Foro de Bleach~
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Re:Más Allá

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 526
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Mar Ene 26 2016, 03:41

-Ángel: Yo voy por el centro mismo.

-Yo: Vale.

Le veo irse. Como es evidente, yo voy por la ruta izquierda.

-Yo: Un momento.

Me convierto en lombax. Observo un dispositivo-pulsera que tengo en mi muñeca izquierda. Empiezo a mirar por una pequeña pantalla que tiene y a pulsar botones que tiene.

-Yo: ¿Nada? Llego a saberlo y no lo envío antes. Aunque también es culpa mía por no acordarme hasta ahora.

Lo dejo y prosigo por el pasillo. Tras llevar un buen rato andando, entro a una gran sala repleta de terminales, equipos de laboratorio y... cilindros de cristales con criaturas, deformes y extrañas que no había visto nunca antes, en sus interiores. Parecen estar en animación suspendida.

-Yo: ¿Camino equivocado?

Miro si hay otra salida, aunque termino por distraerme con el interior de la sala. Lo que más me llama la atención son los seres que parecen estar listos para ser sometidos a algún experimento.

-Yo: ¿Qué harán aquí?

-????: No quieras saberlo.

Me giro sobresaltado. En medio de la sala veo a un anthuga que lleva una máscara roja de demonio que me resulta familiar.

-Yo: ... ¿Gian?

-Gian: ... Veo que me conoces, pero eso no lo hará menos doloroso.

Me lanza unos shuriken. Yo salto detrás de una mesa de trabajo para cubrirme.

-Yo: ¡Espera, soy Franky, nos conocimos en la escuela ninja, el maestro Shelf me ayudó!

-Gian: Razón de más del por qué está muerto. Ayudar a los Domadores es de los peores crímenes.

La situación va por el camino que quería evitar. En el momento en el que me mentalizo que tengo que pelear con él, el anthuga aparece delante de mí, me agarra por el cuello y me levanta en el aire.

-Gina: No deberías haber venido.

El dispositivo de mi muñeca vibra. Yo trato de evitar que me estrangule forzando su mano con las mías.

-Yo: ¡XJ!

Gian recibe el golpe de un guante de boxeo proveniente del interior de un pequeño robot de cuerpo cúbico y cabeza redonda. Logro zafarme gracias a la sorpresa. Me alejo todo lo que puedo sin salir de la sala. Gian le da una patada al robot en el momento que sale de su aturdimiento y lo deja tirado por ahí.

-Gian: Haz el favor de comportarte como un Domador de Almas y dejar de jugar.

Desenvaina dos ninjatos.

-Yo: Ya lo hago.

Me convierto en anthuga y hago aparecer en mis manos dos sais. Ambos nos ponemos en guardia. Y ambos somos los que corremos a por el otro. Cuando ya estamos a dos metros de distancia, saltamos e intentamos herir a nuestro contrincante, pero esta vez sólo logramos chocar nuestras armas. Nada más tocar el suelo, me giro y me adelanto para apuñalar, pero Gian me esquiva dirigiendo con su mano mi brazo hacia abajo y saltando una vez más para ponerse a mi espalda (o caparazón, mejor dicho). Me giro de nuevo y trato de arremeter con patadas, pero el enmascarado me evade una vez más. A partir de aquí, empezamos un intercambio de golpes de armas para ver quién se lleva un tajo o una apuñalada letal. En esto va ganando él porque logra arrinconarme. Afortunadamente, en un movimiento que iba dirigido para cortarme ambos brazos, las hojas de sus ninjatos quedan atrapadas en los guarda manos de mis sais. Forzamos para que uno de los dos ceda. Pero lo que cede son los filos de las ninjatos, cosa que se ve al partirse. Tomo la iniciativa dándole una patada baja, con lo que le hago caer de espaldas. Ya le tenía. Me agacho para darle un puñetazo que creí que lo dejaría K.O., pero tras golpear, me encuentro con que mi puño había chocado con un tocón bien cortado y venido de ninguna parte. Miro rápidamente hacia delante y me encuentro allí de pie al anthuga.

-Yo: Mira quien habla de dejar de jugar.

Me levanto y echo a un lado el tocón con el pie. Él se levanta la máscara lo suficiente como para que se pueda ver su boca, de la que, al soplar, sale una corriente de fuego. Me convierto en elemental de agua lanzo un par de chorros de agua que apagan enseguida parte de las llamas. El ninja había vuelto a desaparecer. Sigo echando agua a presión por todos lados, no sólo para tratar de localizar a mi objetivo, sino también para destruir todo el equipo que hay aquí dentro. Si pertenece a Ayedi, no podía ser nada bueno, no después de ver a las criaturas en estado de animación suspendida que ya había visto. Ya hay algunos cacharros electrónicos que se han electrocutado y explotado.

-Gian: ¡ALTO!

Trata de atacarme por el lado. De manera instintiva, creo un escudo de hielo improvisado para cubrirme. El kunai, que ahora usa Gian en lugar de sus ninjatos, rompe el hielo. Esquivo el arma y le estampo en la máscara un trozo del escudo. En ese momento veo que ya está incendiada parte de la habitación, probablemente por el fuego antes creado de la tortuga y el cortocircuito de unos cuantos cacharros. También observo que algunas pequeñas criaturas se han escapado de los recipientes de cristal y ahora avanzan hacia mí con avidez. Decido que es momento de irme. Me convierto en lombax.

-Yo: ¡XJ!

El robot tirado en el suelo reacciona a la llamada. Se levanta y salta a mi espalda para quedarse pegado a unos arneses que tengo puestos, quedando así a modo de mochila.

-Yo: ¡XJ, haz la cosa!

Los brazos que tenía el robot son sustituidos por alas, mientras que las piernas son ahora un par de pequeños propulsores. Los motores se encienden y empiezo a volar lo más horizontal posible por toda la sala. Logro esquivar las crecientes llamas, pero no evito tirar frascos y equipo de laboratorio.

-Yo: ¡Mala ideaaa!

Finalmente salgo por alguna salida del cuarto, no teniendo ni idea si estaba volviendo al punto en el que me separé de los demás o a otro lugar.
Volver arriba Ir abajo
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Mar Ene 26 2016, 21:22

Intentando no dejarme llevar por el miedo que siento en estos instantes, avanzo rápidamente por el pasillo central. No puedo quitarme de la cabeza el pensamiento de que tarde o temprano me toparé con alguien que intentará matarme. A decir verdad, desearía que fuera más tarde que temprano. Mis pasos y mis jadeos resuenan en el pasillo, mientras puedo oír a lo lejos sonidos que probablemente me dejarán sin dormir durante al menos varios días. Espero que los demás estén bien. Espero... que él esté bien.

Finalmente llego a una gran sala llena de maquinaria. Paso de Gato Chittle a Moguri, y empiezo a lanzar Piro sobre los cacharros, desde una distancia segura. Rápidamente comienzan a reventar uno por uno, lanzando metralla en todas direcciones, y provocando un estruendo que hará que pronto tenga compañía. El fuego comienza a llenar la sala, haciendo que suba la temperatura algunos grados, y el olor a circuitos quemados penetra en mi nariz.

???: ¡EH! ¡ALLÍ HAY UNO!

Dice una voz grave, casi monstruosa. Me doy la vuelta, y veo que acaban de entrar en la sala dos personas. Una de ellas es un humano, y la otra un skaarj. Mis pulsaciones suben aún más, y mi respiración se agita, llegando a hiperventilar. El skaarj se arma con una enorme ballesta que llevaba a la espalda, y apunta en mi dirección. Antes de que pueda disparar, cambio rápidamente de forma a Treecko, y comienzo a saltar de un lado a otro. Empiezan a llegar proyectiles hacia mí, con apenas una fracción de segundo entre uno y otro. Mientras recarga los siguientes proyectiles, el humano, aparentemente un mago, lanza bolas de fuego hacia donde estoy. Logro esquivarlas por los pelos, y éstas impactan con la maquinaria ya dañada, dejándola en peor estado y terminando lo que yo empecé. Aprovecho un momento para activar mi dominio y usar mi ataque Energibola, pero son todas bloqueadas por una cúpula que el mago ha generado alrededor de sí mismo y del tipo de la ballesta.

La sala se cae a trozos, y tengo que salir de aquí como sea. Trato de desorientarles y hacer que cambien de posición, mientras yo sigo pendiente del lugar donde se encuentra la salida. El humo cada vez es más denso, dificultando mi respiración, y el calor es casi insoportable. Fijo mi mirada en el túnel de salida, y voy trepando y saltando hasta acercarme. Las superficies que toco están tan calientes que me obligan a saltar cada vez más rápido, tratando de no quemarme las manos y los pies. Justo cuando llego a la salida, escucho detrás mía una explosión y gritos de agonía. Logro distinguir al humano de antes, siendo consumido por las llamas, mientras grita desesperadamente. No sé donde se ha metido el Skaarj, y antes de que pueda comprobarlo, la sala comienza a derrumbarse, dándome el tiempo justo para saltar hacia atrás y evitar ser aplastado yo también. Me encuentro de nuevo en el pasillo, con las plantas de los pies ardiéndome, pero vivo.

- Yo: <Ya tendrás tiempo de llorar después, Ángel... Vamos, levanta.>

Cambio de forma a pegaso, y vuelvo al lugar de donde venía, volando lo más rápido que puedo. Al llegar al sitio donde se bifurcaban los caminos, me topo con Franky en su forma de Lombax, revoloteando con una especie de mochila propulsora. Siento un gran alivio.

- Yo: ¿F-Franky?

Al verme se acerca rápidamente a donde estoy, y aterriza.

- Franky: ¿Estás bien?

- Yo: Es... Estoy bien... ¿Dónde está Max?

- Franky: N-No lo he visto.

Miro al otro pasillo que queda, por el que se fue Max.

- Yo: ¡No lo dejemos solo otra vez! ¡Venga, vamos!

Volamos a toda velocidad por el túnel. Llegamos hasta lo que parece ser la sala del reactor principal. Vemos que hay dos personas, una de ellas es Max, esquivando los proyectiles que le está lanzando la otra. Franky y yo nos preparamos para luchar.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2810
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Jue Ene 28 2016, 04:18

El ataque de Summer es incesante,no teniendo apenas espacio para contraatacar.Ya me ha hecho un par de quemaduras en el torso,las cuales voy curando a la vez que esquivo,impidiendo el intento de ofensiva.Veo como la vista de Summer se desvía un instante,lo que me permite cercenarle el brazo izquierdo.Antes de que caiga al suelo,lo envuelvo en llamas,impidiendo que así pueda regenerarlo.

-Summer:¡¡AAAAAAAAAAAAAGH!!

Ante mis ojos se convierte en una serie de esferas de agua,encerrándome en una de ellas.El aire empieza a escasearme rápidamente.Me convierto en La'aah y destruyo la esfera con una corriente de aire nada más pasar a la forma activa.Franky manipula las esferas que ahora componen el cuerpo de Summer,mientras que Ángel manipula el metal del generador para que se destruya completamente.Los generadores de apoyo,ahora rotos y sin el soporte central,empiezan a chisporrotear,vaticinando así la inminente explosión.Summer adquiere una forma más corpórea,siendo esta vez una mujer candente.

-Summer:¡¡NO ME DEJARÉIS SOLA Y SIN REINO!!

Las llamas se vuelven verdes y se avivan,calentando toda la sala sobremanera.

-Ángel:¡¿Reino?!

-Yo:¡¡Es Summer!!¡¡Ayedi le ha comido la cabeza!!

-Franky:¡¡Summer,para!!¡¡Nosotros podemos ayudarte!!

-Summer:¡¡QUERÉIS QUITARME TODO LO QUE AYEDI ME HA PROMETIDO!!¡¡ES MÍO!!

Le lanza un haz ígneo a Ángel,el cual es extinguido por un chorro de agua a presión por parte de Franky.Ángel lanza unas esquirlas metálicas entre el vapor de agua.Por mi parte,voy drenando todo el aire entre nuestro enemigo y el futuro foco de la explosión,creando un vacío que va atrayendo.Mis compañeros parecen darse cuenta,no como la que está siendo atraída,ciega ahora de rabia.Ellos distraen a Summer mientras sigo generando el vacío.

-Summer:¡¡AYEDI VENCERÁ,Y A-!!

-Yo:¡Nunca des discursos antes de acabar con tus rivales!

Con el aire acumulado empujo a nuestro rival a la vez que el vacío de aire le atrae,haciendo que alcance al generador.Toda la electricidad empieza a pasar por su cuerpo.Con sus gritos de dolor de fondo,mandamos una señal a Dianne a la vez que salimos por patas de la sala.Por el camino nos cruzamos con varias personas que llevan pulseras similares a las nuestras.Algunos caen por el camino.Otros somos lo suficientemente rápidos como para evitar que nos alcancen y destruir la base.Y otros,simplemente,arrasan con todo lo que ven.No tardamos mucho más hasta que la base está totalmente destruida.

_________________________________________________________________________________

Unas horas más tarde

La base no ha sido todo lo que hemos encontrado en la isla.En el centro de la misma había un altar lleno de inscripciones.Según nos cuentan los Domadores veteranos,es el lugar de invocación de uno de los Antiguos Titanes,L'rog'g.No debemos tocarlo,pero alguien debe vigilarlo durante un tiempo,hasta que su nivel de actividad vuelva a 0.Uno de los veteranos es el encargado de ello.

-D'arleen:...¿Se acabó?

-Kyle:Se acabó,hijo.

Alguien de entre los 50 Domadores que estamos allí empieza a reír.Al poco,todos estamos celebrando con júbilo la victoria.Nuestra primera victoria en la gran guerra contra Ayedi.No pasa mucho hasta que varios habitantes de las islas que previamente hemos ido visitando y las circundantes van llegando.Los vítores y alabanzas llueven por doquier,pero no ha sido gracias a nosotros la victoria.Hemos ganado gracias a la resistencia de todos.

-Ángel:Y...adiós al secretismo de las formas legendarias.

Me toco la cara tras mirarme las manos.Ahora que lo dice Ángel,todos parecemos estar en formas que no cuadrarían en Leudor.Aunque a saber.Con lo inmenso que es el planeta...

-Yo:Creo que no importa.Ahora mismo...acabamos de forjar una leyenda,¿no?

-Franky:No shônen.

-Ángel y yo:No shônen.

________________________________________________________________________________________

Un día después

[Formas en las que estamos:
-Ángel:Aldara
-Franky:Elemental de agua
-Yo:Gato viajero de sueños]

Tras la celebración de la victoria,varios de los habitantes del archipiélago nos ofrecen tres relajantes días en varios de sus balnearios,termas y centros de relajación.Sin pensárnoslo dos veces,aceptamos.Y es allí donde estamos ahora,desempaquetando nuestras pertenencias para,por fin,después de prácticamente dos meses en Leudor,poder relajarnos.Estamos ahora mismo en la habitación de Franky.

-Franky:La verdad es que echaba en falta un poquito de tranquilidad.

-Yo:Creo que nos la hemos ganado,que bastantes emociones fuertes hemos tenido en tan poco tiempo.

-Ángel:¿Y quién iba a decir que íbamos a pasar por todo esto a principios de Verano?

-Yo:Te diré.Y lo que aun nos queda por delante.

Parece que he metido el dedo en la llaga,pues los tres nos quedamos en silencio.

-Yo:Eeeen fin.Voy a dar una vuelta.

Salgo a bichear las instalaciones.Son inmensas,pensadas para múltiples especies,teniendo así pasillos de grandes dimensiones y saunas,salas de masaje y toda la parafernalia correspondiente en multitud de formas diferentes.Pero,para ser sinceros,no es un baño lo que me pide el cuerpo ahora mismo.No.Lo que ahora necesito es calmar el rugido de mis tripas,así que al comedor me dirijo.

-Yo:La mare de Deu...

Es GIGANTE,pero solo unos 10 Domadores ocupan la sala.¿Que por qué sé que son Domadores?Bueno,pues porque,como todos,llevamos un distintivo alrededor del cuello,claro.Cojo una bandeja y me dirijo a la cola para coger algo de comida.Me distraigo tanto con la pinta que tiene y con su olor que no es hasta que me choco cuando me doy cuenta de quien está frente a mi.¿Qué queréis que le haga?He pasado por una situación tensa y he gastado mucha energía.

-Yo:¡Perdón!¡No iba mirando por donde iba!

Quien está delante mía es una gata viajera de sueños totalmente blanca,algo más baja que yo y con unos brillantes ojos verdes como la hierba de Primavera.El corazón me da un vuelco al verla.

-Chica:¡No te preocupes!Todos estamos un poco...distraídos ahora mismo...

Siento como si el Universo hubiera hecho callar a todo lo que hay a mi alrededor.

-Yo:S-Soy Max.Bueno,realmente soy Antonio,pero no creo que sea un nombre adecuado para un Domador,así que me hago llamar Max...

-Alix:Encandata...¡Encantada!Soy Alix.

Nos damos la mano,sin saber que más decir.Me fijo en una marca en forma de flor de pétalos angulosos en su mano derecha.

-Yo:Esto...Um...Eh...

Si no tuviera pelaje en la cara,ahora mismo parecería una luz de Navidad.Muerto de la vergüenza,cojo lo primero que tengo a mano y me voy corriendo a una mesa solitaria.

-Yo:<Vamos,Prower.Tu no crees en estas cosas.Pero...¿y si...?>

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.


Última edición por Maximillian Prower el Mar Feb 02 2016, 15:58, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Dom Ene 31 2016, 17:23

Hora de darme una buena ducha. Cambio a mi forma de humano y entro en el baño. Ya en la ducha me quedo pensativo un rato, dejando que corra el agua. Pienso en lo que ocurrió ayer, en el miedo que pasé, y sobre todo, en lo que vi. Se me pasa el tiempo sin que me dé cuenta. Al salir de la ducha, cambio a mi forma de zorro. El estómago me ruge, así que decido ir al comedor a por algo, antes de que lo cierren.

No hay mucha gente en los pasillos, pero se escucha jaleo en algunas habitaciones. Cuando estoy llegando al comedor, el olor a comida prácticamente me hipnotiza, así que comienzo a caminar más deprisa. Al entrar, el tamaño del comedor me deja perplejo. Puede tener perfectamente el tamaño de un hangar. Hay decenas, o quizás cientos de mesas. No hay mucha gente, de hecho puede haber como 6 o 7 personas, pero reconozco a Max sentado en una mesa cerca de una esquina. Me acerco a donde está la comida con una bandeja y me lleno un plato.

Ya con la comida en mano, me dirijo hacia donde está Max sentado, mientras me pongo a pensar si este puede ser un buen momento para hablar de cierto tema. Me siento frente a Max. Sin embargo, lo noto un poco raro. Le está dando toquecitos a la comida con el tenedor, mientras alterna entre mirar a su plato e inclinarse para mirar algo que hay detrás de mí. Le miro, extrañado.

- Yo: ¿Qué pasa? ¿Qué estás mirando?

Yo ya estoy empezando a girar la cabeza para mirar, cuando me detiene bruscamente.

- Max: ¡NO MIRES!

Dice entre dientes.

- Yo: ¿Q-Qué pasa?

- Max: Nada. Tú calla y come.

Me encojo de hombros y le hago caso. Comemos en silencio durante unos minutos.

- Max: ...He visto a alguien y he tenido una sensación extraña.

- Yo: ¿Pero a quién has vis-?

- Max: ¡QUE NO MIRES!

Por la forma en la que se está comportando, decido no sacar el tema del que quería hablar. Supongo que ya habrá otra ocasión para ello. Max se levanta y recoge su bandeja.

- Max: T-Tengo que irme.

No le pongo pegas. Veo cómo se dirige al lugar donde se dejan los platos y cubiertos, mientras trata de mirar disimuladamente a alguien. Aparte de nosotros sólo quedan tres personas, una de ellas es una gata viajera de sueños. Parece que es a ella a quién está mirando. Empiezo a hacerme una idea de lo que está pasando.

Me quedo ahí sentado hasta que termino de comer. Al dejar la bandeja y el plato en su sitio, me dirijo al baño para enjuagarme la boca y quitarme el sabor de la comida, y acto seguido me como un caramelo de los que había cogido en recepción al llegar al balneario. Hay alguien a quien tengo ganas de ver.

Me dirijo de vuelta a la zona de las habitaciones, buscándole. A lo lejos comienzo a escuchar unas risitas. Lo veo a él en su forma de diablillo (o Impmon, según me había dicho), pegando golpes en las puertas de las habitaciones, y escondiéndose justo a tiempo para que las personas que hay dentro no le vean al abrir y mirar quién ha sido. Me espero a que llegue hasta donde estoy yo, no vaya a ser que me vean a mí. Cuando nos encontramos y cruzamos miradas, ambos cambiamos a inkling. Inmediatamente me lanzo a sus brazos, y río como una tonta con la cara apoyada sobre su pecho. Le pongo una mano en el hombro y otra en el pecho, mientras él apoya las suyas sobre mis costados. Nos miramos a los ojos, momento en el que siento un calorcito interior de lo más agradable.

- Yo: Hola, chipirón.

Digo casi susurrando. Él sonríe, dejando ver sus puntiagudos colmillos. Le pongo las manos en las mejillas y le beso. Al hacerlo, el calorcito interior parece intensificarse, a la vez que siento el cosquilleo de siempre. Nos sonreímos, y apoyo la cabeza sobre su pecho, mientras suspiro.

- Yo: ...Menos mal que estás bien, D'arleen.

- D'arleen: Ya te dije que no me iba a pasar nada.

- Yo: Pero aún así pasé mucho miedo. No podía dejar de pensar en que te podría pasar algo... ¿Te hicieron daño?

- D'arleen: Ya me he curado las heridas, tú no te preocupes. ¿Y tus pies? ¿Te duelen?

- Yo: Sólo en una forma. Si ya casi no me molestan, no pasa nada.

- D'arleen: Pero tienes que curártelos. Se lo dices mañana a mi madre y te los cura en un momento.

Río un poco.

- Yo: Vaaale.

Le rodeo el cuello con mis brazos y le vuelvo a besar.

- Yo: ¿Quieres que demos una vuelta?

Me sonríe.

- D'arleen: Claro.

Pasamos un rato paseando por las instalaciones, hablando de temas triviales, y procurando hablar sin levantar demasiado la voz.

- Yo: Por cierto, D'arleen.

- D'arleen: ¿Hmm?

- Yo: Llevo un tiempo preguntándomelo. ¿De dónde son tus padres?

- D'arleen: Ah. Eh... Mi madre es de una ciudad llamada "Bristol", y mi padre de "Maine". ¿Te suenan?

Asiento. Seguimos hablando de cosas sin demasiada importancia, hasta que llegamos al patio del balneario. Se escuchan los grillos, el viento frotando las hojas de los árboles, y en la distancia, muy sutilmente, las olas rompiendo contra la costa. Nos sentamos en uno de los bancos que hay, con vistas a la costa. Estamos un rato más charlando, hasta que empezamos a tener algo de sueño.

- Yo: D'arleen...

Pongo mi mano sobre la suya. Me mira.

- Yo: ¿...Crees que deberíamos decírselo ya a los demás?

Mira al suelo, pensativo, durante unos instantes. A continuación, suspira.

- D'arleen: N-No lo sé, la verdad.

- Yo: Yo tampoco estoy muy segura... Pero creo que lo suyo sería que lo dijéramos antes de irnos de aquí.

- D'arleen: Sí, supongo.

- Yo: En fin... Ya veremos mañana.

Tras esto, volvemos dentro, y cada uno nos dirigimos a nuestras respectivas habitaciones. Ya acostada, no puedo evitar comerme la cabeza durante un buen rato, hasta que el sueño puede conmigo.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 526
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Jue Feb 04 2016, 01:59

Trato de alejarme de los demás para no ser interrumpida. Cuando veo que estoy segura, la saco. Una tarjeta que me había dado Kiba. La froto y la dejo en el suelo. Surge el humo, pero sólo es eso durante unos minutos. Finalmente aparece la imagen del conejo antropomorfo.

-Yo: Ya era hora. Para ser un conejo, has sido lento.

-Kiba: ¿Disculpa?, ¿quién eres para actuar con tal confianza conmigo?

-Yo: Soy yo, Franky. Ahora estoy en mi forma de elemental de agua.

-Kiba: Ohm, cierto. ¿También tienes una personalidad diferente en ésta? Da la impresión que conozco a una nueva persona cada vez que nos encontramos. No consigo acostumbrarme a referirme a todas ellas como un mismo ser.

Me convierto en lombax.

-Yo: ¿Mejor? Ésta ya la has visto más.

-Kiba: Sí, está bien. Espera, ¿ya ha pasado la batalla?

-Yo: Sí, y aquí sigo entero.

-Kiba: Me alegro mucho por ti. Debe haber sido una contienda de proporciones épicas.

-Yo: La mía, en particular, en parte. De hecho, por eso mismo quería hablarte. Me he encontrado con Gian.

El conejo me mira con expresión de sorpresa.

-Kiba: ¿Gian?, ¿el mejor alumno del difunto maestro Shelf y su guardián?

-Yo: Ese mismo anthuga.

-Kiba: ... Según tengo entendido, no se le vio más tras el asesinato de su maestro.

-Yo: Quizás estuviera en la base Ayedi en la que acabamos de luchar.

-Kiba: ¿Cómo dices? Por favor, explícate.

-Yo: Pues eso mismo; me lo encontré en la base que atacamos. Parecía querer proteger el laboratorio en el que me lo encontré. Y dijo algo que me dejó muy claro que estaba del lado de Ayedi. También puede que tenga algo que ver con el asesinato de Shelf.

Kiba se queda callado por unos largos segundos, mirándome con una cara que demanda seriedad.

-Kiba: ¿Tienes alguna prueba?

-Yo: Qué conveniente que lo preguntes.

Hago aparecer al pequeño robot que había bautizado como XJ.

-Yo: XJ, muestra la grabación.

-XJ: Entendido.

De sus ojos se proyecta el holograma de una joven vestida de blanco.

-Holograma: Ayúdame, Obi-Wan Kenobi... eres mi única esperanza...

-Yo: La otra, graciosillo.

-XJ: Lo siento.

Esta vez muestra una imagen holográfica de Gian. La imagen hace los mismos movimientos que cuando le hablé en la base.

-Mi voz en la grabación: "¡... nos conocimos en la escuela ninja, el maestro Shelf me ayudó!"

-Holograma de Gian: "Razón de más del por qué está muerto. Ayudar a los Domadores es de los peores crímenes."

Termina la grabación.

-Yo: ¿Qué opinas?

-Kiba: ... Confío en ti en este asunto, Franky. Informaré de esto cuanto antes a mis superiores. No termino de ver correcto que estés envuelto, pero si llegaras a saber algo más por casualidad, te ruego que contactes conmigo de nuevo de esta manera. Trataré de atenderte con más rapidez para la próxima.

-Yo: Vale. Si Gian sigue con Ayedi, es posible que me lo encuentre otra vez.

-Kiba: Muchas gracias por la información. Ahora tengo que irme, pero confío en que nos volvamos a ver. Que tengas prosperidad en tu viaje, Franky.

-Yo: Lo mismo digo. Hasta luego.

La imagen de Kiba se desvanece junto al humo. Recojo la tarjeta, hago desaparecer a mi robot y me convierto en elemental de agua. Me voy a mi cuarto, donde me ducho. Luego voy a la cafetería para cenar, que ya es bastante tarde y el estómago no perdona.

No veo a ninguno de estos dos, o a cualquier otro que conozca. Cojo una bandeja y me pongo en una cola corta para coger la comida. El último de la fila es un joven de constitución delgada, de pelo corto y celeste. Éste se gira y me ve. Se queda mirándome con una cara de sorpresa. Se sonroja un poco y aparta la mirada. Yo, en cambio, no aparto mi vista de su dirección. En mí alberga ahora un fuerte sentimiento de deseo. Tengo la mirada tan fija que cualquiera podría decir que estaba viendo a través de lo que tenía delante. Me recupero de mi "medio-trance" y empiezo a identificar lo que veía. Inclino un poco más la cabeza para ver mejor. Allí está. Natillas de chocolate. ¿Cuánto tiempo había pasado desde la última vez que mis labios probaron esa delicia? ¿dos meses? ¿Tres? ¿Más? Pero en seguida me percato de lo que me podría destruir de un momento a otro. Sólo queda una. Mierda, me muero de ganas. El joven de delante de mí vuelve a mirarme. ¿Tendría algo en la cara? A saber, pero no me importa, porque así a lo mejor se distrae lo suficiente como para que no coja las natillas, lo cual significaría un obstáculo menos. La cola avanza. Ya sólo quedamos el chaval y yo para elegir. Su atención en mí se desvanece levemente para coger su comida y colocarla en su bandeja. Me da un vuelco al corazón cuando escoge el postre. Las últimas natillas de chocolate. Ha cogido las putas natillas. Joder. Pienso en ahogarlo o algo. No, no seas loca. Hay testigos. El joven peli-azul me mira con expresión avergonzada y me acerca las natillas.

-Joven: ¿Qui-quieres las últimas?

En mi mente, grito un intenso "¡SIIÍ!". Me calmo y alzo la mano para recibir el obsequio.

-Yo: Mu-muchas gracias.

El joven expone una amplia sonrisa. Cojo en seguida lo demás que pensaba comer y me voy rápidamente a una mesa para empezar. Le quito importancia a lo que hay a mi alrededor durante el rato que degusto la buena comida. Las mejores natillas de chocolate que jamás había probado. O al menos eso pienso ahora. Tras terminar, coloco los platos usados en su correspondiente sitio y me voy de la estancia tranquilamente.

Exploro el albergue en busca de Max y Ángel, pero no les veo por ninguna parte pasado un tiempo, así que me marcho de vuelta a mi habitación a dormir.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2810
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Dom Feb 07 2016, 05:16

Me pongo a dar un paseo por las instalaciones,intentando ordenar mis emociones.

-Yo:Has hecho el ridículo,Prower.¿Qué manera de reaccionar es esa?

Llego hasta un jardín interior lo suficientemente grande como para albergar un estanque.Me siento en uno de los bancos cercanos al estanque a pensar en mis cosas.En la batalla.Y,sin que pueda hacer nada por evitarlo,en la chica que ha captado tanto mi atención.Agito la cabeza para intentar olvidarme de esos pensamientos.Lo cual es una gilipollez,dado que no me voy a olvidar de ella solo por eso.Me convierto en pandaren con la intención de practicar y tener la mente ocupada.Pero cuando estoy de en ese momento veo como un pandaren se cruza ante mis ojos,y la sensación de antes vuelve.

-Yo:¿Alix?

El pandaren me mira y sonrie.

-Alix:Max,¿verdad?

Sonrío al ver como se acuerda de mi nombre.

-Yo:Perdona por lo de antes.No quería parecer maleducada.Me entraron los nervios y...Bueno...Lo siento.De verdad.No soy así normalmente.

Suelta una risilla.

-Alix:No pasa nada.Yo estaba muy nervioso también.Me temblaban tanto las piernas que pensaba que me iba a caer al suelo.

Somos ahora los dos los que reímos.Bah,a la mierda.

-Yo:Iba a entrenar un poco.¿Quieres acompañarme?

-Alix:¿Ya estás entrenando?Si hace nada estábamos peleando contra Ayedi.

-Yo:Nunca está de más repasar un poquito los movimientos.Pero si no quieres,vale.

-Alix:...A decir verdad,hace nada que conseguí esta forma.No he tenido ocasión de aprender nada acerca de los pandaren.

Me acaloro.

-Yo:¿Q-Quieres que te enseñe?

Me sonríe y asiente.

-Yo:Dejemos el entrenamiento ahora entonces.Creo que cerca de aquí he visto un bar.No tenía pensamiento de ir sola,pero si vienes,podemos ir allí a tomarnos algo y charlar,que ya el comedor ha cerrado.

Salimos del balneario y vamos andando al bar.Por el camino nos conocemos algo mejor.Alix es australiana,de Canberra en concreto.Tiene 20 años,y es la mayor de una familia de 3 hermanos.

-Alix:¿Inicialmente eras chica también?Ah,no,espera.Antonio,¿verdad?

Cambio a forma humana.Le enseño también mi DNI.

-Yo:He cambiado algo,pero claro,no demasiado.

Cambia ella también.Su pelo es rubio con algunas mechas azuladas,ojos púrpura,rasgos finos,aunque sin llegar a ser idílica.De poco más de 1'60 de altura,delgada pero sin pasarse,con buenas curvas.Como en sus otras tres formas,se me acelera el pulso.

-Alix:Antes era morena y tenía los ojos castaños,pero poco más.

Tras sonreír,volvemos a pandaren.Me dice también que estudia Bellas Artes,y que le encantaría viajar y dibujar todo lo que sus ojos vean.

-Yo:Bueno,ahora podrás dibujar unos cuadros impresionantes para cuando vuelvas a casa.

-Alix:Y estoy viajando,sí...

Llegamos al bar,donde me pongo a explicarle todo lo que se acerca de los pandaren.Parece que le gusta bastante su modo de vida,aunque no le hace mucha gracia el aspecto marcial y la bebida.

-Yo:Comparto lo de la bebida,dado que yo no consumía alcohol antes de venir a Leudor...

-Alix:¿Ah,no?Me refería a como decías,que parece ser algo recurrente.Algo sí que tomo de vez en cuando.

-Yo:No me interesaba,pero he llegado a adaptarme.Y ya verás como las artes marciales son bellas.Más allá de lo que suele creer la gente,las artes marciales son una forma de vida,una filosofía que nos hace llevar un camino de virtud y rectitud.Libera nuestras mentes,calma el espíritu y nos hace abrirnos al mundo.

-Alix(sonriendo):Veo que te gusta bastante el tema.

Sonrío con timidez.

-Yo:Yo misma practicaba karate antes de venir a Leudor.Aparte de los estudios,claro.Llevaba varios años practicando,aunque este año pasado tuve que parar.

Sonrío al sentir un calorcito en el pecho.

-Yo:Ser pandaren y,en general,Domadora de Almas me ha dado la oportunidad de volver a practicar artes marciales.Entre toda la oscuridad,siempre se encuentra algo de luz.

Le miro,y mi corazón late más fuerte.

-Yo:Oye,Alix...

-Alix:¿Sí?

Parece que está conteniendo el aliento.

-Yo:Te...Te...

Sus ojos brillan.Su olor inunda mis sentidos.

-Yo:Te...Tengo que ir al baño.Perdona.

Me levanto y entro corriendo a uno de los retretes.Me siento en uno de ellos y hundo la cara entre mis manos.

-Yo:<<¡Tontatontatontatonta!¿Por qué te has cortado en el último momento?¡Sabes que es para ti,así que adelante!>>

Tras,ya que estamos,hacer mis necesidades,me lavo la cara y me miro al espejo.

-Yo:¿Pero y si no?

Suspiro y salgo.Alix me recibe con una sonrisa,un plato de patatas fritas con varias salsas desconocidas para mi y un par de bebidas.Eso me anima un poco.Después de eso,pasamos un rato la mar de ameno,conociéndonos cada vez más y más.Alix es una persona de carácter abierto y cálido,con un gran amor por la vida y las luces que hay en la misma.Adora salir con sus amigos,aunque también disfruta quedándose en casa y dibujando mientras escucha música de diversa índole.Le encantan los animales,siendo los guepardos su favorito.Como buen amante de la exploración le encanta el aire libre y andar,siendo una de las cosas que agradece de Leudor.

Descubro que sus elementos afines son el Fuego y el Viento también,teniendo ya la forma legendaria del primero de estos elementos.Su nombre de Domador es Soilfeis,y su título es El Suave Manto de la Noche.Tenemos en común las formas humanas(en ambos sexos),pandaren y phantomiliana.Según sus palabras,le parece mona mi forma de moguri,lo cual hace que me ría al pensar que ella también la acabará teniendo.No comunes tiene viera,mofeta astral(hombre),inkling chico y nekomata chica.Tras la velada de dos horas,damos un paseo de vuelta a los balnearios.

-Alix:¿Nos vemos por la tarde entonces?

-Yo(sonriéndole):Puedes estar totalmente seguro de que así será.

-Alix(devolviéndome la sonrisa):Hasta entonces pues.

Con un abrazo de despedida,cada uno toma el camino de vuelta a su dormitorio.Escucho algo de actividad en el de Ángel,lo que me hace pensar que posiblemente haya vuelto ahora mismo también,y reafirma la idea que Dianne tiene acerca de él y su hijo.Me pongo el pijama y me cepillo los dientes para luego meterme en la cama con Alix ocupando mi cabeza.

-Yo:...Gracias,quien quiera que esté moviendo los hilo y me haya traído a Leudor,por dejarme conocer a Alix.

Por primera vez desde que llegué a Leudor y,posiblemente,en toda mi vida,puedo decir que estoy henchida de felicidad.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Miér Feb 10 2016, 23:08

Llega la mañana y despierto. Bostezo, me desperezo y me levanto. Tras hacer mis necesidades, salgo de la habitación en dirección al comedor para ir a desayunar. Por el camino me encuentro con Max y con Franky, en forma de pandaren y lombax, respectivamente. Pienso en lo que hablé ayer con D'arleen, lo cual hace que me entren un poco de nervios. Pero ya no puedo guardármelo más tiempo para mis adentros. Quizá cuando estemos sentados lo dejaré caer.

Entramos en el comedor. A diferencia de anoche, esta vez hay mucha más gente. Tras escoger cada uno su correspondiente desayuno, nos sentamos en una mesa, situándome yo frente a ellos. Cuando ya llevamos un rato comiendo, inspiro y aprieto los puños.

- Yo: Bueno. ¿Ya os habéis dado cuenta, verdad?

Los dos me miran. Max mastica, y Franky mueve la cuchara de su taza.

- Franky: ¿De qué?

- Yo: D-De lo de... D'arleen y... y yo.

Franky frunce el ceño, pero Max parece un poco indiferente.

- Yo: Que somos... Que somos pareja.

Franky detiene la cuchara. Dice un simple "no homo", lo cual hace que yo me ría un poco, y seguidamente Max se encoge de hombros mientras se limpia la boca con una servilleta. Bueno. Pensaba que iba a ser más complicado o incluso dramático.

Recuerdo que en la forma de Treecko tengo los pies bastante doloridos. Así que lo que hago al terminar de desayunar es buscar a Dianne para que les eche un vistazo. La encuentro cerca de su habitación, en su forma de pandaren, hablando con Dave. Nos damos los buenos días, y a continuación este último se marcha. Me dirijo a Dianne.

- Yo: Tengo algunas quemaduras en una de mis formas. ¿Podrías echarles un vistazo?

- Dianne: Claro. Pasa, pasa.

Dianne me pide que me siente en el borde de la cama. Por su parte, arrastra una de las sillas que hay junto a la mesa de la habitación, y se sitúa delante de mí. Cambio a mi forma de Treecko, e inmediatamente siento el ardor en las plantas de mis pequeños pies. Dianne me los sujeta por los talones, y aplica su factor curativo sobre ellos, mientras me masajea ligeramente las plantas y los dedos con los pulgares. El alivio es indescriptible. Una vez curados del todo, me pongo en pie en el suelo. Ya no siento el molesto escozor al caminar, sino el simple cosquilleo de la moqueta de la habitación. Una vez le doy las gracias a Dianne, se me queda mirando durante unos instantes.

- Yo: B-Bueno, hasta luego.

Salgo de la habitación, y suspiro.

- Yo: <¿Lo sabrá ya...? Bueno. No importa. Era cuestión de tiempo.>

Pienso en cierta persona. Al hacerlo, siento de nuevo el calorcito interior. Me pongo a dar una vuelta por las instalaciones, a ver si doy con D'arleen. A lo lejos empiezo a escuchar unas voces familiares. Mi "instinto cotilla" se despierta, así que me subo a la pared y me pongo en un lugar donde no se me puede ver, pero desde el que yo sí puedo ver. Veo a D'arleen, y probablemente ya me habría lanzado hacia donde está, si no fuera porque también está Dave.

- Dave: Vaya tela de lo que me acabo de enterar.

Agarra a D'arleen por el cuello, rodeándolo con el brazo, mientras le frota la cabeza con los nudillos de la otra mano.

- Dave: ¿Te lo tenías bien callado, eh?

Dice, apretando los dientes y sonriendo maliciosamente. D'arleen intenta liberarse.

- D'arleen: ¡Para! ¡PARA!

Finalmente le suelta. D'arleen se frota la cabeza con la palma de la mano.

- Dave: Hay que ver. Te haces Domador y a la semana ya tienes a alguien detrás tuya. Vas por ahí de malote y todo lo que tú quieras, pero se te acerca una chica y pierdes la cabeza, ¿eh?

- D'arleen: ...Calla.

Dave se ríe. Le pega a D'arleen unas fuertes palmadas en el hombro, que resuenan en todo el pasillo.

- Dave: Ya te estás haciendo mayor, ¿eh?

- D'arleen: Déjame en paz.

Me entra la risilla. Parece ser que D'arleen también se ha decidido a contarlo. En fin. Ya no hay nada que ocultar. A decir verdad, siento que me he quitado un peso de encima.

------------------------------------------

Sigo caminando, pensando en mis cosas, hasta que salgo fuera del balneario. Hace una mañana bastante agradable. El viento sopla, llevando consigo un ligero olor a sal. Me paso un rato perdido en mi mundo, hasta que se produce un temblor. Veo que cerca de mí aparecen unas blancas escaleras ascendentes, que llevan a una especie de portal completamente blanco. Ya puedo imaginarme lo que es, así que me dirijo hasta ellas, cambio a mi forma humana y comienzo a subirlas. Me llevan hasta una gigantesca sala, de paredes muy claras y suelo de mármol blanco. Se produce un deslumbrante destello, del que surgen 5 entes de apariencia celestial.

- ????: Bienvenido seas, Antares.

Quien habla se trata de una mujer joven bastante más alta que yo, de piel clara, con cabello liso y dorado, y coronada por una serie de pequeñas hojas de color verde intenso. Lleva una túnica blanca y los pies descalzos. En su mano derecha sujeta un cetro que es casi de su estatura, el cual tiene una esfera en el extremo. Sin embargo, lo que más me llama la atención son sus seis grandes alas angelicales, las cuales está usando para mantenerse en el aire. Se acerca a mí y se posa suavemente en el suelo.

- Amriel: Me llamo Amriel. Formo parte de la Sagrada Orden del Noveno Coro. Seré la encargada de evaluar tus cualidades.

Su voz es suave, pero emana sabiduría.

- Amriel: Supongo que ya sabes cuál es el procedimiento.

Asiento.

- Yo: Un combate y una prueba.

- Amriel: Correcto. Primero combatiremos. Se te permite usar todas tus formas y poderes de Dominio. Debes aguantar durante dos minutos.

Me pongo en guardia. Amriel se equipa con una armadura que le protege el cuerpo entero, dejando únicamente al descubierto la cabeza. En cuanto veo que la esfera de su cetro se ilumina, cambio a mi forma de pegaso, alzando el vuelo justo a tiempo para esquivar los proyectiles que lanza en mi dirección. Veo cómo hace que su cetro se transforme en un mandoble de fuego, a la vez que alza el vuelo, y se dirige rápidamente hacia mí. Justo cuando lo blande, activo mi Dominio, el cual produce una esfera protectora a mi alrededor. Al impactar contra ella, le hago retroceder, utilizando esos segundos para escaquearme. No me lo pienso más. Cambio a mi forma legendaria del Metal. En cuanto lo hago, genero incontables esquirlas afiladísimas, lanzándolas todas rápidamente hacia donde está. Sin embargo, las evita todas o las desvía de su curso. Carga de nuevo hacia mí, y procedo a esquivar los tajos que me lanza. Activo mi Dominio en esta forma, el cual hace que mis escamas metálicas se endurezcan tanto, que cuando uno de sus tajos impacta contra mí, su mandoble sale despedido de sus manos. Se aleja de mí.

- Amriel: Bien, es suficiente.

Ambos bajamos al suelo. Yo por mi parte vuelvo a mi forma de humano. Estoy jadeando y casi no puedo mantenerme en pie, pero sin embargo Amriel parece que ni siquiera haya luchado en absoluto. Hace desaparecer su armadura, volviendo al atuendo que llevaba al principio. Igualmente, recoge su mandoble del suelo y vuelve a convertirlo en su cetro.

- Amriel: ¿Qué te preocupa como Domador de Almas, Antares?

Me quedo pensativo unos instantes. Doy un suspiro.

- Yo: ...Que tengo demasiado que perder. Que no soy capaz de proteger a nadie. Hay, al menos, una fuerza en Leudor que quiere acabar con nosotros simplemente porque somos Domadores. Me pesa mucho en la conciencia. Necesito que alguien... o algo superior a nosotros... proteja a quienes me importan.

- Amriel: Pero no existe tal cosa que pueda protegerlos, Antares.

- Yo: Entonces tendré que hacerlo yo.

- Amriel: ¿Cómo demuestras que eres apto para ello?

- Yo: No puedo demostrarlo... No sé demostrarlo. Es lo que siento. Simplemente quiero hacerlo. Simplemente... siento que tengo que hacerlo. Y lo haré.

- Amriel: Eres sincero. La sinceridad es uno de los valores sobre los que se sustenta nuestra Orden. Buscas la protección divina para aquellos que significan mucho para ti. Como hijo del Viento, tú se la otorgarás.

Las lágrimas corren por mis mejillas. Es entonces cuando, ante mí, aparece un Ideya de tono dorado. Al tocarlo, se extiende por mis brazos, aclarando la piel. Llega a mi torso y a mis piernas, haciendo que aumente mi estatura. Mi pelo se vuelve más rubio. Finalmente, me crecen seis grandes alas. Paso seguidamente a mi forma pasiva, en la cual solo tengo dos alas y mi estatura es casi igual a la de mi forma humana. El Ideya sale de mí. Acto seguido los cinco presentes se ponen a debatir entre susurros. Finalmente veo cómo asienten. Amriel se dirige a mi.

- Amriel: Serás conocido en la Sagrada Orden del Noveno Coro como Qamiel, serafín de la Eterna Protección. Te pondremos una marca en tu cuerpo, ¿donde la quieres?

Elijo el deltoides derecho. La marca consiste en seis figuras geométricas, dispuestas simétricamente. Tras esto, el Ideya vuelve a mi cuerpo, dejándome en mi recién adquirida forma pasiva. Amriel me sonríe.

- Amriel: Toca la marca para contactar con nosotros. Seremos los encargados de adiestrarte.

Casi no puedo mantenerme de pie. Dos de los serafines presentes me sujetan y me llevan a la salida. Una vez estoy de vuelta en Leudor, tengo las fuerzas justas para cambiar a mi forma humana y llegar al vestíbulo del balneario, donde finalmente me desplomo.


Última edición por Feather Gust el Dom Mayo 08 2016, 19:57, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2810
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Jue Feb 11 2016, 16:30

Tras el desayuno voy a la habitación de Alix,donde me espera en la puerta en forma de pandaren.

-Alix:¡Buenos días!

-Yo:Buenos días.

-Alix:¿Vamos a entrenar?

-Yo:Por supuesto.

Nos dirigimos al jardín en el que la noche anterior nos encontramos.Ahora hay más personas,pero parece que eso no incomoda a mi acompañante.La verdad es que resulta agradable practicar con alguien de igual a igual.No como con Dianne,que parece que peleo contra el humo.Al cabo de un buen rato,estamos cansados,pero contentos y satisfechos con la práctica.

-Alix:Creo que voy a darme un baño.¿Te apuntas?

-Yo:Estamos en un balneario.¿Por qué no?

Vamos a la zona de los baños.Cual no es mi sorpresa cuando veo que se acerca a la de los baños mixtos justo tras convertirse en humana.Me quedo clavada en el sitio.

-Alix:¿Vamos?

Me acerco a ella.

-Yo:¡¿Q-Qué haces?!

-Alix:Ir a darme un baño.Lo acabamos de hablar,¿recuerdas?

-Yo:¡Pero pensaba que cada uno iba al suyo!

-Alix:Anda ya,no seas remilgada.¿Te da vergüenza que vea tu primer cuerpo?

No digo nada.Desde luego,es totalmente opuesta a mi en cuanto a tirarse a la piscina en esos aspectos.

-Alix:¿Es eso?

-Yo:Me da igual la forma.Me da corte.

Suspira y se convierte en pandaren de nuevo.

-Alix:También es mi primera vez en un sitio así,pero hay que dar un paso adelante.Mira,hasta de hombre voy a ir.

Se acerca a la puerta de la entrada.

-Alix:¿Vienes o no?

Suspiro y me acerco a él.

-Yo:Venga,vamos.

Entramos en el cuarto para cambiarnos.Me da un corte impresionante hacer esto,pero intento sobreponerme a ello para estar un rato más juntos.Con una toalla alrededor del cuerpo,salgo para ir a una pequeña terma en la que Alix ya me espera.Me quito la toalla rápidamente y con aun más celeridad entro en el agua.Alix ríe.

-Alix:¿Ves como no era para tanto?

-Yo:¡C-Calla!¿Sabes lo que me está costando hacer esto?

Suelta una última risilla.La verdad es que el agua sienta bastante bien.

-Alix:Vale,vale.La próxima vez eliges tu la forma.

-Yo:Phantomiliana.Aunque no me importa ser pandaren.Me ayuda a adaptarme a...bueno.Ya sabes.

-Alix:Es una sensación extraña,sí.

Nos quedamos en silencio un rato.

-Yo:¿Echas en falta la Tierra?

-Alix:Echo de menos a mi familia.Y a mi amigos.Tenía una vida bastante diferente a la que tengo ahora.Como todos,claro.Y ya se que te dije que quería viajar para dibujar,pero me gustaba mi vida igualmente.Echo de menos poder salir a dar un paseo con mis amigos,poder tomarme algo con mis padres o dibujar tranquilamente en mi cuarto.

Veo como los ojos le brillan.Le pongo una mano en el brazo.Me sonríe.

-Alix:¿Y tu?

-Yo:Echo en falta la tranquilidad,pero también me alegro de poder haber salido del sitio en el que he pasado toda la vida.También echo en falta mi casa,pero no tanto como pensaba que pasaría con el tiempo.Lo que más añoro es poder estar tranquilamente en mi cuarto y poder comer más de una hogaza de pan y un trozo de queso al día.

Suspiro.

-Yo:Es...Es duro ser Domadora de Almas.Al menos como lo llevamos Ángel,Franky y yo.Me alegra saber que Takeru,Sam y tu habéis tenido más suerte.

-Alix:Ya encontraréis vosotros algo que os ayude.

-Yo:Eso espero...Pero también habéis tenido que enfrentaros a Ayedi.

-Alix:Como todos.Cada vez que pienso en lo que nos podría haber pasado...Me estremezco del miedo.

Le cuento lo que le pasó a Franky.

-Yo:Por suerte encontramos a Dianne.Ella evitó que fuera a más.De ella conseguimos muchas cosas.Franky consiguió salvar su vida y aprendió lo básico como elemental de agua.Yo aprendí las bases de la cultura pandaren.Y Ángel encontró al amor de su vida en su hijo...Que cursi me ha sonado al decirlo.

Alix sonríe.El corazón se me acelera cuando nuestras miradas se cruzan.Poco a poco,su cara se acerca a la mía.

-Yo:¡T-Tengo que ir al baño!

Salgo corriendo de la terma en dirección a la sala donde nos cambiamos.Cuando me tranquilizo,vuelvo a la piscina.Pasado un rato salimos a dar un paseo,no sin antes cambiar a phantomiliana.Por el camino nos enteramos de que habrá un festival para celebrar la victoria frente a Ayedi al día siguiente.Antes de volver cada uno a su cuarto a dormir,acordamos vernos al día siguiente para disfrutar del mismo.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 526
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Mar Feb 16 2016, 13:58

-Yo: Ohm, qué extraño. Me ha venido a la cabeza la canción de "Bésala" de la "Sirenita". En fin...

Salgo de la cafetería. Miro a mi alrededor. Estos dos se han vuelto a ir por ahí. Cambio a pegaso y me da por explorar el lugar.

Estoy un rato yendo de aquí para allá hasta que, casi sin saberlo, llego al mismo pasillo en el que está mi habitación. Por esa zona, empiezo a oír dos voces femeninas. Parece que están hablando entre ellas. Avanzo en dirección a la conversación hasta que casi pego el oído en la puerta de la habitación de la cual proviene.

-Voz 1: ¡No creo! ¿Crees que es lo que nos contó aquel Domador?

-Voz 2: Córtate un poco con la voz, ¿quieres?

-Voz 1: ¡Pero es que es muy fuerte! Es como en las películas de fantasía, ya sabes, lo de tener un amor predestinado.

-Voz 2: ESTAMOS en un mundo de fantasía.

-Voz 1: Bueno, ¿y qué piensas hacer?

-Voz 2: Pensar en lo que le tengo que decir a Pietro. O lo que no tengo que decirle. Se supone que estamos juntos. Esto no debería pasar. ¿Por qué tiene que ser otro el que lo decida?

Con ese último comentario me había perdido. No sé de qué están hablando exactamente. De pronto doy un sobresalto al escuchar los pasos de alguien detrás de mí. Miro y me encuentro a un Gaomon mirándome con el ceño fruncido.

Gaomon:
 

-Gaomon: ¿Qué? ¡¿Es divertido escuchar las conversaciones de los demás?!

Me pongo nervioso y corro de allí a la vez que grito un "lo siento". No se me ocurre irme a mi habitación, si no a fuera del
edificio.

Qué vergüenza he pasado, sobretodo porque he hecho deliberadamente algo que sé que está mal. No sirve que ponga de excusa que me dejé llevar.

-????: Vaya, eso ha sido un poco vergonzoso.

Vuelvo a estar en alerta y miro en la dirección de la que provenía la nueva voz. Veo a una poni. La mayor parte del pelaje que la cubre es de color ocre, mientras que su crin, cola, patas y morro son marrones. Me quedo mirándola, tratando de pensar qué decir para que no termine de verme con malos ojos, los cuales son amarillos.

-Poni: Tranquilo, estoy como tú. ¿No me has visto correr a mí también?

-Yo: ¿Cómo?

-Poni: Primero te vi, tuve curiosidad por lo que estabas oyendo... y luego corrí asustada cuando el perro nos empezó a echar la bronca.

Suelta una risa avergonzada. Yo también suelto una.

-Yo: En realidad es un Gaomon, un Digimon.

-Poni: Ahm, eso explicaría un par de cosas.

No decimos nada por unos segundos. Parecía que nos habíamos quedado sin frases que decir cuando ella vuelve a abrir la boca.

-Poni: No nos han presentado, ¿verdad? O a lo mejor simplemente no te reconozco en esa forma. Eres un Domador, ¿no?

-Yo: Sí, tú también, imagino. Yo soy Franky, encantado.

-Poni: Mi nombre es Silvia, encantada de conocerte.

-Yo: ... Bueno, ¿mantenemos este "desliz" en secreto?

-Silvia: Totalmente de acuerdo. En fin, iba de camino a practicar mi vuelo en una de mis formas. Ehm, ¿te gustaría acompañarme? Me gustaría que alguien viniera conmigo.

-Yo: Mh, vale. No tengo nada que hacer ahora mismo. Y no estaría mal que yo practicara con esta forma.

-Silvia: Muy bien, espera un momento.

Se transforma delante de mí en un ser con un aspecto muy similar a la de una alta mujer humana, con la diferencia que tiene un par de grandes alas azules de dragón. Tiene su pelo, ahora verde, recogido en una coleta alta. Sus ojos naranjas me miran.

-Silvia: ¿Listo?

Asiento.

-Yo: Te sigo.

Levantamos el vuelo. La sensación de volar es tan fantástica como la primera vez que dominé mis alas de pegaso. El viento en la cara. El sol en la piel. Los bichos en los dientes. Supongo que deberíamos haber volado más alto desde un principio. Fue un buen rato después cuando quería escupir algo que no conseguía hacerlo cuando decidí de dejar de actuar "guay" delante de la mujer alada. Pido a Silvia bajar a descansar y así lo hacemos. Aterrizamos al borde de un acantilado. Trato de escupir disimuladamente el mal sabor de boca. Ella simplemente se queda mirando el mar.

-Silvia: ¿Crees que estaban hablando del amor entre Domadores?

La miro desconcertado.

-Yo: ¿Qué?

-Silvia: Lo que estaban diciendo en aquella habitación. Es lo que me pareció de lo que pude oír.

-Yo: No sé si te sigo.

-Silvia: Lo de que cada Domador tiene un amor predestinado. ¿No lo habías oído hasta ahora?

-Yo: No que yo recuerde ahora mismo.

-Silvia: ... Según me han contado, es algo que sientes al ver a cierto Domador. Te sientes completo o algo así. De hecho, parece que las formas se complementan los del uno al otro. Es como amor a primera vista.

-Yo: Ohm.

Nos quedamos callados por unos silenciosos segundos.

-Silvia: Franky, ¿crees en el amor a primera vista?

-Yo: ... No. Puedes ver a alguien que te parezca guapo e idealizarlo a partir de ahí. Pero amor... creo que es algo que sólo puedes hacer al menos después de conocer de verdad a esa persona, porque si no es así... simplemente estás amando a otra persona. No sé si me explico.

-Silvia: ... Sí, creo que lo he entendido. Es algo que toma más tiempo que un primer vistazo.

-Yo: Justamente. Aunque si realmente existe una voluntad que forma las parejas, supongo que no puedo decir nada más al respecto.

Nos quedamos en un estado "zen" hasta que nos percatamos que el viento nos golpea a más velocidad. Miramos al cielo. Está siendo cubierto por nubes negras.

-Yo: Parece que va a llover.

-Silvia: Volvamos.

Volvemos al lugar donde nos alojamos. Me convierto en humano. Casualmente Silvia también cambia a su forma humana. Es una joven de cabello liso y rubio brillante, que le llega hasta los hombros, y de ojos amarillos.

-Silvia: ¿Así eres como humano?

Asiento.

-Silvia: Gracias por acompañarme. Ahora tengo que irme, pero puede que nos veamos luego.

-Yo: Vale, cuando quieras.

A partir de aquí, cada uno va por su lado.


Última edición por KagiFutatsu el Miér Feb 24 2016, 00:03, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2810
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Miér Feb 17 2016, 19:48

A la mañana siguiente

[forma en las que estoy:humano]

Salgo de mi cuarto a buscar a Alix.Una vez nos encontramos,vamos al festival.Todos los habitantes de Athu se han volcado en hacer de hoy un día de deleite.Pasacalles,múltiples puestos de comida,espectáculos,competiciones y exhibiciones inundan las calles.Alix y yo participamos en diversas pruebas.La gente nos rodea y pregunta acerca de lo que hemos vivido.Intentamos relatar algo por encima,pues la verdad es que no nos hace demasiado tener a los habitantes de Athu pululando a nuestro alrededor todo el día.Nos libramos cuanto antes de la gente y seguimos nuestro paseo.No obstante,cuando participamos en algunas pruebas o juegos se nos ve el plumero,pues cambiamos de forma según nos convenga.Llega la noche,y con ella,un ambiente más relajado y personal.

[forma en la que estoy:humana]

Hace poco que nos hemos encontrado con Ángel,D'arleen y Franky,a los cuales les presento a mi acompañante.Ahora mismo estamos en la zona de puestos de comida,renovando energías tras el acelerado día.
-Alix:Oye,pues está buena la comida de Athu.

-Yo:Hmhm.Es otra de las ventajas de Leudor.La cultura gastronómica es extensísima.

Vemos pasar a algunos conocidos mientras comemos.Una vez terminada la comida,damos un último paseo,alejándonos algo de la multitud,pues está empezando a hacer una calor sofocante.Acabamos cerca de la costa,en un paseo marítimo ahora mismo bastante desierto a causa del festival.

-Yo:Bueno,parece que hasta a-

De repente,Alix me coge por los hombros y me gira en su dirección.Antes de que me de cuenta,nuestros labios entran en contacto.El primer beso.Siento un cosquilleo cálido por todo el cuerpo.Cierro los ojos y me entrego a la pasión del momento,sintiendo que solo existimos nosotros dos.Sintiendo que era algo que deseaba desde hace mucho tiempo.Poco a poco,nos separamos y miramos a los ojos.Alix empieza a reírse.

-Alix:¡Eres de las que levanta la pierna!

Me giro y veo como mi pierna derecha está levemente levantada.

-Yo:¡I-IDIOTA!¡¿CREES QUE ES EL MOMENTO DE DECIR ESO?!

-Alix:¡Venga,no te enfades!

-Yo:¡Además,¿por qué has hecho eso?!

-Alix:Para que no te olvides de mi hasta la próxima vez.

Sus palabras aplacan las mías.Miro a un lado,con la cara roja como un tomate y jugueteando con el pelo.

-Yo:S-Se suponía que era yo quien tenía que dar el primer paso.

Me agarra por la cintura y me besa de nuevo.

-Alix:Da igual quien sea,Max.Lo importante es que ha pasado.

Le sonrío.Tras eso,y en honor a nuestro primer encuentro,cambio a phantomiliana,haciendo ella lo propio.Nos damos un tercer beso y nos sentamos en uno de los bancos del paseo marítimo.
___________________________________________________________________________________________

A la mañana siguiente

Estamos recogiendo nuestras cosas cuando,sin previo aviso,escuchamos como ruge la marabunta.Impulsados por la curiosidad y el espíritu salsero,salimos a curiosear.Lo que encontramos es a un cuarteto de seres de diversa clase buscando a unos tales "Phillips".Cual no es nuestra sorpresa cuando Dianne y Kyle salen a su encuentro.

-Elfo:¿Dianne y Kyle Phillips?

-Kyle:¿Ya ha llegado nuestro turno?

-D'arleen:¿Qué pasa aquí?

Dianne se gira hacia D'arleen.

-Dianne:No te preocupes,hijo.No es nada.

-Kyle:Ha llegado el momento de que tu madre y yo demos el siguiente paso como Domadores,¿verdad?

-Tauren:Así es.Así que,si no os importa,vendréis con nosotros.

Ángel se acerca a D'arleen.

-Franky:¿Ha dicho que van a dar el siguiente paso?

Asiento.A nosotros se acerca ahora un anciano nu mou que,como nosotros,es Domador de Almas.

-Nu mou:Efectivamente,joven.

Mira sus papeles.

-Nu mou:Kagi,Ángel y Max,¿no?

-Yo:¿Quién lo pregunta?

-Nu mou:Todo a su tiempo.

Nos hace entrega de una brújula.

-Nu mou:La brújula os guiará a Van'teraan.Allí os explicaré quien soy y cual será vuestro siguiente paso.

Se da la vuelta y se va,dejándonos con un palmo de narices.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Mar Feb 23 2016, 00:37

Me voy con D'arleen a un lugar apartado. Nos sigue dando corte, a pesar de que ya no es ningún secreto. Cuando estamos seguros de que no mira nadie, nos abrazamos. Sin embargo, veo cómo mira en la dirección en la que se han ido sus padres.

- Yo: ¿Estás bien?

- D'arleen: S-Si, no es nada.

Doy un suspiro.

- Yo: No puedo con las despedidas. No las soporto...

Le miro a los ojos. Él hace lo mismo.

- Yo: Ten mucho cuidado, por favor...

- D'arleen: Voy con mi hermano. No nos va a pasar nada. De verdad.

- Yo: Sé cómo eres, D'arleen. Prométeme... prométeme que no vas a hacer ninguna tontería ni correr ningún riesgo innecesario.

- D'arleen: Te lo prometo.

- Yo: ¿Palabra de Squigga?

Me sonríe.

- D'arleen: Palabra de Squigga.

Dice, mientras pone sus manos sobre mis mejillas y las acaricia con sus pulgares, y a continuación me besa, haciendo que yo cierre los ojos lentamente y emita un suave "Mmmmmmmm...". Al separarnos, doy un suspiro y me quedo perdida en sus ojos.

- D'arleen: Estarás bien, ¿verdad?

Sonrío.

- Yo: Claro. No voy sola. Además, si fuese necesario, tengo esto.

Me levanto las mangas de mi camiseta, desvelando mis dos marcas. D'arleen me las acaricia. Justo después parece acordarse de algo.

- D'arleen: Ah, eh... Tengo algo para ti.

Se me dibuja una amplia sonrisa.

- Yo: ¿El qué?

Mete su mano derecha en el bolsillo del pantalón, y a continuación saca algo de él. Me lo muestra. Se trata de un colgante con una preciosa gema de color azul marino intenso, que parece que guarde en su interior todas las estrellas del firmamento. Me lo pone en la mano.

- D'arleen: Te mandaré una señal a este colgante todos los días por la noche, utilizando el mío.

Mete su mano en el cuello de su camiseta, y saca su colgante, de color verde.

- D'arleen: Está ligado a mí, sólo yo puedo usarlo. Así que podrás estar segura de que soy yo quien te manda la señal. No te olvides de mandar una de vuelta, ¿eh?

No puedo evitarlo. Las emociones se me agolpan, y rompo a llorar. Me lanzo hacia él y le rodeo con los brazos, llenando su hombro de lágrimas.

- Yo: Te voy a echar de menos...

Me frota suavemente con sus manos, haciendo que me relaje un poco.

- D'arleen: Y yo a ti.

Me seca las lágrimas.

- D'arleen: Se pasará volando, ya verás.

Apoyo la cabeza sobre su pecho, sintiendo así sus latidos. Hago círculos en su pecho con mi dedo índice.

- Yo: Cuando me mandes la señal... Ponte tu colgante en la mejilla. Yo le daré un beso al mío cuando mande la señal de vuelta. Quizá hasta lo sientas...

Se ríe.

- D'arleen: Lo haré. Siempre.

Le miro.

- Yo: Te... T-Te… qu-

Justo entonces veo cómo Max y Franky doblan la esquina. D'arleen y yo nos separamos rápidamente. Max hace un gesto con la cabeza indicando que es hora de irse.

--------------------------------------------

Hora de volver a lo de siempre. Hora de despedirnos de las comodidades de las que hemos disfrutado en el archipiélago, y a seguir con la dura rutina de Domador. Nos encontramos de nuevo en tierra firme, caminando en la dirección que indica la brújula que se nos dio. Cabe destacar las altas temperaturas que estamos teniendo, al encontrarnos ahora en una región bastante más árida, razón por la que los tres hemos optado por cambiar a formas en las que no necesitemos prendas. Nuestras cantimploras no tardan en vaciarse, y el calor comienza a ser sofocante.

[Formas en las que estamos:
- Max: Riolu
- Franky: Guilmon
- Yo: Patamon]

- Yo: ¿Cuánto queda para llegar, Max?

- Franky: ¿Se ha acabado ya el agua? Franky tiene sed...

- Max: No seáis nenas. Estoy tan harto como vosotros del caminito, si no más.

- Yo: Con lo bien que se estaba allí...

Al estar yo en el aire, comienzo a divisar a lo lejos lo que parece ser una ciudad. Nos acercamos más rápidamente hasta llegar a la entrada, habiendo ahí un cartel que nos confirma que hemos llegado a nuestro destino: Van'teraan. Una palabra me viene a la cabeza: Persia. La ciudad me recuerda a lo que te encontrarías en un pueblo de Oriente Medio, con incontables comercios al aire libre y edificios de tonos de beige. Las calles están ajetreadas, y algunas personas se pasean con turbantes blancos para hacer frente al calor. Nos interesa el sitio de obtención de Ideya, y tras preguntar a algunos de los locales, nos indican que el templo se encuentra a las afueras de la ciudad. Al llegar, nos topamos con la placa de la entrada:

Templo de Van'teraan

Elementos Afines:

- Fuego
- Hielo
- Metal
- Electricidad

Un suave olor a incienso llena el templo. Hacemos lo de siempre, buscando cada uno su correspondiente puerta. La que se ilumina para mí tiene grabado el dibujo de una pata de ave. Al entrar, me encuentro en una grandísima sala de paredes de madera, con ventanales que permiten la entrada de la luz del día, iluminando el habitáculo por completo. Sobre un poste de madera en el otro extremo de la sala, hay un Ideya de color anaranjado en el interior de un frasco. Veo que hay un cartelito cerca de donde estoy, el cual leo en voz alta:

"Si quieres ser bendecido por la esencia de la Arpeya, usa tu destreza para recoger el Ideya."

Al terminar de leerlo, el suelo a mis pies comienza a temblar, por lo que cambio a mi forma de pegaso rápidamente. Veo que el pedestal sobre el que está el frasco también se está derrumbando, pero logro agarrarlo antes de que caiga al vacío. Vuelvo con él hasta la entrada de la sala, donde el suelo sigue en pie. Cambio a mi forma humana, me quito la ropa y aprieto el Ideya contra mi pecho. Comienza a extenderse, provocando los primeros cambios. Mis brazos se convierten en alas de plumas verdes hasta la altura de los hombros, mientras que mis piernas, desde la mitad de los muslos hasta abajo, se convierten en patas de pájaro, con garras. Se extiende por mi torso, haciendo que me crezcan senos y mi piel se vuelva suave y ligeramente morena. Por todo el torso aparecen una serie de marcas anaranjadas, y siento como cabello de color verde cae a ambos lados de mi cabeza. Detrás de mí hay una especie de material reflectante. Me miro en él. Me he convertido en una especie de mujer pájaro, siendo las únicas partes humanas la cabeza, el torso, y una pequeña parte de las piernas y los brazos. Veo que en mi cara también tengo marcas.

Algo así:
 

- Yo: Oh... V-Vaya...

Me resulta más agradable de lo que esperaba. Al verme desnuda me sonrojo y me tapo las vergüenzas con las alas, y seguidamente termina la fase de adaptación, dejándome de nuevo en mi forma humana. Cambio a mi forma de Treecko y salgo del templo a esperar a Max y Franky.

Aprovecho para acercarme a un riachuelo cercano a beber un poco y a sentarme en una de las rocas que hay cerca. Veo que delante de mí hay un poco de barro húmedo, así que meto los pies dentro y me los pringo bien, frotándomelos el uno contra el otro y moviendo los dedos. Está muy fresquito, lo cual se agradece. Sienta tan bien que, a decir verdad, no me importa mucho ensuciarme. Me quedo pensativo unos instantes, y no puedo evitar sonreír.

- Yo: Je... A saber qué estará haciendo ahora mismo...
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 526
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Vie Feb 26 2016, 01:28

Voy tocando las puertas que veo y por las que paso con la garra. Sigo así hasta que una, con el grabado de una "X" encerrada en una circunferencia, se ilumina.

-Yo: Franky debe pasar por aquí.

Paso la puerta, la cual se cierra sola, y avanzo por un largo pasillo iluminado por antorchas. Llego hasta una sala. A pocos metros de mí hay un abismo de fondo aparentemente interminable. Al querer asomarme, noto cómo una poderosa gravedad me atrae hacia a abajo. Me aparto rápidamente.

-Yo: ¿Franky no puede volar por ahí como pegaso?

Me reincorporo y veo que puedo acceder a un sinuoso tobogán que parece acabar en una zona de la sala libre del abismo. La superficie del tobogán parece estar mojada. Se me ocurre una idea. Me convierto en la forma de pingüina que había conseguido en la Isla Chittle.

-Yo: A saber cuándo va a ser la próxima vez que voy a poder hacer algo parecido.

Cojo carrerilla y me lanzo al tobogán con el vientre boca a bajo. No sé cómo se me vería desde otro lado, pero desde mi punto de vista iba, como se podría decir vulgarmente, a toda hostia. No sé cómo no me salgo del tobogán, pero la física del lugar parece querer que llegara a mi destino propuesto. Salgo del tobogán, justo cuando termina de caer a cachos, a un suelo liso y también mojado, por el que me deslizo un buen rato antes de empezar a frenar.

Justo donde me había detenido, me encuentro con un pequeño pedestal. Encima está lo que parece mi premio, un Ideya negro, o tal vez azul muy oscuro. Lo toco y ya comienza a envolverme y a cambiarme. Mi cuerpo recupera la figura humana, aunque mi piel es azul oscuro. Me crece pelo en la cabeza. Mis nuevas extremidades que hacían de brazos y piernas terminan ahora en manos de tres dedos y pies de dos, respectivamente. También parece que me ha crecido una larga cola que termina en forma de flecha.

Spoiler:
 

-Yo: Guau, creo adivinar de qué-

Me detengo al oír mi propia voz.

-Yo: Definitivamente es esa forma. Ya veo venir a Max.

Pasa el tiempo de adaptación y cambio a bicho bailongo. Salgo por la primera puerta que veo por allí. Ésta parecía haberse abierto sola al percatarse de mi forma actual. No me hago muchas preguntas y salgo al encuentro de estos dos.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2810
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Vie Feb 26 2016, 19:09

Ante mi se ilumina una puerta cuya marca es un simple par de alas.Nada más cruzar el umbral,una espada está a punto de seccionar mi rioluesco morro.

-Voz:/<Llega al final de la sala sin un rasguño y sin cambiar de forma>\

Suspiro y miro a mi alrededor.No es un pasillo demasiado largo el que se presenta ante mí.Unos 10 metros de largo por 3 de ancho,pero armado hasta los dientes de dagas,púas y demás parafernalia dañina.

-Yo:Rio-Riolu-Ri[Vaya coñazo de prueba]

Observando el suelo,veo que hay una zona en la que perfectamente podría saltar sin el peligro de las trampas.Casi estoy a punto de perder el equilibrio,pero consigo recuperarme y botar hasta la siguiente zona segura.En un par de saltos,el Ideya aparece ante mi.Al tocarlo,este se extiende por mis manos y brazos,tornándolos similares a los de una mujer humana.Al llegar al torso,senos no demasiado grandes crecen.En la espalda crecen a su vez un par de alas de dragón de rojizas escamas.Sube a la cabeza,donde mi cara cambia a una femenina,con pelo de color rojo.Las orejas levemente puntiagudas,pero no es eso lo que llamaría la atención a primera vista,sino el par de cuernos curvados que ahora coronan mi testa.Bajando desde el pecho sigue los cambios,haciendo que mi sexo cambie a femenino por tercera vez.La columna se expande,ganando así una cola draconiana.Los cambios siguen hasta los pies,volviéndolos humanos.Crezco hasta alcanzar el metro setenta de altura,quedando así bien proporcionada además.Con un último latigazo doloroso,la fase de adaptación finaliza.

-Yo:Así que una gría,¿eh?No está mal.

La fase de adaptación termina,quedando yo como humana.El Ideya se une a mi,tras lo cual me rearmo y salgo de la sala.Allí están los demás.Y,aproximándose a nosotros,el nu mou de antes.

-Nu mou:¿Estáis listos?Seguidme entonces.

Le acompañamos,no sin desconfiar,hasta una casa cercana.Nos invita a sentarnos alrededor de una mesa.Cuando mete su mano entre los pliegues de la ropa,no dudamos en generar algo de energía como amenaza.

-Nu mou:Vaya.Veo que habéis tenido malas experiencias.Tranquilos,es comprensible.

Lo que guardaba no es otra cosa que una copia del Códex.

-Sakura:Me presento.Soy Sakura Taiko,y me encargo de localizar Domadores gracias a esto.

-Yo:¿Qué quieres de nosotros?

-Sakura:Enseñaros,claro.

Ojea las páginas del libro.

-Sakura:Veamos...Antares,la Férrea Tempestad.Jhara,el Océano Resplandeciente.Y Xilliox,la Cálida Brisa de la Vida.

Nos incomoda un poco que nos llamen por ese nombre.

-Sakura:Mi nombre real es Dalessa,el Espejo Susurrante.Es justo que vosotros sepáis el mío también.Y vengo a orientaros acerca de vuestro primer paso importante como Domadores,de entre los dos que tendréis:el Cambio de Elementos y el dominio avanzado de elementos.

Ojea el libro de nuevo.

-Sakura:Veo que Xilliox ya ha usado ambas habilidades previamente.Posiblemente sería una situación crítica.

Me pongo a pensar.El laboratorio.

-Yo:La temperatura cambió.Y solté una oleada de fuego huracanado.

-Sakura:Exactamente.Cada Domador tiene la capacidad de alterar el clima a su alrededor para que le favorezca a la hora de combatir.Así mismo,cada elemento se ve potenciado,y cada elemento y combinación tiene unas técnicas específicas.

-Ángel:¿Cómo las aprendemos?

-Sakura:Tendréis que hablar con vuestros Consejeros.

-Franky:¿A qué te refieres?

-Sakura:Los que os hablan en vuestro Dominio.Ellos os indicarán como hacerlo.Cuando os sepáis desenvolver y consigáis ambas legendarias,hablaremos de nuevo.

Ante nuestros ojos,todo lo que hay a nuestro alrededor empieza a desvanecerse.Con un último susurro,Sakura nos indica nuestro próximo destino:Guitón.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 526
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Lun Feb 29 2016, 18:46

Siguiendo las indicaciones del nu mou, llegamos a Guitón. El lugar podría describirse como una ciudad futurista mezclada con un paisaje rocoso y árido. Con el primer y rápido vistazo que echamos, nos da la impresión que es una ciudad lombax. Pienso por un momento en cambiar de forma a lombax también, pero recuerdo que no queremos llamar la atención, así que me quedo como Guilmon, la forma en la que estaba.

No perdemos el tiempo y preguntamos, de manera simulada y sin decir abiertamente que somos Domadores, sobre el lugar donde podríamos conseguir nuevos Ideyas. La respuesta que recibimos es el nombre de un edificio llamado "Corte de Azimuth". De camino a la dirección que nos habían dado, observamos que la ciudad está de fiesta o en medio de un evento.

Llegamos a un edificio en forma de cúpula cuyo letrero nos indica que hemos llegado al lugar correcto.

Corte de Azimuth

Elementos afines:

-Metal
-Electricidad
-Viento
-Cristal

En la entrada vemos a un lombax bastante alto y musculado. Nos acercamos para pasar.

-Lombax guardia: ¡Eh! Más os vale que os larguéis si no queréis salir de esta ciudad con más de un hueso roto.

-Yo: ¡Tócanos y Franky te hará papilla!

-Lombax guardia: ¡Cielos santos! No tienes por qué gritar.

El ya no tan imponente lombax parece estar a punto de llorar.

-Lombax guardia: ¿Por qué has tenido que gritar?

-Yo: Eh... Franky lo siente... ¿amigo?

-Lombax guardia: No te escucho, lalalala. Sólo al chiquitín.

Parece referirse a Max, quien ahora está como moguri.

-Max: Eh, señor, no pasa nada, kupo. Tan sólo mogu y sus amigos quieren ver la majestuosa Corte, kupo.

-Lombax: Oh, entonces... en ese caso, podéis pasar. Me alegra que hayan extranjeros que les interese nuestra cultura.

Entramos y nos ponemos a buscar nuestras puertas. En mi caso, es la segunda por la que paso la que se ilumina. Ésta tiene el símbolo de una serpiente mordiéndose su propia cola, formando un círculo. Nada más pasar por ella, me encuentro la estatua de una serpiente. La cabeza está puesta en el suelo, mientras que el resto del cuerpo hace de un largo puente hasta el que supongo yo que será el extremo del abismo que puedo ver. Dos abismos en dos pruebas seguidas, extraño. Me subo a la serpiente. No veo el otro lado. Me convierto en pegaso y levanto el vuelo. La serpiente-puente tiene sus locas curvas a lo largo del camino, justo donde ya empezaba a cansarme de volar. Uso la forma que había conseguido en Van'teraan, a la que había bautizado como Rondador Nocturno. Continúo, usando de vez en cuando una técnica que poseía en esta nueva forma, teletransportación, aunque sólo podía llegar hasta donde llegara mi vista. El lugar está oscuro y debía tener cuidado de aparecer en donde hubiera suelo.

Cuando se me cruza el pensamiento de que aquello no tenía fin, veo la cola de la estatua y, por ende, el otro extremo del abismo que estaba esperando encontrar. Nada más bajar de la serpiente, un Ideya rosa se me aparece. Sin perder más el tiempo, lo toco. Me envuelve y comienza a cambiarme. Mis extremidades desaparecen, mi cuerpo se alarga de manera descomunal y mi piel oscura se vuelve un conjunto de escamas de color rosa y blanco. Una vez transformado, puedo ver que me he convertido en una serpiente gigante de color rosa salvo por la zona del vientre, que es blanca. Pasa la fase de adaptación y paso a mi forma de humano.

Salgo de nuevo al edificio en el que estábamos. Miro a mis alrededores. No veo a ninguno de estos dos. Salgo a fuera y miro al cielo. Parece ser todavía por la mañana. Me extraña porque pensé que había pasado muchas horas en la prueba. Quizás una deformación temporal o algo así, quién sabe.

-????: ¡Franky!

Miro en la dirección por la que he oído decir mi nombre. Veo a una joven de pelo rubio acercarse a mí.

-Yo: ¿Silvia?

-Silvia: Eres tú de verdad. No esperaba encontrarte aquí.

-Yo: Ni yo a ti. Pensaba que nos habían enviado por rutas distintas.

-Silvia: Puede que simplemente se crucen. ¿Ya has conseguido tu Ideya aquí?

-Yo: Acabo de salir de eso.

-Silvia: Bien, yo la conseguí ayer. Y ya me habría ido si no...

Parece dudar sobre lo siguiente que va a decir.

-Yo: ¿Sí?

-Silvia: ¿Podemos seguir hablando en privado?

Le echa una mirada de reojo al guardia lombax. Asiento y nos vamos a un callejón.

-Silvia: Hay un problema. ¿Sabes ya de qué va lo que va a haber esta tarde?

-Yo: Por la publicidad, me parecía que era una carrera.

-Silvia: Carrera de hover-motos. Pero eso no es lo importante. Van a estar allí como invitados especiales unos Domadores que salvaron esta ciudad de una catástrofe hace unos días.

-Yo: Bien por ellos, ¿no?... Oh.

-Silvia: ¿Te das cuenta? Toda la ciudad sabe que ellos son Domadores. A nosotros no nos conviene llamar la atención. Y a ellos les van a hacer lo mismo que ponerles una diana durante todo lo que dure el evento.

-Yo: Ayedi. Joder.

-Silvia: Parece que no son conscientes. Una amiga mía y yo queremos avisarles, pero hemos buscado y no sabemos dónde están. Creo que se están preparando ya para la carrera en algún lugar. No nos queda otra que entrar al estadio donde va a dar lugar y cogerles en el momento que los veamos.

-Yo: No se ve muy bien la cosa.

-Silvia: Tampoco sabemos lo que podemos encontrarnos. Por eso me gustaría mucho que tú y tus amigos nos ayudarais.

-Yo: ... Tengo que hablarlo primero con ellos. ¿Cómo pensáis entrar en ese estadio?

-Silvia: Colarnos no parece que se pueda porque está muy bien protegido. Vamos a tener que meternos como espectadores. Mi amiga y yo ya hemos conseguido nuestras entradas.

-Yo: ¿Son caras?

-Silvia: Eh... no lo sé.

-Yo: ¿No lo sabes?

-Silvia: ... Las hemos robado. Bueno... yo las he robado, si somos más concretos.

Parece observar mi cambio de expresión.

-Silvia: N-no me mires así, hay vidas en juego y no tenemos el dinero. ¿Me vas a decir que desde que llegaste a Leudor nunca has tenido que robar para sobrevivir?

-Yo: Tienes razón, perdona. Creo que aún no me acostumbro a verme haciendo algo así. Vale, vosotras tenéis entradas, pero, si vamos a ayudar, ¿cómo lo haremos nosotros para entrar?

-Silvia: Sígueme.

Salimos a otra calle. Da la casualidad que hay otro lombax, de constitución más baja y canija, pasando solo por allí. Silvia se acerca a él como si también estuviera de paso. Hace como que se marea y se choca con él.

-Silvia: ¡Kya!

Se cae al suelo. El lombax se arrodilla a atenderla.

-Lombax: ¿Estás bien? ¿Necesitas que te lleve al hospital?

-Silvia: No, tranquilo, he perdido fuerza por un momento, no es nada.

La ayuda a levantarse.

-Lombax: ¿De verdad no necesitas nada?

-Silvia: Nada, en serio, gracias.

Intenta tranquilizarlo con una sonrisa. El ciudadano sigue su camino. En el momento que le da la espalda a la chica, ésta me enseña una cartera, de la que intuyo que no es suya. La abre y saca de ella lo que parecen ser dos entradas para la carrera de hover-motos. Guarda éstas y se acerca al lombax con su cartera en la mano.

-Silvia: Esto, perdone, señor, se le ha caído.

El lombax se gira y, con una expresión de sorpresa, coge su cartera.

-Lombax: Gracias, qué torpeza que no me haya dado cuenta.

-Silvia: No te preocupes, puede pasar.

Le sonríe a la vez que hace como que sigue su camino. No se vuelve al callejón hasta asegurarse que se ha ido. Se acerca a mí y me enseña las entradas.

-Silvia: Pues ya está. ¿Otra vez me estás mirando raro?

-Yo: No me creo que hayas dicho "kya" cuando te has dejado caer.

Se ríe tímidamente con ese comentario.

-Silvia: Da una sensación "extra" de estar indefensa. Cosillas que fui aprendiendo desde que me hice ladrona en mi forma humana.

Me da las entradas.

-Silvia: Por favor, ayúdame.

-Yo: Aquí sólo veo dos entradas, y entre mis amigos y yo somos tres.

-Silvia: Tengo entendido que las mascotas entran gratis. Si van con su dueño, claro. Vosotros veréis cómo aprovecháis eso. Si decidís ayudarnos, quedamos en la entrada número 4 del estadio, a los 10 minutos que empiecen a entrar la gente.

Asiento.

-Silvia: Nos vemos.

La veo irse por la misma calle en la que se había "tropezado" con el pobre lombax.
Volver arriba Ir abajo
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Jue Mar 03 2016, 19:16

Paso por delante de cada una de las puertas del templo. Ninguna de estas se ilumina, hasta que llego a una que tiene grabado lo que parece ser el dibujo de una tuerca. Tras una pequeña prueba que me tiene comiéndome el coco durante un buen rato, consigo el Ideya. Desarmo mi ropa y lo aprieto contra mi pecho. Empiezo a ser recubierto por pelaje gris con franjas oscuras, el cual también se extiende por mis brazos, piernas y cabeza. En esta, mis ojos aumentan considerablemente de tamaño, tornándose los iris azules, y volviéndose mis orejas más grandes. Mi nariz pasa a ser una trufa negra. En el torso, mi columna cambia y me crece una especie de cola de león, y en los pies, los dedos cambian de forma y pasan a tener garras. Miro mi reflejo en una de las paredes de la sala. Me cruzo de brazos.

- Yo: Lombax en una ciudad de lombax. Nunca lo habría adivinado.

[Recolor de Ratchet, vamos.]

Termina la fase de adaptación, dejándome de nuevo en mi forma humana, y salgo a reunirme con Max y Franky.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2810
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Vie Mar 04 2016, 01:22

Brilla ante mi una puerta con el símbolo de unas rayas a diferentes tonalidades.Al pasar por el umbral,solo un pedestal con un Ideya a rayas blancas y azul oscuro.Me desarmo y lo toco.Éste empieza a extenderse por mis brazos,cubriéndolos de pelaje del mismo blanco que tengo como moguri,y manteniendo además los 5 dedos.Al llegar a las muñecas se va tornando paulatinamente azul oscuro.En el pecho crecen senos nuevamente,estando estos,al igual que el vientre y la parte inferior de la cara,la cual ahora es un morro con trufa negruzca,blancos.Continuando por la cabeza la termina de cubrir,siendo la parte superior azul,con un par de marcas blancas bajo cada ojo,ahora de verdes irises.Las orejas se ponen en la zona esperable debido a las características de la forma.Una melena de pelo blanco me crece hasta la mitad de la espalda.Tras cambiar de nuevo mi género,hace que me crezca una larga y peluda cola a bandas azules y blancas.Baja y cubre las piernas,siendo azules hasta los tobillos,donde vuelve el color blanco.Los pies quedan con cuatro dedos,bajo los cuales hay almohadillas rosadas,así como en la planta.Crezco hasta el metro setenta.Tras el latigazo convencional del final de la fase,ésta termina.

-Yo:No,si al final resultará que lo de los astrales lo acerté y todo en...

Me quedo pensativa durante un instante,justo antes de que el Ideya se separe de mi,dejándome como gato viajero de sueños.Tras unirse a mi,salgo de la sala y me acerco al cartel,en el cual pone que el próximo lugar de obtención de Ideyas es el Observatorio de Hashimailk,saliendo ya del archipiélago.Cuando quiero ponerme a pensar de nuevo en lo que se me cruzó antes por la cabeza,Ángel y Franky se acercan.El último nos informa de la situación,acordando ir como gría,elemental de agua e Eevee al evento,con el pretexto de que Franky es una bala perdida a la cual custodio yo.El tiempo entre el evento y el momento actual lo pasamos recorriendo los comercios cercanos en diversas formas para surtirnos de comida,ropa y algún que otro equipo de combate.[mofeta astral es la forma. Y no,no está el mal olor]

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 526
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Lun Mar 07 2016, 00:22

Se acerca la hora. Estamos en las formas acordadas. Vamos a la entrada número 4 del estadio. Me angustio un poco al darme cuenta del fallo tonto que habíamos cometido con esta asignación de formas; Silvia sólo me conoce a mí en mis formas de pegaso y humano. Y si ella ha decidido ir con una forma que no sea la humana o la de la mujer alada, yo tampoco podría...

Interrumpo este último pensamiento al ver a una mujer de alas de dragón azules y pelo verde recogido en una coleta de espaldas. Me acerco a ella.

-Yo: ¿Silvia?

Se gira en mi dirección, confirmando para mí que se trata de ella.

-Yo: Soy Franky.

-Silvia: ¿Franky? ¿En qué forma estás?

-Yo: Elemental de agua ¿Acaso hay mucha gente por ahí que sea como yo sin serlo?

Max y Ángel se acercan. Lo mismo hace una joven de apariencia humana, salvo por sus largas y puntiagudas orejas, de pelo azul y ojos plateados. Le presento a mis amigos, al igual que hace Silvia con la recién llegada, que resulta ser la amiga de la que ya me había hablado. Su nombre es Liz y acompaña a Silvia desde que se conocieron en este mundo tiempo atrás.

-Liz: ¿Estás segura que podemos confiar en ellos, Silvia?

-Silvia: Franky me pareció ser alguien de confianza cuando lo conocí en ese centro. Eso seguramente sería cuando me dejaste de lado y estabas "intimando" con tu pareja.

-Liz: ¡Eh!, no lo hagas sonar como si... No creo que a nadie le interese. Lo raro es que no encontraras allí a tu "pareja predestinada", con la cantidad de Domadores que había.

-Silvia: El mundo es grande, puede que lo encuentre o no lo haga. De todas formas no es algo que me preocupe ahora mismo.

Vemos que la gente ya estaba entrando al estadio. Entramos nosotros también con las entradas que tenemos, menos Ángel, que se hace pasar por la mascota como Eevee y entra gratis. Una vez dentro, nos separamos en los dos mismos grupos de antes para sentarnos en los asientos que tenemos asignados. Hecho esto, miramos por todas partes para ver si hay algo sospechoso.

-Yo: Bueno, chicos, ya sabéis, debemos tener los ojos bien abiertos por si-

-Vendedor: ¡Vendo pizza caliente!

-Yo: ¡Un trozo aquí, por favor!

-Max: Tendría gracia si estuvieras como anthuga.

El Eevee asiente.

-Yo: Yo no he sido quien ha pedido ser elemental de agua ahora.

-Max: Excusa de manco.

Los tres nos reímos. Por poco olvido que alguien podría morir delante de nosotros en las siguientes horas.

-Comentarista: ¡Bienvenidos a esta nueva edición de las Carreras de Hover-Motos, transmitiendo desde el Estadio Guitón! Soy Mouth Piece, y hoy seré su comentarista. Si es la primera vez que nos ven, permitidme explicarles las reglas. Las carreras de Hover-Motos consisten en, tal y como puede indicar el nombre, dar varias vueltas al circuito en estos vehículos.

Hover-Moto:
 

-Comentarista: Los circuitos de por sí ya son complicados y, por qué no decirlo también, algo peligrosos. A parte de esto, tenemos las armas equipadas a las hover-motos que van cambiando su tipo de munición de forma aleatoria según se vaya avanzando. Pero no temáis, este deporte no es ni de lejos tan cruel y sangriento como algunos pueden estar ya pensando. Tanto los vehículos como los mismos pilotos están protegidos por sofisticados escudos de energía que les evitarán recibir daños graves, dejando las armas o artilugios con la simple función de retrasar a los demás corredores.

Se oyen a los espectadores gritar de la emoción al ver a los corredores llegando al interior del estadio.

-Comentarista: ¡Y aquí llegan los dos equipos que se enfrentarán; la Fuerza Q, conformada por héroes locales tanto de nuestra querida Guitón como de algunas de nuestras ciudades vecinas! ¡Y los Corredores del Desierto, un grupo formado recientemente, pero que ya se hacen respetar!

El comentarista toma una pausa.

-Comentarista: Me acaban de comunicar que nuestros invitados de honor acaban de llegar, los mismos jóvenes que hace unos días ayudaron a la ciudad en esa desagradable crisis relacionada con el escape de los ameboides mutantes radiactivos. ¡Ellos son los Domadores de Almas Cassie, Jonathan, Pablo y Lucy!

Vemos al otro extremo del estadio a dos jóvenes humanos de distinto sexo, a un lobo antropomórfico y a un bangaa avanzar hacia sus asientos y devolver los saludos que estaban recibiendo por parte de los espectadores.

-Max: Andando.

Nos levantamos. Parece que tenemos la mala suerte de estar al otro lado del estadio que ellos. Y que el estadio es muy grande. La carrera comienza mientras nos acercamos andando, sin llamar la atención. Al cabo de unos minutos, se ve por unas pantallas flotantes, por las que se puede ver la carrera ya que el circuito sale del estadio, cómo uno de los pilotos recibe un disparo de otro corredor, estalla su hover-moto y sale disparado a unas rocas puntiagudas. La horrible escena es censurada en la pantalla a los dos segundos de pasar la tragedia.

-Comentarista: ¡¿Q-qué ha pasado?! ¡Chico Nova ha caído, y de qué forma! ¡Los escudos deberían haber protegido tanto al piloto como a su hover-moto! ¿Habrá sido un fallo del sistema de seguridad? Lo comprobarán ahora mismo.

Se ven por las pantallas a los miembros del equipo "Fuerza Q" detener su avance hacia a la meta e ir a socorrer a su compañero. Pero en el momento que unos pocos de ellos bajan de sus vehículos, los del otro equipo que están cerca disparan sus armas contra estos.

-Comentarista: ¡Los Corredores del Desierto han disparado a traición contra la desprevenida Fuerza Q!

De nuevo se ven por las pantallas los ahora malheridos o muertos corredores. Y otra vez se censura la escena para proteger la sensibilidad del público.

-Comentarista: ¡Esto es horrible! ¡Sus escudos también estaban desactivados! Aún así, no me explico por qué los Corredores del Desierto han tomado esta última acción cuando han debido de ver claramente que sus rivales abandonaban la carrera.

Nosotros ya estábamos corriendo a la vez que nos horrorizábamos con las fugaces imágenes.

-Yo: ¿Crees que es cosa de Ayedi?

-Max: Si son ellos, sólo se me ocurre que es para distraer-¡Franky!

Yo ya estaba en el aire en forma de pegaso. Max intenta seguirme. Me acerco rápidamente a los Domadores que están en los asientos especiales para invitados. Voy a gritarles que se vayan de allí, pero, como si quisieran dejarme con la palabra en la boca, los asientos en los que están sentados los Domadores estallan. La explosión no me había alcanzado, pero la onda expansiva me lanza a las gradas al otro lado del estadio.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2810
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Mar Mar 08 2016, 13:37

Veo como alguien sube desde la arena a las gradas en dirección a Franky.

-Yo:¡¡NO!!

Una capa de hielo cubre al Ayedi,dejando a Franky tiempo para recuperarse.Ángel se convierte en humano.

-Yo:¡Ve a ayudar a Franky!

-Ángel:¿Y tu?

-Yo(mientras le cojo de la camiseta y le empujo en dirección a Franky):¡¡QUE VAYAS,COÑO!!

Activo el Dominio,siendo en esta forma un espadón de 1'60 de altura.Aparto a los espectadores,ahora presa del terror.¿Pero no lo estamos todos acaso?

-???:¡Eh,tu!

Al girarme,veo como uno de los Ayedi lanza una bola de fuego hacia mi.La hoja de mi arma absorbe el hechizo.Como por instinto,alzo mi mano en dirección al agresor.Su cara adopta un gesto de terror...y un tono azulino.No se como,pero estoy drenando el calor de su cuerpo.En pocos segundos no es más que una estatua de hielo,la cual rompo con facilidad.Lanzo la oleada candente que ahora cubre mi brazo derecho a otro de los asaltantes,quedando éste envuelto en un remolino de fuego.Los Ayedi toman distancia,momento que aprovecho para intentar recuperar energías y buscar a los demás,pues las dos técnicas,que ahora sospecho son partes del dominio avanzado de elementos,me han dejado para el arrastre.Ángel y Franky se están desenvolviendo bien entre los enemigos.Uno de los acongojados espectadores me tira al suelo al tropezarse conmigo mientras huye presa del pánico.

-???:¡¡NNNNNNNNGH!!

Solo tengo tiempo de subir mi espada para bloquear un martillazo proveniente de uno de los Corredores que iba dirigido hacia mi pecho.El impacto retumba en todo mi brazo y me obliga a soltar el arma,volviendo ésta a ser un colgante alrededor de mi cuello.Creo que me he roto la muñeca de la mano derecha en el proceso.Ruedo para evitar un segundo impacto mientras restauro los huesos rotos.Por desgracia,no tengo tiempo para reaccionar cuando me pongo en pie.El espectador que estaba a mi lado cuando estábamos sentados en el estadio está ahora haciéndome un precioso corte en la cara y en mi ojo derecho,cortando su córnea en dos.

-Yo:¡¡AAAAAAAAAAGH!!

Le doy un buen golpe con el mango de la espada en la cabeza,quedando así inconsciente.Pero el corte en el ojo no es lo peor.El martillazo que me rompe el fémur de la pierna izquierda.Tras un grito agónico,me giro y parto en dos la cabeza de mi agresor.[las grías tienen muchísima fuerza.Por eso puedo hacer todas esas cosas.]

-Yo:<<Necesito...ayuda...>>

Me voy curando las heridas mientras me encamino hacia mis compañeros.Por el descuido de no mirar hacia atrás,me alcanza una puñalada trapera..Entre las sombras del dolor,escucho de lejos los azorados gritos de terror de los pocos espectadores que quedan en el estadio.

______________________________________________________________________________________

Abro los ojos,y solo me llega la imagen por el izquierdo.

-Yo:Mi...ojo...

Voy a tocarme la herida,pero una venda me cubre el ojo y parte de la cabeza.Me duele cada músculo del cuerpo,incrementado además por una fiebre más que curiosa.Estoy en una habitación de hospital.Mi pierna izquierda está envuelta en una escayola,y noto un picor la mar de molesto donde me dieron la puñalada.

-Yo:¿Hola?¿Hay alguien?

Cerca de la cama hay una mesita de noche,sobre la cual hay un botón de asistencia.Pasa poco hasta que llega la asistencia médica,acompañados por Ángel y Franky,ambos como lombaxs.

-Ángel:¿Cómo estás?

-Yo:Desorientada y dolorida...¿Dónde estamos?

-Franky:Seguimos en Guitón.Has estado inconsciente 5 días.

-Yo:¿Y Ayedi?

-Franky:Les vencimos.

-Ángel:Habían pillado a algunos civiles.Hemos conseguido rescatar a la mayoría.

-Yo:¿A la mayoría?

-Franky:Algunos no...

Me empiezo a agitar.

-Médica:Vamos,tenéis que salir.

-Yo:Tenemos que irnos...

-Médica:Tranquilízate.

-Yo:¡No hay tiempo para relajarnos!¡Tenemos que seguir!

Intento levantarme,pero uno de los enfermeros me retiene y seda.

-Médica:Necesitas descansar.

Vuelvo a caer en los brazos de Morfeo,presa de la anestesia.

___________________________________________________________________________________________

Cuando recupero la consciencia,me informan de la operación que me han tenido que hacer en la pierna izquierda,así como en el ojo y la espalda.

-Médica:Han sido unos días duros.Durante la operación de su espalda,su corazón se paró unos segundos.Por suerte,pudimos reanimarla.Su pierna no supuso tantos problemas.Pero su ojo derecho,no obstante...

-Yo:...He perdido la visión,¿verdad?

-Médica:Con el tiempo puede que la recupere.Los Domadores son seres desconocidos para nosotros.Y hay más.El arma estaba maldita,así que...es posible que la herida se pase a otras formas.Lo siento.

Me quedo en silencio hasta que rompo a llorar.Con torpeza,ella se acerca.

-Médica:Tranquilícese.Es posible que se libre de la maldición.Solo necesita...tiempo.

-Yo:Déjeme sola,por favor.

Tras unas últimas palabras de ánimo,me deja a solas,donde sigo llorando hasta que el sueño puede conmigo.Pero una idea taladra mi cabeza.

Los demás estarán más expuestos si tienen que cuidar de mi.Y eso no puede ser.

______________________________________________________________________________________

Es de noche.Con cuidado,me levanto,cojo la bolsa donde tengo mis cosas y la muleta que hay junto a mi cama,no sin antes dejarles una nota a estos dos en la que dice que vayan a Hashimailk,donde nos veremos.

La noche es fría,y la sensación de soledad,asoladora.La costa no está muy lejos de donde está el hospital.Por suerte,mis alas de gría siguen intactas,y puedo alzar el vuelo,no sin esfuerzo,hasta el continente.Más de una vez la fiebre está a punto de hacerme caer al mar.No obstante,consigo llegar a Hashimailk.Es una ciudad bastante grande,con grandes plazas y casas de estilo colonial inglés y americano.No tiene farolas,sino cristales flotantes que iluminan la ciudad.Los insectos tocan su suave música,acompañada por el suave olor de las flores y la dulce fruta.Que lástima que mi demacrada imagen rompa la estampa.Un par de zorros astrales se cruzan conmigo.Un par de ancianos.

-Yo:¿Estoy en...Hashimailk?

La anciana se acerca a mi.

-Anciano:¡Paokluina,cuidado!

-Paokluina(la anciana):¿No ves que la pobre necesita ayuda?Anda,viejo chocho,llama a Pebs.Que traiga a su equipo médico.

Se agacha y pone mi cabeza en su regazo.Siento un calorcillo en el pecho que antes ya había sentido.Es algo que sentí en Lunatea.

-Paokluina:Descansa.Los m-

No me da tiempo a escuchar el resto,pues me quedo inconsciente.

______________________________________________________________________________________

Noto que estoy en una nube.La blanda cama,unida a la suave sábana y la agradable temperatura,me dan una sensación de paz y sosiego.La fiebre por fin ha remitido.


-Yo:Un momento...¿fiebre?

Cierro los ojos,intentando recordar lo que ha pasado.La pelea.Las heridas.Y mi cobarde huida.No es hasta un rato cuando interrumpen mis pensamientos.Es de nuevo la anciana que me encontró.Es una zorra astral de pelaje azulado en su mayoría,con pelo purpúreo recogido en un roete.Entre las arrugas de su cara se perciben un par de marcas en forma de lágrima bajo cada ojo.Sujeta una bandeja con algo de comida y bebida.

-Paokluina:Buenos días.

Se sienta en la silla anexa a la cama,no sin antes ajustar los medicamentos intravenosos que cuelgan junto a la misma.

-Paokluina:Así que tu eres quien Domina Hashimailk,¿no?

-Yo:¿Cómo...?

Señala mi pecho.Un segundo colgante acompaña al que conseguí en Lunatea.

-Paokluina:El Observatorio se volvió como loco anoche.Algo...salió de él y fue directo hacia ti.Cuando te alcanzó empezaste a hablar en sueños.Palabras de un idioma que nunca había escuchado.Fue entonces cuando apareció el colgante.

¿Un idioma que nunca había escuchado?¿En su propia ciudad?

-Yo:¿Cuanto llevo aquí?

-Paokluina:Unas horas.Y ahora,Domadora,¿me dirás tu nombre?

-Yo:Perdón.Max.Maximillian Prower.

Le tiendo mi mano.

-Paokluina:Un nombre de varón.Hm...Yo soy Paokluina.

Responde al saludo.

-Yo:Perdón por las molestias.Mis compañeros y yo hemos tenido...unos días difíciles.

-Paokluina(tras tocar mi escayola):He visto las heridas.Y tu ojo.

Se me hace un nudo en la garganta al mencionar lo último.

-Paokluina:¿Dónde están?

-Yo:Hui...cuando me estaba recuperando.Posiblemente estarán aquí mañana.

-Paokluina:Hasta entonces,descansa.Posiblemente podamos quitarte la escayola y las vendas entonces;bendita Curación de Domadores.Pero,igualmente,te aconsejaría paciencia y no cambiar de forma hasta el Flex,que es pasado mañana.

Asiento.

-Paokluina:No obstante,si quieres estar aquí,creo que es justo que me cuentes que te ha pasado.

No sin recelo,procedo a contarle todo lo que nos ha ocurrido.Me sorprende la reacción de odio de la anciana cuando menciono a Ayedi.Sin pensárselo dos veces,ofrece la ayuda de todo Hashimailk para ayudarnos.Cuando termino,la zorra astral me recomienda comer y descansar hasta que llegue la mañana.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Dom Mar 13 2016, 19:49

En los días que Max ha estado inconsciente, nos hemos encargado de reponer algunas provisiones y planear cual será el siguiente paso a dar, pero teniendo en cuenta el actual estado de nuestro compañero, parece que vamos a retrasarnos un poco. Ahora lo que necesito es consejo, y sobre todo, fortalecerme. Por ello decido ir a entrenar mi forma legendaria de Viento. En el templo de la Orden, me otorgan varios objetos, entre ellos una armadura y un mandoble de fuego para mi forma activa, y un par de simples y modestas túnicas blancas como única prenda, para ambas formas. Cambio a la forma pasiva y me pongo la ropa correspondiente. Antes de entrenar, siento que es buena idea aligerar un poco el corazón, así que paso un rato hablando con Amriel. Nos paseamos por los pasillos del templo mientras conversamos. Hay muchas cosas que no me puedo quitar de la cabeza. Entre ellas, la Batalla de Guitón, el grave estado de Max... y lo frío que está el suelo del templo. Voy contando a Amriel con detalles todas mis vivencias en Leudor hasta el día de hoy, pero dejando a un lado ciertos temas.

- Yo: Mi amigo salió muy mal parado. Y tengo la sensación de que yo debería haber hecho algo más. De que debería haber evitado que le pasase eso. Pero no lo hice.

- Amriel: No olvides las vidas que salvasteis. Si no hubiera sido por vuestra intervención, las consecuencias de la batalla habrían sido mucho peores.

Aprieto los puños y encojo los dedos de los pies. A pesar de la dureza de la situación, ni mi arma ni la de Franky tuvieron que mancharse de sangre. Tuvimos la suerte de poder centrarnos en sacar a civiles del estadio mientras otros Domadores se enfrentaban a Ayedi. Sin embargo, nos alcanzaron algunos ataques, saliendo algo heridos en el proceso. Pero nada comparado con lo de Max.

- Amriel: No debes degradarte de esa manera. Cumples bien con tu cometido.

Tras un rato más de conversación, en el que Amriel me cuenta algunas cosas sobre la Orden, me siento algo más preparado para comenzar el entrenamiento.

------------------------------------------------------------------

Al sexto día, cuando vamos a ir a visitar a Max, nos informan de que desapareció de su habitación por la noche, dejando únicamente una nota sobre la mesa, indicándonos a nosotros dos que partamos hacia Hashimailk lo más rápido posible. No sé cómo sentirme al respecto. Marcharse estando aún en ese estado no es precisamente la mejor de las ideas.

Partimos rápidamente hacia la ciudad en cuestión, estando yo en mi forma de Arpeya y Franky en la de pegaso. No tardamos mucho en llegar a la metrópolis y empezar a buscarle. Por suerte, damos con una pareja de ancianos que nos invitan a su casa, donde acogen a Max. Nos llevan hasta la habitación en la que descansa, ahora mismo despierta y apoyando la espalda sobre el cabecero. Tras una corta conversación, me siento en una de las sillas del cuarto. El silencio inunda la estancia. Probablemente los tres estemos pensando lo mismo. Ninguno de nosotros eligió ser Domador. Ninguno elegimos este día a día tan duro, en el no hay ni una noche en la que podamos dormir tranquilos, sin comernos la cabeza pensando que alguno de nosotros amanecerá degollado, o cosas peores. Por no hablar de cómo casi no salimos de esta última batalla contra Ayedi. Derramo algunas lágrimas al recordar esto, pero al mismo tiempo trato de cambiar mi perspectiva y fijarme en las cosas positivas que han ocurrido. Aunque no parecen haber sido muchas...

Cuando nos damos cuenta de que hundirnos no nos va a ayudar en absoluto, Franky y yo optamos por dejar a Max descansar y le pedimos a Paokluina que nos indique donde se encuentra el templo de esta ciudad. Vamos hasta allí rápidamente.

Templo de Hashimailk

Elementos Afines:

- Hielo
- Fuego
- Agua
- Viento

La puerta que se ilumina para mí en esta ocasión tiene grabado el dibujo de una estrella de cuatro puntas. El ideya de la sala se encuentra sobre un pedestal frente a mí, así que cambio a mi forma humana, me quito la ropa y lo aprieto contra mi pecho. Tardo en percatarme de cuáles son los cambios, pues sigo teniendo forma humana, pero mi piel se vuelve más clara y suave, con vello muy escaso, mi pecho crece y mis caderas se hacen un poco más anchas. Mi cabello pasa a ser de color negro, llegándome más o menos a los hombros, y los iris de mis ojos pasan a ser de color morado. Por último, mi estatura se reduce unos centímetros, hasta el metro sesenta, aproximadamente. Al terminar la fase de adaptación, vuelvo a mi forma de Arpeya y salgo de la sala.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 526
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Jue Mar 17 2016, 03:17

Me paro en frente de la puerta que veo iluminarse. Su dibujo es el de unas gruesas líneas que se unen para apuntar juntas hacia abajo como una flecha. Entro y doy a una sala grande e iluminada por antorchas. Al fondo se encuentra una bestia de pelaje naranja.

Nagatobimaru:
 

Su vientre está perforado por una lanza. Ésta parece atravesarle el cuerpo de manera que lo mantiene clavado a la pared. Abre sus ojos.

-Bestia: Demuestra tu fuerza de voluntad y libérame de este tormento.

No me resulta difícil adivinar lo que quiere decir. Cambio a mi forma de Guilmon. Y de éste, evoluciono a Growlmon.

Growlmon:
 

No es con el que mejor agarre tengo, pero es la forma en la que tengo mayor fuerza física por el momento. Uso tanto garras como la mandíbula para tirar. Con esfuerzo, logro sacar la lanza. La herida al descubierto deja salir algo de sangre antes de cerrarse.

-Bestia: Bien hecho-¡Ahg! ¡Puaj!

Escupe una bola de pelo. Que luego resulta que no es una bola de pelo, si no un Ideya de color azul.

-Yo: Franky no está seguro de querer tocar eso.

-Bestia: Tranquilo. Estoy vacunado, je je.

Ríe mientras el Ideya flota hacia mí y me toca sin yo apenas advertirlo. Las escamas rojas son sustituidas por pelaje azul. Abandono mi forma reptil para tomar otra más felina. Termina. Me miro. Parezco tener la forma de la bestia naranja a la que acababa de liberar, sólo que mi pelaje es enteramente azul. El pelo que tengo cerca de la cabeza es de un color azul más oscuro. Y mis ojos son completamente amarillos. Me quedo mirando a mi congénere anaranjado, al igual que él hace lo mismo conmigo. Le veo esfumarse. La fase de adaptación termina, quedándome como elemental de agua una vez más.

Salgo del templo y miro a mi alrededor. No espero ver nada interesante o fuera de lugar. Pero lo hago. Mi mirada se encuentra con la de un joven de piel blanca, pelo y ojos azules. Ambos nos señalamos.

Yo: ¡El chico-!

Joven: ¡La chica-!

Nosotros: ¡De las natillas!

Nos quedamos quietos en esa escena tan ridícula. De pronto, el peliazul se gira y empieza a correr.

Yo: ¡EH!

Y yo le empiezo a perseguir. Corremos por la acera hasta llegar a un cruce de cebras. El semáforo está en rojo, pero no le parece importar, ya que sigue corriendo a la vez que esquiva dos coches. Yo salto y avanzo en el aire creando un tentáculo de agua que se agarra a una señal de tráfico y me tira a él. Cuando estoy aterrizando, el joven levanta detrás de sí un muro de agua que luego congela. El muro no es lo suficientemente alto como para que no pueda saltarlo y seguir. Lo siguiente que intenta es congelar el suelo a su paso y patinar por él. A mí esto me pilla por sorpresa y cuando estábamos doblando una esquina me resbalo y caigo al borde de la acera. Me levanto rápidamente y esta vez le sigo con mi técnica del "Aquapatín". Esto no le hace mucha gracia a los peatones. Finalmente le acorralo en un callejón sin salida. Salto encima de él.

-Yo: ¡Pero bueno! ¡¿Por qué huyes como si te fuera a matar?!

-Joven: ¡¿Por qué me persigues tú como si me fueras a matar?!

Le suelto y me levanto.

-Yo: Tranquilo, no le haría nada a alguien que me dio sus natillas.

Sonrío. Le ofrezco mi mano. Él la coge y le ayudo a levantarse.

-Joven: Así que... te acuerdas de mí.

-Yo: Bueno, no recuerdo haber visto otro... elemental de agua. Estabas allí también ¿Tú también eres un Domador?

-Joven: S-sí.

-Yo: ¿Viajas solo?

-Joven: Normalmente estoy con otros dos, pero... necesitaba estar solo. Para pensar. Han pasado... cosas.

-Yo: Mira, si no te sientes cómodo contándome nada, suéltalo.

-Joven: ... Necesito desconectar un poco.

Miro su rostro triste. Recuerdo en ese momento la batalla en Guitón y el actual estado de Max.

-Yo: ¿Sabes qué? Yo también.

Miro a la salida del callejón.

-Yo: Pero no me gustaría dejarte solo por ahí con el panorama con los Ayedi, ya sabes. De momento, ¿quieres que vayamos a mirar tiendas? Puede que incluso encontremos alguna recreativa. Aunque no debería gastar dinero, pero al menos hacemos el pas-

El suelo empieza a temblar. Delante de mí aparece un agujero por el que se puede bajar a través de unas bien que visibles escaleras. Aprieto mis manos contra la cara.

-Yo: Mmmh... ¿Qué habrán entendido por "yo también"?

Me giro para mirar al elemental de agua.

-Yo: ¿Te importa quedarte aquí un rato? Voy a necesitar a alguien que me lleve al hospital después.

-Joven: Sí... Entiendo. No me iré.

Entro. Termino en una sala muy amplia, iluminada por numerosas antorchas. En su centro, está un grupo formado por gente brillante. Me acerco a ellos y, en efecto, son seres que parecen estar hechos de energía. Cada uno de un color distinto. Sus cuerpos están cubiertos por vendas, armaduras y túnicas, pero siguen teniendo partes al descubierto que dejan imaginar sus verdaderos aspectos. Uno de ellos, de figura femenina y de color azul pálido, se me acerca.

-Mujer: Bienvenido, Océano Resplandeciente Jhara. Somos seres llamados etéreos y miembros de los Campeones del Nexo. Yo en particular soy Zaanra. Y también soy quien te examinará.

-Yo: Bien... ¿Una pelea y luego una prueba?

-Zaanra: Así es.

Los demás miembros se alejan todo lo que pueden de donde estamos.

-Zaanra: Tengo permitido matarte si no estás a la altura. Lo mismo va contigo, pero te puedo asegurar que no me matarás aunque tengas la intención. Así que, te pido que vayas con todo. ¿Entendido?

-Yo: ... Entendido.

-Zaanra: ¡Pues piensa rápido!

A mi parecer, se teletransporta detrás de mí. Ataca con una cuchilla hecha de electricidad que surge de su muñeca izquierda. Levanto en medio de nosotros dos una masa de agua que luego congelo para tener un muro de hielo, tal y como el elemental de agua que había dejado atrás había hecho conmigo. Atraviesa la protección, pero me da el tiempo para girarme, activar mi dominio, y atacarla con mi paraguas japonés. La etérea lo detiene con su mano libre. Aprovechando que lo ha agarrado, saco del paraguas la cuchilla oculta que tiene y, de otro giro, trato de atacarla por la espalda con un tajo horizontal a la altura de los hombros. Zaanra se escabulle en medio de un destello que produce. Para cuando la encuentro, la veo lejos de mí, flotando a varios metros del suelo y formando con sus manos una lanza de rayos. Lanza su arma en mi dirección. Me convierto en ángel.

-Yo: ¡Aegis!

Me cubro con mi escudo esférico y transparente, el cual logra detener el ataque. Mi dominio toma la forma de un arco. Formo una flecha de luz y disparo, habiendo abierto el escudo antes, claro. La "Campeona del Nexo" se echa para atrás para esquivar el fulgor. Yo me transporto detrás de ella con mi forma de Rondador Nocturno [esta raza tiene la capacidad del teletransporte] y trato de clavarle mi dominio en forma ahora de katares. Pero, como si la gravedad fuera su aliada, aparta su cuerpo de ambos ataques, pone sus pies delante de mí y me golpea con ellos. La fuerza con la que me ha lanzado me habría estampado contra la pared si no fuera porque me teletransporté al otro lado de la habitación y a continuación me frené clavando mis armas al suelo. Me convierto en Growlmon y preparo mi siguiente táctica.

-Yo: ¡¡LLAMA DE COMBUSTIÓN!!

De mi mandíbula sale una ráfaga de fuego concentrada que, creo yo, impacta en la mujer hecha de energía. El fuego de mi técnica no desaparece. Parece formar una esfera de llamas cubierta por rayos. Mi contrincante me lanza esa bola formada por mi fuego y sus rayos. Impacta y estalla. Cuando los elementos se dispersan, se me ve en mi forma humana cubriéndome con un escudo, mi dominio.

-Yo: ... Buen escudo.

Mis piernas me tiemblan.

-Zaanra: Suficiente.

Me relajo y bajo mi escudo. Zaanra aparece delante de mí en un parpadeo. Me aparta el escudo y me da un puñetazo en el estomago. Me caigo al suelo del dolor.

-Zaanra: Nunca bajes la guardia, joven campeón.

Espera a que se me pase para ayudarme a levantarme. Esta vez estoy más atento de sus movimientos.

-Zaanra: Tus movimientos han estado bien coordinados, incluso bastante certeros, pero te relajas demasiado cuando crees que ha pasado el peligro. También parece que confías mucho en saber cómo reaccionará el enemigo en una táctica, lo que te puede dejar expuesto si ocurre algo que no esperabas. Aprende a ser más flexible en tu estrategia.

-Yo: Entendido.

Los demás miembros de los Campeones del Nexo se acercan.

-Zaanra: Y ahora, sé sincero. Al menos con nosotros. ¿Qué sientes al ejercer tu poder como Domador?

-Yo: ¿Al ejercer mi...?

-Zaanra: ¿Cómo te sientes al ver cómo aumenta tu poder en cada una de tus formas?

-Yo: Mmmhh... Bien. Me gusta. Como lombax, creo me emociono al pensar en nuevas invenciones. Siendo casi todas armas. Aunque no tenga dinero para permitirme hacer alguna de ellas. Como pegaso, me encanta la idea de poder provocar tormentas por mí mismo. Como Guilmon, quiero pelear con enemigos cada vez más fuertes, siempre que tenga posibilidades de vencer. Como elemental de agua... me gusta dejar claro lo fuerte que soy. Y a veces me entran ganas de cerrar bocas de un puñetazo...

Me estoy empezando a asustar. No me termino de creer lo que está saliendo de mi boca.

-Yo: ¿Qué soy?

-Zaanra: No te sientas asustado. El poder no es bueno ni malo. Sólo eres débil si dejas que te controle. Eso es todo.

Alza su mano. De ahí surge un Ideya de color púrpura.

-Zaanra: Castiga a los que han tenido el descaro de convertirse en tus enemigos.

El Ideya flota y choca con mi pecho. Se funde en mí. De pronto, mi cuerpo se va deformando. También va despareciendo, dejando un único punto de energía del mismo color que el Ideya. Esta energía se expande y forma una figura humana. Unas vendas aparecen a mi alrededor. Éstas me cubren la mayor parte del cuerpo.

-Zaanra: Le toca a la pasiva.

Me encojo. Las vendas desaparecen. Ahora parezco ser una esfera de rayos flotante. Para cuando termino, los miembros del selecto grupo que tengo al lado parecen acabar de debatir sobre algo. Zaanra me mira.

-Zaanra: Bienvenido al Nexo, Madhara, Luz Devoradora.

Vuelvo a mi forma humana. Estoy tendido en el suelo y boca arriba, jadeando. Mi examinadora se acerca a mí y se agacha.

-Zaanra: ¿Dónde quieres que esté tu marca?

Haciendo esfuerzos, le señalo mi costado derecho. Tras ponérmela, se levanta.

-Zaanra: Si deseas encontrarnos de nuevo, toca tu marca y deséalo.

Cierro mis ojos. Lo siguiente que recuerdo es la voz del elemental de agua. Se le oye preocupado. Vuelvo a caer en la inconsciencia.
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2810
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Vie Mar 18 2016, 15:48

Me llega la noticia de que Franky ha conseguido su forma legendaria de Electricidad.Eso es bueno.La puerta se abre,entrando por ella Ángel.

-Yo:¿Cómo está Franky?

-Ángel:Inconsciente ahora mismo.Ya sabes como son las pruebas de las legendarias.

Me quedo en silencio.

-Ángel:¿Por qué te fuiste?

-Yo:...Pensaba que era mejor que...siguierais solos.Sin una carga como yo.

-Ángel:¿Qué tontería es esa?

-Yo:Piénsalo bien.Ahora mismo no puedo cambiar de forma ni moverme por ahí sin una muleta.De acuerdo,de aquí a pasado mañana podré.Pero he perdido un ojo...y bastante confianza.He estado a punto de morir dos veces en menos de dos semanas.Y una de ellas ha sido en un quirófano.No tengo fortaleza para seguir viajando.O eso creía...Hasta que pensé en todo lo que podía perder.

Se me hace un nudo en la garganta.

-Yo:No puedo morirme de asco y pudrirme aquí mientras pasan tantas cosas.

Noto como el colgante del Dominio de Hashimailk me alerta de algo.Una presencia hostil ha entrado en la ciudad.A lo lejos,veo como el Observatorio se ilumina,llegando hasta mi una luz revitalizante.Siento como mis heridas sanan,como no necesito ayuda para caminar.Por desgracia,mi ojo sigue igual.Me levanto de la cama y,antes de que Ángel pueda impedirlo,me quito la escayola y el vendaje.Un segundo destello desde el Observatorio hace aparecer un Ideya rojo amarillento ante mi.

-Ángel:...Te dejo solo.

Cuando ya estoy a solas,me desnudo y toco el Ideya,el cual cubre mis manos de pelaje del mismo color que el Ideya.Mi torso queda cubierto del mismo pelaje,menos en la zona pectoral y ventral,donde es blanco.Además desaparecen los senos.Sube ahora hacia mi cabeza,haciendo crecer un morro de trufa negra,con la parte inferior blanca y la superior de ese color rojizo.Las orejas cambian de forma y posición,quedando arriba de la cabeza y siendo negras.Los cuernos desaparecen.Los ojos se tornan dorados,y aparecen dos marcas negras horizontales bajo cada uno de ellos.Desde el torso baja,cambiando mi género de nuevo a masculino.Mi cola cambia,siendo ahora zorruna,larga y de pelaje tupido y rojizo,menos el tercio final,que es blanco.

-Yo:Vamos,vamos...

Cubre las piernas del mismo pelaje,siendo blanca solo la zona interior de los muslos.Los pies quedan con 4 dedos almohadillados,estándolo también la planta del pie.Una explosión sacude el edificio.Cuando la fase de adaptación termina y el Ideya se une a mi,cambio directamente a esa forma desde reno chittle.Activo mis Dominios,siendo uno uno ropa de diseño oriental y tonos oscuros y la otra un bô.Abro la puerta.Ángel ya no está ahí.

-Ángel(desde la planta de abajo):¡Date prisa!

Noto como la ropa potencia varias cosas,entre ellas mi agilidad.De un salto bajo a la planta baja,dónde Franky y Ángel,el primero con claros signos de cansancio,están socorriendo a una sangrante Paokluina.

-Franky:Alguien ha tirado una bomba en medio de la calle.

-Paokluina:Veo...Que ya estás mejor,joven...

El anciano que anoche entra en la habitación,cuchillo en mano,e intenta apuñalar a quien tiene más a mano,siendo este Franky.Por suerte mi compañero reacciona con celeridad a pesar del agotamiento y le arrebata el cuchillo.

-Anciano:¡Ayedi os derrotará!¡Preparaos a -

Franky lo deja inconsciente.

-Franky:Estaba hipnotizado...

-Yo:No en mi ciudad.

Cuando voy a abrir la puerta,una segunda explosión me impulsa hacia atrás.

-Paokluina:Id los tres.Sé cuidarme sola.

Tras una breve vacilación,salimos de la casa.Varios zorros astrales se arrastran por la ciudad,dejando un reguero rojizo por el suelo mientras la vida se les va por pequeños orificios en sus cuerpos.Bombas de metralla.Algunos no han logrado sobrevivir a la primera explosión.Otros han conseguido ponerse a salvo del daño y han empezado a curarse.Y todo esto provocado por una sola persona.Un humano que ahora prepara otra bomba.Franky es rápido y consigue extinguir la inminente explosión creando una burbuja acuática alrededor del artefacto.Ángel mueve trozos metálicos salidos de las ruinas de las explosiones y consigue atrapar al Ayedi,impidiendo que se mueva.Mientras nos acercamos,hago que la temperatura del metal aumente.Corto el reguero de insultos y gritos de dolor de nuestro enemigo con un golpe en el pómulo.

-Ayedi:¡Vamos,MATADME!Da igual si caigo.Otro me sust-

-Yo:¡CÁLLATE!

La temperatura del metal sube,haciendo que nuestra presa grite como un cerdo en el matadero.

-Franky:¿Estás solo?

-Ayedi:Ayedi nunca está solo.Siempre hay alguien...Y siempre lo habrá.

Suelta otro grito agónico.Algo brilla en su bolsillo.Ángel aparta el metal y lo coge.Es un fragmento de cristal,del cual sale una voz.

<<...to!¡La base de C'thun ha caído!...>>

La cara del Ayedi se convierte en un rictus de terror.Antes de que podamos impedirlo,muerde la cápsula de suicidio que todos parecen tener implantada en la dentadura,falleciendo entre convulsiones.

_________________________________________________________________________________________________

12 muertos.30 heridos,6 de ellos de gravedad.Paokluina se encuentra entre estos seis.No podemos permitir que Ayedi siga así.No cuando sabemos que,mínimo,han caído dos de sus bases.En medio de la conmoción de los zorros astrales por el ataque,y tras la promesa de que Ayedi no quedará impune,salimos de la ciudad en dirección a nuestro próximo destino:Urarept.

[La ropa es de estilo taoísta,parecida a la que lleva Tigresa en Kung Fu Panda 3]

Spoiler:
 

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 526
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Vie Abr 01 2016, 12:48

A la salida de la ciudad nos encontramos con el elemental de agua con el que me había topado ya un par de veces antes. Parece que después del ataque de Ayedi, pensaba que se encontraría más seguro en el lugar al que nosotros también queríamos dirigirnos, Urarept. Ya que todos vamos al mismo sitio, le propongo la idea de ir todos juntos. Max y Ángel se ven algo inquietos ante mi decisión. No les culpo después de todo los que nos ha pasado, pero, por alguna razón, yo no siento que nada malo pueda salir de él.

No hablamos mucho mientras avanzamos. La noche nos atrapa a mitad de camino, así que acampamos. Ángel y Max se van para recoger recursos mientras que... el "chico de las natillas" y yo hacemos un fuego. Yo estaba en mi forma humana desde que dejamos la ciudad. Tras encender la hoguera, me siento a los pies de un árbol. El elemental de agua se convierte en una joven humana y se sienta a mi lado.

-Joven: Bueno, "chica de las natillas", ¿me vas a decir ya tu nombre o...?

Había dejado de escucharla. Mi mirada estaba clavada en su cabello largo y rojo intenso recogido en una trenza que deja caer por el hombro. El tiempo pasa despacio y mi atención a mi alrededor se desvanece. Mueve su mano delante de mi cara para traerme devuelta a la realidad.

-Joven: Eh, mis ojos están un poco más abajo.

Miro sus ojos verdes. También me gustan.

-Yo: P-perdón. No sé qué me ha pasado.

Se me queda mirando, como si tuviera yo que decir algo. Tardo en percatarme.

-Yo: Ah, el nombre... Mis amigos me llaman Franky.

-Joven: Franky. Mi nombre es Ciel.

-Yo: Bueno, mucho gusto en conocerte, Ciel.

-Ciel: Je, igualmente. Ya era hora que nos presentáramos apropiadamente.

En ese momento me acuerdo de la primera vez que la vi, en su forma de elemental de agua, las natillas de chocolate, el cómo la había perseguido hasta aquel callejón. Mi vergüenza es tal que no puedo mirarla a la cara.

-Ciel: ¿Qué pasa? ¿Hemos intercambiado personalidades al transformarme?

Trato de calmarme y la vuelvo a mirar.

-Yo: Perdón, es que... cómo te he tratado...

-Ciel: Eh, tranquilo. Seguramente en esa forma haces muchas locuras que no harías ahora, ¿verdad? Yo también tengo de esas.

Nos quedamos un rato callados. Se levanta y me da la mano.

-Ciel: Ven, levántate.

Me levanto con su ayuda.

-Ciel: Quiero enseñártelas.

Mi mente explota con esas palabras. No me lo puedo creer. Al fin ha llegado el momento. Doy las gracias a todos, a Leudor y al puto universo por haberme colocado donde estoy ahora mismo. Cuando ya estaba mentalizado, veo a Ciel cambiar de forma a la de una ángel de pelo rubio, recogido en una coleta en el lado izquierdo, y de ojos púrpuras.

-Yo: ... ¿Eh?

-Ciel: ¿Pasa algo? No es la reacción que esperaba.

-Yo: ¿Qué? Perdón, es... Yo también tengo una forma de ángel.

-Ciel: ¿Sí? ¿Me la enseñas?

-Yo: Claro.

Cambio a mi forma de ángel. Ciel se ve muy entusiasmada.

-Ciel: ¡Ooh, qué bonita eres!

-Yo: ¿S-sí? ¿Eso crees?

Me entra la vergüenza aunque sonrío con sinceridad por el cumplido.

-Ciel: ¿Qué te parece si vemos cuántas formas de la misma especie tenemos?

No me parece mala idea, así que le sigo el juego. Ambos nos sorprendemos por la cantidad de formas en las que coincidimos, aunque luego Ciel admite que las fue consiguiendo en un orden distinto al mío. Acabamos como pantera y pegaso, siendo ella el felino, claro.

-Yo: ¿Una pantera negra normal?

Responde a mi pregunta disparando un par de rayos rojos de los ojos que impacta en un árbol cercano. De detrás de éste salen sobresaltados Max y Ángel.

-Max: ¡Joder, qué susto!

Ciel gruñe.

-Ciel: <Perdón, he disparado sin cuidado.>

-Yo: ¿Desde cuándo lleváis ahí?

-Max: Más o menos desde que empezasteis a cambiar de formas.

-Ángel: No queríamos interrumpiros.

No se le da muchas más vueltas al asunto y pasa poco antes de que durmamos para afrontar el siguiente día, tendiendo a uno de nosotros haciendo guardia cada pocas horas, claro.

Me despierto en algún momento de la noche. Me había quedado dormido sentado en el árbol de antes. En seguida noto que tengo algo apoyado en mí. Miro y mi corazón me da un vuelco. Es Ciel. En algún momento también se había quedado dormida, junto a mí, apoyando su cabeza en mi pecho. Intento tranquilizarme y conciliar de nuevo el sueño, moviéndome lo menos posible. No puedo evitar sonreír. Qué incómodo iba a ser levantarse por la mañana.
_________________________________________________________________________________________________________

Llegamos a la ciudad y perdemos poco tiempo en encontrar el lugar de obtención de Ideyas. Es un museo del que se dice que tiene una zona especial para los Domadores, donde suponemos que están las puertas que nos conducirán a nuestras nuevas formas. Leemos la placa.

Museo de Urarept

Elementos afines:
-Planta
-Agua
-Viento
-Tierra

La entrada es gratis. Entramos todos y nos ponemos a buscar. La puerta que se ilumina ante mí tiene el dibujo de una estrella de 10 puntas. Entro a una sala con un pedestal en su centro. Ahí mismo se encuentra un Ideya amarillo. Miro a mi alrededor, pero no veo nada raro. Me acerco al pedestal y toco el Ideya. Me envuelve y me cambia de forma. Mi tamaño aumenta, tengo escamas amarillas, alas y cola de reptil. No me hace falta mirarme mucho para ver que me he convertido en un dragón. La fase de adaptación termina y paso a ser humano.

Ya cuando estamos todos fuera, nos disponemos a buscar un lugar o lugares donde reponer nuestras provisiones. Max propone que nos separemos para acortar el tiempo de esta labor y que nos viéramos una hora después en una plaza con una fuente en su centro que habíamos visto antes. Por supuesto, nos pide también que pasemos lo más desapercibido posible. Ángel va con Max mientras que Ciel y yo vamos juntos.

La búsqueda de provisiones se convierte en una pequeña excursión por la ciudad para nosotros. A medida que andamos y vemos escaparates de tiendas y otros elementos, van surgiendo temas de conversación en los que olvidamos nuestras preocupaciones del día a día en Leudor. Me cuenta, entre otras cosas, que en la Tierra vivía en Toulouse, Francia, y estudiaba arquitectura. Por alguna razón, no quiero que este momento en el que me parece que existimos sólo ella y yo termine.

Por supuesto, lo contrario acaba pasando, y mucho más rápido de lo que hubiera deseado. Veo a Ciel mirar petrificada a un par de jóvenes, un tritón (a lo One Piece) y una lamia, que se habían detenido al igual que nosotros al hacer contacto visual. El tritón da unos pasos hacia delante.

-Tritón: ¿Ciel?

-Ciel: Pietro...

Me mira asustada. Vuelve a mirar a quien acababa de nombrarle.

-Ciel: ¡Esto no es lo que parece!

-Pietro: ¡¿Y qué es lo que parece?! ¡Dime!

No salen más palabras de la boca de Ciel.

-Pietro: ¡Me pediste un tiempo, estábamos preocupados por ti! ¡¿Y te encuentro aquí con otro tío?!

Su mirada parece ahora dirigirse a mí. Le vemos cómo se transforma en un ser humanoide grande y corpulento por sus deformados y exagerados músculos, de piel naranja y ojos amarillos brillantes.

-Lamia: ¡Pietro, no uses esa forma!

-Pietro: ¡Cállate, estoy harto de todo!

Me señala con su enorme y largo dedo.

-Pietro: ¡Y tú apártate de ella!

Quiero pensar que sólo se ha convertido en esa cosa para intimidarme, lo que en parte consigue. Pero no quiero irme. No quiero irme y dejar aquí a Ciel con este energúmeno que parece querer descargar su ira en ella en cualquier momento. No veo a Ciel como la clase de chica que se dejaría pegar, pero aún así. Puedo suponer lo que ocurre por la breve conversación que habían tenido, pero no creo que nadie tenga que llegar a las manos para arreglar esto. Se me hace evidente que el gigante naranja y yo diferimos en ese último pensamiento cuando empieza a correr hacia nosotros. Es rápido. Sólo me da tiempo a cambiar a una forma que aguante el golpe.

-Pietro: ¡¡HE DICHO QUE TE APARTES DE ELLA!!

Me da un puñetazo y me envía lejos. Caigo en mitad de una calle. Salgo del hoyo que acabo de hacer en mi forma de nagatobimaru.

-Yo: ¡¡ESO ME HA DOLIDO!!

Rujo. Pietro aparece en la zona de un salto.

-Yo: ¡¡TE VOY A DESPEDAZAR!!

Mi cuerpo se cubre de rayos y muchos de estos salen disparados por todas partes. Una vez leí que Hulk tenía un "super-cerebro" que le impedía matar a gente inocente por mucha destrucción que provocara. No es mi caso según los civiles que son achicharrados por mis relámpagos.

Me lanzo de un salto, le clavo mis garras y empiezo a electrocutarle. Por unos momentos parezco paralizarlo. Me da unos pocos de cabezazos y me tira al suelo. Luego coge un camión con las dos manos y me atiza con él. En uno de los golpes aguanto y me agarro al camión. En el momento en el que vuelve a levantar el vehículo, lo hace conmigo agarrado y cuando estoy en lo más alto, salto a su espalda y le muerdo el espacio que tiene entre el cuello y el hombro. Pietro tira el camión y trata de zafarse de mí. Choca de espaldas contra un edificio. A la quinta vez que lo hace me suelto. Se da la vuelta y me golpea en la cara. No retrocedo y le respondo con un zarpazo en la suya. Hacemos esto mismo más veces hasta que no logro aguantar el ritmo y me manda a volar otra vez. Me levanto. El gigante naranja empieza a lanzarme coches que tienen la desgracia de pasar por ahí. No me importan quienes puedan estar dentro, los esquivo o los aparto con violencia mientras corro de nuevo a por mi enemigo.

-Pietro: ¡¡NO ME LA QUITARÁS!!

-Yo: ¡Ja, creo que eso lo has hecho tú solito!

Le pongo más furioso. Su ira le ciega a tal punto que coge un autobús sin fijarse en los pasajeros de su interior. Me estampa al suelo con él. Me sigue dando con el vehículo hasta que parece quedarse satisfecho. Levanta el autobús para ver mi estado. Le miro y sonrío.

-Yo: ¡Di "patata"!

Escupo llamas de mi boca. Incendio tanto la parte superior de mi contrincante como al autobús. Éste acaba estallando.

La siguiente vez que abro los ojos, veo el autobús de vuelta en el suelo, destrozado y en llamas. A su alrededor hay tanto partes del vehículos esparcidas como cadáveres quemados. Esto parece reaccionar en mí, porque me levanto y rujo a todo pulmón. Al fin empiezan a venir las autoridades locales. Pero no se acercan a mí. Pietro también se levanta, pero parece estar aturdido. Aprovecho la oportunidad para saltar encima de él y tirarlo. Le clavo y araño con mis garras. La musculosa criatura vuelve a levantarse e intenta pegarme, pero sólo logra golpear el suelo. Sigo atacándole con mis garras mientras le esquivo. Desde hace rato esto ya se había vuelto un enfrentamiento a muerte entre bestias salvajes. La razón nos había abandonado por completo. Los policías se limitan a alejar a los civiles y salvar a aquellos que han quedado atrapados entre los escombros que estábamos dejando. Parecen estar esperando refuerzos.

Llegamos a un punto en el que nos detenemos para recuperar el aliento. Estamos llenos de heridas y cubiertos de manchas de sangre, tanto propia como ajena. Como si estuviera esperando a eso, aparece una tigresa antropomórfica que se pone en medio de nosotros dos. Con sus extremidades cargadas de una misteriosa luz, da unos golpes en el cuerpo de Pietro. Éste se queda inconsciente y cae al suelo. Se gira para aparentemente hacer lo mismo conmigo, pero se detiene al ver mi estado. Estoy cansado. Miro una vez más a mi alrededor. Mi sentido común va volviendo a mí, y con él el remordimiento de lo que había hecho. En ese momento aparecen Max y Ángel. El primero se interpone entre la tigresa y yo.

-Max: ¡¡ALÉJATE DE ÉL!!

De pronto, un ave gigante hace también su aparición. En pleno vuelo, coge el cuerpo de Pietro con sus garras. La felina parece querer decir algo, pero no le salen las palabras. Deja derramar unas lágrimas mientras se agarra de las patas del pájaro y sale volando del lugar junto a éste.

-Yo: ... Ciel...
Volver arriba Ir abajo
Maximirusu Pauaa
Maestro del Caos
Maestro del Caos
avatar

Gallo
Cantidad de envíos : 2810
Fecha de inscripción : 09/06/2009
Edad : 23

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Dom Abr 03 2016, 19:34

Cruzo la puerta que me conduce hacia mi Ideya.Solo encuentro un cubo de pintura y oscuridad ante mi.

-Voz:/<Traza tu camino>\

Cojo el cubo de pintura y empiezo a dibujar.En más de una ocasión me encuentro con desniveles y pasillos sin salida.Al cabo de un rato,llego hasta un Ideya de color azul.Al tocarlo,cambia mis manos a unas pequeñas y femeninas.Los cambios continúan hasta que,al cabo de unos minutos,soy una inkling de tentáculos azul marino.Tras terminar la fase de adaptación,salgo de la sala.

_______________________________________________________________________________________________

Momento presente,tras la pelea

La policía parece que no se atreve a acercarse.Finalmente,un valiente da un paso al frente,pistola en alto.

-Policía:¡Bajad las manos y entregaos!

Me transformo en furia nocturna y le rujo.Vuelve a mezclarse con la multitud.Cambio a reno chittle.

-Yo:Siento lo ocurrido.Vamos a hacer lo siguiente.Voy a coger todo el dinero que tenemos y se lo entregaré al agente que antes avanzó.Tras eso,saldremos de la ciudad.

El policía de antes vuelve a salir a escena.

-Policía:Tengo una contraoferta.Vais a entregaros e iréis a prisión.

-Yo:Creo que no están en posición de negociar.Ya han visto lo que un Domador desbocado puede hacer.Imagínese dos con control.Además,tenemos que ir a para a Ayedi.

-Policía:¿"Parar a Ayedi?¿Es otra de vuestras estratagemas para reclutar a inocentes?

-Ángel:¡No somos de ellos!

Cojo todo el dinero que tenemos y se lo acerco al policía.

-Yo:Vamos a irnos.No intentéis seguirnos.

Vuelvo hacia mis compañeros sin apartar la mirada de la multitud.Franky,al cual Ángel ha empezado a curar,se convierte en Bulbasaur.Vuelvo a cambiar a furia nocturna.Ambos se montan a mi espalda,tras lo cual alzo el vuelo.Tengo que maniobrar en el aire para evitar los disparos y hechizos que la policía nos lanza desde abajo.Tras un rato de vuelo,aterrizamos.Me convierto en zorro astral antes de que Franky pueda bajarse.

-Yo:¡¿QUÉ COÑO TE PASA?!¡¡¿TE DAS CUENTA DE LO QUE HAS HECHO?!

-Franky:Ciel...

Le doy un guantazo.

-Ángel:Te has pasado,Franky.

-Yo:Me da igual lo que le hagas a ese pavo.Pero habían inocentes de por medio.¿Sabes a cuantos has matado?¿40?¿Más?

Franky se queda en silencio.

-Yo:Que caiga sobre tu conciencia.

-Franky:Tu también has matado.

-Yo:Y pesa cada día sobre mi.Pero nunca he hecho ese destrozo en medio de una ciudad.

Me convierto en mofeta astral.

-Yo:Ahora mismo no quiero ni verte.Voy a dar una vuelta.

Me alejo de mis compañeros.Aun enfadada,decido no alejarme demasiado,por precaución.Me siento bajo un árbol.

-Yo:Joder,Franky.Joder.

Me quedo en silencio un rato.Estoy harta de tanto viaje.Tanta masacre.Y tanto dolor.Paso los dedos por la cicatriz de mi ciego ojo derecho.De repente,el suelo empieza a temblar.Un tramo de escaleras con una puerta al final aparece ante mi.Suspiro y la cruzo.Tras unos instantes caminando,llego a una sala gigante,pero totalmente vacía.Activo los Dominios,siendo éstos dos látigos y un vestido de batalla.Tras rastrear la habitación,mis orejas captan un sonido proveniente del techo.Doy un salto justo para esquivar a un impresionante zorro de nueve colas de aproximadamente 20 metros de altura.

-Zorro:Buenos reflejos,Xilliox.

Me quedo esperando instrucciones.

-Gadek:Soy Gadek,quien te hará la prueba de ingreso en la orden de las Bestias con Colas.Ya sabes como va esto.

Se lanza a por mi,esquivando su embate al agarrarme a una columna con uno de los látigos.Sigo así durante unos segundos,hasta que Gadek se cansa de seguirme.Con sus colas destruye las columnas,mientras que de su pelaje empiezan a surgir bolas de fuego que todo lo queman.Deshago los Dominios y cambio a La'aah a la vez que los reactivo,siendo una espada y algunas partes de armadura.Voy cortando con hojas de viento las esferas candentes.No es hasta que voy por la tercera cuando me doy cuenta de que algo me está arrastrando hacia el examinador.Veo como este está quieto en una esquina,con las puntas de sus colas haciendo un círculo frente a su boca,donde se está formando una esfera negra.Tras eso,se la traga.Su cuerpo empieza a emanar calor.Cuando abre la boca,un cañonazo de energía sale de ella,fulminando todo lo que hay a su paso.Consigo evitarlo y aprovecho para generar una esfera gigante de viento que,al impactar en su cuerpo,le empuja a una de las paredes.

-Gadek:¿Sabes dominio avanzado?

-Yo:Y cambio de elementos.Lo aprendí en Hashimailk.[La luz que me sanó]

El fuego de la sala se aviva al iniciar mi cambio de elementos.Parede que Gadek capta la advertencia y extingue las llamas.Deshago el cambio de elementos.

-Gadek:Has mejorado desde la última vez que hiciste una prueba de legendaria.

Baja su cabeza y me subo a su morro,para ponerme frente a sus ojos.

-Gadek:Pasemos a la siguiente prueba.

Noto como la cabeza me da vueltas.Al poco tiempo,el sueño me puede.

__________________________________________________________________________________________

Abro los ojos en una habitación blanca.Una voz grave y susurrante inunda la habitación.Alguien grita en la lejanía mientras las paredes se derrumban.Estoy en medio de un maizal medio seco.De entre las plantas,una criatura deforme se arrastra mientras deja un rastro de negra sangre,del cual salen bocas de afilados dientes que,como megáfonos,lanzan risas chirriantes.Empiezo a correr.El cielo se tiñe de marrón,mientras un zumbido inunda el aire.Voces gritan mi nombre.Cada vez están más cerca.Llego hasta un claro en el que hay tres cadáveres,los cuales sujetan una foto de como era yo antes de llegar a Leudor.Llaman a Antonio."¿Dónde está?""¿Qué le he hecho?"El corazón me late a mil.Sigo corriendo hasta llegar a un acantilado.El suelo tiembla.Sombras gigantes cruzan el horizonte,andando en mi dirección.Todo arde.Gritos de terror y muerte impregnan el aire.Me lanzo al acantilado.Una figura enorme de ojos vacíos,con una luz roja y brillante que le sale de la cabeza,me sonríe,mostrando unos dientes afilados como cuchillas.

-Yo:¡¡MAMÁAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!

De un mordisco,ésta me traga.Cubierta en babas,aparezco en un pasillo negro.Figuras de largas y delgadas extremidades se mueven con lentitud,observándome desde la oscuridad.No hay marcha atrás.Sigo adelante,con el corazón al borde del infarto.Escucho la voz de Alix.Está llorando.De repente,un foco se enciende ante mis ojos,revelando a Ángel y Franky.Están cubiertos de sangre,llenos de heridas.Las moscas se ceban de su carne.

-Ángel y Franky:¿Por qué te fuiste?¿Por qué te fuiste?

Su carne se derrite mientras la frase me golpea con la fuerza de una maza.Corro por un pasillo de espejos,sin saber adonde ir.Cuando me canso,me siento y me hago una bola.Algo jadea entre las sombras.No,no es algo.Soy yo.Abro los ojos y me levanto.La habitación empieza a iluminarse.Vuelvo sobre mis pasos.Mis compañeros siguen preguntando,pero cesan cuando paso a su lado.Todo empieza a aclararse.Mis miedos se despejan.El muñeco,el fuego,los cadáveres...Solo quedan los gigantes sombríos.Uno de ellos se agacha al verme.Hago de tripas corazón y avanzo hacia él.Alzo una mano y lo toco,pero no hay nada.Solo sombras.Sonrío con alivio.El mareo y el sueño vuelven a mi.

_______________________________________________________________________________________

Al abrir los ojos,veo como estoy tocando la trufa de Gadek.

-Gadek:¿Cómo se vence a un miedo?

-Yo:No huyendo de él.

Cerca de mi aparece un Ideya de color amarillo huevo.Al tocarlo,cubre mis manos de pelaje del mismo color.Mis uñas crecen,siendo ahora además afiladas.Los brazos se cubren del mismo pelaje.Al llegar al pecho,este se aplana y cubre del mismo pelaje.Sube ahora hacia la cabeza.La parte inferior se convierte en un alargado morro de zorro.En la superior,los ojos se vuelven rojos,con la parte cercana a la pupila dorada y esta rasgada.Las orejas crecen,quedando con pelaje del mismo color que los párpados y unas marcas que hay bajo los ojos:negras.Baja desde el pecho,cambiando mi género de nuevo a masculino.Al final de la columna me crecen nueve largas colas.Sigue bajando y cubriendo las piernas del mismo pelaje que casi todo el cuerpo.La parte inferior de las piernas y los pies son cubiertos en pelaje negro.Éstos quedan igual que los de un zorro común.Tras introducirse dentro de mi,mi altura crece hasta los 9 metros.

-Yo:Augh...Vamos con la segunda...

Mi altura se reduce hasta alcanzar el metro de altura.Mis rasgos se suavizan.Los ojos quedan más cerrados,con una cara más redondeada y un morro más corto.Las colas son mucho más pequeñas en comparación con el cuerpo.Mis manos se convierten en patas.Todo mi aspecto queda en general mucho más caricaturesco.El Ideya se separa de mi,quedando ahora como pandaren.No me he dado cuenta,pero en este tiempo han aparecido otros gigantescos ocho animales,cada uno con un número de colas diferentes:un mapache,un gato negro,un tiburón,un gallo con colas de serpiente,un perro,una comadreja,un tejón y una serpiente.

-Hôko(el perro):Otro más,¿eh?

-Nekomata(la gata):Solo les falta llegar al Yamata y al Kakku.

-Gadek:Chicos,luego.

Cruzan una mirada entre todos.

-Gadek:A partir de ahora se te conocerá en la Orden de las Bestias con Colas como Novak,el Fuego del Temple.Enhorabuena.

Los bijûs me felicitan.

-Gadek:¿Dónde te pongo la marca?

Señalo mi mano izquierda,donde aparece un nonágono con un zarpazo dentro.Antes de que puedan decir nada,les interrumpo.

-Yo:¡Lo siento,pero tengo que irme!¡Hablaremos en breve!

Salgo corriendo de la habitación,no sin antes dar las gracias.

-Yo:<<Tengo que encontrar a estos dos>>

____________________________________________________________________________________________

Encuentro una multitud cerca de donde estaban antes mis compañeros.El corazón me da un vuelco al pensar en que algo malo puede haber pasado.Cual no es mi alivio al ver que están bien.Y no solo eso.Entre la multitud veo a Dave.D'arleen corre ahora hacia Ángel.Me acerco a Dave.Alguien toca mi hombro.Es el nu mou de antes.Se convierte en una humana anciana.

-Yo:Sakura era,¿cierto?

-Sakura:Veo que vas por buen camino,Xilliox.

-Yo:¿Qué es todo esto?

-Sakura:Un grupo de Domadores,como podrás ver.Ayedi está en su último estertor.Es el momento de que nos reunamos.

Me quedo en silencio.

-Yo:¿Por qué siempre eres tu quien aparece?

-Sakura:Todo a su tiempo.

-Yo:¿Y cuanto queda para eso?

-Sakura:Muy poco.Al menos,para ti.Ya casi estás listo para la segunda fase.Pero no será ahora cuando te muestre el camino hacia ella,no.Ahora nos toca movernos hacia la ciudad más próxima.

_________________

Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia.
Volver arriba Ir abajo
http://maximirusupauaa.deviantart.com/
Feather Gust
Señor Supremo de los Overuchis
Señor Supremo de los Overuchis
avatar

Cerdo
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 03/12/2014
Edad : 22

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Mar Abr 05 2016, 23:08

[Forma en la que estoy: Humano. Asumamos que en Urarept no conseguí un Ideya.]

Un grupo de unas 25 personas pasa cerca nuestra. Los hechos recientes han hecho que cada vez me sienta más desconfiado en situaciones así, por lo cual ya me estoy preparando para rearmar mi espada. Aunque dudo que vaya a atreverme a usarla. Para mi alivio, entre la multitud logro distinguir a Dave. Si él está aquí, eso significa que...

Mis pensamientos son interrumpidos bruscamente, notando que alguien se ha lanzado hacia mí. Cuando regreso al mundo, veo que me está abrazando una chica, apretándome con todas sus fuerzas. Se separa de mí y me mira, cruzándose de brazos. Se trata de una joven de unos 19 años de aproximadamente 1.60 de altura, con pelo moreno claro que le llega a los hombros, ojos celestes, piel clara, y algunas pecas en los pómulos. Lleva una sudadera de cremallera morada, con una camiseta blanca debajo, vaqueros azul marino y un par de zapatillas estilo chucks negras, con cordones blancos. Esboza una sonrisa.

- Chica: ¿Qué, no te viene nadie a la cabeza? ¿Quién podría ser yo?

Me quedo en blanco, sin tener ni idea de qué decir. La chica da un suspiro, mete su mano en el cuello de su camiseta y saca un colgante idéntico al que llevaba D'arleen la última vez que le vi, el cual ha estado utilizando para mandarme señales cada noche.

- Chica: ¿Te va sonando?

Frota el colgante con el pulgar, e inmediatamente siento cómo reacciona el mío. Cuando por fin me doy cuenta, me llevo la mano a la frente.

- Yo: D'arleen.

Se ríe.

- D'arleen: Ya era hora.

Se acerca hasta mí, poniendo sus manos sobre mis hombros y humedeciéndose los labios. Me mira a los ojos, se pone ligeramente de puntillas y me besa. Hace un poco de succión con los labios, de manera que cuando nos separamos, hacen ese sonido característico. Sin embargo, cuando me vuelve a mirar, se da cuenta de mi expresión.

- D'arleen: ¿Qué te pasa? ¿No te alegras de que volvamos a vernos?

- Yo: No es eso. Claro que me alegro.

Digo, mientras pongo mi mano derecha sobre su mejilla, y la izquierda sobre su costado.

- Yo: Estoy un poco... cansado. Sólo es eso.

No parece muy convencida. Trata de cambiar de tema.

- D'arleen: Hmmm... Íbamos de camino a Tako. Parece que ahora podremos ir todos juntos, ¿eh?

- Yo: ...Sí.

Tras un rato, nuestro grupo se moviliza, siguiendo el sendero que lleva hasta la ciudad. Miro detrás de mi, tratando de localizar a mis amigos. Max camina en su forma de zorro astral, con cara bastante seria, mientras que Franky va casi el último en el grupo, mirando al suelo mientras camina. Doy un profundo suspiro, apretando los puños, y vuelvo a mirar al frente.

---------

Finalmente llegamos a Tako. Para ser sincero, me recuerda bastante a Ika. De hecho, la especie que más ocupa las calles es similar a la de dicha ciudad. D'arleen insiste en que antes de ir al templo a buscar Ideyas, demos un paseo, pues ya ha estado otras veces en este lugar y lo conoce bien. Sin embargo, para mi sorpresa, no caminamos por la ciudad, sino que me lleva a las afueras. Cuando estamos llegando al bosque, se para y me pone las manos en los hombros.

- D'arleen: Te pasa algo. Lo sé. Y más te vale contármelo.

Miro para otro lado.

- D'arleen: Vamos a un sitio apartado. Ahí no nos molestarán.

Le hago caso. Nos adentramos en el bosque, alejándonos de la ciudad, llegando un momento en el que dejamos de oír el tráfico y el ajetreo metropolitano, siendo sustituido dicho ruido por el canto de los pájaros y el susurro del viento. Nos sentamos en un tronco caído. Decido que para tal momento sincero, necesitaré una forma apropiada, así que opto por la de arcángel [Llamemos así a mi forma pasiva de Viento, para diferenciarla de la de ángel no-legendaria (como la de Franky). El atuendo es similar al de los ángeles de Slightly Damned, pero sin la distinción por colores y sin calzado]. Que le den a la clandestinidad. No va a pasar nada por que D'arleen me vea así. En esta forma, mi piel es bastante más clara, así como mi pelo. Mi vello es rubio y muy escaso, y mi estatura es la misma que en mi forma de humano.

- D'arleen: ...Dime.

Doy un largo suspiro.

- Yo: No puedo más, D'arleen. No lo soporto. Todo esto de ser Domador es demasiado para mí. Ni siquiera fue elección mía. Un día estaba tan tranquilo, disfrutando de mis vacaciones... Y acabé de golpe en este mundo. No creo que nada vuelva a ser lo mismo después de esto.

Pone su mano sobre la mía. Miro al suelo. Remuevo la tierra y las hojas con los pies, ensuciándomelos.

- Yo: Estoy... harto de dormir en la calle. De no tener dinero para poder permitirnos comer. De tener que ir pidiendo las sobras en restaurantes, antes de que las tiren a la basura...

- D'arleen: Yo...

Aparto la mano.

- Yo: ¡No, tú no lo entiendes! ¡TÚ NO LO ENTIENDES! Estoy harto, ¡HARTO! Desde que estoy aquí lo único que he hecho es ver cómo muere la gente. ¿Eso es una Llegada de Domadores? ¿Saber que van a morir cientos, miles de personas?

Me mira, entristecida.

- Yo: Quiero volver a casa. Quiero ver a mi familia. A mis padres. A mi hermano. A estas alturas probablemente pensarán que estoy muerto. Y a este paso voy a estarlo de verdad dentro de nada.

Esto último hace que me lleve las manos a la cara y empiece a llorar desconsoladamente.

- Yo: ¿Sabes qué pasó en Urarept, verdad?

Mi expresión se torna aún más deprimente. Los ojos de D'arleen se abren como platos, y se lleva las manos a la boca, reflejando un enorme terror en su rostro.

- D'arleen: ¿F-F-Fuiste... tú?

Niego con la cabeza.

- D'arleen: ¿Uno... de tus amigos?

No soy capaz de decirlo, no sale de mis adentros. D'arleen se pega a mí. Continúo llorando sin consuelo durante un buen rato.

- Yo: No puedo más... Que se acabe ya, por favor...

- D'arleen: Mi... Mi padre perdió a muchos de sus amigos. Nos habla de ello de vez en cuando. Mi madre... también. A veces la oigo sollozar en casa. Yo también tengo miedo, ¿sabes? Sólo quiero decirte con esto... Que no estás solo. Nunca lo estarás. ¿De acuerdo?

Me seca las lágrimas.

- Yo: ...Perdona por haberte gritado.

Da un suspiro.

- D'arleen: Yo probablemente habría reaccionado igual. No pasa nada.

La rodeo con mi ala y la aprieto contra mí. Me da un pico. Nos quedamos un rato así, y luego seguimos dando una vuelta por el bosque, mientras D'arleen sigue aferrada a mi ala.

Llega un momento en el decidimos que es hora de volver a la ciudad. Cambiamos de forma, de manera que yo oculte mi legendaria. Cambio a mi forma de chica humana, mientras que D'arleen se transforma en chico humano. Nos dirigimos al templo.

-------------

Templo de Tako

Elementos Afines:

- Agua
- Fuego
- Electricidad
- Viento
- Metal

Busco mi puerta, como ya he hecho incontables veces en otros templos. La que se ilumina tiene grabada una estrella de ocho puntas con dos ojos en el centro. El Ideya, de color rojo-morado, se extiende por mi cuerpo en cuanto lo toco. Mi sexo pasa a ser masculino, mi estatura se reduce hasta el metro y cuarenta, y en la cabeza me crecen ocho tentáculos no demasiado grandes. Mis iris se vuelven verde claro, y mi "antifaz" es morado. Por último, mis dientes pasan a ser un tanto vampirescos. Cuando la fase de adaptación termina, vuelvo a mi forma de chica humana.

Sin embargo, antes de que pueda salir, la sala se llena de humo no muy espeso, siendo todo iluminado por una luz celeste.

- Voz: Antares... Antares...

Miro a mi alrededor. No parece haber nada.

- Voz: Tú... No... Tu alma... Tu alma sufre. ¿No es cierto?

- Yo: ...

- Voz: ¿Por qué te preocupan tanto los habitantes de Leudor… Y los demás Domadores? ¿Por qué...? Cuando vuelvas a casa, podrás olvidarlo todo... Podrás olvidarte de todas esas muertes...

No puedo evitarlo. Exploto.

- Yo: ¡¿Qué?! ¡¿Cómo voy a olvidarlo?! ¿Cómo voy a olvidarlo, sabiendo que hay tantas familias que han perdido a seres queridos? Tantos Domadores que han muerto, cuyas familias no volverán a verlos? ¡¿CÓMO VOY A OLVIDAR ESO, EH?! ¡¿CÓMO?!

- Voz: Cálmate. Sólo te estaba poniendo a prueba....

Trago saliva.

- Voz: Esta ciudad... Necesita a alguien como tú. Sus ciudadanos, ahora dependen de ti... Protegelos... Usa tu poder... Úsalo... Úsalo, usa tu anillo...

En mi pulgar izquierdo, siento presión y calor. Veo cómo ha aparecido un anillo de color carmesí. Me quedo en silencio, con lágrimas brotando en mis ojos.

- Voz: Descansa, Antares...

El humo, al disiparse, revela una terma de agua caliente, la cual desprende un olor a jabón de lo más agradable. No me lo pienso dos veces. Me quito toda la ropa y me meto. Me dejo flotar boca arriba sobre el agua tibia y jabonosa, mientras trato de despejar mi mente. Por desgracia, en vano.
Volver arriba Ir abajo
En verdad me llamo Franky
El Corruptor
El Corruptor
avatar

Perro
Cantidad de envíos : 526
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 23
Localización : Entre el reino de la luz y el reino de la oscuridad...

MensajeTema: Re: Re:Más Allá   Sáb Abr 09 2016, 17:36

Estoy enfrente del templo. Quieto, de pie. Sakura se acerca a mí.

-Sakura: ¿No vas a entrar?

-Yo: ... No.

-Sakura: ¿Por qué?

-Yo: No quiero que me toque otra forma que no pueda controlar.

La veo levantar la ceja. Estoy por decirle lo que ha pasado en Urarept. Pero no puedo. Simplemente no puedo pronunciar las palabras para describirlo.

-Yo: Quiero dejar de ser un Domador.

-Sakura: ¿Y volver a casa?

-Yo: ... Eso no.

-Sakura: Mmh.

Suspira.

-Sakura: Sabes que Ayedi provocará mayores masacres que la que habéis dejado allí atrás, ¿verdad?

Lo sabe.

-Sakura: ¿Estás pensando en entregarte? ¿Una manera de compensarlos? ¿O quizá en quitarte la...?

No respondo.

-Sakura: No quieres que se vuelva a repetir, eso lo entiendo. Pero no ayudas a nadie con esta actitud.

-Yo: ... ¿Alguna vez te ha pasado algo similar o conoces a alguien que haya pasado por lo mismo?

-Sakura: Más de lo que me gustaría.

No intento sacarle más respuesta.

-Sakura: ... Ayúdanos a terminar con esto de una vez. Quizá consigas tu respuesta por el camino.

-Yo: Ahora me entero que puede terminar.

-Sakura: Créeme, así salvarás más vidas. Aunque, claro, no puedo obligarte a nada.

Se gira y me deja ahí.

Después de un profundo suspiro, ando a dentro del templo. La puerta que se ilumina ante mí tiene grabada una "ü". Como si la misma sala a la que entro hubiera notado mi desgana con el asunto, solamente tuve que avanzar y tocar un Ideya de color negro. Tras la secuencia normal de transformación, me veo en un espejo que hay allí. Parezco una pantera negra. En ese momento recuerdo que Ciel también tiene esta forma. Trato de imitarla para disparar un breve destello rojo de mis ojos. Me pregunto qué habrá sido de ella. ¿Cómo será nuestra relación de ahora en adelante? En cualquier caso... No sé si quiero volver a verla. No podría mirarle a los ojos. Al menos eso pienso.

Al poco de salir, escucho parte de la conversación de dos Domadores del grupo con el que íbamos.

-Domador 1: ¿... han dicho que vamos después?

-Domador 2: Creo haber oído que vamos a Ciudad Crystal.

-Domador 1: ¿Esa ciudad de robots gigantes? ¿no estaba en medio de una guerra civil?

-Domador 2: Ya no, terminó hace tiempo.

Salimos al día siguiente muy temprano.
_________________________________________________________________________________________________________

Llegamos a la mencionada Ciudad Crystal. Tiene el aspecto de una ciudad futurista muy deteriorada y destrozada. Imagino que por la guerra que oí comentar. Nos aconsejan a todos usar nuestras formas más sigilosas y tener cuidado para evitar "elementos peligrosos". Yo me convierto en Rondador Nocturno. Después de un buen rato de caminata, oímos un grito. Miramos en la dirección de la que procedió y sorprendemos a un robot de apariencia felina atacando a un par de Domadores rezagados. Somos muchos, pero el bicho demuestra ser ágil y escurridizo. Otro Domador decide terminar el encuentro lanzando un ataque explosivo a la vez que luminoso.

Cuando al fin consigo volver a abrir los ojos, me encuentro solo, en otra zona.

-????: Al fin despiertas.

Me sobresalto. Miro por los callejones, por las paredes, por todos lados sin moverme del sitio.

-????: Tranquilo, no voy a hacerte nada. No podría de hecho, je.

Finalmente lo localizo. La voz proviene de un robot gigante recostado en la pared que delimita el espacio de un descampado. O un vertedero, a juzgar por la cantidad de basura y restos que hay también. Le faltan partes que parecen haberle sido arrancadas, como los brazos y las piernas.

-Robot: Tan sólo me preguntaba qué hacía un bicho tan blando y frágil como tú por aquí. Aquí sólo estamos los que merecemos morir. Je, te ha cambiado la cara, ¿has hecho algo malo? Pero "malo malo", digo.

-Yo: ... Sí.

-Robot: Ja, lo sabía, sí sabré yo... Pues algo que compartimos. Aquí donde tu me ves, era el soldado más poderoso y peligroso, Evac. Podía volar sobre el campo de batalla, ¡tenía metralletas y misiles! ¡Era una jodida máquina mortal! ¡Una puta máquina de matar! ¡ERA LO ÚNICO MÁS FUERTE QUE LA ILUSIÓN DE UN NIÑO!

Empieza a reírse. Yo también, aunque de manera mucho más suave, más que nada porque me había hecho recordar algo que me hacía mucha gracia.

-Evac: Pero claro, no todo dura para siempre. Una vez atrapamos a un pequeño escuadrón enemigo. Me comunicaron que nos necesitaban en otro lugar inmediatamente, pero que no podían traernos ningún transporte en el que llevarnos a los prisioneros. Nos dijeron que los liberáramos. Pero eso no fue lo que pasó. No permitiría que ningún cacharro asesino volviera a amenazarme a mí o aquello que quería proteger. Cogí mi arma y me acerque a ellos... Y, uno por uno, fui reventando cabezas.

No digo nada, permanezco quieto, tratando de imaginarme la escena. La sonrisa de mi cara se había ido.

-Evac: Me condenaron por eso. Y acaté su juicio. Pero... ¿de qué les sirvió a ellos? No pude seguir haciendo mi trabajo. No pude estar allí para protegerlos cuando hice falta. Y perdimos.

Noto cómo algunas gotas de lluvia empiezan a caerme encima.

-Evac: Oye, ¿puedes acercarme ese cy-gar que tienes al lado?

Miro al rededor de mis pies. Señalo un artefacto alargado que está en el suelo. Asiente. Lo cojo, se lo acerco a lo que me parece que es su boca y lo agarra con ésta. Vuelvo a alejarme.

-Evac: Gracias. Como te decía, si hay algo que se pueda sacar de esta anécdota, es no dejar que sean otros los que decidan por ti. Sé que lo que hice estuvo mal, ¡pero podría haber hecho algo más a parte de pudrirme aquí!

De pronto, oigo voces llamándome.

-Evac: ¿Qué? ¿Te están llamando? Corre con ellos. Déjame tranquilo aquí, no puedes hacer nada más por mí. Ya estoy muerto.

Me giro y empiezo a caminar hacia las voces.

-Yo: ... Disfruta del cigarro.

-Evac: Je, no es un "cigarro".

Oigo un estallido detrás de mí. Me giro nuevamente y veo salir un extraño mejunje de la ahora descolocada mandíbula del gigante de metal. Sus ojos, que antes desprendían luz, están apagados. Me quedo allí por los siguientes minutos, sin pensar en nada, solamente contemplando el escenario.

Más tarde llegamos a una zona que aparenta ser un cementerio. Nos acercamos a un enorme mausoleo que hay allí. Miramos su placa.

Mausoleo de Primus

Elementos afines:
-Metal
-Electricidad
-Fuego
-Tierra

Entramos unos pocos para conseguir más formas mientras que otros se quedan de guardia. La puerta que se ilumina ante mí tiene el símbolo de un árbol sin hojas, con sólo tres gruesas ramas que apuntan en direcciones distintas. Entro a un pasillo que luego comprobaría que se divide en tres rutas. Escojo el camino de la derecha. No tengo que llevar mucho andando para llegar hasta el final del pasillo. Allí está un Ideya de color marrón, gris y verde. Lo toco. Éste al principio parece que me hace tener el cuerpo de un león, pero del lomo surge una cabeza de cabra y lo que tendría que ser mi cola toma la forma de la cabeza de una serpiente.

Quimera:
 

Paso a ser pingüino chittle tras terminar la fase de adaptación. Salgo de la sala, pero no al interior del edificio donde se encuentran las demás puertas, sino a otro lugar desconocido para mí.

-Voz: Como has visto, esta ciudad necesita ser curada. Pero tú también.

De mi sombra surge una figura que toma mi forma como nagatobimaru. Se queda ahí de pie, en frente de mí. Está lamiéndose sus garras, que están salpicadas de sangre. Empiezo a respirar rápidamente.

-Yo nagatobimaru: Eh, no me hagas aparecer así como si quisieras dejar claro que fue otro el que lo hizo. ¿"Otra yo"? ¡No trates de engañarte, cabrón mentiroso! ¡Sé un hombre y acepta tu culpa de una puta vez!

-Voz: No tienes por qué ver nada que no desees, Jhara.

Unas cadenas aparecen del suelo. Éstas rodean, atan a la bestia y la hunden en el suelo, que parece barro a su alrrededor.

-Yo nagatobimaru: ¡Sabes que tengo razón!

Termina de desaparecer.

-Voz: Concéntrate, Océano Resplandeciente. Esta ciudad sufrió una terrible guerra. Y quien la ganó resultó ser un terrible tirano. Alguien quien disfruta ver combates crueles a muerte entre hermanos en un coliseo de locura. Alguien quien le gusta verse manchado de fluido vital fresco. Afortunadamente, hace poco se marchó con otro grupo, esperando encontrar nuevas emociones que le satisfagan. Nosotros hemos empezado a curarnos. ¿Y tú?

Aparece un colgante rodeando mi cuello.

-Voz: ¿Juras proteger esta ciudad, Jhara?

-Yo: ... No sé si puedo ya proteger algo.

-Voz: Te llamaremos cuando te necesitemos.

Simplemente ando hacia un lado. Una puerta aparece en medio y paso por ella, dejándome de nuevo en el mausoleo.

Logramos salir de la ciudad sin muchas más dificultades.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Re:Más Allá   

Volver arriba Ir abajo
 
Re:Más Allá
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» Película completa... MAS ALLÁ DE LOS SUEÑOS.
» CREO EN UN MÁS ALLÁ... Nicanor Parra
» iTunes: más allá de 44/16 estéreo
» 27 Febrero- Relato de una fan sobre Robert Pattinson en Bel Ami: Escenas Detalladas *SPOILERS*
» Reflexión y debate: Creación y Steampunk en España y LatinoAmérica. Buscando ir más allá de lo estético

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
~Welcome To Las Noches~ :: Hueco Mundo, "Las Noches" :: Rol-
Cambiar a: