objeto dorado ni por qué razón estaba en el lugar que le correspondía al Emblema de la Amabilidad. ¿Deberían conservarlo?


Última edición por En verdad me llamo Franky el Vie Jun 23 2017, 00:47, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2807
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Jun 20 2017, 17:41

El grupo se queda en la zona en la que estaban durante unas horas,a la espera de que los Digimon se recuperen.Nadie se atreve a romper el silencio.Nadie,menos Katya.

-Katya:...¿Qué vamos a hacer con la estatuilla?

-Tientamon:Zeguro que lo podemoh vendé por un buen pico.

-Lopmon:Lo cierto es que parece importante...Hasta tiene un símbolo.

-Xalcer:Pero no es ninguno de los que necesitamos.

-Franky:Quizás podamos encontrar a alguien que sepa lo que es.

Tras asentir,Max propone reanudar la marcha y buscar a alguien que les ayude tan pronto como se recuperen,cosa que ocurre al día siguiente,justo tras una noche infernal en la que casi no pueden dormir.Los ojos dorados del dragón humanoide aparecen cada vez que cierran los párpados,seguidos por una deflagradora explosión que acaba con su viaje.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

Lecxe es una ciudad que da una buena sensación a los chicos.Para empezar,no hay cúpula,lo que aleja la imagen de Core y Grasp de la mente de la comitiva.Es más:la ciudad se parece mucho a Berdres,la ciudad de la que vienen los niños.Y,para terminar,algunos de los Digimon que se pusieron a salvo de la destrucción de Led habitan ahora Lecxe,lo cual hace del recibimiento del grupo un evento agradable.

-YukiAgumon:¿Qué os trae por aquí?En Lecxe no hay emblemas.

-Kyo:Tenemos algo que parece importante.

-Tientamon:O valioso.

-Kyo:Corta ya con eso.

El pequeño dinosaurio entorna los ojos con curiosidad.

-YA:¿Y es...?

Con discreción,muestran el ídolo dorado al Digimon.Éste contiene la respiración ante el fulgor dorado.

-YA:V-venid conmigo...

El grupo sigue al dinosaurio hasta un negocio bastante bien cuidado.En él,un Datamon les recibe.Parece entusiasmado por la presencia de los niños.

-Datamon:¿Puedo hacer algo por ustedes?

-YukiAgumon:Han encontrado un Digimental,Datamon.

Una luz proveniente de la vaina que forma la cabeza del Digimon robótico revela su entusiasmo ante la revelación.

-Datamon:¿Me...*ejem*...Me permitirían verlo?

Tras esperar un asentimiento de aprobación por parte de YukiAgumon,Xalcer saca el ídolo.

-Datamon:El Digimental de los Milagros...

-Max:¿Qué es?¿Y para qué sirve?

-Datamon:Hay varios Digimentals repartidos por nuestro mundo.Son artefactos con el poder de desatar una evolución especial entre algunos de los nuestros.Son sumamente codiciados.Para algunos,incluso son objetos de culto.Su misticismo,poder y simbolismo los hace propicios para ello,claro.

Con sumo cuidado,se lo acerca.

-Datamon:Grandes figuras han portado el poder de este Digimental.El brillo de un milagro no es algo que se pueda tomar a la ligera.

Les devuelve el objeto a los Tamers.

-Datamon:Protegedlo con vuestra vida si es necesario.Un poder tan grande podría condenar definitivamente a nuestro mundo.

Con estas palabras,Datamon nos pide apresuradamente que salgamos del local.Algo parece haberle puesto nervioso.YukiAgumon nos pide disculpas en su nombre.Como disculpa por ello y agradecimiento por lo de Led,nos ofrece invitarnos a comer.

-YukiAgumon:No es ninguna baratija lo que tenéis encima.

-Tientamon:Z'acabó er plan B...

Mientras comen,un Digimon se acerca a ellos.

V-mon:
 

-V-mon:Creo que tenéis algo que me pertenece.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
LordWilhem
Novato
Novato
avatar

Caballo
Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 03/04/2016
Edad : 26
Localización : En un lugar de cuyo nombre no me acuerdo

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Jun 20 2017, 21:59

Tras la visita a la tienda secreta de Datamon, la noche cayó sobre la ciudad de Lecxe. Los digimons no tardaron en recogerse dentro de sus hogares y las calles quedaron desiertas, dejando a los Tamers a la intemperie. Solo el pequeño V-mon había salido a hablar con los niños en aquel ambiente para formulares su sospechosa demanda.

- ¡Está bien! -suspiró Franky molesto con todo lo sucedido-, ¿qué diablos quieres?

- Ese artefacto que tenéis -señaló V-mon-, ni es vuestro, ni creo que lo podáis usar, ¡Entregadmelo!

- ¡Vaya cara tienes, pequeñajo! -exclamo Katya molesta- ¿Quién te crees que eres para demandarnos nada?, hemos pasado por mucho, y todas nuestras penurias nos han conducido a este objeto.

- ¿A caso sabéis qué es eso? -pregunto V-mon.

- Un artefacto de gran poder -respondió Kyo. Su mirada reflejó crueldad y posesión cuando se fijó en el digimon-. Es todo cuanto hay que saber, y ahora ¡fuera de nuestra vista!

Katya se fijó en que Kyo había sacado su dispositivo digital, dispuesto a entabla batalla con el visitante.
Se dispuso a hacer evolucionar a Tientamon cuando se avalanzó sobre el e intentó bajarle la mano. Derek vio la escena y también intuyó lo que pretendía hacer. Entre los dos consiguieron reducirlo pero no consiguieron calmar sus ánimos, y continuó pataleando para zafarse de sus captores.

- No, ¡Soltadme! -gritó Kyo- ¡Ya he tenido bastante, cuando no son digimons intentando matarnos, son aprovechados que intenta quitarnos lo que nos corresponde por derecho!

Mientras los Tamers trataban de calmar a Kyo, V-mon vio la ocasión para robar el Digimental. Se acercó por la espalda y cogió con disimulo la bolsa en la que estaba el dispositivo. Sin embargo, cuando intentó largarse sin que se dieran cuenta, Freeze y los otros digimons que no estaban participando en la pelea le salieron al paso.
- ¿A dónde crees que vas, ladronzuelo? -preguntó Freeze con ironía- Ya estás soltando esa bolsa, si no quieres quedarte como un témpano en el suelo.

- Escuchad -insistió V-mon-, solo unos pocos digimon pueden usar estas cosas, y yo soy uno de ellos.
No quiero problemas con vosotros. Solo quiero esto.

- Pues los estás encontrando -masculló Alf.

- Así es, así que deja eso y vete, o sabrás lo que es el frío de la tumba.

- Eztando en tu pellejo -aconsejó Tientamon- Yo les haría caso, muxaxo.

V-mon miró la bolsa. Pensó en ese momento que si usaba aquel artefacto para evolucionar podría vencerlos y escapar con su botín. Pero eran al menos tres digimons los que se habían interpuesto entre el y su escapatoria, y eso sin contar con los que aún quedaban por unirse a sus camaradas. Si los Tamers reaccionaban a tiempo, podría encontrarse con muchos rivales poderosos y la superioridad numérica podría con el.

Suspiró y dejó la bolsa en el suelo. Freeze se acercó a cogerla, momento en el que V-mon escapó de allí corriendo. Pensó que habría más ocasiones para apoderarse del artefacto y que ninguno de los digimons que acompañaba a aquellos niños podría usarlo. Cuando se perdió en las callejuelas de la ciudad, los digimons intentaron calmar a los Tamers.

- ¡Pero, qué habéis hecho! -exclamó Kyo molesto- ¡Ahora irá a contarle a sus superiores que estamos aquí y que tenemos un artefacto de poder!

- ¡Jozú, kiere calmarte ya Killo! -se quejó Tientamon- Tas tu mu irritao úrtimamente.

- Kyo, ¡cálmate! -le ordenó Franky- Tienes razón, puede que nos traiga problemas, pero no vamos por ahí matando a cualquiera que se nos cruza por el camino.

-¡Jakuna Matata, Killo!

- Pues no aprendemos -respondió Kyo-. Con esta actitud solo conseguiremos buscarnos enemigos por todas partes.

- ¿Pero qué demonios te pasa? -preguntó Katya- De todos los que estamos en el grupo, tu eres el que más ha cambiado.

- ¿Es qué soy el único que comprende como funcionan las cosas? -exclamó cada vez más irritado- Si no somos fuertes y duros, los habitantes de este mundo acabaran con nosotros... aunque, claro, ¿tú qué vas a entender? -miró a Katya- Solo eres una niñita pequeña, que ha venido aquí porque su papi y su mami han sido raptados -Katya apretó los puños, intentando contener la rabia mientras Kyo hacia gestos para burlarse de ella.

- ¡Kyo, ya te estás pasado! -le riñó Derek.

- Pero es la verdad -dijo-. Al final solo es una niña llorando por su madre y su padre... y me parece patético.

Para Katya ese último comentario le hizo perder la paciencia. Se acercó hasta Kyo y le tiró del cuello de su camisa hasta ponerlo mirándola a la cara. El chico era más alto que ella, pero estaba claro que no era más fuerte.
Antes de que pudiera zafarse Katya alzó la mano y le soltó una bofetada. Fue un golpe seco y con tal fuerza que resonó en toda la calle. Después de eso, lo tiró al suelo y se fue de allí, enfadada.

Todos la miraron atónitos. No esperaban que una niña pequeña pudiera tener tanta fuerza. Incluso Kyo se sorprendió cuando se recuperó del golpe.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Katya se alejó todo lo que pudo del grupo. No le importaba a donde ir, con tal de no estar cerca de ninguno de ellos. Vagabundeo por las calles de Lecxe, llegando muy cerca de las afueras. Cuando sus fuerzas le fallaron decidió sentarse en el suelo, y deseo que no apareciese nadie. Su furia era tal que podría haber intentado acabar con cualquier digimon que se le pudiera por delante con sus propias manos.

Sintió un profundo odio hacia Kyo, y en parte se arrepintió de haberse encontrado de nuevo con el grupo.
Aunque esta vez algunos trataron de defenderla, sintió que quizá habría sido mejor proseguir su viaje solo con Freeze hasta encontrar a sus padres y luego buscar una salida del mundo digital. La misión que les habían encomendado comenzaba a tener menos sentido para ella, y no parecía que su suerte fuese a cambiar excepto para ir a peor. Haya donde iban, los habitantes digimon solo eran obstáculos para lograr sus objetivos.

"¿Para qué salvar un mundo en el que sus habitantes se destruyen mutuamente?" -se preguntó- hasta ahora solo hemos visto gente morir, personas y digimon, y ciudades enteras borradas de la noche a la mañana,
¿qué podemos hacer unos niños contra eso?"

- Tu mente plantea preguntas muy sabías, Katya -Al oír esa voz, Katya se dio la vuelta de golpe, pero no vio a nadie por allí cerca-. No puedes verme, más estoy aquí... siempre lo he estado.

Se puso en pie y salió corriendo. Aquella voz la estaba asustando, sobretodo porque le resultaba extrañamente familiar. De nuevo recorrió las calles de Lecxe, pero esta vez no miró bien por donde pisó y cayó al suelo. Fue entonces cuando un escalofrío por detrás, y sin embargo allí no había nadie. Se levantó el viento de repente, y las luces de la calle se apagaron de golpe.

- Es inútil, no puedes escapar de mí -dijo la voz.

- ¿Qué es lo que quieres de mí? -preguntó Katya asustada.

- Ser libre -respondió-, y gracias a ti lo estoy consiguiendo.

- Esto no puede ser real... -dijo Katya temblando de miedo.

¿Ya te has olvidado, Katya? -La voz soltó una carcajada después de hacer esa pregunta- Hace tiempo,
éramos inseparables. Yo te hice fuerte, todos en el colegio te respetaban y temían tu fuerza. Yo te susurraba lo que tenías que hacer pero nos separaron.

- ¡Bastá, déjame en paz! -Sollozó Katya. Sintió como la oscuridad de la calle comenzaba a engullir todo lo que había a su alrededor. Sintió que le costaba respirar. Intentó ponerse en pie y salir huyendo, pero las sombras a su alrededor le impidieron moverse. Una figura sin rostro pero con su misma silueta apareció ante ella.

- No puedes huir-le dijo- La zona negativa fue la llave, y lo que en ella se inició no se puede detener -Katya continuó luchando inútilmente, ya que las sombras la agarraban con más fuerza. La que le apretaba el cuello la fue asfixiando lentamente, pero antes de caer inconsciente la voz pronunció unas últimas palabras que apenas oyó- Tú y tus amigos habréis hecho todo el trabajo para cuando pueda regresar. Hasta entonces, sigue con la busqueda de tus padres.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Cuando Katya abrió los ojos, comprobó que estaba a punto de romper el alba. Se encontró junto a los demás Tamers, aunque estaba más apartada de donde estaban ellos. Junto a ella estaba Freeze, que la miraba con preocupación.

- ¡Por fin despiertas! -dijo el digimon, aunque sin su tono bromista de siempre y sin hacer ni un solo chiste respecto al frío. Esta vez su tono era severo y preocupado- ¡Empezaba a pensar qué no lo harías!

- Freeze... -Katya se incorporó con dificultad. La cabeza y el cuerpo lo le dolían mucho- ¿que ha ocurrido?

- ¡Dímelo tú! -respondió- después de que pegases a Kyo y salieras corriendo fuimos a buscarte, y pasaron varias horas hasta que te encontramos, ¿dónde has estado?

- No lo sé... -La respuesta no convenció a Freeze ni a los presentes que se habían acercado a escuchar sus explicaciones.

Se quedó pensativa un rato. No quería que su situación perjudicase al equipo, y realmente necesitaba contarle a alguien lo que le estaba pasando, todo lo relacionado con esa extraña voz que oía dentro de su cabeza,
y que no paraba de decir que iba a volver. Pero pensó que no la creería o peor que la tratarían como si fuera una loca y por tanto peligrosa para el grupo.

- Este maldito mundo me está volviendo loca -dijo al fin-, todo lo que hemos vivido me está afectando demasiado... no se muy bien donde he estado estas últimas horas. Siento como si mi mente estuviera echa puré.

Los intentos por sonsacarle cualquier otra cosa fueron en vano. Ktaya sentía que ya había dicho suficiente,
aunque quisiera revelar más. Freeze se sentó a su lado cuando los demás se fueron. Intentaba aydarla lo mejor que podía, pero no estaba resultando ser suficiente.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2807
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Jun 22 2017, 13:16

-Max:Tengo...tengo algo que hacer.

Los demás le miran con ojos inquisitivos.Tras asegurarles que luego les informaría,Max y Lopmon se alejan del grupo.

-Lopmon:¿Qué vamos a hacer,Max?

-Max:¿Recuerdas como Datamon se puso nervioso ayer?Hay algo que nos oculta.Hasta a YukiAgumon le pareció raro.Puede que ese V-mon no sea el único interesado en el Digimental de los Milagros...

-Lopmon:¿Otro problema?

El chico no responde.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________

-Datamon:¡Oh,uno de los Tamers!¿Qué puedo hacer por usted?

-Max:Ayer ocurrió algo cuando vinimos.Algo que le obligó a expulsarnos de la tienda.

-Datamon:No sé de q-

-Lopmon:Hasta YukiAgumon sospechaba de algo.

Datamon suspira.

-Datamon:Señores,me temo que deb-

-Max:No nos iremos hasta que tengamos una respuesta.

-Datamon:Acudiré a las fuerzas del orden si es necesario,señor mío.

-Lopmon:No le pedimos mucho.Por favor.

-Max:¿Acaso cree que,tal y como está el mundo,queremos más problemas?Solo queremos saber si hay algo de lo que debamos preocuparnos.Más allá de ese V-mon,claro.

-Datamon:¿O-otro más?

-Lopmon:Hay alguien más interesado en el Digimental de los Milagros entonces...

Un chispazo recorre el bulbo que compone la cabeza de Datamon.

-Datamon:¿Tienen el emblema?

La pareja niega.Datamon se acerca al mostrador para,tras pulsar un interruptor,bajar todas las persianas.Parece bastante nervioso,lo cual hace que Max lleve su mano al D-Arc de su bolsillo.El Digimon máquina abre la puerta que hay tras el mostrador.

-Datamon:Vengan conmigo.

Tras descender por un pequeño tramo de escaleras,un almacén lleno de antigüedades se abre ante sus ojos.Datamon les conduce entonces a una pequeña sala.Allí,un Plotmon,no muy diferente al de Alex,yace sobre una cama,magullado.Vemos como en una de las esquinas del cuarto hay una cámara.

-Datamon:Os presento al Deva Caturamon,sirviente de Baihumon.

El Plotmon les mira con ojos desconfiados.Lopmon y Max no saben como reaccionar.

-Plotmon:Vosotros sois los que estáis recogiendo Emblemas,¿cierto?

-Lopmon:S-sí...

-Plotmon:Pues vaya trabajo estáis haciendo.Si no os dais más prisa,no quedará ni uno de nosotros,los Devas,en pocos días.

-Max:¿De verdad eres un Deva?

-Plotmon:O lo era al menos.Este patético aspecto que veis es el resultado de mi enfrentamiento con Vajramon.Vuestro viaje y la Fuerza Negativa están volviendo locos a todos.Ni los Caballeros Reales saben exactamente como reaccionar.-Se incorpora con un gesto de dolor-Conseguí escapar de sus hojas.No se como,pero Vajramon se ha hecho más poderoso de lo que imaginaba.Posiblemente esté sacando partido de un Emblema...O eso quiero pensar.

Está claro que el ex-Deva sospecha de otra fuerza de poder.

-Plotmon:La Fuerza Negativa puede haberle hecho poderoso,pero le ha vuelto cruel a la vez.No dudó en acabar con mis subalternos en cuanto tuvo oportunidad.Absorbió sus datos ante mis ojos.No pude hacer nada más allá de debilitarlo...pero nada comparado con mi estado.

Mira a Max y Lopmon.

-Plotmon:Si estáis aquí,significa que tenéis algo que,según Datamon,puede ayudarme.¿Qué Digimental es?

-Datamon:Tienen el de los Milagros,señor Caturamon.

Al ex Deva le brillan los ojos por un instante.

-Plotmon:Ayudadme a restablecer el orden con él.

Intenta acercarse a Max y Lopmon,pero sus heridas no le permiten moverse más allá de la cama en la que ahora se encuentra.

-Max:...Hablaré con mis compañeros.Volveremos esta tarde.

-Plotmon:Os estaré esperando.

Con estas palabras,dejan al Digimon a solas.Datamon les explica el motivo de su repentina prisa el día anterior,no siendo otra que una recaída por parte del Deva.

-Datamon:Por favor,considere esta opción como una gran oportunidad de obtener un aliado.

Sin decir nada Max que un frugal "adiós",Max y Lopmon inician la marcha hasta el lugar en el que sus compañeros les esperan.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 523
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Jun 22 2017, 16:24

El grupo había encontrado a la chica inconsciente por alguna de las calles de la ciudad y la habían llevado a una posada donde decidieron pasar la noche. Todos abandonan el establecimiento por la mañana a excepción de Katya y Freeze para que la primera se recuperara y el segundo la cuidara. Los niños piensan abandonar Lecxe próximamente para continuar la búsqueda de los Emblemas, ya que no parece que vayan a sacar mucha más información sobre el extraño Digimental dorado en ese lugar.

En algún momento, Franky había pensado que el ídolo era una especie de caja fuerte para el Emblema de la Amabilidad y que, por tanto, estaba en su interior. Pero tal teoría fue echada abajo tras saber que se trata de un Digimental, uno de esos artefactos que usaban los Guardianes de los Emblemas para identificarse como tales y defender estos. Si éste es el mismo caso, ¿qué tipo de Guardián usaría este Digimental y que Emblema protegería? Aquel Digimon pequeño y azul parecía conocer sobre su verdadera naturaleza, pero resultaba muy sospechoso que se hubiera presentado de esa manera, como si supiera dónde encontrarlos y lo que llevaban consigo. En un tonto intento, el muchacho trata de imaginarse al misterioso personaje vestido con una armadura dorada, como si llevara encima fragmentos del mismo Digimental. Pero a los segundos siguientes ya no le pareció tan estúpida la propuesta, ya que esa imagen le daba un vago recuerdo de otro individuo. Alguien quien conoció hace ya algún tiempo, en Faith. O mejor dicho, en una versión pasada de esa ciudad dorada. Un guerrero que combatía con una armadura reluciente como el sol. Ahora que caía, al chico le daba la impresión de que V-mon era una versión más joven de ese poderoso Digimon, lo cual no le pareció posible hasta que recordó a Graw y a Galem. Dos Digimons pequeños y cualquieras que resultaron ser, combinados, el imponente caballero blanco, Omegamon. ¿Y si fuera lo mismo esta vez? Si así están las cosas, los Tamers habían cometido el grave error de privarle tal artefacto a un posible y fuerte aliado. Todo esto es, a grosso modo, lo que había pensado Franky en su camino con los demás para comprar provisiones con el dinero que les quedaba del último trabajo junto a las ofrendas que habían recibido de los habitantes de Faith, la noche que los veían casi como Dioses.

-Max: Tengo... tengo algo que hacer- sale el muchacho de repente-. Quiero comprobar algo. Vosotros id a por las provisiones y luego os cuento, ¿vale?

Sin esperar a una respuesta de los demás, Max y Lopmon se marchan. Genial, otro más con “secretitos”, pensó Franky. Entonces una fuerte corriente de viento les golpea, como haría un viento normal y no como la extensión de un ataque de alguien, por supuesto. Un escalofrío le recorre tanto al humano como a su compañero.

-Os noto algo perdidos, chicos- ante lo que queda del grupo se había presentado una gran figura, cubierta por un manto negro. La única parte de su cuerpo que se asoma es una cabeza de cabra con grandes y anchos cuernos. Golpea el suelo que tiene por delante con un bastón-. Más de lo que yo mismo podría estar en mi estado.

-Xalcer: Ah, perdón.

-No es necesario disculparse- trata de quitarle importancia el ciego-. De cualquier manera, puedo notar que estáis muy confundidos. Quizás os podría ayudar- Los niños le dirigen miradas desconfiadas o extrañadas-.

-Kyo: Mira, no necesitamos nada más que la dirección al mercado o donde demonios se venda la comida aquí.

-Cabra: No me hace falta ver para comprobar que estás molesto, pero no conmigo, jovencito. Temes que se te echen encima si bajas la guardia.

-Kyo: ¿Cómo no hacerlo después de molestar a un conejo y luego descubrir que era una fortaleza andante que por poco nos mata?

-Cabra: Ah, el clásico “no todo es lo que parece”. El mundo se rige por esa ley en mayor y en menor medida. Lo mismo va para los que son vistos en los lados de la “luz” y de la “oscuridad”. Tarde o temprano descubres que todo es más gris que blanco o negro.

-Franky: ¿Qué quieres?

-Cabra: Vengo a advertiros. Una amenaza que opacará a todas las demás se acerca, un monstruo que devorará todo en cuanto sea despertado. Nadie estará a salvo de su infinito odio, ni ángeles ni demonios. Para él no existe el pobre concepto que muchos tienen sobre el “bien” y el “mal”, sólo la nada absoluta.

-Kyo: ¿Y cómo sabes todo eso? No esperarás que te creamos así sin más. Bueno, al menos no yo, los de más a saber…

-Xalcer: Eh, que estamos delante.

-Cabra: Pertenezco a un selecto grupo con la capacidad de ver el porvenir.

-Kyo: Oh, esto es genial- expresa con sarcasmo-.

-Cabra: Pero también he visto la solución a este problema. Un guerrero, un Digimon revestido en oro se enfrentará a este devorador. Y logrará la victoria con vuestra ayuda. Pero sólo podremos alcanzar este posible futuro si tomáis decisiones correctas que ya se os han planteado, en esta misma ciudad.

-Aurelion: ¿Decisiones contigo?

-Cabra: No, relacionadas a alguien con quien ya os habéis encontrado antes. Esto es todo lo que os puedo decir, ya que no llegué a percibir más. Ahora, si me disculpáis, seguiré con mis asuntos. No es seguro que nos vean juntos- el misterioso Digimon sigue con su camino, a la vez que va golpeando el suelo con su bastón para no tropezar con nada. Se detiene un momento-. Ah, el mercado podréis encontrarlo al noreste-. Reanuda la marcha con esto dicho-.

El grupo se queda reflexionando sobre lo dicho hasta ahora hasta que no se ve la figura del autoproclamado vidente.

-Kyo: Las tonterías que hay que aguantar.

-Franky: No sé, creo que ya he oído algo así antes. Y creo que ya sé quién podría ser ese guerrero dorado.

-Alf: Soy yo, evidentemente- todos miran extrañados al dragón-bestia-. ¿Qué? ¿Habéis visto en qué me convierto al evolucionar a mi última forma? Un guerrero dorado, literalmente.

-Tientamon: Nunca ez una pechugona- trata de decir con tono alicaído-.

-Franky: Yo… estaba pensando en ese Digimon azul de ayer.

-Kyo: No me digas que piensas hacer lo que dice. Tanto la cabra esa como al pequeño ladrón, digo.

-Franky: Mira, dentro de un Portal Oscuro vi a alguien parecido a ese Digimon azul, y llevaba una armadura dorada. No creo que sea casualidad, ¿vale?

-Alf: Yo sigo diciendo que se refería a mí- sigue reafirmando el Digimon infante-.


Última edición por En verdad me llamo Franky el Jue Jul 06 2017, 14:28, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 38
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: Re: Digital World   Vie Jun 30 2017, 14:33

K: Espera un momento, ¿has dicho que lo viste en la zona negativa?

Franky: Eeeh... si

K: ¡Rápido, debemos dividirnos y encontrarlo!

Xalcer: ¿A qué viene esa repentina insistencia?

K: Muy sencillo, ya he comprobado en otras ocasiones la correspondencia entre lo que ocurre en la zona negativa y lo que ocurre en el mundo real. Bueno, este mundo "real" quiero decir. Aunque las cosas que veamos no tengan porque haber ocurrido, si están fuertemente relacionadas con las cosas que nos ocurran y con las nos ocurrirán.

T: Tonse lo que dijo la cabra tambié tendrá argo que vé, ¿no?, igo yo amo avé

K: Eh... Sí, ahí me tengo que tragar mis palabras de antes, no había caído. Te debo eso, tientamon.

Franky: ¿Y por qué íbamos a hacerte caso? Vi lo que le dijiste a Katya ayer, entre otras cosas

K: Grrr, vale, vale, lo capto, siento eso que dije ayer. ¡Pero era la verdad, y la verdad siempre es dura! Y esta verdad a la que nos enfrentamos amenaza nuestra existencia, pienso ir a buscarla queráis vosotros o no.

Kyo y Tientamon se retiraron en busca del digimon, el resto de tamers empezaron a dilucidar que hacer en ese momento.
Volver arriba Ir abajo
Flash Sentry best pony
Iniciado
Iniciado
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22
Localización : Con mi melocotonero

MensajeTema: Re: Digital World   Sáb Jul 01 2017, 01:07

Kyo salió disparado junto con Tientamon en busca de aquel V-mon, mientras el grupo, que ahora se había convertido en un cuarteto, sopesaba las opciones que tenían. Un Digimon curioso se les acercó antes de que pudieran decidir nada.

Spoiler:
 

- Gaossmon: ¿Sois... Sois los famosos Tamers de los que tanto hablan por la ciudad? ¿Los que se enfrentaron a BlackWarGreymon?

- Alf: ¿Enfrentarnos? Le hicimos tragar polvo más bien. - decía mientras sacaba pecho.

- Franky: ¿En serio piensas eso después de la paliza que os dio?

- Alf: Hey, él acabó ciego y herido y nosotros seguimos enteros y tenemos el DigiMental y sus armas. Eso me parece una victoria.

- Aurelion: Ahí lleva razón.

- Gaossmon: Guau... - Al extraño Digimon le brillaban los ojos cada vez más con cada cosa que decían. - Debéis de ser muy fuertes entonces. ¡Nunca antes alguien había sido capaz de vencer a un General del Caos! Ah, casi lo olvido. Venid.

El Digimon se acercó a uno de los árboles que había en el mercado. Tras dudar un segundo, decidieron seguirle.

- Gaossmon: Esto es un poco embarazoso, pero ¿podríais... ayudar a mi gato a bajar del árbol?

- Franky: ¿Tu... gato?

- Aurelion: ...Estás de coña, ¿verdad?

- Gaossmon: Ha-hablo en serio. Subiría yo mismo a bajarle, pero... - Se giró hacia un lado, mostrando su costado. -... sin brazos me temo que me es imposible. Por eso me preguntaba si podríais echarme una mano, nunca mejor dicho.

Un maullido sobre sus cabezas atrajo su atención hacia las ramas del árbol. Allí, tumbado en una de las ramas, había un gato, pero no uno de los que se esperaban ver.

Spoiler:
 

- Betsumon: Meow.

- Alf: No sé muy bien qué pensar ahora mismo.

- Aurelion: ¿Le pego fuego antes de que ponga huevos?

- Betsumon: Yo que vosotros tendría cuidado ahí abajo.

- Xalcer: ¡Hey!

Al girarse todos para ver qué ocurría, se encontraron a Xalcer tirado en el suelo, mientras Gaossmon salía corriendo con una bolsa en su boca.

- Alf: ¡¡¡EL DIGIMENTAL!!!

Iban a echar tras el escurridizo ladrón, cuando un saco de harina cayó con fuerza al lado del grupo, creando una nube de polvo blanco alrededor de ellos e impidíendoles ver o haciéndoles toser. Podían oír cómo el Betsumon bajaba del árbol de un salto e iba tras su compañero entre risas. La humareda se disipó, devolviéndoles la visión, para comprobar que todos estaban bañados en un blanco inmaculado.

- Franky: ¡Rápido, tenemos que recuperar la bolsa! - dijo sacando su dispositivo y subiéndose a la espalda de ahor aun evolucionado Alf. Xalcer y Aurelion no tardaron mucho en seguir su ejemplo e ir tras los ladrones.

Eran rápidos corriendo, pero era fácil localizarles desde el aire. Aurelion, aprovechando que volaba más rápido que ellos, se adelantaba a ellos y les cortaba el paso, pero eran los demasiado escurridizos y siempre conseguían encontrar un camino alternativo. Al menos, hasta que se toparon con un camino sin salida. Viendo que no tenía por dónde ir, trataron de volver por donde habían venido, pero tras ellos se encontraba Alf, cortándoles el paso.

- Alf: Fin del camino.

Aurelionn aterrizó tras él, por si conseguían colarse tras las piernas de Alf. Gaossmon miró a ambos lados sin saber qué hacer, mientras que Betsumon se colaba por una de las ventanas de los edificios, dejando tirado a su compañero.

- Aurelion: ¡Devuélvenos la bolsa ahora mismo!

Una fuerte risotada que resonó en toda la calle hizo que todos se pusieran a la defensiva.. Sobre uno de los tejados de los edificios vieron una extraña figura emerger.

- ???: No temáis, mis querido compañeros, pues este despreciable robo no será permitido.

Spoiler:
 

El aspecto del recién llegado era cuanto menos peculiar. Llevaba puesto un casco abollado y bastante deteriorado, el cual no le cabía debido a su cuerno, por lo que no paraba de bailarle cada vez que se movía. Una pequeña capa ondeaba a sus espaldas sujeta con una reluciente hombrera en su brazo izquierdo, en el que llevaba atado una rodela en igual estado que el casco. Aunque lo realmente curioso era la gigantesca espada propia de un Knightmon que arrastraba a su lado.

- Monodramon: ¡Vil bellaco, prepárate a ser juzgado por el filo de la justicia!

El Digimon agarró la espada con ambas manos y trató de alzarla. La espada era por lo menos dos veces su tamaño, por lo que apenas conseguía levantarla un par de centímetros, temblando completamente y haciendo un claro sobreesfuerzo. Estaba dispuesto a lanzarse al combate, cuando el peso de la espada le hizo perder el equilibrio, pisando una loseta suelta del tejado y precipitándose al vacío.

- Monodramon: ¡¡¡¡¡YIIAAAAAAAAAAGHH!!!!!

El golpe resonó en toda la calle, llamando la atención de todos los Digimon de la zona. Al grupo le sorprendió ver que el extraño caballero seguía con vida tras una caída así, incluso cayendo de cabeza como había hecho. Se le levantó del cráter que había creado en el suelo tambaleándose y con el casco completamente encajado en su cabeza. Con un poco de esfuerzo, logró quitárselo.

- Monodramon: ¿Eh? - dijo confundido mirando a su alrededor.

La bolsa con el DigiMental descansaba junto a su desproporcionada espada, la cual se había clavado al suelo y de cuya punta se desprendía una pequeña nube de datos. El Digimon la miró unos segundos, intentando comprender. Entonces se levantó rápidamente y, poniendo una pose heroica, soltó una carcajada bastante forzada.

- Monodramon: ¡Ja, ja! ¡Tal y como lo tenía planeado! ¡Todo a salido a pedir del Paladín Púrpura! - gritó mientras reía nerviosamente.

Aprovechando la distracción del Monodramon, Franky se acercó para recoger la bolsa con el DigiMental. Cuando se estaba agachando para cogerla, una de las paredes de los edificios saltó por los aires, lanzando una lluvia de polvo y cascotes por toda la calle.

- Alf: ¡¡¡Franky!!!

Antes de que Alf pudiera siquiera reaccionar para socorrer a su Tamer, el Monodramon placó a Franky, lanzándolo fuera del rango de la explosión y se irguió frente a él a modo de escudo mientras se cubría con su rodela. Una vez la lluvia de proyectiles se hubo detenido, el dragón peludo corrió junto con su Tamer, seguido de Xalcer y Aurelion.

- Alf: ¿Estás bien? No es que me importes ni nada por el estilo...

- Franky: Creo que sí. - Se levantó y se volvió hacia el Monodramon. - Gracias, supongo.

- Monodramon: No hay que darlas, compañero. El deber de un Paladín es proteger al indefenso.- Volvió a soltar una risa forzada con un pose heroica.

Dicho esto, se volvió hacia la nube de polvo que se había generado con la explosión. Podía oírse cómo algo se acercaba y cogía la bolsa del suelo. Franky y Xalcer cogieron sus dispositivos, preparados para usarlos en cualquier momento. La nube comenzó a asentarse, dejando entrever al Digimon que escondía en ella. A Xalcer le dio un vuelco el corazón, mientras que a Aurelion se le erizaron todas las escamas del lomo y empezaba a gruñir levemente. Frente a ellos, un Strikadramon con una C carmesí en su hombro izquierdo se alzaba con la bolsa entre sus garras metálicas.

- Alf: ¡¿Crimson otra vez?! ¿Nos han seguido hasta aquí?

Los Digimon de la zona salieron huyendo al ver de quién se trataba. Todos, incluido el Monodramon, se pusieron tensos al verle, pero la tensión dio paso a la confusión cuando el polvo terminó de asentarse, permitiéndoles ver la cara del Digimon. Era obvio que se trataba del Betsumon de antes disfrazado.

- Betsumon: ¡Insignificantes humanos! ¡Soy Red Mane, comandante del Imperio de Metal y General del Caos bajo las órdenes directas del mismísimo Crimson! ¡Vengo a-!

No llegó a terminar su discurso. Monodramon se encontraba tras él. Su mandoble, el cual sostenía ahora sin esfuerzo, estaba completamente manchado de sangre.

- Betsumon: Esto... no formaba parte del trato... - susurró con su último aliento antes que su cuerpo se terminara de convertir en datos. El Monodramon no dijo nada. Su semblante se había vuelto mucho más serio. Cuando se dio cuenta de que los cuatro le observaban extrañados, soltó la espada, la cual parecía que volvía a pesarle, y, poniendo una pose triunfal, soltó una de sus sonoras carcajadas.

- Monodramon: ¡Ja, ja, ja! ¡La justicia vuelve a triunfar!

Cogió la bolsa y se acercó al grupo con su jovialidad de vuelta, arrastrando el mandoble ensangrentado.

- Franky: ¿Gracias? - El joven alargó la mano para que le diera la bolsa, pero este pasó de largo, ignorando a Franky y a Alf y se la entregó directamente a Xalcer.

- Monodramon: Aquí tienes tu bolsa, compañero. Ten más cuidado la próxima vez.

El chico dudó un segundo en coger la bolsa. Había algo en los ambarinos ojos del Digimon que le ponía nervioso. Una vez en su posesión, abrió la bolsa para comprobar su contenido. El DigiMental seguía allí, igual de reluciente que siempre.

- Xalcer: Esto... Gracias.

- Monodramon: No hay por qué darlas. El deber de un Paladín es ayudar al necesitado. - Dijo con una sonrisa. Señaló la bolsa. - Eso que lleváis parece importante. A lo mejor debería acompañaros para asegurarme de que no os lo vuelvan a intentar robar.

- Franky: Creo que no es-

- Monodramon: ¡No hace falta que me deis las gracias todavía! - le cortó alegremente dándole un golpe en la espalda que casi le hace caer. - ¿Qué clase de paladín sería si os dejara a merced de esos ladrones sin escrúpulos? Mientras el Paladín Púrpura esté cerca, ¡ningún maleante se atreverá a miraros mal!

El paladín soltó otra risotada de las suyas mientras Franky se frotaba la espalda del golpe que le había dado. Parecía que no iban a conseguir convencer al extraño paladín de que se fuera. Mientras tanto, al final de la calle un par de caras conocidas aparecieron, una de ellas no de muy buen humor.

- Max: ¡¿Os dejamos un rato solos y perdéis el DigiMental?!

- Lopmon: ... ¿Por qué estáis todos blancos?
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 523
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Jul 03 2017, 12:53

-Franky: ¡No lo hemos perdido!- trata de justificarse en vano el muchacho. Coge la bolsa con el codiciado objeto de las manos de Xalcer y la sostiene en alto- Aquí está, nadie se lo ha llevado.

Mientras Max y Lopmon se acercan por un callejón desierto de testigos o cotillas, los demás se sacuden para quitarse el color de la harina de encima. Hecho que se vuelve contraproducente para los humanos cuando los Digimon Dragones lo hacen, envolviendo en blanco a lo que tienen a su alrededor.

-Max: Bueno, mientras lo tengáis... Sé a quién tenemos que dárselo- para de hablar en cuanto ve al nuevo personaje-.

-Monodramon: Oh, no hace falta que se ponga nervioso por mí, joven- trata de calmar al chaval al percibir su intranquilidad por su propia presencia-.

-Max: ¿Y éste quién es?- señala al extraño y se dirige a Xalcer.

-Xalcer: Puees… nos ha ayudado a recuperar el Digimental. Dice que es un Paladín y quiere acompañarnos para que estemos a salvo de cualquier otro ladrón.

-Monodramon: ¡Así es! Toda ayuda es poca cuando lleváis una carga tan preciada.

-Max: Pues seguramente puedas irte más pronto de lo que crees- le dice al pequeño dragón para mirar de nuevo a los otros dos humanos- Volvamos a la tienda de Datamon.

-Aurelion: Eso, dijiste que ya sabías a quién dárselo, ¿no?  

-Max: Sí, y está con Datamon, vamos- da la vuelta e indica con la mano que les sigan-.

-Franky: Espera, yo también sé de quién es- Max se gira de nuevo para mirar directamente a Franky a los ojos-.

-Max: ¿Quién?- pregunta con tono de duda.

-Franky: El Digimon azul que nos encontramos ayer- el otro chico le mira sorprendido-. Se parece mucho a otro con quien me encontré en una Zona Negativa. Es muy poderoso y sería muy bueno que fuera nuestro amigo.

-Max: Estás bromeando, ¿no? En esas zonas puede pasar cualquier cosa. Y ese Digimon intentó robarnos.

-Franky: Porque veía que no se lo íbamos a dar. ¿Pero qué pasa si es suyo de verdad, eh?

-Max: Apareció así de repente después de que encontráramos el Digimental en otro pueblo, que a saber por qué estaba allí en vez del Emblema. No me fío ni de él ni de tus “suposiciones”.

-Franky: ¿Y a quién piensas dárselo entonces?

-Max: … A un Deva- dice tras titubear-.

-Franky: ¿Qué?

-Max: ¡Pero es de los buenos!- se apresura a decir- Quiere salvar el mundo, como nosotros.

-Franky: ¿Y tú te fías de uno de esos Devas? ¡Por poco nos matan!

-Max: Ya sabes que no es así con todos. ¿No recuerdas a Andiramon?

-Franky: Que ha muerto por otro Deva. ¿Cómo sabes que no usará el Digimental para matarnos y conseguir los Emblemas que tenemos o se irá por ahí a matar a más Devas?

-Max: Mejor él que una estúpida visión que hayas tenido.

-Franky: Ya te estás pasando, ¿eh?

-Max: ¡Dame el Digimental! Eres demasiado idiota como para entenderlo.

-Franky: Ya estamos otra vez. ¡Tú lo que quieres es que te reviente como el otro día!

-Max: ¡Déjate de fantasmadas y dámelo ya!

El chico se acerca con intención de arrebatarle la bolsa a Franky, pero el Paladín Púrpura se interpone en su camino.

-Monodramon: ¡Esperad! Sois compañeros, ¿por qué sois tan hostiles entre vosotros?

-Max: ¿Y tú por qué no metes tus narices en tus propios asuntos? ¡Lopmon!

-Lopmon: ¡Max, no creo que sea necesario-!

-Max: ¡Tú hazlo!- le interrumpe tajante. Hace evolucionar a su Digimon a la etapa Campeón. Turuiemon pasa del Monodramon y le quita la bolsa a Franky para luego volver junto a su compañero de un brinco.

-Franky: ¡Alf, cógelo!

El dragón peludo trata de alcanzar al conejo luchador, pero éste logra reaccionar más rápido. Coge a Max y se aleja con otro gran salto. Alf vuela bajo hasta salir a una plaza, donde había aterrizado Turuiemon. Éste deja ir a Max con la bolsa para retener al Dorugamon. Alf embiste y Turuiemon responde con un puñetazo que logra frenarlo. El impacto de ambos ataques los aleja el uno del otro mediante una explosión de aire. Se reincorporan rápidamente y comienzan a andar hacia su derecha, mirándose fijamente a la vez que planteaban una estrategia.

-Turuiemon: Alf, por favor, no quiero pelear. Confía en Max, sabe lo que hace.

-Alf: ¿Y por qué no se presenta ese mismo Deva para explicárnoslo con claridad? Planea algo mientras vosotros hacéis el trabajo sucio.

-Turuiemon: Le hemos visto en persona. Está herido por la lucha con otro y está débil, ni si quiera se puede mover. Quiere el Digimental para ayudarnos a proteger el mundo.

-Alf: Se presenta como alguien débil para ganar vuestra confianza- Alf ya era terco y algo desconfiado, pero esta última “cualidad” aumentaba con creces al tomar su forma de Campeón-. Tanto tiempo en este lugar y sigues creyendo todo lo que te dicen. Como haces con Max. ¿Cuántas veces van ya que has querido decirle lo que realmente pensabas, pero has permanecido callado?

-Turuiemon: … -el artista marcial se muestra perplejo al enterarse de que el dragón se había dado cuenta de ese detalle- Esta vez es diferente. Yo también creo que este Deva puede ayudarnos- replica esta vez con decisión-.

El Dorugamon bate las alas una vez más y resopla.

-Alf: Entonces no tenemos nada más de qué hablar.

Dispara una bola de metal en dirección al conejo. Turuiemon esquiva el proyectil saltando, pero se percata de que había cometido un error al ver de frente a Alf con las patas por delante. Éstas golpean con potencia al oponente. A pesar del daño, el conejo recupera el control sobre su cuerpo y maniobra en el aire para chocar con los pies contra una de las casas a las que había sido lanzando. Desde ahí, sale impulsado usando la fuerza de sus piernas y se dirige al dragón en vuelo. Así le propina un puñetazo en la mandíbula y le derriba. Turuiemon aterriza y mira su tronco herido por las garras del Dorugamon.

En otra parte, Franky sigue persiguiendo a Max, quien lleva la bolsa con el Digimental dorado. El muchacho mira un momento para comprobar que su compañero aún no le sigue.

-Franky: ¿Qué estás haciendo? ¡Deja de perder el tiempo y ven a ayudarme!

Pasa la carta azul por el lector de su dispositivo. Max ve lo que hace al voltear la mirada. Sabe que su compañero estará en desventaja, así que usa también la carta que desbloquea la forma Perfecta. Pero con este acto había aminorado la marcha, otorgándole una oportunidad a Franky para que le alcance y se le eche encima para recuperar el artefacto.

De vuelta con los Digimons, ambos combatientes habían alcanzado el nivel Perfecto. El caballero de armadura dorada mira sus espadas. Una de ellas sigue rota por la pelea con el General del Caos. Mientras, Andiramon supone que Max corre peligro y por eso le había hecho evolucionar, así que no duda en dar un gran salto que le lleva por encima de los edificios para encontrar al Tamer. Al llegar a su objetivo, encuentra a su compañero peleando con Franky. Hace el amago de estirar el brazo para detenerlos, pero siente cómo algo se acerca a él a gran velocidad. Endurece uno de sus brazos y se gira para defenderse del ataque. Resulta que es la espada rota de Alf, que es desviada de un movimiento. Lo que no se esperaba el gran conejo es al espadachín acercarse por la apertura que acababa de dejar al descubierto. Se desplaza a metros de él, dejando un corte en el brazo sin usar de Andiramon.

-Alf: Te distraes con facilidad.

-Andiramon: No voy a pelear con todo mi poder en esta lucha sin sentido- trata de justificarse mientras medita, lo que hace que se cierre su herida-.

-Alf: Entonces quédate ahí- dice tranquilamente a la vez que se dirige al par de humanos que siguen peleando.

Como si lo hubiera previsto, se gira y bloquea el hacha de Andiramon. Había dejado claro que no iba a dejar pasar a nadie más allá de ese punto. Entonces ambos Digimons de Cuerpo Perfecto comienzan a intercambiar ataques. La esgrima de Grademon contra las artes marciales de Andiramon. Aunque el primero se encuentra en desventaja debido a que no está acostumbrado a manejar una única espada. Poco a poco se ve superado. Hasta el punto de intentar una medida desesperada. Coge su capa de su espalda y la lanza hacia su oponente. La bestia es atrapada en el manto azul, aunque no tardaría en quitárselo de encima. Pero no en el tiempo suficiente para evitar un tajo más por parte del arma blanca del espadachín. Cuando Alf se prepara para atacar, una gran sombra les pasa por encima rápidamente. El caballero dorado mira hacia arriba y ve caer del cielo al Paladín Púrpura, blandiendo su enorme mandoble. El metal de ambos guerreros colisionan. Es en ese momento cuando Alf lo confirma. Ese Monodramon no tiene la fuerza de un Novato. Supera por mucho a la de un Campeón. El choque les impulsa a unos metros alejados el uno del otro y el Paladín pisa el suelo sin problemas.

-Alf: … ¿Quién eres?- pregunta sin poder disimular su asombro.

-Monodramon: Alguien quien viene a poner fin a esta estupidez. ¿Cómo se te ocurre levantar tu arma contra tu compañero?- expresa claramente molesto.

-Alf: No pienso matarle. Sé muy bien que se puede recuperar de estas heridas- dice convencido y sin señal de culpa-.

Mientras conversan, el alto conejo ya se había quitado la capa que le estorbaba. Con la reacción del momento, convierte nuevamente una de sus manos en un hacha. Pero antes de darle tiempo a nada más, Aurelion arremete contra él en pleno vuelo. Caen los dos al suelo y, en la agitación, el dragón azul es víctima de la afilada extremidad del de apariencia de Deva y el peso de su propio cuerpo, lo que le provoca un corte profundo en el vientre.

-Xalcer: ¡¡AURELIOOON!!- grita desesperado al ver herido a su amigo después de correr desde la localización anterior hasta donde se encuentran ahora.

Ante este grito y el golpe de los Digimons que sacude la superficie, Franky y Max dejan de pelear por un momento para ver qué ocurría.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2807
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Jul 04 2017, 00:15

El chico está en pánico.Todo ha pasado muy rápido.Lopmon,recién de-evolucionado,está llorando de los nervios junto a Aurelion.Max se acerca al lugar de los hechos.El Digimon dragón sigue vivo,pero bajo un dolor agonizante.Xalcer está en pánico,curándole como buenamente puede con la luz de su dispositivo.

-Max:Yo...

Xalcer se gira y le da un puñetazo que los demás no intentan detener.

-Xalcer:¡¡FUERA!!¡¡TODO ES CULPA TUYA!!

Max nota como se le hace un nudo en la garganta.Coge a Lopmon y sale corriendo,sin mirar atrás.

________________________________________________________________________________________________________________________________________

-Lopmon:¡¡ES CULPA TUYA!!

Las palabras del Digimon no le pillan de sorpresa.El chico se encuentra cabizbajo,con el Digimental dorado entre sus manos.

-Max:Si ellos hubieran colaborado...

-Lopmon:No,Max.Podríais hablarlo tranquilamente.Pero no,claro.Maximillian Shelter tenía que llevar la razón.Ser la voz cantante.

-Max:¡No son cons-

De improviso,Lopmon abofetea al chaval.Max siente toda la ira que el Digimon había ido acumulando con el tiempo.

-Lopmon:¿Sabes lo que provocas con todo esto,Max?Que nadie quiera estar contigo.Que tu compañero evolucione a una versión maligna de lo que realmente quería ser.¡Yo quería ser como Andiramon el Deva,Max!¡Soy un Virus,maldita sea!Todos te están empezando a odiar,y es culpa tuya.

-Max:Yo...

-Lopmon:¡NO HE TERMINADO!

Max calla.Nunca había visto a Lopmon,siempre tan tranquilo,así de furioso.Sus ojos son ahora dos pequeñas candelas de rabia.

-Lopmon:Nunca escuchas a los demás.Eres cabezota,engreído,marimandón y un cretino redomado.No es solo Kyo quien está rompiendo el grupo.Tu lo estás destrozando.

Nunca nadie había sido tan duro con él.Hijo único de una madre soltera solía reblandecer a la gente en cuanto lo conocían.Y posiblemente deberían haberle cortado las alas antes.Meterlo en vereda con un par de voces y quizás un capón le habría venido bien.

-Lopmon:...Y aun así,idiota de mi,sigo contigo.

Max le mira.No veía ahora solo a un Digimon conejo.También a una pequeña criatura destrozada.Veía frustración.Furia.Miedo.Amor.Lealtad.Un amigo.Max le coge y abraza,abriendo su corazón como nunca había hecho con nadie antes.Y llora como nunca antes había hecho.

-Max:Lo...Lo siento,Lopmon.No sabías que te sentías así.Y tienes razón...

Mira el Digimental.

-Max:Puede que tuvieran razón.Quizás Caturamon no sea tan bueno...¿Qué quieres hacer?

El Digimon mira al Tamer,serio.

-Lopmon:Lo correcto:volver con los demás.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
DrPingas
Iniciado
Iniciado
avatar

Cantidad de envíos : 38
Fecha de inscripción : 05/12/2014

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Jul 06 2017, 20:18

Kyo y Tientamon estaban buscando por todas partes a lo largo de la población, preguntaron a varios, hasta que vieron a sus compañeros evolucionar a lo lejos.

K: ¿Qué están haciendo, están... peleando?
T: Y ezo que eta vé no ha sio curpa tuya.
K: Tu siempre con exceso de sinceridad ¬¬
Sin embargo, fíjate, esto le da la razón a aquel tipo para quien trabajamos ahora.
T: ¿Qué quieré desí?
K: Mira comos e atacan, llevamos un tiempo en que ninguno nos aguantamos, estamos juntos porque no nos queda más remedio.
Al final todos se acaban comportando como yo.
T: Y ezo e... ¿bueno?
K: No, no lo es, pero ¿qué otra cosa hacer? No podemos confiar en nadie más que en nosotros mismos, si algo tienen en común el mundo digital con el mío es-
T: ¡Er nuestro!
K: ¿Qué?
T: Nuestro mundo, killo, que yo nasí allí.
K: Ah, bueno, si, tienes razón. Como decía, si algo tienen en común ambos mundos es la violencia, la guerra, etc... Cada vez que se intenta crear una conciliación algo estalla y lo rompe, y el ciclo no deja de repetirse.
T: Ero zi zigues penzando zolo en ezo nunca disfrutarás la via.
K: No te preocupes, tengo un plan. ¿Confías en mí?
T: Zi, pero espero que no me vaias a llevá cantando en una alfombra "er mundo ideá"
K: No seas burro, me refiero a que tengo un plan.
T: Ya tás cantando
K: Es sencillo-
T: Epero que zea má zencillo que to el rollaco de antes.
K: Brrr, si dejas de interrumpirme cada dos por tres igual termino alguna vez.
T: No ez mi curpa que te enrrolles como una perziana cada do por tré.
K: ¡QUE TE CALLES COÑO!
Ejem, como iba diciendo, es fácil. Sustituyo al jefe, me hago con el control del mundo digital, y luego volveré al mundo digital para conquistar mi... nuestro mundo original de procedencia. Bajo mi gobierno y mandato, la paz prosperará, y aquellos que no estén de acuerdo serán ejecutados en el acto.
T: Zolo de acordarme como era al prinzipio y como ere ahora me zorprende musho.
K: Bueno, las circunstancias me han convertido en lo que soy ahora.

De repente apareció un digimon rojo que les habló.

Digimon:
 

"Jyarimon. Digimon extremadamente escaso, cuya población es pequeña. Los bebés de las especies de dragón Digimon son pequeños en número absoluto, y se dice que la mayoría de ellos son capturados o mueren antes de que crezcan."

J: Deja de apuntarme con ese cacharro, señalar es de mala educación.
T: ¿Y tu quien carajo ere?
K: Así que Jyarimon, ¿qué quiere un pequeñajo como tú?
J: ¡Más respeto,algún día seré un poderoso caballero! He oido antes que estábais buscando aun digimon azul y pequeño, lo he visto y estaba justo debajo de la pelea que veis allí al fondo.
T: Ahiva, es verdá, ze me habia orvidao por completo que estos ze estaban peleando. Deberíamo i, ¿no Killo?
K: Sabes, viendo la que están armando es mejor que esperemos a que se calmen las cosas y ya hablaremos con ese digimon.
T: Eztooo... Podrían matarze entre ellos mientra zeguimos hablando, ¿no?
K: Es posible, si es así mejor, menos obstáculos.
T: Zolo tu podía mirá de forma tan pozitiva argo tan tétrico.
K: Oh vamos, ¿no eras tú el que decía que había que disfrutar de la vida? Vamos a tomarnos algo mientras esots se pelean.
J: Yo conozco un sitio fabuloso donde podréis chuparos los dedos.
K: ¡Estupendo, vámonos!

Y se fueron todos mientras Kyo encendía un cigarrillo y se dirigían al lugar que comentaba Jyarimon.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 523
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Jul 10 2017, 00:01

Max se había ido corriendo con Lopmon y el Digimental en sus brazos. Pero eso ya no importa. Xalcer trata de curar a Aurelion mientras derrama lágrimas. Franky no se atreve a acercarse. Le da miedo que el chico reaccione con él como lo ha hecho con Max y se va corriendo sin fijarse por dónde va. Llega hasta una avenida en la que se ven a otros Digimons pasear. No sabe qué hacer. Esto sin duda romperá el grupo y les dejará más indefensos, con menos posibilidades de volver a casa. Si no hubiera sido por Max, nada de esto hubiera pasado, piensa para así el niño. Pero si sabe que toda la culpa es de aquel chico con quien peleaba minutos atrás, ¿por qué había huido? ¿Por qué no se había quedado junto a Xalcer y le ayudaba con su compañero para luego plantear seriamente la expulsión de Max? Lo mismo podrían hacer también con Kyo, ya que es otro que les representa una gran amenaza mortal. Recuerda todo lo que ha pasado desde que recuperaron el Digimental hasta ahora. Es cuando se da cuenta de la razón que le había llevado a correr del escenario. Un sentimiento muy concreto le empujó a ello y del que apenas ahora se daba cuenta. Siente la culpa. Intenta convencerse de que todo ha pasado por ese molesto y autoproclamado líder de esta broma de equipo. Pero ese pensamiento no hace que le duela menos. En el fondo lo sabe. Él también es responsable de la gravedad del estado en la que se encuentra Aurelion. Imagina lo que habría pasado si Xalcer hubiera llegado al lugar un poco antes. Andiramon y el Wingdramon le habrían aplastado. No hubiera habido ninguna marcha atrás posible. Demasiado peso para unos niños. Franky ya no puede más, quiere volver a su mundo, a su hogar antes de que empezara toda esa locura.

-Deja que otros lleven tu carga si no la quieres- susurra una voz. Una mano con largos dedos acaricia el D-Arc del chico-. Está bien, puedes irte a casa. Yo me encargaré a partir de aquí.

Justo cuando la mano está por arrebatar el dispositivo de un Franky en trance, aparece la hoja de una espada que repele al ladrón. El humano despierta y ve a su compañero aún con el Cuerpo Perfecto.

-Alf: ¿Se puede saber qué estás haciendo?- pregunta mirando a su compañero- ¿Tan aturdido te han dejado los golpes de Max que ibas a dejar caer el aparato?

Ambos miran a la sombra que se había acercado al joven. Toma la forma de aquel vidente de cuyo cuerpo estaba completamente cubierto por un manto oscuro y sólo mostraba una cabeza de cabra.

-Vidente: Tan sólo quería despojarle de esa carga que tanto aborrece- se excusa el misterioso ser mientras saca una mano a la luz. Ésta se cierra y aparece una cadena que está sujetando. La cadena se va haciendo visible hasta un cúmulo negro que recuerda a un Portal Oscuro. El vidente tira de la cadena y saca del portal a una extraña criatura con la cabeza de un toro, el torso y brazos de un hombre, y de cintura para abajo es el cuerpo de un cuadrúpedo. Sujeta una espada en cada mano.

Vajramon:
 
Descripción:
 

Éste jadea, derrama espuma de la boca y le cubre un aura oscura. El cúmulo negro desaparece.

-Vidente: Ocúpate de estos dos. Yo me encargaré del resto- la cadena pierde visibilidad hasta la parte que ata al cuello del desorientado animal.

Sin esperar a una respuesta más, el misterioso invocador se disuelve en sombras que se alejan del lugar a una velocidad vertiginosa. El hombre toro mira a sus presas, les ruge escupiendo espuma y golpea el suelo con una de sus patas delanteras, señal de una embestida que efectúa sin vacilar. El caballero coge a su compañero y esquivan la furiosa arremetida. Alf deja a Franky en un lugar apartado de la bestia y vuelve corriendo a contraatacar. Cuando está a poca distancia, el airado siervo se gira y golpea el suelo con sus dos armas, lo que provoca un temblor y abre una fisura frente a él. El espadachín recibe de lleno piedras que salen disparadas de allí y cae por el desequilibrio causado por el temblor. Los Digimons transeúntes corren asustados. Vajramon salta sobre la fisura y se dispone a pisar a su adversario con las patas, pero el caballero de la armadura dorada responde con un tajo que hiere la pata izquierda del enemigo. A continuación, da vueltas sobre sí mismo en el suelo para alejarse y se levanta con rapidez. Se pone en guardia, pero acaba siendo un acto inútil, ya que Alf vuelve a la forma de Dorimon.

-Alf: Ya no puedo más…- dice con tono decaído y cae de lado. Está agotado hasta el punto del desmayo. Su compañero está paralizado por el terror. Normalmente habría ido a por él para ponerlo a salvo, pero esta vez el enemigo está justo en frente, el cual se acerca cojeando al cansado Dorimon. Una onda de viento golpea la cabeza de Vajramon, aunque no le hace gran cosa más allá de un gruñido de molestia. El Digimon toro mira en la dirección del que vino el ataque y ve a un Plotmon siendo llevado por el Datamon que Franky conoció el día anterior.

-Plotmon: Así que es a ti a quien había sentido. ¿Tan bajo has caído, Vajramon? ¿Es esto lo que queda de ese poderoso Deva que buscaba la verdad?

Franky no entiende lo que pasa. Posiblemente se haya metido en medio de otro drama como pasó con Omegamon. El descubierto Deva gruñe una vez más y se gira para confrontar a los recién llegados.

-Plotmon: ¡Deja de avergonzarnos y despierta!

-Datamon: ¡Esto no me parece buena idea!- dice con múltiples luces parpadeando en su cabeza-.

-Plotmon: ¡Valor, amigo! Tú también eres un Perfecto.

-Datamon: ¡No me compares con un Deva rabioso!

El Digimon cachorro salta de los brazos de la máquina. Cojea de una pata al tocar el suelo.

-Plotmon: Yo le entretengo. Tú busca a los demás Tamers y el Digimental de los Milagros. Quizás así podamos hacerle frente.

-Datamon: ¡Eso es una estupidez! ¡Todavía no puedes evolucionar y sigues herido!

Pero en lo que parecería una derrota total para los enemigos de Vajramon, Max y Lopmon aparecen en la avenida, llamados por el estruendo del ataque del Deva toro y guiándose por el dispositivo digital que posee el humano. Aprovechando que el Digimon envuelto en oscuridad está distraído con Plotmon, Lopmon coge a Alf y lo lleva junto a Franky, donde también llega Max. Aún tiene la bolsa que contiene el preciado Digimental. En uno de los movimientos de Max al correr, el objeto es mostrado y Plotmon lo ve desde donde está.

-Plotmon: ¡Humano, por favor, dame el Digimental de los Milagros!

Max oye la petición, pero actúa como si tuviera dudas al respecto. Vajramon, quien ya estaba lo suficientemente cerca, golpea al cachorro con una de las patas delanteras. Le dio con tal fuerza que lo lanza a varios metros de él, pasando por encima de su cuidador.

-Datamon: ¡Caturamon!

Al girarse por la preocupación, se expone demasiado al Deva maldito, lo que le convierte en un blanco fácil. Vajramon avanza repentinamente y ataca con sus espadas. Le corta un brazo al Digimon robot y parte el cristal que tiene como cráneo. La máquina yace en el suelo, debilitada y sin vista de una salvación aparente. El Digimon toro le mira y luego dirige su mirada a los niños.

-Franky: ¡Haz lo que dice!- trata de convencer aterrado- ¡Nos matará a todos a este paso!

Puede que tuviera razón. Lopmon había gastado demasiada energía en el combate anterior como para evolucionar y Alf descansa sin poder despertar. Nadie parece que vaya a socorrerles en el último segundo, como pudo haber pasado tiempo atrás. Es entonces cuando Max se decide y tira con todas sus fuerzas la bolsa con el objeto dorado a Plotmon, pero cae a mitad de camino. El cachorro lo ve y se arrastra con dificultad hacia el Digimental. Max corre hacia el mismo sitio. Entonces Vajramon empieza a moverse hacia los objetivos móviles, pero cojea en el momento que trata de usar toda su fuerza para aumentar la velocidad. Eso y los ataques que le lanza Lopmon le retienen lo suficiente como para que su compañero llegue al ídolo de oro y se lo alcance a Plotmon. El Digimon conejo cae con brusquedad debido a que le han alcanzado.

-Max: ¡LOPMON!- mira asustado la escena.

-Plotmon: Que se haga el… milagro.

Toca el Digimental con la pata y una luz cegadora cubre a ambos. Max se aleja entrecerrando los ojos con un fuerte viento empujándole de la columna de luz que se ha formado. Cuando este fenómeno cesa, todos descubren que Plotmon ha sido sustituido por un gran animal alado que va a cuatro patas y cuyo cuerpo está cubierto por una armadura.

Maildramon:
 
Descripción:
 

Hay un silencio que es roto por el nuevo Digimon.

-Maildramon: Tanto poder. Siento… ¡siento como si pudiera hacer cualquier cosa!

Bate sus alas y levanta una ráfaga de aire que golpea todo a su alrededor. Max vuelve a por Lopmon y regresa a donde está Franky y Alf. Vajramon apenas nota la presencia del humano. Sus ojos rojos y brillantes están enfocados en el otro cuadrúpedo. Datamon había logrado arrastrarse fuera del campo de batalla con su brazo sano.

-Maildramon: ¡Arrepiéntete, Vajramon! ¡Tú habrás sido un siervo de los Dioses, pero yo he sido bendecido!- levanta la mitad delantera de su cuerpo y mueve esas patas como si fuera un caballo.

El otro Deva grita y se agranda el aura oscura que le cubre. Maildramon se da cuenta del incremento de poder que sufre y termina con su regocijo repentino.

-Maildramon: No tengo tiempo para juegos- empieza a avanzar y aumenta la velocidad gradualmente- ¡Vajramon!

El Digimon toro no se mueve de su sitio. Se limita a levantar sus brazos, alzando así sus espadas. Parece estar reuniendo energía para un ataque final. Ambos Devas chocan y se produce una explosión de luz y viento. Los Tamers y sus Digimons se habían alejado todavía más de los combatientes, detrás de la esquina de un edificio, al ver cómo escalaba la intensidad, lo que les evita volar por los aires por el impacto. Vajramon cae inconsciente al suelo, exento del aura oscura. Por otro lado, se puede ver a Plotmon tumbado en el suelo junto al Digimental de los Milagros tras disiparse el polvo levantado. Es indudable que el combate ha terminado.

Cuando todo parece haber vuelto a la calma, el vidente reaparece al lado del Vajramon caído.

-Vidente: Has hecho bien tu trabajo.

Hace acto de presencia otro personaje. El Digimon azul que le reclamó el Digimental dorado a los Tamers el día anterior, V-mon, había venido a la avenida y ahora se encuentra frente al ídolo dorado. Recoge el objeto del que dice ser dueño.

-V-mon: Al fin, pero…- mira al Plotmon y Datamon derrotados, así como a los Tamers que le miran desconcertados- ¿Era necesario todo esto?

-Vidente: De esta manera ya no seremos molestados para el ritual que estoy preparando.

-V-mon: ¿Ritual?

El enigmático individuo se acerca al Digimon azul tranquilamente, mientras éste le observa con curiosidad. El otro mira hacia arriba y levanta un brazo. Y así, como si con ese movimiento hubiera activado un hechizo, el azul del cielo se derrite ante la vista de los allí presentes. Lo que parece pintura celeste se derrama por los lados, como si estuviera sobre una cúpula de un cristal inexistente que cubre Lecxe. Pero el horror llega cuando se muestra el verdadero cielo que estaba siendo oculto. Una roca envuelta en fuego estaba cayendo directamente hacia la ciudad.

-V-mon: ¡¿QUES ESO?!- pregunta aterrado.

El de la cabeza de cabra le mira con ojos inexpresivos. De repente, sin verse venir, muestra una mano con uñas peligrosamente afiladas y atraviesa con ellas a quien sostiene el Digimental, el cual cae al suelo. V-mon cae también, formando alrededor de él un charco con su propia sangre.

-Vidente: Tómalo, heredero del Caballero Real- acerca el artefacto al herido-. Cumple… ¡tu destino!

El moribundo pequeño mira a duras penas el meteorito que se precipita sobre ellos. Los humanos, por su parte, están paralizados, bien del terror de lo que se les viene encima o por un hechizo muy sutil. V-mon levanta su mano y la deja caer sobre el Digimental de los Milagros. Como pasó con Plotmon, una luz intensa les cubre. Entonces, una figura brillante surge y vuela a gran velocidad hasta la piedra en llamas, colisionando con ella y haciéndola estallar. Una nueva luz baña el cielo. El meteorito no sólo ha sido destruido, sino hecho desaparecer, ya que no hay trozos de éste que pongan en peligro los alrededores. Desciende de allí un Digimon de piel azul y vestido con una armadura dorada. Franky ya lo había visto antes y cree saber quién es, lo que hace que susurre “Magnamon”. El guerrero toca finalmente el suelo. Le echa un vistazo a su cuerpo, como si no terminara de creerse este… milagro. Pero al poco la mirada de asombro torna a otra con ira. Se acerca dando pasos bruscos hacia el brujo y le agarra del manto de forma amenazante.

-Magnamon: ¡Maldito loco! ¿Este era tu plan? ¡¿Conseguir el Digimental y matarnos a todos?!

-Vidente: Nada más lejos de la realidad- responde con toda naturalidad-. Para que el Digimental te aceptara, necesitaba crear un escenario en la que estuvieran todas las probabilidades en tu contra. Sabiendo esto, mis socios y yo nos llevamos ayer y el día de hoy preparando lo necesario. Y la prueba de que todo ha marchado como lo había planeado eres tú… “Magnamon”.

El nuevo caballero se toma unos momentos para reflexionar y suelta la vestimenta.

-Magnamon: Habríamos muerto todos si no hubiera funcionado.

-Vidente: Lo que no hace más que demostrar la gravedad del asunto para el que yo te necesito como estás ahora. Yo y el Mundo Digital entero.

El usuario del Digimental de los Milagros se toma su tiempo para ordenar sus pensamientos.

-Magnamon: ¿Qué hay de los Tamers?- mira a los humanos que tratan de llamar la atención lo más mínimo para no verse más involucrados- ¿Qué hacemos con ellos? ¿Y cómo es que no han venido más después del jaleo que se ha montado aquí?

-Vidente: O están en sus propios asuntos o están siendo entretenidos por mis socios en el caso de que vinieran hacía aquí.

-Magnamon: ¿Y los Emblemas?- a Franky y a Max les alerta esa pregunta. A pesar de la distancia a la que están de la conversación, la extraña acústica del lugar les permite cotillear.

-Vidente: No hace ninguna falta que te preocupes de eso. Los Acólitos los recuperarán por nosotros. Tú concéntrate en controlar tu nuevo poder.

Magnamon asiente. El vidente baja la mano y reaparece el cúmulo de partículas negras que había traído a Vajramon. Hace un movimiento con los dedos para indicar que le siguieran. Éste y el caballero de armadura dorada desaparecen al traspasar ese portal. Así el lugar entra en un nuevo periodo de calma, con Max y Franky resguardando a sus compañeros Digimon y Plotmon, Datamon y Vajramon derrotados en la calle.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2807
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Jul 13 2017, 16:59

Alf parece estar despejándose ya.Algo desorientado y muy cansado,pero sin ninguna herida grave aparentemente.

-Max:Oye,mira...sé que no es el mejor momento,pero...Lo siento.No debí actuar antes así.Y con antes me refiero a todo el tiempo.Soy consciente de que no soy precisamente sociable ni...fácil de tratar.Y aunque comprenderé que queráis darme la patada...intentaré dar lo mejor de mi mismo para cambiar.

El otro ni le mira.

-Max:Sé que es difícil creer mis palabras,pero...quiero cambiar y hacer las cosas bien.De verdad.

Coge a un dormido Lopmon con cuidado y lo acuna.

-Franky:...¿Otra vez te vas sin dar explicaciones?

-Max:No.Tengo que resolver un asunto con Caturamon.Pero sí que te pediría que volvieras con los demás.Será mejor que no estemos más dispersos de lo que ya nos encontramos...

Franky le mira.

-Max:Te juro que no tardaré mucho.

Tras ayudar junto a Franky a levantar a Alf,ve como se alejan.Escucha una especie de silbido sumamente tenue a su lado.Datamon está deshaciéndose en datos que,sin Pradera del Comienzo,vagarán por el Mundo Digital.Max siente un nudo en la garganta.

-Plotmon:...Es culpa tuya.

Malherido,el Digimon cachorro mira con rabia a Max.

-Plotmon:Si me hubieras dado el Digimental...el...el no habría muerto.

Al chaval se le anegan los ojos en lágrimas.

-Max:Mi grupo también lo necesitaba.

-Plotmon:Mira a tu compañero,cretino.Yo podría haberlo solucionado solo todo.

Las fiebres del dolor le llevan a la inconsciencia.Solo le queda algo más por hacer.Vajramon había caído en las garras del mal.

-Max:Maldita oscuridad...Lo corrompe todo.

-???:¿Eso crees?

Al girarse,no ve a otro que a Plogger,el anciano misterioso.Max ya tenía bastantes cargas encima como para que encima el anciano hiciera de las suyas con sus ambigüedades y pistas vacuas.Se acerca al individuo.

-Plogger:La juventud.Siempre igual.Asumís que oscuridad es malo y luz bueno.Vacuna,una bendición de los Grandes Ángeles o el mismo Yggdrasil.Virus,una tenaza de muerte que se aferra al alma.No sois capaces de ver más allá.

-Max:Sé que se necesitan la una a la otra,pero a-

El anciano alza la mano.

-Plogger:Claro que sabes eso.Tu compañero ha sido el peso que equilibra tu báscula desde que eclosionó del huevo.Pero ambos caéis en lo mismo.

-Max:¿A qué te refieres?

-Plogger:Grises.

Nada más que un espacio vacío queda donde Plogger estaba antes.Irritante,si podía,usaría Max para describir al anciano.Solo le queda una cosa más por hacer.

-Lopmon:...¿Qué ha pasado?

-Max:No te preocupes,Lopmon.Ya ha pasado todo.Duerme un poco,anda.

Vajramon yace ahora junto a ellos.Max saca su D-Arc del bolsillo y apunta a las espadas del Deva.Pasan pocos segundos hasta que se convierten en una carta.Vajramon no tarda en deevolucionar hasta Novato,quedando como un Bakumon.

-Max:No te preocupes,Caturamon.Nosotros remendaremos este mundo.

Con la llaga de la destrucción a su espalda,Max empieza a mentalizarse hablar con sus compañeros.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Flash Sentry best pony
Iniciado
Iniciado
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22
Localización : Con mi melocotonero

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Jul 20 2017, 00:32

La luz del dispositivo no paraba de temblar en las manos del chico. Piel y escamas habían comenzado a crecer y a regenerarse otra vez a medida que la herida sanaba y el dolor cesaba, haciendo que Aurelion se sintiera somnoliento y volviera a su forma de Dracomon. A Xalcer le alegraba ver que la herida sanara sin problemas, pero para sorpresa de este, Aurelion le agarró la mano en la que sujetaba el dispositivo y la apartó.

- Aurelion: Ya es suficiente...

- Xalcer: ¡Pero si aún estás sangrando!

- Aurelion: Da igual. Si me quedo KO tendrías que cargar conmigo todo el rato. - Trató de levantarse, pero el dolor arremetió, hacíendole caer otra vez con un gruñido.

- Xalcer: No seas idiota, Alf puede llevarte.

El chico se giró para mirar a Franky y a Alf, esperando que le ayudaran, solo que allí ya no había nadie. Ni Franky, ni Alf, ni el Paladín... Estaban completamente solos en la plaza. Un sentimiento de tristeza y vacío inundó al chico al ver que todos les habían abandonado a su suerte. Era en momentos así cuando el grupo debía permanecer más unido que nunca, o al menos eso pensaba. Puede que los demás tuvieran razón desde el principio, que no había grupo alguno, que solo eran unos críos que se habían juntado para aumentar sus posibilidades de sobrevivir en un mundo completamente desconocido. Agachó la mirada y se miró las manos, decepcionado. Estas, al igual que su ropa y su dispositivo, estaban llenas de sangre. Era un idiota. Ya había causado la separación del grupo una vez en el pasado, y ahora, por dejarse llevar por el miedo y el pánico, lo había conseguido de nuevo, posiblemente para siempre.

- Aurelion: No ha sido culpa tuya.

El chico miró a su compañero, quien seguía tirado en el suelo incapaz de levantarse. Con una de sus garras se sujetaba el costado, tapando la herida que aún seguía sangrando.

- Aurelion: Eras tu el que siempre trataba de mantener el grupo unido mientras el resto se sacaba los ojos los unos a los otros. Hiciste todo lo que pudiste, pero es imposible tratar con esos idiotas.

El chico no dijo nada, simplemente miró su dispositivo otra vez. ¿Todo lo que pudo? Ni siquiera eso había sido suficiente. Con movimientos lentos y pesados se acercó a Aurelion y volvió a intentar sanarle.

- Aurelion: ¡He dicho que no! - Se quejó intentando apartar la luz del dispositivo, pero Xalcer, usando la mano que tenía libre, se apoyó contra su pecho, impidiéndole moverse. Aurelion era mucho más fuerte que él y podría haberse zafado de él sin problemas, pero la curación le había robado gran parte de la energía, por lo que solo podía retorcerse en vano mientras el chico continuaba. - No. No pienso... dejarte solo....

Para cuando la herida se hubo cerrado por completo, el dragón ya se  encontraba sumido en un apacible sueño.  Permaneció allí arrodillado junto a él un rato, observándole como soltaba alguna que otra patada en sueños, tratando de reunir el valor y fuerzas necesario para continuar. Ver dormir a Aurelion siempre le había transmitido paz y tranquilidad, pero esa vez solo sentía amargura. Odiaba tener que hacerle eso a su compañero, pero en aquellos momentos, lo único que quería era estar solo. Se levantó del suelo, y limpiándose la sangre de las manos en el bajo de la camiseta, se pasó un brazo de Aurelion por los hombros y echó a caminar cargando con él al lado. Se alejó del lugar todo lo que pudo, andando sin rumbo fijo por la ciudad bajo la temerosa mirada de sus habitantes al verles manchados de sangre. No tardó en comenzar a oir el inconfundible sonido de un pesado mandoble siendo arrastrado por el suelo tras ellos.

- Xalcer: Deberías buscar a Max. Es él quien tiene el DigiMental.

- Paladín: Cierto, pero el deber de un paladín es ayudar al perdido y desorientado.

- Xalcer: No me he perdido.

- Paladín: ¿Estás seguro? Pues hace ya tres manzanas que te saltaste el hotel. - El chico siguió caminando sin inmutarse. - No piensas volver, ¿verdad?

- Xalcer: … A ti qué te importa.

Antes de que le diera tiempo al Paladín a contestar, los gritos de pánico de los Digimon que paseaban por la zona le hicieron detenerse y agarrar su mandoble, preparado para atacar. Todos a su alrededor miraban horrorizados al cielo, el cual había empezado a derretirse frente a sus ojos, mostrando tras de sí cómo una gigantesca roca llameante se dirigía hacia la ciudad. El pequeño paladín preparó su mandoble, pero, para sorpresa de todos, una intensa luz dorada surgió de la ciudad, la cual salió disparada hacia el meteorito. Segundos después no quedaba rastro del meteorito ni de aquella extraña luz. El Paladín Púrpura bajó el arma con una mueca de desprecio.

- Paladín: Tsk, ese idiota... - Se giró otra vez hacia Xalcer, pero no se encontraba donde él se esperaba. A pesar de lo que acababa de ocurrir, este había seguido caminando, ignorando por completo lo que ocurría. Esto enfureció al paladín. - ¿¡Cientos de Digimon están en peligro a tu alrededor y tu pasas de ellos?! ¡Eres un Tamer! ¡Un elegido para salvar este mundo, por el amor de Yggdrasil! ¡¿En serio vas a rendirte y abandonarlo todo tan fácilmente?!

- Xalcer: Te equivocas. - dijo deteniéndose. El dragón morado le observó atentamente, esperando que sus palabras hubieran hecho efecto en el chico. - Yo... Yo no fui elegido.

Aquello pareció pillar por sorpresa al Paladín Púrpura. El chico había desenganchado el dispositivo de su cinturón y lo miraba con tristeza.

- Paladín: ¿Qué quieres decir?

- Xalcer: Este dispositivo… no me pertenece. Lo supe en cuanto vi a Mix en este mundo. Era él quien debía recibirlo, no yo. Estaba en su habitación, solo, cuando apareció en mi mano. Era él al que eligieron, quien debía portar este D-Arc. En vez de eso, yo estaba allí. Yo… no debería ser un Tamer...

Tenía los ojos llorosos y comenzaba a notar cómo se le hacía un nudo en la garganta.

- Paladín: Siempre que una crisis arrasa el Mundo Digital, cientos de humanos son llamados para restaurar el orden. La mayoría de ellos… no llega a sobrevivir. - dijo apartando la mirada ligeramente con un deje de tristeza. Cuando continuó, lo hizo con más fuerza y seriedad que antes. - De aquellos que lo consiguen, casi todos acaban convirtiéndose en Oscuros.

- Xalcer: ¿...Oscuros?

- Paladín: Humanos... que han sucumbido ante la tentación de poder. Aquellos que han preferido traer la perdición a este mundo en vez de salvarlo. La mayoría... han traído mucho dolor a este mundo. Sus dispositivos se vuelven negros, igual que sus almas. - Apretaba el puño con fuerza a medida que su respiración se agitaba. - ¡Todos ellos se convirtieron en la peor pesadilla de este mundo, ¿y aún así tienes el coraje de decirme que eran mejores que tú solo por ser "elegidos"?! ¡¿En serio piensas que alguien elegiría a alguien así?! ¡Simplemente fueron traídos a este mundo, al igual que todos los miles de humanos que han venido a este mundo! ¡Igual que Max, igual que Franky! ¡Igual que tú! ¡No sois especiales! ¡Solo sois unos críos que pulsaron un botón! ¡Que seáis Tamers o no, depende de vosotros!

El repentino crujido de metal hizo que el paladín recuperara la compostura. Se había dejado llevar tanto por la ira que había agarrado con tanta fuerza el mandoble, que había partido el mango por la mitad.

- Paladín: ...Por lo que a mi respecta, sois mejores Tamers de lo que ellos fueron jamás.

Por las mejillas del chico habían empezado a caer pequeñas lágrimas y la mandíbula inferior le temblaba.

- Xalcer: P-puede que los demás sí, pero yo... Cómo quieres que salve este mundo, si ni siquiera soy capaz de que esos dos dejen de pelearse...

- Aurelion: Ugh, deja de autocompadecerte de una vez. - dijo soltándose del chico y dando un bostezo. Los gritos del paladín parecían haberle despertado de la siesta.

- Xalcer: Aurelion...

- Aurelion: ¡No me vengas con esas! - dijo agarrándole de la bandana. -  ¡Siempre con la misma excusa! "No soy capaz, no soy capaz..." ¡Lo serías si dejaras de dudar todo el tiempo!

A pesar del cansancio, Aurelion le miraba cabreado mientras le zarandeaba. Después de todo el tiempo que se conocían, era la primera vez que Aurelion le ponía la mano encima.  

- Aurelion: ¡Siempre que hay problemas, siempre que luchamos, dudas! ¡Dependes de los demás porque crees que no puedes hacer nada, cuando no es así! - dijo zarandeándole por última vez y soltándole. - Sé que eres muy capaz. Cuando solo era un Petitmon, me encantaba subirme en tu cabeza y verte mientras jugabas a la consola. Siempre eras tan decidido y confiado, que no había enemigo que pudiera contigo. Jamás te rendías. Aunque la batalla estuviera perdida, siempre conseguías ingeniártelas para salir airoso. En cierto modo, me sentía... orgulloso de ser tu compañero. - A simple vista era fácil ver cómo las celestes escamas de la cara del dragón enrojecían al decir aquellas palabras. - Pero entonces, aquel día llegó...

El semblante del dragón entonces se volvió sombrío. Xalcer sabía a qué se refería. Los gritos de la gente, el rugido de dolor de Aurelion, las azules llamas de los árboles alejándose en la distancia... Algunas noches había llegado a despertarse, aterrado, rememorando lo ocurrido aquél fatídico día.

- Aurelion: Desde entonces, nunca fuiste el mismo... Aquel chico tan confiado, tan decidido que tanto disfrutaba ver, desapareció...

- Xalcer: Aurelion...

- Aurelion: No quiero que pienses en esto como un juego, solo quiero que recuperes esa confianza que antes tenías...

- Xalcer: Aurelion...

El dragón miraba al suelo, incapaz de mirarle mientras contenía las lágrimas. Xalcer se sentía increíblemente avergonzado en aquel momento. Aurelion tenía razón. Había sido un cobarde todo ese tiempo. Desde que aquel Allomon hiriera le hiriera de aquella manera, temía que alguien saliera herido por su culpa otra vez. Había dejado que el miedo se apoderara de él, impidiéndole actuar, y eso le había costado que Aurelion saliera herido en más de una ocasión. Si hubiera detenido a Max y a Franky respecto al DigiMental, si hubiera dicho lo que pensaba, no habría ocurrido lo que pasó. Había sido un idiota todo ese tiempo. Sin dudarlo un segundo, se acercó a él y le abrazó.

- Xalcer: Aurelion, yo... Lo siento mucho. Después de lo que ocurrió... tenía miedo de que salieras herido... De perderte a ti también...

Aurelion se sorprendió del repentino abrazo, pero le devolvió la muestra de afecto. Las lágrimas recorrían la cara del chico, manchando la espalda del dragón, quien no evitó en derramar alguna. Estuvieron así varios minutos, consolándose mutuamente, hasta que el dragón celeste decidió partir el abrazo.

- Aurelion: ¿Mejor? - El chico asintió secándose las lágrimas. Al verles con los ánimos renovados, el Paladín Púrpura, quien había estado ausente todo ese tiempo, se les acercó.

- Paladín: Parece que los demás están en problemas. Es posible que necesiten ayuda.

- Xalcer: Entonces mejor no les hagamos esperar. - dijo cogiendo su D-Arc y las tres cartas que tenía hasta el momento. Aurelion soltó un bufido y echó una voluta de humo por los orificios nasales, indicando que estaba listo. Una vez preparados, los tres se dirigieron a auxiliar al resto de sus compañeros.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 523
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Jul 20 2017, 14:54

Tal y como le había pedido Max, Franky vuelve a donde estaba Xalcer, con el Dorimon entre sus manos. A pesar de que el Digimon ya había recuperado el conocimiento, ninguno de los dos habló en el recorrido. El muchacho anda sobre los pasos que cree haber dado antes, por donde encuentra y trata de evitar a otros Digimons que parecen ser la autoridad en la ciudad e investigan sobre los acontecimientos recientes. No sería hasta un rato después cuando se encuentra con Xalcer, Aurelion y Monodramon. Franky responde a sus preguntas con pocas ganas, contándoles que V-mon ha tomado el Digimental dorado y se ha ido con el vidente. También les cuenta que Max y Lopmon se habían quedado atrás para resolver un asunto por su cuenta. Viendo que casi todos están hechos polvo por los recientes hechos, se ponen de acuerdo en que lo mejor es regresar a la posada. Al llegar, entran a la única habitación en la que se hospedaban, donde se encuentran con Katya y Freeze. Xalcer y el Paladín colocan a Aurelion en una de las camas. Por supuesto, Katya pregunta por lo ocurrido en su ausencia, siendo esta vez Alf quien habla, evitando la parte en la que los Tamers y los Digimons se pelearon entre ellos. Tras eso, el silencio se hace con el lugar. Mejor para Franky, ya que no tiene ninguna gana de conversación. Parece que Xalcer se percata de ello al verle apartar la mirada y decide no hacer más preguntas por el momento. Katya mira a ambos. Luego a ninguna parte en concreto, como si reflexionara sobre ese asunto u otro ajeno. Finalmente se va de la habitación junto al Gabumon. Al poco, Alf empieza a mirar atentamente sin abrir la boca por unos instantes, hasta que él mismo rompe el silencio.

-Alf: Salid un momento vosotros tres.

Los humanos y los Digimons restantes le miran extrañados.

-Alf: Sólo se pueden quedar Aurelion y yo. Quiero hablar con él. En privado.

Los excluidos vacilan. El primero en moverse es Monodramon, quien se va del cuarto, luego Xalcer. Antes de seguirle, Franky deja al Dorimon en la misma cama que el otro dragón. Acto seguido, se marcha y cierra la puerta. Aurelion mira desconcertado a Alf.

-Alf: ¿En qué estabas pensando para lanzarte así antes?

-Aurelion: ¿Yo? Eh…

-Alf: Podías haber muerto, ¿lo sabías?

-Aurelion: … Supongo que sólo pensaba en pararos en ese momento. No está bien que nos peleemos entre nosotros.

Por las expresiones que pone, a Alf no le parece deshonesta la respuesta y suspira.

-Alf: Ya veo, ya. Trata al menos de tener más cuidado, ¿quieres?

-Aurelion: … ¿Estabas preocupado por mí?

-Alf: ¿Y-yo?- pregunta nervioso- Si-simplemente no me interesa perder aliados tontamente- aparta la mirada-. Eso es todo. Además, creo que tengo algo de culpa por lo que ha pasado. Yo también debo tener más cuidado y poner atención a mi alrededor- afirma convencido-.

-Aurelion: … ¿Y ahora se supone que te estás disculpando?

-Alf: ¡No-no te equivoques!- vuelve a responder con ese tono nervioso-. Tan sólo quiero que sepas que yo tampoco estoy cómodo con el ambiente que hay ahora, ¿entendido?

-Aurelion: Sí, claro…

-Alf: Pues eso. No vayas por ahí poniéndote en peligro como un idiota, que nos das problemas a los demás- expira fuerte por las fosas nasales y mueve las orejas- ¡Ya he terminado! ¡Podéis volver a entrar!- le grita a la puerta.

Xalcer abre ésta y entra nuevamente al interior de la habitación junto a Monodramon, pero no aparece el otro humano.

-Alf: ¿Y Franky?

-Xalcer: Pues… se ha ido en cuanto cerró la puerta. Ni si quiera nos dijo nada.

-Alf: ¡¿Qué?!

Tal y como el chico dijo, Franky había dejado la posada momentos atrás. En estos momentos se encuentra caminando por una de las calles cercanas al establecimiento, pasando desapercibido para cualquier habitante con quien se topara. Piensa en lo problemáticas que pueden ser las personas. No sólo por lo de ahora, sino también por experiencias pasadas allá cuando vivía como un chaval normal, o al menos dentro de lo que cabía de esa “normalidad”. Franky dejó de ser de esos chicos que salían y jugaban con sus amigos pocos años antes de entrar a la pre-adolescencia. Fue cuando se enganchó a esa moda de los yourtvers y subir gameplays de Heroes of Duty. Los contactos que tenía con otras personas desde entonces eran a la hora de insultar a gente por el chat o lo inevitable en el instituto, donde llegó rápidamente a la conclusión que no encajaba. No, Franky no es bueno tratando a las personas, y menos ahora que se encuentra en un entorno tan hostil.

-Sí, los tengo- una voz extraña inunda la zona por la que pasa el muchacho. Éste queda petrificado y mira a su alrededor, pero no logra discernir la dirección de la que viene el sonido, a pesar de que el sitio está vacío de gente-. Estaban donde me dijiste. Eso no, lo otro. Los ocho dispositivos que, junto a los Emblemas, podrían jodernos a base de bien, ¿te acuerdas?

El chico escucha unos pasos que se dirigen a su posición. Llevado por el miedo, corre a una esquina y se esconde entre contenedores y bolsas de basura. El nuevo y misterioso personaje entra a la calle que ahora compartía con Franky. A simple vista, cualquiera podría pensar que es una momia parecida a las que salen en las películas de terror.

Mummymon:
 
Descripción:
 

Carga una bolsa con contenido y parece estar hablando por un dispositivo móvil.

-Mummymon: ¿Quieres que recoja el noveno? ¿No sería ya tontería? ¿Qué podrían hacer con un único dispositivo?... Entiendo, vale. También está en esta ciudad, ¿no? Lexce, digo- espera la respuesta-. Y en cuanto al tema de los Emblemas, ¿ya lo tenéis cubierto?... De acuerdo. Muy bien, me pongo a buscar. En cuanto lo encuentre nos reuniremos en Berm. Corto y cierro.

Cuelga lo que parece un móvil y continúa andando. No parece percatarse de la presencia del humano.
Volver arriba Ir abajo
Flash Sentry best pony
Iniciado
Iniciado
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22
Localización : Con mi melocotonero

MensajeTema: Re: Digital World   Dom Jul 23 2017, 23:38

La pantalla holográfica del D-Arc muestra una pantalla negra con una respiración suave oyéndose de fondo.

- Alf: ¿Sigue dormido?

- Xalcer: Yup.

El chico apagó el dispositivo y volvió a colgarlo del cinturón. Habían dejado a Aurelion en el hotel descansando, mientras averiguaban a dónde había ido Franky. El Monodramon lideraba la búsqueda, seguido de Xalcer, quien llevaba al pequeño Dorimon en brazos.

- Alf: ¿Estás seguro de que quieres dejarle solo?

- Xalcer: Dudo mucho que le pase algo por dejarle descansar un par de horas. Katya y Freeze siguen en el hotel y Max y Lopmon no deberían tardar en volveral hotel, así que no pasa nada. Además, no pienso dejar que vagues solo por la ciudad.

- Alf: ¡Eh! ¡Sé cuidarme muy bien yo solito!

- Xalcer: ¿Y qué harías si te atacan? ¿Mordisquearles los tobillos? - Inconsciéntemente, el chico acercó la mano a la cabeza del dragón y le rascó la parte de atrás de las orejas, como solía hacer cuando Aurelion aún solo era un Petitmon. En cambio, el Dorimon tensó las orejas y se le encrespó el pelaje, mientras le miraba muy fijamente, sorprendido.

- Alf: ¿Qu-qué estás haciendo?

- Xalcer: Perdona, es la costumbre. - se excusó avergonzado, tratando de aliviar la incómoda situación.

- Alf: ...No he dicho que pares... - dijo apartando la mirado.

El chico le miró no pudiendo evitar esbozar una sonrisa, antes de continuar. Al pequeño parecía agradarle las caricias, aunque tratara por todos los medio de que no se notara. Ahora que lo pensaba, nunca había visto antes a Franky acariciando a Alf ni nada. Tampoco a Max y a los demás. ¿A lo mejor los demás no tenían tanta confianza con sus compañeros? Continuó acariciando al Dorimon mientras seguían buscando. El Monodramon se detuvo, usando el mandoble para indicarles que hicieran lo mismo. Ambos miraron a todos lados, pero no había ni rastro del humano.

- Alf: ¿Ocurre algo?

- Paladín: ¿Dónde están los Emblemas?

- Xalcer: En la habitación, creo.

- Paladín: ...Tenemos que volver.

- Xalcer: ¿Volver? ¿Por qué?

- Alf: ¿Y qué pasa con Franky?

- Paladín: Yo iré a buscarle, vosotros id a asegurar los Emblemas.

- Xalcer: Pero...

- Paladín: ¡Iros y no perdáis más el tiempo!

- ???: Tranquilo, de eso ya me encargo yo.

Los tres se giraron a la vez. Tras ellos, una figura cubierta con un manto oscuro y un báculo les observaba. Alzando el báculo en alto, golpeó el suelo con este, haciendo que un cúmulo oscuro tan grande como los edificios se creara tras él. Varios brazos surgieron de este, agarrándose a los bordes del portal para salir. Xalcer y Alf observaban horrorizados como un Digimon surgido de sus más profundas pesadillas salía del portal.

Spoiler:
 

- ???: Diviértete, Chimairamon - dijo antes de marcharse en otro cúmulo.

La gigantesca quimera soltó un rugido atronador que hizo temblar hasta los propios edificios mientras se dedica a arrasar todo aquello que se encontraba a su paso. El pánico comenzó a cundir en la ciudad. Primero un meteorito, ahora una quimera gigante. Al final Max iba a tener razón: ciudad a la que iban, ciudad que acaba mal. Un garra afilada agarró a Xalcer por la espalda y le arrastró lejos del Digimon. El Monodramon les llevó hasta un callejón apartado del caos de la ciudad.

- Paladín: ¡Tenéis que volver al hotel y asegurar los Emblemas!

- Alf: ¡¿Y ese Digimon qué?! ¡¿Le dejamos destruir la ciudad así como así?!

- Paladín: Solo es una distracción. Quieren hacernos perder el tiempo mientras ellos se llevan tranquilamente los Emblemas.

- Alf: ¡Distracción o no, no podemos dejar que destruyan la ciudad!

- Paladín: Ya me encargaré yo de alejarlo de la ciudad. Vosotros iros. ¡Ya!

Sin media palabra más, el Monodramon salió corriendo del callejón en dirección al Chimairamon.

- Alf: ¿...Quién narices es este tío?

- Xalcer: Ni idea.

Viendo que no iban a conseguir nada quedándose allí, se dirigieron al hotel. Todos los Digimon de la ciudad huían despavoridos del caos creado por Chimairamon. O al menos, casi todos. Mientras corrían hacia el hotel, se toparon con un Digimon con forma de momia que parecía dirigirse con demasiada tranquilidad al lugar de la pelea.

- Alf: ¡ESPERA!

El chico casi tropieza del susto. El Dorimon parecía estar olfateando el aire.

- Alf: ¡Huelo a Franky!

- Xalcer: ¿Estás seguro?

- Alf: ¡Sí! ¡Ha pasado por aquí hace poco! ¡Reconocería su olor en cualquier parte! - El chico miró al pequeño y luego a la dirección en la que estaba el hotel.

- Xalcer: Vale. - Se agachó y dejó al Dorimon en el suelo. - Ve y busca a Franky. Encuéntrale y volved al hotel cuanto antes. Tráelo a rastras si es necesario.

El Dorimon asintió y salió corriendo por la ciudad, olisqueando al aire en busca de su compañero. Mientras, Xalcer reanudó su camino. Se encontraba cerca de su destino cuando se topó con Max. Estaba en mitad de la calle, dispositivo en mano. A su lado, los antiguos Devas Plotmon y Bakumon yacían aún inconscientes. Frente a él, un Lopmon cansado y malherido defendía a su Tamer. El chico corrió junto a ellos. Al verle, Max apartó ligeramente la mirada, evitando mirarle a los ojos.

- Lopmon: X-xalcer...  - dijo el pequeño al verle, dolorido por las heridas. - Algo... Algo le pasa a... Aurelion...

El chico no podía creerse lo que ocurría. El que los atacaba era ni más ni menos que Aurelion. Partes de su cuerpo estaban cubiertas por un denso humo negro y dejaba tras de sí un gran rastro del mismo. En una de sus garras llevaba la bolsa con los Emblemas que habían conseguido hasta el momento.

- Aurelion: ¿Aurelion? Menuda mierda de nombre. - De la nube de humo negro se abrieron decenas de ojos rojos al unísono.

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 523
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Jul 25 2017, 02:06

Mummymon había pasado de largo del asustado humano. Durante los siguientes minutos, en su cabeza estuvo revoloteando el nombre del lugar al que se dirigiría la momia tras completar su encargo. Fue después cuando se producen temblores que tiran al suelo a Franky junto a la basura que usaba para ocultarse. Sale corriendo de su escondite para ponerse a salvo. ¿Pero a dónde tendría que ir para lograr tal objetivo? Antes de responder a esa pregunta, Alf sale al encuentro de su compañero humano.

-Alf: ¡Por fin! ¿Dónde te habías metido? ¡Nos están atacando!

-Franky: Pu-pues más razón para salir corriendo. ¡Vamos!- hace el ademán de irse en el sentido contrario que Alf y que éste le siguiera, pero el Dorimon permanece quieto.

-Alf: ¡Tenemos que reunirnos con los demás! Mientras más tiempo pasemos separados, más fáciles seremos para nuestros enemigos.

-Franky: ¡Tampoco estamos a salvo con los demás! ¿Ya te has olvidado de la pelea con Max?

-Alf: Hablando de eso, ¿qué vas a hacer con Xalcer y Aurelion? ¿Piensas irte sin decirles nada después de lo que ha pasado?- el muchacho no parece saber qué responder- ¡Deja de huir y enfréntate a tus problemas! ¡Sé un hombre!

-Franky: ¡Yo no soy un hombre, soy un NIÑO!- esta última declaración hace eco entre los edificios y parece dejar sin palabras a Alf- Desde que llegué aquí, no he sabido nunca qué hacer y siempre he intentado escapar como he podido. Si alguna vez he hecho algo que valiera la pena es porque…- piensa en la vez que derribó a la Cazadora de Niños y la otra en la que le arrebató las armas a BlackWarGreymon, actos que ahora no se creía haber hecho por sí mismo en el pasado, que atribuía a una fuerza mayor que él-. Ni si quiera sé qué puedo hacer.

La bola de pelos que es el Digimon se queda mirando al humano por unos instantes antes de botar y llegar a su cabeza.

-Alf: Entiendo, has olvidado tú papel en todo esto. Bueno, pues déjame refrescarte la memoria- el chico espera algo revelador por parte de su compañero por la seriedad que había cobrado repentinamente su voz-. Eres quien me consigue comida, por supuesto- Franky pone una expresión de resignación y se pregunta cómo no había visto venir esa respuesta-. Para ponerlo más bonito, eres mi compañero. Eso implica estar juntos para enfrentar cualquier problema, ¿o no?- el humano no dice nada. Prefiere guardarse sus sentimientos, pero sabe que se siente agradecido por tener a alguien tan leal como Alf- Y ahora…- muerde el pelo que tiene el muchacho en la cabeza y tira de él sin llegar a arrancárselo- ¡Vuelve con los demás!- dice con pelos en la boca.

Cuando ya parece que habían alcanzado un acuerdo, los temblores se intensifican. El magnífico mandoble del Monodramon cae y se clava cerca del dúo Tamer-Digimon. Entonces un monstruo enorme y que parece producto de una loca operación usando partes de cadáveres de otras criaturas se deja ver. En la extremidad que no parece otra cosa que una estructura hecha de huesos tiene preso al Paladín Púrpura.

-Monodramon: ¡Me vas a obligar a ponerme serio como no dejes de-!

El monstruo quimérico no tiene interés en nada de lo que pueda decir su presa y la golpea contra el suelo, haciendo que Franky y Alf vuelen por los aires por la onda expansiva producida. Aunque la caída no les resulta tan dolorosa como podría haberles parecido en un primer momento.

-Monodramon: ¡Se acabó! ¡Voy a-!

Esta vez es él quien se interrumpe así mismo al ver el cambio en el semblante de la bestia. Ésta lanza al Paladín contra unos edificios y se va dando pesados pasos en la dirección contraria. Se oyen gritos allí donde se ha detenido el monstruo. Gritos humanos.

-Alf: ¿A qué esperas? ¡Corre!

Pero no a un lugar en el que estar seguro, sino se dirige al epicentro del peligro que representa la criatura de varios brazos. Ésta se agacha y coge con una de sus extremidades a un Digimon reconocible para Franky; Aurelion, aunque éste tiene un aspecto ciertamente diferente. Aunque pareciera el preludio a una nueva masacre, para fortuna o desgracia de los niños, la quimera es engullida en una nube de oscuridad que desaparece también a los pocos segundos. El monstruo ha desaparecido junto al Dracomon. Alf y luego Franky llegan a donde están Max, Lopmon, los dos ex-devas tirados en la calle y Xalcer. Éste último se encuentra arrodillado y mirando hacia abajo. El Dorimon no tiene tapujos en acercarse y preguntar.

-Alf: ¡Qué ha pasado aquí!

Xalcer le mira con los ojos derramando lágrimas.

-Xalcer: Se lo ha llevado… ¡se ha llevado a Aurelion!

-Max: Y los Emblemas- trata de susurrar-.

-La situación no puede ser peor- todos los presentes miran con sorpresa hacia quien ha hablado, que no es otro que Plotmon, con la conciencia recién recuperada-. Con los Emblemas en el poder de los Acólitos… quién sabe qué podría ocurrir- sin apenas mirar a los Tamers, coge como puede a quien era antes Vajramon y se dispone a abandonar el lugar. Max hace el amago de ayudarle, pero es detenido por una mirada llena de determinación por parte del cachorro- No perdáis el tiempo en nosotros. Si de verdad sois aquello que las leyendas y mitos dicen de vosotros, portaos como tal y haced algo. Nosotros nos recuperaremos y nos enfrentaremos a esos adictos a la oscuridad en cuanto sea posible- con esto dicho, abandona la calle y deja a los humanos a su suerte-.  

-Max: ¿Pero cómo?- pregunta como si hablara solo, aunque los demás pudieran escucharle- Ni si quiera sabemos a dónde se los han llevado.

Pero es entonces cuando aquella palabra que tenía Franky en la mente se hace más presente y fuerte que nunca, lo que hace que el muchacho la expulse por la boca cual revelación divina.

-Franky: ¡BERM! ¡Están en Berm!
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2807
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Jue Jul 27 2017, 03:44

El grupo no tarda en reunirse y poner a los demás al día de los recientes acontecimientos.A pesar del inicial desaliento,el grupo recupera la esperanza al saber de la,según Franky,sólida pista.No demoran la marcha en busca de los Emblemas...aunque no es eso.

-Max:...Estará bien.Confía en él.

-Franky:¡Seguro que consigue vencer a la oscuridad!

-???:Ah...siempre lo mismo.Oscuridad,oscuridad.

A en un árbol cercano,comiendo un buen pedazo de carne,un Digimon con apariencia de brujo les observa.

Spoiler:
 

-Wizardmon:Siempre os pasa lo mismo a los humanos.Creeis que el problema está en la oscuridad.En esos oh,malditos Digimon de atributo Virus.Malditos sean *agita el puño en el aire con gesto irónico*

Con los nervios a flor de piel y los nervios afilados como cuchillas,los niños se ponen en guardia.

-Wizardmon:La puerta a vuestra salvación está en vosotros.Y la llave,a unos minutos en esa dirección.

Tras mirar en la dirección que señala,el Digimon desaparece en el aire.Xalcer no tarda en iniciar la carrera hacia Berm...solo que no encuentra eso.Un pequeño pueblo de no más de 20 habitantes es lo que encuentran.Podría decirse que incluso se trata de un conjunto de chabolas.Entre ellas,Impmons y Datamons cultivan la tierra,intentando extraer de ella trozos de carne como el que Wizardmon comía.Levantan la mirada cuando ven a la comitiva.Uno de los Datamon suelta el azadón y corre hacia el grupo.

-Datamon:¡¿V-Venís de Lecxe?!-tras la respuesta afirmativa por parte de Alf,se acerca más.-¡¡Vienen de Lecxe!!

Los demás Digimon se acercan.A su vez,Xalcer atraviesa el pueblucho sin detenerse,siguiendo la imagen que en la distancia parece indicar la entrada a Berm.Parte del grupo le sigue,dada la delicada posición en la que ahora se encuentra.

-Datamon:¿Habéis visto a un Datamon,dueño de una tienda de antigüedades?

Es Max esta vez el que asiente,no sin recordar la última vez que lo vio.

-Datamon:¿E...Está bien?

Max siente un nudo en la garganta.Parece que el otro se da cuenta,pues se lleva una mano a la boca.Un llanto incesante sale del Digimon.Uno que el chico recuerda de su infancia,recuerdo perdido en el mar de la memoria.Aunque Datamon sea un monstruo digital,esa desesperación ya había sido oída por el zagal antes.Su madre emitía el mismo sonido todas las noches después de que el padre de Max se fuera para no volver.

-Lopmon:Max...

El conejo limpia la ahora húmeda mejilla del joven.

-Max:Nos salvó.Lo siento mucho.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 523
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Jul 31 2017, 11:31

Los Tamers pasan a una zona en la que toda vegetación está marchita. El cielo está cubierto por nubes grises hasta donde alcanza la vista y hace un frío que envuelve hostilmente al grupo formado por Digimons y humanos. Cualquiera pensaría que nada podría vivir o crecer en ese lugar, al menos hasta que Franky ve por el rabillo del ojo a una bandada de murciélagos que se aleja de su posición. Ya se empezaba a preocupar sobre cómo pasarían la noche cuando ven a lo lejos lo que parece el mar, con el sonido de las olas rompiendo el silencio que sería perpetuo de no ser por los pasos de los muchachos. Y, en la costa próxima, un misterioso fenómeno climático; una acumulación de niebla clavado al lado de las aguas. Lo más extraño es que la niebla está justo en la dirección que les dijeron tomar para llegar a Berm, y más allá no había más lugar que aquel que recorrían las olas. ¿Sería posible que…? Antes de saltar a cualquier conclusión, una figura negra desciende para aterrizar en el suelo que está en frente de los niños. El aleteo de sus alas levanta un viento que a su vez levanta polvo de la tierra. Se trata de un dragón negro de aspecto terrorífico.

Devidramon:
 

Los Tamers sacan sus dispositivos como acto reflejo, pero cuando iban a pasar por el lector la carta de evolución, tanto los cuerpos de los humanos como de los Digimons, quedan completamente paralizados. El dragón se queda quieto, mirando fijamente a sus presas.

-Basta, Devidramon- le ordena una siniestra voz que viene de su espalda. Esta voz le resulta familiar a más de un presente. Vamdemon salta del lomo del dragón y cae de pie a un par de metros de los muchachos. Estos ya se pueden mover, pero siguen igualmente inquietos.

-Vamdemon: No temáis, no deseo luchar con vosotros. Tendría que haberme imaginado que acabaríais viniendo a este lugar.

Los niños recuerdan al vampiro en ese lamentable estado allá cuando estaban en Osi. Al contrario de esa vez, se encuentra un Digimon firme y determinado a hacer lo que debe hacer.

-Max: ¿Qué haces aquí?- por la voz que pone, se puede intuir que el chico no confía todavía en el Conde.

-Vamdemon: Estoy aquí para enfrentarme a los Acólitos Sombríos. Su base se encuentra allí, en Berm, el pueblo costero que es protegido por esa barrera de niebla- señala con la mirada a lo que parecía un fenómeno climático natural. Mira otra vez a los humanos-. Entonces es cierto. Os han arrebatado los Emblemas y habéis venido a recuperarlos.

El grupo, o al menos parte de él, adopta una expresión de vergüenza.

-Vamdemon: Lo mejor sería que uniéramos fuerzas, ya que tenemos una meta común. Pero si no hay confianza entre nosotros, podría ser incluso contraproducente.

El compañero del Dracomon se adelanta.

-Xalcer: Aurelion está ahí dentro. Haré lo que sea para entrar.

El Conde vampiro le observa, como si examinara su expresión en busca de una fuerte resolución.

-Vamdemon: Entiendo. Seguidme, os llevaré a nuestro campamento.

Le da la espalda al grupo, vuelve a montarse en el lomo de Devidramon y éste levanta el vuelo. Los niños les siguen como pueden, llegando a la parte superior de una meseta, donde hay establecido un campamento. En él encuentran Digimons que ven siniestros e incluso aterradores, pero ninguno de ellos muestra hostilidad hacia los recién llegados, solamente curiosidad a lo sumo. Entre ellos también se encuentran a un brujo leyendo un grimorio con una mano mientras que con la otra juguetea con un hueso entre sus dedos.  

-Katya: ¿A ese no le hemos visto antes?- a pesar de que lo había dicho con el volumen justo para que únicamente sus compañeros le oyeran, el hechicero levanta la vista del libro y la dirige hacia los humanos.

-Wizarmon: Veo que habéis conseguido llegar.

-Kyo: ¿Estabas con Vamdemon desde el principio?

-Wizarmon: Con cualquiera que combata contra los Acólitos Sombríos. Deben ser detenidos. Este mundo podría desaparecer en la nada si se hacen con la suya y no quiero que eso pase. Aún tengo asuntos que atender en este servidor- un espectro que lleva una capucha roja se acerca e interrumpe la conversación-.

-Phantomon: Os recuerdo con mucha claridad- estas palabras llenas de resentimiento son dirigidas a Franky y a Alf, quien desde hace rato es un Dorugamon-. Osasteis poner en peligro el delicado equilibrio entre el mundo de los muertos y el de los vivos.

-Alf: Sí, ¿y ahora has venido a por la revancha?

-Phantomon: No tenéis nada que ver con la razón que me impulsa a mezclarme en esta contienda.

-Vamdemon: Tranquilizaos todos- se adelante esta vez el Conde-. Phantomon está de nuestro lado.

-Phantomon: Sólo hasta que sometamos a MetalPhantomon- esto lo dice con más intensidad para que le quede bien claro a quien lo oiga-. En el momento que eso pase, te llevaré al Área Oscura y no opondrás resistencia, nigromante.

-Vamdemon: Soy muy consciente de nuestro trato. No hace ninguna falta que me lo repitas y me dejes en evidencia delante de nuestros compañeros.

-Phantomon: Eso quiero creer, porque pareciera que has vuelto a perder la cordura que te recuperaron mis poderes- señala a los humanos-. ¿Por qué los has traído? No son nada confiables. Lo sé muy bien porque le encargué a otro humano capturar al renegado. Si lo hubiera conseguido, no estaríamos teniendo esta conversación.

-Vamdemon: Son necesarios. Su luz se opone a la oscuridad que tratan de controlar los Acólitos Sombríos.

-Phantomon: Se más específico.

-Vamdemon: Los necesito para que utilicen los dispositivos sagrados, que ahora poseen nuestros enemigos, junto a los Emblemas. Con ellos, no sólo cerrarán todos los Portales Oscuros, sino también prevendrán de que se abran otros nuevos y así eliminarán toda motivación que tengan los Acólitos respecto a estos.

-Phantomon: Veo que al menos tienes un plan decente- se toma una pausa antes de continuar-. De acuerdo, ayudaré en todo lo que pueda para cumplir también ese propósito. Le arrebataremos su mayor poder antes de castigarlos- mira fijamente a Franky por unos instantes muy incómodos-. Te llevaste el arma que dejé tras esa batalla, ¿no es cierto?

-Franky: Eh… - coge temblando de su bolsillo la carta que corresponde con la guadaña del fantasma- Aquí lo tengo- tiene la intención de zafarse de la ira de la parca con darle lo que es suyo-.

-Phantomon: Quédatela- responde para sorpresa del muchacho-. Ya conseguí otra igual de útil. Sería tontería cargar con dos.

Con esto zanjado, el espectro se marcha flotando. Como si esperara a un comentario por parte del anfitrión, Franky mira al Conde. Éste a su vez mira en dirección a Berm.

-Vamdemon: Antes de ser llamado como “el pueblo fantasma”, era mayormente conocido como el lugar donde albergaba el Emblema de la Sinceridad. Ya ha pasado un tiempo desde la última vez que se vio a algún Guardián allí o en las aguas que tiene cerca. A nosotros nos falta poco para estar listos para atacar. Supongo que empezaremos cuando vosotros terminéis de estar preparados.

Un Digimon oscuro que tiene como cuerpo una cabeza esférica, un par de alas y patas con garras, se acerca volando al jefe del campamento.

PicoDevimon:
 

-Vamdemon: ¿Qué ocurre, PicoDevimon?- parece haberse percatado de la proximidad del Digimon volador antes de que éste estuviera a su lado.

-PicoDevimon: Señor- se posa en el brazo que levanta el Conde-, he divisado tres niños humanos acompañados de Digimons. Están por adentrarse en Berm. Les habría detenido, pero ya estaban demasiado cerca y temía que me descubrieran nuestros enemigos.

Los Tamers se sorprenden por la noticia. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que se encontraron con otros humanos además de ellos mismos, lo que les hace recordar a Jill, a Laurence y a Joana, así como su derrota y muerte en el caso de las chicas a manos de la Cazadora de Niños.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2807
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Miér Ago 02 2017, 12:26

-Katya:¿Y si vamos nosotros?

-Vamdemon:Es arriesgado para la operación.No podemos dejar a la suerte la baza que ya tenemos con vosotros.No ahora.

-Xalcer:¿Entonces nos quedamos aquí?¿Vamos a hacer lo mismo con Aurelion?

El Digimon vampiro le dirige una mirada cargada con una intensa vacilación.Necesitaba a los Tamers,lo sabía...pero los necesitaba dispuestos a cooperar con todo lo que surgiera.Con un suspiro resignado,baja los hombros.

-Vamdemon:Está bien.-El ambiente,ahora enrarecido por la tensión del momento,vuelve a su tono anterior.-Pero solo iréis dos de vosotros,y acompañados de Wizardmon.

Entre el grupo se decide que serán Katya y Franky quienes irán.Xalcer protesta,alegando que deberían ir a por Aurelion de camino.Es comprensible su azarosa necesidad por recuperar a su compañero,pero Vamdemon lleva razón cuando explica la contrariedad que supondría ahora ir en una misión de rescate.

-Max:No te preocupes.Le rescataremos antes de que te des cuenta.

Por supuesto,esto no convence al benjamín del grupo,pero es eso...o lanzarse a solas al rescate.

__________________________________________________________________________________________________________

Mucho antes de lo previsto,el grupo regresa a la base.No se han sufrido bajas pero,a decir verdad,el resultado no ha sido exactamente el esperado.Un joven,no mucho mayor que Franky y acompañado de un Strabimon,entra ahora acompañado por el equipo de búsqueda.Viste con ropas de tonos claros.De piel levemente mortecinamente pálida,pelo y ojos oscuros como la noche,dirige una mirada aterrada a Vamdemon.

-Chico:¡Por favor,no me hagas daño!

El vampiro sonríe.Sus ojos esquivan los del joven y se posan en el D-Arc de anillo morado colgado del pantalón del chaval.Todos los Digimon allí presentes susurran al ver el dispositivo.

-Franky:Ya te he dicho que nadie te va a hacer daño aquí.

-Lopmon:¿Sólo estaba él?¿Y los d-

-Xalcer:¡¿Habéis visto a Aurelion?!

Wizardmon da un paso adelante,haciendo a la vez que el recién llegado ande.

-Wizardmon:No nos hemos adentrado tanto en las cercanías de Bern.

Kyo le dirige una mirada de desconfianza.

-Strabimon:¿Te pasa algo,mocoso?

Kyo no dice ni media.Strabimon y el joven son llevados a una sala,donde,en presencia del grupo de Tamers,Phantomon y Vamdemon,relatan su historia.El chico se llama Dave.Llegó al Mundo Digital hace poco,acompañado por su compañero,Strabimon.Desde entonces ha estado viajando en busca de su hermana,la cual desapareció hace un tiempo.

-Dave:Ella...Ella lo es todo para mi.La única que me miraba por lo que soy,y no por lo que hago en el cole.-Suelta una pequeña risa cargada de añoranza-Aun recuerdo cuando hacíamos burbujas de jabón mientras esperábamos a papá y mamá.

Sus padres,según cuenta,apenas están con ellos por motivos laborales.Es por ello que no dudó en ir a buscarla en cuanto desapareció.Y todas las pistas le llevaron a un sitio:Bern.Ahora que está más tranquilo,algo se enciende en la cabeza de Max.No sabe exactamente el qué,pero no le gusta.

___________________________________________________________________________________________

Concluido el interrogatorio,Max y Lopmon salen de la habitación.

-Lopmon:¿Qué ocurre?

-Max:Ese chico...su cara me resultaba familiar.No SU cara,pero algo de la misma.

Es entonces cuando escuchan como alguien les llama.Un Digimon con aspecto de anciana les pide que se acerquen.

Babamon:
 

-Babamon:Estabas hablando del nuevo humano,¿verdad?Sí,a mi también me ha recordado a alguien al verlo.Y sé perfectamente a quien.Han pasado muchos años,pero aun lo recuerdo como si fuera ayer.Los gritos,el odio...el dolor.Nunca olvidaré la cara de ese humano que se hacía llamar Digimon Monarca.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 523
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Digital World   Vie Ago 04 2017, 10:42

-Vamdemon: Ha llegado el momento.

El tiempo necesario para que todos se prepararan ha terminado. Todos están posicionados. Hay un grupo por cada punto cardinal que rodea al pueblo cubierto en niebla. En el que da al mar, próximo a la parte que correspondería con el puerto de Berm, se encuentran los Digimons acuáticos que el ex-Acólito ha logrado reunir. Cada líder de escuadrón posee un murciélago encantado por Vamdemon para que puedan comunicarse entre ellos. Los Tamers, incluyendo al recién llegado Dave junto a Strabimon, están en la misma avanzadilla que el Conde.

-Vamdemon: Y estamos preparados- toma una pausa dramática para elevar la tensión-. Seguidme… ¡al abismo!

Todos toman esa frase como el pistoletazo de salida. El grupo de Vamdemon se adentra corriendo en la niebla, así como deberían de haberlo hecho los otros. Las vistas que se encuentran pertenecen a un modesto pueblo, abandonado ahora y bañado en un deprimente gris, rasgo que no se duda en atribuir a la Fuerza Negativa. El indescriptible deseo por entrar y enfrentar al peligro de muchos Digimons se manifiesta en forma de grito y levantamiento de armas cual bárbaros van a saquear un poblado. El vampiro lanza hacia delante sus simplificados murciélagos, los cuales se dividen en pequeños grupos para inspeccionar el terreno y detectar a los enemigos. Pero tras unos minutos de euforia, Vamdemon da la orden de parar la marcha y mantener el silencio. No oyen nada. El lugar está desierto a ojos de la fuerza invasora. El líder de la cruzada espera nervioso. No recibe señal de los exploradores que envió. Absolutamente nada. Demasiado tranquilo, tal y como le describió Wizarmon al regresar de su anterior inspección. Lo sabe. Han caído en su trampa.

-Pobre Vamdemon. No es capaz de aceptar ni la realidad que le rodea- el dueño de la voz aparece delante de la comitiva como si de un espejismo se tratara. Para sorpresa de algunos, es el vidente que los niños se encontraron en Lexce-. Rechazaste nuestro regalo y ahora vienes con estos… resentidos a reclamar un premio que nunca existió.

-Vamdemon: Esto no trata solamente de mí, sacerdote.

-Vidente: ¿Vas a negar ahora que has traído tu séquito a la muerte?

-Vamdemon: ¡Les he traído a vuestra perdición!- lanza de su cuerpo una nueva oleada de murciélagos, pero ésta tiene un objetivo diferente a la bandada anterior- ¡Tu mayor error fue dejarme ver a través de tus mentiras!

Los mamíferos alados rasgan y muerden el objetivo. Pero entonces una nube de oscuridad los cubre. En los segundos siguientes, se puede ver cómo los murciélagos caen al suelo y se deshacen en datos. El de la cabeza de cabra coge su manto y se la quita de un solo movimiento, mostrando así de una vez su verdadero aspecto y altura, ya que hasta un momento antes permanecía agachado.

Mephismon:
 
Descripción:
 

-Mephismon: No hubo mentiras malintencionadas. Necesitabas de consuelo para poder ver la verdad; que la vida carece de propósito.

-Vamdemon: ¡Desde luego pienso darle un propósito a tu muerte!- extiende de su mano una corriente de energía roja que ata el cuello del demonio de un movimiento desde donde está y tira hacia abajo para someterle.

-Mephismon: ¿Me atacas con ira?- agarra el látigo que aprieta su cuello y envía a través de él una descarga de su propia energía, dañando a Vamdemon en el proceso y haciéndole hincar la rodilla en el suelo- Pobre cordero extraviado, no haces más que alimentar mi poder así.

Un Digimon del lado de los Tamers da un paso adelante. Tiene el cuerpo de un hombre fornido, cubierto de cadenas y llamas azules y una máscara que muestra unos aterradores ojos rojos.

DeathMeramon:
 
Descripción:
 

-DeathMeramon: ¡No pienso quedarme de brazos cruzados!- como si imitara el anterior ataque de Vamdemon, el Digimon envuelto en fuego golpea a Mephismon con una cadena ardiente. Pero no llega a alcanzar al demonio, sino es detenido antes por una guadaña cuya hoja está hecha de energía. El dueño del arma, la mitad superior de un esqueleto cromado cubierto por un manto oscuro, había aparecido en un parpadeo.

MetalPhantomon:
 
Descripción:
 

-MetalPhantomon: No deberías exponerte tanto.

-Mephismon: Es mi deber adoctrinar a estos niños antes del inevitable final.

-¡TRAIDOR!- quien grita y se lanza al ataque directo al otro espectro no es otro que Phantomon.

Los demás, viendo que cada cual atacaba sin recibir órdenes, siguen su ejemplo y avanzan para acometer contra los dos Acólitos. Pero al momento de hacerlo, otros Digimons surgen de la nada y contraatacan. Los Digimons de los Tamers, quienes en su mayoría estaban en el nivel Campeón, defienden a sus compañeros humanos con todo lo que tienen. La trifulca termina, con bajas en ambos bandos, aunque es el grupo de Vamdemon quien ha conseguido la victoria. Pero ni Mephismon ni MetalPhantomon están entre los caídos. Franky siente una extraña sensación de seguridad. A pesar de estar rodeados de aterradoras criaturas, habían luchado juntos y prevalecido. Nada que ver cuando los Tamers peleaban por sus vidas y tenían todas las de perder. Wizarmon se encuentra junto a uno de los Acólitos que han sido dejados inconscientes. Está tratando con él a través de un hechizo. Vamdemon, recién recuperado de la descarga anterior, se acerca a él.

-Vamdemon: ¿Puedes  ver algo?

El hechicero no aparta su mirada del inconsciente y sigue moviendo sus dedos para manejar círculos mágicos que le susurran secretos.

-Wizarmon: Sí… Es mejor de lo que pensaba- se toma un poco de tiempo para revisar la nueva información- Los dispositivos sagrados y los Emblemas están en el interior de varios Portales Oscuros. Uno por cada pareja de dos objetos distintos.

-Vamdemon: Eso es nuevo. Los Portales Oscuros están diseñados para esparcir Fuerza Negativa y atrapar a los Tamers en el caso de que estos traten de cerrarlos.

-Wizarmon: Son una nueva creación de Mephismon. Debemos entrar en los Portales y recuperarlos.

-Vamdemon: Para esa tarea…- mira a los humanos, quienes estaban escuchando la conversación- ¿Sabes dónde está el Portal más cercano?- pregunta de espaldas al mago.

-Wizarmon: Sí, veo el camino. Seguidme.

Lo que queda del grupo avanza entre una nueva niebla que se cierne sobre ellos. Un desagradable olor a pescado podrido acompaña a la ambientación. Llegan a una iglesia, donde encuentran en su interior el susodicho Portal Oscuro. Los Digimons se apartan para dejar paso a los Tamers.

-Vamdemon: Haced lo que debéis- dice mirando a Franky-.

El muchacho coge su D-Arc lentamente por las dudas. Pero antes de alzar la mano en dirección al cúmulo de sustancia negra, el edificio tiembla. Las puertas de la iglesia habían sido cerradas desde el interior para prevenir ataques sorpresas, y ahora éstas reciben violentos golpes desde el exterior.

-Phantomon: ¡Date prisa, humano torpe!- ordena el fantasma con impaciencia.

Franky apunta apurado su dispositivo y dispara un rayo de luz que impacta en el Portal. Una nube de oscuridad surge de éste, le cubre y le lleva. Al dispersarse ésta, todos se llevan una sorpresa al ver que faltan en la sala Franky, Alf y Vamdemon. Han desaparecido junto al Portal Oscuro.

El chico abre los ojos y se levanta asustado. Rápidamente comprueba los cambios que ha sufrido su cuerpo, pero queda aún más asombrado, no por cualquier transformación que haya tenido, sino porque sencillamente sigue siendo un humano. Mira confundido a su alrededor. Creía haber entrado al Portal, y así debería haber sido ya que no se encuentra en la iglesia. Vamdemon y Alf están a pocos metros de él. Estos dos le miran.

-Vamdemon: Veo que estás bien.

-Alf: ¿Dónde estamos?- lanza la pregunta al aire sin dirigirse a nadie en especial.

-Vamdemon: No puedo asegurarlo, pero diría que estamos al otro lado del Portal.

-Franky: ¿De verdad? Normalmente venimos solamente los otros… humanos y nos convertimos en Digimons.

-Vamdemon: Imagino que es como dijo Wizarmon; es un nuevo tipo de Portal.

-Alf: Y tiene que haber por aquí un Emblema y uno de esos dispositivos de los que no paráis de hablar. ¿De dónde vienen esos dispositivos que necesitamos, por cierto? ¿No nos basta con el que tiene Franky, por ejemplo?

-Vamdemon: No, los que queremos fueron hechos especialmente para usar los Emblemas hace muchos años, no como los que tienen estos niños en los tiempos que corren. Ni si quiera se parecen en aspecto- mete su mano en su ropa y saca un pergamino plegado que abre y muestra al dragón peludo. Tiene el dibujo de un aparato que Franky tuvo la oportunidad de ver una vez-.

Spoiler:
 

Empiezan a andar para reconocer el terreno. El lugar en el que están tiene un suelo rocoso y elevaciones de piedra.

-Vamdemon: ¿Alguno reconoce este lugar?

-Franky: Pues no sé… tampoco es que haya nada especial.

-Alf: Un momento- olisquea el aire. Su expresión indica que ha dado con algo-. Hay alguien. Seguidme.

Al otro lado de una colina encuentran a un Patamon tirado en el suelo. El pequeño mamífero les mira con ojos llorosos. Se pueden oír ruidos procedentes de su tripa. Afortunadamente, Franky lleva una mochila con provisiones que puede ceder al pobre Digimon.

-Patamon: Ah…- suspira aliviado al beber agua de una botella después de comer algo de carne- Muchas gracias, llevaba días sin comer.

-Vamdemon: No me extraña, éste no parece un buen lugar para Digimons como tú.

El mamífero naranja mira con miedo al vampiro y no responde.

-Alf: ¿Qué haces aquí?

-Patamon: Estoy en busca de un objeto sagrado. Deambulé de allí para acá hasta llegar a un pueblo rodeado de niebla. Fui a su iglesia, pero no encontré a nadie salvo un agujero negro que flotaba en el aire. Me lo tomé como una prueba de Dios y pasé a través de él. Y así llegué aquí, perdido por días.

-Vamdemon: ¿Estás diciendo que no perteneces a este mundo?- a pesar de preguntar con total amabilidad, su voz se hace demasiado terrorífica para el Digimon de nivel Novato y le deja una vez más sin palabras.

-Franky: ¿No eres de aquí entonces?

-Patamon: No…- niega cabizbajo.

-Alf: … Te recuerdo, nos vimos en la iglesia de HolyAngemon, ¿verdad?

Patamon cierra un poco los ojos, como si con eso agudizara su vista, y mira tanto a Digimon como a Tamer.

-Patamon: ¡Es verdad!- exclama asombrado- Los Tamers que estaban en la iglesia cuando me despedí del sacerdote y las Sistermons. Quizá sea voluntad de los Tres Grandes Ángeles o incluso del mismo Dios que nos hayamos encontrado de nuevo.

-Vamdemon: Ojalá tengan también la voluntad de dejarnos salir de aquí.

Franky no lo había notado, pero Patamon escuchó esas palabras con un ligero tono de burla, lo que le llega a molestar. Al cabo de unos minutos, se oye un largo gemido junto a un temblor de tierra.

-Alf: ¿Un terremoto?

-Patamon: Viene de esa montaña, cada cierto tiempo tiembla y grita- señala con una de sus alas a una elevación en concreto-.

-Vamdemon: Las montañas no gritan.

Los cuatro se fijan en la elevación de tierra que tiembla y deja caer piedras y arena. Se lleva así un buen rato, dejando al descubierto una capa de material dorado.

-Franky: ¿Oro?

A continuación, lo que se creía una montaña se mueve con mayor brusquedad, sacando al aire una enorme pata, luego otra y otra y así hasta cuatro. Luego una gigantesca y larga cola es levantada y dejada caer con pesadez. El impacto produce una pequeña tormenta de arena a su alrededor. Finalmente, una cabeza de ocho ojos rojos surge con un rugido.

Huanglongmon:
 

-Patamon: E-es... ¡Es imposible! ¡El Dragón Amarillo de las escrituras!- grita aterrado.

-Vamdemon: Esto deja claro que este mundo ha sido creado en base a un punto del pasado muy distante.


Última edición por En verdad me llamo Franky el Jue Ago 10 2017, 22:25, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2807
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Digital World   Lun Ago 07 2017, 12:53

Lopmon y Max lo habían conseguido, sí. Estaban dentro de uno de esos Portales. Para sorpresa del chico, él seguía siendo humano y, además, Lopmon le acompañaba. En esta ocasión, el paisaje que se extiende ante los ojos de la pareja no es desconocido para el humano.

-Max: La...La Pradera del Comienzo...¿Por qué?

-Lopmon: Hay varias alrededor de todo el Mundo Digital, Max.

-Max: Ah, sí...

Lopmon mira al chico, preocupado. Le da un par de toquecitos afectuosos en la cabeza, a lo que el joven responde con una caricia en la cabeza del pequeño monstruo.

-Lopmon: Tenemos que encontrar los Emblemas y Dispositivos, Max. Pero...

-Max: No tenemos pistas, lo sé.Tendremos que andar y esperar hasta encontrar algo...Es lo que hago siempre que entro en uno.

El dúo inicia la marcha. Las vistas de la pradera traen a Max recuerdos agridulces. Con cariño saborea la dulce añoranza de esos pequeños Digimon a los que cuidó el tiempo que estuvo dentro del Portal. Pero también vuelven a él los recuerdos de la desolada Pradera del comienzo que dejaron atrás, hace mucho menos de lo que realmente le gustaría. Absorto en sus pensamiento, no es hasta cuando Lopmon le avisa que ve a cuatro pequeños Digimon.

Kamemon:
 
Piyomon:
 
V-mon:
 
Liollmon:
 

Lopmon se baja de la cabeza de Max y se acerca a los Digimon. Aunque algo reticentes, V-mon acaba por dar un paso adelante.

-V-mon:H-Hola...

Lopmon les sonríe.Piyomon se acerca.

-Max:¿Estáis solos?¿Dónde está vuestro cuidador?

Los Digimon dan un paso atrás al ver como el chico se acerca.Lopmon le pide con una mirada que no se acerque.

-Lopmon:¿Tenéis hambre?Parece que tenéis hambre.

-Kamemon:...No comemos desde ayer.

-Piyomon:¡N-no es como si no pudiéramos buscar comida por nosotros mismos!

-Lopmon:Pero si os la damos nosotros mejor,¿no te parece?Así podrás quedarte con tus amigos mientras esperáis a que venga vuestra mamá.

Es ahora cuando,con precaución,Max saca comida de la pequeña maleta que ahora portaba.Los pequeños Digimon comen con entusiasmo.El Tamer y su compañero sonríen ante la escena,sintiendo que,incluso en la oscuridad del Portal,se puede ver un atisbo de bondad.

-Liollmon:...Mamá no va a volver.Ella se la llevó...Y...Y...-Sus ojos no tardan en anegarse en lágrimas,las cuales no tardan en ser refrenadas por el cariño de sus compañeros.

-Max:¿Quién es ella?

Piyomon le mira con desconfianza.

-Piyomon:La Cazadora.Desde que llegó,ha estado cazando Digimons.Uno tras otro.Solo nosotros quedamos.

-Kamemon:Los demás...han vuelto a ser Digitamas.Para sobrevivir,tuvimos que escondernos,buscar toda la comida que pudiéramos...

-V-mon:Hasta evolucionar a Novato.Pero mamá...Mamá fue capturada.Todo por culpa de esa piedra blanca.El dispensativo sagrado.

-Piyomon:¡Dispositivo sagrado,pedazo de alcornoque!

A Max y Lopmon les da un vuelco el corazón.

-Lopmon:¿Podríais decirme como era?Quedará entre nosotros.

El grupito se mira,indeciso.A pesar de ello,acaban por hacer un croquis en el suelo,mostrando una referencia de su aspecto.Max y Lopmon se apartan,tras el permiso del grupo,para deliberar.

-Max:Tenemos que buscar el dispositivo y el Emblema ya.

-Lopmon:Pero esos críos...

-Max:...Lo sé.Esperaremos un poco hasta que se calmen y nos largamos.¿Te parece?

Tras esto,vuelven con el grupo.Según lo que consiguen sacarles,nunca han salido de la Pradera,pero sí su "mamá",Elecmon.A juzgar por lo que responden al preguntarle por los Devas y ciertas localizaciones,están en un punto del tiempo muy alejado del pasado.

-???:Al fin.

El grupo mira en dirección a la voz.Es alguien a quien ya conocen:la Cazadora.Junto a ella,un Digimon Campeón les apunta con sus armas.

Galgomon:
 

-Cazadora:¿Te parece si hablamos,Tamer?

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Flash Sentry best pony
Iniciado
Iniciado
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22
Localización : Con mi melocotonero

MensajeTema: Re: Digital World   Mar Ago 15 2017, 01:46

La puerta de la iglesia comenzaba a crujir a medida que los golpes aumentaban. Nadie sabía qué hacer. Franky había sido engullido por el Portal Oscuro, al igual que Alf y Vandemon. Al mirar por la ventana, la ciudad estaba infestada de cúmulos oscuros, de los cuales no paraban de surgir más Digimon .Aquellos que habían quedado fuera hacían todo lo posible para repeler la inesperada oleada con gran dificultad. Los recién llegados atacaban con todo lo que tenían, sin importar si eran amigos o enemigos, completamente privados de voluntad alguna. Si la pelea contra Mephismon había sido una batalla, aquello solo era una masacre. Mientras Phatomon y el resto de Digimon evitaban que derribaran las puertas de la iglesia, los Tamer y sus Digimon escaparon del lugar gracias a Wizardmon y su magia. Tratando de no llamar la atención de la horda de Digimon que inundaba la ciudad, siguieron al mago hasta cada uno de los Portales Oscuros repartidos por la ciudad. Todos fueron entrando uno a uno en ellos.

- Wizardmon: No siento más portales. Este debe de ser el último.

Ante ellos, el último Portal Oscuro se alzaba orgulloso mientras la fresca brisa marina les acariciaba suavemente. El puerto de la ciudad se encontraba en un aspecto bastante lamentable, azotado constantemente por el oleaje y desgastado por los años y la humedad. Varias de las tablas estaban sueltas o se habían desprendido y sido tragadas por las hambrientas olas. Las tablas del astillero crujían bajo los pies de Xalcer al acercarse lentamente al portal. Se detuvo a unos metros de él, dispositivo en mano. Siempre se ponía nervioso al entrar en un Portal Oscuro, pero aquella vez era distinto. Miró a su dispositivo con preocupación. Desde que se marchó, siempre que trataba de ver a Aurelion con él, solo se encontraba con un holograma completamente en negro. El único consuelo que esto le proporcionaba es que aún seguía con vida.

- Wizardmon: Cuanto antes acabéis con los portales, antes podrás ponerte a buscar a tu compañero. - dijo con impaciencia, viendo la reticencia del chico a cruzar el portal.

- Xalcer: Lo sé...

Con un último suspiro pensando en Aurelion, el chico alzó el dispositivo hacia el portal, disparando un haz de luz contra este, creando una nube de oscura que le engulló. Un gélido viento helado hizo que se estremeciera, despertándole de su supor. Se encontraba tirado en la orilla de un río, calado hasta los huesos y con su ropa manchada de tierra. El sol brillaba intensamente sobre el cielo azul, mientras el viento acariciaba suavemente las briznas de hierba de la llanura. Por un momento, Xalcer se podía tirar horas viendo las nubes pasar, completamente absorto en aquel lugar tan relajante y vacío de problemas. Era incapaz de recordar cuándo fue la última vez que pudieron relajarse de aquella manera. Alzó la mano al cielo y entonces se percató de que aún seguía siendo humano.

- ???: No...

El chico se incorporó ligeramente y miró a su derecha. A varios metros junto a él se encontraba Wizardmon, igual de empapado que él. Miraba horrorizado su alrededor.

- Wizardmon: Nononononononono. ¡NO! - Un humo negro había comenzado a salir de debajo de su capa. Se levantó rápidamente y miró tras de él, hacia el río, como si esperara ver la entrada del portal. Extendió la mano, tratando de lanzar alguna especie de hechizo, pero nada ocurrió. Volvió a intentarlo un par de veces más, volviéndose cada vez más nervioso y enfadado con cada intento fallido. - ¡Malditos Acólitos y sus infernales portales!

En un ataque de ira, arrojó con fuerza su báculo contra el suelo. Xalcer había estado todo ese tiempo observando desde la distancia, sin saber muy bien qué hacer. El mago entonces reparó en él. Le miró detenidamente durante unos segundos, y entonces esbozó una sinuosa sonrisa con la costura de sus labios. El humo negro s extendió aún más, cubriendo partes de su cuerpo, mostrando una decena de pequeños ojos carmesíes. El chico se levantó rápidamente y cogió su dispositivo.

- Xalcer: ¡Tú! ¡¿Dónde está Aurelion?!

- Shademon: ¿El renacuajo ese? Está a buen recaudo. - Alzó la mano y creó una esfera de oscuridad. En ella se podía ver a Aurelion, flotando en la oscuridad de la esfera, inconsciente.

- Xalcer: ¡Aurelion!

- Shademon: Ni te molestes en gritar. Esto es solo una proyección. - dijo deshaciendo la esfera en polvo. El chico miró con odio a la sombra, apretando con fuerza su dispositivo. - El plan era usarlo como rehén en caso de que os entrometiérais demasiado. Je, algunos incluso propusieron añadirlo a las filas de los descerebrados que ahora pululan por la ciudad. Pero creo que tengo una idea mejor: tú me sacas de aquí, y yo libero a esa birria de compañero que tienes.

El chico se sorprendió al escuchar aquella oferta. Sonaba demasiado bueno para ser cierto. Miró su dispositivo, dubitativo. Aunque no le gustara, era la única pista que tenía sobre el paradero de Aurelion. No podía permitirse perderla.

- Xalcer: Los Acólitos nos queréis muertos. ¿Cómo sé que mantendrás tu parte del trato?

- Shademon: ¿Acólito? ¿Yo? - Soltó una carcajada. - No me hagas reír. Simplemente les hago el trabajo sucio a esos desagradecidos. Fue gracias a mí que ese Deva se unió a sus filas. Si lo que te preocupa es mi alianza con ellos, tranquilo. Se rompió en el momento en que esos malditos traidores decidieron encerrarme aquí con vosotros. Razón de más para salir de este sitio. - Extendió la mano para cerrar el trato. Xalcer miró al mano, aún dudoso. - Mira, chico, podría acabar contigo ahora mismo y buscar la forma de salir por mi cuenta, pero aún así sigues siendo mi mejor opción para salir de aquí, así que si quieres volver a ver a tu amigo, más te vale aceptar antes de que pierda la paciencia.

Con un último suspiro, el chico se acercó y estrechó su mano.

- Shademon: ¡Genial! Ahora ve y... haz lo que sea que hagáis los humanos.

- Xalcer: Eh... - Miró a su alrededor, buscando algo que les diera una pista por dónde empezar. La pradera seguía en igual calma que antes, siendo ellos los únicos seres que había en ella. - Normalmente al entrar en un portal nos encontramos en medio de algo importante, pero esto parece bastante tranquilo.

- Shademon: Puede esa fuera la idea del portal. Sin prueba que superar, sería imposible escapar.

- Xalcer: A lo mejor si encontramos el dispositivo y el Emblema...

No les dio tiempo a mucho más, cuando, con un trueno ensordecedor, un descomunal portal apareció en el cielo. Segundos después, un conejo de tamaño considerable salió disparado de él, siendo lanzado por el puñetazo de otro Digimon de menor tamaño.

Spoiler:
 

Pronto aparecieron otros dos portales más, de los cuales surgieron dos Digimon que Xalcer habría descrito como ángeles, seguidos por dos Digimon con aspecto de caballero.

Spoiler:
 

Spoiler:
 

Tras ellos, y aprovechando los portales abiertos, surgieron más Digimon.

Spoiler:
 

Xalcer reconoció de inmediato a Graw y a Galem, o al menos a su forma fusionada, Omegamon. Al cruzar todos ellos el portal, el caballero de la armadura negra hizo un gesto con el brazo, cerrando tras de sí los portales.

- Caballero negro: Aquí no habrá peligro.

El chico miraba asombrado a los recién llegados. Estaba claro que no eran Digimons normales y corrientes. Tenían un porte recto y una elegancia propia de la más alta realeza. A pesar de su asombro, Shademon parecía estarlo aún más, observándoles sin siquiera pestañear.

- Shademon: Los... Los Caballeros Reales... Pero si... desaparecieron hace siglos...
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Digital World   

Volver arriba Ir abajo
 
Digital World
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 6 de 9.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
~Welcome To Las Noches~ :: Hueco Mundo, "Las Noches" :: Rol-
Cambiar a: